Catedral de San Cristóbal en Las Casas, Chiapas, México.

Catedral de San Cristóbal en Las Casas, un edificio colonial de estilo barroco cuya construcción comenzó en 1528 y a lo largo de los siglos ha sido un emblema de la ciudad. Una belleza y tesoros que guarda en su interior, así como un poco de su historia que hace que San Cristóbalenses esté tan orgulloso.

Fundada bajo la dedicación de Nuestra Señora de la Asunción, con una fachada que ofrece líneas geométricas que dan luz y sombra al observador y cuya arquitectura muestra la fuerza del adobe con sus elementos barrocos, mudéjares y neoclásicos. Este edificio del siglo XVI se ha convertido en uno de los símbolos más importantes de San Cristóbal, tanto por su arquitectura como por haber sido nombrada la Catedral de la Paz.

Historia
Originalmente la iglesia de la Catedral fue construida para la veneración de “La Virgen de la Asunción”, su construcción comenzó en 1528 poco después de la llegada de Diego de Mazariegos, conquistador español fundador de San Cristóbal y Chiapa de Corzo.

Para ampliarlo, se ordenó a los residentes en un consejo el 24 de enero de 1533 que enviaran a los indios a trabajar a su cargo, los domingos y feriados; de lo contrario, se les acreditaría una multa de dos pesos de oro. Pedro de Estrada fue el primer administrador, nombrado el 3 de septiembre de 1537, estaba a cargo no solo de la contratación, sino también de la construcción y el financiamiento de los gastos.

Es hasta 1538 que la Iglesia de La Asunción fue elevada al rango de Catedral y su primer obispo fue Fray Bartolomé de las Casas, quien se destacó por ser un defensor de los nativos americanos, convirtiéndose así en la Diócesis de San Cristóbal de las Casas en el quinta diócesis más antigua de México después de las de Tlaxcala, México, Morelia y Oaxaca.

El obispo Olivera y Pardo la amplió hasta duplicar su tamaño en 1720, reconstruyó por completo la parte antigua, erigió la fachada y la capilla de Guadalupe. Las características arquitectónicas que presenta hoy se atribuyen al obispo Fuero. Otro hecho interesante se refiere a la renovación contemporánea del interior que, entre 1915 y 1920, se realizó por iniciativa de Don Carolos Z. Flores. Las columnas fueron talladas y la forma de las ventanas cambió. El baptisterio en su diseño actual, proviene de la misma época, es obra del maestro albañil Don Jovo Hernández, originario del barrio de San Diego.

Arquitectura
El edificio original sufrió algunas transformaciones, las más importantes se llevaron a cabo en el siglo XVIII cuando se amplió al doble de su tamaño original y se construyó la fachada que podemos apreciar hasta el día de hoy en estilo barroco.

Interior
Dentro de la Catedral de San Cristóbal de las Casas, imponentes columnas de estilo neoclásico que sostienen la iglesia, hermosos retablos clásicos y barrocos cubiertos de pan de oro, el púlpito magistralmente tallado, la imagen del santo patrón “San Cristóbal Mártir” y, por supuesto hermosas pinturas con temas religiosos que datan de los siglos 17, 18 y 19.

En el interior se puede admirar una pintura de San Juan Bautista y San Andrés Apóstol, del siglo XVII, así como el bautismo de Jesús de la misma época. La catedral es donde se realizan las principales funciones de la religión católica oficiada por el obispo, como Navidad, Año Nuevo, Pascua y otros.

El primero todavía tiene una originalidad especial y alienta a la población a mantener viva la tradición de hacer dulces conmemorativos, que se venden en la primera pintura de la ciudad. Verdaderas obras de arte en azúcar y tintes, con las representaciones más caprichosas de flores, pájaros, frutas y un sinfín de motivos más.

El retablo mayor fue realizado a fines de la década de 1790. Salomonico barroco, aparece en el estípite de la columna, pilastra en forma de pirámide truncada con la base inferior hacia abajo; y la cariátide medieval, una figura humana que sirve de columna en el cuerpo arquitectónico. Este templo y la unidad que se integra con sus instalaciones auxiliares, contiene piezas, artículos y obras de arte de marcado interés. En la sacristía, el facsímil del Real Certificado de Carlos I que otorga a la ciudad un escudo de armas, más tarde aceptado como el escudo de armas de Chiapas. Una pintura de la Inmaculada Concepción, imitación de Murillo, del siglo XVIII; Su autor es desconocido.

El gran óleo de Santa María Magdalena, de Miguel Cabrera, pintado en el siglo XVII. La piedad es de esa época, aunque de otro autor; También se admira un mural realizado en el siglo XIX: la oración del jardín, aunque de un autor desconocido. También se puede ver, un icono del siglo XVII de notoria calidad artística, es un estilo de Cristo Chimabue que sin ser una escultura destaca la anatomía del Señor en madera. Además, hay un Cristo crucificado, escultura guatemalteca del siglo XVII y muebles de madera tallada del mismo período. En el corredor, puede ver tres imágenes de los apóstoles y uno de Jesús crucificado que representa los siete sacramentos de la Iglesia.

En la sala, junto a la escalera que conduce a la sala capitular, hay varias obras de autores anónimos que datan de los siglos XVII y XVIII. San Emilio, una pintura de la Sagrada Familia, el óleo de San Onofre y la reproducción del retrato de Paulo III que se encuentra en el museo nacional de Nápoles. En la sala capitular, ya incorporada al museo de San Nicolás, la galería de los obispos de Chiapas, desde Fray Bartolomé de Las Casas hasta el Sr. Villalvazo. Es de interés documental por los datos biográficos que aporta y por lo que hicieron durante su mandato, en el orden civil, espiritual y material. Instituciones educativas, artes, reformatorios, templos, capillas, arreglos de calles, introducción de agua potable, transporte e incluso suministro de alimentos en tiempos de escasez. Se desconoce la fecha exacta en que se completaron, posiblemente a mediados del siglo XIX, Higinio Antonio Liévano, artista de San Cristobalence; Excepto por dos, el Sr. Colina y el Sr. Vilialvazo, de Anselmo Rodas, también artista local.

Según los entendidos, este último destaca por la técnica de la tela de tela. En el altar de Perdón hay una colección de cuadros fechados y autografiados por el pintor duranguense de la época colonial, Juan Correa. En la capilla de Guadalupe hay una pintura de San Pedro y otra de María Magdalena, firmada por el artista de San Cristóbal Jerónimo Aguilar, así como la gran pintura al óleo de la Virgen del Refugio en medio de las almas del purgatorio, obra de También pintor local Don Eusebio Aguilar. La tradición dice que entre las almas se destaca Don Eusebio, fácil de distinguir porque es el único que tiene el escapulario de Carmen.

El retablo de San Juan Nepomuceno muestra la figura guisada del santo, muy bien hecha, todo de talla fina; Los lienzos que ilustran pasajes de su vida llevan el apellido Solórzano, originario de la ciudad, que se puede ver en uno de sus ángulos. En el altar de San José se puede admirar la escultura del santo, guisado y bien hecho, así como la de San Ignacio de Loyola y varias otras obras de autores anónimos. En el retablo de los Reyes se pueden ver obras de Don Eusebic Aguilar, cuyo pincel también dejó las pinturas del altar de la Virgen de la Medalla Milagrosa. Está la escultura de tamaño natural de San Cristóbal Mártir; Se descubrió por casualidad y después de muchos años, que la parte posterior oculta con una puerta corredera era hueca, donde permanecían los datos sobre su fabricación.

También está la imagen de un paquete del Sagrado Corazón de Jesús, hecho en Barcelona, ​​España y traído por el obispo Luque en 1899. Así como la Virgen de la Asunción, guisada, excepto que por un acto imprudente la locura de la pintura al óleo fue cometido. Finalmente, vale la pena mencionar una pintura de la Virgen de la Merced, en tela de hilo plateado con adornos dorados, cuyo autor se desconoce. En la plaza central, puede disfrutar de una hermosa puesta de sol, disfrutando de los dulces típicos de las montañas de Chiapas, siempre acompañado de la hermosa imagen de la iglesia catedral, sus montañas y la magia de su gente.

Hoy, frente a la Iglesia Catedral, se encuentra la Plaza de la Paz, donde se realizan varias exposiciones culturales y es un importante punto de encuentro.

Restauracion
La Catedral de San Cristóbal de las Casas permanece sitiada dos años después de los terremotos de septiembre de 2017. Una barrera de placas con muestras de arte urbano impide el acceso al sitio que tuvo daños estructurales y sigue pendiente de recursos del Fondo de Desastres Naturales.

El terremoto del 7 de septiembre de 2017, considerado el más fuerte en el siglo pasado, dañó el patrimonio esa misma noche, y al día siguiente, en medio del temor de las personas a las réplicas, el acceso a las personas fue impedido por el daño que presentaba el espacio, porque sus columnas tuvo muchos daños, además de presentar grietas y piedras en la parte superior de la fachada, que cayeron sobre el coro y destruyeron un órgano antiguo.

Las heridas en la Catedral también hicieron imposible usar su campanario. Semanas después del movimiento telúrico, los espacios se adaptaron para venerar las imágenes y continuar con sus actividades religiosas, aunque la comunidad aún mantiene la esperanza de la restauración de los templos.

Aunque los fieles de la comunidad de Chiapas esperan que el trabajo de restauración se complete pronto, el personal que trabaja en las oficinas del templo principal de San Cristóbal aseguró que con los recursos que han recibido del seguro, han logrado cubrir pequeñas grietas y atender La fachada del templo, pero necesitan el Fonden para continuar con las obras más importantes.

Algunos recursos que habían sido asignados y es de esperar que pronto se pueda reanudar el trabajo para mantener la puerta abierta, como se ha hecho con las otras iglesias.

Tags: