Museo de Historia de Cataluña, Barcelona, ​​España.

El Museo de Historia de Cataluña (MHC) es un museo ubicado en el Palau de Mar de Barcelona, ​​creado con la misión de contar a sus visitantes la historia de Cataluña, mediante una colección de objetos y documentos que se relacionan, en recreaciones y escenarios históricos, y en equipos audiovisuales e informáticos, que se acercan juguetonamente a la historia de esta nación, con el objetivo de estimular e informar el interés por la evolución de la cultura catalana. Fue creado en 1996 por el Gobierno de la Generalitat. También se encarga de gestionar los monumentos propiedad de la Generalitat de Cataluña, con el objetivo de mejorar sus condiciones de mantenimiento, visita y difusión cultural. El museo depende del Ministerio de Cultura de la Generalitat de Catalunya, que lo gestiona a través de su Agencia Catalana del Patrimonio Cultural.

El Museo de Historia de Cataluña es un espacio abierto a todos para que las personas puedan reunirse, debatir y reflexionar. También es una herramienta que ayuda a proporcionar información, educación y entretenimiento, al mismo tiempo que crea conciencia. La exposición permanente ofrece una historia interactiva de la historia de Cataluña desde los primeros tiempos hasta la actualidad, complementada con actividades educativas y de ocio, talleres y exposiciones temporales.

El Museo de Historia de Cataluña se estableció como líder en la preservación, investigación y divulgación de la historia y el patrimonio cultural del país. El decreto fundador de 1996 establece que la misión de la institución es precisamente “preservar, explicar y popularizar la historia de Cataluña como patrimonio colectivo y fortalecer la identificación de los ciudadanos con la historia de la nación”.

Historia
El 28 de junio de 1993 el Consejo Ejecutivo de la Generalitat de Catalunya, la decisión con el apoyo unánime del Parlamento de Cataluña en un proyecto para crear un Museo de Historia de Cataluña. El entonces presidente, Jordi Pujol, fue uno de los promotores más destacados. La futura institución debería tener el objetivo principal de hacer que los ciudadanos de Cataluña se reencuentren con su historia. Carme Laura Gil i Miró, la curadora principal, estaba a cargo del pedagogo. Los arquitectos Josep Benedito y Agustí Mateos están a cargo de la remodelación y adaptación del Palau de Mar. Al mismo tiempo, se formó un equipo multidisciplinario para diseñar la historia histórica, conformado por Francesc-Xavier Hernàndez, Agustí Alcoberro, Àngels Solé y Marina Miquel. También colaboraron otras personalidades destacadas como Josep Fontana, Albert Balcells, Borja de Riquer, Joan B. Culla y Josep M. Ainaud, entre otros, y técnicos de las principales instituciones museísticas del país.

Todo este proceso fue ampliamente debatido entre la sociedad civil y la política catalanas. Se debatió, por ejemplo, si la nueva institución se llamaría museo o una colección o exposición, debido a su falta inicial de fondos propios. También se discutió cómo representar mejor una pluralidad ideológica.

Apertura
El Museo de Historia de Cataluña se inauguró el 29 de febrero de 1996 con la intención de explicar la historia del país a los ciudadanos de Cataluña, así como a estudiantes y personas de todo el mundo, a través de una exposición permanente y varias exposiciones temporales. Abrió sus puertas a los ciudadanos el 4 de marzo del mismo año, y unas 70,000 personas lo visitaron durante los primeros días de puertas abiertas. Su primer director fue Josep Maria Solé i Sabaté.

Desde su apertura, el museo recibe miles de visitantes cada año. De esta manera, en el primer piso del edificio, un espacio de 1.200 m² está destinado a exposiciones temporales. La oferta de la exposición también se complementa con una serie de actividades educativas, de ocio y académicas.

Con los años, la entidad desarrolla su propia colección, resultado de donaciones de objetos y documentos. Aunque de naturaleza muy heterogénea, la mayoría de las piezas están relacionadas con la historia política e institucional de Cataluña. Desde 1997, el Centro de Historia Contemporánea de Cataluña (CHCC) y su importante biblioteca también se encuentran en el mismo edificio.

El Museo de Historia de Cataluña forma parte de la Red de Museos y Monumentos de Historia de Cataluña y depende de la Agencia Catalana del Patrimonio Cultural (ACdPC).

Evolución
El museo nació sin una colección propia, y contó la historia de Cataluña a través de una variedad de recursos didácticos de museografía, utilizando documentación y objetos de los fondos de la Generalitat y otros museos. Dedicó su primera exposición temporal a la Marcha de la Libertad.

Poco a poco, el museo ha recibido donaciones de fondos materiales, testimonios históricos para enriquecer su exposición permanente, por lo que ha desarrollado su propia colección de objetos. En 2000, con el objetivo de garantizar la pluralidad histórica, el museo organizó un equipo de expertos en la historia de Cataluña para asesorar a la institución, actualizar y mejorar su discurso. Este equipo estaba conformado por profesionales como Ernest Lluch, Jordi Maluquer, Carme Molinero y Pere Ysàs, entre otros. Debido a este hecho, la exposición permanente se ha modificado continuamente desde entonces.

En febrero de 2004, el museo se hizo cargo de la gestión de la Red de Monumentos propiedad de la Generalitat. Ese mismo año, se cambiaron todas las vallas publicitarias y la señalización poniéndola en tres idiomas (catalán, español e inglés), para garantizar su difusión.

Actualmente, a nivel conceptual, el museo pertenece a los llamados museos de la sociedad.

Vigésimo aniversario
En 2016, comenzó una serie de actividades para conmemorar su vigésimo aniversario, bajo el lema Veinte años construyendo nuestra memoria. El 27 de febrero, tuvo lugar el evento central del aniversario, con discursos de Santi Vila y el director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio, Jusèp Boya, y luego se ofreció un pequeño espectáculo. repasaremos el pasado, presente y futuro de nuestra historia y de la cultura catalana, a partir de la danza tradicional y popular y los nuevos lenguajes artísticos. Los directores que anteriormente dirigieron el museo estuvieron presentes: Carme Laura Gil, Josep Maria Solé, Jaume Sobrequés y Agustí Alcoberro.

Arquitectura
El Museo de Historia de Cataluña ocupa un sector de la antigua Tienda General de Comercio (MGC). Aunque el edificio se conoce como el Palau de Mar, en realidad es la única construcción conservada del antiguo puerto industrial de Barcelona. Los MGC fueron diseñados en 1881 por el ingeniero Mauricio Garrán, quien se inspiró en los edificios portuarios ingleses de la época. Incluso hoy puede apreciar la familiaridad entre los muelles de Londres o Liverpool y el Palau de Mar de Barcelona.

Los trabajos de construcción comenzaron en 1885, en la antigua playa de los pescadores, y se abrieron el 1 de julio de 1902. La prensa en ese momento aplaudió la modernidad de las instalaciones, entre otras novedades, incorporando ascensores y cintas transportadoras. Se construyeron ferrocarriles alrededor del edificio para facilitar el movimiento de mercancías dentro del puerto.

Durante la primera década de la existencia del almacén, la Junta Portuaria se encargó directamente de administrarlos, pero en 1910 transfirió el control a una empresa privada, la Compañía de Crédito y Muelles de Barcelona. Después de la Guerra Civil, los MGC acentuaron su decadencia y terminaron albergando una variedad de funciones, incluida la del Cuerpo de Carabineros.

Como parte de las acciones de mejora urbana que sufrió Barcelona con motivo de los Juegos Olímpicos, en 1991 la Junta del Puerto ordenó la restauración de los elementos exteriores del edificio como una intervención antes de su recuperación completa. Finalmente, el proyecto de remodelación y adaptación del Museo de Historia de Cataluña fue adjudicado a los arquitectos Josep Benedito i Rovira y Agustí Mateos i Duch en diciembre de 1994.

El edificio actual combina la tradición portuaria con el dinamismo de la arquitectura contemporánea. Los visitantes apreciarán este diálogo entre lo viejo y lo nuevo y subirán a la terraza de la azotea, donde disfrutarán de vistas privilegiadas sobre el puerto y la ciudad de Barcelona.

Colecciones
El Museo de Historia de Cataluña, con el objetivo de difundir sus colecciones y acercar sus colecciones al público, lanza el programa “El Museo presenta …”. Esta iniciativa tiene como objetivo mostrar piezas destacadas y únicas de la colección y mostrarlas durante todo el año. Las piezas seleccionadas se deben a su importancia histórica o porque se han sometido a un proceso de restauración.

Nuestro objetivo es poner a disposición de todos la información sobre cuándo y cómo estas obras pasaron a formar parte de la colección y profundizar en los aspectos históricos, artísticos y culturales, a fin de mejorar el conocimiento del patrimonio que conserva nuestro museo.

Exhibición permanente
La exposición permanente es una propuesta para explorar la historia de Cataluña, desde la prehistoria hasta la actualidad, centrando su discurso en el conocimiento y la comprensión de las características y la evolución de las sociedades que han ocupado el territorio hoy conocido. como en Cataluña, destacando los aspectos políticos, sociales, económicos y culturales, con un carácter visiblemente didáctico y popular. Esta exposición abarca 4.000 metros cuadrados y se distribuye en 7 etapas:

Las raíces: la primera etapa de la exposición va desde el Paleolítico inferior hasta finales del siglo V, cuando el Imperio Romano occidental fue derrotado, dando paso a la creación del reino de los visigodos de Toledo.
El nacimiento de una nación: la segunda, se origina en 711, el año en que el ejército musulmán comenzó la conquista de la visigoda Hispania; y continúa hasta la conquista de Nova Catalunya, que tuvo lugar en el siglo XII.
Nuestro mar, la tercera etapa, parte de la conquista de Mallorca y Valencia por Jaume I, que tuvo lugar en el siglo XIII, y estuvo vinculada a un fuerte período de expansión; Esta sección termina con la unión dinástica que Fernando II trajo con Castilla después de su matrimonio con Isabel I en 1479.
En las afueras del Imperio, estamos en una Cataluña que mantiene su propio estado e inicia el crecimiento económico, a pesar de estar dentro del imperio austríaco, un imperio que se había convertido en el imperio europeo y mundial; Este fue un período lleno de conflictos que terminó en 1716 con el Decreto de Nueva Planta, un decreto vinculado a la imposición del primer rey en la rama española de los Borbones, y que abolió las constituciones e instituciones de Cataluña.
Steam and nation es una etapa que, como su nombre lo indica, nos transporta al proceso de industrialización en Cataluña, y también habla de cómo el estado liberal español profundiza la centralización política. La etapa finaliza a fines del siglo XIX, una época de revitalización de la lengua y cultura catalanas.
Los años eléctricos dan paso a una caracterización de la industria catalana del siglo XX, marcada por la extensión de la electricidad y los productos del petróleo. Termina con la imposición de la dictadura franquista que tuvo lugar al final de la guerra civil en 1939.
Deshacer y asumir el control comienza con el establecimiento de la dictadura del general Franco, que nos coloca en un marco de represión; y termina con su muerte en 1975, y con la transmisión de que su muerte marcará el comienzo de un período de libertad.

Exposiciones temporales
Desde su creación, el museo ha realizado numerosas exposiciones temporales, que incluyen:

Jewish Catalonia, una exposición que presentó el proceso de integración y la vida cotidiana de las comunidades judías catalanas a lo largo de la historia a través de numerosos objetos y documentos representativos.
Cátaros y trovadores. Occitania y Cataluña: Renacimiento y el futuro, una exposición que muestra las relaciones que han tenido lugar a lo largo de la historia entre los pueblos de habla occitana y catalana a través de una selección de piezas y documentos.
Desde la protesta … hasta la propuesta: el movimiento de barrio en Cataluña, narrado, a través de fotografías, documentos y un audiovisual sobre la historia de las asociaciones de vecinos, cómo nacieron.
Periodismo y Periodistas. Desde los periódicos en línea hasta el público, explicó al público cómo ha evolucionado la comunicación social en España y su influencia en la sociedad contemporánea.
Euskadi y Cataluña: memoria compartida. 1936-1940 presentó una importante colección documental de la Generalitat de Catalunya para explicar cómo se dispersaron durante la guerra civil y que parte del archivo fue guardado por las instituciones vascas hasta que el lehendakari Juan José Ibarretxe se lo entregó al presidente Pujol.

Conservación
El Museo de Historia de Cataluña realiza una importante tarea de conservación, restauración e investigación en torno a su colección. De esta forma, la entidad promueve y participa en proyectos de restauración, a menudo relacionados con los procesos de adquisición y patrimonio del museo. Para poner el conocimiento a disposición de la comunidad científica y la sociedad en general, el Museo produce documentos que aportan el contexto histórico y el valor cultural a los objetos adquiridos o preservados. Las piezas más especiales y simbólicas que se han sometido a procesos de restauración se exhiben en el espacio ‘El museo presenta’.

Red de Monumentos de la Generalitat
Según el Decreto 201/2004, de 24 de febrero, el Museo de Historia de Cataluña se atribuye a los monumentos abiertos al público propiedad de la Generalitat de Cataluña que están bajo la custodia del Departamento de Cultura y los monumentos que son propiedad de otros públicos. o entidades privadas, a las que se ha encomendado la gestión del Departamento de Cultura.

Desde entonces, las instalaciones se han mejorado, creando planes maestros y regulando los usos y funciones de los diferentes espacios. También se han musealizar y crear discursos que facilitan la interpretación de los espacios al máximo número de ciudadanos. Los primeros monumentos que fueron transferidos en 2004 fueron: el Monasterio de Sant Pere de Rodes, la Canonica de Santa María de Vilabertran, el Castillo de Miravet, la Torre de la Manresana, el Castillo de Granada, el Monasterio de Sant Pere de la Portella, el Castillo y canónico de Sant Vicenç de Cardona, el monasterio cartujo de Santa Maria d’Escaladei, el monasterio real de Santes Creus, el monasterio del castillo de Sant Miquel d’Escornalbou, el convento de Sant Francesc de Montblanc, la Seu Vella de Lleida, el Capilla Real de Santa Agata, Convento de Sant Bartomeu, Casa Museo Rafael Casanova, Palacio Moja y Casa Museo Prat de la Riba.