Museo Monográfico de Conimbriga, Condeixa-a-Velha, Portugal

Conímbriga es uno de los asentamientos romanos más grandes excavados en Portugal, y fue clasificado como Monumento Nacional en 1910. Ubicado en la parroquia civil de Condeixa-a-Velha y Condeixa-a-Nova, en el municipio de Condeixa-a-Nova, se encuentra a 2 kilómetros de la sede municipal ya 16 kilómetros de Coimbra (la ciudad romana de Aeminium).

Conímbriga es un asentamiento urbano amurallado, rodeado por una cortina de estructuras de piedra de aproximadamente 1,500 metros (4,900 pies) de largo. La entrada al asentamiento se realiza a partir de estructuras abovedadas que consisten en dos puertas (una con bisagras), y en un momento fue defendida por dos torres. Las paredes están paralelas por dos pasajes, canalizados a las excavaciones, para eliminar la infiltración de agua de las paredes. El asentamiento urbano consta de varias estructuras, como un foro, una basílica y tiendas comerciales, spas termales, acueductos, aislamientos, casas de varias alturas (incluidos patios interiores) y domus (como la Casa dos Repuxos y la Casa de Cantaber), además A la basílica paleocristiana.

Se construyó un centro de visitantes (que incluye un restaurante / cafetería y una tienda de regalos) para exhibir los objetos encontrados por los arqueólogos durante sus excavaciones, incluidas monedas, instrumentos quirúrgicos, utensilios y cerámica.

Ruinas de conimbriga
El sitio de Conimbriga, que habría estado habitado desde la Edad Neolítica, tiene una presencia humana segura en la Edad Calcolítica y Bronce, épocas que se originan en los testimonios más tempranos que nos han llegado. Es cierto que los celtas han estado aquí: los topónimos que terminan en “pelea” son un claro testimonio de esta presencia. Conimbriga era, por lo tanto, un castro cuando los romanos en 138 a. C. vinieron aquí y tomaron el oppidum.

La totalidad de las Ruinas de Conimbriga, el Museo Monográfico, construido en sus inmediaciones, y el castillo de Alcabideque consubstancian un complejo arqueológico de peso, que permite reconstituir una importante célula del gran Imperio Romano. Junto con Mirobriga (Santiago do Cacém) y Tongobriga (Freixo, Marco de Canaveses), forma el gran triángulo de la memoria romana en Portugal.

La imposición y el pragmatismo de la arquitectura romana están bien representados en Conimbriga, así como la superioridad de su acción civilizadora, que supera los detalles más diversos de la vida cotidiana. Dado que, como el texto en el epígrafe aclaró, había estado habitado desde tiempos muy remotos, la fundación de Conimbriga y la mayoría de los edificios erigidos allí se remonta a la época del emperador Augusto (siglo I aC).

A partir de 1928, las excavaciones arqueológicas revelaron una parte muy significativa del trazado de esta ciudad, lo que permitió al visitante de las ruinas demostrar una planificación urbana laboriosa y atenta a todas las necesidades: el foro, el acueducto, el Barrios comerciales, industria y vivienda, una posada, varios baños termales, el anfiteatro, las murallas para la circunscripción y defensa de la ciudad. De este conjunto se alza un vecindario de casas señoriales ricas, que es diametralmente opuesta a la parte interior de la plebe, debido a la complejidad de su construcción y refinamiento decorativo, que destaca “La Casa de los Repuxos”, un gran peristilo ajardinado y pavimentado con Mosaicos policromos, conservados in situ, exhibiendo motivos mitológicos, geométricos, o simplemente representando la realidad cotidiana.

Museo monogarfico de conimbriga
El Museo Monográfico de Conimbriga (fundado en 1962) exhibe una colección permanente que materializa la evolución histórica del lugar, entre finales del segundo milenio aC y el siglo VI de la era cristiana.

La primera sala está dedicada a los diversos aspectos de la vida cotidiana (vidrio, cerámica, piedra, hilado, escritura, juegos y pasatiempos, pesos y medidas), mientras que la segunda sala evoca el foro, a través de un modelo de lo que fue el santuario del imperial. culto. La tercera sala tiene como objetivo demostrar, a través de algunas esculturas, mosaicos y fragmentos de estuco y frescos, el ambiente exquisito en el que vivían las familias más ricas. Finalmente, en la cuarta sala se pueden encontrar objetos relacionados con la religión (pagana y cristiana), con las supersticiones y con el culto a los muertos practicado por los habitantes de Conimbriga.

CASA MUSEU FERNANDO NAMORA
El 30 de junio de 1990, la Casa Museo Fernando Namora se abrió al público, constituyéndose inmediatamente en uno de los puntos de interés cultural en el condado de Condeixa-a-Nova y realizando una invitación irrefutable a cualquiera que quiera saber, con propiedad, la experiencia de vida y la personalidad artística multifacética de esta destacada figura de las letras y las artes portuguesas.

