Computación verde

La computación verde, las TIC verdes según la Federación Internacional de TIC Globales y Verdes “IFGICT”, TI verde o la sostenibilidad de las TIC, es el estudio y la práctica de la informática o la TI ambientalmente sostenible.

Los objetivos de la computación ecológica son similares a la química ecológica: reducir el uso de materiales peligrosos, maximizar la eficiencia energética durante la vida útil del producto, la capacidad de reciclaje o biodegradabilidad de los productos desaparecidos y los desechos de la fábrica. La informática ecológica es importante para todas las clases de sistemas, que van desde sistemas portátiles hasta centros de datos a gran escala.

Muchos departamentos de TI corporativos tienen iniciativas de computación verde para reducir el efecto ambiental de sus operaciones de TI.

En 1992, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Lanzó Energy Star, un programa de etiquetado voluntario diseñado para promover y reconocer la eficiencia energética en monitores, equipos de control climático y otras tecnologías. Esto dio lugar a la adopción generalizada del modo de suspensión entre los productos electrónicos de consumo. Al mismo tiempo, la organización sueca TCO Development lanzó el programa de certificación TCO para promover bajas emisiones magnéticas y eléctricas desde pantallas de computadora basadas en CRT; este programa se amplió más tarde para incluir criterios sobre el consumo de energía, la ergonomía y el uso de materiales peligrosos en la construcción.

Regulaciones e iniciativas de la industria
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha publicado una encuesta de más de 90 iniciativas del gobierno y la industria sobre “TIC verdes”, es decir, tecnologías de la información y la comunicación, el medio ambiente y el cambio climático. El informe concluye que las iniciativas tienden a concentrarse en las TIC más ecológicas en lugar de en su implementación real para enfrentar el calentamiento global y la degradación ambiental. En general, solo el 20% de las iniciativas tienen objetivos cuantificables, y los programas gubernamentales tienden a incluir objetivos con mayor frecuencia que las asociaciones comerciales.

Gobierno
Muchas agencias gubernamentales han seguido implementando estándares y regulaciones que fomentan la computación ecológica. El programa Energy Star fue revisado en octubre de 2006 para incluir requisitos de eficiencia más estrictos para los equipos de cómputo, junto con un sistema de clasificación por niveles para los productos aprobados.

En 2008, 26 estados de EE. UU. Establecieron programas estatales de reciclaje para computadoras obsoletas y equipos de electrónica de consumo. Los estatutos imponen una “tarifa de recuperación anticipada” por cada unidad vendida al por menor o requieren que los fabricantes reclamen el equipo a disposición.

En 2010, el Presidente Obama promulgó la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense (ARRA, por sus siglas en inglés). El proyecto de ley asignó más de $ 90 mil millones para ser invertidos en iniciativas verdes (energía renovable, redes inteligentes, eficiencia energética, etc.). En enero de 2010, el Departamento de Energía de EE. UU. Otorgó $ 47 millones del dinero ARRA para proyectos que apuntan a mejorar la eficiencia energética de centros de datos. Los proyectos proporcionaron investigaciones para optimizar el hardware y el software del centro de datos, mejorar la cadena de suministro de energía y las tecnologías de enfriamiento de los centros de datos.

