Colección de Arte Español, Museo Lázaro Galdiano.

Arte español en el primer piso, donde una selección de obras de arte de nuestro país (pinturas, esculturas y artes suntuosas) se exhiben en un total de ocho salas que el visitante verá en orden cronológico. El recorrido ha sido organizado cronológicamente, para observar la evolución artística.

Para apreciar todo el valor de las obras reunidas aquí, debemos tener en cuenta el orgullo de que Lázaro Galdiano produjo arte español, mientras que este es otro ejemplo de la riqueza cultural del país. Como ya hemos mencionado a lo largo de este informe, la colección de obras hispanas fue para él una forma de buscar su propia identidad, así como una herramienta para educar a los ciudadanos.

Salas que se han ubicado en lo que alguna vez fueron las llamadas salas de aparatos del palacio. En el camino a las escaleras hay daños, el noble piso del palacio, cuya decoración se ha mantenido como estaba en ese momento. En primer lugar, se contemplan piezas de los siglos XV y XVI, distribuidas en la sala de honor, una buena colección de mesas de estilo gótico y renacentista, destacando el ‘Tríptico de la Natividad’, del Maestro de Ávila.

No se puede perder en la sala 11, habilitada en el comedor de gala, una de las obras más valiosas del museo, como es el aceite ‘Head of a Girl’, de Velázquez. Por su parte, en el salón de baile, de doble altura, se organizan exposiciones temporales en algunos casos, conviviendo con la colección de retratos españoles de los siglos XVIII y XIX, entre los que destaca el de Gerturdis Gómez de Avellaneda, escritor que fue inmortalizado por Federico de Madrazo en 1857. Otro punto por recorrer es el gabinete dedicado a Goya, a través del cual José Lázaro Galdiano sintió una especial debilidad y admiración.

Sala 7:
Arte español de los siglos XV y XVI.
Originalmente el Salón de Honor del palacio, que continuará en la Sala 8. Para la decoración escultórica, Lázaro Galdiano confió en Manuel Castaños, bajo la supervisión de Francisco Borrás; En cuanto al magnífico techo, esta es una obra de Eugenio Lucas Villamil, quien representó una alegoría de “Las cuatro estaciones”.

Aquí se han reunido varias mesas góticas y renacentistas de la segunda mitad del siglo XV en las que distinguiremos diversas técnicas e influencias. Obras muy admiradas por Don José, lo que le valió la crítica de sus contemporáneos, quienes los consideraron un arte “bárbaro”. Sin embargo, este desprecio por estas piezas significaba que Lázaro podía adquirirlas a un precio muy bueno, apostando así por un estilo que luego sería reconocido.

Por un lado, tenemos varios ejemplos de la escuela aragonesa. El Reino de Aragón, gracias al contacto comercial y político y cultural que tuvo en ese momento con Italia y con la Corte Papal de Aviñón, será el lugar donde el llamado Gótico Internacional se concentró más profundamente, cuyas características principales son: representar rostros idealizados de santos; clasificar las cifras, dando más importancia a unos que a otros; la creación de escenas planas, sin profundidad, con fondos dorados; el aceite se usa de manera lineal, como si fueran dibujos; y el color dorado se usa para resaltar los contornos del nimbo y los mantos, así como el estofado, mientras que las colas de plata se usan para representar telas.

De esta manera, desde la escuela aragonesa podemos ver mesas como la “Virgen de Mosén Esperandeu de Santa Fe”, obra de Blasco de Grañén de 1439; un “San Miguel Arcángel con dos donantes”, del círculo de Juan Rius y Domingo Ram; y una mesa de “San Sebastián”, así como otra de “San Miguel”, ambas de Juan de la Abadía “el Viejo”.

Sin embargo, en el Reino de Castilla, las técnicas flamencas se asentaron, tanto como a Isabel “la Católica” le gustó, lo que representa una tendencia más realista. Los rostros de los santos se humanizan, dejando además aplicar el color dorado en los fondos y así comenzar a utilizar la perspectiva para representar el espacio. De esta escuela castellana, tenemos una pintura de “San Jerónimo en el scriptorium” en la sala, obra del Maestro del Parral; También es digno de atención un hermoso “Tríptico del nacimiento”, del Maestro de Ávila, identificado con García del Barco, quien, como otros pintores, estaba en contra de la Internacional gótica, creando así el estilo español-flamenco; y una mesa de la “Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel”, autor anónimo.

En cuanto a las esculturas en la sala, también son de finales del siglo XV, y la mayoría provienen de antiguos retablos, como una talla “entronizada de San Pedro” cuyo autor es desconocido.

Sala 8:
Arte español de los siglos XV y XVI.
Una continuación de la anterior, aunque las obras en ella sirven a la transición antes de pasar al siglo XVII. Como vimos antes, durante el XV coexistieron dos estilos, el gótico internacional y el flamenco, prolongando este último hasta bien entrado el XVI. Mientras tanto, el Renacimiento florece en Italia, que exige el renacimiento de la antigüedad clásica. Castilla, como ya hemos señalado, optó por los maestros flamencos, y Aragón y Valencia se inclinaron por los italianos. Sin embargo, a principios del siglo XVI, la pintura flamenca comenzó a declinar, extendiendo el modelo artístico de Italia en toda la península, así como en todo el resto de Europa.

De esta manera, aquí veremos algunas tablas de este período de transición en el que los artistas comenzaron a incluir en sus trabajos técnicos tanto flamencos como italianos; pero mientras que los primeros se basaban en la primacía de lo natural, las emociones, los segundos lo hicieron en lo científico, al ver en la imagen que representaban todo un problema matemático para resolver. Esta mezcla de estilos se puede ver en las pinturas de Bartolomé de Castro, que podrían ser de la ropa de la década de 1510, donde las figuras están en primer plano y el paisaje lo deja en el fondo.

También hay tres mesas del Maestro de Astorga. Dos de ellos, que provienen de la capilla del cementerio de Astorga (León), tienen reminiscencias italianas y representan la leyenda del apóstol Santiago; en cambio, el tercero, el “Nacimiento de Cristo con Santo Domingo y San Lorenzo”, mezcla los dos modelos: por un lado, las caras expresivas de los personajes son flamencas; Por otro lado, su orden, según un esquema triangular, es una composición italiana.

La sala se completa con un escaparate en el que se expone un conjunto de cubiertos religiosos utilizados en ceremonias litúrgicas. Finalmente, el tamaño de la “Virgen con el Niño” que vemos en uno de los lados de la habitación es obra de un discípulo del taller de Felipe Vigarny; en el reverso aparece la firma “Sedano”, pintor y policromador de retablos que trabajó con este escultor.

Pero no saldremos de aquí sin antes mirar el techo, lo que nos recuerda que esta sala fue una vez la Sala de Música Palace. En él, Eugenio Lucas Villamil representó los gustos musicales de la familia Lázaro-Florido pintando a varios compositores de música clásica. Así, Richard Wagner aparece en primer plano acompañado de otros artistas, como Verdi, Chopin, Rossini, Beethoven, Mozart o Liszt.

Sala 9:
La imagen femenina en los siglos XVI y XVII.
El tema de las obras en esta habitación contigua es totalmente diferente de las vistas hasta ahora. Esto es, que se ha instalado en lo que solía ser el salón del palacio ya que, originalmente, el acceso se hizo a través de la entrada a la calle Claudio Coello; Es por eso que su decoración, en estilo renacentista, es tan elaborada. Si miramos hacia arriba, veremos el homenaje que Lucas Villamil le hizo al pintor Francisco de Goya, quien aparece en la esquina inferior derecha; realizado en óleo sobre lienzo en 1906, es la primera comisión que Lázaro Galdiano le hizo al artista.

Pero recorrimos la habitación. En él, podemos ver numerosos retratos de la corte de algunas de las damas más importantes de la aristocracia, como la duquesa de Medinaceli, o la hija de Felipe II, la infanta Catalina Micaela, duquesa de Saboya, ambas obras de autor anónimo hasta ahora . En estas pinturas, los representados aparecen con sus mejores vestidos y joyas, todos simbolizando el estado al que pertenecen. También destaca el “Retrato de una joven dama”, atribuido a Sofonisba Anguissola, una artista italiana que, entre 1559 y 1573, se estableció en Madrid como pintora de Felipe II y dama de honor de Isabel de Valois.

En el centro de la sala, un escaparate nos muestra una serie de bustos que sirven como relicarios y que representan a diferentes santos, aunque aparecen vestidos de acuerdo con la moda de la época.

Sala 10:
Arte español de la edad de oro
Durante los siglos XVI y XVII, España experimentó su mayor apogeo gracias a su expansión política y riqueza, lo que llevó a un renacimiento de las artes, especialmente la pintura y la literatura. Así, este período se puede ver representado en las obras que cuelgan de las paredes de esta sala, magníficas pinturas de grandes pintores del momento.

Uno de ellos, sin ir más lejos, es el que muestra “San Francisco de Asís”, obra de Domenico Theotocopuli “El Greco” entre 1577 y 1579. Arriba está el “Noli me tangere”, una pintura pintada entre 1609 y 1612 por su hijo, Jorge Manuel Theotocopuli, que una vez fue parte del retablo de Titulcia (Madrid). Atribuido a José de Ribera, tenemos el trabajo de “San Bartolomé”, realizado alrededor de 1635, y de Alonso del Arco, también llamado con el sobrenombre de Sordillo de Pereda, el lienzo de la “Anunciación”. José Antolinez firmó en 1666 la “Inmaculada” que vemos, mientras que la bella imagen de “, alrededor de 1670, es del gran Bartolomé Esteban Murillo, una pintura que Lázaro Galdiano consiguió en Londres en 1934.

El resto de la sala se completa con varios muebles de la época, como una mesa del siglo XVII hecha de madera de nogal, roble y castaño con incrustaciones de huesos, y con algunas tallas policromadas de las escuelas castellanas y sevillanas, como el “Niño de la Pasión”, enmarcado en este último.

La sala está instalada en el antiguo Gabinete de Comedia, donde ahora podemos imaginar las reuniones que Don José tendría con sus invitados. Si miramos una vez más, veremos que Lucas Villamil eligió en esta ocasión un tema muy apropiado para el conjunto de obras que se exponen aquí hoy, porque, en primer plano, hemos representado al Fénix de los Ingenios, Lope de Vega , máximo exponente de la Edad de Oro de las letras españolas, que está rodeado de otros poetas, novelistas y dramaturgos de diferentes épocas, expresando así el gusto de Lázaro Galdiano.

Sala 11:
Arte español de la edad de oro
Complementaria a la sala anterior. Obras españolas realizadas por artistas extranjeros que influyeron mucho en la obra de los pintores españoles. En el siglo XVII, las pinturas españolas dan un giro hacia el realismo, acercándose y acercándose a las ideas sociales y religiosas de la época. A mediados de siglo, las escuelas venecianas y flamencas comenzarán a influir en los pintores españoles, como se puede ver en los trabajos realizados durante la segunda mitad del siglo XVII.

Una de las más importantes que podemos observar aquí es la pintura “Cabeza de mujer”, atribuida a Diego Velázquez y que, en principio, parece haberse hecho para guardarla en el taller como estudio. Del artista asturiano Juan Carreño de Miranda hay dos retratos expuestos. El primero de ellos es la imagen de un caballero de la Orden de Santiago. La segunda representa a una dama que, posiblemente, era Inés de Zúñiga, Condesa de Monterrey, nuera del conde-duque de Olivares y hermana de la menina Isabel de Velasco; la identificación se basaría en el hecho de que Inés de Zúñiga tenía una joya curiosa en forma de pistola, la misma joya que la de la mujer en la pintura. También desde Carreño están los retratos de “Fernando de Valenzuela”, Marqués de Villasierra y un joven “Carlos II”.

