Museo del Violino, Cremona, Italia

El Museo del violín es un museo de instrumentos musicales ubicado en Cremona. El museo es mejor conocido por su colección de instrumentos de cuerda que incluye violines, violas, violonchelos y contrabajos creados por renombrados luthiers, incluidos Antonio Stradivari y Giuseppe Guarneri del Gesù .

Historia
En el momento de su muerte en 1883, Enrico Ceruti, un luthier y músico italiano prolífico y exitoso en sus propios derechos, pasó los objetos de su taller a Michelina, la viuda de su hijo, Paolo. Michelina estaba en ese momento, se casó por segunda vez con Giovanni Battista Cerani, quien también era amigo íntimo de Enrico Ceruti. Cerani era un comerciante y coleccionista de instrumentos, que más tarde donó varios instrumentos musicales y modelos propiedad de grandes luthiers de violín de Cremonese, incluido Antonio Stradivari a la ciudad de Cremona en 1893, y así se estableció el museo Stradivarius (en italiano: museo Stradivari). Más tarde, el museo se enriqueció con la inestimable colección del Conde Ignazio Alessandro Cozio de Salabue, un conde italiano conocido como el primer gran conocedor y coleccionista de violines de su tiempo. Las meticulosas notas de Cozio en casi todos los instrumentos que pasaron por sus manos contribuyeron enormemente al cuerpo de conocimiento que rodea al violín italiano.

En 1893, Giovanni Battista Cerani donó varios instrumentos musicales y modelos propiedad de los grandes fabricantes de violines de Cremonese, incluido Antonio Stradivari, al municipio de Cremona. Así se estableció el Museo Stradivarian, que luego se enriqueció con la invaluable colección de Ignazio Alessandro Cozio, conde de Salabue, que había adquirido lo que quedaba del laboratorio de Stradivari, convirtiéndose así en uno de los primeros expertos italianos en la historia de la fabricación del violín. La gran colección de modelos de madera, documentos y equipos de artesanía para la creación de los instrumentos de cuerda de Cozio fue adquirida en 1920 por el fabricante de violines Giuseppe Fioriniof Bologna para crear una escuela italiana de violines; sin embargo, al no hacerlo, después de diez años decidió entregar toda la colección al museo cívico de Cremona.

La administración municipal creó así una “Sala Stradivariana” dentro del Palazzo Affaitati, donde se exhibieron todos los objetos de la colección Salabue-Fiorini. Después de un breve traslado al Palacio de Arte y al Archivo del Estado, la colección se colocó en el museo cívico y se dividió en tres salas: la primera ilustró la construcción de la alta viola según la escuela clásica de Cremona; la segunda sala mostraba algunos instrumentos hechos por luthiers italianos del siglo XIX-XX; La última sala contenía dieciséis expositores con más de 700 objetos.

El 5 de diciembre de 2012 se registró en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO la cultura del “conocimiento y el saber hacer laúdicos de la tradición de Cremona”.

Después de dos años de restauración del Palazzo dell’Arte, toda la colección se transfirió permanentemente al nuevo “museo del violín”, inaugurado oficialmente el 14 de septiembre de 2013.

Destruyendo
Los años treinta del siglo XX representan un momento crucial para Cremona, y no solo para la fabricación de violines.
El régimen fascista lleva a cabo un proceso de renovación urbana que altera profundamente la estructura del centro histórico, insertando una serie de edificios representativos de una cultura moderna que quería ser exitosa, poderosa y sólida en el tejido enjambre de antiguos testimonios arquitectónicos. Roberto Farinacci (1892-1945) es el principal promotor de este diseño, y la construcción del Palazzo dell’Arte (1942-1946), que ahora alberga el Museo del Violino, es su último acto.

El espacio que ocupa el edificio es, de hecho, el resultado de la demolición anterior (1924) de la iglesia de Sant’Angelo, una de las más antiguas de la ciudad, gobernada primero por los benedictinos, luego por los franciscanos observantes hasta 1810, y hoy en día. Recordado en el topónimo de la plaza detrás del edificio. A esta primera destrucción le sigue la del claustro colindante y los edificios que se alzan, definidos como insalubres (1936-1939).

La intención de este trabajo de destripar es obtener un área monumental que cierre la ruta del antiguo cardo maximus de la ciudad y que pueda albergar los diversos mercados.

Este vacío urbano se delimita, al norte, por la construcción (1938) de la sede de “Il Regime Fascista”, la revista dirigida por Farinacci, con su planta de impresión, oficinas y apartamentos. El espacio, por lo tanto, con una resolución de podestar (1940) toma el nombre de “Piazza Guglielmo Marconi” en homenaje al físico italiano ganador del Premio Nobel que murió en 1937.
A principios de la década de 1940, en el lado sur, el Palazzo dell’Arte ve la luz.

Construye
Contaminando la tradición y la innovación, el Palazzo dell’Arte es una de las obras maestras de la primera producción del arquitecto napolitano Carlo Cocchia (1903-1993) y se destaca en el panorama arquitectónico de Cremona durante los años veinte, cerrando en un sentido monumental el sur. Lado de Piazza Marconi.
Debido principalmente a la voluntad de Farinacci, ansioso por dar un lugar apropiado para algunos eventos artísticos y culturales (principalmente el “Premio Cremona”), fue diseñado en 1941 y se planteó, no sin puntos ocultos en los procedimientos burocráticos, en plena guerra. Período (1942-1946), que sufrió la interrupción de los trabajos de construcción, se completó solo en el período inmediato de posguerra.

El edificio mezcla una distante inspiración mediterránea con un eco de la modernidad milanesa (la referencia, aunque vaga, se encuentra en el Palazzo della Triennale de Giovanni Muzio). La estructura incluye dos alas, originalmente conteniendo dos patios y conectadas por arcadas en columnas de diafragma, un espacio abierto, tangente a un cuerpo central masivo destinado a grandes eventos, hoy transformado en un auditorio.
Califica para la definición en seco de los volúmenes, la distribución rigurosa de los espacios interiores y para un uso inteligente, original y sofisticado del ladrillo, que cubre el edificio y anima la superficie a nivel epidérmico, creando efectos cromáticos y materiales únicos. El ladrillo y el mármol también prevalecen en el interior, combinando el color de la terracota con la solidez de la piedra.

Con ella, Cremona se enriquece con un elemento que trae raíces que son ajenas a la cultura local y los resultados de un debate nacional injertado, mediado por la creatividad de Cocchia y los filtros impuestos por las comisiones de construcción, en un contexto urbano con que crea un diálogo con efectos sorprendentes: los de un cuerpo extraño que se instala con su propia fuerza y, al mismo tiempo, con su propia inteligencia en el tejido histórico. Y eso aún posee, a pesar del nuevo y prestigioso destino que lo devuelve a la función de exhibición original, ese encanto intrigante de lo inacabado.

Fabricación
Palazzo dell’Arte tenía que estar listo antes de la primavera de 1943 para albergar las celebraciones del tercer centenario de la muerte de Monteverdi, la escuela de violín y la cuarta edición del “Premio Cremona”. Pero los eventos se precipitan, y el concurso de arte no se lleva a cabo.

Destinado temporalmente a la necesidad militar, en 1946 fue confirmado por la Municipalidad como su propiedad.

En las décadas, se le han asignado diferentes roles, a pesar de un reclamo continuo y vano por parte del mundo artístico de Cremona como lugar de exhibición. Roles que lo han transformado en un “contenedor” capaz de albergar numerosas exposiciones de arte y ferias comerciales, “espectáculos de danza diurna y nocturna”, gimnasios y reuniones deportivas, asambleas y conferencias de todo tipo, oficinas de instituciones, comités y asociaciones de todo tipo. , espectáculos teatrales, musicales y cinematográficos, iniciativas caritativas, etc.

¿Y la fabricación del violín? Siempre ha estado presente en la historia del edificio. Aquí se lleva a cabo la Exposición Internacional de Fabricación de Violines de 1949 y algunas bienales entre los años 60 y 70. Aquí, la Escuela Internacional de Fabricación de Violines se mudó en el verano de 1956 y permaneció allí hasta 1974, cuando se mudó al Palazzo Raimondi. El Museo de fabricación de violines adjunto permanece allí hasta 1975, cuando se mudó al Palazzo Affaitati.

Pero no podemos olvidar el Museo de Historia Natural, inaugurado en 1958 y ubicado aquí hasta 1995, y las secciones de decoración que desde 1960 han enriquecido la oferta educativa de la escuela hasta los últimos años.

Cuando piazza Marconi se usa como una estación de autobuses (hasta 1987), algunas habitaciones del edificio albergan taquillas y cafeterías. El mercado anima los espacios que lo rodean durante décadas, hasta 1999. Desde 2005 hasta 2007, el edificio alberga los depósitos y laboratorios de los arqueólogos que participaron en la impresionante campaña de excavaciones que sacó a la luz los restos de una lujosa Domus romana de la época, Augustan, cuyos preciosos hallazgos. Se conservan hoy en el Museo Arqueológico de San Lorenzo.

Lo que se ha llamado el “Palacio del Desorden” debido a la mezcla de funciones cubiertas, después de una primera hipótesis de regreso a un museo, el Museo del Fútbol hoy celebra la excelencia de la fabricación de violines de Cremonese y del mundo como el Museo del Violino.

Proyecto arquitectonico
El proyecto arquitectónico para el Palazzo dell’Arte se basa en el tema de la exposición-bipolaridad musical representada por las funciones intrínsecas del Museo del Violino y el Auditorio. El Museo del Violino es un museo de y para el futuro, es un museo activo, participativo y empático que nació con una idea fuerte: unir bajo un techo lo mejor de la expresión cremonese, previamente dividida en tres museos.

Manteniendo la identidad histórico-estructural del edificio diseñado por Cocchia, procedimos a diversificar, en los ajustes de las diez salas, las múltiples funciones indicadas por el Comité Científico para crear una estructura única, dinámica e interactiva diseñada con un Alto perfil comunicativo. En general, las áreas principales del proyecto Palazzo dell’Arte están representadas por: Museo del Violino, Pabellón de exposiciones temporales y Auditorio. Las necesidades presentadas por multimedia representan elementos que el proyecto arquitectónico conecta en un itinerario estructurado de conocimiento, lectura y análisis en profundidad, repetible en una circularidad tendencial que recorre el edificio y mejora sus lugares focales.

La arquitectura del Auditorio respalda los requisitos acústicos al asumir, en el contexto global, un relieve con un fuerte carácter evocador. La exuberancia de su plasticidad menciona una arquitectura expresiva y fluida que evoluciona sin interrupción con la suavidad de las articulaciones, en la que todo se conecta y recupera, en una unidad discursiva, entre la calma y los acentos, aspectos e intenciones volumétricos decisivos, diseñados para representar los movimientos. De la composición musical en forma tridimensional.

Palazzo dell’Arte – la plaza
Piazza Marconi renace. Tras años de espera, la intervención decisiva de la Fundación Arvedi ha permitido restaurar esta espléndida vista del centro histórico para el disfrute de los ciudadanos. La Piazza se enfrenta al patrimonio arqueológico, constituye una referencia necesaria y una anticipación.

La configuración de la superficie, destinada a un uso peatonal, combina los muchos símbolos, prefigura y confirma una dirección de aproximación al Palazzo dell’Arte, incorporando las servidumbres técnicas del estacionamiento de abajo en una dimensión artística que transforma las rejillas de ventilación en cráteres y convexidades que se distinguen por diferentes materiales, y de los cuales se extiende un anillo de suave brillo nocturno; un ancho camino pavimentado en piedra de color claro, acompañado longitudinalmente por “hilos” de material (acero y otros metales, que también se transforman en bancos lineales) e intersectados por líneas pavimentadas en piedra blanca, que se dirigen oblicuamente a la entrada del Palacio, destacando La consistencia unitaria de Piazza Marconi y Palazzo dell’Arte.

Lugar de las transformaciones urbanas, la Piazza pretende actuar como un símbolo, anticipando la identidad del clasicismo romano que las excavaciones arqueológicas han dejado en claro, y al mismo tiempo anticipando la identidad musical y el luthiery disponible en el Palazzo dell’Arte: un núcleo de los arces simbolizan la madera de los instrumentos, los nombres de los grandes violinistas y músicos de Cremonese, que una vez se habrían tallado en las paredes de los edificios, ahora podrían acampar (esculturas alfabéticas) en la superficie de la plaza, o constituir el núcleo De una intervención artística en el borde de la ruta en perspectiva de piedra. Transformación y acumulación: se agrega un significado urbano estético a los objetos técnicos, cubriendo parcialmente y sombreando la rampa de acceso y salida al estacionamiento, transformando,

Exhibiciones
Las colecciones del museo del violín se organizan en 10 salas:

Sala 1: Los orígenes del violín. Las exposiciones en esta sala explican cómo y cuándo se produjo el violín, además de mostrar los instrumentos que lo precedieron. Las fases que conducen al nacimiento del violín se presentan, incluida su difusión en el norte de Italia y en los tribunales europeos más importantes, en particular Francia, en el momento de Catherine de ‘Medici;
Sala 2: El taller del luthier. La sala presenta el proceso de fabricación del violín e introduce las partes del violín y los materiales, herramientas y técnicas utilizadas durante el proceso de fabricación del violín.
Habitación 3: La propagación del violín: una habitación que explica la propagación de los violines modernos en Europa y el resto del mundo a lo largo de los siglos XVI a XX. Extractos de importantes conciertos realizados por famosos violinistas del siglo XX se pueden ver y escuchar en la sala de audición;
Sala 4: Violinería clásica de Cremonese – La sala presenta a los visitantes la historia de la industria de violín de Cremonese y las obras de las famosas familias luthier de Cremona;
Habitación 5: El cofre del tesoro: esta sala alberga los instrumentos más importantes donados al Ayuntamiento de Cremona, que incluye instrumentos creados por Antonio Stradivari y por varios miembros de las familias Amati y Guarneri;
Sala 6: Herramientas de Stradivarian: más de 700 exhibiciones, desde dibujos, montículos y herramientas, pasadas al museo desde el taller de Antonio Stradivari, están en exhibición en esta sala. La mayoría de las exposiciones fueron donadas al Ayuntamiento de Cremona en 1930 por el famoso luthier italiano, Giuseppe Fiorini.
Sala 7: El crepúsculo y el renacimiento de la fabricación de violines. La sala está dedicada a los eventos de la fabricación de violines de Cremonese después de la muerte de Antonio Stradivari desde finales del siglo XVII hasta principios del XIX.
Sala 8: Las competiciones trienales para hacer violines. Desde 1976, una competencia internacional trienal que se celebra en Cremona, ahora organizada por la Fondazione Stradivari (The Stradivarian Foundation), ha otorgado premios a los mejores instrumentos modernos seleccionados por un jurado compuesto por luthiers y músicos. La colección permanente de violines contemporáneos reúne en esta sala a las violadoras, violas, violonchelos y contrabajos de las últimas 13 competiciones;
Sala 9: Friends of Stradivari: dedicada a exposiciones temporales de instrumentos de otros coleccionistas y museos; y
Sala 10: El violín en el cine: aquí se muestran los clips de películas sobre los fabricantes de violines de Cremonese.

Otras atracciones
En la parte posterior del museo, en lo que originalmente era el salón de actos del Palazzo dell’Arte, un auditorio de 464 asientos que lleva el nombre del empresario, Giovanni Arvedi, fue diseñado y construido por los archirects Giorgio Palù, Michele Bianchi e ingeniero acústico, Yasuhisa Toyota. Solistas y orquestas de cámara se presentan en un pequeño escenario elíptico con un área de 85 m2, ubicado en el centro de la sala.

Además, el Politécnico de Milán y la Universidad de Pavía crearon dos laboratorios de investigación científica para el estudio científico de la fabricación de violines y la investigación diagnóstica.

Fuera del museo se encuentra la escultura moderna llamada L’anima della Musica (El alma de la música), creada por el artista catalán Jaume Plensa, que representa un medio cuerpo de un hombre de 4 metros de altura cubierto de notas musicales.