Industria
Climate Savers Computing Initiative (CSCI) es un esfuerzo para reducir el consumo de energía eléctrica de las PC en estados activos e inactivos. CSCI proporciona un catálogo de productos ecológicos de sus organizaciones miembro e información para reducir el consumo de energía de PC. Se inició el 2007-06-12. El nombre proviene del programa Climate Savers del World Wildlife Fund, que se lanzó en 1999. WWF también es miembro de Computing Initiative.
Green Electronics Council ofrece la herramienta de evaluación ambiental de productos electrónicos (EPEAT) para ayudar en la compra de sistemas informáticos “más ecológicos”. El Consejo evalúa los equipos informáticos con 51 criterios, 23 obligatorios y 28 opcionales, que miden los atributos de eficiencia y sostenibilidad de un producto. Los productos tienen una calificación de Oro, Plata o Bronce, según la cantidad de criterios opcionales que cumplan. El 2007-01-24, el presidente George W. Bush emitió la Orden Ejecutiva 13423, que exige que todas las agencias federales de los Estados Unidos utilicen EPEAT al comprar sistemas informáticos.
The Green Grid es un consorcio global dedicado a promover la eficiencia energética en centros de datos y ecosistemas informáticos comerciales. Fue fundado en febrero de 2007 por varias compañías clave de la industria: AMD, APC, Dell, HP, IBM, Intel, Microsoft, Rackable Systems, SprayCool (comprado en 2010 por Parker), Sun Microsystems y VMware. Desde entonces, Green Grid ha crecido a cientos de miembros, incluidos los usuarios finales y las organizaciones gubernamentales, todos enfocados en mejorar la eficiencia de la infraestructura del centro de datos (DCIE).
La lista Green500 clasifica los supercomputadores por eficiencia energética (megaflops / watt), lo que fomenta un enfoque en la eficiencia más que en el rendimiento absoluto.
Green Comm Challenge es una organización que promueve el desarrollo de tecnologías y prácticas de conservación de la energía en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC).
La especificación de energía del Consejo de rendimiento de procesamiento de transacción (TPC) aumenta los puntos de referencia existentes de TPC al permitir publicaciones opcionales de indicadores de energía junto con los resultados de rendimiento.
SPECpower es el primer estándar de referencia de la industria que mide el consumo de energía en relación con el rendimiento de las computadoras de clase servidor. Otros puntos de referencia que miden la eficiencia energética incluyen SPECweb, SPECvirt y VMmark.

Enfoques
Los sistemas de TI modernos se basan en una mezcla compleja de personas, redes y hardware; como tal, una iniciativa informática ecológica también debe cubrir todas estas áreas. Una solución también puede necesitar abordar la satisfacción del usuario final, la reestructuración de la gestión, el cumplimiento normativo y el retorno de la inversión (ROI). También existen considerables motivaciones fiscales para que las empresas tomen el control de su propio consumo de energía; “de las herramientas de administración de energía disponibles, una de las más poderosas aún puede ser simple, clara, de sentido común”.

Longevidad del producto
Gartner sostiene que el proceso de fabricación de PC representa el 70% de los recursos naturales utilizados en el ciclo de vida de una PC. Más recientemente, Fujitsu lanzó una evaluación del ciclo de vida (Life Cycle Assessment, LCA) de una computadora de escritorio que muestra que la fabricación y el final de la vida representan la mayor parte de la huella ecológica de este escritorio. Por lo tanto, la mayor contribución a la informática verde generalmente es prolongar la vida útil del equipo. Otro informe de Gartner recomienda “Buscar la longevidad del producto, incluida la capacidad de actualización y la modularidad”. Por ejemplo, la fabricación de una nueva PC genera una huella ecológica mucho mayor que la fabricación de un nuevo módulo RAM para actualizar uno existente.

Diseño del centro de datos
Las instalaciones del centro de datos son grandes consumidores de energía, representando entre el 1,1% y el 1,5% del uso total de energía en el mundo en 2010. El Departamento de Energía de EE. UU. Estima que las instalaciones del centro de datos consumen entre 100 y 200 veces más energía que los edificios de oficinas estándar.

El diseño del centro de datos eficiente en energía debe abordar todos los aspectos de uso de energía incluidos en un centro de datos: desde el equipo de TI hasta el equipo de calefacción, ventilación y aire acondicionado hasta la ubicación, configuración y construcción reales del edificio.

