Barrio de Sants-Montjuïc, ciudad de Barcelona, ​​España

Sants-Montjuïc es uno de los diez distritos de la ciudad de Barcelona. Es el distrito III, está situado en el sur de la ciudad y es el más extenso de Barcelona con una superficie de 2.294 hectáreas. Esta heterogeneidad del territorio se traduce en una gran diversidad social y humana. La extensión real del distrito es mucho menor si se excluyen las zonas deshabitadas, como el puerto de Barcelona, ​​el polígono industrial de la Zona Franca y gran parte de la montaña de Montjuïc.

El territorio se divide en los barrios de Sants, Sants-Badal, La Bordeta y Hostafrancs sobre la Gran Vía, y por Pueblo Seco (que incluye el Parque de Montjuïc), La Marina de Port, La Font de la Guatlla y La Marina del Prado Rojo. (que incluye la Zona Franca-Puerto) en su lado costero. Dentro de los límites del barrio se encuentra la calle Creu Coberta, famosa por sus numerosas tiendas. Allí se ubican el instituto Emperador Carles y el colegio Joan Pelegrí, así como la Institución Montserrat.

Los límites de Sants-Montjuïc son, por un lado, los términos municipales de Hospitalet de Llobregat y El Prat de Llobregat, y por otro, en Barcelona, ​​Avinguda de Madrid y Carrer de Berlín, que la separan de Les Corts. , y las calles de Numancia y Tarragona y las avenidas de Josep Tarradellas y El Paral • lel, que lo separan del Eixample, Ciutat Vella y el mar.

Sants-Montjuïc se compone de ocho distritos: Poble-sec, Hostafrancs, La Bordeta, Font de la Guatlla, Marina de Port, Marina del Prat Vermell, Sants y Sants-Badal.

Historia
Santa María de Sants era un municipio autónomo en el plano de Barcelona, ​​formado en el siglo XVIII, que comprendía el territorio de los actuales barrios de Sants (ciudad principal), Sants-Badal, La Bordeta, Hostafrancs, La Font de la Guatlla, Magoria, la Marina de Port y la Marina del Prat Vermell. Los dos últimos, denominados Marina de Sants, o simplemente Marina, con el casco antiguo del Puerto como núcleo principal.

La montaña de Montjuïc es la caja fuerte donde se guarda la historia de Barcelona. Pocas ciudades tienen un rasgo geográfico tan característico y tantos secretos pegados a la piedra y tantos hechos vividos. Los arqueólogos ya han encontrado abundantes restos de una cantera-taller epipaleolítica de unos 10.000 años de antigüedad; es la evidencia más antigua de presencia humana en la ciudad de Barcelona. A los pies de Montjuïc, varios núcleos de población han crecido hasta formar una unidad física, actualmente organizada en el distrito de Sants-Montjuïc.

Sants era un pequeño barrio agrícola que existía desde al menos el siglo XI y se transformó en una gran villa industrial. Los talleres donde se imprimió la ropa con los llamados dibujos indios. El crecimiento industrial no se detuvo y pronto las grandes fábricas textiles acompañaron a la multitud de pequeños talleres: Vapor Vell (Sants), España Industrial (Hostafrancs), Can Batlló (La Bordeta). Esto hizo que estos barrios, que tenían un crecimiento poblacional muy rápido provocado principalmente por la inmigración y con una clase trabajadora predominante, se convirtieran en lugares de historia turbulenta y de formación de muchas sociedades populares, muchas de las cuales aún existen.

En 1839, Barcelona había realizado un cambio de terreno con el municipio de Sants. La ciudad de Barcelona cedió a su vecino una parte del espacio marítimo a cambio de establecer, en el arroyo de Magória, el límite por el sureste. Así, el territorio donde se empezó a urbanizar el barrio de Hostafrancs pasó a formar parte de Barcelona, ​​que tomó el nombre de un albergue fundado por Joan Corrades, y que lleva el nombre de la localidad de Lleida de donde procedía. Aunque ya pertenecía a Barcelona cuando Se redactó el Plan del Eixample, Hostafrancs no se incluyó y tuvo un desarrollo urbano propio diferenciado. En 1883 el Ayuntamiento de Sants incorporó la villa a Barcelona, ​​pero este acuerdo municipal fue anulado por el Gobierno al año siguiente. Finalmente, en 1897, Sants se anexó definitivamente a Barcelona, ​​por real decreto,

El Poble-sec fue, de hecho, el primer Eixample de Barcelona, ​​anterior al diseñado por Ildefons Cerdà. Las murallas de Barcelona fueron demolidas en 1854 y el Pla d’Eixample se aprobó cinco años después, pero los propietarios tardaron unos años más en construir, por reticencias al proyecto Cerdà. Ese fue el origen del Poble-sec.

Al igual que los de Hostafrancs, los terrenos situados en la vertiente de las estribaciones de Montjuïc más cercana al mar no estaban incluidos en el Pla d’Eixample ni, por tanto, sujetos a limitaciones urbanísticas. Los propietarios, con buen ojo, comenzaron a trazarlas según su conveniencia, a partir de 1858, ya construir casas sencillas para los trabajadores. Así nacieron los barrios de France Xica, Santa Madrona y las Hortes de Sant Bertran, agrupados posteriormente bajo el nombre genérico de Poble-sec. Era un sector que estaba muy cerca de la antigua ciudad amurallada y por ello tenía todas las ventajas y un inconveniente: las fuertes pendientes. No fue hasta 1887 que el Ayuntamiento decidió intervenir. Convocó a concurso de proyectos de urbanización que debían asumir, por supuesto, lo que ya había construido. Fue escrito por Josep Amargós, quien lo completó en 1894.

El Paral • lel, que actualmente es el límite del distrito con el casco antiguo y la parte baja del Eixample, se desarrolló poco después de la Exposición Universal de 1888. Su nombre proviene de una taberna inaugurada en 1894, cuyos propietarios, para bautizarla, siguieron el consejo de su amigo el astrónomo Comas i Solà, basándose en que el trazado de la calle tiene exactamente la misma orientación que los paralelos terrestres y coincide con lo que pasa por Barcelona, ​​situada a 41º 20 ‘latitud norte. Entonces esa amplia avenida se convirtió en un barrio alegre, lleno de teatros y cafés.

En 1892, se inauguró el Teatro Español, en el mismo local transformado, que ahora ocupa la Sala Barts. En 1898 se instaló en la avenida el ya desaparecido Café Sevilla, y en 1903, el Teatro Condal. En 1901 se añadió el Nuevo; en 1903, el Apolo; en 1907, el Comic; en 1916, el Victoria and the Mill. Raquel Meller, que debutó en 1911 en L’Arnau, fue durante muchos años la figura indiscutible de las salas de espectáculos de Paral • lel. Esa tradición, inaugurada a finales de un siglo y principios de otro, se ha mantenido, con obstáculos, hasta nuestros días.

El nombre de la Marina, antes conocida como Zona Franca, proviene de que, a principios del siglo XX, el Fomento del Treball Nacional solicitó al Gobierno la creación, en el delta del Llobregat, de una gran polígono industrial donde poder Producir, con importantes exenciones fiscales, materias primas catalanas destinadas a la exportación. Se trata precisamente de una zona franca: un territorio que cuenta con instalaciones portuarias y es considerado, desde el punto de vista aduanero, como territorio extranjero, aunque depende del estado donde se ubique. Solo se permiten construcciones industriales y comerciales, pero no residenciales.

Este privilegio nunca se concedió en Barcelona. La tierra fue expropiada durante la dictadura de Primo de Rivera, luego de ser segregada de L’Hospitalet y anexada a Barcelona, ​​pero nada se hizo por los pleitos con los propietarios expropiados y la posterior evolución histórica del país. En 1965, cuando SEAT llevaba diez años constituida, una ley decidió que los terrenos expropiados no servirían como zona franca, sino como polígono industrial para la mediana y gran industria, y también para la ampliación del puerto. Tres años después se aprobó el plan parcial de 714 hectáreas, del que han surgido esas calles inhóspitas y sin nombre.

Siempre ha existido la tradición de ir a Montjuïc para pasar el tiempo libre. Las ermitas siempre han sido un lugar de peregrinaje y estas excursiones suelen terminar con una fuente. Se agregaron bocadillos a las ermitas, siempre cerca de las fuentes. Iría allí el domingo y habría baile al aire libre. La noche de Sant Joan, sobre todo, se convirtió en el lugar predilecto de las fiestas porque en Montjuïc crecía la verbena y ese era el día ideal para llevar un ramo de flores y ofrecérselo a la niña. La Font del Gat dio lugar a una de las canciones catalanas más populares.

El tráfico de la cantera convivía con lugares tranquilos, con prados y pinares donde se reunían los lerrouxistas a principios de siglo. Este paraíso dejó de serlo cuando unos financieros barceloneses muy vinculados a las nacientes empresas productoras y distribuidoras de electricidad se fijaron en él para convertirlo en el mejor escaparate publicitario de sus intereses.

Francesc Cambó fue el abogado de Sofina, sociedad financiera vinculada a la AEG, que tuvo un papel decisivo en todo el proceso de electrificación en Cataluña. Joan Pich i Pon era el líder del partido radical en Barcelona. Cuando los radicales comandaron el Ayuntamiento, se hizo la concesión municipal a la AEG para el alumbrado público de la ciudad, tras un viaje que Lerroux realizó específicamente a Barcelona para reunirse con los representantes de esta empresa.

Cambó y Pich y Pon tuvieron la capacidad de influir en las decisiones municipales de la segunda década del siglo. Fueron los concejales más destacados de sus respectivos partidos y fueron elegidos en 1913 para organizar una exposición de industrias eléctricas que promovería el consumo de esa naciente forma de energía. El Ayuntamiento asumió plenamente el proyecto y eligió la montaña de Montjuïc como escenario de la exposición, que debía tener lugar en 1917. Un Real Decreto autorizó al Ayuntamiento a expropiar el terreno, declarado de utilidad pública. encargado a algunos de los arquitectos más importantes de la época – Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner, Enric Sagnier y August Font, entre otros – y las obras comenzaron con gran ímpetu.

La guerra europea aconsejó posponer la exposición, ya que las empresas extranjeras difícilmente participarían, pero las obras no se detuvieron, pensando que podrían utilizarse para otras exposiciones. El mismo día que Primo de Rivera dio el golpe de Estado, en 1923, se inauguró un mueble y, seis años después, finalizadas las obras de urbanización, se celebró la Exposición Internacional. La luz, como había sido la intención inicial, ocupó un lugar muy importante, con los rayos del Palacio Nacional, la fuente mágica de Buïgas, la torre del lugar del Universo y las lámparas art deco de la avenida de María Cristina. . La montaña se instaló como está, desde la Plaza de España hasta Miramar.

