Economía de Afganistán

La economía de Afganistán ha tenido una mejora significativa en la última década debido a la inyección de miles de millones de dólares en asistencia internacional y remesas de expatriados afganos. La asistencia proveniente de expatriados e inversionistas externos vio este aumento cuando había más confianza política después de la caída del régimen talibán. El PIB del país se sitúa en alrededor de $ 64.08 mil millones con un tipo de cambio de $ 18.4 mil millones (2014), y el PIB per cápita es de aproximadamente $ 2.000. Importa más de $ 6 mil millones en bienes, pero exporta solo $ 658 millones, principalmente oro, opio, frutas y nueces.

A pesar de tener más de $ 1 billón en depósitos minerales no explotados comprobados, Afganistán sigue siendo uno de los países menos desarrollados del planeta. Alrededor del 35% de su población está desempleada o vive por debajo del umbral de la pobreza. Muchos de los hombres desempleados se unen a los grupos militantes financiados con fondos extranjeros o al mundo del crimen, particularmente como contrabandistas. El gobierno afgano ha abogado durante mucho tiempo por la inversión extranjera para crecer y estabilizar su economía.

Historia económica
El antiguo Afganistán era uno de los países más prósperos del mundo debido a su comercio vibrante con la Gran India que se extendía hasta Bangladesh y más allá.

En el período moderno temprano bajo el gobierno de los reyes Abdur Rahman Khan (1880-1901) y Habibullah Khan (1901-1919), gran parte del comercio afgano fue controlado centralmente por el gobierno afgano. Los monarcas afganos estaban ansiosos por desarrollar la estatura del gobierno y la capacidad militar del país, por lo que intentaron recaudar dinero mediante la imposición de monopolios estatales en la venta de productos básicos y altos impuestos. Esto ralentizó el desarrollo a largo plazo de Afganistán durante ese período. Las tecnologías y los métodos de fabricación occidentales se introdujeron lentamente durante estas épocas bajo el mando del gobernante afgano, pero en general solo de acuerdo con los requisitos logísticos del creciente ejército. Se hizo hincapié en la fabricación de armas y otros materiales militares. Este proceso estuvo en manos de un pequeño número de expertos occidentales invitados a Kabul por los reyes afganos. De lo contrario, no era posible para los extranjeros, en particular los occidentales, establecer empresas de gran escala en Afganistán durante ese período.

El primer plan importante para desarrollar la economía de Afganistán en los tiempos modernos fue el proyecto de la Autoridad del Valle de Helmand, basado en la Autoridad del Valle de Tennessee en los Estados Unidos, que se esperaba que fuera de importancia económica primaria. El país comenzó a enfrentar graves dificultades económicas durante la década de 1970 cuando el vecino Pakistán, bajo Zulfikar Ali Bhutto, comenzó a cerrar los cruces fronterizos entre Pakistán y Afganistán. Esta medida dio lugar a que Afganistán aumentara los lazos políticos y económicos con su vecino del norte, la poderosa Unión Soviética de la época.

La invasión soviética de 1979 y la consiguiente guerra civil destruyeron gran parte de la limitada infraestructura del país y alteraron los patrones normales de actividad económica. Finalmente, Afganistán pasó de una economía tradicional a una economía de planificación centralizada hasta 2002, cuando fue reemplazada por una economía de libre mercado. El producto interno bruto ha disminuido sustancialmente desde la década de 1980 debido a la interrupción del comercio y el transporte, así como a la pérdida de mano de obra y capital. Los continuos conflictos internos obstaculizaron severamente los esfuerzos nacionales para reconstruir la nación o proporcionar formas para que la comunidad internacional ayudara.

Según el Fondo Monetario Internacional, la economía afgana creció un 20% en el año fiscal que finalizó en marzo de 2004, después de expandirse un 30% en los 12 meses anteriores. El crecimiento se atribuye a la ayuda internacional y al final de las sequías. Se estima que $ 100 mil millones de ayuda ingresaron a la nación de 2002 a 2017. El FMI volvió a calcular un PBI de $ 4 mil millones en el año fiscal 2003 a $ 6.1 mil millones, luego de agregar las ganancias de los productos de opio. La paga promedio de los graduados fue de $ 0.56 por hora-hombre en 2010.

Agricultura y ganadería
La economía afgana siempre ha sido agrícola, a pesar de que solo el 12% de su tierra total es cultivable y alrededor del 6% se cultiva actualmente. La producción agrícola se ve limitada por una dependencia casi total de las nieves invernales erráticas y las lluvias de primavera por el agua. A partir de 2014, las exportaciones anuales de frutas y nueces del país son de $ 500 millones. Afganistán es conocido por producir algunas de las mejores frutas y verduras, especialmente granadas, albaricoques, uvas, melones y moras. Varias provincias en el norte del país (es decir, Badghis y Samangan) son famosas por el cultivo del pistacho, pero el área actualmente carece de las plantas de comercialización y procesamiento adecuadas. Se afirma que algunas empresas indias compran pistachos afganos a un precio muy bajo, los procesan en la India y los venden a los países occidentales como productos indios. Sin embargo, el gobierno afgano planea construir instalaciones de almacenamiento para los pistachos desde que recibió cosechas abundantes en 2010. La provincia de Bamyan, en el centro de Afganistán, es conocida por cultivar papas superiores, que en promedio producen entre 140,000 y 170,000 toneladas.

La producción de trigo y cereales es el pilar agrícola tradicional de Afganistán. La producción nacional de trigo en 2010 fue de 4.532 millones de toneladas. La producción agrícola general disminuyó drásticamente después de cuatro años de sequía, así como de luchas sostenidas e inestabilidad en las zonas rurales. Los esfuerzos soviéticos para interrumpir la producción en áreas dominadas por la resistencia también contribuyeron a esta disminución. Además, desde 2002, más de 4 millones de expatriados regresaron a Afganistán. Muchos de estos antiguos refugiados ahora están involucrados en la industria agrícola. Algunos estudios indican que la producción agrícola y la cantidad de ganado solo pueden ser suficientes para alimentar a aproximadamente la mitad de la población del país. La escasez se ve agravada por la limitada red de transporte del país, que actualmente se está reconstruyendo. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) afirma que Afganistán se está acercando a la autosuficiencia en la producción de cereales.

La disponibilidad de tierras aptas para el pastoreo tradicionalmente ha hecho que la cría de animales sea una parte importante de la economía. Hay dos tipos principales de crianza de animales: sedentarios, practicados por agricultores que crían animales y cultivos; y nómada, practicada por pastores de animales conocidos como Kuchis. Los pastos naturales cubren alrededor de 7,500,000 acres (30,000 km2) pero están siendo sobrepastoreados. Las regiones del norte alrededor de Mazar-i-Sharif y Maymanah fueron el hogar de alrededor de seis millones de ovejas karakul a fines de la década de 1990. La mayoría de las bandadas se mueven a las tierras altas en el verano a los pastos en el norte. Los bueyes son la principal fuerza de tiro y los granjeros a menudo comparten animales para arar. Las aves de corral se mantienen tradicionalmente en muchas casas, principalmente en hogares rurales.

Gran parte del ganado de Afganistán fue retirado del país por las primeras oleadas de refugiados que huyeron a las vecinas Pakistán e Irán. En 2001, la población de ganado en Afganistán había disminuido en aproximadamente un 40% desde 1998. En 2002, se estimó que esta cifra había disminuido aún más hasta el 60%. Una encuesta de la FAO realizada en las regiones del norte en la primavera de 2002 mostró que en cuatro provincias (Balkh, Jowzjan, Sar-e Pol y Faryab), hubo una pérdida de alrededor del 84% del ganado de 1997 a 2002 y alrededor del 80% y cabra La mayoría de los afganos tradicionalmente crían ovejas en lugar de cabras porque la carne de cabra no es popular en Afganistán. Después de 2002, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Afganistán con la asistencia de la USAID ha estado ayudando a volver a crecer el número de cabezas de ganado en todo el país. Esto se hizo proporcionando capacitación y animales a los aldeanos afganos para empezar. El ministro de Agricultura, Mohammad Asef Rahimi, declaró que en la última década las tierras cultivables aumentaron de 2,1 millones de hectáreas a 8,1 millones de hectáreas, la producción de trigo de 5,1 millones a 2,3 millones de toneladas, los viveros de 75,000 hectáreas a 119,000 hectáreas y la producción de uvas de 364,000 toneladas a 615,000 toneladas. La producción de almendras saltó de 19,000 a 56,000 toneladas y el algodón de 20,000 a 45,000 toneladas, con un rendimiento de azafrán de 2,000 kilogramos.

Pescar
El país tiene muchos ríos y embalses, lo que lo convierte en un clima adecuado para la piscicultura. La pesca se lleva a cabo en los lagos y ríos, particularmente en el río Kabul, alrededor del área de Jalalabad y en el río Helmand en el sur de Afganistán. Actualmente, los peces constituyen una parte más pequeña de la dieta afgana porque los acuicultores no pueden producir suficientes peces como para satisfacer las demandas de los consumidores. La mayoría de los pescados y mariscos son importados de los vecinos Pakistán, Irán y los Emiratos Árabes Unidos. En los últimos años, la USAID ha ayudado a muchos afganos a establecer granjas de peces en todo el país. Hay cientos de granjas de peces en todo el país y la más grande está en Qargha, que suministra huevos de peces a las otras granjas de peces. La piscicultura también se lanzó en la presa de Salma.

Silvicultura
La madera de Afganistán se ha agotado en gran medida, y desde mediados de la década de 1980, solo alrededor del 3% de la superficie terrestre se ha forestado, principalmente en el este. Importantes rodales de árboles han sido destruidos por los estragos de la guerra. La explotación se ha visto obstaculizada por la falta de poder y los caminos de acceso. Además, la distribución del bosque es desigual, y la mayor parte del bosque restante solo se encuentra en las regiones de Kunar, Nuristán y Paktia en el este del país.

Los bosques naturales en Afganistán son principalmente de dos tipos: densos bosques de robles, nogales y muchas otras especies de nueces que crecen en el sudeste, y en las laderas norte y noreste de las cordilleras Sulaiman; y árboles y arbustos cortos distribuidos escasamente en todas las otras laderas del Hindu Kush. Los densos bosques del sudeste cubren solo el 2.7% del país. La producción de madera rolliza en 2003 fue de 3,148,000 metros cúbicos, con un 44% utilizado como combustible.

La destrucción de los bosques para crear tierras agrícolas, la tala, los incendios forestales, las enfermedades de las plantas y las plagas de insectos son todas causas de la reducción de la cobertura forestal. La tala ilegal y la tala indiscriminada de contrabandistas de madera han exacerbado este proceso destructivo. Actualmente existe una prohibición para cortar madera nueva en Afganistán. Antes de 2001 y bajo el régimen talibán, la deforestación masiva del campo estaba permitida y los afganos trasladaron grandes cantidades de troncos a los centros de almacenamiento con fines de lucro, donde los árboles aguardan el procesamiento en un árbol individual por demanda de árboles.

Comercio e Industria
El comercio actual entre Afganistán y otros países es de US $ 5 mil millones al año. En 1996, las exportaciones legales (excluido el opio) se estimaron en $ 80 millones y las importaciones se estimaron en $ 150 millones por año. Desde el colapso del gobierno talibán en 2001, están surgiendo nuevas relaciones comerciales con los Estados Unidos, Pakistán, Irán, Turkmenistán, la UE, Japón, Uzbekistán, India y otros países. El comercio entre Afganistán y EE. UU. Está comenzando a crecer a un ritmo acelerado, alcanzando hasta aproximadamente $ 500 millones por año. Las alfombras afganas tejidas a mano son uno de los productos más populares que se exportan del país. Otros productos incluyen réplicas antiguas hechas a mano, cuero y pieles.

Afganistán está dotado de una gran cantidad de recursos naturales, incluidos grandes depósitos de gas natural, petróleo, carbón, mármol, oro, cobre, cromita, talco, baritina, azufre, plomo, zinc, mineral de hierro, sal, piedras preciosas y semipreciosas y muchos elementos de tierras raras. En 2006, un Servicio Geológico de los EE. UU. Estimó que Afganistán tiene hasta 36 billones de pies cúbicos (1.0 × 1012 m3) de gas natural, 3.600 millones de barriles (570 × 106 m3) de reservas de petróleo y condensado. Según una evaluación de 2007, Afganistán tiene cantidades significativas de recursos minerales no combustibles no descubiertos. Los geólogos también encontraron indicios de abundantes depósitos de piedras de colores y piedras preciosas, como esmeralda, rubí, zafiro, granate, lapislázuli, kunzita, espinela, turmalina y peridoto.

En 2010, funcionarios del Pentágono de Estados Unidos junto con geólogos estadounidenses revelaron el descubrimiento de casi 1 billón de dólares en depósitos minerales no explotados en Afganistán. Un memorando del Pentágono establecía que Afganistán podría convertirse en la “Arabia Saudita del litio”. Algunos creen, incluido el ex presidente afgano Hamid Karzai, que los minerales sin explotar tienen un valor de hasta $ 3 billones.

Otro estudio del Servicio Geológico de los EE. UU. De septiembre de 2011 mostró que las carbonatitas de Khanashin en la provincia de Helmand del país tienen aproximadamente 1 millón de toneladas métricas de elementos de tierras raras. Regina Dubey, Directora Interina del Equipo de Tareas para Negocios y Operaciones de Estabilidad del Departamento de Defensa (TFBSO) declaró que “esto es solo una prueba más de que el sector minero de Afganistán tiene un futuro brillante”.

Afganistán firmó un acuerdo de cobre con China (Metallurgical Corp. of China Ltd.) en 2008, que es un proyecto a gran escala que implica la inversión de $ 2.8 mil millones por parte de China y un ingreso anual de aproximadamente $ 400 millones para el gobierno afgano. La mina de cobre Ainak del país, ubicada en la provincia de Logar, es una de las más grandes del mundo y se espera que proporcione empleos a 20,000 afganos. Se estima que contiene al menos 11 millones de toneladas o un valor de 33 mil millones de dólares en cobre.

Los expertos creen que la producción de cobre podría comenzar en dos o tres años y el mineral de hierro en cinco a siete años a partir de 2010. El otro tesoro anunciado recientemente es la mina de hierro de Hajigak, ubicada a 130 millas al oeste de Kabul y se cree que mantenga un estimado de 1.800 millones a 2.000 millones de toneladas métricas del mineral utilizado para fabricar acero. Se espera que AFISCO, un consorcio indio de siete compañías, liderado por Steel Authority of India Limited (SAIL), y la canadiense Kilo Goldmines Ltd inviertan conjuntamente $ 14.600 millones en el desarrollo de la mina de hierro Hajigak. El país tiene varias minas de carbón, pero necesita modernizarse.

El recurso importante de Afganistán en el pasado ha sido el gas natural, que se utilizó por primera vez en 1967. Durante la década de 1980, las ventas de gas representaron $ 300 millones al año en ingresos de exportación (56% del total). El 90% de estas exportaciones fueron a la Unión Soviética para pagar importaciones y deudas. Sin embargo, durante la retirada de las tropas soviéticas en 1989, los campos de gas natural de Afganistán fueron cerrados para evitar el sabotaje de los muyahidín. La producción de gas ha disminuido desde un máximo de 8.2 millones de metros cúbicos (2.9 × 108 pies cúbicos) por día en la década de 1980 a una baja de aproximadamente 600,000 metros cúbicos (2.2 x 107 pies cúbicos) en 2001. Después de la formación de la administración Karzai, la producción de gas natural fue nuevamente restaurada.

