Arte equino

El arte equino o el caballo en el arte, el animal más representado desde la Prehistoria, y uno de los temas artísticos más antiguos. Aparece en todos los tipos de medios a lo largo del tiempo, la mayoría de las veces en medio de batallas, en trabajos individuales, como un grupo de personas importantes, o junto a vehículos tirados por caballos. El arte griego muestra una verdadera investigación anatómica, mientras que la Edad Media deja poco espacio para ello. El Renacimiento, especialmente el italiano, ve el apogeo de la estatua ecuestre, convertirse en un género en sí mismo.

Los caballos han aparecido en obras de arte a lo largo de la historia, con frecuencia como representaciones del caballo en la batalla. El caballo aparece con menos frecuencia en el arte moderno, en parte porque el caballo ya no es significativo como medio de transporte o como instrumento de la guerra. La mayoría de las representaciones modernas son de famosos caballos contemporáneos, obras de arte relacionadas con las carreras de caballos o obras de arte relacionadas con el vaquero histórico o la tradición de los nativos americanos del oeste de Estados Unidos. En el Reino Unido, se siguen representando escenas de caza de zorros y nostálgicas escenas rurales con caballos.

El retrato ecuestre adquiere sus reglas del período barroco. Las representaciones de caballos desnudos son poco frecuentes hasta la llegada de pintores paisajistas flamencos, especialmente el inglés George Stubbs, el “pintor del caballo”, considerado uno de los más grandes conocedores del tema hasta la fecha. El siglo XIX vio una importante producción artística, con Alfred de Dreux, Théodore Géricault o Eugène Delacroix en Francia, Yevgeny Alexandrovich Lanceray en Rusia y el estadounidense Frederic Remington. A pesar de su desaparición utilitaria en el siglo XX, el caballo sigue presente en el arte gracias a muchos modernos, incluidos Pablo Picasso, Leon Schwarz-Abrys, Franz Marc y Maurizio Cattelan a principios del siglo XXI.

Diferentes temas artísticos son la ocasión para poner al caballo en el escenario, más allá de las representaciones militares, el retrato ecuestre y la estatua ecuestre, la fascinación por las carreras de caballos, el caballo árabe, la caza con la caza y el oeste americano. dio lugar a representaciones de caballos.

Los caballos a menudo aparecen individualmente en obras de arte, como una montura para una persona importante, o en equipos, enganchados a una variedad de vehículos tirados por caballos.

El arte de la Edad Contemporánea comenzó con las tendencias opuestas de academicismo y romanticismo, que probablemente marcaron el punto culminante de las representaciones equinas dentro de la convención realista; mientras que el arte de vanguardia del siglo XX siguió representando al caballo, pero bajo sus propias convenciones.

Historia
El arte equino es tan antiguo como el arte en sí, ya que hay representaciones de caballos ya en el arte rupestre paleolítico y en el arte antiguo de todas las civilizaciones, excepto en las Américas precolombinas, ya que los caballos fueron introducidos allí por los españoles en el siglo XVI siglo.

Las figuras prehistóricas de la colina han sido talladas con la forma del caballo, específicamente el Caballo Blanco de Uffington, un ejemplo de la tradición de las tallas de caballo sobre las laderas de las colinas, que han existido durante miles de años y continúa en la era actual.

La imagen equina era común en el arte egipcio antiguo y griego, las imágenes más refinadas que muestran un mayor conocimiento de la anatomía equina aparecieron en la Grecia clásica y en el trabajo romano posterior. Los carros tirados por caballos se representaban comúnmente en obras antiguas, por ejemplo en el Estándar de Ur alrededor del año 2500 aC. Los caballos de San Marcos son el único ejemplo sobreviviente de la Antigüedad clásica de una estatua monumental de la Cuadriga.

En el arte chino, Han Gan se destacó como un pintor de caballos de la dinastía Tang. Los legendarios caballos o caballos celestiales de Ferghana, importados de Asia Central, estaban altamente representados en la cerámica china, y Qin Shi Huang, el primer emperador, tenía un ejército de terracota en su tumba, de la que también formaban parte numerosos caballos.

El caballo era menos frecuente en el arte cristiano y bizantino temprano, abrumado por el dominio de los temas religiosos.

El arte equino de las antiguas civilizaciones mediterráneas tuvo un desarrollo particular. La civilización grecorromana fue particularmente importante a partir de la cerámica y la escultura del período arcaico, con ejemplos tan importantes como los numerosos caballos del Partenón, como el Quirinale Dióscuros y los del Capitolio, que fueron drásticamente restaurados.

Las representaciones ecuestres en el arte medieval, aunque no infrecuentes, abandonaron la tradición clásica, que no se recuperó hasta el Renacimiento italiano, con los condottiers de Donatello y Verrocchio. Los caballos de la Batalla comienzan una tradición pictórica revitalizada que se desarrolló a lo largo del arte de la Edad Moderna.

El período del Renacimiento que comenzó en el siglo XIV trajo un resurgimiento del caballo en el arte. Los pintores de este período que interpretaron al caballo incluyeron a Paolo Uccello, Benozzo Gozzoli, Leonardo da Vinci, Albrecht Durero, Rafael, Andrea Mantegna y Tiziano. En 1482, el duque de Milán Ludovico il Moro encargó a Leonardo da Vinci crear la estatua ecuestre más grande del mundo, un monumento al padre del duque Francesco, pero el caballo de Leonardo nunca se completó (hasta que se repitió a finales del siglo XX) .

En la época del Barroco se estableció la tradición del retrato equino, con artistas como Peter Paul Rubens, Anthony van Dyck y Diego Velázquez retratando temas regios sobre sus monturas. El arte deportivo equino también se estableció en esta época, ya que la tradición de las carreras de caballos surgió bajo el patrocinio de Tudor.

A mediados del siglo XVIII surgió el Romanticismo, los artistas franceses Théodore Géricault y Eugène Delacroix fueron partidarios de este movimiento y ambos retrataron al caballo en muchas de sus obras.

George Stubbs, nacido en 1724, se asoció tanto con sus temas ecuestres que se lo conoció como “el pintor de caballos”. Un interés de la infancia en la anatomía se aplicó al caballo que pasó dieciocho meses diseccionando cadáveres equinos y tuvo un grabador producir placas de libro de sus estudios. Estos dibujos anatómicos ayudaron a artistas posteriores.

El arte deportivo equino fue popular en el siglo XIX, artistas notables de la época fueron Benjamin Marshall, James Ward, Henry Thomas Alken, James Pollard y John Frederick Herring, padre. Las carreras de caballos se hicieron cada vez más establecidas en Francia y el pintor impresionista Edgar Degas pintó muchas escenas de carreras tempranas. Degas fue uno de los primeros pintores de caballos en usar referencias fotográficas. Los estudios fotográficos de Eadweard Muybridge sobre el movimiento de los animales tuvieron una gran influencia en el arte equino ya que permitieron a los artistas una mayor comprensión de los andares de los caballos.

Además del retrato ecuestre escultórico y pictórico, incluso el tema del caballo como una representación exclusiva o motivo artístico en sí mismo surgido, llegó a la especialización y la estimación profesional de los “pintores de caballos” ya se había reflejado en la competencia entre dos de ellos para a quien se encarga el retrato de dos caballos; mientras uno se enfoca en la representación anatómica, otro se recrea en los detalles de la escena y no en el cuerpo del animal.

Géneros de arte equino
El caballo ha sido durante mucho tiempo considerado una asignatura secundaria en el arte, y es poco probable que los artistas atraigan la atención de las academias o museos al elegirlo. Para encontrar la actitud correcta del caballo y el jinete, especialmente en la pintura, a menudo es necesario ser un ciclista. La mayoría de los pintores no tienen práctica ecuestre.

Las representaciones de caballos están especialmente destinadas a mejorar el poder de quienes las montan. Esta función es muy visible en la abundante estatuaria ecuestre, desde la estatua ecuestre de Marco Aurelio hasta la de Pedro el Grande, donde el caballo destaca un guerrero o un hombre de poder, y especialmente en la cuadriga de Saint-Marc.

Los reyes occidentales suelen tener su propia estatua o retrato ecuestre: la espalda del caballo actúa como un trono y mejora sus cualidades de bondad, majestad y poder soberano. La representación del caballo con un miembro delantero levantado es la de la autoridad real lista para golpear a los oponentes. El caballo blanco es el más popular en este papel, el de Henri IV de Francia probablemente no sea extraño: “atrae la atención y enfoca la atención”. Además, el símbolo del vestido blanco está más cargado que en los caballos de otros colores. Durante la agitación política, la destrucción de las representaciones de reyes a caballo es digna de contestación.

La estatua ecuestre
La estatua ecuestre representa una figura importante montada en un caballo. La tecnología del armamento medieval está muy dedicada a ella, es un símbolo del feudalismo y la aristocracia guerrera. Donatello, Verrocchio y Leonardo da Vinci trajeron la estatuaria ecuestre a la perfección. Muchos estudios preparatorios son esenciales para la fabricación de estas monumentales estatuas ecuestres, los artistas deben ser expertos en anatomía y ciencia del movimiento equino. Leonard está particularmente involucrado en esta investigación, como lo demuestran los muchos dibujos que ha legado.

El retrato horserider
Desde mediados del siglo XV, el retrato a caballo se convierte en un género pictórico en sí mismo. Desde Francisco I hasta Napoleón Bonaparte, aunque la moda y el estilo evolucionen con el tiempo, el mensaje político es el mismo. Este simbolismo del poder del hombre y su montura no termina con la abolición de la monarquía: en el siglo XIX, cuando la burguesía en ascenso se opone a la nobleza, todavía está a caballo que le encanta ver su retrato en los callejones del Bois de Boulogne. Las bellas amazonas de Alfred de Dreux y los dandis de La Maupassant ya no montan los caballos españoles redondos de Antoine de Pluvinel o La Guérinière, sino purasangres inglesas talladas con velocidad, o árabes.

El retrato del caballo
La pintura animal es considerada por mucho tiempo como un género menor. El caballo rara vez está pintado para sí mismo porque los artistas necesitan órdenes para vivir, y si a los buscadores ricos les gusta ser representados a caballo, raramente hacen retratos de sus caballos solos. Pocos pintores se dedican por completo al caballo desnudo.

En el siglo diecisiete, Paulus Potter hizo una pintura en la que un pequeño caballo con una túnica moteada observa con atención al que lo observa. Un siglo después, el inglés George Stubbs dedica su vida al caballo y su pintura. A diferencia de la mayoría de los artistas de su época, solo tiene una formación artística mediocre, pero tiene gusto por la ciencia: en 1776, publica una Anatomía del caballo.

En el siglo XIX, los maestros de la pintura romántica Géricault y Delacroix son más apreciados por sus pinturas históricas que por los muchos tributos que le pagan al caballo.

Tema del arte equino

Militar y guerra
El arte militar a menudo representa al caballo en batalla y proporciona algunos de los primeros ejemplos del caballo en el arte, con caballería, carros tirados por caballos y arqueros a caballo que aparecen en artefactos antiguos.

En la época medieval, batallas de caballería y caballeros a caballo fueron retratados por artistas como Paolo Uccello y Albrecht Dürer. La tríptica de Uccello La batalla de San Romano muestra varias etapas de una batalla. El grabado de Durero de “Knight, Death and the Devil”, 1513 muestra un tema militar combinado con un tema alegórico.

Sir Alfred Munnings fue nombrado artista de guerra durante la Primera Guerra Mundial, pintó tanto la Brigada de Caballería Canadiense como el Cuerpo Forestal Canadiense estacionados en Francia. Consideró que sus experiencias con las unidades canadienses fueron uno de los eventos más gratificantes de su vida.

Elizabeth Thompson, conocida como Lady Butler, era famosa por su arte militar, especialmente “Scotland Forever” con una carga dramática de los Royal Scots Greys.

Las carreras de caballos
Las carreras de pura sangre fueron una inspiración para los artistas románticos e impresionistas del siglo XIX. Théodore Géricault pintó The Derby en 1821 durante su estancia en Inglaterra. La época impresionista coincidió con el desarrollo de las carreras en Francia, Manet, Degas y Toulouse-Lautrec todos adquirieron una fascinación duradera con las carreras. Manet muestra la emoción y la acción de la carrera y Degas se concentra más en los momentos previos al inicio. Degas estaba intensamente interesado en las fotografías del caballo en movimiento de Muybridge, las copió con tiza y lápiz y las utilizó como referencia en su trabajo posterior.

Generaciones de artistas antes de Muybridge habían retratado al caballo en un “galope” galope con el caballo retratado con ambas patas delanteras extendidas hacia adelante y ambas patas traseras extendidas hacia atrás. Muchas representaciones más realistas fueron posibles después del evento de fotografía y el trabajo de Muybridge, pero eso no necesariamente dio lugar a la impresión de movimiento en la obra de arte. La escritura de Luard en 1921 compara la acción de correr de un animal con la carrera y el ritmo de un aire en la música, pero el momento instantáneo registrado por una fotografía como un acorde separado con poco significado o contexto.

En el siglo XX, gran parte de la obra de arte de John Skeaping involucró la escena de las carreras, incluidos los bronces de tamaño natural de Hyperion y el Brigadier Gerard y las acuarelas de la acción del circuito de carreras.

Arabomanía ecuestre
Adornado con todas las cualidades, noble, valiente, ardiente, resistente y rápido, presentado por Napoleón I, que solo lo ama, el pequeño caballo árabe inspira a una generación de artistas como Eugène Delacroix, Théodore Chassériau y Eugène Fromentin, pero también, y especialmente, Theodore Géricault.

El oeste americano
La obra de arte asociada con el vaquero histórico o la tradición de los nativos americanos del oeste americano incluye naturalmente muchos temas equinos. Los artistas del oeste americano incluyen Frederic Remington y C.M. Russell, conocido por sus pinturas de temas equinos. Remington fue uno de los primeros artistas estadounidenses en ilustrar la verdadera forma de andar del caballo en movimiento (junto con Thomas Eakins), como lo validan las famosas fotografías secuenciales de Eadweard Muybridge. Remington también capturó el drama equino en sus esculturas de bronce, el primero, Bronco Buster (Williams College Museum of Art), fue un éxito crítico y comercial.

Arte Moderno
Inspirado por El Greco, Saint Martin and the Beggar, c. 1597-1600, Instituto de Arte de Chicago Pablo Picasso introdujo caballos en su obra en 1905-06, especialmente Boy Leading a Horse, Museo de Arte Moderno. Franz Marc y otros, entre ellos Susan Rothenberg y Deborah Butterfield, comenzaron en los años 70 a utilizar los caballos como motivos en sus pinturas y esculturas durante todo el siglo XX. Para una gran y compleja pintura de guerra del siglo XX en la que un caballo es la figura dramática central, ver Guernica de Pablo Picasso. Mientras que el pintor impresionista Edgar Degas era particularmente famoso por sus pinturas de bailarines, Degas también era conocido por sus pinturas de caballos y carreras de caballos.

Caza
Las escenas de caza han sido un tema común para los pintores ecuestres. Los especialistas en temas de caza de zorros incluyen a Cecil Aldin y Lionel Edwards.

Las escenas de caza comienzan a difundirse desde finales de la Edad Media en Francia, y en el siglo XVI, pueden sanar la representación de los caballos. Es en Inglaterra que conocen su mayor popularidad.

Toreo
Las escenas protagonizadas por caballos abundan en las representaciones plásticas de las corridas de toros, especialmente los picadores y el rejoneo. Además, fuera de la plaza de toros, la apariencia del caballo es consustancial a las escenas de pastoreo de toros en el campo, la evidencia de acoso y demolición y otros eventos de corridas de toros.

La oposición de las figuras del toro y el caballo tiene una fuerza visual particular y profundos significados simbólicos, valorados por algunos pintores como Goya o Picasso.

Vida laboral rural
Lucy Kemp-Welch era conocida por su representación de caballos salvajes y activos en el paisaje.

Influencia
En fotografía
Antes del trabajo fotográfico de Eadweard Muybridge (una famosa serie de secuencias de fotografías, precedentes de cinematografía, que reconstruyen el paso, el trote, el galope y el salto, y fueron publicados en National Geographic en octubre de 1878 con instrucciones de montarlos) en un zootropo), la representación del caballo en movimiento dependía de convenciones generalizadas, basadas en percepciones erróneas, que a los efectos de un mayor dinamismo recurrieron a extender los dos miembros hacia adelante y las dos patas traseras hacia atrás, en una postura similar a la madera caballo105 de los juegos infantiles.

Degas y Manet se interesaron en estas fotografías, las copiaron y las utilizaron como referencias en sus trabajos posteriores. También inspirado en las fotografías de Muybridge, Frederic Remington y Thomas Eakins, pintores estadounidenses, estuvieron entre los primeros en reflejar completamente el movimiento. del caballo en la pintura.

En el cine
La aparición del cine verdadero, desde 1895, dio la oportunidad de una nueva forma de reflejar el caballo en el arte. Algunos géneros cinematográficos, como el cine occidental o histórico, son particularmente propensos a esto.

Independientemente del género, algunas escenas memorables de grandes películas se centran en los caballos, como la escena del puente de octubre de Sergei Eisenstein, honrado (en términos del uso del caballo como una metáfora visual) por Costa Gavras en Desaparecido.

Se ha señalado que la escena de caballos fugitivos de Adiós a las armas (película de 1932), de Frank Borzage, proporcionó a Picasso la inspiración para el caballo Guernica (1937).