En Montjuïc, después de la Exposición de 1929, han pasado muchas cosas. La primera, que muchos de los emigrantes que atrajo estaban alojados en cabañas detrás del estadio y, para que no fueran vistos durante la Exposición. Ese núcleo creció en la posguerra para formar una ciudad real que llegaba hasta las vallas del cementerio. A mediados de los años sesenta, que es cuando alcanzaron el punto de máxima densidad, esta ciudad de chozas tenía una población de unos 35.000 habitantes y ocupaba una superficie de 30 hectáreas. Estuvo allí hasta principios de la década de 1970.

La segunda, que durante la Guerra Civil española y una vez finalizada entró en un proceso de creciente degradación, del que no empezó a recuperarse hasta que se decidió la celebración del Congreso Eucarístico Internacional de 1952 en Barcelona, ​​evento de gran trascendencia política – fue el primer signo visible del fin del aislamiento diplomático del régimen franquista y de un impacto en el urbanismo de la ciudad, comparable a las dos exposiciones y los Juegos Olímpicos.

La tercera, que una vez recuperadas las instalaciones de la Exposición y reanudada la Feria de Muestras, Montjuïc sirvió para poner todo lo que no podía caber en otro lugar, sin una visión coherente y global: desde pistas para exámenes de conducción hasta escuelas para sordos y tonto, desde parques de atracciones hasta museos, desde campos deportivos hasta vertederos, todo encaja.

Una de las utilidades que el Ayuntamiento de Franco encontró en la montaña de Montjuïc fue la ubicación de varios conjuntos de viviendas públicas, que se hicieron en la ciudad en los años sesenta para dar alojamiento a los inmigrantes que seguían llegando. en la ciudad y para los que la iniciativa privada no tenía interés en construir.

El primero de estos grupos ya se había formado en los años de la Exposición junto al Paseo de la Zona Franca, que en ese momento era un camino arbolado que conducía al hipódromo de Can Tunis. Se construyó uno de los cuatro grupos de casas baratas que construyó la dictadura de Primo de Rivera en Barcelona. Lleva el nombre de Eduardo Aunós, ministro de Trabajo, Comercio e Industria en el momento de la formación del grupo.

En 1966, la Junta construyó otra finca en la montaña: La Vinya, con 288 viviendas junto a los Ferrocarriles Catalanes. Esta línea de ferrocarril era un ramal de los Ferrocarriles Catalanes que se había construido en 1926 desde la estación de La Magòria hasta el puerto, vía Montjuïc, para llevar la potasa desde las minas del Bages hasta los barcos de transporte. Fue cerrado después de fuertes protestas en 1977, y ahora no queda rastro de las pistas.

Además, en el costado de la Virgen de Port, existen otros conjuntos de viviendas para trabajadores, promovidos por empresas: la colonia Bausili, cerca de las casas baratas, la colonia Santiveri, las casas de la SEAT, cuya construcción se inició en 1953, y otros grupos que se han diluido dentro de los modernos edificios del Paseo de la Zona Franca, completamente transformados.

En el lado de Gran Vía se ha desarrollado el barrio Font de la Guatlla – Magória, con vida propia, con la calle de la Font Florida como eje central, y el colegio municipal de Pau Vila, promovido en tiempos del alcalde Socías, como nexo de unión con los barrios de la banda de Puerto.

La elección de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de 1992 introdujo un nuevo elemento que abrió la puerta a un nuevo e importante capítulo en la historia de este sector de la ciudad de Barcelona. Además, en los últimos años se han realizado importantes trabajos de articulación, remodelación, rehabilitación de viviendas, nuevas instalaciones, creación de áreas verdes, etc.

La sede del Distrito
Las sedes municipales, sobre todo las que cuentan con representación institucional, suelen ser edificios nobles, que se levantaron con la intención de mostrar al exterior la importancia de lo que sucedía en su interior. La mayor parte de las sedes de los actuales términos municipales de Barcelona son edificios donde, en su día, se establecieron los ayuntamientos de las localidades del plan que se incorporaron a la ciudad entre 1897 y 1921. En el caso de la sede del Distrito de Barcelona Sants-Montjuïc, que cumplió cien años en 2015, tiene algunos elementos que lo convierten en uno de los edificios municipales más destacables.

A diferencia de otras sedes, como las de Gràcia, Sarrià – Sant Gervasi, Les Corts, Sant Andreu o Sant Martí, el edificio del Distrito de Sants-Montjuïc nunca fue la sede de Santa Maria de Sants, que era el nombre de la localidad que Con los años se convirtió, más o menos, en el actual término municipal de Sants-Montjuïc. Las obras se iniciaron en 1885, como remodelación de la antigua sede de la Alcaldía. Así lo explica Albert Torras i Corbella en el libro La seu del Districte: 1915-2015, publicado con motivo del centenario del edificio.

El pueblo de Sants creció, a partir del siglo X, en torno a la iglesia románica de Santa María de Sants, donde hoy se encuentra la parroquia. Los edificios ocuparon las esquinas de las distintas carreteras que atravesaban esa zona del llano barcelonés, especialmente las que corresponden, más o menos, con las actuales calles de Sant Crist y d’en Blanco y Plaça d’Ibèria. El Ayuntamiento de Sants se encontraba en la extinta Plaça de Víctor Balaguer, también conocida como Plaça de la Vila i de la Constitució, aunque popularmente se la conocía como Plaça del Nen o del Niño, por una escultura de Agapit Vallmitjana que presidía una fuente que era en la plaza. Todo esto desapareció a finales de los años sesenta con la inauguración de la Ronda del Mig.

El edificio de la actual sede del Distrito se encuentra, de hecho, en Hostafrancs, un barrio que había formado parte del municipio de Sants, pero que en 1839 fue anexado a Barcelona. Desde mediados del siglo XIX, el barrio de este barrio exigió que el Ayuntamiento de Barcelona instalara allí oficinas municipales. Finalmente, una alcaldía se ubicó en un edificio alquilado que el Ayuntamiento terminó comprando. Este edificio fue modificado y se agregaron nuevos servicios, como escuelas municipales, un dispensario médico o una oficina de correos.

La necesidad de reformar el edificio se hizo evidente y comenzó un período de modificaciones. Así lo explica Albert Torras: “A partir de 1885 se acometieron en el edificio una serie de reformas estructurales que permitieron su adecuación, aunque la parte fundamental de la reforma integral del edificio no se inició hasta 1908.”. El autor también afirma: “La intervención de Jaume Gustà en 1885 simplemente nos permite definir la estructura de lo que será el futuro edificio y la intervención final, de Ubald Iranzo, entre 1908 y 1915”. Esto último es lo que dejó el edificio como está hoy.

La fachada de la actual sede del Distrito está revestida con piedra de Montjuïc y tiene diferentes elementos que destacan, como la torre del reloj, en la esquina izquierda, y el escudo de Barcelona. En general, toda la fachada está profusamente decorada con todo tipo de figuras modernistas; se pueden ver personas y también animales, como un gallo, palomas, un zorro, un búho y varias serpientes. Las puertas de los arcos que dan acceso al edificio son de hierro forjado y también están decoradas con motivos vegetales. En el interior destaca la escalera noble, con una barandilla muy trabajada, sobre todo en la salida y los descansillos. El inicio es espectacular, con un pilar coronado por una lámpara, en el que hay ramos de rosas y algunas águilas. En el primer piso se encuentra el Salón de Plenos, con columnas de capiteles labrados, paredes y techo decorados con esgrafiados y estucos y espléndidas vidrieras de Francesc Labarta, en las que se pueden ver figuras humanas que representan Barcelona, ​​el comercio, la agricultura y la industria. El edificio de la antigua Alcaldía de Sants es hoy la sede del Distrito.

Distritos
El distrito de Sants-Montjuïc, definido en 1984, amalgama tres unidades urbanas claramente diferenciadas por razones históricas y de percepción vecinal:
Sants, antiguo municipio incorporado en 1897 y formado por Sants, Badal (ahora Sants-Badal), Hostafrancs, La Bordeta, Font de la Guatlla y Magòria;
Montjuïc y Poble Sec, históricamente el sector extramuros del municipio de Barcelona (y no Sants);
La Marina de Sants y la Zona Franca, urbanizadas, sobre todo, a lo largo del siglo XX, en territorios añadidos a Barcelona en la costa de Sants (1897) y L’Hospitalet de Llobregat (1920), respectivamente.

Por otro lado, la banda históricamente Sants situada entre la Travessera de las Cortes, al norte, y la Avinguda de Madrid, al sur, fue atribuida en 1984 al distrito de Les Corts.

El barrio de Poble-sec
El Poble-sec es una estrecha franja urbana entre Montjuïc y la Avinguda del Paral • lel. El barrio fue el primer Eixample de Barcelona.

Durante la Edad Media, los terrenos extramuros de la ciudad de Barcelona eran espacios de uso principalmente agrícola, y cerca de las murallas no se podía construir porque las leyes militares de la época lo prohibían. En 1751 se encargó la construcción del actual castillo de Montjuïc, y en la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, con la aparición de nuevas actividades manufactureras, se produjeron los primeros cambios espectaculares en la zona que actualmente ocupa el Barrio de Poble-sec: el establecimiento de prados indios en las Hortes de Sant Bertran y la explotación de las canteras de la montaña de Montjuïc.

Las murallas medievales de Barcelona fueron derribadas en 1854 y el proyecto del Eixample se aprobó cinco años después, pero aún tardaron algunos años en construirse en las zonas más céntricas, debido a los conflictos y desganes que provocó inicialmente el proyecto. de Cerdà. Mientras tanto, a pesar de la presión para construir más allá del antiguo perímetro amurallado, se pudo hacerlo en esta zona de la vertiente norte de Montjuïc que, a pesar de estar muy cerca del casco antiguo, estaba menos valorada por sus fuertes pendientes y no había sido incluido en el plan del Eixample.

Este hecho fue aprovechado por los propietarios para desarrollar la urbanización del sector sin las limitaciones y estrictas normativas vigentes en las áreas incluidas en el plan. A partir de 1858 se inició la parcelación y construcción de viviendas sencillas para familias de clase trabajadora. Así nacieron los barrios de France Xica, Santa Madrona y las Hortes de Sant Bertran, que aún hoy constituyen los tres barrios diferenciados que componen el Poble-sec, junto con el pequeño pueblo de La Satalia.

Distrito de hostafrancs
Hostafrancs se encuentra entre Gran Vía y Sants, en el sector del distrito más cercano a la Plaça d’Espanya.

Hostafrancs formó parte del municipio de Santa Maria de Sants hasta 1839. La actual Plaça d’Espanya marcaba los límites entre Sants y Barcelona. Desde la Edad Media, el lugar se conocía como el Coll dels Inforcats, nombre que provenía del latín, inter forcatos o cruce de caminos, ya que era punto de encuentro de importantes rutas fuera de la ciudad. En 1344, se erigió una cruz municipal en el Coll dels Inforcats, que luego fue cubierta por un templo, de ahí el nombre popular de Creu Coberta, pero fue destruida por los liberales en 1823. Desapareció hacia 1866 durante las obras de reparación del Camino Real de Barcelona a Madrid. La Creu Coberta se convirtió en puerta de entrada a Barcelona con un paisaje peculiar, ya que desde el siglo XV hasta 1715 se construyeron algunas de las principales bifurcaciones de la ciudad. Entre 1584 y 1785, se instalaron unos molinos de viento en el cerro Inforcats o Creu Coberta para moler el trigo de Barcelona. La situación a las puertas de la ciudad la convirtió en escenario habitual de operaciones militares y de combate, y lugar de acampada durante varias guerras.

La Cruz Cubierta era el camino donde las autoridades de Barcelona recibían tradicionalmente a la realeza y a las celebridades. La construcción del Camino Real hacia 1761 acentuó el carácter de la entrada principal a Barcelona. En 1770 se construyó un paseo aristocrático que iba desde el portal de Sant Antoni hasta la Creu Coberta. Hasta finales del siglo XVIII se construyó en sus alrededores el cuartel que dio nombre al barrio. Los cuarteles no eran viviendas precarias, sino puntos de venta de bebida y comida a precios más económicos, y sus clientes eran personas de la ciudad, especialmente durante las vacaciones. El entorno de Creu Coberta fue también el lugar elegido por los barceloneses para escapar de las epidemias que se estaban declarando en el interior del recinto amurallado.

En 1839, Joan Corrades, un caminante de Hostafrancs de Sió (la Segarra) construyó un albergue en un terreno cercano a la Creu Coberta. El albergue pronto fue conocido como los “Hostafrancs”, en honor al origen de su propietario. Este hecho, si no el origen del nombre, como se ha dicho, reforzó la denominación actual del barrio. Sin embargo, durante años se consideró que Hostafrancs provenía de la unión de las palabras hostal y franco. En esta línea, relacionada con los orígenes históricos del territorio, no debemos olvidar que Hostafrancs era un lugar de acampada de invitados y que francos es también una palabra con connotaciones militares.

Los motores del crecimiento urbano en Hostafranca fueron dos: el comercio y la industria. La industria en Hostafrancs era escasa pero era la principal ocupación de quienes vivían allí. Hostafrancs se convirtió en un barrio residencial de clase trabajadora. El mercado de Hostafrancs (1888) y el matadero de Vinyeta (1891) impulsaron su actividad comercial. El tranvía tirado por caballos de la Rambla a Sants (1875), la apertura de la Gran Vía (1883) y el Paral • lel (1894) a la Creu Coberta mejoraron las comunicaciones con Barcelona.

A principios del siglo XX Hostafrancs se construyó prácticamente y concentró un número de 16.474 habitantes y 1.350 viviendas en los barrios de Creu Coberta y Àngel. Hostafrancs empezó a perder su carácter de barrio obrero a finales de los sesenta. La terciarización del barrio recibió el impulso definitivo en la década de los noventa, gracias a las mejoras urbanísticas y de transporte. La desaparición de las fábricas ha hecho que vivan allí más profesionales urbanos y clases medias.

Barrio de la Bordeta
El barrio de la Bordeta nace en la carretera de Barcelona a Sant Boi de Llobregat, en la zona comprendida entre Hostafrancs y L’Hospitalet de Llobregat.

La Bordeta tiene unas 50 hectáreas, que se extienden desde la Riera Blanca hasta la calle del Moianès, entre la Gran Vía y el eje de la calle Andalucía-Manzanares – Noguera Pallaresa – Plaça de la Farga y Ferreria hasta Gayarre. Pero en 1801 La Bordeta era un barrio formado por una sola calle. Esta calle, que cuando nació en la Plaça d’Espanya lleva el nombre del barrio y luego la cambia dos veces a Gavà i Constitució, era la antigua Via Augusta romana que unía Barcelona con Tarragona tras cruzar el Llobregat por Sant Boi. A lo largo de su recorrido aparecieron núcleos habitados y hostales. Pero cuando se construyó el puente Molins de Rei en el siglo XVII, la carretera de Sants ganó a la de la Bordeta. Por esta razón, aunque los santos crecieron rápidamente,

El nombre de La Bordeta parece venir de las casas donde se guardaban las herramientas para trabajar el campo: las bordas. Otra versión dice que proviene de una niña de un cortijo que se llamaba “la bordeta”, porque era hija de padres desconocidos. En cualquier caso, a mediados del siglo XIX, los habitantes de masías como Can Sala, Can Valent Petit, Can Massagué, Can Poch, Can Paperina o Can Pessetes formaron un pueblo que en el resto de Barcelona mencionaron con expresiones despectivas. : “Sembla de la Bordeta”; “Tiene fincas en La Bordeta …”

En 1857, cuando ya había comenzado la urbanización, La Bordeta pasa a ser uno de los cuatro distritos del municipio autónomo de Sants; cinco años antes hubo un movimiento segregacionista local que fracasó. Desde entonces, el barrio ha crecido sin parar. Y no solo en términos de industrias y vivienda; también en términos de vida social. Hacia 1860, la máxima celebración fue una fiesta de primavera, en abril, de origen netamente rural, en el transcurso de la cual se colgó una cuerda de una anilla con un gato y un pato atado que los jinetes tuvieron que matar con un garrote. Una década después, en cambio, aparecieron manifestaciones culturales del mundo urbano. Hablamos de la Sociedad Coral La Floresta, que nació en 1878 en el café Cal Manel, en la calle dels Jocs Florals. O el Casino,

La gran fábrica textil de Can Batlló, inaugurada en 1880, marcó el desarrollo del barrio. Muchas familias trabajadoras dejaron el campo por la industria, en la que también destacaron el Molí de la Bordeta, la piel Gatius, la Cooperativa Vidriera, la Companyia Fabril d’Olis Vegetals, los talleres del Automóvil Hispano-Suiza y la fábrica de motos OSSA. , luego Citroën. Con Sants y Hostafrancs, La Bordeta se convirtió en uno de los polos industriales más importantes de Barcelona, ​​al que se anexó en 1897. La inauguración, en 1912, de la estación de tren de Magória incrementó la actividad del barrio. Y el 10 de junio de 1926, la apertura del tramo Catalunya-Bordeta del metro transversal trajo un nuevo transporte al barrio.

Después de la guerra, solo el Club Ciclista Catalunya y el Club de Fútbol Bordeta mantuvieron actividad en el barrio. Es cierto que también existió la Fundación García Fossas, una organización benéfica, legada por un conocido empresario petrolero de Sants, pero no generó vida social. Por supuesto, contaba con una magnífica colección de pinturas y esculturas (Benlliure, Mir, Zurbarán, Romero de Torres, Rusiñol, Urgell y Casas, entre otras) que pocas personas conocían y que ya no existe como tal. La creación de la parroquia de Sant Medir, en 1948, y la progresiva disposición de su rector, monseñor Amadeu Oller, revitalizaron el barrio.

Durante los años sesenta, el desarrollismo de la Barcelona franquista transformó La Bordeta. Muchas de las casas típicas de poca altura fueron demolidas y dieron paso a nuevos bloques de apartamentos, principalmente a lo largo de la calle principal. Y al oeste de Can Batlló, en la calle de Badal, la apertura del primer cinturón o ronda del Mig desgarró la parte sur del barrio. Esta autovía, concebida a principios de siglo por el urbanista Léon Jaussely, se concretó en un plan aprobado en 1968. En dos fechas significativas (18 de julio de 1971 y 19 de marzo de 1972), el alcalde Porcioles inauguró la escalera mecánica de la plaza d ‘Ildefons Cerdà y el tramo de autovía urbana entre la Zona Franca y el Carrer de Balmes. La obra en el conjunto de Sants costó la expropiación de 837 viviendas y 165 industrias y comercios.

El incipiente movimiento vecinal se opuso. Y aunque, en abril de 1975, la Asociación de Vecinos de Badal, Brasil, Bordeta ganó una demanda contra el cinturón ante la Corte Suprema, el daño ya estaba hecho. Sin embargo, en los últimos treinta años los vecinos de La Bordeta han ganado otras batallas que han humanizado el barrio. La primera de todas fue la Plaça de la Farga, inaugurada en 1956, y la última, la Plaça de la Pelleria, la cobertura parcial de la Ronda del Mig y la construcción de un centro de atención primaria.

La reforma de la Gran Vía entre las plazas de España e Ildefons Cerdà empezó a plantearse en 1994 a partir de la necesidad de construir un segundo túnel de los Ferrocarriles de la Generalitat. Tras esta obra, necesaria para incrementar la frecuencia del paso de trenes con vocación de metro hasta el Baix Llobregat, también se renovó la superficie de la Gran Vía. El resultado fue un recorrido más humano, un amplio bulevar que ya no separa tanto la Font de la Guatlla y la parte norte de la Zona Franca, de Hostafrancs y La Bordeta. Además, en 1997 se inauguró una nueva estación ferroviaria, Magória – La Campana, que, con la correspondiente integración tarifaria, acercó el metro a esta parte de la ciudad. La urbanización Plaça d’Ildefons Cerdà y su entorno,

Pero, sin duda, la operación que cambiará por completo la fisonomía de La Bordeta es la transformación de Can Batlló. Se está reorganizando una gran superficie de 170.000 metros cuadrados para dar paso a un auténtico pulmón verde con parques, equipamientos (que incluirán la conservación del edificio principal de la antigua fábrica textil), nuevas carreteras y viviendas. Pisos que, por un lado, salvarán, en la medida de lo posible, la fachada ya construida de la carretera de la Bordeta y, por otro, darán vida al triángulo Badal-Parcerisa y la Gran Vía entre Mossèn Amadeu Oller y la Plaça d’Ildefons Cerdà.

