La caída de los ángeles rebeldes, video 360 °, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica

Una mirada más cercana a la obra maestra, La caída de los ángeles rebeldes (1562) Gigapixel, de Pieter Bruegel el Viejo, Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Una experiencia inmersiva que te permite explorar La caída de los ángeles rebeldes (1562) como nunca antes. Detalle por detalle, la pintura cobra vida frente a tus ojos: mezcla con las criaturas de Bruegel.

Prefacio
La caída de los ángeles rebeldes de Pieter Bruegel el Viejo es una de las obras maestras de los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica.

Los Museos Reales adquirieron la pintura en 1846 pensando que era obra de su hijo, Pieter Brueghel el Joven.

El trabajo fue atribuido a Hieronymus Bosch (1450-1516) hasta 1898 cuando la fecha y la firma “MDLXII / Brvegel” se encontraron en la esquina inferior izquierda, ocultas por el marco.

Así, la pintura fue finalmente atribuida a su creador legítimo, Bruegel el Viejo.

Capítulo 1.
Iconografía y composición
“Y hubo guerra en el cielo …”

El trabajo detalla la primera confrontación entre el bien y el mal, incluso antes de la caída del hombre, cuando el ángel más poderoso, Lucifer (o “portador de luz”) se vuelve contra la autoridad divina. Después de esto, el Arcángel Miguel lo persigue del cielo por orden de Dios, provocando la caída de los otros ángeles rebeldes.

Cuando caen, los ángeles rebeldes se transforman en demonios y son condenados a los pozos de la oscuridad.

La superficie de la pintura se divide horizontalmente en dos mitades más o menos iguales: los cielos ocupan la parte superior de la obra, mientras que el infierno se representa a continuación.

Los tonos claros de los cielos contrastan con los tonos ricos y sombríos del infierno, donde se mezclan ocres y cálidos tonos marrones.

La composición en su conjunto, tanto por el tema como por las elecciones artísticas del pintor, refuerza la idea de la lucha entre el bien y el mal, un tema recurrente en las obras de Bruegel el Viejo.

En el centro de la composición dramática y tumultuosa aparece el Arcángel Miguel. Alas extendidas y con una brillante armadura dorada, su rostro es una imagen de calma mientras que su capa, como suspendida en el aire, forma una magnífica cortina.

Él sostiene un escudo sobre el cual podemos distinguir una cruz latina roja sobre un fondo blanco, un símbolo de la Resurrección.

El pie derecho del Arcángel descansa sobre el estómago del monstruo de siete cabezas descrito en Apocalipsis (12: 7-23), dándole un momento de relativa estabilidad.

Tine L. Meganck, investigador postdoctoral en los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica, lee el pasaje sobre la lucha entre Michael y el dragón, tomada del Apocalipsis:

“Y hubo guerra en el cielo. Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. Y el dragón luchó y sus ángeles, y no prevaleció; tampoco se encontró su lugar en el cielo. Y el gran dragón fue expulsado, esa vieja serpiente, llamado el Diablo y Satanás, que engaña al mundo entero: fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él “.
(Apocalipsis 12: 7)

La presencia de este monstruo apocalíptico muestra la originalidad de Bruegel al reunir dos historias bíblicas, una desde el principio de los tiempos y la otra desde el final.

A lo largo de los siglos, las historias de Lucifer y el monstruo apocalíptico se han fusionado.
Esta ambigüedad iconográfica no es una coincidencia ya que, al referirse a estas dos historias, Bruegel muestra la omnipresencia de la lucha entre el Bien y el Mal, y uno de sus componentes esenciales, el Orgullo.

En esta pintura, Bruegel reúne el tiempo y el espacio en una imagen que lo abarca todo.

Blandiendo su espada sobre su cabeza, San Miguel mata al dragón apocalíptico antes de lanzarlo a él y a los ángeles caídos a las profundidades del infierno.

El movimiento retorcido del dragón, con su barriga hacia el cielo y siete cabezas echadas hacia atrás, ya insinúa lo que está por venir.

En el fondo, se derrama una espiral infernal de personas demoníacas.

Capitulo 2
Fuentes de inspiración de Bruegel

1. Referencias a la obra de Hieronymus Bosch
Lucifer y el dragón están acompañados por ángeles rebeldes que, a medida que caen, se transforman en demonios y otros monstruos híbridos con peculiaridades boschescas, como la figura con el sombrero a la derecha del Arcángel Miguel.

El artista también ha dejado numerosas pistas humorísticas en su trabajo.

En particular, en la esquina inferior izquierda, justo encima de la firma de Bruegel.
Aquí podemos ver a un demonio, mitad humano, mitad lagarto, con la cabeza baja para morderse la pantorrilla y mostrando su trasero al espectador, una señal de desprecio.

2. El nuevo mundo y la cultura de los gabinetes de curiosidades
Los enlaces tangibles al Nuevo Mundo abundan en el trabajo de Bruegel.

Las exploraciones del continente americano se hicieron cada vez más frecuentes a lo largo del siglo XVI, y la fauna, la flora y los pueblos indígenas del Nuevo Continente se convirtieron en objeto de observaciones detalladas, registradas y traídas por los primeros exploradores. Se publicaron numerosos cuadernos ilustrados de botánica, zoología e incluso cartografía.

Esta inclinación por el Nuevo Mundo también provocó un aumento significativo en el comercio, por lo que el puerto de Amberes se convertiría en uno de los epicentros. Durante el reinado de Carlos V, las ciudades fueron uno de los centros financieros más importantes para el capitalismo emergente y una economía global incipiente.

El descubrimiento de continentes lejanos y culturas antiguas creó una oleada de nuevos conocimientos.

Numerosas obras de historia natural y series de impresiones que detallan tales descubrimientos y nuevos conocimientos circulaban en la segunda mitad del siglo XVI, lo que demuestra el deseo de crear alguna forma de enciclopedia. La expresión más llamativa de este deseo de catalogar el conocimiento es la aparición de gabinetes de curiosidades. Estos gabinetes proporcionaron un medio para armar estructuras que dieron una clasificación relativa de “los objetos del mundo”.

La mayoría de los coleccionistas de la época distinguían lo creado por el hombre, conocido como artificial, de lo creado por la naturaleza, naturalia.
Esta división binaria de Arte versus Naturaleza, cuyas raíces se encuentran en la filosofía antigua, también se presenta en el lienzo de Bruegel. El artista “llenó” su composición como coleccionista habría llenado un gabinete de curiosidades.

“Naturalia”
Los ángeles caídos de Bruegel están compuestos por diferentes elementos naturales o naturalia (objetos hechos por la naturaleza).

Su apariencia naturalista implica un estudio detallado del mundo visible, como si los hubiera observado en gabinetes de curiosidades. Tomemos, por ejemplo, la figura central, justo debajo del pie derecho de Michael, cuyas alas adornadas con dibujos negros y amarillos son indiscutiblemente las de una mariposa Machaon (Papilio machaon), una especie de mariposa particularmente hermosa que vive en los continentes europeo y americano. Su cabello suave y angelical, su cuerpo evocador dulce en forma de fresa y la exótica cola de flor hacen de este uno de los demonios más seductores de la obra maestra.

No es sorprendente que, como atento observador del mundo que lo rodea, Bruegel haya utilizado otros animales raros del Nuevo Mundo en su Fall of the Rebel Angels.

Los animales exóticos fueron particularmente apreciados por los coleccionistas. Debido a su rareza y desconocimiento, a menudo eran percibidos como monstruosos. Por lo tanto, el armadillo (de la familia Cingulata), con sus clásicas placas óseas y su cola acanalada, se transforma en una pesada armadura metálica a medida que cae más profundamente en las sombras.

El armadillo, que vive solo en el continente americano, fue una verdadera fuente de curiosidad para los contemporáneos de Bruegel. Sin embargo, las impresiones y otras ilustraciones que Bruegel seguramente habría sabido ya estaban haciendo aparecer en Europa a este animal exótico.

La presencia de esta criatura sugiere que Bruegel estaba familiarizado con las descripciones de los primeros exploradores del continente americano.

El hecho de que en este trabajo Bruegel asocie el armadillo a una representación demoníaca es característico de una percepción particular del Nuevo Mundo.

Entre los naturalia, Bruegel también utiliza partes identificables de crustáceos, moluscos y peces, que a veces combina y otras veces reproduce como son, como en el caso del pez globo (Tetraodontiformes de la familia de los tetraodontidos) representado en la esquina superior derecha. esquina de la mano.

Este exótico pez de los océanos Pacífico e Índico es reconocible por sus dientes prominentes, sus espinas y, sobre todo, por el hecho de que llena su abdomen con agua cuando está amenazado. Es comprensible que se encuentre debajo de la espada de uno de los ángeles que luchan junto al Arcángel Miguel.

“Artificialia”
Estas monstruosas criaturas están compuestas no solo de naturalia sino también de artificialia (objetos hechos por el hombre).

La representación detallada muestra el profundo conocimiento del artista sobre este tipo de objeto coleccionable. Equipa a varios ángeles caídos con atributos artificiales como instrumentos científicos o musicales, armas y armaduras, objetos etnográficos e incluso obras de arte.

Uno de ellos, por ejemplo, está equipado con una especie de peto hecho de un reloj de sol. Las dos partes de la armadura están unidas por una correa de cuero.

Este tipo de reloj portátil generalmente estaba hecho de marfil y era muy apreciado por los coleccionistas debido a su preciosa naturaleza. La brújula en el medio, hecha de una aguja y una placa de bronce, está incrustada en el marfil. Indica el tiempo en función de la posición del sol.

Bruegel prestó atención a los detalles hasta pintar las diferentes inscripciones en el reloj de sol en rojo y negro. Los otros círculos representan los signos del zodiaco que a menudo figuran en este tipo de instrumento. Orientado de esta manera, el reloj de sol adquiere un significado muy específico: recuerda la omnipresencia de la lucha entre el Bien y el Mal, haciéndose eco de la fusión de las dos historias, una desde el principio y la otra desde el final de los tiempos. El instrumento además le recuerda al espectador que use su tiempo en la tierra sabiamente.

También se creía que este tipo de reloj de sol era un instrumento de medición capaz de corregir el caos terrenal y mantener a las personas más sincronizadas con la regularidad del universo. Al trasladar el reloj de sol a la parte posterior de este ángel caído, Bruegel parece tratar estas ideas con cierta ironía.

El inventario casi exhaustivo de armas y armaduras detallado aquí por Bruegel le da a su Fall of the Rebel Angels una cualidad única.

Estos artefactos forman una parte importante de las primeras colecciones modernas, en particular en las colecciones reales.

Más allá de la brillante armadura del Arcángel Miguel, la composición está llena de ejemplos, incluidos algunos de la cultura otomana que muestran una vez más el conocimiento preciso del artista sobre este tipo de artefactos.

Entre los artificialia, también es posible distinguir un turbante que adorna la cabeza de uno de los monstruos.

La presencia de tal artículo evoca una referencia al Retrato de un hombre (1433) de Jan Van Eyck (1390-1441), que ahora se celebra en la Galería Nacional de Londres.

En la espalda de un demonio casi desnudo con una cabeza de pelo rojo extravagante apuntando hacia abajo, es posible distinguir algunas plumas rojas y blancas.

Se cree que estas plumas son referencias a la representación de la cultura india americana que comenzó a extenderse por Europa en este momento.

Este detalle se hace eco de la idea que la gente tenía de estos pueblos en ese momento, generalmente viviendo desnudos en chozas y, a veces, incluso con moral caníbal. No es sorprendente entonces que Bruegel haya puesto estas referencias en la parte demoníaca de su composición.

Sobre un fondo celeste celeste, los fieles ángeles aparecen vestidos de blanco. Están armados con espadas o trompetas divinas cuya música tiene como objetivo alentar a los luchadores.

A lo lejos, algunos ángeles ya proclaman la victoria con sus cuernos, lo que sugiere un resultado positivo de la batalla.

Capítulo 3
Hacia una interpretación política

La miríada de cabezas apuntando hacia abajo, las patas en el aire, los pájaros que caen del cielo y los peces voladores, hacen de La caída de los ángeles rebeldes la representación más literal de Bruegel de un mundo en crisis.

Con los ángeles puros que se transforman en una variedad de los monstruos más inimaginables, Bruegel muestra vívidamente las consecuencias infernales de no respetar el orden establecido. Para algunos, este trabajo muestra la atención que Bruegel prestó a la agitación de su período. Incluso se puede considerar que presagia la agitación política y religiosa que amenazaba a los Países Bajos en ese momento.

En ese momento, Margarita de Parma era la regente de los Países Bajos. Fue aconsejada por el poderoso cardenal de Granvelle. La historia recuerda a Granvelle como un político odiado, pero también fue un gran mecenas, presentando artistas en su palacio y un gran coleccionista de artificialia y naturalia, el tipo de entusiasta al que Bruegel se dirigió. Poseía al menos una más de las obras de Bruegel. En 1561, Granvelle fue nombrado Arzobispo de Malines. Esta posición condujo a una lucha de poder con la nobleza local, incluido el joven Guillermo de Orange. Si bien el propio Orange no era un gran coleccionista, había heredado una de las obras del maestro flamenco, que fue objeto de gran envidia: El Jardín de las Delicias de Hieronymus Bosch. Fue una de estas pinturas que Bruegel intentó superar en La caída de los ángeles rebeldes.

En 1562, Orange hizo de su palacio de Bruselas el hogar de la “Liga contra Granvelle”. En cuanto a Granvelle, denunció la creciente desobediencia de Orange al Rey. A partir de una representación teatral organizada ese mismo año, podemos deducir que la población también sintió que las tensiones habían alcanzado su punto máximo. Los retóricos de Bruselas organizaron un concurso sobre el tema “Cómo mantener la paz en estos países”. Diferentes participantes mencionaron la desobediencia de Lucifer como un ejemplo negativo; El orgullo condujo a la discordia y el desorden, que eran una amenaza para la paz. Bruegel estaba familiarizado con la cultura de los retóricos y los coleccionistas de la corte. Por lo tanto, podemos hacer la pregunta de si, al emular a Bosch, particularmente con El jardín de las delicias en Orange ‘

En el trabajo de Bruegel, las representaciones de un mundo conducido al apocalipsis por la locura de los hombres, fueron verdaderamente visionarias ya que, en 1562, los Países Bajos aún no habían visto el verdadero desastre de la guerra.

Con los acontecimientos que seguirían solo cuatro años después con el estallido de la crisis iconoclasta de 1566 y la siguiente rebelión, la advertencia pintada por Bruegel: el orgullo viene antes de una caída, se convirtió en una realidad dolorosa.

Conclusión
Las fuentes de inspiración de Bruegel son un testimonio de su conocimiento preciso y profundo de las creaciones artísticas y del mundo que lo rodea. Integrada en una historia de orgullo, su obra maestra invita al espectador a reflexionar sobre las posibilidades y los peligros de la búsqueda de la humanidad por el conocimiento y las artes, un tema particularmente atractivo para los coleccionistas eruditos de la época, que sin duda ha perdido su impacto a lo largo de los siglos.

Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica
Los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica son un grupo de museos de arte en Bruselas, Bélgica. Incluyen seis museos: el museo Oldmasters, anteriormente llamado “Museo Real de Arte Antiguo”; el museo Magritte; el museo de Wiertz; el museo Meunier; Museo del Fin del Siglo; El Museo de Arte Moderno.

Los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica conservan la colección de artes visuales más importante de Bélgica. A través de pinturas, esculturas o dibujos, las 20,000 obras y los seis museos ilustran nuestra historia, del siglo XV al XXI. Los museos Old Masters, Magritte, Fin-de-Siècle, Modern (selección), así como los estudios en casa de Wiertz y Meunier constituyen un patrimonio cultural único que también explora el futuro, funcionando como una plataforma para la reflexión social sobre la construcción de nuestro identidades contemporáneas

Tags: