Exposiciones a largo plazo, Museo Afro Brasil

La exposición permanente abarca varias facetas de los universos culturales africanos y afrobrasileños, aborda temas como la religión, el trabajo, el arte, la diáspora africana y la esclavitud, y registra la trayectoria histórica y las influencias africanas en la construcción de la sociedad brasileña.

Con más de 6,000 obras, entre pinturas, esculturas, grabados, fotografías, documentos y piezas etnológicas, de autores brasileños y extranjeros, producidas entre el siglo XV y hoy, la colección abarca varias facetas de universos culturales africanos y africanos. Brasileños Actualmente, se divide en 06 grupos: África: diversidad y permanencia, trabajo y esclavitud, religiones afrobrasileñas, lo sagrado y lo profano, historia y memoria y artes plásticas: la mano afrobrasileña.

La exposición de la colección del Museo Afro Brasil pretende contar otra historia brasileña. Pretende deconstruir un imaginario de la población negra, construido fundamentalmente desde la perspectiva de la inferioridad a lo largo de nuestra historia y transformarlo en un imaginario establecido en el prestigio, la igualdad y la pertenencia, reafirmando así el respeto por una matriz de población brasileña.

África: diversidad y permanencia
Centro dedicado a la riqueza cultural, histórica y artística de los pueblos africanos. Exhibe obras de las más variadas funcionalidades y concepciones estéticas, que demuestran la competencia técnica de sus autores y ejemplifican la inmensa diversidad de ese continente. Las ventanas muestran todo, desde máscaras y figuras de madera, bronce y marfil hasta ropa bordada con hilos de oro, todos de diferentes países y grupos culturales como Attie (Costa de Marfil), Bamileque (Camerún), Luba (República Democrática del Congo) , Tchokwe (Angola) y Yoruba (Nigeria).

El núcleo de la colección dedicada a la historia, la cultura y el arte de África conserva una gran cantidad de objetos, de los más diversos conceptos estéticos y funcionalidades, producidos, principalmente, por grupos étnicos de las naciones subsaharianas, entre el 15 y el 20 siglos. Hay obras para uso ritual, mágico o religioso (representaciones de dioses y otras entidades divinas, figuras maternas vinculadas a rituales de fertilidad, figuras investidas con poder medicinal, etc.) y artefactos para uso diario (tubos de procesión, peines, relicarios y muebles de elementos). )

Los materiales utilizados (madera, marfil, terracota, telas, cuentas, etc.) varían según la fuente. Varios grupos culturales y países están representados: Attie (Costa de Marfil), Bamileque (Camerún), Yombe, Luba (República Democrática del Congo), Yoruba (Nigeria), entre muchos otros. Destaca la rica colección de máscaras africanas, compuesta por piezas de admirable sentido estético e imbuidas de diferentes simbologías, utilizadas en cultos y ritos antiguos y como instrumentos de control y regulación del orden social en numerosos grupos étnicos (Yoruba, ecóis, Bobo, Gueledé). , etc.)

El núcleo también incluye una serie de obras producidas por artistas europeos, que cubren aspectos importantes de la historiografía africana. Hay mapas holandeses del siglo XVII que reproducen el territorio africano, litografías etnológicas producidas por Rugendas, grabados y fotografías que representan figuras poderosas de los reinos africanos del pasado.

Trabajo y esclavitud
Centro que tiene como objetivo destacar el conocimiento y las tecnologías aportadas por los africanos esclavizados en el campo de trabajo. Tanto en entornos rurales como urbanos, el conocimiento de los africanos fue decisivo para el desarrollo de los ciclos económicos. Además de las pinturas, grabados y esculturas que representan parte de estas contribuciones, los visitantes pueden apreciar documentos y otros objetos relacionados con el mundo del trabajo, como molinos de caña, moldes de azúcar y herramientas de carpinteros y herreros.

Este núcleo aborda el papel de los africanos esclavizados y sus descendientes en la construcción de la sociedad brasileña, como una fuerza laboral fundamental en todos los ciclos de desarrollo económico del país. Conserva documentos iconográficos que atestiguan tanto la brutalidad de este proceso como la asimilación gradual y silenciosa por parte de la sociedad de los valores y costumbres africanos derivados de la diáspora. Hay varias litografías de Debret y Rugendas, que registran los castigos aplicados a los esclavos por sus amos, los viajes en las bodegas de los barcos de esclavos y el trabajo forzado en los ingenios azucareros.

El núcleo conserva varias herramientas de carpintería, carpintería y otros instrumentos de trabajo utilizados por los esclavos, además de una serie de instrumentos de tortura y castigo, como gargantas, remos y mundos de giro. El núcleo también incluye una serie de fotografías, de autores como Marc Ferrez, Victor Frond y Virgílio Calegari, que registran esclavos negros y libertos en sus oficios.

Otra colección importante de este núcleo está compuesta por documentos relacionados con la resistencia africana a la esclavitud y la participación de los negros en los movimientos de independencia brasileños. Hay mapas de quilombo del siglo XVIII, anuncios de recompensas por capturar esclavos fugitivos, representaciones artísticas de líderes de la resistencia negra y personalidades vinculadas al movimiento abolicionista, como Zumbi dos Palmares y José do Patrocínio, realizados por artistas como Alípio Dutra y Antônio. Parreiras

Religiones afrobrasileñas
Centro dedicado a las religiones y cultos brasileños que tienen una matriz africana. Las cosmovisiones y mitologías se destacan a través de una rica iconografía, con énfasis en el panteón de los santos, orixás y otras entidades adoradas en Brasil. En el espacio reservado para el núcleo, se pueden ver vestimentas de Egungun y orixás, instrumentos musicales, así como pinturas, grabados, esculturas, instalaciones y fotografías dedicadas al tema.

Además de la apropiación y la reinterpretación de elementos presentes en las festividades católicas, la esclavitud forzó el contacto y la convivencia entre religiones de diferentes pueblos africanos, lo que resultó en una asimilación múltiple de elementos similares de sus culturas. De esta manera, deidades, ritos y cultos de diferentes orígenes se fusionaron en una amalgama común, que dio lugar a religiones afrobrasileñas. En este núcleo, se conservan piezas relacionadas con estas religiones, sus personajes y ritos, que van desde esculturas y fotografías hasta vestimentas y altares, que datan desde el período colonial hasta nuestros días.

Destacan las diversas piezas relacionadas con Quimbanda, Xangô y, principalmente, Candomblé, una religión de origen yoruba, extendida en todo el territorio brasileño, como estatuillas de Iemanjá, Ibejis y objetos rituales de orixás, producidos en Brasil y en África, en su aspectos más diversos (Kekes, Jejes, Angola, etc.). Hay varios especímenes de balangandãs, joyas y amuletos utilizados por las mujeres bahianas en ocasiones festivas y rituales. También hay un importante conjunto de fotografías de artistas como Pierre Verger, Mário Cravo Neto, Maureen Bisilliat y Adenor Gondim, que documentan los ritos religiosos afrobrasileños.

Lo sagrado y lo profano
En este núcleo están representadas las festividades celebradas en Brasil, vinculadas a lo sagrado y celebradas en el espacio festivo de la calle. Muchos de los populares festivales brasileños, como Congada y Maracatu, se remontan al período colonial y fueron considerados espacios de sociabilidad utilizados por los africanos esclavizados para celebrar sus tradiciones y mantener sus identidades culturales. Así, en varios festivales brasileños es posible encontrar instrumentos musicales de origen africano, símbolos relacionados con antiguos reinos del continente, materializados en el núcleo a través de máscaras, banderas y ropa.

En este núcleo, se conservan las obras relacionadas con la imposición de la fe cristiana en los cautivos negros, documentando en gran medida el sincretismo religioso posterior que marca la sociedad brasileña. Las celebraciones festivas católicas, vistas en el período colonial como grandes eventos cívicos e instrumentos importantes para la difusión de la doctrina cristiana, proporcionaron espacios sociales para que los esclavos africanos y sus descendientes se apropiasen de estas festividades, a menudo adaptando el simbolismo católico a sus referencias culturales. y ritos de origen.

Una gran cantidad de grabados, acuarelas y fotografías se destacan en la colección, documentando tanto las fiestas religiosas del catolicismo popular como las cofradías afrobrasileñas (fiestas de Nossa Senhora do Rosário, Divino y la Irmandade da Boa Morte), así como celebraciones “folklóricas” . de influencia negra (congadas, maracatu, bumba-meu-boi, coronación de los reyes negros, etc.), además de los adornos, máscaras, objetos y ropas utilizados en estas festividades. El culto a los santos negros, como Santo Elesbão, Santa Ifigênia y São Benedito, se representa a través de una selección imaginaria del período colonial. También es importante la gran colección de exvotos, imaginarios imbuidos de intenciones votivas, ya sean mágicas o religiosas, ampliamente producidas en el Brasil colonial.

Historia y memoria
Centro dedicado a la historia y la memoria de importantes personalidades negras que se destacaron en varias áreas del conocimiento, desde el período colonial hasta nuestros días. Fotografías y documentos exaltan la trayectoria de escritores como Carolina María de Jesús, autora del libro Quarto de Despejo; de los ingenieros de la familia Rebouças, además de otros notables como Teodoro Sampaio, un importante geógrafo y arquitecto cuyo nombre se atribuyó, en su honor, a una conocida calle de São Paulo.

En el núcleo dedicado a la historia y la memoria, la mayor preocupación es rescatar y recordar los grandes exponentes negros y mulatos que se destacaron en varias áreas, desde el período colonial hasta nuestros días. De este modo se conservan pinturas, fotografías, esculturas, grabados y documentos relacionados con personalidades históricas (Zumbi dos Palmares, Henrique Dias, José do Patrocínio), escritores y periodistas (Luís Gama, Antônio Gonçalves Crespo, Cruz e Sousa, Machado de Assis), ingenieros (André Rebouças, Teodoro Sampaio), médicos (Juliano Moreira), artistas (Ruth de Souza) e intelectuales en general (Milton Santos, Manuel Querino, etc.).

El núcleo también está compuesto por testimonios materiales de la evolución histórica de los negros en Brasil. Hay objetos y documentos que informan la participación de los negros en episodios históricos como la Batalla de los Guararapes, el Levante dos Malês, la Guerra paraguaya, la Revuelta de Chibata y la Revolución de 1932. Existe una vasta iconografía sobre el movimiento abolicionista del siglo XIX, así como una muestra significativa de ensayos y publicaciones periódicas producidas por la prensa negra en Brasil en los siglos XIX y XX (colecciones de periódicos como A Liberdade, A Voz da Raça y O Clarim d’Alvorada, entre otros).

Artes plásticas: de la mano afrobrasileña
El Centro de Artes Plásticas exhibe obras que abarcan diferentes períodos de arte en Brasil, desde el barroco y el rococó, el siglo XIX y el arte académico, así como el arte popular, el arte moderno y contemporáneo. Entre los artistas en exhibición están Estevão Roberto da Silva y los artistas contemporáneos Rosana Paulino, Rubem Valentim, Mestre Didi, entre otros. En medio de producciones contemporáneas, también se muestran obras de artistas africanos y afroamericanos, como Gerard Quenum, Zinkpé y Melvin Edwards.

Este núcleo conserva ejemplos importantes de la presencia negra a lo largo de la evolución de las artes en Brasil. Principalmente conserva obras de arte ejecutadas por artistas negros y mulatos, pero también incluye piezas que tienen el universo negro como tema. Es notable y bien documentada la fuerte presencia de artistas negros durante el período colonial, que terminaría definiendo el arte brasileño de manera definitiva. En el inventario de gemas del museo, se conservan esculturas de Aleijadinho y Mestre Valentim, y pinturas de José Teófilo de Jesús, Frei Jesuíno do Monte Carmelo, Veríssimo de Freitas y Joaquim José da Natividade.

Con la institución de educación oficial de la Academia Imperial de Bellas Artes (estrechamente asociada con la formación de la élite económica del país), la contribución negra al arte nacional disminuyó significativamente. Aun así, se conservan ejemplos importantes de esta corriente, representados en la colección por los bodegones de Estêvão Silva, en los retratos realizados por Antônio Rafael Pinto Bandeira y Emmanuel Zamor, en los paisajes de Antônio Firmino Monteiro y en el vasto conjunto de pinturas. ejecutado por los hermanos João y Artur Timóteo da Costa (autorretratos y retratos de negros, armadas, paisajes y estudios de desnudos, entre otros).

En el segmento referido al arte del siglo XX, hay un conjunto de pinturas de Benedito José Tobias, varias serigrafías y esculturas de Rubem Valentim, y otras obras de Heitor dos Prazeres, Ronaldo Rêgo, Octávio Araújo, Manuel Messias, Joseph Pace, Caetano Dias , José Igino, Tibério, Jorge Luís dos Anjos, entre otros. Finalmente, hay conjuntos representativos de arte popular afrobrasileño, donde se destacan las obras de Mestre Didi, y una colección de fotografías artísticas, con nombres como Madalena Schwartz, André Vilaron, Eustáquio Neves, Sergio Valle Duarte, Walter Firmo, Alfred Weidinger entre otros.

Museo Afro Brasil
Museu Afro Brasil es una institución pública, mantenida por la Secretaría de Estado de Cultura de São Paulo y administrada por Associação Museu Afro Brasil – Organização Social de Cultura (Asociación Museu Afro-Brasil – Organización Social para la Cultura)

Su objetivo es ser un museo contemporáneo donde los negros puedan ser reconocidos.

Más de 6,000 obras resaltan la importancia de los africanos en la formación de la cultura, el patrimonio y la identidad brasileña, tal como se conoce hoy en día. Además, ofrece una celebración del arte y los logros de los africanos y afrobrasileños.

La Colección es considerada la más grande afroamericana en América con más de 6,000 obras maestras, esculturas, documentos, grabados, cerámicas, pinturas, artes contemporáneas, joyas, objetos, relieves, fotografías y textiles.

Más del 70% de la colección se encuentra en la exposición a largo plazo, que retrata principalmente a Brasil, algunos países del continente africano, Cuba, Haití y los Estados Unidos.