La fuente de la codorniz
El pequeño barrio de Font de la Guatlla se extiende entre la Gran Vía y la vertiente noroeste de la montaña de Montjuïc.

La franja entre la montaña de Montjuïc, Plaça d’Espanya, el torrente de Magória o Carrer de la Mineria y Gran Via se conoce, al mismo tiempo, como el barrio de Magória y Font de la Guatlla, y esto lo reproduce. el nombre de su asociación de vecinos. Pero aunque se trata de un territorio pequeño, varios factores históricos y urbanísticos nos permiten definir la Font de la Guatlla como la zona más resguardada de Montjuïc, mientras que Magória sería la más cercana a la Plaça d’Ildefons Cerdà. La calle de Trajano sería la línea divisoria entre las dos partes del barrio. Antes de que se urbanizara la Plaça d’Espanya en 1908 y comenzara a tomar forma la Gran Vía, la Font de la Guatlla no era más que un espacio rural que en ocasiones se atribuía a Hostafrancs y en otras a una ampliación del Poble-sec de Francia.

De un barrio tan apartado y pequeño de repente surge la tradición asociativa. En 1889 se crea la primera entidad lúdica, Els Hereus, en la calle de Sant Fructuós. Y un año después, El Recreo, junto a un albergue de la calle d’Amposta. En 1910 se fundó también el coro La Nova Lira d’Hostafrancs en la calle de Sant Fructuós, y dos años más tarde nació otra entidad, Panxeta, en la calle del Rabí Rubèn. Buena parte de esta actividad la generaron los trabajadores de las dos grandes fábricas que se instalaron en el barrio siguiendo el ejemplo del gas de Emili Clausoles, ubicado en Gran Vía.

Una fue la fábrica textil Casarramona, que en 1912 se instaló en la calle de México en un bello conjunto modernista de Puig i Cadafalch, que ganó el premio al mejor edificio del año. Funcionó como industria hasta 1920, y luego se utilizó como cuartel de policía. El otro estaba al final de la calle del Rabí Rubèn, pero un incendio destruyó su sede en Poble-sec. Can Butsems se plegó en 1978 y parte de su terreno está ahora ocupado por un centro de barrio, la escuela La Muntanyeta y un instituto en construcción. Pero en su apogeo, durante las obras de la Exposición Internacional de 1929, llegaron a trabajar mil trabajadores que producían piedra artificial. Muchos de ellos construyeron casas en la colina, detrás del cortijo de Can Cervera (1801),

En el interior de la fábrica de Butsems, junto a una encina, estaba la fuente llamada “de la Guatlla”, que dio nombre al barrio. Su uso por parte de la industria y el vertido de basura en Montjuïc durante los años 60 lo contaminó. Hoy solo queda el recuerdo, un monolito y un himno: “Nuestros abuelos recuerdan cuando buscaron el nombre, / para nombrar nuestro barrio, fue muy fácil de encontrar. / La codorniz lanzó un grito agudo mientras cantaba la fuente./ Eligieron la Font de la Guatlla como la más bella del mundo. Otra fuente popular sobrevivió unos años más en La Guatlla. Esta es la Fuente de Florida, al final de la bucólica calle del mismo nombre. En este lugar, en 1930, la Cooperativa de Trabajadores y Empleados Municipales compró un terreno al Barón de Esponellà y construyó una serie de torreones con jardín, al estilo inglés.

Antes de la Guerra Civil, la Font de la Guatlla también creció a lo largo de la Gran Vía. Se instaló una fábrica de chocolate, dos lámparas y bombillas (Lámparas Z, en la Calle de México, y Clover). El pañero enriquecido Pau Forns erigió seis bloques de viviendas entre los números 272 y 282 de la Gran Vía, que aún se conocen como las Casas del Pañero. Después de la guerra, el ambiente rural del barrio se diluyó. En 1949 se construyó la parroquia de Santa Dorotea sobre un antiguo campo de trigo. Al mismo tiempo, desaparecían personajes como el matón, el desollador, el intermediario o el piionario, que vendían cinco céntimos de piñones a los niños mientras contaban una historia. Por otro lado, las nueve calles que subían a Montjuïc llevaban nombres de flores: Dalia, Jazmín, Crisantemo …

Durante el primer franquismo (1940-1960), una organización llamada Nia Nesto, que en esperanto significa ‘mi nido’, organizó charlas y sesiones de cine. Tuvo que retirarse en 1968, cuando algunos de sus miembros fueron detenidos. Pero la cooperativa escolar Magòria, la organización Veïns i Amics de Magòria y la Associació de Veïns Font de la Guatlla reanudaron, durante el último franquismo, la actividad social y reivindicativa. Fruto de ello, ya en democracia, son el centro del barrio y el colegio La Muntanyeta, que los vecinos ganaron sin tener que renunciar al otro colegio público, La Pau Vila.

El distrito de Port Navy
El territorio organizado en torno al actual Paseo de la Zona Franca había sido una zona predominantemente agrícola, que recibió el nombre de Marina de Sants.

A principios del siglo XIX, la ganadería tenía cierta importancia en la zona. En las tierras pantanosas, grandes rebaños de vacas, cabras y ovejas pastaban a la espera de ser conducidos al matadero. Mientras tanto, la actividad pesquera continuó en pequeños barrios a lo largo de la playa, dedicados a la captura de sardinas, lagartijas, lubinas y agujas. La inauguración del Canal de la Infanta en 1819 supuso la sustitución de los cultivos de secano por cultivos de regadío y la concentración de la mayor parte de la tierra en manos de grandes empresas. A finales del siglo XVIII se inició la actividad industrial con la aparición de las primeras praderas indias, atraídas por las grandes extensiones de tierra y la disponibilidad de agua que ofrece la zona. Posteriormente, la prohibición, en 1846,

Así, a principios del siglo XX, las huertas, campos, masías y el pueblo pesquero de Can Tunis dieron paso al puerto, la industria y los distintos núcleos urbanos. El Paseo de la Zona Franca es, hoy, la calle principal del barrio, y conecta todo un mosaico de barrios, la mayoría de ellos muy pequeños, nacidos en diferentes épocas y circunstancias (Port, Can Clos, Polvorí, Ferrocarrils Catalans, Sant Cristòfol , Estrelles Altes, La Vinya, Plus Ultra …).

Este crecimiento industrial se produjo en paralelo a un desarrollo urbano que propició el nacimiento de nuevos barrios. En los años cincuenta del siglo XX se llevaron a cabo acciones de iniciativa pública de gran envergadura, como los barrios de Can Clos y El Polvorí y, en los años sesenta, el grupo habitacional Vinya. En el mismo período se llevó a cabo el gran proyecto, fruto de la iniciativa privada y la imposición legal, del grupo de viviendas para trabajadores de SEAT, y a los sesenta se planteó el barrio de Fomento, también de iniciativa privada. En la década siguiente dejaron de llevarse a cabo grandes proyectos inmobiliarios, que fueron sustituidos por pequeños desarrollos privados, ubicados principalmente en el Paseo de la Zona Franca.

Pero en la década de 1980, algunas empresas medianas comenzaron a trasladar sus centros de producción a las áreas industriales del área metropolitana, y así parte de la pequeña industria comenzó a cerrar. El proceso continuó hasta afectar también a las grandes empresas. Industrias poderosas como Pegaso y Motor Ibérica redujeron el personal y la producción. Pero el caso más preocupante fue el de SEAT, que redujo su actividad industrial de la factoría de Zona Franca y subarrendaron parte de sus terrenos.

La crisis industrial también se reflejó en el contexto social, por la pérdida de población. A este fenómeno demográfico hay que sumar los problemas de edificación que surgieron en los distintos barrios. Así, en Can Clos y Les Cases Barates se derribaron las casas, por su mal estado, para construir nuevos bloques en su lugar. Surgieron problemas de aluminosis en las viviendas de SEAT y el barrio de Polvorí y, finalmente, otras sufrieron a lo largo de los años, como en el caso de Plus Ultra y Port, en las que hubo que cerrar viviendas por su degradación. Por el contrario, y como aspecto positivo, se llevó a cabo una gran tarea de construcción de parques y jardines, de la que el área carecía por completo.

El distrito del puerto se refiere al puerto original que había existido allí. Su origen está ligado al levantamiento del castillo del Puerto y la ermita cercana, a finales del siglo X, en la que paulatinamente se concentran familias campesinas, que vivían en pequeñas casas dispersas. A finales del siglo XIX, el barrio empieza a consolidarse en torno a la ermita de la Virgen de Port y la carretera que unía Sants con su Puerto Deportivo. Las personas que trabajaban en los campos y en las fábricas constituían el núcleo primitivo de este barrio, que ya en 1916 contaba con la Colonia Industrial de Puerto, que acogía a niños y ancianos. En los años veinte, fruto de la industrialización del sector, surgen dos nuevos núcleos habitados a lo largo de la carretera del Puerto: Santiveri, cuyo nombre oficial era Barriada Nova de Port, y Plus Ultra.

Los barrios comenzaron a surgir a finales de los años veinte del siglo XX, y son el resultado de procesos urbanos específicos que, al construirse de una vez, les confieren un aspecto formal uniforme. El barrio de Can Clos fue construido en 1952 para albergar, de forma temporal, las villas miseria de la Avinguda de la Diagonal, que habían sido desalojadas con motivo del 35º Congreso Eucarístico. Estaba ubicado en un sector alejado de otros barrios, lo que provocó su aislamiento. Se construyó en un tiempo récord, pero también con materiales de muy baja calidad, por lo que pronto comenzó a presentar problemas. A finales de los años setenta se inició la remodelación del barrio con la construcción de nuevos bloques y el derribo de los existentes. A día de hoy, las nuevas viviendas ya están construidas y la urbanización interior queda por terminar, pues queda una manzana por demoler.

El distrito de Polvorí se construyó en la vertiente media de Montjuïc y, como el resto de los nuevos barrios, su principal característica fue el aislamiento. La construcción fue patrocinada por el Instituto Nacional de la Vivienda para albergar cuarteles y familias policiales. Los primeros bloques fueron ocupados en 1953, pero debido a la calidad de la construcción de los materiales utilizados, estos no resistieron el paso del tiempo y pronto se inició la degradación de las edificaciones. Este efecto tuvo su mayor exponente en la detección de aluminosis en los hogares, por lo que a mediados de los noventa se aprobó un plan de reforma interior que ha dado lugar a un nuevo barrio.

La instalación de la fábrica de SEAT supuso la construcción del distrito Las Viviendas de SEAT. Iniciado en 1953, constaba de 1.062 viviendas que el General Franco inauguró el 5 de octubre de 1955. Es el primer barrio que se construye con una urbanización terminada y dotada de servicios, concebida como una unidad autosuficiente, por lo que sus habitantes también tenían poco que ver con los de los barrios vecinos. Parte de los edificios sufría de aluminosis, por lo que se derribaron los bloques afectados y se construyeron otros nuevos.

En los últimos treinta años, a través de algunas iniciativas inmobiliarias, se ha completado la urbanización de la zona. El distrito de Fomento está formado por 400 viviendas construidas entre 1960 y 1961 por iniciativa de Fomento Inmobiliario de España, SA, en suelo catalogado como urbanismo como zona verde. Se construyeron los bloques de viviendas pero no se realizó ninguna urbanización, ni siquiera se asfaltó la única calle de acceso. Posteriormente, se realizó otra promoción conocida como Ciudad Amarilla por el color de las fachadas. Entre 1970 y 1972, a través de una última promoción, los pisos situados al otro lado de la calle del Segura se edificaron en un solar también clasificado como zona verde. Este barrio, como la mayoría de la zona, en la década de 1960, Philips, un hito en el distrito de Port, llegó al barrio hasta que cerró en 2005. Hoy, esta antigua fábrica se ha convertido en un área de instalaciones. En los últimos años, la instalación de la Fira de Barcelona 2 ha dado un nuevo impulso a los barrios de la Marina, y se está construyendo la deseada línea 9 de metro.

El barrio de Marina del Prat Vermell
El Prat Vermell fue el nombre que se le dio a los campos de este sector bajo de la Marina de Sants, donde durante años se instaló una fábrica india.

A principios del siglo XIX, la ganadería era muy importante en la zona, y lo que hoy es el barrio estaba ocupado por grandes rebaños de vacas, cabras y ovejas. Solo en la zona costera sobrevivió la pesca incipiente. La inauguración del Canal de la Infanta en 1819 supuso la transformación del paisaje agrícola: los cultivos de secano fueron sustituidos por huertas y huertas, pero se mantuvieron los pastos en los humedales.

La transformación más importante tuvo lugar en 1846, cuando el Ayuntamiento de Barcelona prohibió la instalación de fábricas dentro de la ciudad. Esta decisión llevó a los industriales a dirigir sus inversiones a zonas de municipios vecinos donde abundaba la tierra y el agua. El Prat Vermell es la zona más cercana donde se habían instalado fábricas indias en la zona. Se llamaba así porque una vez teñida la ropa se secaba en el suelo, que adquiría un color rojizo.

En 1897 se integró la ciudad de Sants en Barcelona, ​​y con ella la Marina del Prat Vermell. Era importante porque la zona estaba poblada de fábricas y permitía que mucha gente se mudara al barrio. A finales del siglo XIX se produjeron varios procesos significativos para el futuro del barrio. Al mismo tiempo, comenzó a florecer un nuevo sector económico, el sector del ocio, con la construcción de varios baños y también un hipódromo.

En 1929, mediante real decreto ley, se aprueba la constitución de una zona franca para la ciudad, y esta se establece en los terrenos de los puertos deportivos de Sants y L’Hospitalet, que se integran, para ambos en el barrio. En 1955 se inauguró la fábrica de SEAT, que trajo miles de trabajadores al barrio. Se construyeron casi mil viviendas para albergarlos. Fueron los primeros del barrio en contar con todos los servicios necesarios.

Con las obras iniciadas por el Ayuntamiento se empezó a trazar el nuevo aspecto urbano que vinculaba la realidad actual, compuesto por naves industriales y naves tecnológicas, con las que se convertirá, con predominio de espacios residenciales y nuevas instalaciones. El futuro invita al barrio a ser una nueva zona céntrica del área metropolitana.

El grupo de casas baratas Eduardo Aunós, que adoptó el nombre del exministro durante la dictadura de Primo de Rivera, fue el primero en levantarse. Fue construido en 1929 para albergar las villas miseria desalojadas de Montjuïc cuando se desarrolló parte de la montaña que iba a ser el escenario de la Exposición Universal. El barrio se construyó en poco tiempo y con medios precarios. Debido al mal estado de las casas, el reducido tamaño y las abundantes inundaciones que sufrían, en los años ochenta surgió la necesidad de remodelarlas. El trabajo comenzó a principios de la década de 1990 con la demolición de casas antiguas y la construcción de nuevas viviendas.

El nacimiento del barrio de Can Tunis fue un fenómeno paralelo al proceso de industrialización, a finales del siglo XIX, mientras los pequeños pueblos de pescadores iban desapareciendo. El desarrollo de la agricultura de regadío relacionada con el cauce de la Infanta permitió el crecimiento del núcleo habitado junto a la ermita de Puerto. También a finales del siglo XIX fue lugar de esparcimiento, se abrieron varios balnearios en la playa y, incluso en 1883, se construyó un hipódromo.

A partir de los años veinte del siglo XX, con la modificación del terreno para establecer la zona franca del puerto de Barcelona, ​​se inició una etapa de grandes transformaciones que acabaron por provocar la desaparición del barrio de Can Tunis y multitud de masías diseminadas todas sobre el delta. Y en la década de 1930 comenzaron la mayoría de expropiaciones. A medida que el barrio desaparecía, surgía el fenómeno de las villas miseria. En el verano de 2004, las últimas viviendas fueron demolidas y el barrio fue absorbido por infraestructuras industriales y portuarias.

Barrio de los santos
Sants es el núcleo de población más importante y el distrito más extenso y antiguo de la comarca a la que da nombre. Se originó a lo largo del antiguo camino real.

En el siglo XIX era un barrio obrero con varias fábricas textiles, entre ellas Vapor Vell, que se convirtió en biblioteca y escuela en 2001, y la España industrial. En 1897 el municipio fue anexado a Barcelona.

La construcción de la nueva vía a finales del siglo XVIII impulsó el ritmo económico y constructivo del barrio. Hoy, Carrer de Sants y Carrer de la Creu Coberta forman una de las zonas comerciales más importantes de Europa.

Sants fue anexado a Barcelona, ​​solo y a petición propia, entre el 5 de mayo de 1883 y el 12 de julio de 1884. El 20 de abril de 1897, un real decreto de la reina María Cristina, firmado por el ministro del Interior, consumió la agregación en Barcelona.

El trabajo
El crecimiento de Sants se acentuó durante la segunda mitad del siglo XIX, y su población se multiplicó por cinco entre 1850 y la anexión. Es un crecimiento mayor que en Barcelona y en muchos de los municipios del plan, debido al ímpetu de la industrialización y la atracción de mano de obra que supuso.

España Industrial, el nuevo vaporizador, ha sido la factoría más importante de la historia social y económica de Sants. Sociedad anónima textil de la familia Muntadas, producía diversos tipos de tejidos y estampados, especialmente la pana, el género textil más utilizado por las clases populares catalanas (negro campesino, beige verdoso para tranvías …). La calle que lleva el nombre de la fábrica, y que da acceso a ella desde la carretera, fue probablemente una de las más concurridas entre semana, cuando se reunían trabajadores y jornaleros; mujeres con faldas hasta los pies y la cabeza cubierta, hombres con alpargatas y blusas.

A ambos lados de la calle se colocaron puestos de ropa semi-temporales, con las velas desplegadas y la mercadería colgando, para aprovechar las idas y venidas. Los trabajadores de La España Industrial, a la entrada y salida de cada turno, eran clientes atractivos y clientes para los comerciantes: tenían un sueldo seguro y prestaciones de la seguridad social, y eran lo suficientemente numerosos como para justificar la instalación más o menos temporal de estas paradas. . Quizás no todos los días, o solo en los días de pago (la historia no nos ha dejado información) debe haber, sin embargo, suficiente gente con un mínimo de poder adquisitivo.

Vida social
La vida social de un municipio industrial como Sants, en las afueras de la capital, tenía que estar, en gran parte, regida por conflictos sociales. Negociaciones y huelgas, demandas de trabajo y paro, paternalismo y radicalismo, caridad y caridad, tabernas y ateneos populares, meriendas en fuentes, bailes, teatro y canto coral deben haber sido las características de la vida sants, como la del resto de urbanizaciones. Cataluña.

La primera fábrica fue la de los Güell, la Vapor Vell, cuyo edificio aún se conserva en la actualidad, con entrada en la calle del Nord, que tras la anexión pasó a denominarse calle de Galileu. Hoy es el mejor recuerdo de uno de los primeros episodios de violencia social en Sants y Cataluña. De hecho, en este lugar, en julio de 1855, el director de la fábrica, Josep Sol i Padrís, fue asesinado durante una reunión de negociación salarial con una comisión de trabajadores.

En el siglo XIX, dos haciendas tenían un liderazgo social importante: el de los médicos y el de los capellanes. El médico, a pesar de ser un estudiante universitario que comenzaba a tener cierta formación científica, mantenía un contacto directo con los enfermos y sus familias lo que lo hacía especialmente apreciado. Muchos médicos, además, mostraron una gran preocupación por la aparición de nuevas enfermedades que parecían contradecir los avances del siglo y predicaron la prevención y la higiene, lo que las hizo aún más populares. Jacint Laporta i Mercader (1854-1938) puede representar a los doctores de Sants, como Josep Saltor o Francesc Llauradó. Aunque fue concejal de Barcelona por el distrito de Sant Andreu, de hecho, Laporta fue quien más hizo para dar a conocer a Sants, antes y después de la anexión,

La Iglesia siempre ha sido una institución fundamental en los países de cultura católica. También en Sants. El municipio nació con la Iglesia y, en sus alrededores, se ha hecho gran parte de su historia. Algunos rectores han jugado un papel clave: monseñor Andreu Casanovas, que dejó el célebre Monitor de Sants en 1850; o Monseñor Miralles, muchos años después. La iglesia prestó servicios de atención a una población necesitada, entonces importante en Sants. El espacio público de Sants estuvo representado por sus calles. Los lugares eran escasos. De hecho, más que las calles, las vías que salían de Barcelona hacia el suroeste eran los ejes que articulaban el crecimiento y las formas urbanas del municipio.

La carretera de Sants fue iniciada por el reformismo borbónico en 1764, y cinco años más tarde se completó el puente sobre el Llobregat en Molins de Rei. Transversales a estos ejes viarios, que guiaron el crecimiento del caserío, fueron las calles principales y comerciales. Calle Industrial La España y sus puestos de ropa temporal; Carrer de Riego, un importante centro comercial, con sus tiendas e incluso un gran almacén, El Barato de Sants. Pero la verdadera calle principal de Sants fue la de Colom, que como consecuencia de la anexión tuvo que cambiar de nombre y tomó el de la comarca del norte de Cataluña, Vallespir. Partía de la cuneta del ferrocarril que durante mucho tiempo cortó la población en este sector, aunque discurría bajo tierra por las dos vías. Columbus Street también estaba sembrada de plátanos y casi siempre estaba animada, llena de gente de diferentes edades,

Barrio de Sants-Badal
El distrito de Sants-Badal fue originalmente el extremo más occidental de Sants, pero ha estado bastante aislado durante muchos años.

En el lado occidental, siempre ha tenido una intensa relación con el vecino barrio de Collblanc, ya al final de L’Hospitalet de Llobregat, con el que la Riera Blanca -menos de 20 metros de ancho en muchos tramos, pero con las aceras pertenecientes a ambos municipios – establece una frontera mucho más virtual que real. Por el lado este, en cambio, el paso al aire libre de la Ronda del Mig fue, a lo largo de las décadas, una pesada barrera para las comunicaciones con Sants, lo que favoreció el desarrollo de dinámicas diferenciadas en ambos lados. del gran eje vial.

La consideración autónoma del barrio con respecto al de Sants responde, entre otros motivos, a esta evolución histórica, aunque hoy, afortunadamente, la cobertura de la Ronda del Mig, ya finalizada, ha supuesto la eliminación de esa barrera. La cobertura también ha permitido ganar un gran espacio longitudinal para el ocio del público, y ha supuesto una mejora significativa en la calidad de vida urbana para el barrio inmediato y también para quienes viven en los dos barrios que La Ronda, hoy, ya no separa sino articula. La parte baja de Sants-Badal se organiza en torno a la Plaça de l’Olivereta. La ubicación de diversas instalaciones en este entorno lo configura, ya hoy, como un polo unificador de la vida del barrio, con buen potencial para incrementar estas funciones.

Atracciones principales
Descubre el distrito de Sants-Montjuïc: espacios urbanos, patrimonio cultural y arquitectónico, espacios naturales, museos, centros de ocio y ocio, centros de estudios, propuestas de compras o deportivas y mucho más.

Fábrica de Casaramona
La Fábrica de Casaramona es un antiguo edificio de estilo modernista construido entre 1909 y 1912, a los pies de Montjuïc. Actual sede de CaixaForum Barcelona desde 2002. Es una obra declarada Bien Cultural de Interés Nacional. Desde la Guerra Civil fue utilizado como cuartel general de la Policía Nacional hasta 1992. Posteriormente, el edificio fue adquirido por la Fundación “La Caixa”, que restauró el edificio y lo adaptó para ser un centro cultural y social. Así se formó el actual CaixaForum Barcelona, ​​inaugurado en 2002.

La antigua fábrica de hilados y tejidos Casaramona ocupa toda una manzana de casas a los pies de Montjuïc. Tiene una planta prácticamente cuadrada, formada por una serie de edificios (once cuerpos de diferentes superficies y alturas), la mayoría en planta baja. El conjunto tiene una gran coherencia formal. Las diversas soluciones estructurales y detalles ornamentales se resuelven a partir de un perfecto conocimiento de la tecnología del ladrillo, desde una perspectiva funcionalista. Las naves, de planta rectangular y cubierta plana, están cubiertas con bóvedas de ladrillo que descansan sobre pilares de hierro. Los arcos de descarga y un sistema de tirantes metálicos contrarrestan los empujes laterales, que se descargan en pilares o contrafuertes en los muros del cerramiento. Estos contrafuertes están rematados en pináculos, que crean un ritmo vertical que ayuda a romper la horizontalidad del conjunto.

Las dos torres, que esconden antiguos depósitos de agua, marcan el eje de simetría del conjunto. Uno ubicado en la entrada, tiene el nombre de la fábrica inscrito en paneles cerámicos y está rematado por una estructura de hierro. El otro, ubicado en el interior, tiene el tanque redondo en la parte superior, que se remata con un cuerpo formado por arcos parabólicos y un techo revestido de cerámica. La fábrica de Casaramona, galardonada con el premio del Ayuntamiento de Barcelona en el año de su finalización, se aleja de los planteamientos neogóticos que habían caracterizado gran parte de la obra anterior de Puig, y forma parte de una estética quizás más propiamente modernista.

Vapor Vell
El Vapor Vell fue la primera gran fábrica textil moderna que se instaló en el casco antiguo de Sants, y una de las primeras de Cataluña. Las obras se iniciaron en 1844, comenzaron la producción en 1846 y cesaron sus operaciones en 1891. Inicialmente, pertenecía a la empresa Güell, Ramis i Cia, con Joan Güell i Ferrer como socio capitalista y presidente y con Domènec Ramis, socio fabricante que había obtenido un monopolio para producir panes con telares mecánicos a la manera francesa. La fábrica instalada en el distrito de Sants se conocía inicialmente como El Vapor Güell. Unos años más tarde, cuando se instaló en Sants otra fábrica textil con máquinas de vapor, L’Espanya Industrial, popularmente se refirió a la fábrica de Güell i Ramis como el “vapor viejo” ya la de la España Industrial como el “vapor nuevo”.

El edificio principal era una fábrica de viviendas, como las construidas en Manchester, de planta baja, tres alturas y buhardilla, destinadas a hilado y acondicionamiento. Aunque el espesor del muro es de ladrillo, su estructura de muro (cerramientos interiores y exteriores), jambas y antepechos de ventana son de piedra. Con techo de tejas en dos lados. Los pilares, de hierro fundido, se dispusieron en filas en cada uno de sus pisos. El cuarto piso conserva el entablamento de madera original.

El conjunto antiguo conserva un elemento muy significativo, la última chimenea instalada, de planta octogonal, tronco piramidal y de considerable altura. Lo más destacado de la construcción del Vapor Vell fueron las soluciones arquitectónicas que proporcionaron. Por un lado, su diseño constructivo para plantas permitió mejoras energéticas derivadas de su sistema de grandes poleas y correas de transmisión que daban movimiento a todos los árboles horizontales de cada piso. Por otro lado, una mejora en la iluminación, debido a sus grandes ventanales a ambos lados de su fachada.

Tras el cierre de la fábrica, se dividió el espacio interior y se pusieron en marcha diversas actividades económicas. En 1897, el cineasta Fructuós Gelabert rodó en el patio de la fábrica su primera película de acción “Riña en un café”, considerada la primera película de ficción rodada en España. Durante la Guerra Civil española 1936-1939 el espacio fue colectivizado por la CNT-FAI y convertido en un taller de madera. En 1944 el Club Deportivo Mediterráneo compró las piscinas Vapor Vell. Allí instaló su sede donde permaneció hasta 1978 cuando, mediante un intercambio, trasladó sus instalaciones a un patio interior de la calle Regent Mendieta. Ese mismo año se incendiaron los viejos barcos del Vapor Vell.

En 1977, el Vapor Vell fue comprado por la empresa Jorba Preciados, entonces propiedad del grupo Rumasa, con la intención de construir allí grandes almacenes. El 16 de julio de 1986, el Ayuntamiento aprobó el Plan Especial Vapor Vell. Del conjunto de edificaciones y espacios que ocupaba el antiguo complejo industrial, solo se conservaron como instalaciones el principal y la chimenea, mientras que el resto del solar se destinó a suelo residencial y a la apertura de la calle de Joan Güell, de la que proviene Avinguda Diagonal hasta Plaça de Sants. El 28 de febrero de 1998, el alcalde de Barcelona colocó la primera piedra del nuevo Distrito Central de Bibliotecas ubicado en el antiguo edificio de Vapor Vell. El 15 de mayo de 1999 tuvo lugar una jornada de puertas abiertas en las obras de la biblioteca Old Steam antes de la división dentro de los barcos.

Castillo de Montjuïc
El Castell de Montjuïc de Barcelona fue un fuerte ejército y, después de la Guerra Civil, fue un museo militar. Actualmente es un equipamiento municipal dependiente del Ayuntamiento de Barcelona. Ubicado en lo alto de la montaña de Montjuïc en Barcelona, ​​ubicado a más de 170 metros de altura en una terraza rocosa. El aspecto actual del conjunto de fortificaciones es obra del ingeniero militar Juan Martín Cermeño, quien derribó el antiguo fuerte en 1640. Cermeño modificó las fortificaciones existentes y construyó otras nuevas siguiendo los sistemas de defensa diseñados por el ingeniero francés Vauban. La fortaleza adopta una disposición estrellada. Varios baluartes y construcciones exteriores protegen el núcleo del recinto, rodeado por un profundo foso. El cuerpo principal se estructura en torno a un patio porticado. Las habitaciones están cubiertas con bóveda de medio punto.

En 1640, durante la guerra contra Felipe IV, se construyó en treinta días la primera fortificación en la montaña de Montjuïc, en forma de cuadrilátero de tierra cubierto de piedra y barro. La cantería fue mejorada por ingenieros franceses en enero de 1641. Esta fortificación temporal repelió el asalto de las tropas castellanas de Pedro Fajardo de Zúñiga y Requesens, marqués de los Vélez, el 26 de enero de 1641. (Batalla de Montjuïc). En 1643, el fuerte de piedra seca sufrió daños por el paso del tiempo y fue demolido por completo. En 1651 se había construido un nuevo fuerte, formado por dos recintos cuadrados con baluartes en los extremos y aún fuera de una valla que protegía la fortificación de cualquier sorpresa. El tercero de Montjuïc estaba guarnecido,

En 1694, el fuerte original se convirtió en castillo. La planta ocupaba toda la parte plana de la cumbre, con tres baluartes frente al suelo y una línea de almenas dentadas frente al mar. La pequeña fortificación anterior quedó como bastión interior.

Durante la Guerra de Sucesión, el 17 de septiembre de 1705, Charles Mordaunt, Lord Peterborough, fue conquistado por los catalanes, lo que fue un factor que se volvió hacia la causa del Archiduque Carlos. Sin embargo, el 25 de abril de 1706 fue recuperado por Felipe V, a pesar de la resistencia de setecientos abrigos rojos comandados por Arthur Chichester, Lord Donegall. El 12 de mayo los catalanes lo recuperaron y no volvió a manos de las tropas borbónicas hasta las cinco de la tarde del 12 de septiembre de 1714, cuando los barceloneses se lo entregaron, de acuerdo con el artículo quinto. de las Capitulaciones que en el mismo día imponer a la ciudad el duque de Berwick.

El 13 de febrero de 1808 llegan a Barcelona las tropas Napoleón de Guillaume Philibert Duhesme y Giuseppe Lech, con 5427 hombres y 1830 caballos. Teóricamente tuvieron que permanecer tres días en la ciudad, hasta llegar a su destino final, Cádiz. Sin embargo, el 29 de febrero, una unidad militar imperial comandada por el coronel Floresti subió a la montaña de Montjuïc y ocupó el castillo. Las tropas españolas que lo custodiaban no les ofrecieron resistencia, ya que el capitán general del Principado había recibido órdenes de la Corte de recibir con benevolencia a las tropas francesas.

Hasta 1960 (año en que fue cedido a la ciudad) el castillo siguió siendo una prisión militar. Tras tres años de trabajos para acondicionarlo como Museo del Ejército, el 24 de junio de 1963 Francisco Franco presidió su inauguración. Con la llegada de la Transición Democrática Democrática Española, durante muchos años hubo controversia sobre las condiciones para la devolución del castillo a la ciudad, ya que el dictador cedió el solar a Barcelona, ​​pero no el museo militar que albergaba; en cambio, la ciudad reclamó la propiedad total.

A finales de abril de 2008, el ayuntamiento retiró una estatua ecuestre del dictador español Francisco Franco que había estado allí desde 1963, inaugurada por el entonces alcalde de Barcelona, ​​Josep Maria de Porcioles. Finalmente, el 15 de junio, el gobierno español cedió el castillo a la ciudad, que es visitada por 40.000 ciudadanos en una jornada de puertas abiertas. El 20 de abril de 2009 comenzó a trabajar en el Centro Internacional por la Paz del Castillo de Montjuic.

Pabellón alemán
El Pabellón Mies van der Rohe, conocido internacionalmente como el Pabellón de Barcelona, ​​fue construido como pabellón alemán para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 por Mies van der Rohe y Lilly Reich. Este edificio tiene una forma simple, pero está hecho de materiales lujosos como el mármol travertino. Es un monumento emblemático considerado el inicio de la arquitectura moderna del siglo XX, y ha sido estudiado e interpretado extensamente, inspirando la obra de varias generaciones de arquitectos. El edificio fue desmantelado al concluir la Exposición Internacional en 1929 y reconstruido en 1986 en su sitio original. Por otro lado, en el Pabellón se exhibe la Silla Barcelona, ​​diseñada por el propio Van der Rohe, junto con una reproducción en bronce de la escultura Alba de Georg Kolbe.

Al estudio de arquitectura Mies van der Rohe y Lilly Reich se le ofreció el encargo de este edificio en 1928, tras su exitosa gestión de la exposición Werkbund en Stuttgart en 1927. La República Alemana encargó a Mies y Reich la dirección y montaje no solo del Pabellón de Barcelona, sino también los edificios de todas las secciones de Alemania en la Exposición Universal de 1929. Sin embargo, Mies y Reich iban en serio. limitaciones de tiempo – tuvieron que diseñar el Pabellón de Barcelona en menos de un año – y también enfrentaron condiciones económicas inciertas. En los años siguientes, en la Primera Guerra Mundial, Alemania comenzó a cambiar, la economía se recuperó después del Plan Dawes de 1924. Se suponía que el pabellón de la Exposición Universal representaría a la nueva Alemania de Weimar: democrática, culturalmente progresista, próspera y pacifista, un autorretrato a través de la arquitectura. El promotor de la obra, Georg von Schnitzler, dijo que debería dar “voz al espíritu de una nueva era”. Este concepto se reflejó en la realización del “piso libre” y la “sala flotante”.

La respuesta de Mies y Reich a la propuesta de von Schnitzler fue radical. Tras rechazar el sitio original, tal vez para no romper visualmente la propuesta historicista y ecléctica de los grandes palacios oficiales que se construyeron para la Exposición, acordaron colocarlo en un lugar tranquilo, junto al lado estrecho de un amplio eje diagonal, donde el pabellón ofrece vistas y un recorrido que conduce a uno de los principales atractivos de la exposición, el Pueblo Español.

El pabellón tenía que mostrar solo la estructura – y no exposiciones comerciales -, una única escultura y el mobiliario diseñado expresamente (la Silla Barcelona de piel y perfil metálico que, con el tiempo, se convirtió en un icono del diseño moderno Un buen ejemplo de este es el hecho de que el modelo de silla Barcelona todavía se produce y comercializa en la actualidad). Esta falta de uso práctico permitió a los arquitectos tratar el pabellón como un espacio continuo, confundiendo el exterior y el interior. “El diseño se basó en una distinción absoluta entre estructura y cerramiento: una malla regular de columnas transversales de acero intercaladas con planos libremente separados”. Sin embargo, la estructura era más de un estilo híbrido, ya que algunos de estos planes también actuaron como soportes.

La planta es muy sencilla. Todo el edificio descansa sobre un pedestal de mármol travertino. Un cerramiento en forma de U, también de mármol travertino, ayuda a formar un anexo de servicio y un gran estanque de agua. Las losas del piso del pabellón se proyectan hacia el exterior y sobre la piscina, una vez más conectando el exterior con el interior. Otra pared en forma de U en el lado opuesto también forma un estanque de agua más pequeño, aquí es donde se encuentra la estatua de Georg Kolbe. Las placas del techo, relativamente pequeñas, están sostenidas por columnas cruciformes cromadas, todo lo cual produce el efecto de un falso techo. Robin Evans dijo que las columnas reflectoras parecen estar luchando para mantener abajo el plano de la cubierta “flotante”,

Mies y Reich querían que este edificio se convirtiera en “una zona tranquila ideal” para el visitante cansado, que tenía que ser invitado al pabellón de camino a la siguiente atracción. Dado que el pabellón no tenía realmente un espacio de exposición, el edificio se convertiría en la propia exposición. El pabellón fue diseñado para “bloquear” cualquier paso a través del sitio, más bien debería atravesar el edificio. Los visitantes entraban a subir unos escalones, debido al terreno ligeramente inclinado y lo dejaban a ras de suelo ya en dirección al “pueblo español”. Los visitantes no estaban condicionados a ser conducidos en línea recta a través del edificio, sino a realizar continuos cambios de dirección. Las paredes no solo crearon el espacio, sino que también dirigieron los movimientos del visitante.

Edificio de la Fundación Joan Miró
El Edificio de la Fundación Joan Miró es una obra de Barcelona declarada Bien Cultural de Interés Nacional. Es la sede de la Fundación Joan Miró. El edificio de una sola planta se desarrolla alrededor de un patio central al igual que la casa romana alrededor del impluvium y los claustros medievales. Desde este patio, abierto por un lado, se divisa una muy buena vista de la ciudad. La estructura del edificio se basa en módulos como lo hace la arquitectura mediterránea y establece en todo momento una relación de diálogo entre el interior y el exterior y crea un perfecto equilibrio entre arquitectura y paisaje. Un elemento característico del edificio es el sistema de iluminación que permite aprovechar al máximo la luz natural mediante lucernarios en forma de cuarto de cilindro a través de los cuales la luz solar, reflejada, penetra cenitalmente.

El arquitecto Josep Lluís Sert, socio fundador del GATCPAC y amigo de Joan Miró, planteó la doble cuestión que afecta a los lugares destinados a exhibir obras de arte: la iluminación y el tráfico. El edificio fue diseñado para aprovechar al máximo la luz natural gracias al sistema de iluminación cenital y para que el usuario visite sin pasar dos veces por el mismo lugar, gracias a la distribución de las estancias en torno a una parte. Antes de diseñar esta obra, Sert ya había construido el estudio de Miró en Mallorca y había diseñado un edificio con características similares a Saint Paul-de-Vance, la Fundación Maeght.

La Fundación Joan Miró – Centro de Estudios de Arte Contemporáneo, abierto al público en 1975, nace con un doble propósito: ser depositaria del legado de obras que Miró entregó a Barcelona y también motor cultural de la ciudad, dedicada a arte contemporáneo en todos sus aspectos. El edificio se concibió bajo la idea de dos tipos de infraestructuras: exposición y estudio, con auditorio, biblioteca y archivo, además de prever la posibilidad de una futura ampliación según las necesidades de la institución. Ampliación proyectada en 1986 por el arquitecto Jaume Freixa, antiguo colaborador directo de Josep Lluís Sert.

Palacio Nacional
El Palacio Nacional ubicado en Montjuic (Barcelona), es un palacio construido entre 1926 y 1929 con motivo de la Exposición Internacional de 1929 y desde 1934 alberga el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Fue el edificio principal de la Exposición, obra de Eugenio Cendoya y Enric Catà, bajo la dirección de Pere Domènech i Roura, y rechazando el proyecto inicial de Puig i Cadafalch y Guillem Busquets. El Salón Oval acogió el acto inaugural de la Exposición, presidido por Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia. Tiene una superficie de 32.000 m². De estilo clásico inspirado en el Renacimiento español, tiene una planta rectangular con dos cuerpos laterales y uno de plaza posterior, con una gran cúpula elíptica en la parte central. Las cascadas y fuentes en los escalones del Palacio fueron obra de Carles Buïgas,

El Palau Nacional se dedicó a mostrar una exposición de arte español con más de 5.000 obras de toda España. En su decoración participaron varios artistas, de estilo novecentista, contrario al clasicismo de la obra arquitectónica, como los escultores Enric Casanovas, Josep Dunyach, Frederic Marès y Josep Llimona, y los pintores Francesc d’Assís Galí, Josep de Togores. , Manuel Humbert, Josep Obiols, Joan Colom y Francesc Labarta. Desde 1934 alberga el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Entre 1996 y 2004 el palacio fue ampliado por Gae Aulenti, Enric Steegman, Josep Benedito y Agustí Obiol con el objetivo de crear espacios para albergar todas las obras de la colección.

El modelo del Palacio Nacional, se unifica en un estilo que en su momento se denominó Renacimiento español, con aires de un clasicismo académico; es decir, la apuesta es el resultado de diferentes formas funcionales y procedimientos constructivos, resueltos con el lenguaje técnico de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona de la segunda década del siglo XX, que fue la encargada de garantizar los edificios para La exibición. La construcción del edificio fue también la combinación de sistemas tradicionales basados ​​en la simetría, claramente establecidos en su composición, y procedimientos de construcción con materiales y técnicas más modernas, como el uso de elementos serios. y hormigón.

El edificio se organiza en dos plantas: una como base y la planta principal con dobles pilastras que enmarcan grandes paneles ciegos de paredes. En la parte noreste, también cuenta con un sótano que en el momento de su construcción estaba destinado a cocinas. Había un conjunto de habitaciones que componen el Salón del Trono, con habitaciones para el Rey y la Reina y, en la parte delantera del edificio, la sección del museo. En la parte trasera se colocaron la zona de fiestas y un pequeño salón de té, o restaurante, ubicado en el cuerpo que sobresale detrás del Gran Salón. La fachada consta de un cuerpo central sobresaliente y dos cuerpos laterales: el central está coronado por una gran cúpula, que recuerda a la Catedral de San Pablo. De Londres o la de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, con dos cúpulas más pequeñas a cada lado. En las cuatro esquinas, en la parte que corresponde al Gran Salón,

En el proyecto de los arquitectos del Palacio se consideraron elementos arquitectónicos arquitectónicos como columnas, frontones o molduras, pero también se realizaron las decoraciones interiores que consistieron en murales y esculturas. Toda la parte ornamental de estos espacios dependió del comité organizador de la Exposición, y se concedió una dotación adicional de 1.200.000 pesetas. El encargado de dirigir el proyecto fue Lluís Plandiura, comisario de Bellas Artes de la Exposición. Los encargos comenzaron durante el invierno de 1928; por lo tanto, los artistas solo tenían unos tres meses para completar su trabajo. El estilo de las obras de arte pertenecía a la corriente que predominaba en Cataluña en ese momento, el llamado novecentismo, que se manifestaba especialmente en la cúpula principal, las cúpulas menores, el Salón del Trono,

Palacio de Artes Gráficas
El Palau de les Arts Gràfiques es una obra de Barcelona declarada Bien Cultural de Interés Nacional. Es la sede del Museo de Arqueología de Cataluña.

El palacio es un edificio de planta aproximadamente triangular, que se organiza alrededor de un núcleo hexagonal cubierto con una cúpula. Los dos brazos del triángulo que flanquean la fachada principal tienen frente a ellos logias con arcos de medio punto sostenidos por columnas toscanas. Todo el conjunto es un excelente ejemplo del clasicismo de la línea Brunelleschi, con muros estucados en blanco y elementos estructurales y ornamentales cubiertos de terracota, solución practicada por algunos arquitectos en la década de 1920.

Construido entre 1927 y 1929 para convertirse en el Palau de les Arts Gràfiques de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, bajo el proyecto del arquitecto Pelagi Martínez i Paricio, con la colaboración de Raimon Duran i Reynals.

Parques y jardines
Sants-Montjuïc ofrece numerosos espacios al aire libre ideales para pasear y disfrutar de la naturaleza y el paisaje. Respira aire puro desde Montjuïc y contempla las mejores vistas de Barcelona.

Los jardines de Laribal
Es una de las perlas del Parque de Montjuïc y pasear es un auténtico placer. La rica vegetación, junto con el agua que desciende por cascadas y se desliza delicadamente por anchas barandillas, bancos de tejas y plazas, crean un conjunto de excepcional belleza. Este jardín es el primer jardín de rosas público que se crea en Barcelona, ​​conocido como la Colla de l’Arròs. Este es un lugar para estar, contemplarlo y descubrir los mil detalles que lo componen, con una armonía difícil de superar. Y las vistas de la ciudad son aún más especiales.

Los jardines del Teatro Griego
Estos jardines, que nacieron como una rosaleda, son uno de los espacios verdes que se crearon en la montaña de Montjuïc con motivo de la Exposición Internacional de 1929. Una antigua cantera permitió la construcción de un anfiteatro, que cada verano es el escenario de muchas de las actuaciones del Festival Griego de Barcelona. Es un lugar soleado, con parterres geométricos, pérgolas y terrazas, desde donde se divisa la montaña jardín y la ciudad.

Subiendo por el Paseo de Santa Madrona, nos topamos con una gran escalera imperial de piedra que sube a ambos lados de un muro. Es la entrada principal a los jardines del Teatro Griego. Desde el paseo ya se pueden ver algunos elementos importantes de estos jardines: la pérgola, el antiguo pabellón y las vallas verdes inclinadas detrás de las cuales se alzan grandes árboles.

Los jardines de Joan Maragall
Cuando entramos en estos jardines, tenemos la impresión de que son como un rey. Y lo son, ya que fueron creados para un rey a principios del siglo XX. Los jardines de Joan Maragall son muy elegantes, con avenidas arboladas, amplias extensiones de césped, parterres bordados, fuentes ornamentales, numerosas esculturas al aire libre y un pequeño palacio que fue y sigue siendo residencia real.

Los jardines de Joan Maragall son un espacio lleno de serenidad, un mundo aparte donde solo se percibe el canto de los pájaros y el sonido del agua brotando de fuentes ornamentales. Entras por la puerta de la Avenida del Estadio; lo primero que encuentra el visitante son amplios prados donde crecen árboles altos. De vez en cuando, ligeras pendientes bordeadas de piedra descienden suavemente por el terreno hasta llegar al corazón de los jardines: el Palauet Albéniz.

Parque de Montjuïc
La montaña de Montjuïc, en su conjunto, es el gran parque urbano de Barcelona. La celebración de la Exposición Internacional de 1929 hace que la ciudad redescubra este espacio, lo ordene y lo organice. Actualmente tenemos que considerarlo como un parque parque. La montaña condensa una amplia y extensa oferta donde convive la naturaleza, desde áreas forestales hasta jardines temáticos, con áreas recreativas, deportivas, culturales y de servicios. A pesar de soportar esta gran presión, la montaña actúa como un gran parque urbano y podemos explicarlo, desde el punto de vista de los espacios verdes, como un jardín de jardines, observando la montaña en su conjunto y sin prestar atención a sus partes.

Montjuïc es, junto con Collserola, uno de los grandes pulmones urbanos y, por ello, la montaña está en proceso de regular y mantener el necesario equilibrio entre la protección del espacio y su riqueza y biodiversidad, y los usos ciudadanos.

jardín Botánico
El actual Jardín Botánico es heredero de una larga tradición de jardines diseñados con el objetivo de estudiar, mantener y preservar las especies vegetales. Un espacio especializado en mostrar la biodiversidad de la flora del clima mediterráneo. Te permite ubicar, en el contexto geográfico adecuado, decenas de especies que se pueden encontrar en todos los jardines de la ciudad. Son plantas que se han adaptado perfectamente al clima templado aunque son propias de otras latitudes.

El Jardín Botánico, en línea con los nuevos tiempos y obedeciendo a criterios científicos y de sostenibilidad, ha dejado de lado el carácter de colección de plantas exóticas o rarezas botánicas propias de los gabinetes de ciencias naturales de los siglos XVIII y XIX y ha evolucionado hacia una más propuesta científica que sigue criterios de sostenibilidad.

Jardines de Mossèn Costa i Llobera
Es uno de los jardines de cactus y suculentas más importantes de Europa. Frente al mar, resguardados por la montaña de Montjuïc que les da la bienvenida, se encuentran en un mirador privilegiado y a pocos minutos del centro de la ciudad.

Mossèn Costa i Llobera ofrece una espectacular vista panorámica sobre la franja costera de la ciudad y el puerto. La reciente reforma ha mejorado sensiblemente este acceso central con la apertura de dos nuevas puertas peatonales, que hasta entonces solo se utilizaban como accesos de servicio. El jardín es un aula al aire libre privilegiada, que permite conocer las estrategias evolutivas de las suculentas, que han generado variedades especializadas en bajo consumo de agua.

Vivero Municipal de Plantas Tres Pins
Es un espacio verde poco común de insospechada belleza. Recorrerlo permite conocer el lugar de donde, durante casi un siglo, proceden las plantas que han ajardinado los espacios verdes de Barcelona y descubrir que un vivero también puede ser un bonito jardín. Está situado en la vertiente noroeste de la parte alta de Montjuïc, donde el terreno se ha destinado a terrazas y pendientes dedicadas a la reproducción y aparcamiento de plantas destinadas a la jardinería en Barcelona.

En la parte más antigua del vivero hay invernaderos, sombrillas y espacios de promontorios, y en la parte nueva hay grandes terrazas para las plantas y parcelas dedicadas a la experimentación. El Viver Tres Pins produce alrededor de 225.000 arbustos y plantas perennes al año a partir de esquejes y semillas, como pitosporas, crasulas, hiedra, espárragos y troyanos, entre otras especies. También hay dos túneles: uno para plantas de producción y otro para almacenamiento de existencias.

Jardines de Monseñor Cinto Verdaguer
El de Mossèn Cinto Verdaguer es, con diferencia, uno de los jardines más bonitos de Barcelona. La combinación de plantas bulbosas, rizomatosas y acuáticas le confiere un cromatismo excepcional.

Situado en la montaña de Montjuïc, los Jardines Mossèn Cinto Verdaguer descienden por una ligera pendiente que permite disfrutar de una buena vista de Barcelona, ​​el mar y, en días despejados, incluso el Montseny. Forma parte del parque de Montjuïc, dentro del cual se encuentra uno de los jardines temáticos más destacados, y limita con el jardín de Joan Brossa y la guardería Tres Pins.

Jardín de Aclimatación de Montjuïc
El Jardín de Aclimatación es una de las zonas de mayor interés botánico de Barcelona. Contiene alrededor de 230 especies de plantas diferentes, algunas únicas o muy raras en la ciudad. Todo esto lo convierte en un lugar de rara belleza. Los ensayos de aclimatación de plantas, iniciados anteriormente en el Mediterráneo oriental, en lugares como Egipto o Mesopotamia, no solo han contribuido al conocimiento de nuevas especies, sino que también han enriquecido la diversidad de la flora local.

El Jardín de Aclimatación de Barcelona está dispuesto en parterres, entre los que destacan grandes árboles. Los ejemplares están lo suficientemente alejados para poder contemplarlos individualmente. Esto es lógico si tenemos en cuenta que el objetivo de estos jardines era conocer las posibilidades de desarrollo de especies vegetales de todo el mundo en el clima de Barcelona y, por tanto, necesitaban espacio.

Tags: