Literatura francesa del siglo XX

La literatura francesa del siglo XX forma parte de un siglo tumultuoso marcado por dos guerras mundiales, por la experiencia de fascistas totalitarios y comunistas y por una descolonización difícil. La literatura también verá evolucionar su estado bajo el efecto de transformaciones tecnológicas como la aparición y el desarrollo de ediciones de bolsillo o la competencia de otras actividades de ocio como el cine, la televisión o la práctica de la informática. Al mismo tiempo, habrá una dilución gradual de las corrientes estéticas e intelectuales después de la era del surrealismo, el existencialismo y el Nuevo Romano.

Visión de conjunto
La literatura francesa fue profundamente moldeada por los acontecimientos históricos del siglo y también fue moldeada por, y contribuyó a, las crisis políticas, filosóficas, morales y artísticas del siglo.

Este período abarca las últimas décadas de la Tercera República (1871-1940) (incluida la Primera Guerra Mundial), el período de la Segunda Guerra Mundial (el ocupante alemán Vichy-1944, el gobierno francés provisional (1944-1946), la Cuarta República (1946). -1958) y la Quinta República (1959-). Importantes eventos históricos para la literatura francesa incluyen: el caso Dreyfus, el colonialismo francés y el imperialismo en África, el Lejano Oriente (Indochina francesa) y el Pacífico, la Guerra de Independencia argelina (1954- 1962), el importante crecimiento del Partido Comunista Francés, el ascenso del fascismo en Europa, los acontecimientos de mayo de 1968. Para más información sobre la historia de Francia, véase Historia de Francia.

La literatura francesa del siglo XX no sufrió un desarrollo aislado y revela la influencia de escritores y géneros de todo el mundo, incluidos Walt Whitman, Fyodor Dostoievsky, Franz Kafka, John Dos Passos, Ernest Hemingway, William Faulkner, Luigi Pirandello, los británicos y los estadounidenses. novela de detectives, James Joyce, Jorge Luis Borges, Bertolt Brecht y muchos otros. A su vez, la literatura francesa también ha tenido un impacto radical en la literatura mundial.

Debido al espíritu creativo de los movimientos literarios y artísticos franceses a principios de siglo, Francia se ganó la reputación de ser el destino necesario para escritores y artistas. Importantes escritores extranjeros que han vivido y trabajado en Francia (especialmente París) en el siglo XX incluyen: Oscar Wilde, Gertrude Stein, Ernest Hemingway, William S. Burroughs, Henry Miller, Anaïs Nin, James Joyce, Samuel Beckett, Julio Cortázar, Vladimir Nabokov, Edith Wharton y Eugène Ionesco. Algunas de las obras más importantes del siglo en francés fueron escritas por autores extranjeros (Eugène Ionesco, Samuel Beckett).

De 1895 a 1914
Los primeros años del siglo (a menudo llamado la “Belle époque”) vieron experimentos radicales en todos los géneros y el Simbolismo y el Naturalismo experimentaron profundos cambios.

En la novela, las primeras obras de André Gide, especialmente L’Immoraliste (1902), persiguen los problemas de libertad y sensualidad que el simbolismo había planteado; La novela de Alain-Fournier Le Grand Meaulnes es un retrato profundamente sentido de un pasado nostálgico.

La ficción popular y la ficción de género a comienzos del siglo XX también incluyeron ficción detectivesca, como los misterios del autor y periodista Gaston Leroux, al que se le atribuye el primer “rompecabezas encerrado”: el misterio de la habitación amarilla, que presenta el el detective aficionado Joseph Rouletabille (1908) y el inmensamente popular El fantasma de la ópera (1910). Maurice Leblanc también saltó a la fama con las aventuras del caballero ladrón Arsene Lupin, quien ha ganado una popularidad similar a Sherlock Holmes en el mundo anglófono.