Una empresa de propiedad local, Azizi Hotak General Trading Group, es actualmente el principal proveedor de combustible diesel, gasolina, combustible para aviones y GLP en Afganistán. En diciembre de 2011, Afganistán firmó un contrato de exploración petrolera con China National Petroleum Corporation (CNPC) para el desarrollo de tres campos de petróleo a lo largo del río Amu Darya. El estado tendrá sus primeras refinerías de petróleo dentro de los próximos tres años, después de lo cual recibirá muy poco de las ganancias de la venta de petróleo y gas natural. CNPC comenzó la producción de petróleo en Afganistán a fines de octubre de 2012, con la extracción de 1,5 millones de barriles de petróleo al año.

El comercio de mercancías contrabandeadas al Pakistán una vez constituyó una importante fuente de ingresos para el Afganistán. Muchos de los bienes que se introdujeron de contrabando en Pakistán originalmente ingresaron a Afganistán desde Pakistán, donde cayeron bajo el Acuerdo de Comercio de Tránsito entre Afganistán y Pakistán de 1965. Esto permitía que las mercancías con destino a Afganistán transitaran por los puertos marítimos pakistaníes sin pagar derechos. Una vez en Afganistán, los bienes a menudo fueron pasados ​​de contrabando de vuelta a Pakistán sobre la frontera porosa que comparten los dos países, a menudo con la ayuda de funcionarios corruptos. Además, los artículos declarados como afincados en Afganistán a menudo se sacaban prematuramente de los camiones y se introducían de contrabando en los mercados pakistaníes sin pagar los derechos de aranceles necesarios. Esto dio lugar a la creación de un próspero mercado negro, con gran parte de las transacciones ilegales que se producen abiertamente, como era común en el bullicioso mercado de Karkhano de Peshawar, que era ampliamente considerado como un bazar de contrabandistas.

En 2003, el Pakistán recortó los tipos de productos que permitían el tránsito libre de derechos e introducía medidas y etiquetas estrictas para evitar el contrabando. El reencaminamiento de mercancías a través de Irán desde el Golfo Pérsico aumentó significativamente. El comercio de contrabando previo a 2003 proporcionó empleos indocumentados a decenas de miles de afganos y paquistaníes, pero también ayudó a alimentar la economía sumergida, a menudo entrelazada con los cárteles de la droga, de ambos países.

En 2010, Afganistán y Pakistán promulgaron un nuevo Acuerdo de Comercio de Tránsito entre Afganistán y Pakistán (APTTA), que permite a sus camiones de envío transitar mercancías dentro de ambas naciones. Este acuerdo APTTA revisado patrocinado por los Estados Unidos también permite a los camiones afganos transportar las exportaciones a la India a través de Pakistán hasta el punto de cruce Wagah. Secundario a las preocupaciones sobre el contrabando, los funcionarios paquistaníes insistieron en que, si bien las exportaciones afganas destinadas a la India pueden transitar por el territorio pakistaní, los productos indios no pueden, a su vez, ser exportados a Afganistán a través del territorio pakistaní. En cambio, los camiones afganos descargados en Wagah pueden regresar a Afganistán cargados únicamente con productos pakistaníes, en lugar de indios, en un intento por frenar el contrabando.

Según el jefe adjunto de la Cámara de Comercio e Industrias de Afganistán, Khan Jan Alokozai, alrededor de 500 contenedores de envío de bienes comerciales ingresan diariamente a Afganistán a través de los cruces fronterizos de Torkham y Wesh-Chaman. Otras rutas comerciales importantes en Afganistán se realizan cruzando las fronteras en Zaranj, Islam Qala, Hairatan, Shir Khan Bandar y Towraghondi.

Desarrollo económico y recuperación
Afganistán se embarcó en un modesto programa de desarrollo económico en la década de 1930. El gobierno fundó bancos; dinero en papel introducido; estableció una universidad; escuelas primarias, secundarias y técnicas ampliadas; y envió estudiantes al extranjero para educación. En 1952 creó la Autoridad del Valle de Helmand para administrar el desarrollo económico de los valles de Helmand y Arghandab a través del riego y el desarrollo de la tierra, un esquema que sigue siendo uno de los recursos de capital más importantes del país.

En 1956, el gobierno promulgó el primero en una larga serie de ambiciosos planes de desarrollo. A fines de la década de 1970, estos habían logrado resultados mixtos debido a fallas en el proceso de planificación, así como a una financiación inadecuada y una escasez de los gerentes y técnicos calificados necesarios para la implementación.

Da Afghanistan Bank sirve como el banco central de la nación y el “Afghani” (AFN) es la moneda nacional, con un tipo de cambio de aproximadamente 68,5 afganis a 1 dólar estadounidense. Hay más de 16 bancos diferentes operando en el país, incluidos Afganistán International Bank, Kabul Bank, Azizi Bank, Pashtany Bank, Standard Chartered Bank, First Micro Finance Bank y otros. Una nueva ley sobre inversión privada proporciona exenciones tributarias de tres a siete años a compañías elegibles y una exención de cuatro años de los aranceles y aranceles de exportación. Según un informe de la ONU en 2007, Afganistán recibió más de 3.300 millones de dólares de su comunidad de expatriados en 2006. Funcionarios de las Naciones Unidas familiarizados con el tema dijeron que las remesas a Afganistán podrían haber sido más si las regulaciones bancarias fueran más convenientes. Además, las mejoras en el entorno propicio para las empresas han dado como resultado más de $ 1.5 mil millones en inversión de telecomunicaciones y han creado más de 100.000 empleos desde 2003.

Afganistán es miembro de la OMC, SAARC, ECO, OIC, y tiene un estatus de observador en la OCS. Busca completar el llamado proyecto comercial New Silk Road, que tiene como objetivo conectar el sur de Asia con Asia Central y Medio Oriente. De esta forma, Afganistán podrá recaudar grandes tarifas del comercio que atraviesa el país, incluido el oleoducto Trans-Afganistán. El ministro de Relaciones Exteriores, Zalmai Rassoul, afirmó que el “objetivo de su país es lograr una economía afgana cuyo crecimiento se base en el comercio, la empresa privada y la inversión”. Los expertos creen que esto revolucionará la economía de la región.

La capital de Kabul simboliza los espíritus de todos los afganos y la cooperación internacional, se encuentra en el corazón de esta región altamente ingeniosa, con un gran potencial para convertirse en un centro de negocios. Después de 2002, la nueva dinámica geopolítica y sus oportunidades de negocios posteriores, el rápido crecimiento de la población urbana y la aparición de un alto desempleo, desencadenaron la planificación de la extensión urbana hacia el norte inmediato de Kabul, en la forma de una nueva ciudad.

En 2006, el ex presidente Hamid Karzai estableció una junta independiente para el desarrollo de la Nueva Ciudad de Kabul. La junta reunió a partes interesadas clave, incluidas agencias gubernamentales relevantes, representantes del sector privado, especialistas urbanos y economistas, con la cooperación del gobierno de Japón y del sector privado francés, para preparar un plan maestro para la ciudad en el contexto del Gran Kabul. El plan maestro y su estrategia de implementación para 2025 fueron aprobados por el Gabinete afgano a principios de 2009. La iniciativa se convirtió en uno de los mayores proyectos de desarrollo nacional comercialmente viable del país, que se espera sea liderado por el sector privado.

Como parte de un intento de modernizar la ciudad e impulsar la economía, varios desarrolladores están construyendo una serie de nuevos edificios de gran altura. Algunos de los proyectos de desarrollo nacional incluyen $ 35 mil millones Nueva Ciudad de Kabul al lado de la capital, Ciudad Ghazi Amanullah Khan al este de Jalalabad, y Aino Mena en Kandahar. Proyectos similares de desarrollo también se están llevando a cabo en Herat, en el oeste, Mazar-e-Sharif en el norte y en otras ciudades.

En la última década, compañías como The Coca-Cola Company y PepsiCo lanzaron o volvieron a lanzar operaciones en Kabul. Además, se construyeron varias plantas de agua mineral y jugos locales, incluidas fábricas de otros productos. Esto no solo promueve la inversión extranjera, sino que también hace que el país sea menos dependiente de las importaciones de los países vecinos y ayuda a brindar oportunidades de empleo a muchos afganos. Watan Group es una compañía con sede en Afganistán que ofrece servicios de telecomunicaciones, logística y seguridad. InFrontier es la primera firma de capital privado internacional con un equipo de tiempo completo e inversiones en Afganistán. InFrontier administra un fondo de capital privado afgano de $ 30 millones afgano Fondo de Afganistán respaldado por algunos de los principales inversores financieros de Europa, cofundado por Benj Conway y Felix von Schubert.

Turismo
El turismo en Afganistán estaba en su apogeo en 1977. Muchos turistas de todo el mundo vinieron a visitar Afganistán, incluidos los vecinos de Irán y Pakistán, la Unión Soviética, así como India, Turquía, Europa, América del Norte y otros lugares. Todo eso terminó con el inicio de la Revolución Saur de abril de 1978. Sin embargo, nuevamente está aumentando gradualmente a pesar de la inseguridad. Cada año, unos 20,000 turistas extranjeros visitan Afganistán.

El país cuenta con cuatro aeropuertos internacionales, incluido el aeropuerto internacional Hamid Karzai, el aeropuerto internacional Mazar-e Sharif, el aeropuerto internacional de Kandahar y el aeropuerto internacional de Herat. Varios otros aeropuertos también se están modernizando para convertirse en internacionales en los próximos años. La ciudad de Kabul tiene muchas casas de huéspedes y hoteles, incluido el Hotel Inter-Continental Kabul, el Safi Landmark Hotel y al menos un hotel Serena de 5 estrellas. Un hotel de cinco estrellas está en construcción al lado de la Embajada de los Estados Unidos. También se cita una tienda de yogurt congelado de marca internacional [Cherryberry Frozen yogurt bar] en kabul wazir akbar khan

Los sitios turísticos dentro del país incluyen:

La antigua ciudad de Kabul
Jardines de Babur
Museo Nacional de Afganistán
Jardines Paghman
Qargha y muchos otros lugares
Parque Nacional Band-e Amir en Bamyan
La antigua ciudad de Herat
Ciudadela de Herat
Minarete de Jam en el distrito de Shahrak de la provincia de Ghor
Santuario de Ali en Mazar-i-Sharif
Santuario de la Capa en Kandahar
Mausoleos de gobernantes Ghaznavid en Ghazni
Mausoleo de Amanullah Khan, Bacha Khan y otros sitios en Jalalabad
Lugares de interés en la provincia de Parwan, (es decir, la antigua ciudad de Bagram), la provincia de Panjshir (mausoleo de Ahmad Shah Massoud en Bazarak), la provincia de Badakhshan y otros lugares.

cuentas nacionales
PIB: paridad del poder adquisitivo $ 64.08 mil millones, con un tipo de cambio de $ 18.4 mil millones (2016 est.)

PIB – tasa de crecimiento real:

2% (2016)
PIB – per cápita: paridad del poder adquisitivo – $ 2,000 (2016)

PIB – composición por sector:

agricultura: 24%
industria: 21%
servicios: 55%
nota: los datos no incluyen la producción de opio

Población bajo el nivel de pobreza:

35.8% (2011)
Ingreso o consumo familiar por porcentaje de participación:

menor 10%: 3.8%
Mayor 10%: 24% (2008)
Tasa de inflación (precios al consumidor): 13.8% (2011)
comparación de país con el mundo: 19

Mano de obra: 15 millones (2004)
comparación de país con el mundo: 39

Mano de obra – por ocupación: agricultura 78.6%, industria 5.7%, servicios 15.7% (2009)

Tasa de desempleo: 35% (2009)
comparación de país con el mundo: 180

Presupuesto:

ingresos: $ 1.7 mil millones
gastos: $ 6,639 mil millones (2015)
Industrias: producción a pequeña escala de textiles, jabón, muebles, calzado, fertilizantes, prendas de vestir, productos alimenticios, bebidas no alcohólicas, agua mineral, cemento; alfombras tejidas a mano; gas natural, carbón, cobre

Electricidad – producción: 913,1 millones de kWh (2009)
comparación de país con el mundo: 150

Electricidad – producción por fuente:

combustible fósil: 23.5% de la capacidad total instalada (2009)
hidro: 76.5% de la capacidad total instalada (2009)
nuclear: 0% de la capacidad total instalada (2009)
otro: 0% (2001)
Electricidad – consumo: 2.226 billones de kWh (2009)
comparación de país con el mundo: 137

Electricidad – exportaciones: 0 kWh (2010)

Electricidad – importaciones: 1.377 billones de kWh (2009)

Producción de petróleo: 1.950 barriles por día (310 m3 / d) (2012)
comparación de país con el mundo: 210

Petróleo: consumo: 4,229 barriles por día (672,4 m3 / d) (2011)
comparación de país con el mundo: 165

Reservas probadas de petróleo: 1,600,000,000 barriles (250,000,000 m3) (2006)

Gas natural – producción: 220 millones de m³ (2001)

Gas natural: consumo: 220 millones de m³ (2001)

Gas natural: reservas probadas: 15,7 billones de pies cúbicos (2006)

Agricultura – productos: adormidera, trigo, frutas, nueces, pieles de karakul

Exportaciones: $ 658 millones (2014)
comparación de país con el mundo: 164

Exportaciones: productos básicos: opio, frutas y nueces, alfombras tejidas a mano, lana, algodón, pieles y pieles, y piedras preciosas

Exportaciones: socios: India 42,3%, Pakistán 29%, Tayikistán 7,6% (2015)

Importaciones: $ 7.00 billones (2014)

Importaciones – productos básicos: maquinaria y otros bienes de capital, alimentos, textiles, productos del petróleo

Importaciones – socios: Pakistán 38,6%, India 8,9%, Estados Unidos 8,3%, Turkmenistán 6,2%, China 6%, Kazajistán 5,9%, Azerbaiyán 4,9% (2015)

Deuda externa: $ 1,28 a $ 2,3 mil millones en total (2011)

Rusia – $ 987 millones
Banco Asiático de Desarrollo – $ 596 millones
Banco Mundial – $ 435 millones
Fondo Monetario Internacional – $ 114 millones
Alemania – $ 18 millones
Fondo de Desarrollo Saudita – $ 47 millones
Banco Islámico de Desarrollo – $ 11 millones
Bulgaria – $ 51 millones
Fondo de Desarrollo de Kuwait – $ 22 millones
Irán – $ 10 millones
Opec – $ 1.8 millones
Saldo de la cuenta corriente: – $ 743.9 millones (2011)
comparación de país con el mundo: 132

Moneda: afgana (AFN)

Tipos de cambio: afganis (AFA) por dólar estadounidense – 62 = $ 1
61.14 (2014-16)
57,25 (2013)
46,45 (2010)

Ejercicio fiscal: del 21 de marzo al 21 de marzo