Bienal de Arte de São Paulo 2018

La Bienal de Arte de São Paulo se fundó en 1951 y se celebra cada dos años desde entonces. Es la segunda bienal de arte más antigua del mundo después de la Bienal de Venecia (que existe desde 1895), que sirve como su modelo a seguir.

Creada en 1962, la Fundação Bienal de São Paulo está ubicada en un pabellón diseñado por Oscar Niemeyer, muy emblemático de la arquitectura moderna brasileña. El pabellón fue creado para el cuarto centenario de São Paulo, que se celebró en 1954 con la construcción del Parque Ibirapuera y sus edificios.

La institución comenzó a organizar las exposiciones de la Bienal de São Paulo desde su séptima edición, anteriormente una actividad concebida y dirigida por el Museo de Arte Moderno de São Paulo (MAM-SP). Con la misión principal de presentar y discutir el arte contemporáneo a través de sus eventos, la Fundación se ha convertido en una de las instituciones internacionales más influyentes que promueven el arte contemporáneo, y su impacto en las artes visuales en Brasil es totalmente reconocido. Desde su primera edición, en 1951, la Bienal de São Paulo ha presentado 67,000 obras de arte de 14,000 artistas de 160 países. Hasta su 31ª edición, las bienales han atraído a unos 8 millones de visitantes.

Programada para 2018, la 33a Bienal tiene a Gabriel Pérez-Barreiro como curador general. La española es la directora y curadora principal de la Colección Patricia Phelps de Cisneros, con oficinas en Nueva York y Caracas. Tiene un doctorado en historia del arte y teoría de la Universidad de Essex (Reino Unido) y una maestría en historia del arte y estudios latinoamericanos de la Universidad de Aberdeen, también ubicada en el Reino Unido.

Del 7 de septiembre al 9 de diciembre de 2018, la 33ª Bienal de São Paulo – Afinidades afectivas privilegiará la experiencia individual del espectador en la apreciación de las obras, en detrimento de un tema que favorecería una comprensión preestablecida. El título hace referencia a la novela de las afinidades electivas Johann Wolfgang von Goethe (1809) ya la tesis “De la naturaleza afectiva de la forma en la obra de arte” (1949), de Mário Pedrosa. En este contexto, la 33a Bienal de São Paulo estará compuesta por siete exposiciones colectivas concebidas por los curadores: Alejandro Cesarco (Montevideo, Uruguay, 1975); Antonio Ballester Moreno (Madrid, España, 1977); Claudia Fontes (Buenos Aires, Argentina, 1964); Mamma Andersson (Luleå, Suecia, 1962); Sofia Borges (Ribeirão Preto, Brasil, 1984); Waltercio Caldas (Río de Janeiro, Brasil, 1946) y Wura-Natasha Ogunji (St. Louis, EE. UU., 1970).

Además de las exposiciones colectivas, la curaduría general incluye proyectos comisionados de ocho artistas (Alejandro Corujeira, Bruno Moreschi, Denise Milan, Luiza Crosman, Maria Laet, Nelson Felix, Tamar Guimarães, Vânia Mignone), una serie icónica de Siron Franco y homenajes. A tres artistas fallecidos: el guatemalteco Aníbal López, el paraguayo Feliciano Centurión y la brasileña Lucía Nogueira.

La 33ª Bienal de São Paulo propuso un cambio en lo que él llamó el sistema operativo de la Bienal. El resultado fueron muestras colectivas en las que se presentaron las obras de estos artistas-curadores junto con las obras de otros artistas con quienes tienen afinidades o quienes las influencian. Pérez-Barreiro también seleccionó a otros doce artistas para los cuales se organizaron exposiciones individuales. Entre ellos, tres homenajeados, ya fallecidos y desconocidos para el público en general: la brasileña Lucia Nogueira, el paraguayo Feliciano Centurión y el guatemalteco Aníbal López. Con una expografía fluida y espacios de descanso, el programa también se centró en el tema de la economía de la atención, que se ha vuelto difusa en la era digital y de los medios sociales.

“Con este modelo, espero mostrar cómo los artistas construyen sus propios linajes y sistemas para comprender su propia práctica en relación con los demás, al tiempo que permiten que los temas y las relaciones surjan orgánicamente del proceso de exhibición, en lugar de comenzar con una conjunto de cuestiones predeterminadas. Esta elección también refleja el deseo de reevaluar la tradición de los artistas como curadores, que es una parte central de la historia del arte moderno y contemporáneo, y también de particular relevancia en Brasil, donde los artistas han organizado durante mucho tiempo sus propias plataformas discursivas “.

“Tal vez no haya un campo que evidencie mejor los cambios provocados por la propuesta curatorial de la 33ª Bienal que la del programa educativo, que articula a todos los equipos de la Fundação, la curaduría y las consultorías especializadas. En esta edición, se realizaron investigaciones sobre teorías y prácticas de atención, de escucha, de lo que hay en términos de común y de afecto en el contacto con el arte. La publicación educativa Invitación a la atención se apartó del enfoque habitual en el espacio institucional de la escuela y propuso un conjunto de ejercicios que invitan a las personas a experimentar y compartir prácticas sostenidas y autorreflexivas de atención centradas en objetos de arte en diversos contextos. A lo largo de 2018, un programa público de acciones ha promovido diferentes formatos para experimentar esta propuesta ”.

“Pérez-Barreiro justifica su elección con una frase atribuida al crítico Mário Pedrosa:” En tiempos de crisis, defiende a los artistas “. O funciona. Y sobre todo, dales la oportunidad de revelar lo que aún no tiene nombre, no ha pasado por tu cabeza o no corresponde a lo que esperabas o al consenso y los discursos con los que estás acostumbrado. Esto puede dar lugar a la impresión de anacronismo, remontándose a un tiempo anterior a la hegemonía de los proyectos curatoriales. En este sentido, el texto ejemplar de Waltercio Caldas en la apertura del espacio que concibió con sus obras y de los artistas que conforman sus afinidades electivas (o afectivas, como las fronteras maleables que busca esta Bienal): “Siempre es bueno recordar “Las verdaderas obras de arte son ajenas a cualquier discurso que las distorsione, y son lo suficientemente elocuentes como para desautorizar las interpretaciones oportunistas”.

Tags: