Conceptos de valor

Los conceptos de valor o los valores en general usan el uso lingüístico como cualidades deseables o moralmente bien consideradas o cualidades que están unidas a objetos, ideas, ideales prácticos o morales, hechos, patrones de comportamiento, rasgos de carácter. Por decisión de valor se entiende una decisión basada en valores. La estructura general formada a partir de los valores o valores de una sociedad se llama sistema de valores o sistema de valores. La red de valores vinculados, pero ponderados de manera diferente, se denomina Jerarquía de valores. Si un sistema de valores contiene un único reclamo de verdad, es la marca de una ideología. La creación de valor puede entenderse en un sentido material e ideal.

En ética, el valor denota el grado de importancia de algo o acción, con el objetivo de determinar qué acciones son las mejores para hacer o de qué manera es mejor vivir (ética normativa), o para describir el significado de diferentes acciones. Los sistemas de valores son creencias proscriptivas y prescriptivas; afectan el comportamiento ético de una persona o son la base de sus actividades intencionales. A menudo, los valores primarios son fuertes y los valores secundarios son adecuados para los cambios. Lo que hace que una acción sea valiosa puede depender a su vez de los valores éticos de los objetos que aumenta, disminuye o altera. Un objeto con “valor ético” puede denominarse “bien ético o filosófico” (sentido sustantivo).

Los valores pueden definirse como preferencias amplias con respecto a cursos apropiados de acciones o resultados. Como tal, los valores reflejan el sentido de lo correcto y lo incorrecto de una persona o lo que “debería” ser. “Igualdad de derechos para todos”, “La excelencia merece admiración” y “Las personas deben ser tratadas con respeto y dignidad” son representantes de los valores. Los valores tienden a influir en las actitudes y el comportamiento y estos tipos incluyen valores éticos / morales, valores doctrinales / ideológicos (religiosos, políticos), valores sociales y valores estéticos. Se debate si algunos valores que no están claramente determinados fisiológicamente, como el altruismo, son intrínsecos, y si algunos, como la adquisición, deben clasificarse como vicios o virtudes.

Filosofía
En la filosofía de los valores, especialmente en su ética de subárea, los términos “percepción de valor”, “actitud de valor” o “creación de valor” según sus representantes significativos Oskar Kraus, Hermann Lotze o Max Scheler encarnan los fundamentos y la orientación del pensamiento y la actuación. según valores idealistas. Sigibert Warwitz A. entiende por valores ideales valores que no están destinados principalmente a aumentar las ganancias materiales, sino que están alineados con los estándares sociales o que aumentan la calidad de vida mental, un enriquecimiento interno, una maduración de la personalidad. Esto requiere una comprensión de los valores intangibles y la capacidad de discriminar entre pensamiento útil y aspiraciones. Ve “una orientación metafísica, religiosa, un pensamiento humanista o una orientación social”

Fromm diferenció en su crítica social en principio entre puntos de vista de valor “idealistas” y “materialistas”. Le preocupa la alternativa de enriquecimiento por bienes externos o cualidades humanas. Hermann Lotze usa el término “valor” en el sentido de un “emocionalmente reconocido como superior, al que se puede contemplar, reconocer, adorar, aspirar, comportarse”.

Los representantes de la filosofía del valor opinan que la cuestión del valor se ha planteado desde los inicios del pensamiento filosófico sobre la cuestión del carácter y el modo de ser de los valores, sobre todo en la ética de los bienes de Aristóteles. Platón describió en su trabajo la idea del bien. La antigua ética de origen aristotélica se recogió en la teología y en el contexto de la teología moral continuó.

Windelband, Rickert y otros desarrollaron una ética del valor con la intención de basar la ética filosófica más antropológicamente que ontológicamente. Max Scheler le da una importancia significativa al término en el enfoque de la ética del valor material en los años 1913 a 1916. Scheler ha distanciado explícitamente su ética del valor de la ética de los bienes tradicionales.

Bochenski (1902-1995) distinguió en 1959 tres grupos de valores inmateriales, que uno puede realizar por su comportamiento: el moral, el estético y el religioso.

Los valores morales son demanda de acción; contienen el hágalo usted mismo.
Los valores estéticos contienen ser-debería.
Los valores religiosos, como una combinación de valores morales y estéticos, también tienen en cuenta lo que no se debe hacer y lo que no se debe hacer, e indicarlo en forma de pecado.
En la discusión reciente, los intentos de corroborar valores ontológicos o antropológicos han sido fuertemente criticados. Por ejemplo, el filósofo de Friburgo Andreas Urs Sommer argumenta en un libro muy aclamado en 2016 que los valores son “ficciones reguladoras” que se rediseñan constantemente de acuerdo con las necesidades individuales y sociales. Las concepciones de valores eternos y existentes rechazan el verano, pero sin diagnosticar una disminución del valor. Los valores son necesariamente plurales y relativos, y que lo sean deben ser bienvenidos.

Psicología
El concepto de valor se manejó en psicología “generoso” y “a menudo sólo en el sentido del lenguaje ordinario” utilizado. También se ha acostumbrado a explicar y variar el término utilizado en términos filosóficos basados ​​en los resultados de la investigación psicológica. En 1924, el término se utilizó en el trabajo psicológico juvenil de décadas de Eduard Spranger en frases como “valor-totalidad”, “valorización” y “valor del mundo”.

Sin embargo, el término ha recibido una ambigüedad definitoria, “en dos direcciones” (Rolf Oerter) desde la década de 1960 debido a múltiples estudios (por ejemplo, Kurt Lewin, Clark L. Hull, Edward C. Tolman, Desmond Morris): 1. Valores Como las cosas o los seres vivos tienen sus propios puntos de referencia tienen un efecto atractivo o repulsivo. 2. Un valor transmitido por la cultura sirve como una “guía” para la comprensión o el conocimiento del mundo y, en consecuencia, se convierte en la premisa en la planificación del comportamiento.

Como una construcción hipotética de una relación individual-mundo, el valor se percibe como un complejo de los factores de impacto del mundo en la entidad viviente, o se usa en el concepto motivacional del individuo como un diseño o correctivo para dar forma al mundo. Sin embargo, principalmente, el concepto de valor se encontraba como un concepto dinámico en la literatura. En este “concepto de valor”, que se basa en una base más amplia de investigaciones psicológicas, se redescubrieron los significados orientados a la acción de los términos “experiencia de valor” y “realización de valor” descritos en países de habla alemana. Como resultado de su investigación sobre el desarrollo cognitivo, Jean Piaget explicó en 1996 que el pensamiento formal adquirido en la etapa de la infancia es una condición afectiva acompañante posterior para poder estructurar el ”

Dentro de la teoría de la motivación, Haseloff describió en 1974 las actitudes de valor como complejos eficientes de acción a largo plazo de la clase motivacional de los esfuerzos “que representan fuentes de duración estandarizadas y de temática sociocultural”, refiriéndose directamente a los “sistemas de valores y el orden de preferencia de la personalidad “y de acuerdo con la Ley de Autonomía Funcional de Motivos” (G. Allport). A partir de una sinopsis resultó en la literatura psicológica con sociológica Hans Joas la descripción de una dinámica intraindividual en 2004 en el término ” enlaces de valor, “el hombre en un proceso activo”, en los procesos de autoeducación y en la experiencia de la auto trascendencia “.

Tipos de estudio
El valor ético puede considerarse como un estudio bajo ética, que, a su vez, puede agruparse como filosofía. Del mismo modo, el valor ético puede considerarse como un subgrupo de un campo más amplio de valor filosófico, a veces denominado axiología. El valor ético denota el grado de importancia de algo, con el objetivo de determinar qué acción o vida es mejor hacer, o al menos intentar describir el valor de diferentes acciones.

El estudio del valor ético también se incluye en la teoría del valor. Además, los valores se han estudiado en diversas disciplinas: antropología, economía del comportamiento, ética empresarial, gobierno corporativo, filosofía moral, ciencias políticas, psicología social, sociología y teología.

Conceptos similares
El valor ético a veces se usa como sinónimo de bondad. Sin embargo, la bondad tiene muchos otros significados y puede considerarse más ambigua.

Perspectivas personales versus culturales
Los valores personales existen en relación con los valores culturales, ya sea de acuerdo o divergentes de las normas vigentes. Una cultura es un sistema social que comparte un conjunto de valores comunes, en el que dichos valores permiten expectativas sociales y una comprensión colectiva de lo bueno, bello y constructivo. Sin valores personales normativos, no habría referencia cultural contra la cual medir la virtud de los valores individuales y, por lo tanto, la identidad cultural se desintegraría.

Valores
personales Los valores personales proporcionan una referencia interna de lo que es bueno, beneficioso, importante, útil, bello, deseable y constructivo. Los valores son uno de los factores que generan el comportamiento [dudoso – discuta] e influyen en las elecciones hechas por un individuo.

Los valores pueden ayudar a los problemas humanos comunes para la supervivencia mediante clasificaciones comparativas de valores, cuyos resultados brindan respuestas a las preguntas de por qué las personas hacen lo que hacen y en qué orden eligen hacerlo. [Aclaración necesaria] Valores morales, religiosos y personales , cuando se mantiene rígidamente, también puede dar lugar a conflictos que resultan de un choque entre diferentes visiones del mundo.

Con el tiempo, la expresión pública de los valores personales que los grupos de personas consideran importantes en su vida cotidiana, sienta las bases de la ley, la costumbre y la tradición. La investigación reciente ha puesto de relieve la naturaleza implícita de la comunicación de valores. La investigación del comportamiento del consumidor propone que hay seis valores internos y tres valores externos. Se conocen como Lista de valores (LOV) en estudios de gestión. Son respeto por uno mismo, relaciones cálidas, sentido de logro, realización personal, diversión y disfrute, emoción, sentido de pertenencia, respeto y seguridad. Desde un aspecto funcional, estos valores se clasifican en tres y son área de relación interpersonal, factores personales y factores no personales. Desde una perspectiva etnocéntrica, se podría suponer que un mismo conjunto de valores no se reflejará por igual entre dos grupos de personas de dos países. Aunque los valores centrales están relacionados, el procesamiento de los valores puede diferir en función de la identidad cultural de un individuo.

Valores culturales
Las culturas individuales enfatizan valores que sus miembros comparten ampliamente. Los valores de una sociedad a menudo se pueden identificar al examinar el nivel de honor y respeto recibido por varios grupos e ideas. En los Estados Unidos de América, por ejemplo, los atletas profesionales de alto nivel reciben más respeto (medido en términos de pago monetario) que los profesores universitarios.

La aclaración de valores difiere de la educación moral cognitiva:

La aclaración de valores consiste en “ayudar a las personas a aclarar para qué sirven sus vidas y para qué vale la pena trabajar. Alienta a los estudiantes a definir sus propios valores y comprender los valores de los demás”.
La educación moral cognitiva se basa en la creencia de que los estudiantes deben aprender a valorar cosas como la democracia y la justicia a medida que se desarrolla su razonamiento moral.
Los valores se relacionan con las normas de una cultura, pero son más globales e intelectuales que las normas. Las normas proporcionan reglas para el comportamiento en situaciones específicas, mientras que los valores identifican lo que debe juzgarse como bueno o malo. Si bien las normas son estándares, patrones, reglas y guías de comportamiento esperado, los valores son conceptos abstractos de lo que es importante y que vale la pena. Enarbolar la bandera nacional en un feriado es una norma, pero refleja el valor del patriotismo. Usar ropa oscura y parecer solemne son comportamientos normativos para manifestar respeto en un funeral. Las diferentes culturas representan valores de manera diferente y con diferentes niveles de énfasis. “En las últimas tres décadas, los estudiantes universitarios de edad tradicional han mostrado un mayor interés en el bienestar personal y un menor interés en el bienestar de los demás”. Los valores parecían haber cambiado,

Los miembros participan en una cultura incluso si los valores personales de cada miembro no están totalmente de acuerdo con algunos de los valores normativos sancionados en esa cultura. Esto refleja la capacidad de un individuo para sintetizar y extraer aspectos valiosos de las múltiples subculturas a las que pertenece.

Si un miembro del grupo expresa un valor que está en serio conflicto con las normas del grupo, la autoridad del grupo puede llevar a cabo varias formas de fomentar la conformidad o estigmatizar el comportamiento disconforme de ese miembro. Por ejemplo, el encarcelamiento puede resultar de un conflicto con las normas sociales que el estado ha establecido como ley [se necesita aclaración].

Además, las instituciones de la economía global pueden respetar genuinamente los valores que son de tres tipos basados ​​en un “triángulo de coherencia”. En primera instancia, puede expresarse un valor dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), así como (en segunda instancia) dentro de las Naciones Unidas, particularmente en la Organización Educativa, Científica y Cultural (UNESCO), que proporciona un marco por la legitimidad global a través de la rendición de cuentas. En tercer lugar, la experiencia de las organizaciones internacionales impulsadas por los miembros y la sociedad civil depende de la incorporación de flexibilidad en las reglas, para preservar la expresión de identidad en un mundo globalizado … [aclaración necesaria]

Sin embargo, en una competencia económica bélica, los puntos de vista diferentes pueden contradecirse, particularmente en el campo de la cultura. Por lo tanto, el público en Europa puede considerar una película como una creación artística y otorgarle beneficios de un tratamiento especial, mientras que el público en los Estados Unidos puede verla como un mero entretenimiento, independientemente de sus méritos artísticos. Las políticas de la UE basadas en la noción de “excepción cultural” pueden yuxtaponerse con la política de “especificidad cultural” en el lado liberal anglosajón. De hecho, el derecho internacional tradicionalmente trata las películas como propiedad y el contenido de los programas de televisión como un servicio. En consecuencia, las políticas intervencionistas culturales pueden encontrarse opuestas a la posición liberal anglosajona, causando fracasos en las negociaciones internacionales.

Desarrollo y transmisión.
Los valores generalmente se reciben a través de medios culturales, especialmente difusión y transmisión o socialización de padres a hijos. Los padres en diferentes culturas tienen diferentes valores. Por ejemplo, los padres en una sociedad de cazadores-recolectores o que sobreviven a través de la agricultura de subsistencia valoran las habilidades prácticas de supervivencia desde una edad temprana. Muchas de esas culturas comienzan a enseñar a los bebés a usar herramientas afiladas, incluidos cuchillos, antes de sus primeros cumpleaños. Los padres italianos valoran las habilidades sociales y emocionales y tener un temperamento uniforme. Los padres españoles quieren que sus hijos sean sociables. Los padres suecos valoran la seguridad y la felicidad. Los padres holandeses valoran la independencia, los largos períodos de atención y los horarios predecibles. Los padres estadounidenses son inusuales para valorar fuertemente la capacidad intelectual, especialmente en un sentido estrecho de “aprendizaje de libros”. La gente Kipsigis de Kenia valora a los niños que no solo son inteligentes, sino que emplean esa inteligencia de una manera responsable y útil, a la que llaman ng’om. Luos de Kenia valora la educación y el orgullo que llaman “nyadhi”.

Los factores que influyen en el desarrollo de los valores culturales se resumen a continuación.

El mapa cultural del mundo de Inglehart-Welzel es un mapa cultural bidimensional que muestra los valores culturales de los países del mundo en dos dimensiones: los valores tradicionales versus los valores seculares-racionales reflejan la transición de una comprensión religiosa del mundo a un dominio de ciencia y burocracia. La segunda dimensión llamada valores de supervivencia versus valores de autoexpresión representa la transición de la sociedad industrial a la sociedad posindustrial.

Las culturas pueden distinguirse como apretadas y flojas en relación con cuánto se adhieren a las normas sociales y tolera la desviación. Las culturas estrictas son más restrictivas, con medidas disciplinarias más estrictas para las violaciones de las normas, mientras que las culturas laxas tienen normas sociales más débiles y una mayor tolerancia al comportamiento desviado. Un historial de amenazas, como desastres naturales, alta densidad de población o vulnerabilidad a enfermedades infecciosas, se asocia con una mayor rigidez. Se ha sugerido que la estanqueidad permite que las culturas se coordinen de manera más efectiva para sobrevivir a las amenazas.

Los estudios en psicología evolutiva han llevado a hallazgos similares. La llamada teoría de la realeza encuentra que la guerra y otros peligros colectivos percibidos tienen una profunda influencia tanto en la psicología de los individuos como en la estructura social y los valores culturales. Un ambiente peligroso conduce a una cultura jerárquica, autoritaria y guerrera, mientras que un ambiente seguro y pacífico fomenta una cultura igualitaria y tolerante.

Propiedades y formas

Relativo o absoluto
Los valores relativos difieren entre las personas y, en mayor escala, entre las personas de diferentes culturas. Por otro lado, existen teorías sobre la existencia de valores absolutos, que también pueden denominarse valores noumenales (y no deben confundirse con el valor absoluto matemático). Un valor absoluto puede describirse como filosóficamente absoluto e independiente de los puntos de vista individuales y culturales, así como independiente de si es conocido o aprehendido o no. Ludwig Wittgenstein era pesimista hacia la idea de que alguna vez se produciría una aclaración con respecto a los valores absolutos de acciones u objetos; “Podemos hablar todo lo que queramos sobre” vida “y” su significado “, y creer que lo que decimos es importante. Pero estos no son más que expresiones y nunca pueden ser hechos,

El valor relativo puede ser considerado como una ‘experiencia’ por los sujetos del valor absoluto. El valor relativo varía según la interpretación individual y cultural, mientras que el valor absoluto permanece constante, independientemente de su “experiencia” individual o colectiva.

El valor relativo se puede explicar como una suposición, a partir de la cual se puede extrapolar la implementación. Si se conociera el valor absoluto, podría implementarse.

El
valor filosófico intrínseco o extrínseco puede dividirse en valor instrumental y valores intrínsecos. Vale la pena tener un valor instrumental como medio para obtener algo más que sea bueno (por ejemplo, una radio es instrumentalmente buena para escuchar música). Una cosa intrínsecamente valiosa vale por sí misma, no como un medio para otra cosa. Está dando valor a las propiedades intrínsecas y extrínsecas.

Un bien ético con valor instrumental puede denominarse un medio ético, y un bien ético con valor intrínseco puede denominarse un fin en sí mismo. Un objeto puede ser tanto un medio como un fin en sí mismo.

Suma
Los bienes intrínsecos e instrumentales no son categorías mutuamente excluyentes. Algunos objetos son buenos en sí mismos y también son buenos para obtener otros objetos que son buenos. “Comprender la ciencia” puede ser tan bueno, ya que vale la pena en sí mismo y como un medio para lograr otros bienes. En estos casos, la suma del valor instrumental (específicamente todo el valor instrumental) y el valor intrínseco de un objeto se puede usar al poner ese objeto en sistemas de valores, que es un conjunto de valores y medidas consistentes.

Intensidad
La intensidad del valor filosófico es el grado en que se genera o se lleva a cabo, y puede considerarse como la prevalencia del bien, el objeto que tiene el valor.

No debe confundirse con la cantidad de valor por objeto, aunque este último también puede variar, por ejemplo, debido a la condicionalidad del valor instrumental. Por ejemplo, adoptando una postura de vida ficticia de aceptar comer gofres como el fin en sí mismo, la intensidad puede ser la velocidad con la que se comen los gofres, y es cero cuando no se comen gofres, por ejemplo, si no hay gofres presentes. Aún así, cada gofre que hubiera estado presente seguiría teniendo valor, sin importar si se comía o no, independientemente de la intensidad.

La condicionalidad del valor instrumental en este caso podría verse afectada por cada gofre que no esté presente, haciéndolos menos valorados por estar lejos en lugar de ser fácilmente accesibles.

En muchas situaciones de la vida, es el producto del valor y la intensidad lo que en última instancia es deseable, es decir, no solo generar valor, sino generarlo en gran medida. Maximizar las vidas tiene la mayor intensidad posible como un imperativo.

Valor positivo y negativo
Puede haber una distinción entre valor filosófico o ético positivo y negativo. Mientras que el valor ético positivo generalmente se correlaciona con algo que se persigue o maximiza, el valor ético negativo se correlaciona con algo que se evita o minimiza.

El valor negativo puede ser tanto un valor negativo intrínseco como un valor negativo instrumental.

Valor
protegido Un valor protegido (también valor sagrado) es aquel que un individuo no está dispuesto a intercambiar sin importar cuáles sean los beneficios de hacerlo. Por ejemplo, algunas personas pueden no estar dispuestas a matar a otra persona, incluso si eso significa salvar a muchas otras personas. Los valores protegidos tienden a ser “intrínsecamente buenos”, y la mayoría de las personas pueden imaginar un escenario en el que sería necesario negociar sus valores más preciados. Si tales compensaciones ocurren entre dos valores protegidos en competencia, como matar a una persona y defender a su familia, se denominan trágicas compensaciones.

Se ha descubierto que los valores protegidos desempeñan un papel en los conflictos prolongados (por ejemplo, el conflicto israelí-palestino) porque pueden obstaculizar las negociaciones comerciales (” utilitarias ”). Una serie de estudios experimentales dirigidos por Scott Atran y Ángel Gómez entre combatientes en la primera línea del EIIS en Irak y con ciudadanos comunes en Europa occidental sugiere que el compromiso con los valores sagrados motiva a los “actores más devotos” a hacer los sacrificios más costosos, incluida la voluntad de luchar. y morir, así como la disposición a abandonar parientes cercanos y camaradas por esos valores si es necesario. Desde la perspectiva del utilitarismo, los valores protegidos son sesgos cuando impiden que la utilidad se maximice en todos los individuos.

Según Jonathan Baron y Mark Spranca, los valores protegidos surgen de las normas descritas en las teorías de la ética deontológica (a menudo se hace referencia a este último en contexto con Immanuel Kant). La protección implica que las personas se preocupan por su participación en las transacciones y no solo por las consecuencias de la misma.

Sistema de
valores Un sistema de valores es un conjunto de valores consistentes utilizados con el propósito de integridad ética o ideológica.

Consistencia
Como miembro de una sociedad, grupo o comunidad, un individuo puede tener tanto un sistema de valores personales como un sistema de valores comunales al mismo tiempo. En este caso, los dos sistemas de valores (uno personal y uno comunitario) son externamente consistentes siempre que no tengan contradicciones o excepciones situacionales entre ellos.

Un sistema de valores por derecho propio es internamente consistente cuando

sus valores no se contradicen entre sí y
sus excepciones son o podrían ser lo
suficientemente abstractas como para ser utilizadas en todas las situaciones y
aplicadas consistentemente.
Por el contrario, un sistema de valores en sí mismo es internamente inconsistente si:

sus valores se contradicen entre sí y
sus excepciones son
altamente situacionales y se
aplican de manera inconsistente.

Excepciones de valor Las excepciones
abstractas sirven para reforzar la clasificación de valores. Sus definiciones están lo suficientemente generalizadas como para ser relevantes para todas y cada una de las situaciones. Las excepciones situacionales, por otro lado, son ad hoc y se refieren solo a situaciones específicas. La presencia de un tipo de excepción determina uno de los dos tipos más de sistemas de valores:

Un sistema de valores idealizado es una lista de valores que carece de excepciones. Por lo tanto, es absoluto y puede codificarse como un conjunto estricto de proscripciones sobre el comportamiento. Aquellos que se aferran a su sistema de valores idealizado y no reclaman ninguna excepción (aparte de la predeterminada) se llaman absolutistas.
Un sistema de valores realizado contiene excepciones para resolver contradicciones entre valores en circunstancias prácticas. Este tipo es lo que las personas tienden a usar en la vida diaria.
La diferencia entre estos dos tipos de sistemas se puede ver cuando las personas afirman que tienen un sistema de valores pero en la práctica se desvían de él, por lo tanto, tienen un sistema de valores diferente. Por ejemplo, una religión enumera un conjunto absoluto de valores, mientras que la práctica de esa religión puede incluir excepciones.

Las excepciones implícitas provocan un tercer tipo de sistema de valores llamado sistema de valores formal. Ya sea idealizado o realizado, este tipo contiene una excepción implícita asociada con cada valor: “siempre que no se viole ningún valor de mayor prioridad”. Por ejemplo, una persona puede sentir que mentir está mal. Dado que preservar una vida es probablemente más valorado que adherirse al principio de que mentir está mal, mentir para salvar la vida de alguien es aceptable. Quizás demasiado simplista en la práctica, tal estructura jerárquica puede justificar excepciones explícitas.

Normas sociales Los
valores (como el valor del respeto por la propiedad) se pueden usar para derivar normas sociales (reglas concretas para la acción social), tales como: B. “Quien se lleva algo extraño y móvil con la intención de adquirirlo”. … “. Sin embargo, históricamente mandamientos concretos como “¡No robarás!” A menudo preceden sus abstracciones de valor. Los valores son fundamentales para muchos códigos de comportamiento, pero no son códigos de comportamiento propios. Los valores son atractivos, mientras que las normas son restrictivas.

“La norma dice lo que hay que hacer en una situación que es necesaria y universal”. Un cierto tipo de vinculación de las condiciones de acción en una situación lleva a reclamar una demanda. ¿Cómo se relaciona la norma social con las disposiciones espirituales de la voluntad? Las normas incluyen la idealidad. Se basan en diseños que se preparan como posibilidades ideales en el espíritu de construir un concepto de vida. El punto de referencia de estas normas es “claramente el valor como categoría de selección”. La observancia de las normas “se inicia por las consecuencias negativas de su incumplimiento”. “Las normas sociales dan orden a los comportamientos. Actúan como estabilizadores grupales”. Desde un punto de vista sociopolítico, Habermas 2004 se refiere naturalmente a la orientación del ciudadano a lo normativo; él usa el término ”

Cambio de valor Los
valores generalmente se transmiten a través de la socialización a las generaciones posteriores. Esto no sucede completamente. Por ejemplo, se puede observar un cambio constante en los valores en las sociedades industrializadas occidentales. Las causas del cambio en los valores son múltiples (condiciones ambientales cambiadas, conflicto sobre otras generaciones, etc.). Los valores difieren de la configuración en que son más estables.

Conflictos
de valores El sistema de todos los valores no parece ser coherente o los valores individuales parecen competir con ciertos otros valores. A veces se postula que el valor de la riqueza entra en conflicto con el valor de la sostenibilidad o el valor de la libertad individual con otros valores (como la igualdad).

Sin embargo, una vista más diferenciada también da una imagen más diferenciada aquí. Por lo tanto, tales debates a menudo mezclan diferentes niveles de tiempo y abstracción. Por ejemplo, en el ejemplo anterior, el valor de la riqueza entra en conflicto solo brevemente con el valor de la sostenibilidad; A largo plazo, sin sostenibilidad, no se puede generar riqueza. La libertad tampoco está fundamentalmente en contraste con otros valores, sino con otras libertades (o la libertad de otros).

Por otro lado, los valores que parecen abstractamente compatibles pueden entrar en conflicto entre sí en situaciones concretas. Entonces no es posible comportarse de tal manera que esté a la altura de todos los valores al mismo tiempo. En este contexto, también hablamos de una jerarquía de valores. No todos los valores se consideran iguales, de modo que incluso en tales casos, generalmente se da una orientación más o menos clara. La ponderación respectiva de un valor depende de la situación y / o de la cultura en el caso individual. Aquí, también, debe examinarse si en realidad es una colisión de valores (abstractos-generales) per se – o si aún no es un conflicto de objetivos normativos (“individuos concretos”) (“conflicto de obligaciones”). Este conflicto se hizo relevante por Max Webe, expresado por la distinción entre responsabilidad y ética de convicción.

Los conflictos políticos, comerciales, interpersonales o incluso internos a menudo se remontan a una colisión entre diferentes valores o creencias. En el modelo Gordon, un modelo de comunicación para resolver conflictos, se hace una distinción entre conflictos de valor y conflictos de necesidad.

Aunque compartir un conjunto de valores comunes, como el hockey es mejor que el béisbol o el helado es mejor que la fruta, dos partes diferentes podrían no clasificar esos valores por igual. Además, dos partes pueden estar en desacuerdo sobre ciertas acciones correctas o incorrectas, tanto en teoría como en la práctica, y encontrarse en un conflicto ideológico o físico. Ethonomics, la disciplina de examinar y comparar rigurosamente los sistemas de valores, nos permite comprender la política y las motivaciones de manera más completa para resolver conflictos.

Un ejemplo de conflicto sería un sistema de valores basado en el individualismo enfrentado a un sistema de valores basado en el colectivismo. Un sistema de valores racional organizado para resolver el conflicto entre dos de estos sistemas de valores podría adoptar la siguiente forma. Tenga en cuenta que las excepciones agregadas pueden volverse recursivas y a menudo complicadas.

Los individuos pueden actuar libremente a menos que sus acciones perjudiquen a otros o interfieran con la libertad de otros o con las funciones de la sociedad que los individuos necesitan, siempre que esas funciones no interfieran con estos derechos individuales prohibidos y hayan sido acordados por la mayoría de los individuos.
Existe una sociedad (o más específicamente el sistema de orden que permite el funcionamiento de una sociedad) con el propósito de beneficiar las vidas de los individuos que son miembros de esa sociedad. Las funciones de una sociedad para proporcionar tales beneficios serían las acordadas por la mayoría de los individuos en la sociedad.
Una sociedad puede requerir contribuciones de sus miembros para que puedan beneficiarse de los servicios prestados por la sociedad. El hecho de que las personas no hagan tales contribuciones requeridas podría considerarse una razón para negarles esos beneficios, aunque una sociedad podría optar por considerar situaciones difíciles para determinar cuánto se debe contribuir.
Una sociedad puede restringir el comportamiento de las personas que son miembros de la sociedad solo con el fin de realizar sus funciones designadas acordadas por la mayoría de las personas en la sociedad, solo en la medida en que violen los valores antes mencionados. Esto significa que una sociedad puede derogar los derechos de cualquiera de sus miembros que no respete los valores antes mencionados.

Aplicación de valores
La aceptación general de ciertos valores como normas vinculantes, idealmente creadas en un proceso democrático, no sigue automáticamente su observancia. Porque la disposición a actuar está relacionada con actitudes personales. Estos, a su vez, están formados por muchos factores sociales que pueden estar en conflicto con los valores de la sociedad. Cuanto más bajo es el consenso social de una norma, es decir, más el individuo tiene la sensación de que ha sido arbitrariamente arreglado e “injusto”, y más inconsistente es una sociedad (por ejemplo, composición étnica, afiliaciones religiosas, comunidades de interés diferentes y el número de subculturas está dentro de una corporación), cuanto mayor sea el número de aquellos que desde el egoísmo mantienen una perspectiva ventajosa para no cumplir con este estándar. La aplicación de tal “impopular”

Una consideración bajo el paradigma de la teoría de juegos sugiere que solo una estrategia evolutivamente estable puede resistir. Dado que los mismos valores pueden estar relacionados con el tiempo con diferentes patrones de acción y uno y los mismos patrones de comportamiento a lo largo del tiempo con diferentes valores basados, no existe una relación clara entre los valores y el éxito reproductivo de una población.

Valores universales
En la década de 1980, el psicólogo Shalom H. Schwartz junto con Wolfgang Bilsky plantearon la cuestión de si existen valores universales. Diseñó un modelo de valores y postuló una serie de valores que todas las personas en diferentes formas deberían tener en común. Su investigación se centró en la estructura de valores y su relación motivacional.

El Consejo InterAction, un grupo de expertos compuesto por políticos, científicos sociales y representantes de comunidades religiosas de todo el mundo, desarrolló la síntesis mínima más grande posible, basada en premisas políticas y un inventario de ideales ideológicos y religiosos. En 1997, las opciones éticas para la vida cotidiana se presentaron como la “Declaración Universal de Dignidad Humana”.

Otros enfoques son el ethos mundial del proyecto de Hans Kung, la Carta de la Tierra internacional, la ética del discurso o el proyecto Ethify Yourself.

Sin embargo, las perspectivas éticas globales no se aceptan sin críticas. En 2004, J.-C. Kapumba Akenda como un dilema del universalismo ético: por un lado, el reclamo mundial de razón y justicia y, por otro lado, la soberanía de las comunidades locales debe ser respetada (ver también las diferentes creencias de las “culturas frías y calientes”) como “bloques de construcción del universalismo ético” en este sentido, Akenda contempla la “solidaridad sin paternalismo” y la “comunicación sin consenso”.

Valor económico y filosófico El valor
filosófico se distingue del valor económico, ya que es independiente de alguna otra condición o mercancía deseada. El valor económico de un objeto puede aumentar cuando la condición o mercancía deseada intercambiable, por ejemplo, el dinero, se vuelve alta en la oferta, y viceversa cuando la oferta de dinero se vuelve baja.

Sin embargo, el valor económico puede considerarse como resultado del valor filosófico. En la teoría subjetiva del valor, el valor filosófico personal que una persona posee al poseer algo se refleja en el valor económico que esta persona le otorga. El límite donde una persona considera comprar algo puede considerarse como el punto donde el valor filosófico personal de poseer algo excede el valor filosófico personal de lo que se entrega a cambio de ello, por ejemplo, dinero. Desde este punto de vista, se puede decir que todo tiene un “valor económico personal” en contraste con su “valor económico social”.

En la vida económica, el concepto de valor se utiliza principalmente en términos materiales: por ejemplo, la economía monetaria entiende la “creación de valor” como el objetivo esencial de la actividad productiva. Se trata de la conversión de bienes existentes en bienes con mayor valor monetario. Las empresas manufactureras esperan que una cuenta de producción muestre los ingresos y gastos generados por la actividad de producción. El “valor agregado bruto” se considera como una medida del desempeño económico de una granja.

Sin embargo, en el contexto de la crisis bancaria y administrativa en los últimos años, el tema de los valores también ha recibido una atención creciente (y nueva) en la discusión económica. En el sentido de Erich Fromm, se ha interrumpido una discusión ética renovada sobre la relación de los valores materiales e inmateriales en una economía basada en el conocimiento y su evaluación. Las medidas relevantes podrían incluir sostenibilidad, responsabilidad social (RSE), gestión del valor, gestión del personal orientada al valor, gobierno corporativo equilibrado en valores y desarrollo ético. En vista de los escándalos, el público ha llegado cada vez más al punto de que la orientación del valor material no debe desconectarse de lo ético si la sociedad debe recibir una orientación humana.