Teoría psicoanalítica

La teoría psicoanalítica es la teoría real de la personalidad y la organización y la dinámica del desarrollo de la personalidad que guía el psicoanálisis, un método clínico para tratar la psicopatología. Expuesta por primera vez por Sigmund Freud a fines del siglo XIX, la teoría psicoanalítica ha sufrido muchos refinamientos desde su trabajo. La teoría psicoanalítica adquirió plena prominencia en el último tercio del siglo XX como parte del flujo del discurso crítico sobre los tratamientos psicológicos después de la década de 1960, mucho después de la muerte de Freud en 1939, y su validez ahora es ampliamente cuestionada o rechazada. Freud había dejado de analizar el cerebro y sus estudios fisiológicos y cambió su enfoque al estudio de la mente y los atributos psicológicos relacionados que forman la mente, y al tratamiento que usa la asociación libre y los fenómenos de transferencia. Su estudio enfatizó el reconocimiento de eventos infantiles que podrían influir en el funcionamiento mental de los adultos. Su examen de los aspectos genéticos y luego del desarrollo dio a la teoría psicoanalítica sus características. Comenzando con su publicación de The Interpretation of Dreams en 1899, sus teorías comenzaron a ganar prominencia.

Terminología y definición
Psicoanalítico y psicoanalítico se usan en inglés. Este último es el término más antiguo, y al principio simplemente significaba “relacionado con el análisis de la psique humana”. Pero con el surgimiento del psicoanálisis como una práctica clínica distinta, ambos términos llegaron a describir eso. Aunque ambos todavía se usan, hoy, el adjetivo normal es psicoanalítico.

El psicoanálisis se define en el Oxford English Dictionary como

Un método terapéutico, originado por Sigmund Freud, para tratar trastornos mentales al investigar la interacción de elementos conscientes e inconscientes en la mente del paciente y traer miedos reprimidos y conflictos a la mente consciente, utilizando técnicas como la interpretación de los sueños y la asociación libre. También: un sistema de teoría psicológica asociado con este método.

A través del alcance de una lente psicoanalítica, se dice que los humanos tienen impulsos sexuales y agresivos. Los teóricos psicoanalíticos creen que el comportamiento humano es determinista. Está gobernado por fuerzas irracionales, y por los impulsos inconscientes, así como instintivos y biológicos. Debido a esta naturaleza determinista, los teóricos psicoanalíticos no creen en el libre albedrío.

Los inicios
Freud primero comenzó sus estudios sobre psicoanálisis en colaboración con el Dr. Josef Breuer, especialmente cuando se trataba del estudio sobre Anna O. La relación entre Freud y Breuer era una mezcla de admiración y competencia, basada en el hecho de que estaban trabajando juntos en el caso de Anna O. y tuvo que equilibrar dos ideas diferentes en cuanto a su diagnóstico y tratamiento. Hoy, Breuer puede ser considerado el abuelo del psicoanálisis. Anna O. estaba sujeta a disturbios físicos y psicológicos, como no poder beber por miedo. Breuer y Freud descubrieron que la hipnosis fue de gran ayuda para descubrir más sobre Anna O. y su tratamiento. La investigación y las ideas detrás del estudio sobre Anna O. fueron altamente referenciadas en las conferencias de Freud sobre el origen y desarrollo del psicoanálisis.

Estas observaciones llevaron a Freud a teorizar que los problemas que enfrentan los pacientes histéricos podrían asociarse con dolorosas experiencias infantiles que no podrían ser recordadas. La influencia de estos recuerdos perdidos moldeó los sentimientos, pensamientos y comportamientos de los pacientes. Estos estudios contribuyeron al desarrollo de la teoría psicoanalítica.

Estructura de la personalidad
Sigmund Freud determinó que la personalidad consiste en tres elementos diferentes, el id, el ego y el superego. La identificación es el aspecto de la personalidad impulsado por impulsos y necesidades internas y básicas. Estos son típicamente instintivos, como el hambre, la sed y el impulso sexual o la libido. La identificación actúa de acuerdo con el principio de placer, ya que evita el dolor y busca el placer. Debido a la calidad instintiva de la identificación, es impulsiva ya menudo desconoce las implicaciones de las acciones. El ego es impulsado por el principio de la realidad. El ego trabaja para equilibrar la identificación y el superyó, al tratar de lograr el impulso de la identificación de la manera más realista. Busca racionalizar el instinto del id y agradar a los impulsos que benefician al individuo a largo plazo. Ayuda a separar lo que es real y realista de nuestros impulsos, así como a ser realistas sobre los estándares que el superyó establece para el individuo. El superego es impulsado por el principio de moralidad. Actúa en conexión con la moralidad del pensamiento y la acción superior. En lugar de actuar instintivamente como la identificación, el superyó trabaja para actuar de maneras socialmente aceptables. Emplea la moralidad, juzga nuestro sentido del mal y el derecho y usa la culpabilidad para alentar un comportamiento socialmente aceptable.

El inconsciente
El inconsciente es la parte de la mente de la cual una persona no está consciente. Freud dijo que es el inconsciente lo que expone los verdaderos sentimientos, emociones y pensamientos del individuo. Existen diversas técnicas psicoanalíticas para acceder y comprender el inconsciente, desde métodos como la hipnosis, la asociación libre y el análisis de los sueños. Los sueños nos permiten explorar el inconsciente; según Freud, son “el ‘camino real’ hacia el inconsciente”. Los sueños están compuestos de contenido latente y manifiesto. Mientras que el contenido latente es el significado subyacente de un sueño que puede no recordarse cuando una persona se despierta, el contenido manifiesto es el contenido del sueño que una persona recuerda al despertar y puede ser analizado por un psicólogo psicoanalítico. Explorar y comprender el contenido manifiesto de los sueños puede informar al individuo de los complejos o trastornos que pueden encontrarse bajo la superficie de su personalidad. Los sueños pueden proporcionar acceso al inconsciente que no es fácilmente accesible.

Los resbalones freudianos (también conocidos como parapraxes) ocurren cuando el ego y el superego no funcionan correctamente, lo que expone la identificación y las unidades o deseos internos. Se consideran errores que revelan el inconsciente. Los ejemplos van desde llamar a alguien por el nombre incorrecto, malinterpretar una palabra hablada o escrita, o simplemente decir algo incorrecto.

Los niveles de conciencia o modelo topológico de la mente
El ser humano, sin embargo, no se da cuenta de todo el proceso de generación y liberación de energía. Para explicar este hecho, Freud describe tres niveles de conciencia:

El consciente (al. Das Bewusste), que abarca todos los fenómenos que en un momento dado pueden ser percibidos conscientemente por el individuo;
El preconsciente (al. De Vorbewusster) se refiere a fenómenos que no son conscientes en un momento dado, pero que pueden volverse, si el individuo desea ocuparse de ellos;
El inconsciente (al. De Unbewusster), que se refiere a fenómenos y contenidos que no son conscientes y solo bajo circunstancias muy especiales puede volverse. (El término subconsciente se usa a menudo como sinónimo, aunque fue abandonado por el propio Freud).
Freud no fue el primero en proponer que parte de la vida psíquica se desarrolla inconscientemente. Sin embargo, fue el primero en investigar a fondo este territorio. Según él, los deseos y pensamientos humanos a menudo producen contenidos que asustarían al individuo si no estuvieran almacenados en el inconsciente. Esto tiene una función muy importante de estabilizar la vida consciente. Su investigación lo llevó a proponer que el inconsciente es alogénico (y por lo tanto abierto a contradicciones); atemporal y espacial (es decir, los contenidos que pertenecen a diferentes tiempos o espacios pueden estar cerca). Los sueños se ven como una expresión simbólica de contenidos inconscientes.

Al comprender el concepto de inconsciente, la comprensión de la motivación en el psicoanálisis clásico se vuelve clara: muchos deseos, sentimientos y motivos están inconscientes porque son demasiado dolorosos para volverse conscientes. Sin embargo, este contenido inconsciente influye en la experiencia consciente de la persona, por ejemplo, a través de actos de error, comportamiento aparentemente irracional, emociones inexplicables, miedo, depresión, sentimientos de culpa. Por lo tanto, los sentimientos, sueños, deseos y motivos inconscientes influyen y guían el comportamiento consciente.

Modelo estructural de la personalidad
Freud desarrolló más tarde (1923) un modelo estructural de la personalidad, en el que el aparato psíquico se organiza en tres estructuras:

Id (en alemán: es, “he, that”): el id es la fuente de la energía psíquica, la libido. La identificación está formada por impulsos, instintos, impulsos orgánicos y deseos inconscientes. Funciona de acuerdo con el principio de placer (Lustprinzip), es decir, siempre busca lo que produce placer y evita el desagrado. No hace planes, no espera, busca una solución inmediata a las tensiones, no acepta frustraciones y no conoce inhibiciones. Él no tiene contacto con la realidad, y una satisfacción en la fantasía puede tener el mismo efecto que el logrado a través de la acción. El ID no conoce el juicio, la lógica, los valores, la ética o la moralidad, es exigente, impulsivo, ciego, irracional, antisocial y está dirigido al placer. La identificación es completamente inconsciente.

Ego (ich, “I”): el ego se desarrolla a partir de la identificación para permitir que sus impulsos sean eficientes, es decir, teniendo en cuenta el mundo externo. Es el llamado principio de realidad. Es este principio el que introduce la razón, la planificación y la espera del comportamiento humano. La satisfacción de los discos se retrasa hasta que la realidad permita satisfacerlos con un máximo de placer y un mínimo de consecuencias negativas. La función principal del ego es buscar una armonización inicialmente entre los deseos de la identificación y la supervisión / realidad / represión del superyó.

Superego (Über-Ich, “superyó”, “más allá de sí”): La parte moral de la mente humana y representa los valores de la sociedad. El superyó tiene tres objetivos: (1) reprimir, mediante el castigo o la culpa, cualquier impulso contrario a las reglas e ideales dictados por él; (2) forzar al ego a comportarse de una manera moral, incluso si es irracional; y, (3) llevar al individuo a la perfección en gestos, pensamientos y palabras. El superego se forma después del ego, durante el esfuerzo del niño para inyectar los valores recibidos de los padres y la sociedad a fin de recibir amor y afecto. Puede funcionar de una manera muy primitiva, castigando al individuo no solo por acciones practicadas, sino también por pensamientos inaceptables; otra característica es el pensamiento dualista (todo o nada, correcto o incorrecto, sin un término medio). El superyó está dividido en dos subsistemas: el yo ideal, que dicta el bien que debe buscarse, y la conciencia (Gewissen), que determina el mal que debe evitarse.

Mecanismos de defensa
El ego equilibra la identificación, el superyó y la realidad para mantener un estado saludable de conciencia. Por lo tanto, reacciona para proteger al individuo de cualquier estrés y ansiedad al distorsionar la realidad. Esto evita que los pensamientos y el material inconscientes amenazantes entren en la conciencia. Los diferentes tipos de mecanismos de defensa son: Represión, formación de reacción, negación, proyección, desplazamiento, sublimación, regresión y racionalización.

Entre los mecanismos de defensa uno debe considerar, por un lado, los mecanismos muy elaborados para defender el ego (ego) y, por otro lado, a los que están simplemente encargados de defender la existencia del narcisismo. Freud (1937) dice que los mecanismos defensivos falsifican la percepción interna del sujeto proporcionando solo una representación imperfecta y deformada.

Freud describió muchos mecanismos de defensa en el curso de su trabajo y su trabajo fue continuado por su hija Anna Freud; los principales mecanismos son:

La represión es el proceso por el cual los conflictos y frustraciones demasiado dolorosos para ser experimentados o recordados se retiran de la conciencia, reprimiéndola y reprimiéndola en el inconsciente; lo que es desagradable se olvida así;
El entrenamiento reactivo consiste en practicar un procedimiento y exteriorizar sentimientos opuestos a los impulsos verdaderos e indeseados.
La proyección consiste en atribuir a los demás las ideas y tendencias que el sujeto no puede admitir como propias.
La regresión consiste en que la persona retorna a conductas inmaduras, características de la etapa de desarrollo que la persona ya ha pasado.
La reparación es un congelamiento de desarrollo, que no puede continuar. Una parte de la libido permanece unida a una determinada etapa de desarrollo y no permite que el niño pase completamente a la siguiente etapa. La fijación está relacionada con la regresión, ya que la probabilidad de una regresión en una etapa particular de desarrollo aumenta si la persona ha desarrollado una fijación por ella.
La sublimación es la satisfacción de un impulso inaceptable a través de un comportamiento socialmente aceptado.
La identificación es el proceso por el cual un individuo asume una característica de otro. Una forma especial de identificación es la identificación con el agresor.
El desplazamiento es el proceso mediante el cual las agresiones u otros impulsos indeseables, que no se dirigen a la (s) persona (s) a la que se refieren, se dirigen a terceros.

Teorías psicológicas

Desarrollo psicosexual
El enfoque de Freud sobre el desarrollo de la personalidad (psique). Es una teoría de etapas que cree que el progreso ocurre a través de etapas, ya que la libido se dirige a diferentes partes del cuerpo. Las diferentes etapas, enumeradas en orden de progresión, son: Oral, Anal, fálico (complejo de Edipo), Latencia, Genital. La etapa genital se logra si las personas satisfacen todas sus necesidades durante las otras etapas con suficiente energía sexual disponible. Las personas que no satisfacen sus necesidades en una etapa determinada quedan obsesionadas o “estancadas” en esa etapa.
Una parte importante de la teoría freudiana está dedicada al desarrollo de la personalidad. Dos hipótesis caracterizan su teoría:

Freud fue el primero en afirmar que los primeros años de vida son los más importantes para el desarrollo de la persona y
el desarrollo del individuo ocurre en fases o etapas psico-sexuales. Freud fue así el primer autor en afirmar que los niños también tienen una sexualidad.
Freud describe cuatro fases distintas por las cuales el niño pasa por su desarrollo. Cada una de estas fases está definida por la región del cuerpo al que se dirigen las unidades. En cada etapa surgen nuevas necesidades que demandan satisfacción; la forma en que se satisfacen estas necesidades determina cómo se relaciona el niño con otras personas y qué sentimientos siente hacia sí misma. La transición de una fase a otra está determinada biológicamente, de modo que una nueva fase puede comenzar sin que se completen los procesos de fase previos. Las fases se suceden en un orden fijo, y aunque una fase se desarrolla a partir de la anterior, los procesos desencadenados en una fase nunca se completan completamente y continúan actuando a lo largo de la vida de la persona.

La fase oral
La primera fase del desarrollo es la fase oral, que se extiende desde el nacimiento hasta aproximadamente dos años de vida. En esta fase, el niño experimenta placer y dolor a través de la satisfacción (o frustración) de los impulsos orales, es decir, a través de la boca. Esta satisfacción proviene de la satisfacción del hambre, pero inicialmente de ella. Por lo tanto, para que el niño succione, mastique, coma, muerda, escupita etc., tenga una función relacionada con el placer y sirva comida. Cuando se enfrenta a frustraciones, el niño se ve obligado a desarrollar mecanismos para manejar tales frustraciones. Estos mecanismos son la base de la personalidad futura de una persona. Por lo tanto, la satisfacción insuficiente de los impulsos orales puede llevar a una tendencia a la ansiedad y el pesimismo; ya una satisfacción excesiva puede conducir, a través de una fijación en esa fase,

La fase oral se divide en dos etapas más pequeñas, definidas por el nacimiento de los dientes. Hasta entonces, el niño está en una fase pasiva-receptiva; con los primeros dientes el niño pasa por una fase sádico-activa a través de la posibilidad de morder. El objeto principal de ambas fases, el pecho materno, se convierte así en un objeto ambivalente. Esta ambivalencia caracteriza la mayoría de las relaciones humanas, tanto con las personas como con los objetos.

La fase oral presenta, por lo tanto, cinco modos de funcionamiento que pueden desarrollarse en las características de la personalidad adulta:

La incorporación de alimentos aparece en el adulto como una “incorporación” de conocimiento o poder, o como la capacidad de identificarse con otras personas o de integrarse en grupos;
La sujeción del pecho, sin querer separarse de él, se muestra más tarde como persistencia y perseverancia o como una decisión;
Morder es el prototipo de la destructividad, por lo tanto, del sarcasmo, el cinismo y la tiranía;
Escupir se convierte en rechazo y
Cerrar la boca, evitar la alimentación, conduce al rechazo, la negatividad o la introversión.
El proceso principal en la fase oral es la creación del vínculo entre la madre y el niño.

La fase anal
La segunda fase, según Freud, es la fase anal, que se extiende desde aproximadamente el primero hasta el tercer año de vida. En esta fase, la satisfacción de los impulsos se dirige al ano, al control de la tensión intestinal. En esta etapa el niño tiene que aprender el control de los esfínteres en el acto de defecar y de esta manera debe aprender a lidiar con la frustración del deseo de satisfacer sus necesidades de inmediato. Al igual que en la fase oral, los mecanismos desarrollados en esta etapa también influyen en el desarrollo de la personalidad. Las heces inmediatas e incontroladas son el prototipo de los ataques de rabia; Ya una educación higiénica muy rígida puede llevar a una tendencia al caos, a descuidos, a un desorden, oa una tendencia a una organización demasiado controlada y compulsiva. Si la madre le da demasiada alabanza al hecho de que el niño pueda esperar hasta el baño, puede surgir una conexión entre dar (defecar) y recibir amor, y la persona puede desarrollar generosidad; si la madre sobrevalora estas necesidades biológicas, el niño puede desarrollarse de manera creativa y productiva o, por el contrario, deprimirse si no cumple con las expectativas; los niños que se niegan a defecar pueden desarrollarse como coleccionistas, coleccionistas o avaros.

La fase fálica
La fase fálica, que varía de tres a cinco años de edad, se caracteriza por la importancia de Freud de la presencia (o, en las niñas, la ausencia) del falo o el pene; En esta etapa, el placer y el displacer se centran en la región genital. Las dificultades de esta fase están relacionadas con la dirección del impulso sexual o libidinoso hacia el padre del sexo opuesto y hacia los problemas resultantes. La resolución de este conflicto está relacionada con el complejo de Edipo y la identificación con el padre del mismo sexo.

Freud desarrolló su teoría principalmente con los chicos a la vista, ya que, para él, experimentarían el conflicto de la fase fálica de una manera más intensa y amenazante. Según Freud, el niño desea en este momento tener a la madre solo para sí mismo y no compartirla más con su padre; al mismo tiempo, teme que su padre se venga castrándolo. La solución a este conflicto es la represión tanto del deseo libidinoso de la madre como de los sentimientos agresivos hacia el padre; en un segundo momento se lleva a cabo la identificación del niño con su padre, lo que los acerca y conduce a la interiorización de valores, convicciones, intereses y posturas del Padre por parte del niño. El complejo de Edipo representa un paso importante en la formación del superego y en la socialización de los niños, ya que el niño aprende a seguir los valores de los padres. Esta solución de compromiso permite que tanto el ego (a través de la disminución del miedo) como el id (porque el niño indirectamente puede poseer a la madre a través del padre con quien se identifica a sí mismo) se satisfaga parcialmente.

El conflicto experimentado por las niñas es similar, pero es más probable que se resuelva. La niña desea a su propio padre, en parte por la envidia que siente por no tener pene (al. Penisneid); se siente castrada y culpa a su propia madre por haberla privado de un falo. Por otro lado, la madre representa una amenaza menos seria, ya que la castración no es posible. Debido a esta situación diferente, la identificación de la niña con su propia madre es menos fuerte que la del niño con su padre y, por lo tanto, las niñas tendrían una conciencia menos desarrollada, una declaración que fue rechazada por la investigación empírica. Freud usó el término “complejo de Edipo” para ambos sexos; los autores posteriores limitaron el uso de la expresión a los chicos, reservando para las chicas el término “complejo Electra”, pero eso fue rechazado por Freud en el texto “Acerca de la Sexualidad Femenina” de 1931.

Sin embargo, la presentación del complejo de Edipo arriba es simplificada. En realidad, el resultado de la resolución del complejo de Edipo es siempre una identificación ya que ambos padres y la fortaleza de cada una de estas identificaciones depende de diferentes factores como la relación entre los elementos masculino y femenino en la predisposición fisiológica del niño o la intensidad de miedo a la castración o envidia del pene. Además, la madre mantiene un papel primordial en ambos sexos, siendo siempre el principal objeto de la libido.

El período de latencia
Después de la agitación de los primeros años de vida sigue una fase más tranquila que se prolonga hasta la pubertad. En esta etapa la libido se despoja de fantasías y sexualidad, haciéndolas secundarias, pero reinvertidas en otros medios como el desarrollo cognitivo, el aprendizaje, la asimilación de valores y las normas sociales que se convierten en las principales actividades del niño, continuando el desarrollo del ego y el superego

La fase genital
La última fase del desarrollo psicosocial es la fase genital, que ocurre durante la adolescencia. En esta etapa, los impulsos sexuales, después de la larga fase de latencia y después de los cambios en el cuerpo, despiertan nuevamente, pero esta vez se dirigen a una persona del sexo opuesto. Como se puede ver en la discusión anterior, la elección del socio no es independiente de los procesos de desarrollo previos, sino que está influenciada por la experiencia en fases previas. Además, aunque continúan funcionando a lo largo de la vida del individuo, los conflictos internos típicos de las primeras etapas alcanzan una relativa estabilidad en la fase genital, llevando a la persona a una estructura del yo que le permite enfrentar los desafíos de la edad adulta.

Teoría neoanalítica
La teoría de Freud y el trabajo con el desarrollo psicosexual conducen a Neoanalíticos / Neofreudianos que también creían en la importancia del inconsciente, las interpretaciones de los sueños, los mecanismos de defensa y la influencia integral de las experiencias infantiles, pero también tenían objeciones a la teoría. No apoyan la idea de que el desarrollo de la personalidad se detenga a los 6 años, sino que creen que el desarrollo se extiende a lo largo de la vida. Extendieron el trabajo de Freud y abarcaron más influencia del medio ambiente y la importancia del pensamiento consciente junto con el inconsciente. Los teóricos más importantes son Erik Erikson (Desarrollo psicosocial), Anna Freud, Carl Jung, Alfred Adler y Karen Horney, e incluyen la escuela de relaciones objetales.

La teoría psicoanalítica de los trastornos mentales

La mejor manera de definir el “trastorno” es caracterizarlo como una discapacidad psicológica con repercusión en el área emocional e interpersonal. Este término caracteriza un rango que va desde formas neuróticas leves a la locura, en la plenitud de su término. “Normal” sería esa personalidad con la capacidad de vivir de manera eficiente, mantener una relación duradera y emocionalmente satisfactoria con otras personas, trabajar productivamente, descansar y divertirse, ser capaz de medir, juzgar y lidiar de forma realista con sus cualidades e imperfecciones, ya que son. El fracaso de una u otra o de todas estas características puede indicar la presencia de un impedimento psicológico o “perturbación” mental.

Los trastornos mentales se clasifican en 3 tipos básicos principales:

Primer tipo: neurosis
Es la existencia de una tensión excesiva y prolongada, de conflicto persistente o de una necesidad largamente frustrada, es una señal de que la persona ha desarrollado una neurosis. La neurosis determina una modificación, pero no una desorganización de la personalidad, y mucho menos una pérdida de valores de la realidad. Los síntomas neuróticos generalmente se catalogan en ciertas categorías, como:

a) Histeria: cuando un conflicto psíquico encuentra su camino a través de las conversiones. En este tipo de neurosis, la idea conflictiva con el ego se convierte en síntomas físicos, como ceguera, mutismo, parálisis, etc. que no tienen orígenes orgánicos Ahora se ha prohibido la histeria en los manuales psiquiátricos, lo que hace que muchas personas en el campo de la atención médica, incluidos los psicólogos, crean que la histeria ya no existe. Sin embargo, la histeria todavía existe y siempre existirá, aunque los síntomas pueden variar según la sociedad y el momento al que se refiere. Algo bastante específico sobre la histeria es su referencia al cuerpo y la sexualidad, especialmente con respecto a “¿qué es una mujer?”.

b) Ansiedad (de angustia): la persona es tomada por sentimientos generalizados y persistentes de angustia intensa sin causa objetiva. Algunos síntomas son: palpitaciones, temblores, dificultad para respirar, sudoración, náuseas. Existe una preocupación exagerada y ansiosa por uno mismo.

c) Fobias: un área de personalidad comienza a operar por las respuestas de miedo y ansiedad. En la angustia el miedo es difuso y cuando sale a la superficie es una señal de que ya existió por un largo tiempo. Está envuelto en mucha tensión, preocupación, emoción y desorganización del comportamiento. En la reacción fóbica, el miedo se restringe a una clase limitada de estímulos y representaciones de objetos. Por lo general, se verifica la asociación del miedo con ciertos objetos, animales o situaciones.

d) Obsesivo-compulsivo: obsesión es un término que se refiere a ideas que imponen repetidamente a la conciencia. Por lo tanto, son difíciles de controlar. Los atracones se refieren a los impulsos que conducen a la acción. Está estrechamente relacionado con un trastorno psicológico llamado trastorno obsesivo-compulsivo.

Segundo tipo: psicosis
El psicótico ahora puede encontrarse en un estado de depresión, ahora en un estado de extrema euforia y agitación. En un momento actúa de una manera y en otra se comporta de una manera totalmente diferente. Ha habido una interrupción de su personalidad. La información clínica para medir la psicosis es cambiar los juicios de la realidad. El psicótico comienza a percibir la realidad de manera diferente, pero no menos real en su percepción. Es por eso que él afirma con convicción que tiene percepciones que nos parecen irreales, no respaldadas ni justificadas en lógica y razón. En psicosis, además de cambios de comportamiento, alucinaciones (alteraciones de órganos de los sentidos: oír voces, ver cosas, oler o tocar) y delirios (cambios en el pensamiento en forma de conspiraciones, persecución, grandeza, riqueza, omnipotencia o predestinación).

a) Esquizofrenia: apatía emocional, falta de ambición, desorganización general de la personalidad, pérdida de interés en la vida en logros personales y sociales. pensamiento desorganizado, afecto superficial e inapropiado, risa inusual, bobice, puerilidad, hipocondría, delirios y alucinaciones transitorias. (Consulte DSM-V o CID 10 para obtener más subtipos)

b) Maniaco-depresivo: se caracteriza por perturbaciones psíquicas duraderas e intensas, debido a una pérdida o situaciones traumáticas externas. El estado maníaco puede ser ligero o agudo. Se caracteriza por un comportamiento exacerbado, hipersexualidad. Los maníacos están llenos de energía, inquietos, ruidosos, ruidosos y tienen ideas extrañas, una tras otra. El estado depresivo, por el contrario, se caracteriza por la inactividad y el desaliento. Sus síntomas son: apatía, arrepentimiento, tristeza, desaliento, crisis de llanto, pérdida de interés (embotamiento afectivo) por el trabajo, por amigos y familiares, así como por sus distracciones habituales. Se vuelve lento en el habla, no duerme bien por la noche, pierde el apetito, puede sentirse un poco molesto y muy preocupado.

c) Paranoia: se caracteriza sobre todo por ilusiones fijas. Es un sistema delirante. Las ilusiones de la persecución y la grandeza son más duraderas que en la esquizofrenia paranoide. Los resentimientos son profundos. Él es sospechoso, agresivo, egocéntrico y destructivo. Él cree que los fines justifican los medios y que no puede solicitar afecto.

d) Psicosis alcohólica: generalmente está marcada por disturbios violentos, acompañados de alucinaciones de naturaleza aterradora.

Tercer tipo: psicópatas
Los psicópatas no estructuran ciertas dimensiones de la personalidad, y hay una clase de falla en la construcción misma. Las principales características de los psicópatas son: disminución o ausencia de conciencia moral (Super eu). Correcto e incorrecto; lo permitido y lo prohibido no tiene sentido para ellos. De esta manera, para simular, disimular, engañar, robar, robar, matar, no causa sentimientos de repulsión y remordimiento, ni en su conciencia ni en la forma de acción o pensamiento. El único valor para ellos son sus intereses egoístas: falta de empatía; ausencia de alucinaciones; ausencia de manifestaciones neuróticas; falta de confianza; buscar estimulaciones fuertes; incapacidad de posponer satisfacciones; no toleran un esfuerzo rutinario y no saben cómo luchar por un objetivo lejano; no aprendan de sus propios errores, porque no reconocen estos errores; en general, tener un buen nivel de inteligencia y baja capacidad afectiva; parece incapaz de involucrarse emocionalmente. No entienden lo que es socialmente productivo.

Críticos de la teoría psicoanalítica
El enfoque psicoanalítico tiene una variedad de ventajas y limitaciones que han estimulado la investigación y la expansión en el ámbito del desarrollo de la personalidad.

Ventajas
La teoría enfatiza la importancia de las experiencias de la infancia.
Inició y abordó la importancia de los impulsos inconscientes, sexuales y agresivos que conforman la mayoría de las personalidades de todos los seres humanos.
El enfoque también explica los mecanismos de defensa y por qué cada individuo reacciona de manera diferente a situaciones similares.

Límites
Algunos afirman que la teoría carece de datos empíricos y se centra demasiado en la patología.
Algunos afirman que esta teoría carece de consideración de la cultura y su influencia en la personalidad.
Psicoanálisis y estética
La teoría psicoanalítica es una gran influencia en la filosofía continental y en la estética en particular. Freud es considerado un filósofo en algunas áreas, y otros filósofos, como Jacques Lacan, Michel Foucault y Jacques Derrida han escrito extensamente sobre cómo el psicoanálisis informa el análisis filosófico.

Desarrollo posterior
El trabajo de Sigmund Freud fue continuado por su hija Anna Freud. Otros autores buscaron desarrollar la teoría, enfatizar otros aspectos y tratar de resolver los puntos críticos, entre los que destacan los psicoanalistas Heinz Kohut, Melanie Klein y Karen Horney; los humanistas Abraham Maslow y Carl Rogers; el fundador de la psicología del desarrollo individual Alfred Adler y el fundador de la psicología analítica Carl Jung.

Psicoanálisis y literatura
Al analizar textos literarios, la teoría psicoanalítica podría utilizarse para descifrar o interpretar el significado oculto dentro de un texto, o para comprender mejor las intenciones del autor. A través del análisis de motivos, la teoría de Freud se puede utilizar para ayudar a aclarar el significado de la escritura, así como las acciones de los personajes dentro del texto.