Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​España.

El Museo de Ciencias Naturales de Barcelona es un museo de historia natural ubicado en la ciudad de Barcelona. Se compone de cinco sitios ubicados en diferentes partes de la ciudad: el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​ubicado en el Edificio del Foro en el Parc del Fòrum, el Jardín Botánico de Barcelona y el Jardín Botánico Histórico, ubicado en el Parc de Montjuïc , y el Museo Martorell y el Laboratorio de Naturaleza (Castillo de los Tres Dragones), ubicado en el Parc de la Ciutadella.

El Museo de Ciencias Naturales de Barcelona es una institución con más de 140 años de historia que conserva un patrimonio de más de tres millones de unidades en los campos de mineralogía, petrología, paleontología, zoología y botánica.

Esta colección se ha enriquecido año tras año con muestras obtenidas a través de donaciones privadas, acuerdos con el Zoo y los Parques Naturales de Cataluña, y también con el propio Museo.

La misión del Museo está alineada con la Declaración de Buffon, acordada en 2007 por 93 instituciones de historia natural (museos, institutos de investigación, jardines botánicos, zoológicos …) en 36 países y en todos los continentes, que establece que la Ciencia es vital para el desarrollo sostenible. manejo de la biodiversidad y ecosistemas y, a través de él, para la supervivencia de la población humana en este planeta

Historia
El Museo Martorell, inaugurado en 1882, fue la cuna de los museos municipales de zoología, geología y botánica y el origen del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Fue creado gracias al legado de Francesc Martorell i Peña (1822-1878), que consiste en sus colecciones de ciencias naturales y arqueología, su biblioteca y recursos financieros para construir el museo.

El Museo fue parte de un proyecto para hacer del Parc de la Ciutadella un espacio dedicado a las ciencias naturales, promovido primero por el Ayuntamiento de Barcelona y luego por la Comunidad de Cataluña. En 1906, el Ayuntamiento creó la Junta Municipal de Ciencias Naturales (incorporando la Diputación en 1917 y la Commonwealth en 1920) que administraba los centros del parque: el Museo Martorell, el Zoológico, el Museo Zootécnico, el Invernadero y el Umbracle. La Junta, dirigida por Josep Maluquer i Nicolau, convirtió el edificio del Castillo de los Tres Dragones en el Museo de Ciencias Naturales, llamado Museo de Cataluña desde 1917.

Hasta la década de 1920, el Museo de Ciencias Naturales, formado por el Museo Martorell y el Museo de Cataluña, fue probablemente la institución pública catalana más importante en el campo de las ciencias naturales.

En 1935, el Departamento de Botánica se separó del Museo de Ciencias Naturales dando paso al Instituto Botánico de Barcelona ubicado en Montjuïc e impulsado por Pius Font i Quer, que, en el mismo año, creó oficialmente el primer “Jardín Botánico de Barcelona” en los Sots de la Foixarda de Montjuïc, incluso si no se abrió hasta 1941 debido a la Guerra Civil.

Más tarde, para prepararse para los Juegos Olímpicos de Montjuïc y los Juegos Olímpicos de 1992, el Jardín Botánico tuvo que cerrarse en 1986 y no volvió a abrir hasta 2003. Mientras tanto, se abrió otro jardín botánico en 1999, el nuevo Jardín Botánico Jardín de Barcelona, ​​también ubicado en Montjuïc. El antiguo jardín de la década de 1930/1940 pasó a llamarse Jardín Botánico Histórico cuando se volvió a abrir en 2003. En 1998, el Instituto Botánico se convirtió en un centro mixto del CSIC y el Ayuntamiento de Barcelona.

En 2000, los Museos de Zoología y Geología se fusionaron bajo el nombre de Museo de Ciencias Naturales de la Ciudadela. En 2008 el proceso de reunificación continuó con la integración de los Jardines Botánicos. También se estableció una relación de trabajo estable con el Instituto Botánico en el área de programas públicos y administración.

En 2010 se anunció la transferencia de varias colecciones del Parque de la Ciutadella al edificio del Foro ubicado en el Parque del Foro, que luego pasó a llamarse Museo Azul. El 23 de noviembre de 2010, se aprobó la creación del Consorcio del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​aprobado por la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona.

La sede del Foro abrió sus puertas el 27 de marzo de 2011. El día de la inauguración fue visitada por 6.300 visitantes.

El 12 de julio de 2011, la instalación del esqueleto de la ballena, una pieza emblemática del Museo, se completó en un área de libre acceso, por encima de las escaleras de entrada. Esto corresponde a un esqueleto de ballena que el 11 de junio de 1862 se encontraba en la playa de Llançà. El esqueleto se conservó y en 1917 se trasladó al Museo Martorell, la primera sede del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. En 1925 fue trasladado al edificio del Castillo de los Tres Dragones, luego a la sede del museo. Este es un cetáceo que pesa aproximadamente una tonelada y casi 20 metros de largo, que se muestra en la posición tomada por los cetáceos al bucear, de manera más realista que la posición que presenta en el Castillo de los Tres Dragones. Durante el proceso de restauración y ensamblaje, se remodeló la mandíbula y se agregaron réplicas de los discos intervertebrales faltantes, lo que aumentó el esqueleto en aproximadamente 2 metros.

En noviembre de 2011, el ministro de Cultura Ferran Mascarell y el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Jaume Ciurana, firmaron un acuerdo que establece que a partir de 2014 la Generalitat de Catalunya se unirá al proyecto del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​con el objetivo de convertirlo en un museo nacional de ciencias naturales.

A finales de 2017 se dejó de utilizar el nombre “Museu Blau” para integrarlo en el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Se espera que el edificio principal del museo tenga un techo verde para 2019.

Instalaciones
El Museo de Ciencias Naturales de Barcelona se distribuye en diferentes espacios ubicados en tres espacios de Barcelona: el Parque de la Ciutadella, la montaña de Montjuïc y el Parque del Foro.

Los primeros son el Museo Martorell y el Laboratorio de Naturaleza, mientras que en Montjuïc se encuentran los Jardines Botánicos y los Jardines Botánicos Históricos. En el Parc del Fòrum, el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​donde se alojan las instalaciones destinadas principalmente a programas públicos: exposiciones, fábricas, conferencias, videoteca, etc.

Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, ​​(anteriormente Museo Azul): Sede de los Programas Públicos del Museo. Exposición permanente Planeta vida, un viaje por la historia de la vida y la evolución. Alberga exposiciones temporales, un salón de actos, aulas, un espacio para niños de 0 a 6 años (Science Nest), talleres y una mediateca.
Museo Martorell: sede histórica. En el futuro albergará la exposición permanente Una historia no tan natural: el público y las ciencias naturales, desde gabinetes hasta museos. Será un espacio de reflexión para reconsiderar y revisar la historia de la cultura científica en la ciudad de Barcelona. También hay un espacio de representación para el parque de la Ciutadella.
Nature Lab: sede científica desde 2010, en el edificio del Castillo de los Tres Dragones: el antiguo “Museo de Zoología de Barcelona” es desde 2010 un espacio para la investigación, el estudio y la conservación de las colecciones del museo. Se está creando el centro de documentación, una biblioteca especializada y el espacio también dará lugar a una biblioteca de sonido, Natura Sonora.
Jardín Botánico de Barcelona: sede botánica y actividades y exposiciones públicas. Un centro de referencia para la conservación de la flora mediterránea. Colección de plantas y semillas vivas. Los diversos jardines recrean los ecosistemas naturales de partes del mundo con un clima mediterráneo.

Exhibición permanente
Life Planet: Esta es una exposición permanente centrada en la teoría de la evolución de Gaia por el biólogo James Lovelock. El visitante puede explorar la tierra en sus inicios y durante su evolución y el estado actual. Los “laboratorios de la vida” conviven con los fósiles conservados por los diversos centros educativos. La exposición permanente se centra en la teoría de la evolución de Gaia, del biólogo James Lovelock, quien entiende la Tierra como un ser vivo. La exposición se divide en tres áreas, la primera de las cuales se llama “La Biografía de la Tierra”, que explica el origen del Universo y la formación de nuestro planeta a partir de dos proyecciones de gran formato, así como varias piezas y audiovisuales. con valiosa información complementaria. La exposición de referencia, titulada Planeta Vida, se complementa con las llamadas Islas de la Ciencia, de las cuales cuatro ya están abiertas (nueve están planificadas) y se dedican a temas específicos sobre la naturaleza y su relación con los humanos, como la Evolución, la Clasificación y la Nomenclatura, comportamiento animal y el Mediterráneo. La sección “Earth Today”, de 1.700 metros cuadrados, nos cuenta sobre el estado actual de la Tierra y su diversidad geológica y biológica. Exhibe de manera didáctica y a través de pantallas táctiles y vitrinas la colección tradicional del museo (fósiles, animales naturalizados, plantas, algas, minerales y rocas) que también incluye áreas dedicadas a hongos y al mundo microscópico (con reproducciones de virus y microbios). Hay 4.500 de los 3 millones de piezas del museo en exhibición. El visitante puede explorar la tierra en sus inicios y durante su evolución y el estado actual.
Colecciones
Las colecciones del museo comprenden más de tres millones de especímenes. Incluyen plantas, líquenes, hongos, animales, sonidos, fósiles, minerales y rocas recolectados y preservados durante más de tres siglos. Son de particular importancia científica y son imprescindibles para la investigación taxonómica y sistemática, son colecciones de referencia. Agrupan una gran diversidad de especies de ámbito catalán e internacional y contienen numerosos ejemplares, los que se han utilizado para describir nuevos taxones. Los principales trabajos de referencia sobre flora, fauna y geología catalanas se basan principalmente en los materiales conservados en estas colecciones. Una de las colecciones tiene un significado histórico especial, con especímenes antiguos que datan de los siglos XVII al XIX, esta es la Oficina de Historia Natural de Salvador, es la más antigua de Cataluña, conservada y exhibida en el IBB. El legado de Francia Martorell fue la semilla de la creación del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.

Investigación
La institución tiene su propia área científica, compuesta por los departamentos del Centro de Colecciones, Investigación y Documentación. El Museo participa en proyectos de investigación con otras instituciones públicas, como el CSIC y las universidades, tanto nacionales como extranjeras, mientras desarrolla sus propios proyectos, en relación con las colecciones que tiene y con los objetivos aplicados en el territorio cercano.

Publicaciones
El museo publica varias publicaciones científicas:

Biodiversidad Animal y Conservación
Archivos de Miscelánea Zoológica
Monografías del Museo de Ciencias Naturales.
Obras del Museo de Geología de Barcelona.
Miscelánea zoológica
Obras del museo de zoologia
Publicaciones de la Junta de Ciencias Naturales