Ecolingüística

La ecolingüística, o lingüística ecológica, surgió en la década de 1990 como un nuevo paradigma de investigación lingüística, ampliando la sociolingüística para tener en cuenta no solo el contexto social en el que se inserta el lenguaje, sino también el contexto ecológico. La ecolingüística consideró el lenguaje desde el punto de interacción: al igual que en ecología, se examina la interacción entre organismos y entre organismos y el medio ambiente, la ecolingüística explora la interacción entre lenguas y entre lenguas y su entorno y la sociedad en la que se utilizan.

Un pionero de la ecolingüística (ecología del lenguaje) fue el lingüista estadounidense Einar Haugen, quien en 1972 introdujo el aspecto de la interacción en sociolingüística y psicolingüística.

Otro pionero es el inglés Michael Halliday, que ahora vive en Australia, quien introdujo el tema del lenguaje y el medio ambiente en la discusión por primera vez en 1990 durante una conferencia en Salónica. Su pregunta era: ¿en qué medida las estructuras lingüísticas y las peculiaridades de los textos están involucradas en los problemas ambientales? ¿Puede el lenguaje ayudar a mitigar los problemas ambientales, por ejemplo, creando conciencia de varios términos antropocéntricos?

Hoy en día, las consideraciones económicas se incluyen cada vez más en la eco-lingüística. Las preguntas que se hacen son u. a .: ¿Qué cuesta la diversidad lingüística y qué aporta a un estado? ¿Cuántos empleos crea ella? ¿Qué puede contribuir el uso deliberado del lenguaje para resolver conflictos? ¿Cómo se puede preservar la diversidad lingüística del mundo? ¿Existe una conexión entre la diversidad lingüística y la paz?

Visión general
Desde los comentarios iniciales de Halliday, el campo de la ecolingüística se ha desarrollado en varias direcciones, empleando una amplia gama de marcos y herramientas lingüísticas para investigar el lenguaje en un contexto ecológico. La Asociación Internacional de Ecolingüística caracteriza a la ecolingüística en estos términos:

“La ecolingüística explora el papel del lenguaje en las interacciones de los seres humanos, otras especies y el entorno físico para mantener la vida. El primer objetivo es desarrollar teorías lingüísticas que vean a los humanos no solo como parte de la sociedad, sino también como parte de los ecosistemas más grandes que la vida depende de ello. El segundo objetivo es mostrar cómo se puede utilizar la lingüística para abordar cuestiones ecológicas clave, desde el cambio climático y la pérdida de biodiversidad hasta la justicia ambiental “.

De esta manera, el ‘eco’ de la ecolingüística corresponde a la ecología en su sentido literal de la relación de los organismos (incluidos los humanos) con otros organismos y el entorno físico. Este es un sentido compartido con otras disciplinas de humanidades ecológicas como el ecocriticismo y la ecopsicología.

El término ‘ecolingüística’ también se ha utilizado con un sentido metafórico de ‘ecología’, por ejemplo, en ‘ecología lingüística’, ‘ecología de la comunicación’ y ‘ecología del aprendizaje’ en formas que no incluyen la consideración de otras especies o el entorno físico. Esto se está volviendo menos frecuente ahora a medida que la ecolingusítica se entiende cada vez más como una forma de humanidades ecológicas / ciencias sociales.

Otro aspecto de la ecolingüística es la diversidad lingüística y la incorporación del conocimiento ecológico tradicional en los idiomas locales. En 1996, el libro de David Abram, The Spell of the Sensuous: Perception and Language in a More-than-Human World, describió cómo la ecología más amplia (o “el mundo más que humano”) configura el lenguaje en las culturas orales (Abram, 1996) , ayudando a las personas a sintonizarse con su entorno y vivir de manera sostenible dentro de él. Por otro lado, la escritura ha alejado gradualmente a las personas de las culturas alfabetizadas del mundo natural, en la medida en que “nuestra expiación orgánica a la tierra local se ve frustrada por nuestra relación cada vez mayor con nuestros propios signos” (1996: 267). A medida que los idiomas dominantes, como el inglés, se extienden por todo el mundo, el conocimiento ecológico incrustado en las culturas locales se pierde.

Hay dos áreas principales de interés para la ecolingüística. El primero puede describirse como ‘El análisis ecológico del lenguaje’ y el segundo ‘Diversidad del lenguaje’.

Ideología
La idea principal de Haugen es que las lenguas, como varias especies de animales y plantas, se encuentran en un estado de equilibrio, compiten entre sí y su propia existencia depende una de la otra, tanto dentro del estado como en otros grupos sociales, y en el mente humana, posee varios idiomas.

El tema de la ecolingüística.
El tema de la ecolingüística es la interacción entre el lenguaje, una persona como persona lingüística y su entorno. Al mismo tiempo, el lenguaje se considera un componente integral de la cadena de relaciones entre el hombre, la sociedad y la naturaleza. El funcionamiento y el desarrollo del lenguaje se representan como un ecosistema y el mundo que lo rodea como un concepto de lenguaje.

El sistema ecológico de H. Haarmann
Harald Haarmann identifica 7 variables ambientales que determinan el comportamiento lingüístico:

Demográfico
Social
Político
Cultural
Mental
Interactivo
Lingüístico

Según su teoría, estas variables no pueden separarse, están estrechamente relacionadas e interactúan entre sí, formando así un “sistema ecológico”. Así, el sistema ecológico es la interconexión de las siete variables ambientales, que como resultado forman un todo único.

Terminología
Alvin Fill fue el primero en desarrollar una terminología clara para diferentes áreas de ecolingüística. En total, identificó tres áreas:

Ecolingüística es un término general para todas las áreas de investigación que combinan ecología y lingüística;
Ecología del lenguaje: explora la interacción entre los idiomas para preservar la diversidad lingüística);
La lingüística ambiental transfiere los términos y principios de la ecología a un idioma (por ejemplo, el concepto de ecosistema);

La ecología lingüística (lingüística) estudia la relación entre el lenguaje y los problemas “ambientales”.

Aspectos de la linguoecología.
Por el momento, se distinguen tres aspectos de la ecología del lenguaje:

Intralingual (asociado con la cultura del habla, el estilo, la retórica e incluye investigaciones sobre violaciones de la corrección, claridad, lógica, expresividad y otras propiedades comunicativas del habla).
Interlingual (asociado con el multilingüismo como hábitat de una lengua étnica separada y con el problema de la desaparición de lenguas, y por lo tanto con una disminución de la diversidad lingüística en la Tierra).
Translingual (asociado con el uso de unidades, medios, realidades de un idioma, una cultura en el contexto y medios de otro idioma perteneciente a otra cultura en ficción, folklore, periodismo).

El análisis ecocrítico del habla.
El análisis ecocrítico del discurso incluye, pero no se limita a, la aplicación del análisis crítico del discurso a textos relacionados con el medio ambiente y el ambientalismo, con el fin de revelar las ideologías subyacentes (por ejemplo, Harré et al 1999, Stibbe 2006, 2005a, 2005b).

En su manifestación más completa, incluye el análisis de cualquier discurso que tenga consecuencias potenciales para el futuro de los ecosistemas, como en el caso del discurso económico neoliberal y la construcción discursiva del consumismo, las cuestiones de género, la política, la agricultura y la naturaleza (ex .: Goatly 2000, Stibbe 2004). El análisis ecocrítico del discurso no se limita a centrarse en la exposición de ideologías potencialmente dañinas, sino que también busca representaciones discursivas que puedan contribuir a una sociedad ecológicamente sostenible.

Análisis ecológico del lenguaje.
El análisis ecológico del lenguaje se basa en una amplia gama de herramientas lingüísticas, incluido el análisis crítico del discurso, la teoría del encuadre, la lingüística cognitiva, la teoría de la identidad, la retórica y la gramática funcional sistémica para revelar visiones del mundo subyacentes o las “ historias por las que vivimos ”. Las historias por las que vivimos son estructuras cognitivas en las mentes de los individuos o en una sociedad (cognición social) que influyen en cómo las personas se tratan entre sí, a otros animales, plantas, bosques, ríos y al entorno físico. Las historias se cuestionan desde una perspectiva ecológica con referencia a un marco ecológico (o ecosofía), y se consideran beneficiosas para alentar a las personas a proteger los ecosistemas de los que depende la vida, o destructivas para fomentar comportamientos que dañen esos ecosistemas. Ecolinguistics intenta hacer una diferencia práctica en el mundo al resistir historias destructivas y contribuir a la búsqueda de nuevas historias para vivir (Stibbe 2015). Las historias que han sido expuestas y resistidas por la ecolingüística incluyen historias de consumo, historias de crecimiento económico ilimitado, historias publicitarias, historias de agricultura intensiva e historias que representan la naturaleza como una máquina o un recurso. Utilizando el Análisis Positivo del Discurso, la ecolingüística también ha buscado nuevas historias para vivir mediante la exploración de la escritura de la naturaleza, la poesía, la escritura ambiental y las formas tradicionales e indígenas de lenguaje en todo el mundo.

Esta forma de análisis comenzó con la aplicación del análisis crítico del discurso a textos sobre el medio ambiente y el ambientalismo, con el fin de revelar suposiciones y mensajes ocultos y comentar la efectividad de estos para lograr los objetivos ambientales (por ejemplo, Harré et al.1999). Luego se desarrolló para incluir el análisis de cualquier discurso que tenga consecuencias potenciales para el futuro de los ecosistemas, como el discurso económico neoliberal o las construcciones discursivas del consumismo, el género, la política, la agricultura y la naturaleza (por ejemplo, Goatly 2000). El enfoque cognitivo y el término “ historias por las que vivimos ” se introdujo en Stibbe (2015), que describe ocho tipos de historias: ideología, encuadre, metáfora, evaluación, identidad, convicción, notoriedad y borrado. Enfoques como la comunicación ambiental y el ecocriticismo tienen objetivos y técnicas ampliamente similares a esta forma de ecolingüística.

Diversidad lingüística
La diversidad de idiomas es parte de la ecolingüística debido a la relación entre la diversidad de idiomas locales y la biodiversidad. Esta relación surge debido a la sabiduría ecológica (o adaptación cultural al medio ambiente) que está codificada en los idiomas locales. Las fuerzas de la globalización y el imperialismo lingüístico están permitiendo que los idiomas dominantes (como el inglés) se propaguen y reemplacen a estos idiomas locales (Nettle y Romaine 2000). Esto conduce a la pérdida de culturas locales sostenibles y del importante conocimiento ecológico contenido en sus idiomas. Uno de los objetivos de la investigación ecolingüística es proteger tanto la diversidad cultural como la diversidad lingüística que la sustenta (Terralingua 2016, Nettle and Romaine 2000, Harmond 1996, Mühlhaüsler 1995). Esta investigación está en línea con la posición del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de que:

La biodiversidad también incorpora la diversidad cultural humana, que puede verse afectada por los mismos impulsores que la biodiversidad, y que tiene un impacto en la diversidad de genes, otras especies y ecosistemas. (PNUMA 2007)

Nettle y Romaine (2000: 166) escriben que ‘Los ambientes tropicales delicados en particular deben manejarse con cuidado y habilidad. Son los pueblos indígenas los que tienen el conocimiento práctico relevante, ya que han vivido con éxito en ellos durante cientos de generaciones. Gran parte de este conocimiento detallado sobre los ecosistemas locales está codificado en lengua indígena y se está perdiendo rápidamente ‘. Mühlhaüsler (2003: 60) describe cómo “la rápida disminución de la diversidad lingüística del mundo debe ser considerada con aprensión por aquellos que perciben la interconexión entre la diversidad lingüística y biológica”.

En general, la diversidad lingüística es parte de la ecolingüística debido a la correlación entre la diversidad del lenguaje y la diversidad biológica, y la sabiduría ecológica incrustada en las culturas locales es el vínculo entre los dos.

Referencias bibliográficas
Bastardas Boada, Albert (1996) Ecología de les llengües. Medios, contactos y dinámicas sociolingüísticas. Barcelona: Proa.
Bastardas-Boada, Albert (2002) Diversidad biológica y lingüística: exploraciones transdisciplinarias para una socioecología de las lenguas, Diverscité langues (Montreal), vol. VII, en línea: http://www.teluq.uquebec.ca/diverscite/SecArtic/Arts/2002/bastarda/txt.htm
Bastardas-Boada, Albert (2003) Ecodinámica sociolingüística: comparaciones y analogías entre la diversidad lingüística y la diversidad biológica, Revista de llengua i dret 39, pp. 119-145.
Bastardas-Boada, Albert (2007) Sostenibilidad lingüística para una humanidad multilingüe, Glossa, vol. 2 n. dos.
Bastardas-Boada, Albert (2017). “La ecología del contacto lingüístico: lenguas minoritarias y mayoritarias”, en: Fill, A., Penz, H. (eds.), Routledge Handbook of Ecolinguistics. Oxford: Routledge, págs. 26-39.
Döring Martin y Francesca Zunino (2011) NatureCultures in Old and New Worlds. Pasos hacia una perspectiva ecolingüística para enmarcar un continente “nuevo”. En SV Steffensen y A. Ecolingüística de relleno (eds): la ecología del lenguaje y la ciencia. Ciencias del lenguaje, número especial
Fill, Alwin, Hermine Penz y Wilhem Trampe (2002) (eds.) Ideas coloridas y verdes. Berna: Peter Lang Verlag.
Fill, Alwin y Peter Mühlhäusler (2001) (eds.) El lector de ecolingüística. Londres: Continuum.
Halliday, Michael (1990) Nuevas formas de significado: el desafío de la lingüística aplicada. Reimpreso en Fill y Mühlhäusler (2001) (eds.), Pp 175-202.
Harré, Rom; Jens Brockmeier y Peter Mühlhäusler (1999) Greenspeak: un estudio del discurso ambiental. Londres: sabio.
Harris, Roy (1980) Los creadores de lenguaje. Londres: Duckworth.
Harris, Roy (1981) El mito del lenguaje. Londres: Duckworth.
Harris, Roy (1987) La máquina del lenguaje. Londres: Duckworth.
Harris, Roy (1998) Introducción a la Lingüística Integrativa. Oxford: Pérgamo.
Haugen, Einar (1972) “La ecología del lenguaje” en Anwar S. Dil (ed.) The Ecology of Language, pp. 325-339. Stanford: Stanford University Press.
Mackey, William F. (1980) “La ecología del cambio de idioma”, en Sprachkontakt un Sprachkonflikt, pp 35-41. Wiesbaden: Franz Steiner.
Mackey, William F. (1994) “La ecología de las sociedades multilingües”, en Bastardas, Albert y Emili Boix (eds.) ¿Un estado, un idioma? La organización política de la diversidad lingüística, pp. 25-54. Barcelona: octaedro.
Maffi, Luisa (2001) Sobre la diversidad biocultural: vinculación del lenguaje, el conocimiento y el medio ambiente. Washington: Smithsonian Institution Press.
Muhlhäusler, Peter (1995) Ecología Lingüística; Cambio de idioma e imperialismo lingüístico en la costa del Pacífico. Londres: Routledge.
Sánchez Carrión, José María (1985): “La nueva sociolingüística y la ecología de las lenguas”. Donostia-San Sebastián: Eusko Ikaskuntza.
Stibbe, Arran (2005) “Educación ambiental a través de las culturas: más allá del discurso del ambientalismo superficial”, Language & Intercultural Communication, 4: 4: 242-260.

Recursos
La Asociación Internacional de Ecolingüística es una red internacional de ecolingüistas. El sitio web incluye una bibliografía, una revista en línea (Language & Ecology) y otros recursos.

The Stories We Live By es un curso gratuito en línea sobre ecolingüística creado por la Universidad de Gloucestershire y la Asociación Internacional de Ecolingüística.

El sitio web de Ecolinguistics (http://www-gewi.kfunigraz.ac.at/ed/project/ecoling) es un sitio web de archivo de ecolingüística temprana.