Además, en la sala podemos ver algunos bodegones de tamaño pequeño y una buena pintura de temas religiosos. De esta última, destacan la “Visitación”, obra de Antonio de Pereda alrededor de 1645, y “El compromiso místico de Santa Catalina”, de Francisco de Solís. La llamada escuela de Madrid son las pinturas de “San Agustín” y “Santa Catalina”, ambas de Francisco Rizi, y la impresionante “Inmaculada” de Claudio Coello.

Finalmente, la sala tiene una vitrina central que alberga una muestra de objetos hechos en plata por algunos de los mejores plateros españoles de la época.

La forma alargada de esta sala ya nos da una pista de lo que fue en su origen: el antiguo comedor Gala de la casa palaciega. En el techo, Eugenio Lucas Villamil representó a varios dioses clásicos, como Baco, Ceres, Diana y Neptuno, refiriéndose así al tema de la comida: vino, agricultura, caza y agua, respectivamente.

Sala 12:
Retratos españoles de los siglos XVIII y XIX.
Ubicado en el centro de este piso, debajo de la impresionante ventana que cubre esta sala que alguna vez fue el salón de baile del palacio. En la parte inferior de la galería de la corrida, donde se colocaron los músicos, veremos las pinturas hechas por Lucas Villamil, quien, en esta ocasión, eligió algunos novios para la decoración tocando diferentes instrumentos y bailando entre flores, mientras que las esquinas se completaron con alegoría representaciones de las estaciones.

Aquí, como su nombre lo indica, se expone una selección de retratos pintados entre los siglos XVIII y XIX. En ellos, se puede ver la evolución de las técnicas hasta llegar al neoclasicismo francés, que se puede ver en el retrato de “Manuela González Velázquez tocando el piano”, obra de Zacarías González Velázquez. También hay ejemplos del romanticismo que acaba de despertar, como la pintura de la “Dama de Carsi”, en la que Bernardo López representa la imagen de Magdalena de la Herranz, esposa del senador Jaime Carsi Azcárraga y alumna del dibujo del artista. Vicente López Portaña, padre de la primera, son, entre otros, el retrato de la “Infanta Luisa Carlota de Borbón” (circa 1819) y dos bocetos para las obras finales: “Fernando VII, con la costumbre del Vellocino de Oro” (aproximadamente 1830-31) y “Fernando VII, con el hábito de la Orden de Carlos III” (circa 1808).

Pero sin duda, una de las obras más bellas es el conocido retrato del escritor del siglo XIX “Gertrudis Gómez de Avelleneda”, pintado por el gran artista Federico de Madrazo en 1857. A continuación, podemos ver una foto de su hermano Luis de Madrazo, “La marquesita Roncali”, retrato de 1855 de Cristina de Roncali y Gaviria a los siete años de edad.

Un buen número de muebles españoles de los siglos XVIII y XIX completan la sala.

Sala 13:
Goya y sus contemporáneos.
Una serie de obras de las cuales fue el artista favorito de Lázaro Galdiano, Francisco de Goya y Lucientes. Por un lado, tenemos “Magdalena penitente”, cerca de los frescos que se pueden admirar dentro de la Ermita de San Antonio de la Florida y de la que se ha identificado su origen en la colección de Francisco Casado de Torres, yerno por Sebastián Martínez, amigo de Goya.

Está el retrato del sacerdote e historiador agustino “José de La Canal”, que se convirtió en director de la Real Academia de la Historia. Estas pinturas han sido reconocidas como obras del pintor aragonés, aunque todavía hay otras dos que no tienen un veredicto final de los expertos: “Escena de disciplina” y “Matrimonio desigual”, ambos adquiridos por Lázaro Galdiano como auténticas obras de Goya.

En la sala, también podemos contemplar el “Entierro de Cristo” que alguna vez decoró el techo de la capilla del Palacio de Sobradiel, en Zaragoza; pintado al óleo entre 1771 y 1772 imitando una obra del artista francés Simon Vouet, hacia el año 1920 fue arrancado de su ubicación y pasado a un lienzo; Su restauración fue financiada por el Estado de Luisiana y el Museo de Bellas Artes de Alejandría. Las pinturas de “San Hermenegildo en la prisión” y “Santa Isabel de Portugal curando las llagas de una mujer enferma” que se exponen aquí son bocetos de dos obras que desaparecieron durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) de la Iglesia de San Fernando de Torrero, en Zaragoza,

Continuamos por la sala y vemos “El Aquelarre” y “El Conjuro”, también llamado este último como “Las Brujas”, dos obras que se encuentran entre las más conocidas del pintor y que pertenecían a la colección de arte de los duques de Osuna. como la pintura que se interpone entre ellos, “La era” o “El verano”, el primer boceto del cartón definitivo encontrado en el Museo del Prado.

Además de estas obras de Goya, y como se lee en el nombre de esta sala, aquí también encontraremos algunos retratos realizados por otros artistas aragoneses contemporáneos.

El de “Vicente de Osorio Moscoso Fernández de Córdoba, Conde de Altamira y Marqués de Astorga”, atribuido hasta hace poco a Antón Rápale Mengs y, por un tiempo a esta parte, a Luis Meléndez. Agustín Esteve y Marqués son los retratos de “Doña María de la O Piscatori, Marquesa de San Andrés”, “María Francisca de Asís Vera de Aragón, Condesa de Sástago”, “María Guillermina de Baquedano y Quiñones, Duquesa de Veragua” y la Boceto de “Fernando VII”, cuya obra definitiva se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Por su parte, Juan Gálvez firmó el pequeño lienzo que muestra “Agustina de Aragón”. “La Tienda de Geniani”, de Luis Paret y Alcázar, fue pintada para el Infante Don Luis, su protector; Años más tarde, en 1922, fue comprado por Lázaro Galdiano en París.

Finalmente, en el centro de la sala se colocó la llamada “Mesa de Godoy”, un regalo hecho por las regiones españolas al conocido como Príncipe de la Paz.

Esta estancia fue bautizada por Don José Lázaro como Sala Gótica y cumplió las funciones de una sala para aquellos visitantes que accedieron al palacio por la calle Serrano. Eugenio Lucas Villamil pintó en este techo “Las artes ensambladas”, representando así los pasatiempos del coleccionista.

Sala 14:
Arte español del siglo XIX.
Una serie de obras de este período han sido recogidas atesoradas por Lázaro Galdiano, especialmente de la primera mitad del siglo. Podemos ver aquí cómo persistió el tono académico durante este tiempo basado en las técnicas dictadas por las Academias y Escuelas de Bellas Artes, que reemplazarían los talleres de pintura y escultura donde, hasta entonces, se capacitaban artistas. Al mismo tiempo, veremos que en España, como en el resto de Europa, surgió un movimiento romántico de técnicas más libres y expresivas que intentaron reflejar la realidad del mundo popular, aquel con el que se identificó, una herencia. de Goya que se encargaron de capturar a sus seguidores.

Así, aquí tenemos obras como la escena tradicional de “La sopa de la boba”, del pintor madrileño Leonardo Alenza, autor de los dos frisos que formaban parte de la decoración interior del Café de Levante, en Madrid, y que hizo un conjunto con los encontrados en el Museo del Romanticismo y el Museo del Prado.

Atribuido a Juan Antonio Ribera, hay un retrato del escultor “Antonio Solá”, quien aparece aquí representado junto a la Estatua de Miguel de Cervantes que él mismo hará y que hoy podemos ver en la Plaza de las Cortes. Un “Autorretrato” de Antonio María Esquivel y un “Retrato de niña” Valeriano Domínguez Bécquer son claros ejemplos de la escuela romántica andaluza. Ricardo Balaca pintó en 1875 el retrato de “Teresa Vergara”, su esposa, y Emilio Sala, del escritor y crítico de arte “Luis Alfonso”, a cuyas reuniones en Barcelona Lázaro asistió en su juventud.

Jenaro Pérez Villaamil, un gran artista del paisaje romántico, exhibe “Torreón en ruinas” con otra pintura del mismo tema, pintada en este caso por Eugenio Lucas; ambos son una muestra de las “pruebas” de velocidad y habilidad que estos dos pintores solían hacer, eligiendo para ello un tema que los dos tenían que representar al mismo tiempo imitando el estilo del opuesto; De esta manera, en el reverso de la pintura de Pérez Villaamil se puede leer “Villaamil à Lucas / 11, octubre de 1853 / en media hora dada / a un amigo y al arte”. La pareja “Moros corriendo la pólvora” y “Moros en Tetuán” son de Francisco Lameyer.

El placer de Lázaro Galdiano por las obras de Eugenio Lucas Velázquez que ya mencionamos al comienzo de este informe le hizo adquirir una buena cantidad de obras de este artista que tan bien siguieron la estela dejada por Goya, así como por su hijo, Eugenio. Lucas Villamil.

Será este último, como hemos visto en el resto de las dependencias de esta planta, quien se encargará de la decoración pictórica del techo de esta sala que, originalmente, fue elegida por Don José para instalar su oficina-biblioteca. Lucas Villamil pintó en este caso una “Exaltación de la sabiduría y las letras españolas”, para lo cual se inspiró en “La era de la reforma”, un fresco de Wilhelm von Kaulbach que decoró los pasos del Museo Neues en Berlín hasta que, por desgracia, Fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Dos vitrinas en el centro de la sala exhiben varias piezas de vidrio bohemio, o la Real Fábrica de La Granja, así como cerámica de Alcora.

Museo Lázaro Galdiano
El Museo Lázaro Galdiano, en Madrid (España), es un museo estatal de origen privado, que alberga una colección amplia y heterogénea, formada con interés enciclopédico hacia todas las artes y técnicas. Este conjunto excepcional, que consta de más de 12,600 piezas, fue reunido por el coleccionista y editor José Lázaro Galdiano, quien cuando murió en 1947 lo legó al Estado español junto con su residencia en Madrid, la sede de su editorial Modern Spain y un biblioteca de 20,000 volúmenes

En exhibición en el Museo Lázaro Galdiano hay una gran parte de la colección privada de José Lázaro Galdiano legado al Estado español. La Fundación Lázaro Galdiano fue establecida por el gobierno en 1948. Además de administrar la dirección del museo, la Fundación administra una biblioteca importante, un archivo, una sala de estudio que contiene grabados y dibujos y también edita la prestigiosa revista de arte “Goya”.

La colección de arte incluye una excelente galería de imágenes, que es esencial para la historia del arte español y dentro de la cual se destaca la obra de Francisco de Goya. También se incluyen importantes pinturas europeas que se complementan con esculturas y artes decorativas, que datan del siglo VI a. C. hasta la primera mitad del siglo XX.

La exhibición conceptual en la planta baja ofrece la clave para comprender la colección, sus orígenes y su importancia en la historia del arte, y lo que es más, para dar un paseo estético entre sus piezas más atractivas. El primer piso está dedicado al arte español, el segundo piso a las escuelas europeas. En el tercer piso, se ha instalado una galería de estudio, que contiene la mayoría de las piezas de la colección, que consta de unos trece mil objetos.