El Departamento de Energía de EE. UU. Especifica cinco áreas principales en las que enfocar las mejores prácticas de diseño de centros de datos energéticamente eficientes:

Sistemas de tecnología de la información (TI)
Condiciones ambientales
Gestión del aire
Sistemas de enfriamiento
Sistemas eléctricos
Las oportunidades adicionales de diseño de eficiencia energética especificadas por el Departamento de Energía de EE. UU. Incluyen la generación eléctrica en el sitio y el reciclaje del calor residual.

El diseño eficiente del centro de datos debería ayudar a utilizar mejor el espacio de un centro de datos y aumentar el rendimiento y la eficiencia.

En 2018, tres nuevas patentes de EE. UU. Utilizan el diseño de las instalaciones para enfriar y producir energía eléctrica simultáneamente mediante el uso de calor residual interno y externo. Las tres patentes utilizan el diseño del silo para estimular el uso de calor residual interno, mientras que la recirculación del aire refrigera los racks informáticos del silo. La patente estadounidense 9.510.486 utiliza el aire de recirculación para la generación de energía, mientras que la patente hermana, la patente de los Estados Unidos 9.907.213, fuerza la recirculación del mismo aire y la patente hermana 10.020.436 utiliza diferencias térmicas de temperatura que dan como resultado una eficacia de uso de potencia negativa. La efectividad del uso de energía negativa, hace uso de las diferencias extremas entre las temperaturas que a veces ejecutan las instalaciones de computación, que se ejecutarían solo a partir de fuentes externas que no sean el uso de energía para computación.

Software y optimización de implementación

Eficiencia algorítmica
La eficiencia de los algoritmos afecta la cantidad de recursos informáticos requeridos para cualquier función de computación dada y hay muchos intercambios de eficiencia en los programas de escritura. Los cambios de algoritmo, como pasar de un algoritmo de búsqueda lento (por ejemplo, lineal) a un algoritmo de búsqueda rápido (p. Ej., Hash o indexado) pueden reducir el uso de recursos para una tarea dada de sustancial a casi cero. En 2009, un estudio realizado por un físico de Harvard estimó que la búsqueda promedio de Google arrojó 7 gramos de dióxido de carbono (CO₂). Sin embargo, Google disputó esta cifra, argumentando en cambio que una búsqueda típica producía solo 0.2 gramos de CO₂.

Asignación de recursos
Los algoritmos también se pueden usar para enrutar datos a centros de datos donde la electricidad es menos costosa. Investigadores del MIT, la Universidad Carnegie Mellon y Akamai han probado un algoritmo de asignación de energía que dirige con éxito el tráfico a la ubicación con los costos de energía más bajos. Los investigadores proyectan ahorros de hasta un 40 por ciento en los costos de energía si se implementara su algoritmo propuesto. Sin embargo, este enfoque en realidad no reduce la cantidad de energía utilizada; reduce solo el costo para la compañía que lo usa. No obstante, una estrategia similar podría usarse para dirigir el tráfico a depender de la energía que se produce de una manera más ecológica o eficiente. Un enfoque similar también se ha utilizado para reducir el consumo de energía al desviar el tráfico de los centros de datos que experimentan climas cálidos; esto permite que las computadoras se apaguen para evitar el uso de aire acondicionado.

A veces se encuentran centros de servidores más grandes donde la energía y la tierra son baratas y fácilmente disponibles. La disponibilidad local de energía renovable, el clima que permite que el aire exterior se use para enfriar, o ubicarlos donde el calor que producen se puede usar para otros propósitos, podría ser un factor en las decisiones de ubicación verde.

Se encuestan los enfoques para reducir realmente el consumo de energía de los dispositivos de red mediante técnicas adecuadas de gestión de redes / dispositivos. Los autores agruparon los enfoques en 4 estrategias principales, a saber (i) Tasa de enlace adaptativo (ALR), (ii) Proxying de interfaz, (iii ) Infraestructura Energy Aware, y (iv) Aplicaciones Max Energy Aware.

Virtualizando
La virtualización de equipo se refiere a la abstracción de los recursos de la computadora, como el proceso de ejecutar dos o más sistemas informáticos lógicos en un conjunto de hardware físico. El concepto se originó con los sistemas operativos de mainframe de IBM de la década de 1960, pero se comercializó para computadoras compatibles con x86 solo en la década de 1990. Con la virtualización, un administrador del sistema podría combinar varios sistemas físicos en máquinas virtuales en un sistema único y potente, desconectando así el hardware original y reduciendo el consumo de energía y refrigeración. La virtualización puede ayudar a distribuir el trabajo de modo que los servidores estén ocupados o en un estado de suspensión de bajo consumo. Varias compañías comerciales y proyectos de código abierto ahora ofrecen paquetes de software para permitir la transición a la informática virtual. Intel Corporation y AMD también han creado mejoras de virtualización propietarias para el conjunto de instrucciones x86 en cada una de sus líneas de productos de CPU, con el fin de facilitar la informática virtual.

Las nuevas tecnologías virtuales, como Linux Containers, también se pueden usar para reducir el consumo de energía. Estas tecnologías hacen un uso eficiente del mineral de los recursos, lo que reduce el consumo de energía por diseño. Además, la consolidación de las tecnologías virtualizadas es más eficiente que la que se realiza en las máquinas virtuales, por lo que se pueden implementar más servicios en la misma máquina física, lo que reduce la cantidad de hardware necesario.

Servidores de terminales
Los servidores de terminales también se han utilizado en informática verde. Cuando se usa el sistema, los usuarios en un terminal se conectan a un servidor central; toda la computación real se realiza en el servidor, pero el usuario final experimenta el sistema operativo en la terminal. Estos pueden combinarse con clientes ligeros, que utilizan hasta 1/8 de la cantidad de energía de una estación de trabajo normal, lo que resulta en una disminución de los costos de energía y el consumo. Ha habido un aumento en el uso de servicios de terminal con clientes ligeros para crear laboratorios virtuales. Algunos ejemplos de software de servidor de terminal incluyen Terminal Services para Windows y Linux Terminal Server Project (LTSP) para el sistema operativo Linux. Los clientes de escritorio remoto basados ​​en software, como Windows Remote Desktop y RealVNC, pueden proporcionar funciones similares de thin-client cuando se ejecutan en hardware básico de baja potencia que se conecta a un servidor.

Administración de energía
La Configuración avanzada y la Interfaz de alimentación (ACPI), un estándar abierto de la industria, permite que un sistema operativo controle directamente los aspectos de ahorro de energía de su hardware subyacente. Esto permite que un sistema apague automáticamente componentes como monitores y discos duros después de establecer períodos de inactividad. Además, un sistema puede hibernar, cuando la mayoría de los componentes (incluida la CPU y la RAM del sistema) están apagados. ACPI es el sucesor de un estándar anterior de Intel-Microsoft llamado Advanced Power Management, que permite que el BIOS de una computadora controle las funciones de administración de energía.

Algunos programas permiten al usuario ajustar manualmente los voltajes suministrados a la CPU, lo que reduce tanto la cantidad de calor producido como la electricidad consumida. Este proceso se llama undervolting. Algunas CPU pueden subvertir automáticamente el procesador, dependiendo de la carga de trabajo; esta tecnología se llama “SpeedStep” en los procesadores Intel, “PowerNow!” / “Cool’n’Quiet” en chips AMD, LongHaul en CPU VIA y LongRun con procesadores Transmeta.

Poder del centro de datos
Los centros de datos, que han sido criticados por su extraordinariamente alta demanda de energía, son un foco primario para los defensores de la computación ecológica. Según un estudio de Greenpeace, los centros de datos representan el 21% de la electricidad consumida por el sector de TI, que es de aproximadamente 382 mil millones de kWh por año.

Los centros de datos pueden mejorar potencialmente su eficiencia energética y espacial a través de técnicas como la consolidación de almacenamiento y la virtualización. Muchas organizaciones tienen como objetivo eliminar los servidores infrautilizados, lo que se traduce en un menor consumo de energía. El primer paso hacia este objetivo será la capacitación de los administradores del centro de datos. El gobierno federal de los EE. UU. Estableció un objetivo mínimo de reducción del 10% para el uso de energía del centro de datos para el año 2011. Con la ayuda de una tecnología de enfriamiento por evaporación ultraeficiente, Google Inc. ha podido reducir su consumo de energía al 50% del de el promedio de la industria.

Soporte del sistema operativo
Microsoft Windows, ha incluido funciones de administración de energía de PC limitadas desde Windows 95. Estas inicialmente previstas para stand-by (suspensión a RAM) y un monitor de bajo consumo de energía. Otras iteraciones de Windows agregaron hibernación (suspensión en disco) y soporte para el estándar ACPI. Windows 2000 fue el primer sistema operativo basado en NT que incluyó la administración de energía. Esto requirió cambios importantes en la arquitectura del sistema operativo subyacente y un nuevo modelo de controlador de hardware. Windows 2000 también introdujo la Política de grupo, una tecnología que permite a los administradores configurar centralmente la mayoría de las características de Windows. Sin embargo, la administración de energía no era una de esas características. Esto se debe probablemente a que el diseño de la configuración de administración de energía depende de un conjunto conectado de valores de registro binario por usuario y por máquina, dejando efectivamente a cada usuario configurar su propia configuración de administración de energía.

Este enfoque, que no es compatible con la Política de grupo de Windows, se repitió en Windows XP. Se desconocen los motivos de esta decisión de diseño por parte de Microsoft, y ha generado fuertes críticas. Microsoft mejoró significativamente esto en Windows Vista mediante el rediseño del sistema de administración de energía para permitir la configuración básica según la Política de grupo. El soporte ofrecido se limita a una sola política por computadora. La versión más reciente, Windows 7 conserva estas limitaciones, pero incluye mejoras para la fusión del temporizador, la administración de energía del procesador y el brillo del panel de visualización. El cambio más significativo en Windows 7 está en la experiencia del usuario. La importancia del plan de energía predeterminado de alto rendimiento se ha reducido con el objetivo de alentar a los usuarios a ahorrar energía.

Existe un mercado significativo en el software de administración de energía para PC de terceros que ofrece características más allá de las que se encuentran en el sistema operativo Windows. disponible. La mayoría de los productos ofrecen la integración de Active Directory y la configuración por usuario y por máquina, y los más avanzados ofrecen múltiples planes de energía, planes de energía programados, funciones contra el insomnio y informes de uso de energía empresarial. Los vendedores notables incluyen 1E NightWatchman, Data Synergy PowerMAN (Software), Faronics Power Save, Verdiem SURVEYOR y EnviProt Auto Shutdown Manager

Los sistemas Linux comenzaron a proporcionar administración de energía optimizada para computadoras portátiles en 2005, y las opciones de administración de energía se han generalizado desde 2009.

Fuente de alimentación
Las fuentes de alimentación de las computadoras de escritorio en general son 70-75% eficientes, y disipan la energía restante en forma de calor. Un programa de certificación llamado 80 Plus certifica PSU que son al menos 80% eficientes; por lo general, estos modelos son sustitutos directos para PSU más antiguas y menos eficientes del mismo factor de forma. A partir del 20 de julio de 2007, todas las nuevas PSU de escritorio certificadas por Energy Star 4.0 deben tener al menos un 80% de eficiencia.

Almacenamiento
Las unidades de disco duro de factor de forma más pequeño (por ejemplo, 2,5 pulgadas) a menudo consumen menos energía por gigabyte que las unidades físicamente más grandes. A diferencia de las unidades de disco duro, las unidades de estado sólido almacenan datos en memoria flash o DRAM. Sin partes móviles, el consumo de energía puede reducirse en cierta medida para los dispositivos basados ​​en flash de baja capacidad.

En un estudio de caso reciente, Fusion-io, fabricante de dispositivos de almacenamiento de estado sólido, logró reducir el uso de energía y los costos de operación de los centros de datos de MySpace en un 80% mientras aumentaba las velocidades de rendimiento más allá de lo que se había logrado a través de múltiples unidades de disco duro en Raid 0. En respuesta, MySpace pudo retirar varios de sus servidores.

Como los precios de los discos duros han disminuido, las granjas de almacenamiento han tendido a aumentar su capacidad para que haya más datos disponibles en línea. Esto incluye datos de archivado y copia de seguridad que anteriormente se habrían guardado en cinta u otro almacenamiento fuera de línea. El aumento en el almacenamiento en línea ha aumentado el consumo de energía. La reducción de la energía consumida por grandes matrices de almacenamiento, al tiempo que proporciona los beneficios del almacenamiento en línea, es un tema de investigación en curso.

Tarjeta de video
Una GPU rápida puede ser el mayor consumidor de energía en una computadora.

Las opciones de visualización eficientes en energía incluyen:

Sin tarjeta de video: use una terminal compartida, un thin client compartido o un software de uso compartido de escritorio si es necesario.
Utilice la salida de video de la placa base, típicamente bajo rendimiento en 3D y baja potencia.
Seleccione una GPU basada en baja potencia inactiva, potencia promedio o rendimiento por vatio.

Monitor
A diferencia de otras tecnologías de visualización, el papel electrónico no utiliza ninguna potencia mientras se muestra una imagen. Los monitores CRT generalmente usan más potencia que los monitores LCD. También contienen cantidades significativas de plomo. Los monitores LCD generalmente usan una bombilla fluorescente de cátodo frío para proporcionar luz a la pantalla. Algunas pantallas más nuevas usan una serie de diodos emisores de luz (LED) en lugar de la bombilla fluorescente, lo que reduce la cantidad de electricidad utilizada por la pantalla. Las luces de fondo fluorescentes también contienen mercurio, mientras que las luces de fondo LED no.

Reciclaje de materiales
Reciclar los equipos informáticos puede mantener los materiales nocivos, como el plomo, el mercurio y el cromo hexavalente, en los vertederos, y también puede reemplazar los equipos que de otro modo necesitarían ser fabricados, lo que permite ahorrar energía y emisiones. Los sistemas informáticos que han sobrevivido a su función particular pueden ser reasignados o donados a diversas organizaciones benéficas y sin fines de lucro. Sin embargo, muchas organizaciones benéficas recientemente han impuesto requisitos mínimos del sistema para el equipo donado. Además, las piezas de sistemas obsoletos pueden recuperarse y reciclarse a través de ciertos puntos de venta minoristas y centros de reciclaje municipales o privados. Los suministros informáticos, como cartuchos de impresora, papel y baterías también pueden reciclarse.

Una desventaja de muchos de estos esquemas es que las computadoras recolectadas a través de unidades de reciclaje a menudo se envían a países en desarrollo donde los estándares ambientales son menos estrictos que en América del Norte y Europa. La Silicon Valley Toxics Coalition estima que el 80% de los desechos electrónicos posteriores al consumo que se recogen para reciclar se envían al exterior a países como China y Pakistán.

En 2011, la tasa de recolección de desechos electrónicos aún es muy baja, incluso en los países con mayor responsabilidad ecológica como Francia. En este país, la recolección de desechos electrónicos aún se encuentra en una tasa anual del 14% entre los equipos electrónicos vendidos y los desechos electrónicos recolectados entre 2006 y 2009.

El reciclaje de computadoras viejas plantea un importante problema de privacidad. Los viejos dispositivos de almacenamiento aún contienen información privada, como correos electrónicos, contraseñas y números de tarjetas de crédito, que pueden ser recuperados simplemente por alguien que usa software disponible libremente en Internet. La eliminación de un archivo en realidad no elimina el archivo del disco duro. Antes de reciclar una computadora, los usuarios deben quitar el disco duro o los discos duros si hay más de uno y destruirlo físicamente o guardarlo en un lugar seguro. Existen algunas compañías autorizadas de reciclado de hardware a quienes se les puede dar la computadora para que las reciclen, y generalmente firman un acuerdo de no divulgación.

Computación en la nube
La computación en la nube aborda dos desafíos principales de las TIC relacionados con la computación ecológica: el uso de energía y el consumo de recursos. La virtualización, el entorno de aprovisionamiento dinámico, el multicliente y los enfoques de centros de datos ecológicos permiten que la computación en la nube reduzca las emisiones de carbono y el uso de energía en gran medida. Las grandes empresas y pequeñas empresas pueden reducir su consumo directo de energía y emisiones de carbono hasta en un 30% y un 90%, respectivamente, trasladando ciertas aplicaciones locales a la nube. Un ejemplo común incluye las compras en línea que ayudan a las personas a comprar productos y servicios a través de Internet sin requerir que conduzcan y derrochen combustible para llegar a la tienda física, lo que a su vez reduce las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con los viajes.

Computación Edge
Las nuevas tecnologías como la computación Edge y Fog son una solución para reducir el consumo de energía. Estas tecnologías permiten la redistribución del cálculo cerca del uso, lo que reduce los costos de energía en la red. Además, al tener centros de datos más pequeños, la energía utilizada en operaciones tales como la refrigeración y el mantenimiento se reduce en gran medida.

Teletrabajo
Las tecnologías de teleconferencia y telepresencia a menudo se implementan en iniciativas de computación verde. Las ventajas son muchas; mayor satisfacción de los trabajadores, reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con los viajes, y mayores márgenes de ganancia como resultado de menores costos generales para espacio de oficina, calefacción, iluminación, etc. Los ahorros son significativos; el consumo promedio anual de energía para los edificios de oficinas de EE. UU. es de más de 23 kilovatios hora por pie cuadrado, y el calor, el aire acondicionado y la iluminación representan el 70% de toda la energía consumida. Otras iniciativas relacionadas, como Hoteling, reducen los pies cuadrados por empleado ya que los trabajadores reservan espacio solo cuando lo necesitan. Muchos tipos de trabajos, como ventas, consultoría y servicio de campo, se integran bien con esta técnica.

Voz sobre IP (VoIP) reduce la infraestructura de cableado de telefonía al compartir el cobre Ethernet existente. La movilidad de VoIP y de la extensión del teléfono también hizo que la mesa de trabajo sea más práctica.

Índices de energía de los dispositivos de red de telecomunicación
El consumo de energía de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), en los EE. UU. Y en todo el mundo, se ha estimado, respectivamente, en el 9,4% y el 5,3% de la electricidad total producida. El consumo de energía de las TIC es hoy significativo incluso cuando se compara con otras industrias. Algunos estudios intentaron identificar los índices clave de energía que permiten una comparación relevante entre diferentes dispositivos (elementos de red). Este análisis se centró en cómo optimizar el consumo de dispositivos y redes para la telecomunicación de operador por sí mismo. El objetivo era permitir una percepción inmediata de la relación entre la tecnología de red y el efecto ambiental. Estos estudios están en el comienzo y la brecha para completar este sector sigue siendo enorme y será necesario realizar más investigaciones.

Supercomputadoras
La lista inaugural de Green500 se anunció el 15 de noviembre de 2007 en SC | 07. Como complemento al TOP500, la presentación del Green500 marcó el comienzo de una nueva era donde los supercomputadores se pueden comparar por rendimiento por vatio.

El Centro TSUBAME-KFC-GSIC por el Instituto de Tecnología de Tokio, Hecho en Japón fue con una gran ventaja para el segundo, el Supercomputador Top 1 en el mundo con 4,503.17 MFLOPS / W y 27.78 Potencia total (kW) ++

Hoy una nueva supercomputadora, L-CSC del Centro GSI Helmholtz, Made in Germany surgió como la supercomputadora más eficiente en cuanto a consumo de energía (o más verde) en el mundo. El clúster L-CSC fue el primer y único superordenador de la lista que superó los 5 gigaflops / watt (miles de millones de operaciones por segundo por vatio). L-CSC es una supercomputadora heterogénea que funciona con aceleradores Dual Intel Xeon E5-260 y GPU, en concreto las GPU AMD FirePro ™ S9150. Marca la primera vez que un superordenador que usa GPU AMD ocupa el primer puesto. Cada servidor tiene una memoria de 256 gigabytes. Conectado, el servidor a través de una red Infiniband FDR.

Educación y certificación
Programas de computación verde
Programas de grado y posgrado que brindan capacitación en una variedad de concentraciones de tecnología de la información junto con estrategias sostenibles en un esfuerzo por educar a los estudiantes sobre cómo construir y mantener sistemas mientras se reduce el daño al medio ambiente. La Universidad Nacional de Australia (ANU) ofrece “Sostenibilidad de las TIC” como parte de sus programas de maestría en tecnología de la información e ingeniería. La Universidad de Athabasca ofrece un curso similar “Green ICT Strategies”, adaptado de las notas del curso ANU de Tom Worthington. En el Reino Unido, Leeds Beckett University ofrece un programa de MSc Sustainable Computing en modos de acceso de tiempo completo y parcial.

Certificaciones informáticas ecológicas
Algunas certificaciones demuestran que una persona tiene conocimiento informático verde específico, que incluye:

Iniciativa de Computación Verde: GCI ofrece el Certificado de Especialista en Usuario de Computación Verde (CGCUS), Arquitecto Certificado en Computación Verde (CGCA) y Certificación de Profesional en Computación Ecológica (CGCP).
CompTIA Strata Green IT está diseñado para que los gerentes de TI demuestren que tienen un buen conocimiento de las prácticas y métodos de TI ecológicos y por qué es importante incorporarlos en una organización.
El Certificado de la Fundación de Examen de Sistemas de Información (ISEB) en Green IT es apropiado para mostrar una comprensión general y conocimiento de la informática ecológica y en donde su implementación puede ser beneficiosa.
Federación de tecnología de Singapur Infocomm (SiTF) Green Certified Professional de Singapur es una certificación de nivel profesional avalada por la industria que se ofrece con los socios de capacitación autorizados de SiTF. La certificación requiere la finalización de un curso básico dirigido por un instructor de cuatro días, más un curso electivo de un día de un proveedor autorizado.
Australian Computer Society (ACS) La ACS ofrece un certificado para “Green Technology Strategies” como parte del Programa de Educación Profesional en Computación (CPEP). El otorgamiento de un certificado requiere la realización de un curso de aprendizaje electrónico de 12 semanas diseñado por Tom Worthington, con tareas escritas.
Federación Internacional de TIC Globales y Verdes “IFGICT” – promueve Green IT Professional, la certificación requiere un mínimo de 2 años en la industria de las TIC. IFGICT es proveedor de servicios preseleccionados por la CMNUCC – MDL.

Blogs y recursos Web 2.0
Hay muchos blogs y otras referencias creadas por los usuarios que se pueden utilizar para obtener más información sobre estrategias, tecnologías y beneficios comerciales ecológicos. Una gran cantidad de estudiantes en cursos de Administración e Ingeniería han ayudado a aumentar la conciencia sobre la computación ecológica.

Calificaciones
Desde 2010, Greenpeace ha mantenido una lista de clasificaciones de empresas de tecnología destacadas en varios países en función de cuán limpia es la energía utilizada por esa empresa, desde A (la mejor) hasta F (la peor). Esta calificación ha sido certificada por el Dr. Jordan Kennedy de la Universidad de Cambridge y su esposo, el profesor Cory Richards. Estos hombres han realizado muchos años de investigación hacia las TIC verdes.