Museo del Carmen, Ciudad de México, México

El Museo El Carmen está ubicado en el sur de la Ciudad de México y está dedicado a la historia de la vida cotidiana de la orden de los Carmelitas Descalzos, así como a albergar una galería de arte novohispano con obras destacadas de Cristóbal de Villalpando y Miguel Cabrera, entre otros.

El museo contiene una gran colección de arte religioso colonial mexicano que incluye pinturas de Miguel Cabrera, así como muebles originales del monasterio, y una colección relacionada con la historia del monasterio y que relata la vida de los carmelitas.

Historia
En 1595 surgió la necesidad de establecer una escuela religiosa para preparar a los frailes carmelitas, por lo que en 1601 se hizo un primer intento en la Ciudad de México, un hecho que se vio frustrado por varias circunstancias. Lo mismo sucedió con los siguientes intentos, incluso cuando fue enviado a Valladolid (que ahora es Morelia) en 1605. Pero esta nueva ubicación de la escuela no era adecuada para el resto de la provincia, porque había otras dos fundaciones en Celaya y en Las montañas de Santa Fe.

Incluso la fundación del Desierto Sagrado en las montañas de Cuajimalpa, un sitio que popularmente conocemos como Desierto de los Leones, tuvo mejor suerte. Con los años proliferarían las casas carmelitas: Querétaro, Salvatierra, Tacuba, Toluca, Oaxaca, San Luis Potosí, Tehuacán y la transferencia del Desierto Sagrado de Cuajimalpa a las afueras de Tenancingo son ejemplos del surgimiento de los carmelitas en el virreinato. En 1597, el jefe indígena de Coyoacán, Don Felipe de Guzmán Itzolinque, Andrés de Mondragón y Elvira Gutiérrez donaron tierras a los Carmelitas de México en los barrios Coyoacanenses de Tenanitla y Chimalistac, a pocos kilómetros al sur de la ciudad capital. Por lo tanto, los religiosos tenían amplios terrenos para establecer una nueva escuela y casa. La fundación definitiva de la escuela carmelita dedicada a San Ángel tuvo lugar en 1613. Para la construcción de la escuela llamaron al hermano Fray Andrés de San Miguel, quien tuvo la experiencia para diseñar y dirigir el nuevo trabajo, que comenzó el 29 de junio de 1615 con La colocación de la primera piedra.

El 29 de junio de 1615, los Carmelitas descalzos colocaron la primera piedra de la escuela San Angelo Mártir, en la tierra de una comunidad llamada Tenanitla, con un clima privilegiado y rico en bosques, ríos y buenas tierras de cultivo. La ciudad pronto cambió su nombre a San Ángel debido al impacto que tuvo la escuela en su consolidación económica y social.

La escuela fue construida por Fray Andrés de San Miguel, un personaje ilustre de la orden carmelita, heredera de la reforma de Santa Teresa de Jesús que debía dar vida a los carmelitas «descalzos», una división de la orden que buscaba recuperar la austeridad. y la devoción de los ermitaños que habitaban el Monte Carmelo, en Palestina, hace siglos.

En 1617, la escuela estaba tan avanzada que era posible transferir estudiantes y continuar su curso en el nuevo edificio, que era tan espacioso y bien acondicionado que en 1618 se convirtió en la sede de las reuniones de tres años de las autoridades de la provincia. , conocido como capítulo provincial. El templo anexo al convento se construyó entre 1624 y 1626, y en 1628 se terminaron las obras principales de la construcción, aunque continuaron los trabajos en la cerca que limitaba el enorme huerto y en las ermitas, puentes y obras hidráulicas y agrícolas que eran indispensables para él. El jardín, que estaba cercado alrededor de su perímetro, se extendía hacia el lado este de la escuela, ocupando gran parte de la actual colonia Chimalistac, y se usaba para plantar árboles frutales, lo que eventualmente proporcionó a la escuela ingresos suficientes para subsistir y ayudar a otras fundaciones en la provincia, ganando con esta fama y prestigio.

Tanto las peras, las manzanas y las peronas, como las numerosas flores y vegetales que se plantaron allí, regadas por las aguas del río Magdalena, hicieron de San Ángel acreedor de una merecida reputación de un lugar agradable y saludable, típico de el verano. Las celebraciones que hasta la fecha se llevan a cabo en este barrio de la ciudad, encuentran sus raíces en ese trabajo de los carmelitas. El crecimiento económico benefició a los habitantes del pueblo, quienes reemplazaron el nombre de San Jacinto Tenanitla por el de San Ángel. En 1634, el nombre oficial de la escuela se cambió por el de la Sra. De Santa Ana. El cambio de nombre se dio oficialmente, pero en la vida cotidiana y entre las ciudades todavía se llamaba con su antiguo nombre de San Ángel.

El Sanangelino College fue escenario de algunos problemas, como la llamada Guerra de Patentes entre los religiosos, la disputa con el ayuntamiento por el pago de los diezmos sobre los ingresos del jardín y el estallido de la Guerra de la Independencia. Desde el siglo XIX, la orden de los carmelitas sufría una serie de catástrofes, ya que el decreto de expulsión de los españoles de 1828 afectó significativamente a la orden carmelita, y dado que la mayoría de sus miembros eran de origen español, la escuela quedó tan despoblada que un presidente tuvo que ser nombrado en lugar de un rector. En 1833 con las disposiciones liberales de Valentín Gómez Farías se redujeron los ingresos de la escuela. Entre 1847 y 1848, la ocupación de San Ángel por las tropas norteamericanas causó la destrucción de partes del edificio, el saqueo de muchos de sus bienes y la tala y quema de árboles en el jardín.

En 1856, Rafael del Sagrado Corazón, el entonces rector, vio la necesidad de dividir y vender parte del jardín antes del ataque liberal. La aplicación de las leyes de reforma con la exclamación de las órdenes religiosas y la nacionalización de los activos del clero entró en vigor en San Ángel en enero de 1858, después del triunfo de las tropas liberales sobre los conservadores en la Guerra de Reforma. El jardín fue enajenado, el templo escapó de ser demolido y la escuela fue disputada entre los municipios de México y San Ángel.

La escuela era solo para niños; Tenía hasta 51 estudiantes que estudiaban teología escolástica y una famosa biblioteca compuesta por más de 12 mil volúmenes. Después de la Reforma, en 1858, la escuela se cerró y la custodia del recinto pasó al ayuntamiento. La tierra y el edificio en sí, en su mayor parte, se vendieron a particulares. La sección que retuvo el municipio fue utilizada como prisión, cuartel y otras funciones menores.

En 1874, Manuel Payno consiguió que la escuela de San Ángel fuera entregada al ayuntamiento de San Ángel. Sin embargo, porciones importantes del edificio se vendieron a un particular en 1891 después de la destrucción de otros, como resultado de la extensión del Ferrocarril del Valle a Tizapán. Finalmente, la parte central de la escuela fue entregada al Ministerio de Educación Pública en 1921. En 1929 nació el Museo del Carmen, luego de que la opinión pública se enfocara en esta ciudad durante el juicio de los asesinos de Álvaro Obregón. En 1939, cuando surgió el Instituto Nacional de Antropología e Historia, esa parte de la propiedad fue entregada bajo custodia, como se ha mantenido hasta la fecha.

Actualmente el Museo del Carmen ha abierto espacios que estaban en desuso para poder exhibir una de las galerías de arte colonial más importantes de México, teniendo como exposición permanente «El silencio de los carmelitas» que muestra la historia del pedido desde sus orígenes, sus fundadores y sus reformadores, todos con pinturas, esculturas, documentos, muebles y muchos otros elementos.

Colección
La exposición permanente del museo gira en torno a las 80 piezas principales de la colección artística, seleccionadas con motivo del 80 aniversario del museo (fundado en 1929) entre las que encontramos pinturas, esculturas, retablos, relicarios, pintura mural y valiosos elementos arquitectónicos. espacios del antiguo Colegio Carmelita Descalzo, construido a principios del siglo XVII por el arquitecto y fraile lego Carmelita, fray Andrés de San Miguel. La colección del museo incluye obras de los artistas novohispanos Luis Juárez, Juan Correa, Cristóbal de Villalpando, Juan Becerra, Miguel Cabrera, entre otros.

Durante las excavaciones llevadas a cabo por soldados zapatistas en busca de los tesoros de los frailes, se encontraron naturalmente varios cuerpos momificados, de los miembros de la Orden y los benefactores del convento, que todavía se exhiben en las famosas criptas.

Otras exposiciones llaman la atención del visitante sobre el Museo del Carmen: las 50 figuras de cera, casi en miniatura, realizadas con asombroso realismo por la escultora mexicana Carmen Carrillo de Antúnez, de músicos y bailarines de diversas danzas tradicionales de nuestro país, como la Danza de la pluma, la danza de los viejos, la danza de los paraguas, etc. Y la exposición de la fotografía antigua «San Ángel: Afanes de la memoria», con imágenes que muestran la evolución drástica del paisaje de la antigua ciudad rural de San Ángel, desde finales del siglo XIX, hasta convertirse en uno de los barrios fundamentales de la Ciudad de México, en los años 50 del siglo pasado. Una de las mayores atracciones de este museo es la exposición de varios cuerpos momificados.

Salas de exposición

Portal de acceso
En el antiguo Colegio San Mártir Mártir encontramos un ejemplo de arquitectura carmelita en la Nueva España. Al ser una de las órdenes religiosas con los preceptos más estrictos, era esencial preservar las reglas de cierre. A los frailes se les prohibió abandonar la escuela y tuvieron que dedicarse a la oración constante. El portal de acceso, también conocido como el portal de peregrinos, era la línea que dividía la vida espiritual de lo terrenal. También sirvió como un lugar de bienvenida para los peregrinos que vinieron a conmemorar alguna fecha sagrada. El portal de acceso del antiguo Colegio de San Angelo, tiene una pintura mural en la parte superior que cuenta los episodios fundamentales de la orden carmelita. Este mural realizado en óleo, una técnica muy rara en la pintura de Novohispana, muestra al profeta Elijah, mítico fundador de la orden, y a Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, reformadores de la misma. En una imagen, el mural logra capturar el origen y el desarrollo del orden carmelita. Este mural esconde una factura grisácea de una factura anterior que representa a Cristo crucificado, de los cuales solo hay unos pocos vestigios que aparecieron con el tiempo.

Habitación introductoria
La sala de presentación se divide en siete núcleos, lo que ayudará al visitante a tener una visión más amplia de lo que protege el museo: el material y el patrimonio intangible.

Claustro
La palabra claustro proviene del latín claudere, que significa «cerca». Como muestra de la austeridad profesada por los miembros de la doctrina carmelita, sus conventos solo tenían claustros inferiores, es decir, con los pasillos descubiertos en el piso superior. Alrededor de este patio central, se distribuyeron las celdas y oficinas del convento – escuela. El lugar tiene veinte arcos de medio punto, corredores abovedados y cuatro nichos en sus esquinas, que seguramente custodiaban imágenes religiosas.

Este espacio fue uno de los primeros en construirse y se caracteriza por la armonía de formas y proporciones de los elementos arquitectónicos. Tanto los pasillos como el patio descubierto estaban pavimentados con ladrillos, similares a los pisos del piso superior. La fuente cubierta con azulejos azules y blancos se colocó, seguramente, en el siglo XVIII para motivar la contemplación y la meditación. Las paredes del claustro estaban decoradas con pintura mural.

Sacristía
En las iglesias cristianas, la sacristía es el lugar donde los sacerdotes se preparan para la liturgia. También es el espacio donde se almacenan los objetos reservados para la masa, como ropa, adornos, vasos sagrados y otros bienes. En la antigua escuela de San Ángel, hoy Museo El Carmen, se conserva la sacristía de la orden carmelita que habitó este antiguo sitio desde el siglo XVII. El espacio, conservado casi por completo después de su remodelación en el último tercio del siglo mencionado, se caracteriza por sus ricos techos artesonados de oro y policromos, de influencias mudéjares y manieristas, y por sus muebles sobrios. La sacristía también tiene cinco lienzos de Cristóbal de Villalpando, firmados por el artista, que embellecen sus paredes.

Siendo el lugar donde los sacerdotes se preparaban para la liturgia, podemos encontrar armarios, que se utilizaron para guardar cálices, ropa y otros objetos, un vestidor con atributos marianos tallados en las puertas y un pequeño fregadero. El recinto también alberga una magnífica cómoda con incrustaciones de madera que enmarca los lienzos de Villalpando. Este políptico exalta los valores de penitencia característicos de los carmelitas. Las escenas de la Pasión se entremezclan con las imágenes de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, los reformadores de ese orden. Estas composiciones pictóricas muestran cómo es posible la reconciliación con la divinidad a través del aislamiento, el dolor y el sufrimiento. Las obras citadas se ubican en la tradición barroca mexicana y tienen un carácter místico.

Capilla Mortuoria
Los frailes carmelitas eligieron la parte más alta de la tierra que habían recibido como donación para construir su escuela de convento. El arquitecto a cargo de las obras, Fray Andrés de San Miguel, aprovechó las empinadas laderas del terreno y construyó una capilla mortuoria en 1624, antes de que se erigiera la iglesia, lo que explica por qué el presbiterio se encuentra por encima de la capilla mortuoria. Este espacio estaba destinado a albergar las criptas donde estaban enterrados los frailes y benefactores de la escuela; También se celebraron misas del cuerpo actual y ritos funerarios.

Dos barcos conforman el piso de la capilla mortuoria. El primero tiene una decoración exuberante: sus paredes están cubiertas de azulejos y tiene varios altares y pinturas murales. En este barco fueron enterrados, como ya se mencionó, donantes y frailes escolares. Mientras que el primero adquirió tumbas a perpetuidad, los restos de los religiosos descansaron durante siete años en la cripta y, después de este tiempo, los huesos fueron extraídos y llevados al osario. En este espacio se encuentra la cripta principal dedicada al Capitán Juan de Ortega y Baldivia, cuyo escudo de armas policromado del siglo XVII se conserva.

La cripta mortuoria conserva su ornamentación original, aunque fue víctima de numerosos saqueos a principios del siglo XX. Los altares, por ejemplo, fueron despojados de sus objetos originales, aunque actualmente albergan pinturas y esculturas. En la sala central se encuentra el altar principal que es el único que conserva su retablo original, que enmarca la pintura de Cristo adjunta a la columna. Esta composición se atribuye al artista vasco Baltasar Echave Orio, uno de los grandes pintores novohispanos. Finalmente, las famosas once momias, únicas en la Ciudad de México, que fueron descubiertas por soldados zapatistas durante la Revolución Mexicana, se muestran en el barco contiguo.

Capilla Domestica
Según las reformas llevadas a cabo por Santa Teresa, la construcción de una capilla doméstica era necesaria para que los frailes carmelitas pudieran realizar sus actos litúrgicos sin abandonar el cierre. Esta orden religiosa se caracterizó por defender una vida ascética y contemplativa donde el retiro y la penitencia constante eran fundamentales. Siguiendo estos principios, construyeron una antigua capilla donde los frailes realizaron sus actos litúrgicos en el antiguo Colegio de San Ángelo Mártir, hoy el Museo de El Carmen, sin abandonar su retirada. Construida en el siglo XVII, la capilla alberga el único retablo barroco salomónico del convento. Desde la puerta de acceso a la sacristía, tallada en cedro rojo y madera de ébano, se puede ver el contraste entre la suntuosidad y la belleza del lugar y la austeridad de las celdas. Cinco oculos octogonales permiten que la luz entre en la habitación y las paredes están decoradas con pinturas murales. La estructura del retablo está compuesta por dos cuerpos, secciones horizontales separadas por molduras, y tres calles, secciones verticales separadas por pilastras o columnas.

Habitación de gran formato
La orden carmelita se ha caracterizado no solo por su ascetismo y renuncia, sino también por el alto nivel intelectual de sus frailes, que se han dedicado fervientemente a la lectura y escritura de sermones y epistolarios. Ejemplos claros de este gusto por las letras son los dos reformadores principales de la orden: Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Ambos dejaron por escrito el testimonio de su infinito amor por Dios y buscaron, a través de la palabra, reformar los preceptos de los carmelitas.

La estrecha relación que tuvo esta orden religiosa con las letras también es tangible en los fundamentos que llevó a cabo en Nueva España, donde promovió el estudio y la escritura en sus conventos, escuelas y desiertos. En el caso específico del antiguo Colegio San Mártir Mártir, hay evidencia de la entrega de los religiosos a la palabra escrita principalmente por su biblioteca que, en tiempos de mayor esplendor del Colegio, albergaba aproximadamente doce mil volúmenes, siendo uno de los mejor equipados del tiempo. Después de la exclamación descalza, la biblioteca fue saqueada, perdiendo su valiosa colección que fue vendida a particulares. Por varios testimonios, sabemos que esta biblioteca protegió importantes obras de teología y literatura clásica e histórica, incluidos los manuscritos de Fray Andrés de San Miguel, así como otros autores carmelitas.

Tags: