Palacio Güell, Barcelona, ​​España

El Palau Güell es un edificio proyectado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo representante del modernismo catalán, entre 1886 y 1890. El palacio está ubicado en la calle Nou de la Rambla nº. 3-5 de Barcelona, ​​en el Raval. El empresario y mecenas barcelonés Eusebi Güell encargó a su amigo Gaudí la construcción de su residencia familiar, que sería también un punto de encuentro de la burguesía de la época. Es la primera gran obra que Eusebi Güell encomendó a Gaudí y destaca por cómo el arquitecto concibió el espacio y la luz.

El Palau Güell es un magnífico ejemplo de arquitectura doméstica en el contexto del modernismo. Fue la casa de la familia Güell i López hasta que se trasladó al Parc Güell. El edificio destaca por su innovadora concepción del espacio y la luz. Gaudí introdujo en el Palau Güell soluciones variadas basadas en planteamientos muy personales y creó formas de expresión excepcionales basadas en su imaginación, utilizando materiales nobles tradicionales (piedra, madera, hierro forjado, cerámica, vidrio, etc.).

El Palau Güell es uno de los primeros encargos importantes que recibió Gaudí al inicio de su carrera. Eusebi Güell (industrial, político y mecenas) quería que Gaudí le construyera este peculiar palacio urbano como ampliación de la casa familiar que tenía en la Rambla de Barcelona. Gaudí supo diseñar un palacio funcional adaptado a las necesidades de la vida privada de la familia y la intensa vida social y cultural que albergaba.

Esta obra pertenece a la época orientalista de Gaudí (1883-1888), época en la que el arquitecto realizó una serie de obras inspiradas en el arte del Cercano y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como el l ‘ Arte islámico hispano principalmente arte morisco y morisco. Gaudí empleó profusamente decorados en cerámica de tejas, así como arcos parabólicos, repisas de ladrillo visto y disparos en un quiosco o cúpula.

El edificio se estructura en varias plantas funcionalmente diferenciadas, con una entrada en forma de arco catenario de impresionantes dimensiones y una distribución de las estancias alrededor del hall central, eje principal y columna vertebral del edificio.

La casa se centra alrededor de la sala principal para entretener a los invitados de la alta sociedad. Los invitados entraron a la casa en carruajes tirados por caballos a través de las puertas de hierro delanteras, que presentaban un arco parabólico y patrones intrincados de herrajes forjados que se asemejaban a las algas y, en algunas partes, un látigo. Los animales podían bajarse por una rampa y guardarse en el establo de librea en el sótano donde residían los sirvientes, mientras los invitados subían las escaleras hacia la sala de recepción. Las paredes y los techos ornamentados de la sala de recepción disfrazaban pequeñas ventanas de visualización en lo alto de las paredes donde los propietarios de la casa podían ver a sus invitados desde el piso superior y echarles un vistazo antes de saludarlos, en caso de que tuvieran que ajustar su atuendo. en consecuencia.

La sala de fiestas principal tiene un techo alto con pequeños agujeros cerca de la parte superior donde se colgaban linternas por la noche desde el exterior para dar la apariencia de un cielo iluminado por las estrellas.

Hay veinte chimeneas en el techo que, lejos de tratarse como simples chimeneas, Gaudí las concibió como esculturas. Con ello, inició una forma de diseñar las chimeneas que desarrollaría en sus trabajos posteriores, hasta conseguir unos resultados espectaculares en la Casa Milà.

Gaudí contó para su construcción con la colaboración del arquitecto de su taller Francesc Berenguer, el maestro herrero Joan Oñós, la ebanistería de Antoni Oliva y Eudald Puntí, la decoración, vidrieras y mobiliario de Francesc Vidal y Jevellí y la pintura de Aleix Clapés i Puig.

Fue declarado Monumento Histórico-Artístico por España en 1969, así como Bien Cultural de Interés Nacional, y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984. El edificio, como obra de juventud, contiene la esencia de la obra posterior de Gaudí y es fundamental para entender su arquitectura.

Antecedentes
El siglo XIX en España se caracterizó por una gran inestabilidad política y económica. Los continuos pronunciamientos militares, destronamientos, revoluciones sociales y guerras carlistas habían generado tanta incertidumbre como efervescentes idealismos. En 1888 tuvo lugar la Exposición Universal, que fue un punto y una parte para Barcelona y para toda Cataluña. Con la proyección internacional, el énfasis se desplazó hacia las iniciativas económicas, el triunfo del proteccionismo, la paz y la prosperidad. En Cataluña comienza un período conocido como la fiebre del oro en el que fermenta el sentimiento de que el catalán se materializará con la crisis española de 1898. Después de 1888 Cataluña comenzó a abandonar el provincialismo y desarrollar un catalanismo político.

Arquitecto
Antoni Gaudí i Cornet (1852 – 1926) fue un arquitecto catalán reconocido internacionalmente como uno de los genios más importantes de su disciplina. Desde niño Gaudí fue un atento observador de la naturaleza, cuya forma, colores y geometría lo atraían. Trabajó por cuenta de clientes privados para crear sus mansiones privadas como la Casa Vicens o el Palau Güell, pero algunos de sus clientes, miembros de la burguesía emergente de principios de siglo, le encargaron edificios plurifamiliares, tres de ellos en Barcelona: la casa Calvet, la casa Batlló y la casa Milan. La evolución de la obra de Antoni Gaudí parte de los inicios del gótico para trascender y abandonar el neogótico y crear una obra de estilo propio, imprescindible para la arquitectura moderna y considerada el principal exponente del modernismo catalán. Los componentes geométricos y estructurales juegan un papel central en su trabajo. La Sagrada Familia, La Pedrera, Parc Güell, Colònia Güell y Casa Batlló representan figuras clave de la arquitectura modernista en Barcelona.

Gaudí destacó en el uso de todas las artes aplicadas para la decoración de sus edificios y en la recuperación para la ornamentación del antiguo mosaico transformado por Gaudí en trencadís, convertido en una nueva técnica. Exhibió un importante intercambio de valores íntimamente ligado a las corrientes culturales y artísticas de su tiempo, representadas en el Modernismo catalán. Anticipó e influyó en muchas de las formas y técnicas que influirían en el desarrollo de la construcción moderna en el siglo XX. La obra de Gaudí representa la genialidad del arquitecto, expresando unas cualidades espaciales particulares y la plasticidad de las líneas onduladas y la armonía de colores y materiales, tanto en las estructuras arquitectónicas como en los elementos esculpidos.

Els Güell
Eusebi Güell i Bacigalupi, conde de Güell (1846-1918) fue uno de los industriales más importantes de Cataluña en ese momento, además de político, científico y escritor. Era hijo de Joan Güell i Ferrer (1800-1872), un indio que había hecho una inmensa fortuna en Cuba y que, a su regreso, fue impulsor de diversas iniciativas empresariales en Barcelona, ​​como la fábrica de Vapor Vell que gestionado. el exclusivo de la fabricación de pana en España. Tras estudiar Derecho, Economía y Ciencias Aplicadas en Barcelona, ​​Francia e Inglaterra, junto a Ferran Alsina, fundó la colonia Güell, una colonia de trabajadores dedicada a la industria textil. Estuvo involucrado en la política y en amplios sectores culturales. En 1875 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Barcelona, ​​en 1878 diputado provincial, y ejerció como senador del Reino.

Historia
La familia de Joan Güell tenía su residencia en la Rambla no. 35-37, muy cerca de la finca donde se construiría el Palau Güell con el que se tocó de espaldas. Este edificio y la vecina casa Fradera, que ocupa toda la esquina de La Rambla y Carrer Nou de la Rambla, fueron construidos en la década de 1850 por Pere Casany y renovados en lengua clasicista en 1865, por el mismo arquitecto, bajo pedido. de Joan Güell. Estos edificios son vecinos del Teatre Principal y, con estas reformas, revitalizaron una zona frecuentada por la burguesía catalana en la segunda mitad del siglo XIX. Cuando Eusebi Güell e Isabel López Bruthey se casaron en 1871 y se instalaron en el palacio del conde de Fonollar en la calle Portaferrissa no. 7, reformada por Elias Rogent. En 1884 partieron hacia su padre ‘

En 1883, Eusebi Güell adquirió el edificio del número 3 de la calle Nou de la Rambla a Maria Toll i Serra por 196.000 pesetas y, en 1886, compró el número 5 a la familia Boada Mas, finca donde había estado el convento de las Carmelitas. antes de la confiscación. Una vez iniciada la construcción del palacio, Güell continuó adquiriendo fincas vecinas con el fin de preservar el entorno del nuevo edificio intermedio. Así, en 1887 compró el número 3 de Lancaster Street, en 1894 incorporó el número 9 de Nou de la Rambla y más tarde las fincas de Lancaster 5 y 7.

Construcción
El proyecto de Güell consistía en construir una nueva residencia comunicada por un patio interior con la finca familiar en La Rambla. El diseño del Palau Güell siguió la tradición de las grandes casas señoriales catalanas, como las de la calle Montcada. La idea del industrial era que el nuevo edificio igualara o superase al Palau Moja, situado en la Rambla esquina con la calle de Portaferrissa, que era propiedad de su cuñado, Claudi López, segundo marqués de Comillas.

En 1885 Eusebi Güell i Bacigalupi, primer conde de Güell, encarga a Antoni Gaudí el diseño del edificio que será su residencia privada. El industrial conoció a Gaudí en 1878, tras ser admirado con la vitrina de la Guanteria Comella que el arquitecto expuso en la Exposición Universal de París. Desde entonces inició una larga amistad y una fructífera relación profesional, donde el industrial era el principal mecenas del arquitecto. Gracias a ello su apellido es conocido internacionalmente, con obras como la Cripta de la Colonia Güell, la Bodega Güell, los Pabellones Güell o el Park Güell, además del Palau.

El proyecto definitivo está fechado el 10 de junio de 1886 y el 12 de julio de 1886 Eusebi Güell presentó la solicitud al Ayuntamiento de la licencia de obra. El arquitecto municipal, Antoni Rovira i Trias, presentó un informe negativo porque el proyecto no cumplía con el artículo 25 de las Ordenanzas Municipales, que estipulaba que las gradas de las fachadas debían ser de hierro y vidrio., Frente a la de piedra picada presentada por Gaudí. Pero este informe fue rechazado por la Comisión de Fomento (el 24 de julio), posiblemente influida por el propio Güell, que tenía numerosos contactos en el Ayuntamiento. Finalmente se concedió el permiso el 27 de julio y el 12 de agosto Güell y Gaudí firmaron la convocatoria. El 15 de octubre se solicitó permiso para el derribo del No. 7 Nou de la Rambla,

Aunque los trabajos de decoración de interiores se prolongaron hasta 1890, el edificio se inauguró en 1888, fecha de la fachada, coincidiendo con la Exposición Universal celebrada en el Parc de la Ciutadella de Barcelona. Con motivo de este evento, personalidades como la reina regente María Cristina de Habsburgo, el rey Humberto I de Italia y el presidente de los Estados Unidos Grover Cleveland visitaron el Palacio Güell. El señor Güell estaba tan orgulloso de su edificio que encargó a Joan Alsina i Arús la realización de unos planos para presentarlos en la exposición dedicada a Gaudí en el Grand Palais de París en 1910. Posteriormente, en 1895, se llevaron a cabo una serie de reformas en en el que Gaudí ya no participó, donde se añadieron nuevas chimeneas, y se instalaron elementos decorativos en hierro forjado con las iniciales I y E en el dormitorio de Eusebi Güell.

Colaboradores
Gaudí dirigió un gran equipo de técnicos y artesanos, como los arquitectos Francesc Berenguer y Camil Oliveras. Berenguer, que fue un colaborador inseparable de Gaudí en muchas de sus obras y realizó muchos edificios en la Colònia Güell, dibujó más de veinte soluciones diferentes para la fachada del Palau Güell. Por otro lado, Güell ya había contratado a Oliveras para las reformas interiores de su residencia en el Palacio Fonollar y el Palau Güell también participará en su papel de decorador. En esta función también participó Francesc Vidal i Jevellí, quien también diseñó el mobiliario y parte de las vidrieras, que se fabricarían en el Taller de Peregrinos. Vidal contaba con uno de los talleres de mobiliario ecléctico más importantes al que había acudido Gaudí para adquirir los conocimientos técnicos que le permitían diseñar sus muebles.

El constructor y responsable de las obras en piedra era Agustí Massip, un constructor de confianza de los Güell y Gaudí con el que había colaborado en el Palacio Episcopal de Astorga y en el Parc Güell. Los marmolistas eran los hermanos Ventura, que tenían un taller en Barcelona dedicado principalmente a monumentos funerarios. Las estructuras metálicas son obra de Tallers Torras, autores del andamio para construir el monumento a Colón y la estructura metálica del Palau de Belles Arts de Barcelona de la Exposición Universal de 1888. Las obras de forja artística corrieron a cargo de Joan Oñós y sus colaboradores Salvador Gabarró y los hermanos Lluís y Josep Badia i Miarnau. Oñós fue colaborador habitual de Gaudí y fue el autor de la famosa valla de la finca Güell con el dragón, la reja con hojas de palma de la casa Vicens y los pestillos de la casa Calvet. La participación de los hermanos Badia se concretó en la forja de la entrada principal, puertas y escudo.

En cuanto a las numerosas obras en madera, los ebanistas fueron Antoni Oliva, Julià Soley y Eudald Puntí. Puntí había sido el autor de la mesa de trabajo de Gaudí que se quemó en la Sagrada Familia en 1936. En el ámbito artístico también contó con la colaboración de los pintores Aleix Clapés, Ramon Tusquets y Alexandre de Riquer que realizaron una delicada tabla de alabastro policromado para la chimenea, y los escultores Joan Flotats y Rossend Nobas. Las piezas de cerámica son de la fábrica Pujol i Bausis.

Residentes
Eusebi Güell vivió en el palacio hasta 1906, cuando se trasladó a Casa Larrard, en el Parc Güell, donde residió hasta su muerte en 1918. El Palau Güell fue heredado por la viuda de Güell, Isabel López Bru (hija del marqués de Comillas) y luego sus hijas Maria Lluïsa y Mercè Güell i López. Durante la Guerra Civil sirvió como comisaría. En 1944, un millonario estadounidense quiso comprarlo, para llevárselo a su país piedra a piedra, pero finalmente fue adquirido por la Diputación de Barcelona., A cambio de una pensión vitalicia para Mercè Güell, quien también puso como condición que el edificio nunca fue modificado y que sea utilizado con un propósito cultural. En 1952, la Asociación de Amigos de Gaudí se instala en el Palau Güell, hasta su traslado en 1968 a la Casa-Museo Gaudí en el Parc Güell.

Como equipamiento cultural
El 25 de mayo de 1945 se cedió el Palau Güell a la Diputación de Barcelona, ​​que pasará a ser su propietaria y titular hasta la actualidad. La Diputación de Barcelona (propietaria del Palau Güell desde 1945, año en que le fue cedido por los herederos de la familia Güell) se ocupa de la conservación del edificio y lo gestiona como equipamiento museístico. Tras un largo proceso de restauración integral que ha permitido que el edificio nos llegue hoy en todo su esplendor inicial, en mayo de 2011 el Palau Güell abrió sus puertas al público.

En esta nueva etapa, el Palau Güell presenta una visión renovada de sus colecciones, su discurso museográfico y los servicios que ofrece a los visitantes, basada en un enfoque riguroso de absoluta fidelidad al original. Asumiendo la responsabilidad de transmitir la obra de Gaudí, el Palau Güell quiere incluir una serie de propuestas informativas, de divulgación y accesibilidad, así como una programación de conciertos, actividades pensadas para diferentes públicos y nuevas formas de presentación e interpretación del edificio. El museo también sigue trabajando, como organismo público, en su compromiso con la conservación del patrimonio, con la voluntad, también, de afrontar los principales retos de la investigación y la educación.

Restauraciones
Una vez adquirido el palacio por la Diputación de Barcelona, ​​en 1945 se iniciaron las obras de restauración bajo la dirección del arquitecto Manuel Baldrich i Tibau. Esto hizo posible la instalación del Institut del Teatre y su museo. En estas obras se repararon la carpintería, vidrios y espejos. Se limpiaron y reconstruyeron las vidrieras de la tribuna que da a la calle y se restauraron algunos elementos de hierro forjado oxidado. También se renovó la instalación eléctrica y se modernizaron algunas lámparas.

En 1974 el Palau Güell se convirtió en Museo del Cine y las Artes Escénicas y, a partir de 1976, en Centro de Estudio y Documentación de las Artes Escénicas y la Comunicación. A estos efectos, entre 1971 y 1979 fue objeto de intervenciones de restauración y adecuación bajo la dirección de los arquitectos Camil Pallàs i Arisa y Jordi Querol i Piera.

En 1982 se llevó a cabo una nueva campaña de restauración por parte del Servicio de Catalogación y Conservación de Monumentos de la Diputación de Barcelona, ​​que se prolongó hasta 2002, culminando con la inauguración de la exposición “La vida en el palacio: Eusebi Güell y Antoni Gaudí, dos hombres y un proyecto “. La campaña de restauración se llevó a cabo en varias fases y bajo la dirección de Antoni González y Pau Carbó.

En 1992, la Diputación de Barcelona adquirió varios muebles, y en 2002 intercambió opiniones con la familia Güell, lo que dio más cuerpo al conjunto original de mobiliario del edificio. En 1996 el Museu del Teatre se traslada a su Palau Güell. De 1997 a 2004, el Palau Güell organizó visitas guiadas al edificio.

En mayo de 2004, con motivo de un estudio del edificio realizado por el Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local (SPAL) en colaboración con dos universidades públicas catalanas, se decidió cerrar el Palacio para evaluar el estado de conservación del edificio, materiales y sistemas constructivos, y acometer un proceso de rehabilitación integral que culminó en 2011. En 2008 se reabrió parcialmente al público el Palau Güell (acceso limitado a sótano y parte de planta baja).

Entre 2002 y 2011, la Diputación de Barcelona llevó a cabo una rehabilitación integral del edificio basada en un estudio sistemático de la evolución del subsuelo y los materiales a lo largo de sus 125 años de existencia. La restauración se ha centrado en la recuperación de los valores formales y espacios originales, así como en el tratamiento del color y la luz que Gaudí había diseñado para el edificio.

La reapertura del Palau Güell tuvo lugar en mayo de 2011. En 2012 se completó el proceso de construcción de un nuevo órgano, construido en Collbató por el organista Albert Blancafort, compuesto por 1386 tubos, con 22 registros, dos teclados manuales de 56 notas y un teclado de pedal de 30 notas.

El edificio

Estilo
El Palau Güell se levanta sobre una parcela de planta casi rectangular, de 18 x 22 metros, con un edificio anexo en el suroeste, de 6 x 20 m. La estructura se basa en los muros de las fachadas, realizados en piedra natural, así como en los tabiques, realizados en ladrillo, así como pilares de ladrillo en el sótano y piedra en las demás plantas. La pared divisoria del lado este era originalmente una fachada vista, hasta que fue revocada y pintada con un fresco de Aleix Clapés que representa a Hércules en busca de las Hespérides, inspirado en el poema L’Atlàntida de Jacint Verdaguer, hoy desaparecido.

El edificio consta de un total de siete pisos entre sótano para cuadras, planta baja con hall de entrada, portería, garaje y áreas de servicio diversas, entrepiso para el área administrativa, piso noble para el área social, segundo piso para el área privada (dormitorios, baños), tercero con el área de servicio, cocina y lavadero, y azotea.

La característica básica del edificio es la riqueza de espacios, con recorridos fluidos y una independencia en la distribución de cada planta que producen la apariencia de un volumen construido bastante grande para la limitada superficie del lote.

El diseño general sigue las líneas de sus creaciones de esa época, marcadas por el estilo oriental aplicado al diseño de sus obras. Este palacio culmina un período de predominio de formas de inspiración árabe, bizantina o mudéjar, con obras como la Casa Vicens, los Pabellones Güell y El Capricho de Comillas (Cantabria). Gaudí aplica un estilo de transición con elementos compositivos góticos con soluciones que recuerdan a ciertos palacios venecianos.

Gaudí diseñó cuidadosamente tanto el exterior como el interior del palacio, con una suntuosa decoración de estilo mudéjar, donde destacan los techos con artesonado de madera y hierro. Gaudí también estudió de forma eficaz todas las soluciones técnicas y estructurales del edificio, cuidando hasta el último detalle aspectos como la iluminación, la ventilación o el aislamiento acústico del exterior.

Analizado desde un aspecto estrictamente constructivo, el Palau Güell representa uno de los puntos más complejos de la producción de Gaudí, donde confluyen muchos de los recursos geométricos y constructivos que el arquitecto utilizará en el futuro. Como si Gaudí hubiera querido experimentar, se encuentran elementos completamente nuevos probando procedimientos constructivos más adecuados para cada caso.

El delicado modelado de las superficies de transición entre los arcos parabólicos y las columnas de mármol de la sala principal anticipa claramente el tratamiento plástico de algunas de sus obras posteriores como la casa de Milán y, en particular, el trabajo con superficies torcidas de las bóvedas de la Colònia Güell y la Sagrada Família. El tipo de tratamiento y generación formal de las cúpulas y chimeneas de la cubierta del palacio tienen, al mismo tiempo, un claro antecedente en la casa Vicens y en la finca Güell, pero se proyectará aún con más fuerza en el Milà y Batlló casas, alcanzando su máxima expresión plástica en las formas del Parc Güell.

Elementos constructivos y decorativos

Fachada
La construcción se inició en julio de 1886 con piedra caliza de las canteras del Garraf del mismo propietario con quien se realizaron las columnas con capiteles hiperboloidales. La fachada contiene elementos de hierro forjado audaces en lugar de las puertas de madera que entonces se ejecutaban. Está estructurado en tres niveles bien diferenciados por su composición. La inferior corresponde a la planta baja y al entrepiso y consta de dos filas de ventanas verticales protegidas por rejas de hierro forjado. A la derecha está el área de servicios con su propio acceso.

Las dos puertas de la entrada principal ubicadas en el centro de la fachada, tienen forma de arco parabólico que, en su parte superior, está ocupada por una reja de hierro forjado con un denso zigzag realizado con pasamanos de esquina que representan simbólicamente la cola de dos serpientes. descendiendo, sostenidos por clavos con forma de estrella, a lo largo del perímetro del arco hasta el nivel del suelo, donde levantan la cabeza. En el centro del zigzag, que ocupa el tercio superior, se encuentra un escudo formado por la letra “G”, de Güell en medio de una lira de formas vegetales.

La parte inferior es una puerta de doble hoja realizada con una celosía de hierro forjado con pasamanos atornillados a mano que permite la vista de adentro hacia afuera, pero no al revés. Estas dos hojas se abren para permitir el acceso de vehículos, carruajes cuando se construyen. En medio de estas dos puertas hay una pequeña puerta de acceso para personas.

Entre los dos arcos hay una ventana alta con reja trabajada con decoración floral que corresponde a la cabina del portero desde donde se ve el exterior. Sobre esta ventana se encuentra una de las esculturas de hierro forjado más singulares y complejas realizadas por el equipo de Oñós. Las cuatro barras del escudo de Cataluña rodean una columna de malla metálica que se asienta sobre una base de estilo floral, prolongación de las ramas que decoran la ventana del portero, realizada en hierro. La parte superior de la columna está rematada por un casco en el que coloca un fénix con las alas extendidas y una cabeza de perfil, símbolo del Renacimiento. Todo el conjunto está rodeado de listones de metal corrugado y pegamentos a la pared que simulan llamas.

El acabado de la piedra de estas dos primeras plantas se corta a sierra y se pule, una práctica común en la actualidad, pero que en ese momento suponía importar una máquina considerada de alta tecnología y que causó sensación.

El segundo nivel de la fachada corresponde a la planta principal y al entrepiso superior, también con piedra pulida. Destaca la tribuna sostenida por 21 ménsulas en la parte inferior y 12 en la parte superior. En este nivel los cierres de las ventanas son puertas metálicas.

El tercer nivel corresponde al segundo y tercer piso, en este caso en piedra picada. En el segundo piso hay cinco ventanas en la parte central flanqueadas por dos balcones que terminan la parte superior de las tribunas en el piso inferior. Las ventanas del segundo piso son de madera con herrajes de bronce y las del tercer piso, también de madera, son más pequeñas.

La parte superior, barandilla de techo, está rematada con almenas. Situada en la almena central se encuentra la fecha de finalización, 1888, realizada con una grafía que recuerda a un ovillo de lana.

Fachada trasera
La fachada posterior está realizada íntegramente en piedra perforada, como el nivel superior de la fachada principal, y se divide en dos niveles. La inferior llega a la planta principal y destaca la gran tribuna central junto a la que hay dos ventanas metálicas con ventanas abatibles en el eje vertical. En los extremos hay dos escaleras que permiten el acceso a la terraza trasera desde el interior. En la parte superior de este nivel hay una fila de ventanas con contraventanas tipo folletos que se comunican con el pasillo en la parte superior del comedor. El nivel superior cubre el segundo y tercer piso. Los dos niveles están separados por una imposta de piedra. Las ventanas de la segunda planta corresponden a los dormitorios y en la parte central, sobre la tribuna, se encuentra un balcón cubierto por una especie de sombrilla de hierro y madera que es continuación de la decoración de madera de la tribuna. La fachada termina a nivel de cubierta con una barandilla de tubos horizontales de hierro sujeta con pies de hierro forjado. Perpendicular a esta fachada, se puede ver la fachada del edificio anexo donde se ubicaban las áreas de servicio. Tiene un acabado en piedra vista y la forma de sus ventanas cambia en cada piso: un gran ventanal en el primer piso, una serie de ventanas terminadas en arco triangular en el nivel correspondiente a la entreplanta del edificio principal, la misma estructura es está al nivel del segundo piso pero con contraventanas tipo folletos y un pequeño alero para protegerlo del agua, por último a nivel del tercer piso solo hay dos grandes ventanales más anchos que los de los pisos inferiores, pero también terminados en forma triangular arco. se puede ver la fachada del edificio anexo donde se ubicaban las áreas de servicio. Tiene un acabado en piedra vista y la forma de sus ventanas cambia en cada piso: un gran ventanal en el primer piso, una serie de ventanas terminadas en arco triangular en el nivel correspondiente a la entreplanta del edificio principal, la misma estructura es está al nivel del segundo piso pero con contraventanas tipo folletos y un pequeño alero para protegerlo del agua, por último a nivel del tercer piso solo hay dos grandes ventanales más anchos que los de los pisos inferiores, pero también terminados en forma triangular arco. se puede ver la fachada del edificio anexo donde se ubicaban las áreas de servicio. Tiene un acabado en piedra vista y la forma de sus ventanas cambia en cada piso: un gran ventanal en el primer piso, una serie de ventanas terminadas en arco triangular en el nivel correspondiente a la entreplanta del edificio principal, la misma estructura es está al nivel del segundo piso pero con contraventanas tipo folletos y un pequeño alero para protegerlo del agua, por último a nivel del tercer piso solo hay dos grandes ventanales más anchos que los de los pisos inferiores, pero también terminados en forma triangular arco.

Tribuna trasera
Es un elemento de formas redondeadas que se integra suavemente en la fachada. Está rematado en la parte superior por una gran losa de piedra que forma el piso del balcón del segundo piso, bajo el cual se estructura la tribuna en tres volúmenes diferentes. El cuerpo superior consta de un cerramiento de madera sobre una estructura de hierro combinado con piezas de cerámica amarilla que crean una especie de carenado que confiere estanqueidad al conjunto. La parte central es la más destacada y se ubica al nivel del comedor. Consta de doce ventanas rematadas en arcos poligonales creando un vacío con la parte superior del cuerpo. Un acabado de grandes piezas cerámicas, del mismo color amarillo que las del piso superior, perfila estas ventanas y los espacios vacíos mencionados, creando una silueta ondulada donde se alternan las crestas en la parte superior y las gárgolas en la parte inferior. en una sucesión que recuerda a una serpiente o algún monstruo fantástico. Las piezas originales fueron producidas en la factoría Pujol i Bausis, aunque actualmente existen reproducciones realizadas en la restauración de 1992. El encaje de la tribuna con la piedra de la fachada está rematado por un tablero de cerámica en tonos azules.

Finalmente, la parte inferior está formada por las grandes ménsulas de hierro y madera que la sostienen con el mismo acabado cerámico azul del cuerpo central.

Interior
El interior del edificio está diseñado para armonizar cómodamente la vida pública y privada, el área familiar y el área de servicios. Para ello, el vestíbulo de la planta baja conecta de forma óptima con las distintas partes del edificio: en el centro se encuentra la escalera principal, al fondo el garaje y el acceso al sótano, en el lado este la portería y en el oeste la Escalera de servicio y ascensor. Siguiendo la escalera principal se llega primero al entrepiso, donde a la derecha se encuentra el despacho del señor Güell, además de la biblioteca y las salas de administración y archivo; ya la izquierda un recibidor y un baño.

Vestíbulo
El interior del edificio está diseñado para armonizar cómodamente la vida pública y privada, el área familiar y el área de servicios. Por este motivo, el vestíbulo de la planta baja se conecta de forma óptima con las distintas partes del edificio: en el centro se encuentra la escalera principal, al fondo el garaje y acceso al sótano, en el lado este el portón y al oeste el servicio. escalera y ascensor.

El acceso desde los dos grandes portales de la calle Nou de la Rambla permitía la entrada de carruajes. El piso de los dos accesos es de losas de madera para reducir el ruido de impacto de caballos y vehículos al circular. En la parte inferior de la planta estaban los garajes y la rampa para bajar los caballos al sótano. En medio de los dos accesos, en el centro de la finca, se encuentra la escalera principal flanqueada por falsas columnas que le dan solemnidad. En el lado izquierdo de la escalera hay una pequeña roca para subir al caballo. Al pie de las escaleras, hay un gran espacio, como si fuera una especie de vestíbulo una vez que salieron de los coches. Gaudí quitó dos pilares de carga y los reemplazó por una viga rematada por dovelas. Una solución que mejoró la composición visual pero que llegó a complicar el delicado juego estructural del edificio.

Sótanos
Gaudí aplicó su inventiva a los elementos constructivos y decorativos del palacio. El sótano, donde se ubicaron las pinturas, muestra la capacidad expresiva del ladrillo formando pilares fungiformes de capitel que se conectan suavemente con las bóvedas, también de ladrillo. De las veinte largas columnas del sótano, dos no soportan carga alguna desde las plantas superiores, ya que el cambio en el diseño del vestíbulo las dejó sin función estructural.

El arquitecto aplicó la técnica de canalización de ladrillos en todo el sótano y en los vanos de la fachada de servicio siguiendo la línea iniciada en la Casa Vicens y la finca Güell y que continuaría desarrollando en el colegio Teresianes y la cripta de la Colònia Güell.

Para acceder desde la planta baja hay una rampa para caballos ligeramente inclinada y una escalera de caracol para personas que parte desde abajo de la escalera principal hasta la planta baja.

La función principal de esta planta era la de hacer un establo para caballos, pero también tenía las funciones de mina de carbón, almacén y aljibe para almacenar agua de lluvia del patio interior del palacio. Por su función, Gaudí se aseguró de garantizar una buena ventilación a través de orificios de ventilación que dan al patio y a la planta baja.

Pisos
Siguiendo la escalera principal se llega primero al entrepiso, donde a la derecha se encuentra la oficina del Sr. Güell, más la biblioteca y las salas de administración y archivo, ya la izquierda un vestíbulo y un baño.

Desde el vestíbulo de la entreplanta parte la escalera de honor, que da acceso a la planta principal, organizada en torno a un gran salón central de 80 m 2, que tiene una altura de tres pisos (17,5 metros). Este hall de entrada es el núcleo central del edificio, al estar rodeado por las estancias principales del palacio, asume un protagonismo compositivo único emulando un atrio de domus mediterráneo.

Destaca por su cubierta con doble cúpula con perfil paraboloide en el interior y cónica en el exterior, solución típica del arte romano oriental. La cúpula se asienta sobre arcos torales igualmente parabólicos, y está perforada por un pequeño óculo que permite el paso de la luz natural, tiene un revestimiento de placas de alabastro rojizo, de forma hexagonal. Al acceder por las escaleras de honor aparece una primera crujía (norte) que da acceso a cuatro espacios: un vestíbulo de primer acceso, la sala de acceso a la sala de estar (o Salón de los Pasos Perdidos), la sala de visitas y un tocador de damas. Estos espacios están delimitados por una galería de arcos que corresponde a la tribuna de la fachada exterior, donde Gaudí utilizó un original sistema de arcos catenarios y columnas con capitel hiperboloidal, estilo que no se utilizó ni antes ni después de Gaudí.

A continuación se encuentra la gran sala central, que fue la más ricamente decorada, con mobiliario y obras de arte de gran valor, que contó con varios bustos representando a Joan Güell, Antonio López (Marqués de Comillas) e Isabel López Bru, obra de Rossend Nobas. También hubo varios óleos de Aleix Clapés: Santa Isabel reina de Hungría entregando su corona a un pobre, Familia campesina rezando al pie de una cruz térmica, Niñas jugando y un retrato de Jaume Balmes. Del mobiliario destaca un sofá-sofá de alabastro y brocado diseñado por Gaudí, y una silla llamada Phebus, de Vidal i Jevellí, de estilo neogótico flamígero, inspirada en la ebanistería bávara.

A ambos lados de la gran sala: una capilla-oratorio (a la derecha), decorada con pinturas de los doce apóstoles, de Aleix Clapés, y una imagen de la Inmaculada Concepción en el altar, de Joan Flotats, que fue destruida. en 1936; y un órgano a la izquierda, de Aquilino Amezua, que tenía dos teclados manuales de 56 notas y un teclado de pedal de 27 pies, con acoplamientos completos, trémolo, canceladores de expresión y en tono irónico. diseñado por Gaudí, se ubica en la planta principal, mientras que la ventilación es dos pisos más alta, bajo la cúpula. El órgano sufrió daños durante la Guerra Civil, período en el que el metal fue fundido y restaurado en 2012.

Desde el lado este de la sala hay una escalera que conduce al mirador elevado de la planta principal -de que tiene una altura de 6,5 metros-, donde solían ubicarse los músicos en las fiestas y eventos que organizaba el Güell; desde aquí se accede a una pequeña sala que fue utilizada como despacho por Àngel Guimerà cuando se instaló el Institut del Teatre en el palacio. En el extremo sur de la planta principal se encontraba el comedor -donde destaca una gran chimenea diseñada por Camil Oliveras- y la Sala Confianza, que se utilizaba para reuniones y conciertos de piano, desde aquí se accede a la terraza del patio. de isla. En la parte correspondiente al edificio anexo en la planta principal se encontraba el salón de billar y salón, mientras que un pasillo comunicaba con la casa de la Rambla que Güell heredó de su padre,

Desde la tribuna del salón principal se inicia una escalera que da acceso al segundo piso, donde en el lado norte se encontraba una sala de estudio y varios dormitorios, en el centro una habitación y baños, y en el lado sur el dormitorio principal. varios más a los lados y al baño. Destaca la sala central, decorada con un ciclo de pinturas relativas a santa Isabel de Hungría -como homenaje a la esposa de Güell, Isabel López Bru-, obra de Alexandre de Riquer. Cabe destacar que el dormitorio principal tiene un balcón que corresponde al brise-soleil de la fachada trasera. Del mobiliario de este piso destacan una chaise longue estilo Segundo Imperio Francés, ubicada en el dormitorio principal y utilizada por la esposa de Güell, y un tocador de Isabel Güell, ambos diseñados por Gaudí. Finalmente,

Techo
El edificio se remata con una cubierta de 481 m², con cuatro niveles: el mayor corresponde al cuerpo central del edificio, con 14 chimeneas, cuatro lunetas en forma de concha, lucernarios y el farol correspondiente a la cúpula central; subiendo seis escalones hay un segundo nivel perteneciente al anexo del edificio, con seis chimeneas más; el tercer nivel está en la escalera de servicio; y el cuarto, en la caja del órgano, desde el que se accede al interior del farol a través de una pasarela.

En la cubierta Gaudí desarrolló un programa estético con las chimeneas distribuidas alrededor de la gran aguja central que actúa como lucernario en el espacio central que, en forma de atrio cubierto, atraviesa las plantas superiores partiendo del techo del salón principal.

Destacan por un lado las chimeneas, que lejos de tratarlas como elementos molestos, Gaudí les dio un carácter decorativo. Con ello, inició una forma de diseñar las chimeneas que desarrollaría en sus trabajos posteriores, hasta llegar a soluciones espectaculares como Casa Batlló y Casa Milà. En total son 20 chimeneas, construidas en ladrillo y -salvo seis que quedan en obra vista- revestidas con cerámica (del tipo trencadís, habitual en las obras de Gaudí), vidrio, mármol o porcelana, con variados diseños en vivos colores. Generalmente tienen formas troncocónicas o piramidales truncadas, aunque las hay prismático-piramidales o cilíndrico-cónicas, con capiteles cónicos o esféricos, con rombos o triángulos, espiral o pirámide. Las cerámicas utilizadas para las chimeneas eran de la fábrica Pujol i Bausis de Esplugas de Llobregat, uno de los más prestigiosos de la época y que tenía estrechos contactos con la mayoría de los arquitectos modernistas. Estas chimeneas fueron restauradas entre 1990 y 1994, con la colaboración de varios artistas, como el ceramista Joan Gardy Artigas, el escultor Joan Mora, y los pintores Robert Llimós y Gustavo Carbó Berthold .. Intentaron seguir fielmente los diseños originales, pero en algún momento donde se habían perdido, recurrieron a diseños propios de estos artistas, generalmente siguiendo el mismo estilo, con solo una pequeña referencia a la época contemporánea: el logo de los Juegos Olímpicos. 1992 Barcelona con tu mascota (Cobi) en la cara sur de la chimenea número 9. con la colaboración de diversos artistas, como el ceramista Joan Gardy Artigas, el escultor Joan Mora, y los pintores Robert Llimós y Gustavo Carbó Berthold .. Intentaron seguir fielmente los diseños originales, pero en algún momento se habían perdido, recurrieron a diseños propios de estos artistas, generalmente siguiendo el mismo estilo, con solo una pequeña referencia a la época contemporánea: el logo de los Juegos Olímpicos. 1992 Barcelona con tu mascota (Cobi) en la cara sur de la chimenea número 9. con la colaboración de diversos artistas, como el ceramista Joan Gardy Artigas, el escultor Joan Mora, y los pintores Robert Llimós y Gustavo Carbó Berthold .. Intentaron seguir fielmente los diseños originales, pero en algún momento se habían perdido, recurrieron a diseños propios de estos artistas, generalmente siguiendo el mismo estilo, con solo una pequeña referencia a la época contemporánea: el logo de los Juegos Olímpicos. 1992 Barcelona con tu mascota (Cobi) en la cara sur de la chimenea número 9. con solo una pequeña referencia a la época contemporánea: el logo de los Juegos Olímpicos. 1992 Barcelona con tu mascota (Cobi) en la cara sur de la chimenea número 9. con solo una pequeña referencia a la época contemporánea: el logo de los Juegos Olímpicos. 1992 Barcelona con tu mascota (Cobi) en la cara sur de la chimenea número 9.

Destaca también la alta aguja en forma de farol que es el remate exterior de la cúpula de la sala central, también realizada en cerámica y rematada con una veleta – pararrayos de hierro, que contiene la rosa de los vientos, un murciélago y una cruz griega. De forma cónica, tiene 16 metros de altura, y en su parte central tiene ocho ventanas que dan luz al interior del edificio, una de las cuales sirve como puerta y está conectada a la terraza por una pasarela. Un poco más arriba se encuentran doce aberturas en forma de rombo, que permiten la ventilación del interior, además de mantener el equilibrio térmico.

Mueble
En 1992, la Diputación de Barcelona adquiere parte del mobiliario original de la familia Güell. En concreto, la mesa y doce sillas del salón; algunos baúles y sillones.

Itinerarios temáticos
Estos itinerarios temáticos por el Palau Güell te permitirán descubrir aspectos variados y muchas veces insólitos del edificio, así como diferentes visiones y perspectivas que permiten lecturas paralelas sobre el Palau Güell, la vida cotidiana en el palacio y sus protagonistas.

El Palau Güell, un universo de melodía.
Este itinerario sonoro te permitirá conocer la riqueza musical del Palau Güell, un edificio en el que se funden arquitectura y música. Gaudí diseñó un salón central aislado del entorno exterior y cubierto por una magnífica cúpula con un gran sonido. Los invitados a las numerosas actuaciones musicales que tuvieron lugar en el Palau Güell quedaron abrumados por los sonidos del órgano, la orquesta y las voces del coro, que subían y bajaban por el espacio bajo la cúpula.

Sala central, espacio y sonido: la música y las artes fueron una parte importante de la vida de la familia Güell. Gaudí tuvo esto en cuenta cuando creó la sala central, un ambiente único e ideal para albergar actuaciones musicales.
Órgano de tubos de Amezua: En la sala central del Palau Güell, Gaudí diseñó un espacio al servicio de la música, con un órgano interpretado en el taller de Aquilino Amezua.
La tribuna de los músicos: La tribuna de los músicos o miranda es el espacio donde se instalaba la orquesta los días de concierto. Es una especie de tribuna elevada que da al vestíbulo.
Las galerías altas para conjuntos corales: A la altura del segundo piso, hay una galería de ventanas que dan al salón central. Esta galería de ventanas, que envuelve la cúpula, servía de tribuna para los coros, de modo que se favorecía el efecto acústico, pues la música surgía por todas partes, una concepción completamente wagneriana.
El nuevo órgano del Palau Güell: El órgano restaurado y ampliado del Palau Güell, construido en los Talleres Blancafort de Collbató, se encuentra en una galería bajo la cúpula.
Sala de confianza y pasión por la música de la familia Güell: En la sala de confianza de la planta principal se encuentra un piano de media cola, de la marca francesa Érard, similar al que tenían los Güell y que se utilizaba en ensayos y conciertos.

El palacio en 1900: un recorrido por el pasado
En este recorrido te proponemos hacer un viaje al pasado para descubrir cómo era el Palau Güell a principios del siglo XX y cómo vivía allí la familia Güell. A partir de fotografías antiguas de diferentes archivos y colecciones privadas veremos un palacio en todo su esplendor.

Una familia de la burguesía catalana: los Güells: Eusebi Güell i Bacigalupi (Barcelona, ​​1846- Barcelona, ​​1918) se casó con Isabel López Bru, hija del marqués de Comillas, con quien tuvo diez hijos.
Entramos en el Palau Güell: El Palau Güell es un edificio interior. La grandeza de sus puertas y su austera fachada esconden un interior de gran riqueza decorativa y lleno de bellos recovecos y recovecos.
En el interior del palacio: la entrada: Dos arcos parabólicos cerrados con rejas originales de hierro forjado dan entrada al edificio.
La actividad económica de Eusebi Güell en el palacio: En la entreplanta del Palau Güell, Eusebi Güell tenía su despacho y otras dependencias administrativas y de archivo, desde donde dirigía y administraba su negocio.
El piso noble, un espacio para la vida social y familiar: El piso principal es la parte más distinguida del edificio. Diferentes fotografías antiguas muestran la decoración interior de esta planta en la época en que vivía allí la familia Güell. Es una rica decoración que incluye cortinas, muebles, tapices, linternas, alfombras, esculturas, cuadros, instrumentos musicales y muchos otros elementos decorativos.
La intimidad de una familia en un palacio: Antoni Gaudí, al construir el palacio, tiene una concepción unitaria y orgánica de las actividades que se desarrollan en el edificio, y compagina su vida social y familiar. Así, en la segunda planta encontramos la zona más privada de la familia, con dormitorios, baños y aseos y la sala de estudio.

El mobiliario diseñado por Gaudí para el Palau Güell
En este itinerario descubrirás una faceta poco conocida de Gaudí: la de diseñador de muebles. Nos detendremos a mirar algunos de los muebles, tanto empotrados como libres, que diseñó Gaudí para el Palau Güell.

La butaca del salón central: Gaudí fusionó mobiliario y decoración desde muy joven. Buen ejemplo de ello es el asiento sofá, que diseñó para el salón central del Palau Güell, un asiento largo de mármol adosado o empotrado en la pared, que contaba con cojines tapizados.
El banco de la sala de tribuna: El dominio de las formas y los materiales llevó a Gaudí a crear este banco con una precisión sorprendente. Se trata de una pieza única: un banco de forma redonda que se ubica en la tribuna o salón de fumadores, próximo al comedor.
Chaise longue de Isabel López: La chaise longue diseñada por Gaudí en 1895 es elegante y ambigua. Estaba ubicado en el dormitorio de Isabel López i Bru, esposa de Eusebi Güell. La parte trasera del mueble está hecha de damasco de seda con un patrón floral de inspiración rococó y una franja de adornos. En cuanto al asiento, originalmente estaba tapizado en piel de vacuno, aunque luego fue reemplazado por un tapizado de terciopelo beige. Gaudí incorporó a esta chaise longue una estructura de hierro, un material inusual en ese momento en el mundo de la fabricación de muebles, y prescindió de la madera que se utilizaba tradicionalmente. La posición que toma el cuerpo y la altura para poder descansar las piernas denotan la intimidad que ofrece esta pieza.
Tocador de Isabel Güell: Gaudí dibujó y diseñó un tocador original para la hija mayor de Eusebi Güell, Isabel Güell i López. Este tocador, aproximadamente de 1889, estaba ubicado, según las fotografías antiguas, en su dormitorio. Lejos de los cánones estéticos dominantes de la época, la estética de este tocador fue relativamente revolucionaria. Es un modelo raro y magnífico de su estilo. Apoyado por cinco huellas contorneadas, el tocador consta de un espejo decantado que descansa sobre dos gabinetes cilíndricos y una mesa cubierta con un vidrio protector (por si se derrama una botella). Adosado al mueble hay un pequeño taburete que sirve de zapato para los complicados botines de mujer de la época. Esta función de la carpeta refuerza su carácter práctico y demuestra Gaudí ‘
Sillas gato y ratón: Las sillas gato y ratón son un diseño de Gaudí para el Palau Güell. Son sillas tapizadas en terciopelo rojo con pasamanería. La parte más curiosa del mueble son las dos conchas de gato (que se encuentran en el tallo de la planta de hierro forjado que conecta el respaldo con el asiento), que acechan a tres ratones que asoman la cabeza entre la bandada. Las huellas de las sillas son uvas y hojas de parra, forjadas. Como se puede ver en las fotografías antiguas, dos copias de estas sillas estaban en la sala de los escalones perdidos en el piso principal. Todo el mobiliario de Gaudí está dotado de un diseño expresivo, visionario y dinámico: es un mueble hablante y hablante, de dimensiones portátiles, concebido como verdaderos objetos de arte donde los valores del ingenio y la utilidad son muy poderosos.

Subimos a la azotea: las fantásticas chimeneas
Este itinerario te permitirá conocer uno de los espacios más encantadores y emblemáticos del Palau Güell: la azotea. Podrás ver cómo Gaudí convirtió las tradicionales chimeneas que encontramos en cualquier techo de la ciudad en verdaderas esculturas que sorprenden por sus variadas formas y policromía.

La aguja y la paleta del pararrayos.
En el medio del techo está la aguja, que tiene 15 m de altura y está ubicada en la cúpula del salón central. Está revestido por fuera con pequeños fragmentos de piedra arenisca vitrificada de las paredes interiores de los hornos de cal ya amortizados de la finca Güell en Garraf. Gaudí supo reciclar este material de desecho de una manera estupenda que no absorbe agua y protege la estructura de la humedad. Las cuatro lunetas en forma de concha de la base están abiertas al suelo y permiten que la luz entre en la habitación central.

La parte media de la aguja, el farol, es un cono circular recto con ocho ventanas de perfil parabólico (que permiten que la luz ingrese a la sala central a través del óculo cenital de la cúpula), una de las cuales actúa como puerta de acceso al interior. de la linterna por medio de una pasarela. Las doce pequeñas aberturas romboidales, ubicadas sobre las ventanas, no tienen cerramiento, pero están protegidas por visores de mampostería. Tienen la función de ventilar el espacio interior de la linterna (manteniendo el equilibrio térmico con el ambiente exterior) y evitando los movimientos de contracción-expansión de la estructura. Las paredes del farol están construidas con material cerámico que se adelgaza a medida que gana altura. Esta reducción de espesor aligera la estructura de peso innecesario.

Gaudí utilizó la piedra arenisca vidriada, de las paredes interiores de los hornos de cal, para la aguja del techo y para la chimenea número 11, una vez que ya no se podían utilizar para el proceso de cocción. Cabe señalar que la producción de cal, junto con el cemento, fue la principal industria del macizo del Garraf. La cal se obtenía de hornos, cuyas paredes tenían 20 cm de espesor, estaban construidos con las mismas calizas. Si se repitiera el proceso de cocción cuatro o cinco veces, las paredes del horno se debilitarían tanto que, una vez humedecido, hubo que abandonarlo y construir uno nuevo. Con el tiempo se descubrió que si la cara interior de las paredes del horno estaba revestida con bloques de piedra arenisca, el horno podría utilizarse unas treinta y dos veces, hasta que los efectos de la vitrificación descritos anteriormente llegaran al límite y aconsejaron la construcción de un nuevo horno. , para la amortización del primero. Fue en estos hornos donde Gaudí encontró este material resistente: la piedra arenisca vitrificada, el material ideal para revestir el farol del Palau Güell.

Una hermosa veleta corona la aguja del Palau Güell y sirve para indicar la dirección del viento y también como pararrayos. Consiste en un dispositivo con murciélago y pandereta, capaz de girar empujado por el viento alrededor de un eje vertical. Está coronado por una cruz griega, y en la base hay un cono y una esfera de dieciséis puntas. Está hecho de hierro, latón y cobre.

Chimenea 1: La base y el tronco de esta chimenea conservan la forma volumétrica y el revestimiento cerámico original diseñado por Gaudí. Por otro lado, la capilla conserva la forma volumétrica original de Gaudí pero no la cubierta original, que había desaparecido. El revestimiento actual, también de cerámica, es el resultado de un nuevo diseño que fue encargado en 1992 al escultor y ceramista Joan Gardy.
Chimenea 2: La base y el tronco de esta chimenea conservan la forma volumétrica de Gaudí; en cuanto al revestimiento de vidrio original, que se había perdido parcialmente, se conserva la parte conservada, mientras que la parte perdida se recuperó con piezas reproducidas siguiendo el diseño de Gaudí. Por otro lado, en el caso de la capilla, que también conserva la forma volumétrica primitiva diseñada por Gaudí, el revestimiento de vidrio original se había perdido por completo y en 1994 se encargó un nuevo diseño, también con vidrio, al pintor Robert Llimós.
Chimenea 3: La base y el tronco de esta chimenea conservan la forma volumétrica de Gaudí; en cuanto al revestimiento de vidrio original, que se había perdido parcialmente, la parte que se conservó sigue ahí, mientras que la parte perdida se recuperó con piezas reproducidas siguiendo el diseño de Gaudí. Por otro lado, en cuanto a la capilla, que también conserva la forma (volumen) original de Gaudí, el revestimiento de vidrio se había perdido por completo y en 1992 se realizó un nuevo diseño, también en vidrio, por los arquitectos de la Diputación de Barcelona Antoni González y Pau Carbó, los escultores Joan Gardy y Joan Mora, el pintor Robert Llimós y el arquitecto Domingo García-Pozuelo.
Chimenea 4: La base y el tronco de esta chimenea conservan el volumen original y el revestimiento de vidrio original diseñado por Gaudí. En cambio, la tapa conserva la forma original, pero no el revestimiento de vidrio original. En su lugar también se colocó el vidrio, con un nuevo diseño realizado por Joan Mora en 1992, que incorpora dos detalles de piedra correspondientes a una lagartija y una cuerda.
Chimenea 5: En esta chimenea, tanto el tronco como la capilla están revestidos con cerámica vidriada original, restaurada en 1992; la decoración de estos elementos es por tanto la original, diseñada y colocada por Gaudí. Gaudí también decoró los bordes de la base con cerámica. Por otro lado, en cuanto a los paneles interiores de la base, que habían perdido el revestimiento, corresponden a un diseño moderno realizado por el arquitecto de la Diputación de Barcelona Pau Carbó Berthold, en 1992. El volumen de la chimenea, tal como el del resto de chimeneas del Palau Güell son originales de Gaudí.
Chimenea 6: El tronco, la capilla y los bordes de la base de esta chimenea están revestidos con cerámica vidriada original, según diseño de Gaudí, restaurada en 1992. En cuanto a los paneles interiores de la base, el panel de la cara suroeste es original, pero los otros tres paneles, que se habían perdido, se rellenaron con un diseño moderno realizado por el arquitecto de la Diputación de Barcelona Antoni González, en 1992. El volumen de la chimenea, como el del resto de chimeneas de la Palau Güell, es original de Gaudí.
Chimenea 7: El trono, la capilla y los bordes de la base de esta chimenea están cubiertos con cerámica original según diseño de Gaudí. En cambio, los paneles interiores de la base, que habían perdido el revestimiento, se recubrieron en 1992 siguiendo el moderno diseño realizado por el arquitecto y pintor Domingo García-Pozuelo. El volumen de la chimenea, como el de las demás chimeneas del Palau Güell, es original de Gaudí.
Chimenea 8: El tronco, la capilla y los bordes de la base de esta chimenea son los originales, según el diseño de Gaudí, y están cubiertos con cerámica vidriada, que fue restaurada en 1992. Los cuatro paneles de la base, que se habían perdido , se llenaron alrededor de 1970 con cerámica de la época. El volumen de la chimenea, como el de las demás chimeneas del Palau Güell, es original de Gaudí.
Chimenea 9: Esta chimenea conserva parte de su revestimiento original de loza procedente de fragmentos de la vajilla de Pickman de Sevilla (1895). En 1992 se restauró el revestimiento conservado y se reconstruyó lo perdido gracias al diseño y realización de Antoni González. El volumen de la chimenea, como el de las demás chimeneas del Palau Güell, es original de Gaudí.
Chimenea 10: El tronco y la base de esta chimenea tienen la decoración cerámica original que había diseñado Gaudí. El sombrero había perdido su revestimiento, y en 1992 fue revestido con cerámica siguiendo el diseño del pintor Gustavo Carbó Berthold. El volumen de la chimenea, como el de las demás chimeneas del Palau Güell, es original de Gaudí.
Chimenea 11: Esta chimenea está cubierta con piedra arenisca vitrificada del interior de los hornos de cal (el mismo revestimiento que la aguja central). La chimenea fue restaurada en 1989. El volumen y el diseño del revestimiento son originales de Gaudí.
Chimenea 12: Como en todas las chimeneas del Palau Güell, el volumen de esta chimenea es el diseñado por Gaudí. Además, el revestimiento de fragmentos de baldosas policromadas y el diseño del dibujo son los originales de Gaudí. Fue restaurada en 1992, cuando las piezas perdidas o muy deterioradas fueron sustituidas por otras de la época, o por algunas reproducidas según el modelo antiguo.
Chimenea 13: Esta chimenea conserva el revestimiento original de fragmentos de mármol blanco sin pulir, solo las piezas perdidas o muy deterioradas fueron reemplazadas en 1991, durante la restauración que se llevó a cabo, por otras del mismo material y textura. El volumen y el diseño del revestimiento son originales de Gaudí.
Chimenea 14: Esta chimenea conserva el revestimiento original de fragmentos de tejas policromadas. Durante la restauración que tuvo lugar en 1992, solo las piezas perdidas o muy deterioradas fueron sustituidas por otras de la época o por algunas realizadas según el modelo antiguo. El volumen y el diseño del revestimiento son originales de Gaudí.
Chimeneas de 15 a 20: Estas chimeneas están hechas a mano sin revestimiento. Todos conservan la forma (volumen) y apariencia originales de Gaudí. Las chimeneas 18, 19 y 20 fueron restauradas en 1988 y las chimeneas 15, 16 y 17 fueron restauradas en 1992. En la restauración de todas estas chimeneas se siguió el modelo original de Gaudí. Función: la chimenea 15 no aparece en los planos de Gaudí, fue construida en 1895 para ventilar el hueco del ascensor eléctrico, recién instalado; se construyó, por tanto, al final de la obra principal y quizás Gaudí ya no interviniera. La chimenea 16 corresponde a la chimenea del baño en el piso del dormitorio. La chimenea 17 corresponde a la chimenea del comedor de la planta principal. Chimney 18 es una salida de humos de las cocinas del entrepiso. Chimenea 19 salida de humos de las cocinas del ático.

Tags: