Museo Calouste Gulbenkian, Lisboa, Portugal

El Museo Calouste Gulbenkian (portugués: Museu Calouste Gulbenkian) es un museo portugués en la parroquia civil de Avenidas Novas, en el municipio de Lisboa. Fundado de conformidad con la última voluntad y el testamento de Calouste Gulbenkian, el museo alberga la colección de arte de la Fundación de nombre similar, que incluye arte antiguo y, en algunos casos, moderno.

El Museo Calouste Gulbenkian fue construido para albergar la Colección de Arte del rico financista armenio Calouste Sarkis Gulbenkian, nacido en Üsküdar (Estambul) en 1869, quien murió en Lisboa en 1955. El Museo posee una colección de seis mil piezas y exhibe sus galerías sobre mil cuatrocientas obras divididas en arte egipcio, arte greco-romano, arte mesopotámico, arte islámico oriental, arte armenio, arte del lejano oriente, escultura, arte del libro, pintura, artes decorativas y la obra de René Lalique. La colección de Pintura incluye obras de pintores como Van der Weyden, Ghirlandaio, Rubens, Rembrandt, Guardi, Fragonard, Gainsborough, Turner, Corot, Renoir, Manet, Degas y Monet. Entre las numerosas esculturas, es digna de mención la famosa original de mármol “Diana” de Houdon, que perteneció a la emperatriz Catalina II de Rusia.

La colección de obras de René Lalique, que Calouste Gulbenkian adquirió directamente del artista, se considera única en el mundo no solo por su calidad sino también por su cantidad. El Museo forma parte de un complejo que comprende el edificio central de la Fundación Calouste Gulbenkian, una Biblioteca de Arte, auditorios para conciertos y conferencias, una cafetería y tiendas, y ha sido galardonado con el Premio Valmor de Arquitectura en 1975 y clasificado Monumento Nacional en 2010. El Parque Gulbenkian, un lugar donde el contacto con la naturaleza es privilegiado, incluye además el Centro de Arte Moderno y un auditorio al aire libre.

El Museo Calouste Gulbenkian es parte del edificio de la sede y el parque de la Fundación Calouste Gulbenkian (Fundación Calouste Gulbenkian, Lisboa).

Colección
El edificio que alberga la Colección del Fundador fue diseñado por los arquitectos Ruy Jervis d’Athouguia, Pedro Cid y Alberto Pessoa (1969) para albergar alrededor de seis mil piezas acumuladas por Calouste Sarkis Gulbenkian. Está ubicado en el norte del jardín Gulbenkian. Las galerías de este edificio albergan muestras de alrededor de mil piezas divididas en grupos que corresponden al arte egipcio, el arte grecorromano, Mesopotamia, Oriente islámico, Armenia, el Lejano Oriente y, en lo que respecta al arte occidental, la escultura, el arte del libro, pintura, artes decorativas francesas del siglo XVIII y obras de René Lalique. La colección de obras de René Lalique, que Calouste Gulbenkian compró directamente al artista, se considera única en el mundo por su calidad y cantidad.

El diseño del edificio es obra de los arquitectos Alberto Pessoa, Pedro Cid y Ruy de Athouguia.

La frase “solo lo mejor” define con precisión los criterios por los cuales fue guiado, y el afecto apasionado que desarrolló para los objetos.

Sus piezas fueron adquiridas a través de intermediarios, directamente de propietarios públicos y privados, o en subastas. Calouste Gulbenkian, a pesar de sus gustos definidos, se rodeó de personalidades en las que confiaba y que lo asesoraban. Fue Sir Kenneth Clark, en ese momento director de la National Gallery en Londres, quien le aconsejó que comprara Boy Blowing Bubbles de Manet. André Aucoc, joyero y orfebre de París, jugó un papel fundamental en las negociaciones con el gobierno soviético para comprar piezas importantes del Museo Hermitage de Leningrado en el período de dos años desde 1928 hasta 1930.

Cuando el magnate del petróleo se cansaba de un objeto, lo retiraba de su colección entregándolo como regalo, intercambiándolo o utilizándolo en parte como pago por otra cosa.

Gulbenkian también estaba interesado en enriquecer las colecciones públicas, contribuyó generosamente con ayuda financiera o donando piezas a instituciones culturales como el Louvre de París, el Kunsthistorisches Museum de Viena y el Museo Nacional de Arte Antiga de Lisboa.

En 1938, con el núcleo de su colección en su lugar, Calouste Gulbenkian expresó su interés en crear una institución en Londres, al lado de la Galería Nacional, que podría albergar la colección en su totalidad. Esto incluyó algunas de las más grandes obras de arte en su colección recientemente colocada en préstamo en la Galería Nacional, y antigüedades egipcias en el Museo Británico.

El proyecto no llegó a nada con el estallido de la II Guerra Mundial. Un incidente diplomático que tuvo lugar en 1942 llevó al gobierno británico a declarar a Calouste Sarkis Gulbenkian como un “enemigo técnico”, una clasificación que fue revocada el año siguiente, aunque fue una que Gulbenkian nunca olvidó.

En 1947, con la National Gallery restaurada después de los daños causados ​​por los bombardeos alemanes, el nuevo director Sir Philip Hendy pidió permiso para exhibir las pinturas de la colección prestada en 1938. Gulbenkian negó que el anterior director, Sir Kenneth Clark, en el que el colector tenía total confianza había renunciado. En el mismo año, Sir Leigh Ashton, el director del Museo Victoria y Albert, se acercó Gulbenkian con una sugerencia para la creación de un museo en Londres para albergar la colección completa. En 1947, exactamente de la misma invitación fue presentada por la Galería Nacional de Arte en Washington, DC, que propuso a exhibir todas las obras depositadas en Londres. En 1948, las antigüedades egipcias del Museo Británico fueron enviados a los Estados Unidos. Estos fueron seguidos, en 1950,

La mayoría de la colección permaneció en su casa en la avenida de Iéna, en París, una propiedad que adquirió, en 1922, desde el colector Rodolphe Kann y que, durante cuatro años sufrió una amplia adaptación a instalar sus obras de arte.

Cuando Calouste Gulbenkian hizo su voluntad definitiva en Lisboa el 18 de junio de 1953, especificó que sus obras de arte deben llegar a Lisboa, y junto con la Fundación, que se instituyó, un museo también debe ser construido para proteger y exhibir la colección. El proyecto de un museo y fundación que se había planeado para Londres y reflexionado sobre por Washington se puso en funcionamiento en Lisboa.

Si bien se están estudiando propuestas para la construcción de la sede de museos y fundaciones, el siglo 18 Palácio Pombal en Oeiras, cerca de Lisboa estaba preparado para albergar las obras de arte que proceden principalmente de Londres, Washington y París.

Las negociaciones con el Gobierno francés eran extremadamente complejo particularmente cuando se trata de obras maestras de valor incalculable de los palacios reales en Versalles y Fontainebleau, así como las esculturas de Houdon de la residencia Gulbenkian en la Avenida de Iéna, en París. Un esfuerzo legal y diplomático combinada fue hecha por la administración de la Fundación Gulbenkian, en conjunto con el Ministerio de Asuntos Exteriores portugués, y André Malraux, entonces ministro francés de Cultura. Esto permitió que el resto de la colección para ser enviados, sin restricciones, a Lisboa, donde llegó el 16 de junio de 1960.

Por primera vez, los 6.440 objetos adquiridos por Calouste Gulbenkian fueron finalmente juntos bajo el mismo, aunque temporal, del techo al igual que siempre había deseado. En los meses siguientes se muestra una serie de artículos de la colección al público portugués en varias exposiciones que tuvieron lugar a principios de los años sesenta. El 20 de julio de 1965, para conmemorar el décimo aniversario de la muerte del fundador, 300 objetos de la colección Gulbenkian fueron puestos en exhibición permanente al público. En 1969, las obras de arte dejaron el Palacio Pombal para el nuevo museo, al fin agrupados como una entidad.

La construcción
del proyecto de la Fundación Calouste Gulbenkian y el Museo, inaugurado en 1969, fue el resultado de una competencia limitada que tuvo lugar a partir de, 1959-1960 entre tres equipos de arquitectos.

Las especificaciones ambiciosas y detalladas que se basan en el supuesto de que el nuevo edificio era la de servir como “un perpetuo homenaje a la memoria de Calouste Gulbenkian, y sus líneas eran para reflejar las características esenciales de su personaje – espiritualidad concentrada, la fuerza creativa y la simplicidad de vida”.

El proyecto tenía que tener en cuenta varios tipos de instalaciones para albergar a los museos, auditorios y bibliotecas y también los servicios administrativos y técnicos de la fundación. El lugar elegido fue el Parque de Santa Gertrudis en Palhavã, Lisboa (el sitio actual).

De las tres soluciones presentadas conjuntamente que el equipo formado por los arquitectos Ruy Jervis d’Athouguia, Pedro Cid y Alberto Pessoa fue seleccionado como el cumplimiento de los requisitos de la comisión para producir un edificio sobrio digna en un entorno arquitectónico unificado. Un gran número de especialistas en diversas áreas trabajó en el proyecto coordinado por el equipo ganador.

Los dos proyectos restantes fueron por un equipo de arquitectos formado por Arnaldo Araújo, Frederick George y Manuel Laginha, y el otro por Formosinho Sanches, armenio Losa y Padua Ramos.

El conjunto arquitectónico existente, simple en línea con diferentes áreas hábilmente unidos entre sí, está rodeado por una zona verde diseñado por los arquitectos de paisaje Gonçalo Ribeiro Telles y António Viana Barreto, con césped, árboles, piscinas e incluso un anfiteatro al aire libre. El exterior del museo es como un paralelepípedo rectangular masiva encuentra en uno de sus lados más largos, donde el uso del hormigón y granito crea un equilibrio cromático suave. Prevista en relación con cada objeto recogido por Calouste Gulbenkian, en la planta baja tiene una sala de exposiciones temporales, un pequeño auditorio, una tienda del museo y cafetería, así como la Biblioteca de Arte.

Una marca que define la arquitectura del museo portugués, el edificio del Museo se organiza alrededor de dos jardines con numerosos ventanales altos que permiten al visitante disfrutar de la naturaleza y el arte.

Un ejemplo notable de las últimas tendencias en la arquitectura moderna portuguesa de la década de 1960, la Fundación Calouste Gulbenkian fue galardonado con el Premio Valmor de Arquitectura en 1975, y clasificado como “Monumento Nacional” en 2010.

Exhibición
Las salas de exposición permanente se distribuyen en orden cronológico y geográfico para crear dos circuitos independientes dentro de la excursión en general.

El primer circuito resalta arte oriental y clásico en exhibición en el egipcio, grecorromano, mesopotámico, islámico oriental, armenio y Far Eastern Art.

La segunda abarca el arte europeo con secciones dedicadas al arte del libro, escultura, pintura y artes decorativas arte francés del siglo 18 y en especial la obra de René Lalique.

En este circuito un número amplio de piezas reflejan diversas tendencias artísticas europeas desde el comienzo del siglo 11 a mediados del siglo 20.

La sección comienza con el trabajo en marfil y libros manuscritos iluminados, seguido de una selección de 15 de las esculturas y pinturas de los siglos 16 y 17.

El arte del Renacimiento produjo en Flandes, Francia e Italia se encuentra en exhibición en la habitación contigua. artes decorativas francesas del siglo 18 tienen un lugar especial en el museo con objetos pendientes de oro y plata y muebles, así como pinturas y esculturas. Estas artes decorativas son seguidos por galerías que exhiben un grupo de pinturas por el veneciano Francesco Guardi, pinturas inglesas del siglo 18 y 19, y, finalmente, una magnífica colección de joyas y vidrio de René Lalique, que se muestra en su propia habitación.