La Casa del Museo, además de una sala que evoca los orígenes del escritor, muestra una colección considerable de manuscritos, notas originales, pruebas tipográficas, libros publicados y anotados para futuras ediciones, una biblioteca privada de 4000 volúmenes y objetos personales completos ( Entre ellos, medallas, condecoraciones y premios, que avalan el reconocimiento de su obra).

También hay dos núcleos de pintura: uno por el mismo Fernando Namora (una de sus vocaciones menos conocidas) y otro que incluye obras de varios autores nacionales y extranjeros, testimonio expresivo de la sensibilidad e interés de Namora en este campo.

Galeria manuel filipe
Inaugurada en 2007, en el edificio de la antigua escuela primaria Conde de Ferreira, la Galería Manuel Filipe rinde homenaje al destacado artista, nacido en Condeixa en 1908.

Manuel Filipe, un contemporáneo y compatriota de Fernando Namora, fue un destacado pintor de la condición humana, que tuvo éxito, como José-Augusto França, “en su expresionismo aficionado”, trasladó al lienzo la miseria y la injusticia de la que era hombre. condenado. Desde esta pendiente hablará, con elocuencia, la “fase negra” de su pintura.

En colaboración con el Museo Nacional de Arte Contemporáneo y el Centro de Arte Moderno de la Fundación Calouste Gulbenkian, la Galería acogió, a principios de 2015, una importante exposición sobre la “Fase Negra (1943-1948)” de Manuel Filipe, que integra Obras nunca expuestas en la región centro y que durante más de 40 años no fueron vistas por el público en general.

La obra de Manuel Filipe está representada en dieciocho museos del país. En la Galería, en exposición permanente, se puede admirar un conjunto significativo de la obra de este artista. El espacio también recibe exposiciones temporales ocasionales.

Historia

Prehistoria
La historia de este asentamiento se remonta a la Edad del Cobre y la Edad del Bronce, pero existe la posibilidad de que existiera antes, en la Edad de Piedra. Se encontraron rastros de la Edad de Bronce, más específicamente de los siglos IX y VIII aC, entre los objetos encontrados podemos enumerar varias cerámicas, un peroné y una guadaña.

Antigüedad oriental
En el siglo pasado, los fenicios, personas que habitan en lo que hoy es el Líbano, establecieron varias fábricas a lo largo de la costa mediterránea de la Península Ibérica. Después de varar el Estrecho de Gibraltar, hicieron lo mismo en la costa atlántica, uno de ellos, en el área de Baixo Mondego, entre Montemor-o-Velho y Mallorca, Castro de Santa Olaia, que negoció con la Conímbriga. En este mercado se vendieron marfiles, peines, vajilla y cristalería, que luego comenzaron a comercializar también jarrones griegos.

Antigüedad clasica
La primera llegada de los romanos de la que tenemos referencia es la del 138 a. C., cuando las tropas de Décimo Junio ​​Bruto, en su campaña para subyugar a los gallegos, pasaron por las tierras de la Conímbriga.

Plinio, en su censo de las tribus del oeste de la península, habla, debajo de la Vouga, “ciudades” ya oppidas y no populi “tribus”. Esto nos dice que las poblaciones debajo de Vouga eran más grandes y poseían una forma diferente de organización, no tendrían tantos vínculos tribales pero, de estos sabemos de dos: los Dovilonici y los Pintones.

Solo en tiempos de Augusto se reformaría Conímbriga, el emperador romano envió arquitectos para remodelarlo y adaptarlo al urbanismo romano. El foro fue el primer edificio erigido por los romanos. Poco después, los baños de la ciudad fueron creados tomando agua de Alcabideque. El asentamiento de un muro artificial se complementó con la posición defensiva natural del asentamiento, de dos kilómetros, la línea del muro dio otras veintitrés hectáreas para la expansión de Conímbriga. Las casas que están al lado de la pared, con azulejos, son del siglo II y III.

Los romanos trajeron consigo nuevos elementos de ingeniería civil: el mármol, la columna, el estuco, el mortero de cal y la piedra cuadrada. Esto, combinado con la llegada de nuevos conceptos y métodos, aceleró el crecimiento del asentamiento y creó un sincretismo arquitectónico entre la antigua tradición local y la tradición romana.

Conímbriga se estaba hinchando cada vez más en el gobierno de Vespasiano, se convirtió en un municipio entre 70 y 80. El resultado de esta expansión de la ciudad, entre 77 y 78, un ciudadano de Conímbriga, M. Junius Lateran, fue elegido como sacerdote de la Culto imperial de Lusitania, este maestro lo obligaría a vivir en Emerita Augusta, actual Mérida, la capital de la provincia. Es probable que tal designación haya sido hecha como un precepto para el acuerdo.

Posteriormente, entre el segundo y el tercer siglo, la ciudad entró en un período oscuro que no nos alcanzó mucho hoy. A mediados del siglo III, el Imperio comenzó a ser invadido por tribus bárbaras, en 262 barrieron los Pirineos y arrasaron el Levante peninsular, no se sabe que alcancen la costa occidental del Atlántico. En este clima de inestabilidad se reforzaron las defensas de Conímbriga y el sistema de agua, incluido el acueducto.

Edades medias
Aunque el Imperio ya estaba siendo asaltado hace mucho tiempo, las amenazas permanecieron relativamente lejos, tal vez debido a la posición geográfica de la región, sin embargo, la calma de la que había disfrutado el asentamiento terminaría pronto, en 409 los vándalos y los suevos atacaron la Península . En la región de Conímbriga, Lusitania, los alanos serían arreglados. Este fue un período muy inestable en el que los bárbaros hicieron y rompieron acuerdos con el gobierno romano y hubo una situación económica desfavorable en este clima de agitación, las familias más influyentes de las ciudades tomaron el poder y se convirtieron en sus amos, en el caso. De la Conímbriga todo parece indicar que fue entregado a la familia del Cantábrico.

El asentamiento cae en 464 bajo el yugo de los Suevos, la mujer y la descendencia de la familia cabeza de los cántabros son secuestrados por estos. Los suabos regresan cuatro años más tarde, en 468, para arrasar la ciudad y la región. La ciudad entrará en un período con poca información documental.

Se sabe que la ciudad no sería abandonada esta vez (aunque ya estaba en decadencia), ya que en 561 fue capital de un obispado, el prelado de la misma, Lucencio, participó en el Primer Concilio de Braga. También se observa que todavía tenía la misma posición, el mismo prelado firmó en 572 el resumen del Segundo Concilio de Braga.

En 586, la región cayó definitivamente bajo el dominio visigodo, después de un largo tiempo de peleas entre estos y los suevos. Además de señalar la derrota definitiva del Reino de Suevi y la unificación política de la península bajo el poder visigodo, Conímbriga fue el final, el obispo y el grueso de sus vecinos se fueron y se fueron a vivir a Emínio (actual Coimbra). La última ubicación es mucho más fértil y con un mejor suministro de agua esencial, que ya empezaba a escasear en Conímbriga.

Se sabe, sin embargo, que el asentamiento continuaría siendo habitado, al menos por una familia rica, una moneda acuñada en el reinado de Rodrigo del año 711, exactamente el mismo año del comienzo de la invasión musulmana de Hispania. Todavía se encontraron algunas monedas de la época musulmana, lo que sugiere que aún no se había abandonado por completo, sin embargo, antes de 1086 habría quedado definitivamente deshabitada. Las pocas personas que aún vivían en él se instalarían en el valle vecino y encontrarían a Vila Cova, y posteriormente a Vila Cova Domna, la condesa Onega, que se convertiría en la actual Condeixa-a-Velha.

Arquitectura
El sitio de excavación y el centro de visitantes están ubicados en las afueras de la comunidad rural de Condeixa-a-Nova, sobre la base de un espolón triangular con forma de meseta sobre dos depresiones profundas (una ocupada por Ribeira dos Mouros).

Aunque Conimbriga no era la ciudad romana más grande de Portugal, es la mejor conservada, y los arqueólogos estiman que solo el 10 por ciento de la ciudad ha sido excavada.

Edificios públicos
Solo en tiempos de Augusto se reformaría Conímbriga, el emperador romano envió arquitectos para remodelarlo y adaptarlo al urbanismo romano.

Anfiteatro
El anfiteatro de Conímbriga, anteriormente referencia terrestre, tenía una arena ovalada con más de 98 x 86 metros. Para ingresar a este recinto, hubo en total seis túneles, tres en cada lado.

Foro (antiguo)
El foro fue el primer edificio erigido por los romanos. Se convirtió en el centro de la vida de la ciudad, ya que fue allí donde se encontraron las autoridades y el comercio. En el lado occidental de los comerciantes, se asignaron nueve tiendas para el desarrollo de actividades comerciales. Del otro lado, desde la fuente, estaban la curia y la basílica; el primero fue el lugar de debate entre los dos o cuatro hombres fuertes del asentamiento, llamados magistrados; En el segundo, estaba la corte.

Foro (nuevo)
El nuevo foro fue erigido como parte de la celebración de la promoción de Conímbriga al municipio. El antiguo foro fue demolido y fue sustituido. Este nuevo ya no sería la etapa de la justicia o el comercio. Estaba rodeado de altos muros y exponía las estatuas de hombres reconocidos.

Se sabe que el nuevo foro permanecería en pie hasta el siglo quinto, cuando se colocó una cisterna colosal en una de sus zonas.

Cuadrado
La entrada a la plaza se hizo agitando un arco, de allí al templo y una fuente, podemos inferir que aquí había un lugar de culto; en el otro lado, desde el oeste, dada la muy mala conservación, es imposible determinar su uso. Los pilares estaban adornados con filetes que los dividían en cañas.

La plaza tenía un porche que lo rodeaba en tres lados diferentes. Más adelante había otro pórtico, que servía como acceso al pórtico del templo.

templo
El templo de Conímbriga se encuentra en muy mal estado de conservación, de él ya solo quedan pocas piedras. El templo era tan pequeño que en él solo cabían las estatuas divinas, no habría lugar para los oficios religiosos. Este edificio estaba conectado a la plaza por una pequeña escalera lateral.

Spa
Los baños termales también datan de la época de Augusto. Como no había manantial en Conímbriga que pudiera soportar el suministro de agua a las aguas termales, se decidió buscar fuentes externas de alimentos. Se encontró un pozo de poco más de media legua de largo que podía soportar la demanda.

El edificio tenía en la entrada tres divisiones para la seguridad y las prendas. El complejo termal de Augusto es relativamente pequeño, pero suficiente para la ciudad que estaba creciendo. Como era el dominio romano en los baños, había tres piscinas; Una de agua fría, una tibia de transición y otra de agua tibia. Fuera de los baños, el complejo tenía un gimnasio.

Casas
Las casas en Conímbriga tenían una forma rectangular y estaban alineadas, a diferencia de los antiguos asentamientos de las regiones actuales del centro de Beira (Beira alta, Beira littoral), Trás-os-Montes, Galicia y Minho.

Monografía de la Conímbriga.
El Museo Monográfico de Conímbriga es el museo encargado de la divulgación pública de los hallazgos del sitio arqueológico de Conímbriga y está dedicado por completo a él. Fue creado en 1962, paralelo a la reanudación de la actividad exploratoria en las Ruinas.

Según la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC), el Museo Monográfico de Conímbriga pretende:

su misión es proteger las ruinas, promover su exposición al público y realizar investigaciones arqueológicas;

El museo está dirigido por Virgílio Hipólito Correia, una persona que ha sido responsable de muchos de los trabajos arqueológicos y estudios realizados en la estación.

En 2017, el Ministerio de Cultura reclasificó el Museo Monográfico de Conímbriga al Museo Nacional. Respecto a la sentencia, el ministro dijo:

Es de la justicia más elemental avanzar con esta clasificación, en un museo que es una referencia absolutamente ejemplar, un paradigma del patrimonio arqueológico, pero también de la investigación científica en este dominio en Portugal.

– Luís Filipe Castro Mendes
Con esta nueva clasificación, el Museo podrá disfrutar de fondos comunitarios destinados a la exploración y el estudio de las Ruinas de Conímbriga, todo esto posible gracias al Protocolo firmado con la DFPC en junio de 2015 y la colaboración entre el Gobierno y el Ayuntamiento de Condeixa. -a-Nova a través del programa de Desarrollo de Infraestructura del Programa Museológico Conímbriga. Las inversiones en valoración de trazas ascienden a tres millones de euros.

Conservación
Las ruinas de Conímbriga ahora están clasificadas como ZEP (Área de Protección Especial) por la Dirección General de Patrimonio Cultural. De acuerdo con la DGPC, la Protección de estado del Área Especial otorga al sitio:

El paisaje de la propiedad y la perspectiva de su contemplación, cubriendo los espacios verdes que son relevantes para la defensa del contexto respectivo.

– Dirección General de Patrimonio Cultural.
El estado actual de ZEP fue otorgado por la Ordenanza del 12 de noviembre de 1971, publicada en la DG, Serie II, No. 277, del 25 de noviembre de 1971. Aunque el estado de la Zona de Protección Especial confiere al sitio un perímetro reservado, el IC3 Entra en esto, no cumpliendo con el reglamento.

Este sitio arqueológico fue reconocido en 1910 como Monumento Nacional a través del Decreto del 16 de junio de 1910, DG, No. 136, 23 de junio de 1910.

En 1930, después del XI Congreso Internacional de Arqueología, el Estado portugués obtuvo algunas tierras en la estación arqueológica.

En 1962, durante la investigación de las ruinas, se creó el Museo Monográfico de Conímbriga como un vehículo para transmitir los nuevos conocimientos sobre los hallazgos a la población general.

Tags: