Arquitectura románica en España

La arquitectura románica en España es el estilo arquitectónico que refleja la arquitectura románica, con influencias peculiares tanto de estilos arquitectónicos fuera de la península Ibérica a través de Italia y Francia, como de patrones arquitectónicos tradicionales desde dentro de la península. La arquitectura románica se desarrolló y se propagó por toda Europa durante más de dos siglos, que abarca aproximadamente desde finales del siglo X hasta bien entrado el siglo XIII.

Durante el siglo VIII, aunque el Renacimiento carolingio extendió su influencia a la Europa occidental cristiana, la España cristiana permaneció unida a la cultura tradicional hispano-romana y gótica, sin ser influenciada por los movimientos culturales europeos, hasta la llegada del románico.

La arquitectura románica se extendió por toda la mitad norte de España, llegando hasta el río Tajo, en la altura de la Reconquista y la Repoblación, movimientos que favorecieron enormemente el desarrollo del románico. El primer estilo románico se extendió de Lombardía a la región catalana a través de la Marca Hispánica, donde se desarrolló y desde donde se extendió al resto de la península con la ayuda del Camino de Santiago y los monasterios benedictinos. Su marca se dejó especialmente en los edificios religiosos (por ejemplo, catedrales, iglesias, monasterios, claustros, capillas) que han sobrevivido hasta el siglo XXI, algunos mejor conservados que otros. Los monumentos civiles (puentes, palacios, castillos, murallas y torres) también se construyeron con este estilo, aunque pocos han sobrevivido.

Antecedentes y contexto histórico
El período románico corresponde a una época en que el cristianismo era más seguro y optimista. Europa había visto, en los siglos precedentes, el declive del esplendor carolingio y había sufrido invasiones normandas y húngaras (los húngaros llegaron hasta Borgoña) que resultaron en la destrucción de muchos de los monasterios de la península. En España, las campañas de Almanzor fueron desastrosas, arrasando y destruyendo muchos de los monasterios e iglesias pequeñas.

Hacia el final del siglo X, una serie de eventos estabilizadores restablecieron cierto equilibrio y tranquilidad en Europa, aliviando en gran medida la situación política y la vida en la cristiandad. Las principales fuerzas que surgieron fueron los otomanos y el Sacro Imperio Romano, incluido el Papa, cuyo poder se hizo universal y que tenía el poder en Roma para coronar a los emperadores. En España los reyes cristianos estaban en marcha con la Reconquista, firmando pactos y cartas de convivencia con los reyes musulmanes. En este contexto, surgió un espíritu organizacional en toda la cristiandad con los monjes de Cluny. Los monasterios y las iglesias se construyeron durante estos años y la arquitectura se orientó hacia estructuras más duraderas para resistir futuros ataques, incendios y desastres naturales. El uso de una bóveda en lugar de una cubierta de madera se extendió por toda Europa.

Además, se restablecieron las comunicaciones y se produjo un acercamiento entre varios monarcas europeos, así como la restauración de las relaciones con Bizancio. El legado romano de carreteras y carreteras permitió una mejor comunicación entre los numerosos monasterios y facilitó las peregrinaciones a los lugares sagrados o pequeños enclaves de devoción popular. Como resultado, el comercio se incrementó y el movimiento de personas diseminó nuevos estilos de vida, entre los que se encontraba el estilo románico. Santuarios, catedrales y otros, fueron construidos en estilo románico durante casi dos siglos y medio.

Artistas y profesionales
En la Edad Media, el concepto de “arquitecto”, tal como se entendía entre los romanos, dejó de usarse y dio paso a un cambio social. Los deberes del antiguo arquitecto descansaron en el maestro de obras. Este fue un artista que, en la mayoría de los casos, participó en la construcción real junto con el equipo de trabajadores que tenía bajo su mando. El maestro de obras fue quien supervisó el edificio (como lo hizo el arquitecto antiguo), pero al mismo tiempo también podría ser un artesano, un escultor, un carpintero o un cantero. Esta persona solía ser educada en monasterios o grupos de logias masónicas sindicalizadas. Muchos de estos maestros constructores fueron los diseñadores de magníficos portales o pórticos, como el de la Catedral de Santiago de Compostela realizado por el Maestro Mateo, el pórtico del Nogal de las Huertas en Palencia, por el Maestro Jimeno, o el portal norte de la Iglesia de San Salvador de Ejea de los Caballeros (en la provincia de Zaragoza) por el Maestro Agüero.

Toda la obra arquitectónica románica estaba compuesta por el director (maestro de obras), un capataz a cargo de un gran grupo que formaba talleres de canteros, albañiles, escultores, fabricantes de vidrio, carpinteros, pintores y muchos otros oficios o especialidades, que se trasladaron de un lugar a otro. Estas cuadrillas formaron talleres de los cuales surgieron maestros locales que pudieron levantar iglesias rurales. En este conjunto no debemos olvidarnos de la figura más importante, el patrón o desarrollador, sin el cual el trabajo no se completaría.

De documentos que han sobrevivido en España sobre contratos de obras, litigios y otros asuntos, se sabe que una casa o alojamiento se asignó en las catedrales para el maestro y su familia. Hay documentos de litigios que hablan de los problemas de la viuda de un maestro, donde reclamaba para ella y su familia una casa para toda la vida. En algunos casos, este problema presentó un conflicto real ya que el maestro posterior del edificio también necesitaría ocupar la casa.

Canteros
Los canteros formaron la mayor parte de los trabajadores en la construcción del edificio. El número de canteros podría variar según la economía local. Algunos de estos números son conocidos, como la Catedral Vieja de Salamanca, que empleó entre 25 y 30.

Estos albañiles y otros trabajadores estaban exentos de pagar impuestos. Se separaron en dos grupos según su especialización. El primer grupo, aquellos que se dedicaron a un trabajo especial de alta calidad (genuinos artistas esculturales) y que trabajaron a su propio ritmo, dejando su trabajo terminado en el sitio para luego colocarlo en el edificio. El segundo grupo eran empleados permanentes, que levantaron edificios piedra sobre piedra y pusieron en su lugar esas piezas de calidad o relieves tallados realizados por el primer grupo en el momento adecuado. Esta forma de trabajar podría llevar a un retraso en las piezas que se colocarán algún tiempo después de su creación, un retraso en muchos casos que se ha convertido en un gran problema para los historiadores en la datación del edificio.

También había un grupo de trabajadores no calificados que trabajaban donde era necesario. En muchos casos estas personas ofrecieron su trabajo o habilidad como un acto de misericordia porque como cristianos estaban dispuestos a colaborar en una gran obra dedicada a su Dios. En cualquier caso, recibieron una remuneración que era por día o por pieza. En los documentos, muchos nombres aparecen en listas de salarios diarios, por lo que este acto no fue arbitrario, sino que estuvo bien regulado.

Entre los cistercienses, se los conocía como cuadrillas de ponteadores, formados por laicos o monjes que se trasladaban de un condado a otro, siempre bajo la dirección de un monje profesional, cuyo trabajo era pavimentar terrenos, construir caminos, o construir puentes.

Anonimato y firmas de artistas
La mayoría de las obras románicas son anónimas en el sentido de que carecen de firma o prueba de autoría. Incluso si el trabajo está firmado, los especialistas en historia a veces tienen dificultades para distinguir si se hace referencia al creador real o al patrocinador del trabajo. A veces, sin embargo, la firma es seguida o precedida por una explicación que aclara si se trata de una u otra persona. Arnau Cadell lo dejó claro en la capital de Sant Cugat: esta es la imagen del escultor Arnau Cadell que construyó este claustro para la posteridad.

En otros casos, es el estudio sistemático de la escultura junto con la arquitectura lo que ha permitido a los historiadores extraer conclusiones. Así, se sabe que en la catedral de Lleida, Pere de Coma fue maestro de obras entre 1190 y 1220, pero durante ese período también hubo varios talleres de escultura claramente diferenciados. El mismo estudio realizado en la Catedral de Santiago de Compostela sugiere al Maestro Mateo como el promotor y director de sucesivos talleres que tiene aspectos realizados por diferentes manos pero bajo una dirección coherente.

El hecho de que la mayoría de las obras románicas permanecieron en el anonimato ha desarrollado la teoría de que el artista consideraba que no era la persona adecuada para poner su nombre en obras dedicadas a Dios. Sin embargo, por un lado, las pocas obras civiles que quedan no están firmadas y, por otro lado, esa visión se contrarresta con una larga lista que podría darse a los artistas que firman sus obras, entre los que se encuentran:

Desarrolladores y patrocinadores
En el mundo románico, tanto el promotor de las obras como el mecenas y el financiero fueron las verdaderas estrellas de la obra arquitectónica o la obra de arte a crear. Ellos están a cargo y determinan cómo debe hacerse el trabajo, cuáles deben ser los personajes o los santos en escultura y relieves, las dimensiones geométricas (que luego serán responsabilidad del verdadero profesional para llevarlas a cabo con rigor matemático) y alentar y exaltar el proyecto. Los promotores fueron los encargados de contratar y también convocar a los mejores artistas y arquitectos que trabajaron con su ímpetu y entusiasmo.

Especialmente en escultura y pintura, el artista estaba completamente sometido a la voluntad de los patrocinadores y patrocinadores, sin cuya intervención el trabajo nunca se realizaría. El artista románico se adaptó a la voluntad de estas personas dando el mejor trabajo de su oficio y cumpliendo con la satisfacción de un trabajo bien hecho sin tener ningún deseo ni la intención de adquirir fama mundial a medida que comenzó a desarrollarse desde el Renacimiento. El orgullo de un trabajo bien hecho y el reconocimiento de sus compañeros y mecenas fueron los más grandes de los premios, por lo que a veces este orgullo los llevó a decirlo de manera muy simple en uno de sus trabajos terminados.

En España, los reyes y una minoría de la nobleza introdujeron las nuevas tendencias románicas desde el principio (lo que trajo consigo una renovación benedictina y la aceptación de la liturgia romana), mientras que otra parte de la nobleza y la mayoría de los obispos y monjes todavía se aferraban a la viejas formas y la liturgia hispana. Sin embargo, el románico triunfó plenamente y esto se debió principalmente a los patrocinadores y patrocinadores que llevaron a cabo grandes obras a partir de las cuales se desarrolló el nuevo estilo en toda la mitad norte de la Península Ibérica.

Períodos románicos
En España, como en el resto del mundo cristiano occidental, el arte románico se desarrolló en tres etapas con sus propias características. La historiografía ha definido estas etapas como románico temprano, románico completo y románico tardío.

Primer románico: la arquitectura comprende una zona geográfica bien definida que se extiende desde el norte de Italia, el Mediterráneo de Francia, Borgoña y tierras catalanas y aragonesas en España. Se desarrolló desde finales del siglo X hasta mediados del siglo XI, excepto en lugares aislados. Durante este período románico, no había ni pinturas en miniatura ni esculturas monumentales.

Románico completo: desarrollado desde el este hacia Lisboa y desde el sur de Italia hasta Escandinavia. Se extendió, gracias al movimiento monástico, la unificación de la fe católica con la liturgia romana y los canales de comunicación a lo largo de las rutas. Comenzó su lanzamiento en la primera mitad del siglo XI y continuó hasta mediados del siglo XII. Los mejores ejemplos están en las “iglesias de peregrinación” (por ejemplo, la catedral de Santiago), especialmente en áreas de la repoblación. Se caracteriza por la inclusión de esculturas monumentales en los portales y enjutas y por la decoración y el diseño de los capiteles, molduras, fascias, etc.
La Catedral de Jaca fue uno de los primeros templos – si no el primero – que se elevó con las ideas estéticas y la arquitectura de este estilo románico que entró en la península con grandes influencias románicas francesas. La decoración de sus impostas y arcos románicos con tablero geométrico de ajedrez jugó un papel en muchos de los edificios que se construyeron más tarde, dando a este estilo el nombre de Jaques asediado o a cuadros.
Románico tardío: cronológicamente se difundió desde el final del período románico completo hasta el primer cuarto del siglo XIII, cuando comenzó a ser sucedido por el arte gótico. Este período fue el más activo en términos de la construcción de monasterios por parte de los monjes cistercienses.

Construcción de edificios románicos en España
Los edificios religiosos románicos nunca fueron tan monumentales como las construcciones francesas, o las construcciones que más tarde dieron lugar al arte gótico. Los primeros diseños de edificios tenían paredes gruesas y pequeñas aberturas a través de las cuales podía entrar una luz tenue desde el exterior. Más tarde hubo una evolución en la construcción de las paredes que permite que los edificios se aligeren mejor y para abrir ventanas más grandes.

Los edificios monásticos fueron los más numerosos que comparten importancia con las catedrales. Las iglesias y las parroquias se construyeron en las ciudades, mientras que en las ciudades pequeñas se construyeron innumerables iglesias pequeñas, conocidas como románicas rurales.

Material
El material más precioso pero también el más caro fue la piedra. Los canteros se ocuparon de tallarlo con un cincel, siempre seleccionando la buena cara del bloque. Estos se hicieron en sillares, que generalmente estaban disponibles en filas horizontales y, a veces se utilizan a lo largo de los bordes. Las rocas duras casi siempre se usaban. También se utilizó mampostería, con piedra tallada en las esquinas, ventanas y puertas. Si la piedra era difícil de conseguir, debido a que la ubicación geográfica correspondiente no tenía canteras, o porque era demasiado costosa en ciertos momentos, utilizaban ladrillos cocidos, pizarra o cualquier piedra de sillares. La pintura y el yeso se utilizaron como acabado, tanto para la piedra como para la mampostería y otros materiales, de modo que, una vez pintadas las paredes, era difícil distinguir si tenía una u otra debajo. La colorida arquitectura románica estaba tan extendida como lo había sido en los edificios romanos.

Cimientos
Los constructores medievales hicieron un extenso estudio para la fundación, teniendo en cuenta el tipo de edificio que se construiría, los materiales que se utilizarían y el suelo sobre el que se colocaría el edificio. Primero se excavaron profundas zanjas y se llenaron de piedras y escombros. Las trincheras se distribuían debajo de las paredes que las cubrían y otras se cruzaban para unir los pasillos y fortalecer los pilares de los arcos transversales. La fundación formó una red que prácticamente dibujó el plan del templo, por lo tanto, difería de la base aislada para el soporte de los pilares utilizados en el estilo gótico. En algunas iglesias en ruinas todo lo que queda es esta base, dando a los arqueólogos buen material de estudio. Los arqueólogos pueden determinar el grosor de las paredes a partir de estos restos revelados de los cimientos, aunque se sabe que, a este respecto, los constructores más bien exageraron y crearon zanjas excesivamente profundas y cimientos excesivamente gruesos por temor a deslizamientos de tierra.

Bóvedas, naves y techos
Durante el primer período románico, muchas iglesias rurales seguían cubiertas con techos de madera, más aún en Cataluña y especialmente en el valle de Boi, donde la renovación románica de las iglesias antiguas era obra de constructores lombardos que cubrían las naves de dos aguas con una estructura de madera. respetando las viejas tradiciones de la región. Sin embargo, el ábside de estas iglesias siempre estaba cubierto con una bóveda de horno.

A lo largo del siglo XI, las naves estaban cubiertas con bóvedas de cañón, ya sea medio barril o un cuarto de barril, un dispositivo utilizado en la arquitectura románica de toda Europa. Más tarde se usó la bóveda de la ingle. En Cataluña, estas bóvedas de cañón se utilizaron sin refuerzos, mientras que en Castilla y León se utilizaron arcos como soporte. El uso de la bóveda de la ingle (que surge del cruce de dos bóvedas de cañón perpendiculares) se había perdido y más tarde fue absorbido por grandes maestros constructores. La bóveda de la ingle, a su vez dio paso a la bóveda de crucería, que más tarde se convirtió en muy común en la arquitectura gótica.

El tipo de bóvedas utilizadas exclusivamente en las escaleras de las torres también se llamaba bóvedas helicoidales. Ejemplos de su uso se encuentran en San Martín de Fromista, Sant Pere de Galligants y San Salvador de Leyre, entre otros.

Se construyeron bóvedas de esquina en los claustros de monasterios y catedrales. Estos son el resultado de la reunión de dos grupos en un claustro. El acabado de estas bóvedas no fue muy fácil, por lo que los constructores tuvieron que usar varios trucos para asegurarse de que los defectos no fueran fácilmente visibles a simple vista.

Arcos
En España, el arco más utilizado fue el semicircular, aunque también se utilizaron el arco de herradura y el arco apuntado. El arco fue utilizado exclusivamente durante todo el siglo XI y la primera mitad del siglo XII. Para alcanzar ciertas alturas, las bóvedas se hicieron bastante forzadas, como en Sant Joan de les Abadesses. Se construyeron muchos arcos duplicados con la intención de que fueran más fuertes. Más tarde, en los portales, los arcos se formaron con arquivoltas, es decir, una secuencia de arcos concéntricos decorados con plantas simples o decorativas o molduras geométricas.

Arcos apuntados vinieron de Oriente. Se desconoce la fecha exacta de su uso en la arquitectura románica en España, aunque los historiadores propusieron algunas fechas basadas en edificios que contienen uno o más arcos apuntados que a veces generan una bóveda entera en algunas de sus partes. Hay edificios que corresponden al primer cuarto del siglo XII, como las catedrales de Lugo y Santa María de Terrassa. El uso temprano de estos arcos se convirtió en un elemento de construcción que proporcionó muchas ventajas. Fue un avance arquitectónico que los monjes cistercienses pudieron ver desde el principio.

Contrafuertes
Los contrafuertes son paredes verticales gruesas continuas que se colocan a los lados de un arco o bóveda para contrarrestar los ataques. También fueron colocados en las paredes exteriores de las naves de las iglesias o claustros. En la arquitectura románica son siempre visibles es uno de los elementos que lo caracterizan, especialmente en la arquitectura española, excepto en el área de Cataluña donde la construcción se realizó adoptando un mayor grosor de las paredes.

Cubiertas
Los edificios estaban cubiertos con un techo que podría estar hecho de diferentes materiales:

Piedra (usada frecuentemente). Estas cubiertas aún se pueden ver en la torre Gallo de la catedral de Salamanca y la Catedral de Ávila.
Teja de techo: capaz de cambiarse con frecuencia, el material resiste la intemperie con el tiempo.
Hojas vidriadas, materiales raros. Está ubicado en la torre de la antigua Valladolid.
Pizarra, especialmente en áreas donde este material es abundante, especialmente en Galicia.

Torres
En los edificios españoles, las torres están ubicadas en diferentes partes de la iglesia, a los lados, sobre el crucero y, en casos muy especiales, sobre la sección recta del ábside, como en las iglesias de la ciudad de Sahagún en León. Esta colocación se debió a que, al estar construidas de ladrillo (un material menos consistente que la piedra), los constructores tuvieron que ubicar las torres en la sección más fuerte y resistente (generalmente en los ábsides). Una fachada compuesta por dos torres no era muy común y, por lo general, solo se veía en templos de gran importancia.

Las torres sirvieron como campanarios, especialmente en los estilos románicos en Castilla y León, son lo que se llama Turres signorum. En muchos casos, se construyeron como torres de defensa, especialmente en los territorios fronterizos que experimentaban conflictos militares, y la ubicación de la torre dependía de lo que se defendía. Así, la torre de la iglesia del monasterio de Silos se ubicó para defender el monasterio, la torre del monasterio de San Pedro de Arlanza fue una defensa muy importante para toda el área. El aspecto militar de estas torres románicas evolucionó y cambió con el tiempo, por lo que en la actualidad es difícil adivinar su propósito o propósito original para el que fueron utilizadas en otras épocas. En muchos casos, estas torres se adjuntaron a los lados de la iglesia, y algunas incluso completamente independientes de las iglesias.

Bell-aguilones
Un frontón es un elemento arquitectónico que generalmente se construye en la fachada y se utiliza, en lugar de una torre, para albergar las campanas. El frontón (denominado espadaña en la península ibérica) se construyó como una continuación vertical del muro y se abrieron los vanos para recibir las campanas. El frontón era más fácil y más barato de construir. En el románico español eran muy numerosos, especialmente en iglesias románicas rurales más pequeñas. Estaban hechos de un solo tramo o varios pisos adosados. Por lo general, tenían puntas o piñones.

Hay todo tipo de frontones en el estilo románico de Campoo y Valderredible. Hay algunos espectaculares en otros lugares como el de Agullana en el Alto Ampurdán o el Astudillo, con cinco aperturas. Hay otros más modestos, como el Monasterio de Santa María de Valbuena, cuyas venas también tienen una ubicación única.

Pinturas
Durante la época románica, un edificio no se consideró terminado hasta que sus paredes tenían pinturas apropiadas. Las paredes de las partes más importantes y significativas (especialmente los ábsides) se alinearon con pinturas iconográficas, muchas de las cuales han llegado al siglo XXI, como las que pertenecen a las iglesias en el valle de Tahull. Las paredes, tanto por dentro como por fuera, se cubrieron con una capa de pintura de un color y los impostas, vains y columnas se destacaron en el material original, pero a veces también se pintaron en colores brillantes: verde, amarillo, ocre, rojo y azul. Esta costumbre de pintar o revocar los edificios no era nueva ni única en el románico de la Edad Media, pero representaba una herencia o continuidad del método de construcción desde tiempos antiguos.

Si el material utilizado era piedra, sillar o si la mampostería era de ladrillos, el acabado era una superficie pintada. Por lo tanto, en muchos casos no se pudo determinar si el exterior estaba hecho de piedra o ladrillo, lo que solo podía determinarse a partir de raspaduras de yeso. El acabado de la pintura protegió los edificios contra los ataques al medioambiente, pero estos fueron eliminados en el siglo XIX cuando se aplicaron teorías para exponer los materiales de construcción originales.

Algunas de estas pinturas han permanecido en ciertos edificios, como un testimonio del pasado, en paredes, esculturas y capiteles. En la fachada de la Iglesia de San Martín de Segovia, aún se veían vestigios de pintura en el siglo XX, como lo atestigua y describe el historiador español Marqués de Lozoya. A veces, tallar las cestas de las capitales era demasiado caro y se dejaban completamente lisos para que el pintor pudiera terminarlos con motivos florales o históricos. En la iglesia de San Paio de Abeleda en Ourense, hay vestigios de pinturas en algunas capitales, que incluso han sido repintadas a lo largo de su historia. Fragmentos de capiteles con su pintura original se han encontrado entre las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza y dan una indicación de cómo se decoró el resto.

Los monjes cistercienses y premonstratenses también pintaban las paredes de sus iglesias, en blanco o en un color terroso claro, y algunas veces delineaban las juntas de los bloques.

Esculturas
El uso de esculturas como decoración de edificios durante todo el período románico fue algo tan común que se consideró una necesidad. La arquitectura y la escultura representaban un programa iconográfico inseparable. La idea de la Iglesia (idea desarrollada y difundida por los benedictinos de Cluny) fue enseñar la doctrina cristiana a través de las esculturas y pinturas de los ábsides y las paredes interiores. Los capiteles de las columnas, las enjutas, los frisos, los voladizos y las arquivoltas de los portales estaban intrincadamente decorados con historias del Antiguo y Nuevo Testamento. Estas esculturas no se limitaron a representaciones religiosas, sino que abarcaron una serie de cuestiones profanas pero igualmente importantes para la población de los siglos XI y XII, como el trabajo de campo, el calendario (como en el caso de las capitales de Santa María la Real). claustro de Nieva, del románico tardío), guerra, costumbres, entre otros. En otros edificios se esculpieron animales reales, mitológicos y simbólicos, además de alegorías de vicios y virtudes (el mejor ejemplo se puede dar en las ménsulas eróticas de la Colegiata de San Pedro de Cervatos en el sur de Cantabria). Estas decoraciones no siempre fueron de tipo histórico o de animales; la decoración geométrica fue muy importante al comienzo del románico, por lo que también se usaron decoraciones florales y vegetales. A menudo, el tímpano tallado o el friso representaba una serie de imágenes a lo largo de las capitales de las columnas de las arquivoltas.

Iglesias
Los templos del primer románico son simples, con una sola nave coronada por un ábside semicircular (sin crucero). El prototipo de la iglesia románica era no rural, de tamaño mediano y con el plano de una basílica de tres naves que contenía tres ábsides semicirculares y un crucero. A lo largo del siglo XII, los templos tradicionales de tipo hispano con tres ábsides rectos y adosados ​​todavía se estaban construyendo en algunas áreas (como en la ciudad de Zamora). Los planes de la iglesia se adaptaron a las necesidades litúrgicas, a medida que aumentaba el número de cánones o frailes que requerían más altares para sus funciones religiosas. Los templos fueron construidos con los ábsides Benedictine Cluny añadidos. Un transepto largo que podría acomodar más ábsides fue adoptado en la arquitectura cisterciense, y hay más ejemplos de este tipo de construcción. Esta característica también fue adoptada por las catedrales (Tarragona, Lleida, Ourense y Sigüenza). También hay ejemplos de estructuras cruciformes que representan precisamente una cruz latina, como la iglesia de Santa Marta de Tera en Zamora del siglo XI o la iglesia de San Lorenzo de Zorita del Páramo en Palencia, cuyo encabezado no es cuadrado sino semicircular. También hay planos circulares, de una sola nave, como la iglesia de San Marcos en Salamanca o la iglesia de la Vera Cruz en Segovia.

Sacristía
En la época románica, las iglesias pequeñas o parroquiales no tenían juntas parroquiales. Las sacristías solo se agregaron a estas iglesias a partir del siglo dieciséis. Sin embargo, en los grandes monasterios o catedrales había un espacio adaptado en el claustro para este propósito.

Criptas
Las criptas son una de las características de la arquitectura románica. En el primer románico, su uso se extendió debido a la influencia de los francos. Los espacios fueron construidos justo debajo de la parte superior de la iglesia y estaban destinados a guardar las reliquias de los mártires, cuya adoración surgió de la influencia carolingia. Usualmente tenían tres naves con cubierta de bóveda de crucería, aunque hay variaciones, como la cripta circular con un pilar en el centro (Cuixá y Sant Pere de Rodes). A lo largo del siglo XI, comenzaron a perder importancia como receptores de reliquias y en su lugar fueron construidos para fines arquitectónicos prácticos y necesarios, adaptándose al terreno sobre el que se construyó la iglesia (esta es la función de la cripta del Monasterio de Leyre). A lo largo del siglo XII, se construyeron pocas criptas y las que se construyeron se debieron a la irregularidad del terreno. Más tarde las criptas se convirtieron a fines funerarios.

Tribunas
Las tribunas eran galerías sobre los pasillos que fueron utilizadas por personas importantes para monitorear la liturgia. Tenían poca importancia en la España románica, con su construcción muy escasa. Se conocen dos ejemplos: San Vicente de Ávila y la Basílica de San Isidoro. La historiografía tradicional sugiere que, en esta última iglesia, la tribuna era un lugar especial para la reina Sancha, esposa de Fernando I, pero estudios más recientes muestran que las fechas no coinciden. Hay poca información sobre esta arquitectura.

Triforia
Un triforio es una galería con arcos que se extiende a lo largo de la parte superior de las naves inferiores de una iglesia, debajo de los grandes ventanales de la nave principal. A veces rodea el ábside a la misma altura. Su origen era puramente cosmético, ya que si la nave era demasiado alta había un espacio pesado entre las ventanas del techo y los arcos de soporte de las naves laterales inferiores.

Al principio, el arco del triforio no estaba configurado, pero se pensó que podía usarse para proporcionar luz y ventilación, mientras dejaba un pasaje para los servicios de construcción y vigilancia. Esta construcción podría realizarse porque los pasillos siempre se empujan en la nave central, dejando un agujero utilizable de la misma profundidad que el ancho del pasillo. Este elemento tuvo su verdadero desarrollo en la época gótica. En la arquitectura románica española, la triforia es escasa porque la pared desnuda se solía dejar en su lugar o se construía una arcada ciega.

Un buen ejemplo de un triforio es la catedral de Santiago de Compostela. Los pasillos de este templo tienen dos pisos y el triforio ocupa todo el segundo, cubriendo todo el edificio y bordeando el exterior por una serie de ventanas que proporcionan luz y arcos interiores. Otro ejemplo es en la Catedral de Lugo, aunque en este caso corre a lo largo de todas las paredes. En San Vicente de Ávila, el triforio es una galería oscura que no proporciona luz desde el exterior.

En algunas iglesias de peregrinación, el triforio se usaba a veces como área de alojamiento nocturno para peregrinos.

Pórticos y galerías
El pórtico es un espacio originalmente diseñado para prevenir las inclemencias del tiempo. Fue construido en iglesias rurales y de la ciudad, frente a la puerta principal para protegerlo. En la mayoría de los casos se hicieron con una estructura de madera que resistió el paso del tiempo, pero en muchos casos la construcción fue en piedra, dando lugar a galerías de gran desarrollo, que en algunos casos fueron verdaderas obras de arte.

Los pórticos eran una reminiscencia del nártex de las basílicas latinas. Formaba un cuerpo avanzado sobre la parte central de la fachada principal y si esta fachada tenía torres ocupaba el espacio entre ellas, como en el Pórtico de la Gloria en la catedral de Santiago de Compostela. En otras ocasiones ocupó todo el frente, formando un espacio cubierto que se llamó “Galilea”.

Rose windows
Los rosetones son ventanas circulares de piedra, cuyo origen se encuentra en el óculo romano de las basílicas. En España estos rosetones fueron empleados desde el siglo XI. A lo largo del románico, los rosetones se volvieron importantes y aumentaron de tamaño, culminando en la época gótica, que produjo algunos de los ejemplares más bellos y espectaculares.

Claustros
El claustro es una unidad arquitectónica generalmente construida junto a catedrales e iglesias monásticas, unidas al norte o al sur. El claustro por excelencia es el que promulgaron los monjes benedictinos. Las diferentes unidades del claustro, articuladas en los cuatro lados de un patio cuadrado, estaban dedicadas al servicio de la vida de la comunidad. En el románico español se han conservado numerosos claustros, especialmente en la región catalana.

Arquitectura civil y militar
La arquitectura civil románica es casi inaudita y la mayoría de los edificios que se consideran de este período, no lo son, aunque algunos conservan partes de la fundación o una puerta o ventana semicircular de la época románica, su desarrollo y diseño arquitectónico pertenecen a tiempos más modernos.

Edificios civiles
Los edificios domésticos, incluidos los palacios, no tenían grandes pretensiones. Las casas fueron construidas con materiales frágiles (a diferencia de la grandeza de las iglesias) y no pudieron soportar la prueba del tiempo. Cuando quisieron darle importancia a la arquitectura civil, lo poco que se transformó y lo nuevo se construyó con tendencias góticas. Lo mismo ocurrió con el llamado palacio románico de Diego Gelmírez en Santiago de Compostela, que en realidad es una fábrica totalmente gótica, o edificios de Segovia sinecures de la Edad Media.

Está el famoso palacio de Doña Berenguela en la ciudad de León, llamado palacio románico, pero su estructura y planificación en realidad corresponden a los últimos años de la Baja Edad Media, lejos del románico, aunque conserva (quizás desde fuera de la ubicación original) ) algunas ventanas románicas. También hay, en Cuéllar, el Palacio de Pedro el Cruel (es), cuyo origen se supone que data de la época de la Repoblación. Tal vez parte de sus fundamentos son románicos, pero el edificio actual es de principios del siglo XIV, a pesar de que tiene un portal románico que tal vez fue heredado del edificio anterior o reutilizado de otro. Sin embargo, este palacio es considerado como uno de los pocos ejemplos de románico civil. Tradicionalmente, los edificios que tienen un buen portal con un arco de medio punto y grandes segmentos han sido llamados “Casas o palacios románicos, pero en realidad son estructuras de la época gótica.

Un ejemplo de lo que podría ser un palacio románico construido en piedra se ve en la fachada del Palacio de los Reyes de Navarra en Estella, Navarra.