De 1914 a 1945
Dada y surrealismo
La Primera Guerra Mundial generó tendencias aún más radicales. El movimiento Dada -que comenzó en un café en Suiza en 1916- llegó a París en 1920, pero en 1924 los escritores de Paul Éluard, André Breton, Louis Aragon y Robert Desnos, fuertemente influenciados por la noción de inconsciente de Sigmund Freud, habían modificado una provocación dada al surrealismo. En la escritura y en las artes visuales, y mediante el uso de escritura automática, juegos creativos (como cadavre exquis) y estados alterados (a través del alcohol y los narcóticos), los surrealistas intentaron revelar el funcionamiento de la mente inconsciente. El grupo defendió a los escritores anteriores que consideraban radicales (Arthur Rimbaud, el Comte de Lautréamont, Baudelaire, Raymond Roussel) y promovió una filosofía antiburguesa (particularmente en lo que respecta al sexo y la política) que más tarde los llevaría a unirse al comunismo. fiesta. Otros escritores asociados con el surrealismo incluyen: Jean Cocteau, René Crevel, Jacques Prévert, Jules Supervielle, Benjamin Péret, Philippe Soupault, Pierre Reverdy, Antonin Artaud (que revolucionó el teatro), Henri Michaux y René Char. El movimiento surrealista continuaría siendo una fuerza importante en la escritura experimental y el mundo del arte internacional hasta la Segunda Guerra Mundial. La técnica surrealista fue particularmente adecuada para la poesía y el teatro, aunque Breton, Aragón y Cocteau también escribieron obras en prosa más largas, como la novela de Breton ” Nadja ”.

Influencia y disidencia
La influencia del surrealismo será de gran importancia para poetas como Saint-John Perse o Edmond Jabès, por ejemplo. Otros, como Georges Bataille, crearon su propio movimiento y grupo en reacción. El escritor suizo Blaise Cendrars fue cercano a Apollinaire, Pierre Reverdy, Max Jacob y los artistas Chagall y Léger, y su obra tiene similitudes con el surrealismo y el cubismo.

Poesía

La poesía francesa del siglo XX es a la vez heredera e innovadora en sus temas y en su forma con una clara preferencia por el verso libre, pero parece en declive o al menos movida al dominio más incierto de la canción.

Los comienzos del siglo simbolismo, decadencia, poesía espiritual

Emile Verhaeren
Los comienzos del siglo muestran una gran diversidad con los legados del siglo pasado, ya sea la continuidad del movimiento simbolista y decadentista con Sully Prudhomme, Saint-Pol-Roux, Anna de Noailles y ciertos aspectos de Apollinaire, el linaje de cerebro y trabajo formal mallarmano con Paul Valéry (Charmes, 1922), o la liberación de nuevos temas como la humildad de la vida cotidiana con Francis Jammes (The Christian Georgics, 1912) o Paul Fort (French Ballades, 1922-1951) y el abriéndose al mundo moderno con Émile Verhaeren (Ciudades dispersas, 1895 – All Flanders, 1904-1911).

En los mismos años, se escuchan voces singulares con los llamados “Poetas de Dios” como Charles Peguy con su inspiración patriótica y religiosa y la fuerza de una poesía simple (Juana de Arco, 1897 – Tapiz de Eva, 1913), o Paul Claudel con su búsqueda espiritual expresada a través de la magnitud del verso (Five Great Odes, 1904 – 1908 – 1910).

El “nuevo espíritu” de la revolución surrealista
También es el tiempo de los “descubridores” como Blaise Cendrars (La Pascua en Nueva York, 1912 – La Prosa de Transiberiano, 1913), Guillaume Apollinaire (Alcohols, 1913 – Calligrammes, 1918), Victor Segalen (Steles, 1912), Max Jacob (The Dice Cornet, 1917), San Juan Perse (Alabanza, 1911 – Anabasis, 1924, con una obra prolongada, por ejemplo Amarga en 1957) o Pierre Reverdy (La mayoría de las veces, 1945, agrupación de poemas de 1915 -1922) que exploran el “nuevo espíritu” buscando la presencia de la modernidad y la vida cotidiana (la calle, el viaje, la técnica) y el estallido de la forma (desaparición de la rima, la puntuación, el verso métrico y las audacias estilísticas que explotan el expresividad de las imágenes, los recursos del ritmo y los sonidos …). Presagian una investigación más sistemática como la del dadaísmo de Tristan Tzara y, después de él, el surrealismo, que le da a la poesía la exploración del inconsciente utilizando disturbios de Rimbaldian y empujando al “sentado”. La escritura automática también aparece en el mismo objetivo. Los principales poetas de este movimiento surrealista son André Breton, el teórico del movimiento con el Manifiesto del surrealismo en 1924, Paul Éluard (Capital del dolor, 1926), Louis Aragon (Movimiento perpetuo, 1926), Robert Desnos (Cuerpo y mercancías, 1930), Philippe Soupault (The Magnetic Fields, 1920, en colaboración con André Breton) o Benjamin Péret (Le grand jeu, 1928), a la que podemos asociar pintores como Dali, Ernst, Magritte o Miró.

Créditos individuales y surrealismo de adelantamiento
Las disidencias aparecen con bastante rapidez en el grupo, especialmente sobre la adhesión al comunismo, y la violencia de la historia como la Ocupación de Francia llevará a muchos poetas a renovar su inspiración participando en la Resistencia y publicando textos comprometidos clandestinamente. Este es el caso de Louis Aragon (Los ojos de Elsa, 1942 – La Diana francesa, 1944), Paul Eluard (Poesía y verdad, 1942 – La cita alemana, 1944), René Char (Feuillets d ‘Hypnos, 1946) o René -Guy Cadou (Full Chest, 1946). Los poetas no serán perdonados por el exterminio nazi: Robert Desnos morirá en un campamento alemán y Max Jacob en el campamento de Drancy.

Sin embargo, las individualidades producirán obras que revelarán diferentes enfoques con el enfoque soñado de Jean Cocteau para todo (Plain-Chant, 1923), la investigación expresiva de Henri Michaux (Elsewhere, 1948), el juego verbal resumido por Jacques Prévert, poeta de la vida cotidiana y los oprimidos (Paroles, 1946-1949) o Francis Ponge (El prejuicio de las cosas, 1942) en busca de una poesía en prosa descriptiva. Todos traducen emociones y sensaciones en la celebración del mundo con Jules Supervielle (memoria olvidadiza, 1948) o Yves Bonnefoy (Pierre escrita, 1965), celebración renovada por voces de otros lugares como la de Aimé Césaire, la antillana (Cahier de un regreso a el país natal, 1939 – 1960), Léopold Sédar Senghor (Sombras de la sombra, 1945) o Birago Diop (Señuelos y Luces, 1960) cantando África.

Poesía y canción
La difusión de registros cada vez más masivos participará fuertemente en un nuevo género, la poesía cantada que ilustró en los años 1950-1970 Boris Vian, Leo Ferré, Georges Brassens, Jacques Brel y Jean Ferrat. La importancia de sus sucesores es muy delicada de establecer, con audiencias muy variables y efectos de modas como la canción popular, el rap o el slam …

Poesía contemporánea
Después de la guerra, el surrealismo perdió ímpetu como movimiento, aunque influyó fuertemente en la producción poética de la segunda mitad del siglo. Los poetas que aparecen en la escena poética, como Yves Bonnefoy, Jacques Dupin, Philippe Jaccottet o André du Bouchet, se desvían de los caminos surrealistas para favorecer una poesía en busca de autenticidad, más desconfiada del lenguaje de los artificios y en particular de la metáfora.

La década de 1950 vio, en la tradición del movimiento letrista de Isidore Isou, la poesía sonora (Henri Duchamp y la revista OU) y la poesía-acción (Bernard Heidsieck). Estos poetas usan la grabadora y el soporte del disco de vinilo para publicar una poesía basada en la oralidad incluso en los sonidos.

Los años 1960 y 1970 también vieron una poesía más experimental. Así es como el OuLiPo (con Raymond Queneau en particular) propone escribir al imponer restricciones formales para estimular la producción poética. También es el período en que se desarrolla el literalismo, practicado notablemente por Emmanuel Hocquart o Anne-Marie Albiach y teorizado por Jean-Marie Gleize.

Siguiendo a los poetas y escritores estadounidenses del “latido”, a fines de la década de 1960 apareció una corriente llamada “nuevo realismo poético” (Jacques Donguy, edición de 1975 de Poesía). Esta corriente está representada por autores como Claude Pélieu, Daniel Biga o Alain Jégou.

Al mismo tiempo, la década de 1970 vio el surgimiento de los “poetas eléctricos”, con Michel Bulteau, Jacques Ferry y Mathieu Messagier. El “manifiesto eléctrico con faldas de párpados” es publicado por el editor del Sol Negro en 1971.

Los años ochenta están marcados por un nuevo lirismo, practicado por poetas como Guy Goffette, Marie-Claire Bancquart, James Sacred o Jean-Michel Maulpoix.

Novela

En la primera mitad del siglo, el género de la novela también sufrió nuevos cambios. Las novelas de Louis-Ferdinand Céline, como Viaje al final de la noche, utilizaron un estilo elíptico, oral y derivado del argot para desafiar las hipocresías y los lapsus morales de su generación (su anti -secciones semíticas en la década de 1940, sin embargo, llevaron a su condena por la colaboración). Las novelas de Georges Bernanos utilizaron otras técnicas formales (como la “forma del diario”) para avanzar en la exploración psicológica. El análisis psicológico también fue central en las novelas de François Mauriac, aunque llegaría a ser visto por Sartre como representante de un fatalismo obsoleto. La novela de 27 volúmenes de Jules Romains Les hommes de bonne volonté (1932-1946), el ciclo novedoso de ocho partes de Roger Martin du Gard, The Thibaults (1922-1940), y la obra maestra de Marcel Proust, en siete partes, titre recherche du temps perdu (In Search de Lost Time, 1913-1927) ampliado en el modelo romano-fleuve. André Gide continuó experimentando con la novela, y su exploración más sofisticada de los límites de la novela tradicional se encuentra en The Counterfeiters, una novela aparentemente sobre un escritor que intenta escribir una novela.

Evolución de la novela literaria
Este género muy amplio ve la continuación de la novela tradicional, pero también innovaciones y desafíos, como los del estado del narrador, la noción de carácter o argumento, a menudo explotado y, a veces, rechazado. La presentación que describe la novela del siglo XX (quizás debería llamarse “narrativa”) es obviamente un desafío, pero podemos definir algunas líneas de fuerza siguiendo el progreso del siglo.

Acompañando la forma clásica y las ideas progresistas de Anatole France (La isla de los pingüinos, 1908), los novelistas escriben grandes ciclos románticos que constituyen frescos sociales e históricos que marcan el tiempo, ya sea Les Thibault (1922-1929) de Roger Martin du Gard, Hombres de Buena voluntad (1932-1946) de Jules Romains, La crónica Pasquier (1933-1945) a Georges Duhamel o obras más complejas como El camino de regreso a Jean-Paul Sartre (1945) y / o Los comunistas (1949-1951) deLouis Aragon.

Al mismo tiempo, la novela se alimentará de las diferentes experiencias de la vida de cada persona al revelar itinerarios únicos, ya sea a través de la guerra con Henri Barbusse (The Fire, 1916) o Roland Dorgelès (The Wooden Crosses, 1919). adolescencia con Alain-Fournier (El gran Meaulnes, 1913), Romain Rolland (Jean-Christophe, 1903-1912) o Raymond Radiguet (El diablo en el cuerpo, 1923), la condición femenina con Colette y la serie de Claudine o La Pussy (1933), naturaleza y regionalismo con Louis Pergaud (La guerra de las espinillas, 1912), Charles-Ferdinand Ramuz (El gran miedo en las montañas, 1926), Jean Giono (Hill, 1928 – Regain, 1930), Henri Bosco (The Ass Culotte, 1937) o el cuestionamiento moral y metafísico con Georges Bernanos (Under the sun of Satan, 1926), François Mauriac (Thérèse Desqueyroux, (1927), Charles Plisnier o Joseph Malègue (Augustin o el maestro está allí).

La novela de profundización psicológica iniciada por Maurice Barrès o Paul Bourget, encontrará dos maestros con Marcel Proust y su trabajo fundador sobre la función de la novela y el juego de la memoria (En busca del tiempo perdido, 1913-1927), y André Gide, también un poeta (Les Nourritures Terrestris, 1895) y autobiógrafo (Si el grano no muere, 1920-1924), que escenifica el acto libre (Les Caves du Vatican, 1914). Este cuestionamiento psicológico conducirá a la próxima generación en el sentimiento del absurdo con el personaje de Meursault en L’Etranger (1942) de Albert Camus o Roquentin de La Nausée (1938) existencialista Jean-Paul Sartre. Se pueden asociar autores menos prestigiosos como Valery Larbaud (Fermina Márquez, 1911) o Paul Morand (L’Homme, prisa, 1940).

El peso de los acontecimientos históricos también guiará a algunos novelistas hacia el compromiso exaltando a héroes políticos y bélicos como André Malraux en La condición humana (1933) o L’Espoir (1937), Antoine de Saint-Exupéry (autor del cuento mundialmente famoso The Little Prince, publicado en 1943) en Night Flight (1931) o Terre des hommes (1939) o Albert Camus en La Peste (1947). Por el contrario, el tipo de antihéroe en el estilo de Louis-Ferdinand Céline Bardamushook por los acontecimientos y frente a las tonterías del mundo opresor de los débiles en todos los continentes en el viaje al final de la noche (1932).

Estas orientaciones temáticas particulares van acompañadas de una cierta renovación formal: Marcel Proust renueva la prosa novelística con su rosetón y cultiva la ambigüedad en cuanto al autor / narrador 16, Louis-Ferdinand Céline inventa un lenguaje oralisante y André Malraux aplica el corte cinemático. Con otras perspectivas, André Breton (Nadja, 1928 y L’Amour fou, 1937) y después de él, Raymond Queneau (Pierrot mi amigo, 1942 – Zazie en el metro, 1959), Boris Vian (Foam days, 1947 – The Red Grass, 1950) y Julien Gracq (The Shore of the Syrtes, 1951) introducen una poetización surrealista. Por su parte, André Gide organizó meticulosamente una narrativa compleja multiplicando los puntos de vista en The Counterfeiters en 1925, mientras que Albert Camus tocó, bajo la influencia de la novela estadounidense, el monólogo interno y el rechazo del enfoque omnisciente en The Stranger. (1942) En la década de 1930, Jean Giono confía en la fuerza de las metáforas creativas en Regain (1930) o en Le Chant du monde (1934), mientras que Francis Carco (El hombre cazado, 1922) y Marcel Aymé (La yegua verde, 1933) o más tarde Albert Simonin (¡Touch no to grisbi! 1953) explota el verdor de los discursos populares. Muchos otros autores, más desconocidos, participan en esta renovación como René Daumal y sus enfoques patafísicos, Luc Dietrich con la novedosa búsqueda del yo cercano a la autobiografía (The Learning of the City, 1942) o Vladimir Pozner que hace explotar la narrativa y la ficción (The Bit Tooth, 1937).

La investigación formal se vuelve sistemática con la corriente conocida como “la nueva novela” de los años cincuenta en Éditions de Minuit: estos “novelistas de laboratorio” trabajan a la desaparición del narrador, el personaje, la trama, la cronología en beneficio de la subjetividad y desorden de la vida, la presencia bruta de cosas con especialmente Alain Robbe-Grillet (Les Gommes, 1953), Michel Butor (La modificación, 1957), Claude Simon (El camino de Flandes, 1960) y Nathalie Sarraute (El planetario, 1959) , que se destacan entonces claramente novelistas tradicionales como Françoise Sagan (Hola tristeza, 1954), Hervé Bazin (Viper en mano, 1948), Henri Troyat (La luz de los justos, 1959/1963) o Robert Sabatier (Swedish Allumettes, 1969) o François Nourissier (alemán, 1973).

Además de estas novelas “experimentales” o estas obras bastante insignificantes, los años 1960-80 ofrecen autores de gran reputación con fuertes personalidades literarias y obras originales y fuertes. Por ejemplo, Marguerite Yourcenar (Memorias de Adriano, 1951 – The Work to Black, 1968), Marguerite Duras, a veces relacionada con el movimiento de la nueva novela, (Moderato cantabile, 1958 – The lover, 1984), Albert Cohen (Beautiful of the Lord, 1968), Michel Tournier (viernes o el Limbo del Pacífico, 1967 – El Rey de los Alisos, 1970) o JMG Le Clézio (The Minutes, 1963 – Desert, 1980).

La novela popular (detective, histórico, ciencia ficción, fantasía …)
El siglo es también rica profusión de formas populares del siglo 19 como la historia de detectives influenciado gradualmente por el thriller estadounidense con Georges Simenon (Yellow Dog, 1932) boileau-narcejac (uno que fue más, 1952), Léo Malet (Néstor Birmania y el monstruo, 1946), Jean Vautrin (Canicule, 1982), Jean-Patrick Manchette (“El pequeño azul de la costa oeste” 1976), Didier Daeninckx (La muerte olvida a la persona, 1989), Philippe Djian (Azul como el infierno, 1983) , Jean-Christophe Grangé (Los ríos purpúreos, 1998) … La novela histórica se multiplica con Maurice Druon (Los reyes malditos, 1955-1977), Gilles Lapouge (La batalla de Wagram, 1987), Robert Merle (Fortuna de Francia , 1977) o Françoise Chandernagor (La Chambre, 2002). Abundantes historias de viajes y aventuras (Henry de Monfreid – Los secretos del Mar Rojo, 1932) y novelas de acción y exotismo con Jean Lartéguy (Los centuriones, 1963), Jean Hougron (La noche de Indochina, 1950/1958) o Louis Gardel ( Fort-Saganne, 1980). La ciencia ficción y la fantasía también producen una gran cantidad de obras con René Barjavel (Night Time, 1968), Michel Jeury (Tiempo incierto, 1973), Bernard Werber (Ants, 1991) que … tienen cierta dificultad para competir con obras traducidas .

Auto escritura
La veta es egocéntrica, también, muy productiva con formas más o menos innovadoras de autobiografía con Marcel Pagnol (La gloria de mi padre, 1957), Simone de Beauvoir (Memorias de una hija diligente, 1958), Jean-Paul Sartre (Palabras, 1964), Julien Green (Tierra lejana, 1966), Nathalie Sarraute (Infancia, 1983), Georges Perec (Memoria de la infancia W, 1975), Marguerite Yourcenar (North Archives, 1977) o Hervé Guibert (Al amigo que no lo hizo). salva mi vida, 1990) y la auto escritura se une a la novela en el género bastante vago de la autoficción con Patrick Modiano (Rue des Boutiques obscures, 1978).), Annie Ernaux (The Place, 1983), Jean Rouaud (The Fields of Honor , 1990), Christine Angot (Asunto Angot, 1998) …

El arduo trabajo del lenguaje
Otra veta ilustra el final del siglo 20, el arduo trabajo del lenguaje. Pierre Michon, Yves Charnet, Jean-Claude Demay y Claude Louis-Combet ilustran esta tendencia donde domina la demanda de escritura rica y un fuerte sentido.

Algunos autores muy recientes
Concluya este resumen de la novela francesa del siglo XX señalando la emergencia de un escritor que combina la subjetividad y la sociología de la época, Michel Houellebecq.

Teatro
El teatro en las décadas de 1920 y 1930 sufrió cambios adicionales en una asociación de teatros (llamada el “Cartel”) entre los directores y productores Louis Jouvet, Charles Dullin, Gaston Baty y Ludmila y Georges Pitoëff. Produjeron obras de los escritores franceses Jean Giraudoux, Jules Romains, Jean Anouilh y Jean-Paul Sartre, y también del teatro griego y de Shakespeare, y obras de Luigi Pirandello, Anton Chekhov y George Bernard Shaw. Antonin Artaud 1896-1948 como poeta y dramaturgo revoluciona el concepto de lenguaje y cambia la historia y la práctica del teatro.

Persistencia de un teatro popular
La persistencia del teatro bulevar, popular, entretenido y satírico es proporcionada por Jules Romains (Knock, 1928), Marcel Pagnol (Marius, 1929 – Topaz, 1933) y por Sacha Guitry (Désiré, 1927 – Quadrille, 1937), Marcel Achard (Jean de la Lune, 1929) – Potato, 1954), André Roussin (Huevos del avestruz, 1948) y otros, hasta Agnès Jaoui / Jean-Pierre Bacri (Kitchen and dependencias, 1989) oYasmina Reza (Art, 1994) hoy .

Una mención especial debe hacerse para Jean Anouilh que profundiza en una obra rica y variada un enfoque “moralista” de la humanidad con sujetos sonrientes y chirriantes al mismo tiempo (Pink Pieces) como el viajero sin equipaje (1937), L ‘Invitación a el castillo (1947), Cher Antoine (1969), o temas históricos, serios y trágicos (juegos negros) como Antígona (1944), L’Alouette (1952) o Becket o el honor de Dios (1959).

La renovación del teatro literario
La primera mitad del siglo XX fue también un momento de renovación del drama literario con las composiciones dramatúrgicas totalizadoras y bulliciosas de Paul Claudel marcadas por la fe cristiana, el lirismo y la evocación histórica (The Satin Slipper, escrito en 1929 pero construido en 1943, durando cinco horas). Un poco más tarde, es a través de la reanudación de los antiguos mitos que se expresará la tragedia del hombre y la historia agudamente percibida en el aumento de los peligros del período de entreguerras y que ilustran Jean Cocteau (Orphée, 1926 – The Infernal Machine, 1934), Jean Giraudoux (La guerra de Troya no tendrá lugar, 1935 – Electra – 1937), Albert Camus (Caligula, escrito en 1939 pero creado en 1945) y Jean-Paul Sartre (Les Mouches, 1943). Algunas de las piezas de Henry de Montherlant, como The Dead Queen (1942) y The Master of Santiago (1947), se nutren de una meditación sobre la historia.

Este cuestionamiento de la marcha mundial y la influencia de Brecht y Pirandello conducirán a piezas más comprometidas políticamente y nutridas por la reflexión filosófica sobre la acción, la revolución y la responsabilidad individual o social. Sea testigo de las obras de Albert Camus (El estado de sitio, 1948, The Righteous, 1949), Jean-Paul Sartre (Las manos sucias, 1948) o Jean Genet (Les Bonnes, 1947). El existencialismo de Sartre también se expresa en el teatro como con Sin salida en 1945.

El “teatro del absurdo”
El reflujo de la ideología comunista y la complejidad de la modernidad encontrarán su eco en lo que se ha llamado el “Teatro del absurdo” que, en los años cincuenta, refleja la pérdida de puntos de referencia y la desconfianza frente al lenguaje manipulador. Los dramaturgos, aunque diferentes entre sí y autónomos, representan el vacío, la espera y, influenciados por Antonin Artaud (El teatro y su doble, 1938), el vacío del lenguaje a través de personajes irrisorios, a la existencia de intercambios absurdos y vacíos. Esta mezcla de metafísica trágica y humor en la burla y desestructuración del lenguaje y la forma teatral (no escenas, actos muy largos, (The Bald Singer, 1950 – The Chairs – The Lesson – 1951) y más en Samuel Beckett (Esperando a Godot, 1953 – Fin del juego, 1957).

El teatro contemporáneo
Agreguemos hoy algunos nombres que muestran que el texto teatral sigue vivo junto con las experiencias dramatúrgicas de los directores actuales: Jean-Claude Grumberg (L’Atelier – 1979), Bernard-Marie Koltès (Roberto Zucco, 1988) o Jean-Claude Brisville ( Le Souper, 1989).

Existencialismo
A finales de la década de 1930, las obras de Hemingway, Faulkner y Dos Passos llegaron a traducirse al francés, y su estilo en prosa tuvo un profundo impacto en el trabajo de escritores como Jean-Paul Sartre, André Malraux y Albert Camus. Sartre, Camus, Malraux y Simone de Beauvoir (quien también es famoso como uno de los precursores de la escritura feminista) a menudo se llaman “escritores existencialistas”, una referencia a la filosofía del existencialismo de Sartre (aunque Camus rechazó el título de “existencialista”). El teatro de Sartre, las novelas y las historias cortas a menudo muestran a individuos forzados a enfrentar su libertad o condenados por su negativa a actuar. Las novelas de Malraux sobre España y China durante las guerras civiles confrontan la acción individual con las fuerzas históricas. Problemas similares aparecen en las novelas de Henri Troyat.

En las colonias francesas
Las décadas de 1930 y 1940 vieron contribuciones significativas por parte de los ciudadanos de las colonias francesas, ya que Aimé Césaire, junto con Léopold Sédar Senghor y Léon Damas creó la crítica literaria L’Étudiant Noir, que fue un precursor del movimiento de la negritud.

Literatura después de la Segunda Guerra Mundial
Las décadas de 1950 y 1960 fueron altamente turbulentas en Francia: a pesar de una economía dinámica (“les trente glorieuses” o “30 años gloriosos”), el país estaba desgarrado por su herencia colonial (Vietnam e Indochina, Argelia), por su sentido colectivo de culpabilidad del régimen de Vichy, por su deseo de renovar el prestigio nacional (gaullismo), y por las tendencias sociales conservadoras en la educación y la industria.

Inspirado por los experimentos teatrales de la primera mitad de siglo y por los horrores de la guerra, el llamado teatro de vanguardia parisino, “New Theatre” o “Theatre of the Absurd” alrededor de los escritores Eugène Ionesco, Samuel Beckett, Jean Genet, Arthur Adamov, Fernando Arrabal rechazaron explicaciones simples y abandonaron los personajes tradicionales, las tramas y la puesta en escena. Otros experimentos en teatro involucraron la descentralización, el teatro regional, el “teatro popular” (diseñado para llevar las clases trabajadoras al teatro) y el teatro fuertemente influenciado por Bertolt Brecht (desconocido en Francia antes de 1954) y las producciones de Arthur Adamov y Roger Planchon. . El festival de Avignon se inició en 1947 por Jean Vilar, que también fue importante en la creación del TNP o “Teatro Nacional Populaire”.

La novela francesa de la década de 1950 pasó por una experimentación similar en el grupo de escritores publicado por “Les Éditions de Minuit”, un editor francés; este “Nouveau Roman” (“novela nueva”), asociado con Alain Robbe-Grillet, Marguerite Duras, Robert Pinget, Michel Butor, Samuel Beckett, Nathalie Sarraute, Claude Simon, también abandonó la trama, la voz, los personajes y la psicología tradicionales. Hasta cierto punto, estos desarrollos fueron muy similares a los cambios en el cine en el mismo período (la Nouvelle Vague).

Los escritores Georges Perec, Raymond Queneau, Jacques Roubaud están asociados con el movimiento creativo Oulipo (fundado en 1960) que utiliza estrategias y restricciones matemáticas elaboradas (como lipogramas y palíndromos) como un medio de desencadenar ideas e inspiración.

La poesía en el período de la posguerra siguió una serie de caminos interconectados, más notablemente derivados del surrealismo (como con los primeros trabajos de René Char), o de preocupaciones filosóficas y fenomenológicas derivadas de Heidegger, Friedrich Hölderlin, el existencialismo, la relación entre la poesía y las artes visuales, y las nociones de Stéphane Mallarmé sobre los límites del lenguaje. Otra influencia importante fue el poeta alemán Paul Celan. Los poetas que trabajan dentro de estas preocupaciones filosóficas / lingüísticas -especialmente concentrados en torno a la crítica “L’Ephémère” -incluyen a Yves Bonnefoy, André du Bouchet, Jacques Dupin, Claude Esteban, Roger Giroux y Philippe Jaccottet. Muchas de estas ideas también fueron clave para las obras de Maurice Blanchot. La poesía única de Francis Ponge ejerció una gran influencia en una variedad de escritores (tanto fenomenólogos como del grupo “Tel Quel”). Los poetas posteriores Claude Royet-Journoud, Anne-Marie Albiach, Emmanuel Hocquard, y hasta cierto punto Jean Daive, describen un cambio de Heidegger a Ludwig Wittgenstein y una reevaluación de la noción de ficción y teatralidad de Mallarmé; estos poetas también fueron influenciados por ciertos poetas modernos en lengua inglesa (como Ezra Pound, Louis Zukofsky, William Carlos Williams y George Oppen) junto con ciertos poetas americanos posmodernos y vanguardistas agrupados libremente alrededor del movimiento de la poesía del lenguaje (como Michael Palmer). , Keith Waldrop y Susan Howe; con su marido Keith Waldrop, Rosmarie Waldrop tiene una profunda asociación con estos poetas, debido en gran medida a sus traducciones de Edmond Jabès y la prosa de Paul Celan al inglés).

Los acontecimientos de mayo de 1968 marcaron un hito en el desarrollo de una ideología radical de cambio revolucionario en la educación, la clase, la familia y la literatura. En teatro, la concepción de “création collective” desarrollada por el Théâtre du Soleil de Ariane Mnouchkine rechazó la división en escritores, actores y productores: el objetivo era la colaboración total, los puntos de vista múltiples, la eliminación de la separación entre los actores y el público. y para que el público busque su propia verdad.

La revisión más importante del período posterior a 1968, Tel Quel, está asociada a los escritores Philippe Sollers, Julia Kristeva, Georges Bataille, los poetas Marcelin Pleynet y Denis Roche, los críticos Roland Barthes, Gérard Genette y los filósofos Jacques Derrida, Jacques Lacan.

Otro cambio posterior a 1968 fue el nacimiento de “Écriture féminine” promovido por las Ediciones feministas de Femmes, con nuevas escritoras como Chantal Chawaf, Hélène Cixous, Luce Irigaray …

Desde la década de 1960, muchos de los experimentos más atrevidos en francés la literatura ha venido de escritores nacidos en departamentos franceses de ultramar o antiguas colonias. Esta literatura francófona incluye las novelas galardonadas de Tahar ben Jelloun (Marruecos), Patrick Chamoiseau (Martinica), Amin Maalouf (Líbano) y Assia Djebar (Argelia).