Escuela de París

La Escuela de París (en francés: École de Paris) se refiere a los artistas franceses y emigrados que trabajaron en París en la primera mitad del siglo XX.

Término aplicado a la débil afiliación de artistas que trabajaron en París desde la década de 1920 hasta la década de 1950. Fue utilizado por primera vez por el crítico André Warnod en Comoedia a principios de la década de 1920 como una forma de referirse a los artistas no franceses que se establecieron y trabajaron en París. durante algunos años, muchos de los cuales vivían en Montmartre o Montparnasse, e incluían a varios artistas de origen europeo o judío.

A partir de 1900, varios de los principales artistas se sintieron atraídos por la capital debido a su reputación como el centro internacional más importante para la pintura y la escultura; estos incluían a Picasso, Gris y Miró de España, Chagall, Soutine y Lipchitz de Rusia o Lituania, Brancusi de Rumania y Modigliani de Italia. La prominencia de los artistas judíos en París y de las influencias artísticas extranjeras en general comenzó en 1925 y causó un intenso resentimiento. llevó a los extranjeros a ser etiquetados como “Ecole de Paris” en contraste con los artistas nacidos en Francia, como André Derain y André Dunoyer de Segonzac, que se decía que mantenían la pureza y continuidad de la tradición francesa Después de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, estos Las actitudes nacionalistas y antisemitas fueron desacreditadas, y el término adquirió un uso más general para denotar a artistas extranjeros y franceses que trabajan en París.

La Escuela de París no fue un solo movimiento o institución artística, sino que se refiere a la importancia de París como centro del arte occidental en las primeras décadas del siglo XX. Entre 1900 y 1940, la ciudad atrajo a artistas de todo el mundo y se convirtió en un centro para la actividad artística. La Escuela de París se utilizó para describir esta comunidad flexible, en particular de artistas no franceses, centrada en los cafés, salones y espacios de trabajo compartidos y galerías de Montparnasse.

Antes de la Primera Guerra Mundial, el nombre también se aplicaba a los artistas involucrados en las múltiples colaboraciones y los nuevos movimientos artísticos que se superponen, entre los postimpresionistas y el puntillismo y el orfismo, el fauvismo y el cubismo. En ese período, el fermento artístico tuvo lugar en Montmartre y la escena artística bien establecida allí. Pero Picasso se alejó, la guerra dispersó a casi todos, en la década de 1920 Montparnasse se convirtió en el centro de la vanguardia. Después de la Segunda Guerra Mundial, el nombre se aplicó a otro grupo diferente de artistas abstractos.

Notas introductorias
El término genérico “Escuela de París” plantea un problema cuando se usa para designar a un grupo particular de artistas. En realidad, no se refiere a ninguna escuela que realmente existió; La expresión, que ha sido objeto de uso indebido, sigue siendo ambigua y merece ser explicitada.

En su Diccionario de pintores de la Escuela de París (1993), Lydia Harambourg justifica el uso del término por la continuidad que permite establecer entre las diferentes fases del desarrollo del arte moderno por parte de los artistas que han tenido la residencia de París. Su libro no presenta una escuela o una corriente en particular, sino veinte años de pintura en París.

“El término Escuela de París se mantendrá, porque ningún otro puede designar mejor, en estos años de posguerra, la supremacía de la capital en el arte”.

En este sentido, la Escuela de París reúne a los artistas que ayudaron a hacer de París el hogar de la creación artística hasta la década de 1960.

En general, existen tres períodos principales de cambio en el mundo del arte parisino en el siglo xx, cada uno de los cuales es la manifestación de una renovación del anterior. El primer período va desde 1900 hasta la década de 1920, el segundo cubre el período de entreguerras y el último se refiere al período posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Cronología
Precursores
Lazar Meyer, nacido el 20 de enero de 1847 en Fegersheim (Alsacia) y llegó a establecerse en París por motivos políticos y religiosos en 1870, es un pintor francés, considerado uno de los primeros precursores de la Escuela de París. Fue uno de los primeros pintores en venir a Montmartre. Fue primer alumno de Alexandre Laemlein, luego de Alexandre Cabanel y Émile Lévy.

1900-1920
El historiador y crítico de arte Adrian M. Darmon 2, señala que el término “Escuela de París” fue utilizado antes de la Primera Guerra Mundial por ciertos periódicos de todo el Rin cuando señalaron las tendencias vanguardistas que se oponen al expresionismo alemán.

El 27 de enero de 1925, André Warnod usó la expresión “Escuela de París” por primera vez en Francia, en un artículo en la revista literaria Comœdia (fundada por Gaston de Pawlowski en 1907). Por lo tanto, se refiere a todos los artistas extranjeros que llegaron a principios del siglo xx a la capital en busca de condiciones favorables para su arte. Desde 1900 hasta la Primera Guerra Mundial, París vio la afluencia de artistas, a menudo de Europa Central, que se asentaron principalmente en Montparnasse. Entre ellos, Marc Chagall, Pablo Picasso, Pinchus Kremegne, Chaim Soutine, Pascin, Amadeo Modigliani, Kees van Dongen, Moïse Kisling, Alexander Archipenko, Joseph Csaky, Ossip Zadkine y Tsugouharu Foujita, por nombrar sólo el más famoso. La expresión “Escuela de París” adquiere así un significado propio y comúnmente aceptado.

Artistas judíos de la escuela de París.
Muchos son los pintores judíos de la Escuela de París. Estos artistas vienen del este: Rusia, Polonia, Alemania, Bulgaria, Checoslovaquia, Rumania, Hungría. Estaban familiarizados con los maestros franceses del siglo xix y conocían a los impresionistas a través de sus maestros, como Józef Pankiewicz en Cracovia, Ilya Repin en San Petersburgo, Adolf Fényes, Isaac Perlmutter en Budapest y Lovis Corinth en Berlín. La mayoría de ellos tienen alrededor de 20 años, son actores de la emancipación judía y participan en el movimiento de despertar social e intelectual en Europa que se caracteriza por la pérdida del compromiso político y religioso, y coinciden con el contexto cosmopolita. De las grandes capitales de la época, Viena, Berlín y sobre todo París. Serán más de quinientos pintores 3 en el parís del período de entreguerras, formando una red de amistad y, paso a paso, lo sabrán todos.

La guerra de 1914-1918 pronto los dispersó, enviando a Rudolf Levy, Walter Bondy y Otto Freundlich de regreso a Alemania. Leopold Gottlieb se fue para unirse al ejército del mariscal Pilsudski en Polonia. Marc Chagall, Emmanuel Mané-Katz, Abram Brazer y Savely Schleifer regresan a Rusia. Eugène Zak se mudó a Niza y Vence, antes de unirse a su esposa en su ciudad natal.

Muchos son los que se ofrecen como voluntarios en el ejército francés: Kisling se reformó en 1915, después de una lesión; Louis Marcoussis, amigo de Apollinaire, será condecorado; en cuanto a Simon Mondzain, mantendrá el uniforme hasta julio de 1918. Algunos, reformados por razones de salud, como Modigliani y Soutine, se ofrecen como voluntarios para las tareas domésticas. Pascin se va a Londres para escapar del servicio en el ejército búlgaro.

Durante los años de guerra, los artistas que se quedaron en París sin pensiones o sin ayuda unieron fuerzas. Desde 1915, Marie Vassilieff tiene una cantina artística en su taller ubicado en el punto muerto de 21 Avenue du Maine, que siempre está lleno durante la guerra. Hablamos todos los idiomas

La Primera Guerra Mundial marca la entrada de los pintores judíos de Montparnasse en la escena parisina. En diciembre de 1915, Germaine Bongard, hermana del diseñador de moda Paul Poiret, patrocinó una serie de exposiciones en su tienda en la rue de Penthièvre. El primero presenta pinturas de Modigliani, pinturas de Kisling, que están al lado de pinturas de Picasso, pinturas de Fernand Léger, Henri Matisse y André Derain.

Estos pintores están rompiendo gradualmente la posición marginal que era de ellos. El regreso del frente les da un “certificado de buena conducta”, las perspectivas abiertas entonces.

El 3 de diciembre de 1917, Leopold Zborowski organizó la primera exposición personal de Modigliani en la galería B. Weill, y para el prefacio del catálogo, Blaise Cendrars escribió un poema.

François Mitterrand, presidente de la República, inauguró la exposición “Desde la Biblia hasta hoy, 3.000 años de arte” el jueves 6 de junio de 1985. Esta exposición incluyó en la colección de obras una retrospectiva de artistas judíos de la Escuela de París en París. La Escuela de París de París es un término utilizado por André Warnord a petición de Paul Signac (Presidente de la Sociedad de Artistas Independientes) para dar la bienvenida a los nuevos artistas de ascendencia israelita que han huido de las condiciones sociales y políticas de Europa Europa Central y Oriental. La exposición rinde un homenaje especial a los artistas judíos que introdujeron nuevas ideas artísticas a través del Salon des Independants. El Salón de los Independientes fue un espacio, originalmente, para recibir nuevos espíritus, nuevas culturas cuyos artistas podían manifestar a través de formas plásticas y la elección de los colores, un imaginario lírico, poético, humorístico, trágico cerca de la cultura judía.

Este homenaje al Salón por François Mitterrand a los pintores judíos de la Escuela de París se ha vuelto esencial para medir la importancia de estos pintores como Marc Chagall, Amadeo Modigliani, Eugene Zak (consulte la bibliografía de la fuente: catálogo de la exposición “De la Biblia hoy: 3,000 años de arte “: [96 ª exposición], Grand Palais-París, Salon des Indépendants, 6 de junio – 28 de julio de 1985).

El período de entreguerras

Tres etapas de la inmigración de los artistas de la Escuela de París.
Eugene Zak sale de Varsovia para París en 1900, Mela Muter en 1901, Jacques Gotko llega de Odessa en 1905 y Adolphe Feder de Ucrania en 1908, el mismo año que el alemán Otto Freundlich y el ruso Alexander Zinoview. Samuel Granowsky llegó en 1909, al igual que Maurice Mendjizki de Łódź. Dejando Rusia, Marc Chagall primero, desde 1910, cuatro años en París. Istvan Farkas llega de Budapest en 1912, Emmanuel Mané-Katz de Ucrania en 1913 …

Aquellos que se establecieron entre 1900 y 1912 tuvieron tiempo para establecer la red de amistades y relaciones necesarias para su crecimiento. Otros pintores les suceden, fascinados por Montparnasse.

Pronto se unirán a él: Vladimir Naïditch de Moscú en 1920, Kostia Terechkovitch procedente de Moscú, después de un largo viaje de 3 años, en 1920, Zygmunt Landau de Polonia el mismo año, el húngaro Jean Toth en 1921 que se instala en la gran casa de campo de Thatched en Montparnasse, Alexander Fasini de Ucrania en 1922, el bielorruso Ossip Lubich llegó en 1923, el bielorruso Isaac Antcher en 1924, el mexicano Federico Cantú (es) en 1924, la polaca Esther Carp en 1925. Issachar Ryback llegó de Ucrania en 1926. Abraham Iris (dice Antoine Irisse) llegó de Bessarabia en 1926, Jacob Macznik de Polonia en 1928. En cuanto al príncipe ruso, el pintor Alexis Arapoff, nacido en San Petersburgo, huyó de la URSS, en 1924, con un grupo de teatro.

El período de entreguerras, por lo tanto, está experimentando la llegada de otros artistas (especialmente artistas rusos, como André Lanskoy, Serge Poliakoff, Alexander Garbell, etc.) y ve la aparición de nuevas tendencias estilísticas, como la abstracción, así como la importancia de color en pintura.

Tan pronto como Hitler llegó al poder en 1933, los artistas que huían de la Alemania nazi: el lituano Moses Bagel, Jesekiel David Kirszenbaum y Jacob Markiel llegaron a París. En Polonia, Sam Ringer, después de haber sido obligado a trabajar en la construcción del campamento de Auschwitz, fue deportado sucesivamente a nueve campamentos diferentes y, finalmente, llegó a París en 1947 para ingresar a las Bellas Artes.

Montparnasse sustituye a Montmartre. En Montparnasse, durante veinte años, bajo el manto o bajo las mesas de las terrazas de La Rotonde, la Cúpula, la Cúpula, los traficantes compran y venden pinturas de Derain, pinturas de Utrillo, pinturas de Modigliani o Picasso que escaparon milagrosamente de los pintores. cartulina.

De hecho, los tres cafés principales de la Escuela de París son la Cúpula, la Rotonda y la Cúpula. En Puteaux, más excéntrico, encontramos el restaurante de Camille Renault llamado “Big Boy”.

La cúpula fue creada en 1898 y fue alrededor de 1903 que los pintores judíos de habla alemana, Walter Bondy, Rudolf Levy, Béla Czobel, Jules Pascin y Reszo Balint … lo convirtieron en su lugar favorito según la tradición de los cafés de Múnich. Allí encuentran a Alfred Flechtheim, Henir Bing, comerciantes de pintura. Otros grupos incluyen pintores holandeses y escandinavos.

La Rotonda es un antiguo establecimiento, tomado de la mano por Victor Libion ​​en 1911. Este hombre muy generoso con los pintores da la bienvenida a pintores y, a veces, a hombres de limpieza a cambio de consumos, pero también a Michel Larionov, Nathalie Goncharova, Adolphe Feder. Las dificultades financieras obligaron a Libion ​​a vender La Rotonde en 1920. De la misma manera que los distribuidores de pinturas, este hombre ha contribuido en gran medida al florecimiento de esta vida gracias a su actitud y sensibilidad.

Se dice que André Salmon durante años hizo campaña para que la estatua de Balzac, Boulevard Raspail, fuera reemplazada por la de Libion.

La Coupole fue inaugurada en diciembre de 1927 por los artistas directivos de Dome Fraux y Laffont. Treinta pintores decoraron los pilares y las paredes con pinturas pintadas directamente sobre el hormigón: Fernand Léger, Marie Vassilieff, David Seifert, Nathan Grunsweigh, George Kars, Othon Friesz …

Segunda Guerra Mundial
Un grupo de pintores, que se comprometen a exponer bajo la Ocupación, está reunido en la exposición Twenty Young Painters of French Tradition, organizada en 1941 por Jean Bazaine y el editor André Lejard. El título de la exposición en realidad enmascara la demostración de una pintura que no se ajusta a la ideología nazi del arte degenerado. En 1998, Jean Bazaine escribe:

“Todos estos pintores, de edades y tendencias muy diferentes, estuvieron de acuerdo con la resistencia necesaria de la pintura. Lo que les hizo aceptar este título general e indulgente, destinado a tranquilizar al ocupante (…) No fue nada más, nada menos, que para permitir, por sorpresa, una exposición judeo-marxista, en todas sus formas, en un momento en que las galerías se atrevieron a mostrar solo el arte de la obediencia nazi. Después de rechazar varias galerías, la galería Braun aceptó el riesgo de exposición, que era Saludados por torrentes de insultos de una prensa bien entrenada “.

De hecho, estos pintores están lejos de las formas tradicionales del arte. Clasificados sin embargo bajo el término “tradición”, no están preocupados por la censura del régimen de Vichy. “Recuerdo muy bien la apertura: dos oficiales alemanes llegaron a la mitad de la galería. Se miraron, se miraron, giraron sobre sus talones. Eso fue todo. Este fue el momento en que los alemanes todavía querían ser amables” , sin embargo, dile a Bazaine. La exposición se convierte en el manifiesto de una pintura moderna y reúne a varios artistas no figurativos: Jean Le Moal, Alfred Manessier, Charles Lapicque, Jean Bazaine, Édouard Pignon, Léon Gischia, Maurice Estève, Charles Walch, Gustave Singier, Jean Bertholle, Andre Beaudin y Lucien Lautrec.

Dos años después, del 6 de febrero al 4 de marzo de 1943, se celebra en la Galerie de France una exposición colectiva, Doce pintores de hoy, con Bazaine, Bores, Chauvin, Esteve, André Fougeron, Gischia, Lapicque, Le Moal, Gable, Singier, Villon, Lautrec, Tal Coat. A pesar de sus diferencias estéticas, de este grupo emergen estos artistas que pronto serán nombrados como miembros de una “Nueva Escuela de París”.

Pierre Francastel, en un libro escrito bajo la Ocupación, pero publicado en la Liberación en 1946 (Nuevo Dibujo, Nueva Pintura, La Escuela de París), de hecho etiqueta el estilo románico y cubista de estos pintores conocidos como “de tradición francesa” usando La fórmula de André Warnod.

La posguerra
Después de la Segunda Guerra Mundial hasta aproximadamente el año 1960, la Nouvelle École de Paris o Second School of Paris se refiere a un grupo de pintores contemporáneos, que se dedicaron sobre todo a la pintura abstracta. La Nouvelle École de Paris era un grupo no firmemente organizado de pintores parisinos interconectados, que fue significativamente influenciado por Roger Bissière. Estos incluían a Jean Dubuffet, Pierre Soulages, Nicolas de Staël, Hans Hartung, Serge Poliakoff, Jean-Michel Coulon, Bram van Velde, Georges Mathieu, Jean René Bazaine, Alfred Manessier, Jean Le Moal y Gustave Singier. Arnold Fiedler, Hans Hartung, Serge Poliakoff, Nicolas de Staël, Maria Helena Vieira da Silva, Raoul Ubac, Wols, el artista franco-chino Zao Wou-Ki y los artistas de CoBrA fueron artistas asociados e independientes. Muchos de estos artistas eran representantes de la abstracción lírica y el taquismo, a menudo la Nouvelle École de Paris también es sinónimo de taquismo utilizado.

École de Paris también fue el nombre de una serie de exposiciones de arte moderno en París. Una de las exposiciones más importantes es la “École de Paris 1957” en la Galerie Charpentier. Más de 150 artistas participaron en esta exposición, incluidos Hans Hartung, Roger Bissière, Édouard Pignon, Gustave Singier, Pierre Soulages, Jean-Michel Coulon, Jean Carzou, Roger Chapelain-Midy y muchos otros artistas importantes.

Hoy en día, la expresión “Escuela de París” abarca varios significados.

La frase fue desviada por algunos en la década de 1950 para definir una estética figurativa nacional; luego adquiere una connotación fuertemente peyorativa en el vocabulario de la crítica de finales de la década de 1960 que señala a la Escuela de Nueva York. Además, las galerías parisinas transmiten confusión sobre el uso del término. En enero de 1952, durante una exposición en la Galería Babylone, Charles Estienne decidió reunir solo a artistas con tendencias abstractas. Se presentan como garantes de la Nueva Escuela de París nacida entre 1940 y 1950. La Galería Charpentier, en 1960, amplía su selección de artistas. Está expuesta por la Bienal de París en 1961. El artículo de Connaissance des Arts [ref. necesario] apareció en el momento de la exposición en traza los contenidos:

“El arte está presente en París, pero también en otras partes de Italia, por ejemplo. Esto es lo que entendieron los organizadores de la exposición anual llamada Escuela de París (galería Charpentier). Agregaron a sus invitados a veintisiete pintores, entre ellos Peverelli y ORAZI. que viven en París. Entre otros, François Baron-Renouard, Burri, Dova, Schneider, Fontana, ORAZI se han ganado una reputación internacional “.

La “pintura joven” de la escuela de París.
Creado justo después de la guerra, el Salon de la Jeune Peinture reúne a pintores nacidos durante o poco después de la Primera Guerra Mundial. El pintor Gaëtan de Rosnay es el vicepresidente. A veces son artistas que no se mostraron durante la ocupación o incluso que no lo hicieron en absoluto porque participaron activamente en el conflicto en las filas de los ejércitos Aliados o de la Resistencia. Sobre estos pintores, André Warnod usa el término Nouvelle École de Paris. Esta es la expresión que usa en particular para clasificar a Maurice Boitel en 1954 y 1955 en Le Figaro.

Algunas galerías parisinas apoyan activamente a estos artistas desde la Liberación: la galería Suillerot, la galería Chapelain, la galería del Élysée, la galería Bernier, la galería Drouant David, luego Maurice Garnier y Jean Minet de la Galería de Arte de la Plaza Beauvau.

Entre los pintores figurativos más representativos de esta “pintura joven” están René Aberlenc, Guy Bardone, François Baron-Renouard, Jean Baudet, Michel Bertrand, Roland Bierge, Bernard Buffet, Maurice Boitel, Yves Brayer, Paul Collomb, Maurice Verdier, André Mignaux , Gaëtan de Rosnay, Françoise Adnet, Belias, Cara-Costea, Geoffroy Dauvergne, Jean Dries, Roger Forissier, Janerand Daniel, Michel de Gallard, Jansem, Jean Joyet, François Heaulme, Gabriel Dauchot, Rene Margotton, Yvonne Mottet, ORAZI, Danièle Perré, Peter Henry, Raoul Pradier, Claude Schürr, Paul Schuss, Gaston Sebire, Éliane Thiollier, Michel Thompson 6, Jean Vinay y Louis Vuillermoz.

Estos son los mismos artistas que se niegan a cumplir con los estándares oficiales de la era Malraux y que dejaron sus obras en los principales salones parisinos, independientemente del poder político durante la segunda mitad del siglo xx. Una pequeña minoría de ellos se movió rápidamente hacia el arte abstracto, al igual que François Baron-Renouard, Édouard Pignon y ORAZI.

Críticos de arte y escritores conocidos han escrito prefacios, libros y artículos sobre los pintores de la École de Paris, especialmente en publicaciones periódicas como Libération, Le Figaro, Le Peintre, Combat, Les Lettres françaises, Les Literary news. Estos incluyen Georges-Emmanuel Clancier, Jean Paul Crespelle, Arthur Conte, Robert Beauvais, Jean Lescure, Jean Cassou, Bernard Dorival, Andre Warnod, Jean-Pierre Pietri, George Besson, Georges Boudaille, Jean-Albert Cartier, Jean Chabanon, Raymond Cogniat , Guy Dornand, Jean Bouret, Raymond Charmet, Florent Fels, Georges Charensol, Frank Elgar, Roger Van Gindertael, Georges Limbour, Marcel Zahar.

La Unesco organizó en 1996, el 50 aniversario de la Escuela de París (1954-1975) que reunió a “100 pintores de la Nueva Escuela de París”. Encontramos, en particular: Arthur Aeschbacker, Jean Bazaine, Leonardo Cremonini, Olivier Debré, Chu Teh-Chun, Jean Piaubert, Jean Cortot, Zao Wou-ki, François Baron-Renouard, … Esta gran exposición reunió a 100 pintores de 28 Diferentes países en el palacio de la unesco en paris. Los curadores de la exposición son los dos críticos de arte y expertos de la Escuela Henry Galy-Carles de París y Lydia Harambourg.

Representantes de la Escuela de París

Artistas seleccionados
Constantin Brâncuși, escultor de origen rumano, considerado un pionero del modernismo, llegó a París en 1904.
Marc Chagall vivió en París de 1910 a 1914 y luego de su exilio de la Unión Soviética en 1923; Judío; fue arrestado en Marsella por el gobierno de Vichy pero escapó a los Estados Unidos con la ayuda de Alfred H. Barr, Jr., director del Museo de Arte Moderno, y de los coleccionistas Louise y Walter Arensberg, entre otros.
Giorgio de Chirico, un italiano que mostró los primeros signos de realismo mágico que luego se destacaron en las obras surrealistas, vivió en París 1911-1915 y nuevamente en la década de 1920.
Jean-Michel Coulon, pintor francés, tenía la particularidad de haber mantenido su trabajo casi en secreto durante toda su vida.
Robert Delaunay, pintor francés, co-fundador de Orphism con su esposa Sonia.
Sonia Delaunay, esposa de Robert, nacida Sarah Stern en Ucrania
Isaac Dobrinsky
Jean Dubuffet
François Zdenek Eberl, pintor francés naturalizado, católico nacido en Praga.
Boris Borvine Frenkel un pintor judío de Polonia
Leopold Gottlieb, pintor polaco
Tsuguharu Foujita, pintor japonés-francés
Philippe Hosiasson, un pintor nacido en Ucrania asociado con los Ballets Russes
Max jacob
Wassily Kandinsky, artista abstracto ruso, llegó en 1933.
Georges Kars, pintor checo
Kostia Terechkovitch nació en Rusia y llegó a París en 1920, donde formó parte del grupo Montparnasse émigré.
Moïse Kisling, vivió en La Ruche
Pinchus Krémègne
Michel Kikoine, nacido en Bielorrusia
Jacques Lipchitz, vivió en La Ruche; Escultor cubista judío; Se refugió de los alemanes en Estados Unidos.
Jacob Macznik (1905-1945), nacido en Polonia, llegó a París en 1928, murió a manos de los nazis en 1945. Un joven y muy respetado miembro de la École de Paris en la década de 1930, antes de su aniquilación por el Reich.
Louis Marcoussis, tenía un estudio en Montparnasse.
Abraham Mintchine
Amedeo Modigliani, llegó a París en 1906, vivió en La Ruche.
Piet Mondrian, un artista abstracto holandés, se mudó a París en 1920
Elie Nadelman, vivió en París durante diez años.
Chana Orloff, judía, escultora de retratos trabajó en Montparnasse.
Jules Pascin, judío de origen búlgaro
Avigdor_Stematsky
Chaim Soutine, nacido en un shtetl cerca de Minsk, no pudo obtener una visa estadounidense cuando el ejército alemán invadió, y vivió escondido bajo la ocupación hasta que murió en 1943 a los 50 años. Soutine, un amigo de Modigliani, llegó a París en París. 1913 y vivió en La Ruche.
Kuno Veeber, artista estonio, llegó a París en 1924.
Max Weber, nacido en Rusia, llegó a París en 1905.
Ossip Zadkine, nacido en Bielorrusia y vivió en La Ruche
Faïbich-Schraga Zarfin, nacido en Bielorrusia, amigo de Soutine
Alexandre Zinoview, nacido en 1889 en Rusia, murió en Francia en 1977. Llegó a París en 1908. Fue voluntario de la Legión Extranjera Francesa en la Primera Guerra Mundial y se convirtió en ciudadano francés naturalizado en 1938.

Asociado a los artistas.
Albert C. Barnes, cuyo viaje de compras a París dio a muchos artistas de la Escuela de París su primer descanso
Waldemar George, crítico de arte hostil
Paul Guillaume, comerciante de arte presentado a de Chirico por Apollinaire
Jonas Netter, un coleccionista de arte.
Madeline y Marcelino Castaing, coleccionistas.
André Warnod, un amable crítico de arte.
Léopold Zborowski, comerciante de arte, representó a Modigliani y Soutine

Músicos
En el mismo período, el nombre de la Escuela de París también se extendió a una asociación informal de compositores clásicos, emigrados de Europa Central y del Este, que se reunieron en el Café Du Dôme en Montparnasse. Incluían a Alexandre Tansman, Alexander Tcherepnin, Bohuslav Martinů y Tibor Harsányi. A diferencia de Les Six, otro grupo de músicos de Montparnasse en este momento, la escuela de música de París era un grupo poco estructurado que no se adhirió a ninguna orientación estilística en particular.