Museo Nacional de Intervenciones, Ciudad de México, México.

El Museo Nacional de Intervenciones está ubicado en el antiguo Monasterio de San Diego Churubusco, que fue construido sobre un santuario azteca. El museo está dividido en dos secciones. La planta baja está dedicada a la historia del sitio como un monasterio, y las habitaciones de arriba están dedicadas a artefactos relacionados con los diversos conflictos militares que han tenido lugar en suelo mexicano y cómo estos han dado forma a la moderna república mexicana. El museo está ubicado en la Calle 20 de Agosto, una cuadra al este de la División del Norte, siguiendo la Calle Xicoténcatl, en Churubusco. Es uno de los cinco museos que opera directamente el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El Museo está justo en una de las etapas donde se libró una de las batallas más importantes contra el ejército de EE. UU. En 1847, la Batalla de Churubusco, de ahí que el tema responda para explicar las formas de resistencia mexicana contra las intervenciones extranjeras, así como las implicaciones que tuvo el expansionismo estadounidense en el naciente México.

En cuanto a la colección que protege el museo, puede clasificarse en varios elementos, uno de ellos responde más a las características del museo del sitio e incluye objetos, ropa y pinturas que reflejan la vida conventual del lugar, así como esas piezas. y vestigios arqueológicos que se han estado recuperando a través de los múltiples rescates liderados por el INAH en la localidad; en otra área, que respondería más al objetivo central de la fundación de este museo, es decir, las diferentes intervenciones armadas vividas por México y cuya experiencia generaron y definieron los principios básicos de su política exterior: no intervención y autocontrol -determinación de los pueblos, hay litografías, banderas, armas, muebles y accesorios tanto civiles como militares de la época,

Un tercer elemento incluye objetos y pintura de caballete que corresponden a la era virreinal y que tienen un carácter civil y religioso. Finalmente, debe tenerse en cuenta que el museo también protege un Archivo Histórico modesto pero interesante que tiene poco más de mil documentos que incluyen documentos religiosos como el lavado de sangre y algunas bulas papales, que constituyen un importante testimonio de vida conventual, incluso algunos documentos que Revelar detalles de las batallas y experiencias de guerra vividas por sujetos históricos durante el período de independencia.

Historia
El edificio que ahora alberga este museo es un recinto de gran importancia histórica, ya que la batalla de Churubusco se libró el 20 de agosto de 1847, durante la cual los invasores estadounidenses derrotaron al general Pedro María Anaya, los batallones de voluntarios de la Ciudad de México y los valientes. Irlandeses del Batallón San Patricio, que adoptó la causa de México en esa guerra desigual. Después de la derrota del ejército mexicano, muchos de los miembros del batallón de San Patricio fueron capturados y ejecutados. En homenaje a los mártires irlandeses, una de las calles adyacentes al Museo fue bautizada bajo el nombre de Mártires irlandeses.

El monasterio
El edificio tiene una historia previa, se habría construido para albergar a los frailes que llegaron a Nueva España. Anteriormente, el área estaba ocupada por el señorío de Huitzilopochco, lugar de Huitzilopochtli o en la casa de Huitzilopochtli, nombre que a su vez significa colibrí zurdo; Este pueblo subsistió gracias a los recursos que ofrece el lago (sal, caza y pesca), así como a la práctica de la agricultura con la técnica de chinampa.

Dada su ubicación geográfica en la cuenca, ocupó una posición estratégica durante el dominio mexicano, especialmente en términos de intercambio comercial, ya que articuló tanto el comercio local dentro de la cuenca de México como el intercambio de larga distancia que llevó a cabo el Pochtecas o comerciantes a través del gran mercado que albergaba en Pochtlán, uno de los doce barrios que conformaban la mansión y que, al parecer, era donde se encuentra hoy el antiguo Convento de Churubusco.

Antes de la conquista española de México, la tierra pertenecía originalmente a un señor azteca y era el sitio de un santuario piramidal al dios Huitzilopochtli. Este santuario fue finalmente destruido por los frailes franciscanos bajo Pedro del Monte. Cristianizaron el sitio usando las piedras y los cimientos del santuario para construir una pequeña iglesia y una casa para ellos. La estructura actual fue construida para reemplazar la casa y la iglesia más pequeñas cerca de finales del siglo XVII. Diego del Castillo y su esposa, Elena de la Cruz patrocinaron la construcción que se completó con el arquitecto Cristobál Medina Vargas. El trabajo se completó en 1678 y se diseñó para albergar a treinta monjes. Los restos aztecas quedaron olvidados hasta que trabajos de excavación a fines del siglo XX descubrieron los cimientos de la pirámide, las esculturas nahuas y los restos humanos. Algunos de estos se exhiben en el museo.

Con la introducción de la Iglesia Católica, en 1524, se construyó una ermita rústica para recibir a los primeros frailes franciscanos que llegaron a Nueva España. Posteriormente, por orden del primer obispo, Fray Juan de Zumárraga, se construyó el primer templo que sirvió como sala, noviciado y escuela para misioneros destinados a evangelizar Filipinas y Japón con los restos de los edificios prehispánicos. Después de varias renovaciones, en 1592 se fundó el primer convento de San Mateo Apóstol bajo la invocación de Santa María de los Ángeles y en 1679, con donaciones de Don Diego del Castillo, un comerciante de plata, y su esposa Doña Elena de la Cruz, la El convento que podemos contemplar hoy fue reconstruido. Entre 1733 y 1797 el edificio fue modificado y ampliado.

El monasterio fue fundado con el nombre completo de «Nuestra Señora de los Ángeles de Churubusco» (Nuestra Señora de los Ángeles de Churubusco), el nombre del pueblo. Fue fundada por la orden Dieguina (de San Diego de Alcalá) de frailes franciscanos. Estos monjes llegaron a México para establecer una estación de paso para los evangelistas que se dirigían a Asia, principalmente a Filipinas. Este monasterio fue uno de varios dedicados a preparar sacerdotes y monjes para misiones en Asia.

La iglesia asociada con el monasterio aún mantiene su función original, pero el resto del complejo hoy es un museo con dos enfoques. El primer piso está dedicado a la historia y la vida cotidiana de la orden franciscana Deiguina, que ocupó el sitio durante más de 300 años. El piso superior está dedicado a recordar los diversos conflictos militares que han tenido lugar en territorio mexicano.

Las habitaciones de la planta baja, como la cocina, el refectorio, el vestíbulo de la sacristía, la entrada del peregrino y las zonas ajardinadas del exterior han sido restauradas a su aspecto original. La cocina se recreó en 2002, y el refectorio, el área de baño y el vestíbulo se restauraron en 2005. Además, se han conservado otros artefactos y espacios, como las excavaciones de los cimientos del monasterio y sus predecesores prehispánicos, pero no están disponibles para el público.

La mayoría de las habitaciones conservadas de la planta baja están relacionadas con la alimentación y otras necesidades de los monjes, como la cocina, el comedor y el área de baño y, en general, no estaban abiertas al público. El claustro inferior, el vestíbulo de la sacristía y los portales eran espacios públicos. También hay una fuente dentro del patio principal que proporciona agua para los monjes y la comunidad circundante. El jardín principal contenía un huerto que producía frutas y otros alimentos para el consumo de los habitantes del monasterio. El «patio menor» al costado del complejo es donde los monjes pueden conversar con los que visitan las instalaciones.

La planta baja también contiene una colección de pinturas y esculturas de los siglos XVII al XIX. La Sala de la Colección Churubusco está dedicada principalmente a pinturas de la época colonial de Juan Correa, Cristóbal de Villalpando, Nicolás Rodríguez Juárez y otros. La colección también incluye algunas esculturas y trabajos en madera, que generalmente representan ángeles, santos y la Virgen María. En la escalera principal, hay una serie de grandes pinturas al óleo. Dos de las piezas tienen escenas de la vida de San Francisco de Asís, llamadas «El tránsito de San Francisco» y «San Francisco como el Profeta Elías» (San Francisco de Asís como el profeta Elías). ) Hay otra pintura aquí llamada «La Elevación de San Juan Nepomuceno» (La Elevación de San Juan Nepomuk).

El piso superior y el claustro era donde los monjes dormían, estudiaban y rezaban y no estaba abierto al público. Estas áreas no se han restaurado a su aspecto original, sino que se han convertido en un museo militar, lo que refleja la historia posterior del sitio.

La batalla de churubusco
El ejército mexicano dislocó a los monjes que vivían aquí durante la guerra mexicano-estadounidense para defender a la Ciudad de México del ejército invasor de los EE. UU. Los mexicanos fortificaron el edificio, que incluyó la construcción del parapeto. En ese momento, el complejo estaba muy lejos de los límites de la ciudad.

Fue hasta 1847, cuando, por órdenes del gobierno mexicano, los frailes fueron desalojados para tomar el edificio como un punto de resistencia contra la invasión estadounidense, donde se llevó a cabo la mencionada batalla de Churubusco. El 20 de agosto de 1847, se libró la Batalla de Churubusco. Cuando los mexicanos se quedaron sin municiones, la batalla se convirtió en una lucha cuerpo a cuerpo. Cuando los mexicanos fueron derrotados, el general estadounidense David Twiggs le pidió al general Pedro María de Anaya que entregara sus municiones. La respuesta reportada de Anaya es «Si hubiera alguna, no estarías aquí». Este es también el sitio donde el Batallón de San Patricio, un regimiento irlandés originalmente alineó a los Estados Unidos, cambió de bando y luchó con los mexicanos para defender la Ciudad de México. Una placa que los honra se coloca en la entrada principal.

Cuando las tropas invasoras se retiraron del país, a mediados de 1848, los frailes y sus habitantes cercanos se dedicaron a reparar el edificio. Antes de la aplicación de las leyes de reforma, en 1861, los frailes dieguinos estaban enclaustrados en el convento de Churubusco.

En 1869, el presidente Benito Juárez declaró el sitio un monumento nacional en honor de la batalla, que se reafirmó en 1933. Sin embargo, esto no lo convirtió en un museo. De 1876 a 1914, sirvió como hospital militar, especializado en enfermedades contagiosas.

El presidente Venustiano Carranza inauguró el 20 de agosto de 1919 el Museo Histórico de Churubusco, enriquecido con las colecciones y piezas donadas por la Escuela Nacional de Bellas Artes y la Capilla de La Piedad; También funcionó como un espacio educativo, donde fue la Escuela Primaria Heroes de Churubusco y, más tarde, la Escuela de Pintura al Aire Libre, que actuó de 1924 a 1928. El 9 de febrero de 1933, Narciso Bassols, secretario de educación pública, lo declaró Monumento Histórico . En 1965 se instalaron el Museo del Transporte, el Departamento de Restauración del Patrimonio Cultural y el Centro Regional Latinoamericano de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

En la década de 1920, era una escuela de arte, y de 1920 a 1960 fue un depósito. En las décadas de 1960 y 1970, este edificio se conocía extraoficialmente como el Museo del Transporte, ya que allí se almacenaba una gran cantidad de vehículos antiguos. Esta colección fue finalmente enviada a Zacatecas en 1985.

La idea del Museo Nacional de las Intervenciones surgió en 1980 con el objetivo de unificar la colección de artefactos y documentos relacionados con los diversos conflictos militares en suelo mexicano, la mayoría de los cuales involucran intervención extranjera. El edificio fue elegido como el sitio de este museo debido a su papel durante la Guerra México-Americana entre 1846 y 1848. Las paredes exteriores aún contienen marcas de las balas y cañones del ejército de los EE. UU., Especialmente cerca de la entrada principal. El decreto presidencial fue emitido el 13 de septiembre de 1981, declarando el propósito del museo como «explicar las diferentes intervenciones armadas experimentadas por México, de las cuales ha derivado sus principios básicos de su política exterior: la no intervención y la autodeterminación de los pueblos». La plaza contigua contiene un monumento al general Anaya, quien encabezó el ejército mexicano durante la batalla de Churubusco con 1.300 mexicanos contra 6.000 tropas estadounidenses.

El Museo
Además del cañón, los monumentos conmemorativos y las placas colocadas fuera de la entrada principal del monasterio en honor a la Batalla de Churubusco, el segundo piso del edificio en sí está dedicado a la Guerra México-Americana y a otros conflictos en suelo mexicano entre 1825 y 1916. Este período en la historia mexicana se caracteriza por una intervención casi constante por parte de los gobiernos de los Estados Unidos, España y Francia en los asuntos internos de México, que van desde la intriga política, las maniobras diplomáticas y la invasión armada para afirmar el control de todo o parte del territorio de México.

Los conflictos militares se representan aquí en orden cronológico, desde la Guerra de Independencia de México hasta principios del siglo XX. Su colección incluye litografías, banderas militares, armas, muebles, dibujos, pinturas, fotografías, mapas, documentos y armas como cañones, rifles, pistolas, balas, espadas y machetes. Hay textiles como banderas y uniformes con insignias y medallas. La mayoría son originales pero algunas son reproducciones.

El museo se extiende por diez salas con la intención de explicar los procesos históricos de cada uno de los conflictos militares. Comienza con una sala de presentación en la parte superior de las escaleras, que se dedica a mostrar las formas de lucha adoptadas en México y el desarrollo del expansionismo estadounidense.

En 2006, se abrió una sala de usos múltiples llamada «Gastón García Cantú» y la Biblioteca El Catalejo. Este último ofrece a los visitantes acceso a libros, videos, grabaciones de sonido y otros recursos relacionados con la historia de México.

Todavía en las etapas de planificación hay exhibiciones que retratarán las intervenciones del gobierno mexicano y las eventuales conquistas de los pueblos indígenas dentro de su territorio, incluido el Apache.

Salas de exposición
Como museo de sitio, el Museo Nacional de Intervenciones asigna su planta baja para ilustrar las actividades que formaron parte de la vida del convento, para esto hay dos salas cuya intención es recrear la operación de dos espacios que protagonizaron la vida en ese momento: La cocina y el refectorio.

En cuanto a su funcionamiento como museo nacional cuyo objetivo es explicar las intervenciones militares a las que estuvo sometido nuestro país durante los siglos XIX y XX, el Museo asigna su último piso a la narración de tales eventos históricos organizados de la siguiente manera:

Sala de introducción
Esta sala muestra la situación geográfica de los territorios a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Brevemente, se presenta el origen de la política expansionista de los Estados Unidos, que se basó en la ideología de Thomas Jefferson, quien compró el territorio de Louisiana. Debido a la imprecisión de las fronteras de Nueva España y la baja colonización en la parte norte de la misma, las ambiciones de Jefferson incluían las provincias de Texas, Nuevo Santander, Nuevo México, Coahuila y partes de Nueva Vizcaya y Sonora. Un poco más tarde, el presidente James Monroe obtuvo la compra de Florida y dictó la conocida Doctrina Monroe, que fue la base del Destino Manifiesto de los Estados Unidos.

Sala de independencia
Después de las abdicaciones de Bayona y el despojo del trono de Fernando VII de España debido a la invasión francesa de España, el 16 de septiembre de 1810 comenzó una revolución en Dolores que fue defendida por Miguel Hidalgo. Esta lucha se convirtió en la Guerra de Independencia de México, seguida por José María Morelos, Francisco Xavier Mina, Vicente Guerrero y los insurgentes durante once años. El 21 de septiembre de 1821, Nueva España logró su autonomía de la corona española y como nuevo estado se convirtió en el Primer Imperio Mexicano. Pero la ideología monárquica de Agustín de Iturbide no prosperó y el nuevo país se transformó en una república gobernada por el general Guadalupe Victoria. Entre los personajes que defendieron los principios republicanos destacaba el hermano Servando Teresa de Mier.

Sala de intervención española de 1829
Cuando Fernando VII recuperó su trono, se negó a aceptar la Independencia de México. En San Juan de Ulúa, una fortaleza de las tropas españolas permaneció en el fuerte y fue hasta 1825 cuando el ejército mexicano logró derrotarlos. En 1827 se descubrió una conspiración dirigida por el fraile dieguino Joaquín Arenas, el congreso formuló una ley para expulsar a los residentes españoles. En 1829, la expedición de Isidro Barradas fue el último intento de reconquista en México, junto con los expedicionarios que penetraron Veracruz, avanzando hacia Tampico y Altamira. El noviembre de septiembre de 1829 las tropas españolas capitularon ante las fuerzas al mando de Antonio López de Santa Anna, pero el gobierno español reconoció la independencia de México hasta 1836.

La sala también muestra el imperialismo informal llevado a cabo por los embajadores de Estados Unidos en México. Tras la negativa del gobierno mexicano a vender el territorio de Texas a los Estados Unidos, el ministro plenipotenciario Joel R. Poinsett promovió el divisionismo entre los políticos mexicanos. Estos eran dos aspectos del centralismo (logia escocesa) y el federalismo (logia de York), pero las actividades intervencionistas del ministro fueron criticadas y llevaron a su expulsión de México. Su sucesor, Anthony Butler, hizo nuevas ofertas para la compra de la provincia de Texas, ante las repetidas negativas, la estrategia del nuevo ministro fue promover que los colonos estadounidenses que habitaban el territorio realizaran manifestaciones y levantamientos armados a favor de la Independencia de Texas. Además, Butler promovió que los ciudadanos estadounidenses que residen en territorios mexicanos presenten reclamos financieros por daños sufridos debido a los levantamientos mismos.

La guerra estalló y la provincia se convirtió en la República de Texas, que fue «independiente» por un período de nueve años hasta que se anexó a los Estados Unidos. Pawhatan Ellis, sucesor de Bulter, presionó para cobrar una indemnización. La política de intervencionismo provocó la ruptura diplomática entre las dos naciones, solo el arbitraje internacional evitó la guerra. El monto reclamado fue de dos millones de pesos, que no se pagaron y la deuda fue una excusa para ocho años después, el presidente James K. Polk justificó su declaración de guerra.

Sala de intervención francesa o Guerra de los pasteles de 1838 a 1839
México había firmado acuerdos comerciales con Inglaterra, Estados Unidos y otros países europeos en 1825. Por su parte, el gobierno francés se negó a reconocer a México como un nuevo país independiente hasta 1830, cuando la dinastía borbónica gobernó las naciones de Francia y España, y este último no había reconocido la independencia de sus colonias. Pero con la Revolución de Julio, Luis Felipe I ocupó el trono, libre de cualquier compromiso con Fernando VII de España, firmó dos acuerdos comerciales con el gobierno mexicano.

México tenía la experiencia de las desventajas del libre comercio con las potencias industrializadas, por lo que el congreso desaprobó la firma de uno de los tratados. Esto permitió a los residentes franceses comerciar al por menor en territorio mexicano. Por otro lado, en México hubo constantes enfrentamientos entre federalistas y centralistas, y las luchas armadas causaron inestabilidad e inseguridad social para la población civil. El ministro francés Antoine Deffaudis, que buscó a toda costa la firma del tratado, aprovechó el dilema y recolectó firmas entre todos los comerciantes franceses afectados por el soldado para exigir una indemnización del gobierno mexicano por daños a sus establecimientos, entre ellos fue un confitero. Además de la compensación, el ministro exigió la firma del tratado deseado.

El gobierno francés respondió con alarma a los informes de su ministro, presentándose como un defensor de los derechos internacionales y con la excusa de ser necesario para dar «una lección de civilización» a las naciones americanas, envió a su ejército a bloquear los puertos mexicanos, llevando a cabo la Primera intervención francesa en México. Después del bloqueo naval, el gobierno de Anastasio Bustamante rechazó la coerción de los franceses y declaró formalmente la guerra a Francia. En Europa, las acciones de Luis Felipe I fueron criticadas, ya que se cerró el segundo comercio más grande de América. En 1839, Richard Pakenham, ministro británico, llegó a Veracruz con el lema de negociar la paz entre las dos naciones. El 9 de marzo de 1839 se firmó en el puerto el tratado de paz, alegando que la compensación seguía vigente y era la excusa para una segunda intervención.

Sala de intervención americana de 1846 a 1848
Cuando se completó la anexión de Texas a los Estados Unidos, el ministro mexicano en Washington terminó su misión diplomática, y las relaciones entre los dos países se rompieron. El general Zachary Taylor estableció un campamento en Brownsville, al norte del Río Grande, un lugar que pertenecía al estado de Tamaulipas. Esta situación provocó una escaramuza entre los soldados mexicanos y estadounidenses. El presidente James K. Polk declaró la guerra a México el 13 de mayo de 1846, el gobierno mexicano respondió de manera similar el 7 de julio del mismo año, por lo que comenzó la primera intervención estadounidense en México.

Entre julio y agosto, las tropas estadounidenses bajo el mando del general Stephen W. Kearny atacaron desde Oregón a San Francisco, Monterrey (California) y ocuparon Los Ángeles el 13 de agosto, la campaña se extendió a Santa Fe (Nuevo México). Se hicieron expediciones marítimas para tomar las plazas de San José del Cabo, La Paz, Mulegé, Guaymas, Mazatlán y San Blas.

El general Taylor emprendió la campaña hacia el este y tomó la ciudad de Monterrey en septiembre de 1846. En febrero de 1847, los beligerantes se enfrentaron en la batalla de Angostura. Desde San Antonio, los estadounidenses atacaron Parras y desde El Paso avanzaron por el estado de Chihuahua hasta Jiménez.

El general Winfield Scott llegó el 9 de marzo a Veracruz con una fuerza de trece mil soldados. Después de un bombardeo constante el 27 de marzo, los defensores capitularon. La ofensiva estadounidense siguió la ruta de Cortés a Cerro Gordo, Jalapa, Tepeaca, Puebla, Tlaxcala hasta llegar a la Ciudad de México, donde las fuerzas militares se encontraron en la Batalla de Padierna, la Batalla de Churubusco, la Batalla de Molino del Rey y la Batalla de Chapultepec Como el 14 de septiembre de 1847 en el Zócalo, la bandera estadounidense izada que ondeó durante nueve meses. México cedió a través del Tratado de Guadalupe-Hidalgo los territorios al norte del Río Grande. Incluyendo el estado de Texas, un área de 2,400,000 kilómetros cuadrados se convirtió en propiedad de los Estados Unidos.

Solo cinco años después, durante la dictadura de Santa Anna, los colonos estadounidenses volvieron a utilizar la estrategia de invadir y luego negociar. Con la intención de construir una ruta de ferrocarril transcontinental, los estadounidenses invadieron el territorio de La Mesilla, ante la imposibilidad de defender la frontera de Santa Anna militarmente prefirieron las negociaciones diplomáticas. El ministro James Gadsen fue responsable de llevar a cabo las negociaciones exigiendo la venta de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Sonora y la península de Baja California. El 13 de diciembre de 1853, Santa Anna logró disuadir expectativas ambiciosas y vendió La Mesilla por diez millones de pesos.

Sala de intervención francesa 1862-1869
México continuó viviendo tiempos violentos a través de la revolución de Ayutla, la promulgación de la Constitución de 1857 y la Guerra de Reforma. La clase política permaneció dividida, por un lado los liberales cuyo proyecto nacional era republicano, federalista y demócrata; y, por otro lado, los conservadores que anhelaban un sistema monárquico y centralista. Ambas fracciones solicitaron ayuda extranjera mediante la firma de tratados que ponen en riesgo la soberanía del país: el Tratado Mon-Almonte y el Tratado McLane-Ocampo. Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, James Buchanan, anunció al congreso de su país el deseo de «ayudar» a México a evitar que las potencias europeas intervengan en Estados Unidos, ya que sus intereses velados son obtener los territorios de Sonora y Sinaloa. Afortunadamente para México, el Congreso de los Estados Unidos rechazó la propuesta, y ninguno de los tratados firmados fue ratificado, ya que los liberales derrotaron a los conservadores el 22 de diciembre de 1860 en la Batalla de Calpulalpan.

Benito Juárez fue elegido presidente, cuando asumió el cargo el 16 de julio de 1861, decidió suspender el pago de la deuda del Estado por dos años. España, Francia e Inglaterra, los principales acreedores de México firmaron el Convenio de Londres el 31 de octubre, formando una alianza tripartita para exigir la protección de sus sujetos, el pago de la deuda y la creación de un régimen estable en el país estadounidense. Una cláusula establecida para no reclamar ninguna adquisición de territorios mexicanos.

A principios de 1862, los escuadrones de los tres países llegaron a Veracruz. El 19 de febrero, se firmaron las convenciones de Soledad, pero las intenciones de los franceses quedaron expuestas cuando el comisionado Dubois de Saligny insistió en destruir la alianza tripartita y reclamó un monto exagerado como compensación (doce millones de pesos), sin respaldo ni documento de respaldo. En paralelo, el El conservador Juan Nepomuceno Almonte se había reunido con Napoleón III, gestionando el apoyo para derrocar al gobierno liberal de Juárez, el 6 de marzo un refuerzo francés bajo Charles Ferdinand Latrille aterrizó en Veracruz. El comisionado inglés Charles Wyke y el comisionado español Jan Prim exhortaron a Saligny a respetar las condiciones de la Convención de Londres, dado el rechazo francés, las tropas inglesas y españolas abandonaron la costa mexicana a fines de abril.

La Segunda Intervención Francesa en México fue dirigida por el General Latrille, quien dirigió el avance de sus tropas a través de Fortín, Orizaba y las Cumbres de Acutzingo. El 5 de mayo, se enfrentó la Batalla de Puebla, en la cual las fuerzas mexicanas salieron victoriosas bajo el mando del general Ignacio Zaragoza. La victoria mexicana elevó la moral y el nacionalismo, pero la derrota fue una sorpresa para los franceses y Napoleón III consideró el acto como un desprecio, por esa razón, encargó una nueva expedición bajo el mando del general Élie-Frédéric Forey, quien poco más que un año después de la derrota tomó la Plaza de Puebla, el 17 de mayo de 1863. En esta ocasión el avance de las fuerzas francesas fue abrumador y la Ciudad de México fue ocupada el 10 de junio del mismo año.

Juárez tuvo que huir por la ruta de San Luis Potosí, Saltillo, Monterrey para llegar a Paso del Norte. Los conservadores a través de una comisión, presidida por José María Gutiérrez Estrada, le ofrecieron a Maximiliano de Habsburgo el trono del Segundo Imperio Mexicano. El monarca aceptó bajo las condiciones de los Tratados de Miramar que se firmaron el 1 de abril de 1864 y desembarcaron en el puerto de Veracruz el 28 de mayo. El ejército francés y las tropas conservadoras apoyaron al nuevo emperador, pero la resistencia liberal continuó su lucha a través de la guerrilla. técnica.

En Europa, la hegemonía de Francia se vio amenazada cuando Prusia derrotó a Austria en la batalla de Sadowa. Por otro lado, al final de la Guerra de Secesión en los Estados Unidos, el gobierno de este país advirtió al gobierno francés que respetaría la Doctrina Monroe. Dadas estas expectativas, Napoleón III decidió retirar su ejército de México y recomendó a Maximiliano que abdicara del trono.

Sala de la república restaurada
Los conservadores mexicanos disuadieron a Maximiliano, pero el pequeño ejército imperial fue derrotado el 15 de mayo de 1867. Maximiliano, Miguel Miramón y Tomás Mejía fueron fusilados el 19 de junio en el Cerro de las Campanas. Juárez regresó a la Ciudad de México el 15 de julio y estuvo en lo correcto para el período 1867-1871. La situación económica en el país era deplorable, se restablecieron las relaciones diplomáticas con Rusia, Italia y España. Al final de la Guerra Civil, Estados Unidos cambió su política de expansionismo territorial a una política de exportación de capital, sin que México fuera la excepción a sus inversiones.

Habitacion Porfiriato
Juárez se presentó como candidato y ganó las elecciones nuevamente en 1871. Porfirio Díaz, un liberal moderado, que había luchado junto a Juárez no estaba de acuerdo con la política reeleccionista y lanzó el Plan de la Noria. Díaz fue apoyado por varios generales en Zacatecas, Nuevo León, Coahuila, Sinaloa, Sonora y Durango, sin embargo, Juárez murió repentinamente el 18 de julio de 1872. Sebastián Lerdo de Tejada ocupó la presidencia e intentó reelegirse en 1876. Porfirio Díaz nuevamente bajo El concepto de no reelección publicó el Plan Tuxtepec y desencadenó así la Revolución Tuxtepec de la que triunfó.

Díaz ejerció su primer mandato presidencial y al final de su mandato respetó su propia ideología de no reelección. Manuel González ejerció el siguiente período como presidente, cuando terminó Díaz decidió presentarse nuevamente como candidato a la presidencia. Ganó las elecciones y nuevamente en el poder decidió modificar la Constitución, por lo que fue reelegido durante las elecciones de 1888, 1892, 1896, 1900, 1904 y 1910. Considerando su primer mandato presidencial, fueron treinta años durante los cuales ejerció El poder, esta era se conoce como el porfiriato.

Con la ayuda del ejército, impuso la «paz porfiriana» suprimiendo las rebeliones políticas, así como los levantamientos indígenas de los yaquis en Sonora y el cruzoob maya en Yucatán. Sin embargo, logró el desarrollo económico a través de inversiones extranjeras en la industria minera y petrolera. Las propiedades eclesiásticas que fueron nacionalizadas por las leyes de reforma se vendieron a precios ridículos, lo que condujo a grandes propiedades. El desacuerdo entre trabajadores y campesinos comenzó a expresarse con la huelga de Cananea y la huelga de Río Blanco, que fueron reprimidas por el ejército.

Salón de la revolución
Durante el primer año de la Revolución Mexicana, Díaz renunció a la presidencia y abandonó el país. Francisco I. Madero fue elegido presidente, asumió el cargo en noviembre de 1911 y trató de lograr inútilmente la armonía entre las diferentes facciones de los revolucionarios. Las revueltas sociales fueron protestadas por embajadores acreditados en México para garantizar el bienestar de los residentes extranjeros. Especialmente el embajador Henry Lane Wilson exigió garantías para las inversiones estadounidenses. Él y su gobierno estaban disgustados con Madero, ya que había creado un impuesto a las exportaciones de petróleo.

Bernardo Reyes y Félix Díaz (sobrino de Porfirio) organizaron un golpe de estado, que contó con el apoyo del embajador de los EE. UU. La década trágica. Madero nombró a Victoriano Huerta para enfrentar la rebelión, el embajador de Estados Unidos instó a Huerta a unirse a los porfiristas a través del llamado Pacto Ciudadela. La traición de Huerta culminó con los asesinatos del presidente Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez en 1913. La voz popular para indicar la política intervencionista de los Estados Unidos renombró el acuerdo como el Pacto de la embajada.

Sala de intervención americana de 1914 y 1916
Cuando Victoriano Huerta usurpó la presidencia, el descontento en el país era general. Venustiano Carranza dirigió el ejército constitucionalista contra el ejército federal del usurpador, la revolución continuó. En los Estados Unidos, Woodrow Wilson fue nombrado presidente, despidió al embajador Henry Lane Wilson y se declaró enemigo de Huerta al negar el reconocimiento de su gobierno. El nuevo presidente estadounidense, con el propósito de imponer una ideología política de acuerdo con los intereses económicos de su país, decidió imponer un embargo de armas a los puertos mexicanos. Los argumentos utilizados por Wilson fueron para poner fin a la guerra civil en México y «educar» al pueblo mexicano para que pudieran ejercer la democracia y elegir buenos gobernantes.

El 9 de abril de 1914, nueve tripulantes del acorazado Dolphin aterrizaron en el puerto de Tampico en un área controlada por tropas huertistas para repostar. Los marines estadounidenses fueron arrestados, pero el mayor Morelos Zaragoza los liberó de inmediato para evitar un incidente diplomático. Para reparar el alivio, el almirante Henry T. Mayo exigió a las tropas de Huerta que honraran la bandera estadounidense. La petición fue denegada y fue una de las razones por las cuales el presidente Wilson movilizó una mayor cantidad de embarcaciones a los puertos mexicanos, así como a sus tropas a lo largo de la frontera.

El 21 de abril, el almirante Frank Friday Fletcher bombardeó el puerto de Veracruz para evitar que el barco alemán Ypiranga descargara un lote de armas que serían entregadas a los federalistas de Huerta. Después del bombardeo y sin encontrar una mayor resistencia, los soldados estadounidenses desembarcaron en la ciudad, donde permanecieron durante ocho meses, iniciando así la Segunda Intervención Americana en México. Los estadounidenses intentaron sin éxito hacer una alianza con los constitucionalistas de Carranza. Los embajadores de Argentina, Brasil y Chile (conocidos como el Grupo ABC) mediaron entre los gobiernos de los Estados Unidos y México para lograr la paz en las conversaciones de las Cataratas del Niágara en Canadá, pero el gobierno de los Estados Unidos no acordó retirar sus fuerzas hasta que el constitucionalista El ejército derrotó a los federalistas y Huerta se exilió del país. Las tropas estadounidenses abandonaron el puerto de Veracruz en noviembre de 1914.

Como no hubo un acuerdo ideológico entre Carranza y los líderes populares Francisco Villa y Emiliano Zapata, la revolución mexicana continuó durante tres años más. En 1915, los constitucionalistas de Carranza dieron un golpe a los convencionalistas de Villa, desarticulando la División Norte. A principios de 1916, el Centauro del Norte optó por la guerra de guerrillas, ordenó la ejecución de diecinueve empleados de una empresa estadounidense y el 9 de marzo atacó a la población de Colón en Nuevo México. La historiografía no ha establecido la razón por la cual Villa llevó a cabo estas acciones provocativas, el presidente Wilson pronto reaccionó y nombró al general John J. Pershing para que comandara una expedición punitiva para capturar al líder mexicano.

Esta Tercera Intervención Americana comenzó con una fuerza de cinco mil hombres, que en un corto período aumentó a doce mil. Por primera vez en la historia militar de los Estados Unidos, se utilizaron transportes de motor, tanques de guerra y aviones. Carranza protestó por la intervención, pero como los objetivos eran favorables a sus intereses personales, ordenó a sus hombres que no confrontaran a los soldados estadounidenses. Las fuerzas de Villa llevaron a cabo nuevos ataques en el otro lado de la frontera mexicana y, a pesar de las órdenes de Carranza, los constitucionalistas libraron batallas en Parral y Carrizal contra los soldados estadounidenses. El gobierno de los Estados Unidos desplazó a una fuerza de ciento diez mil soldados a la frontera, pero se establecieron conversaciones diplomáticas en El Paso y Atlantic City antes de que comenzara la invasión. Los gastos militares fueron de alto costo para los Estados Unidos y el objetivo de no se logró capturar Villa, por otro lado en Europa se libró la Primera Guerra Mundial; Dadas estas expectativas, el presidente Wilson decidió retirar su ejército. Después de once meses de ocupación, los soldados estadounidenses desalojaron el país el 5 de febrero de 1917.

Sala de recogida de churubusco
Esta sala está dedicada al arte sagrado de la era de Nueva España. Puedes admirar pinturas atribuidas a Juan Correa, Cristóbal de Villalpando y Nicolás Rodríguez Juárez, además hay otras obras anónimas, esculturas y tallas en madera.

Excursión
El edificio albergaba el antiguo convento de Nuestra Señora de los Ángeles de Churubusco, que representa la historia y la vida cotidiana de la orden Dieguine, una de las ramas de los novohispanos franciscanos, que vivieron en ese edificio durante más de 300 años. Es posible apreciar los espacios que fueron utilizados diariamente por los frailes, como la cocina, el refectorio, el ante-accrist, el portal de peregrinos, el jardín, los claustros, las capillas y las celdas, entre otros lugares.

El Museo Nacional de Intervenciones es uno de los cinco museos nacionales del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en el que se recuerda la diferente interferencia extranjera que México enfrentó entre 1825 y 1916.

Misión
El Museo Nacional de Intervenciones tiene la misión de preservar los testimonios materiales que protegen el patrimonio intelectual intelectual, relacionado con las intervenciones extranjeras que ha experimentado México, el sitio prehispánico y el convento novohispano de Churubusco, además de desarrollar el conocimiento en torno a este patrimonio y para darlo a conocer, promoviendo su disfrute, valoración y apropiación, así como la reflexión sobre el pasado y el presente de México, promoviendo así una conciencia de identidad y participación ciudadana en la población de México.

Tags: