Enrique Climent, Exposición retrospectiva, Museo de la Ciudad de México

El Museo de la Ciudad de México presenta una exposición extraordinaria de Enrique Climent (1897-1980), un pintor valenciano que se exilió en México en 1939. Se compone de 200 pinturas, dibujos y dibujos animados a pequeña escala, exhibidos cronológicamente. Puedes ver todas las etapas que cruzó el artista que murió en México en 1980.

El Museo de la Ciudad de México ahora presenta una exposición verdaderamente extraordinaria, probablemente la mejor organizada por el pintor valenciano mexicano, curada por su hija, la reconocida diseñadora Pilar Climent. La exposición comienza con un pequeño trabajo realizado antes del exilio, para que el espectador comprenda el contexto y de dónde proviene el trabajo fértil y rico que realizó Climent después de su llegada a México, y se detiene muy especialmente en el trabajo de los años cincuenta y años sesenta, que son las décadas más impresionantes y conmovedoras de Climent. El museo ofrece, entonces, una idea bastante completa de la obra de Climent, desde sus inicios hasta sus últimos años.

La Retrospectiva de Enrique Climent, una exposición que se encuentra en el Museo de la Ciudad de México (Pino Suárez 30, Centro Histórico), en España, Climent ya era un pintor reconocido cuando fue exiliado. Había sido profesor de pintura en Barcelona y había pertenecido a la reunión de Ramón Gómez de la Serna en Madrid, donde también ilustró portadas para la revista Blanco y Negro, y había realizado carteles políticos durante la Guerra Civil. Después de cruzar los Pirineos a pie desde Barcelona, ​​se arraigó en Francia en un campo de concentración, como fue el caso de casi todo el mar de refugiados en España. Fue rescatado después de eso y alojado en un castillo en el sur de Francia por ser uno de los pintores que Pablo Picasso había nombrado para protegerse de la dureza de esos campos. En 1939 fue uno de los que aceptó la invitación extendida por el gobierno de Lázaro Cárdenas y se dirigió a México.

Por otro lado, y a pesar de que la exposición presta especial atención al trabajo de los años cincuenta y sesenta, la personalidad de Climent está perfectamente expuesta, debido a los cambios de estilo que experimentó el pintor a lo largo de su vida, su experimentación con estilos e innovaciones de el tiempo, con abstracción, por ejemplo, o el juego con la materia, y que a veces están relacionados con Morandi o Klee, otras veces con Tamayo o Tapies, o incluso con Picasso a veces, juntos no hacen nada más que subrayar la singularidad y el tamaño de este pintor

Enrique Climent
Enrique Climent (Valencia, España, 1897- Ciudad de México, 1980) fue un pintor y diseñador gráfico español, presente en el Pabellón de España de la Exposición Internacional de 1937 en París, dos de cuyas obras se conservan en el Museo Nacional de Arte Centro Reina Sofía. , como parte de la colección del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC). Exiliado en México, país en el que murió a los 83 años. Se ha relacionado con el grupo de conducción en España del “Nuevo Arte”.

Biografía
Nacido en una familia burguesa en la capital valenciana, a pesar de la oposición paterna, Climent estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, y con una beca recibida en 1919, viajó a Madrid para completarlos en San Fernando. En la capital de España participó en la reunión de Ramón Gómez de la Serna, para quien ilustró algunas greguerías, y actividades de vanguardia que posteriormente se denominaron primera Escuela de Vallecas, asociada a la Sociedad de Artistas Ibéricos. También colaboró ​​como ilustrador de la revista Black and White, e ilustra libros de Elena Fortún, Azorín, Juan Manuel Díaz Caneja y Manuel Abril. Antes, en 1924, había estado en París durante dos años, donde vino a diseñar algunos sets para Espectáculos de ópera.

Participó en tres de la exposición “Los íberos” (San Sebastián en 1931, Copenhague en 1932 y Berlín en 1933) y en la Exposición internacional de arte contemporáneo español en París y Venecia en 1936.

Exilio, muerte y posterior reconocimiento.
Fue uno de los exiliados españoles que desembarcaron en Veracruz en 1939, después del cruce del Sinaia, junto con otros intelectuales y artistas (como José Moreno Villa, Arturo Souto o Remedios Varo. En México, Climent se acercó a su estilo vanguardista). a las tendencias realistas de la década de 1940, pero coinciden con la ideología pictórica de los muralistas mexicanos. Desde 1964, alternó su residencia mexicana en Altea (Alicante). Murió en México en 1980.

Cuatro años después de su muerte, el Palacio de Bellas Artes de México dedicó una exposición monográfica. En España se redescubrió tras la exposición de dibujos de artistas españoles exiliados, reunidos por Javier Tusell, como protagonista de ese éxodo. De su período mexicano, conservado principalmente en la colección de su hija, Isabel Climent, y otras colecciones privadas, es el retrato de Juan Gil-Albert (1940) conservado en el Consejo Provincial de Alicante.

Después de su muerte, en 1980, el Palacio de Bellas Artes organizó una gran exposición, pero luego la obra desapareció del ojo público en México (aunque se han realizado algunas muestras en España). Hoy, 35 años después de su muerte, el Museo de la Ciudad de México ofrece una exposición extraordinaria, en mi opinión, lo mejor que se ha hecho, de un pintor que merece ser conocido y disfrutado por las nuevas generaciones. No te lo pierdas.

Su estilo
Enrique Climent logró vivir de la pintura a lo largo de su larga vida. En este sentido, era un hombre privilegiado y siempre se sintió así. Pero ese privilegio no lo vacunó contra los altibajos de la moda. La carrera del artista es difícil de joder: siempre ha sido así. En México, Climent siempre tuvo admiradores e incluso discípulos que se convirtieron en artistas importantes, pero Climent no se incrustó por completo en el entorno, en parte porque se mantuvo al día con el nacionalismo de la época, y por otro lado porque no fue influenciado por lo pictórico. corrientes tampoco. Los estadounidenses, como sucedió con gran parte de la generación de ruptura, ni pudo identificarse con la pintura enraizada en el nacionalismo español: su realidad cotidiana lo impidió. Por lo tanto, el trabajo de Climent en el exilio se volvió muy íntimo: casi secreto.

El estilo de Climent, como todo gran artista, es una mezcla de la época en que vivió y las características y el estilo que lo hacen único. Creo que logró crear un mundo muy original en su pintura. Su trabajo es muy apreciado por la belleza y profundidad que poseen en un lenguaje íntimo y refinado.

Related Post

En su juventud había pertenecido a una generación fascinada y arraigada en una sensibilidad mediterránea, luminosa y sensual, pero en ese caso esa tendencia siempre fue atenuada por un parque aragonés, que venía del lado de la madre y de los veranos pasados ​​de los niños en Soria. Esa racha austera salva la pintura de Climent del virtuosismo empalagoso de su compatriota, Sorolla, y le da un rigor que produce una conmoción silenciosa en el espectador: una gravedad asombrosa, en pinturas que son casi siempre de formato medio o pequeño.

Enrique Climent llegó al puerto de Veracruz a bordo del barco Sinaia, tan recordado en la historia del exilio español. Su adaptación a México no fue simple: Climent tenía una personalidad muy propia. Adaptable, sin duda, pero de ninguna manera asimilable.

El exilio fue un evento que lo conmovió profundamente como hombre y como artista. Lo distanció por un tiempo del entusiasmo de la época, y especialmente del discurso de los muralistas que encontró en esos años en México. Reanudó por un tiempo el realismo como una forma de asimilarse en el país y también como una forma de ganarse la vida. En estos años se puede ver en su trabajo una fascinación por las nuevas opciones plásticas que presentó el país.

De hecho, la experiencia del exilio y el desarraigo brutal que implicaba para un pintor que era tan íbero como Enrique Climent lo llevó a identificarse ya no como español ni como mexicano, sino como mamífero: identidad humana. restringido y pequeño a Enrique Climent. La identidad común no pasó por un humanismo sentimental para él; de hecho, siempre recuerdo que solía decir, como un verdadero Herodes, que nadie que odie a los niños puede ser tan malo. El sentimentalismo no era lo suyo, y es por eso que se identificó a sí mismo como un animal en lugar de ser humano, asumiendo en su conjunto todas las pasiones, tanto altas como bajas.

Pero esa asombrosa capacidad de igualar a sus pares hasta el punto de reducirnos a todos a nuestro común denominador como mamíferos no es un obstáculo para admirar la singularidad y el individualismo extremo en la personalidad de Climent. Esa singularidad se siente, cuadro tras cuadro, en la brillante exposición del Museo de la Ciudad de México: la personalidad del pintor llena el espíritu de la sala de espectadores tras sala, hasta que todo se desborda, como el sol de la mañana, que ilumina la ciudad. llénalo de luz y oro.

La exposición
Climent se convirtió en uno de los principales artistas de la vanguardia en los años 20 y 30 del siglo XX. Como homenaje a su trabajo de transición en las artes plásticas, el Museo de la Ciudad de México dedica una exposición al pintor Enrique Climent. Más de cien obras del creador se presentan en Enrique Climent. Exposición retrospectiva.

La exposición, que intenta acercar la producción de Climent a las nuevas generaciones, tiene lugar en orden cronológico, desde lo que pintó antes de la Guerra Civil (años 20 y 30), hasta su muerte en 1980.

Además de su pintura cubista más colorida, su enfoque del dibujo y la caricatura, en la exposición se puede ver una faceta nunca antes vista: la de obras en pequeño formato que llamó “Divertimentos”.

Museo de la ciudad de mexico
El Museo de la Ciudad de México es un recinto público ubicado en el antiguo palacio de los condes de Santiago de Calimaya, en la avenida Pino Suárez número 30, a tres cuadras de la Plaza de la Constitución (Zócalo). El museo está ubicado en el sitio que alguna vez fue un hermoso palacio virreinal cuya primera construcción data de 1536. Desde entonces, el edificio ha sido remodelado y modificado varias veces, tanto en su apariencia como en su funcionamiento, sirviendo como un palacio de familias nobles. , barrio, locales comerciales y locales culturales.

El edificio que alberga el museo fue construido en 1776 por el arquitecto criollo Francisco Antonio Guerrero y Torres. Fue hasta 1931, después de haber funcionado como palacio, barrio y accesorios, que el antiguo Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya fue declarado patrimonio nacional. Más tarde, en 1960, el Departamento del Distrito Federal decretó que la propiedad se convertiría en la sede del Museo oficial de la Ciudad de México, que abrió sus puertas el 31 de octubre de 1964, después de una remodelación realizada por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.

El Museo de la Ciudad de México es un espacio abierto a reuniones, un punto donde las miradas más diferentes se cruzan y se entrelazan. En este espacio, los visitantes tienen la oportunidad de acceder a diferentes eventos artísticos y culturales que van desde exposiciones, conciertos, obras de teatro y danza, recitales, conferencias, presentaciones de libros, cursos y talleres, hasta visitas guiadas especializadas para cada una de las exposiciones temporales y sobre Historia del edificio.

El museo cuenta actualmente con 11 salas de exposiciones permanentes, incluido el estudio del pintor Joaquín Clausell en el último piso del edificio, donde el mural conocido como “La Torre de las Mil Ventanas” es una de las obras más representativas del pintor impresionista mexicano. una sala de música, una capilla y una sacristía que funcionan como museo del sitio para contar la historia del sitio. En el año 2018 se inauguró la exposición “Miradas a la Ciudad. Espacio para la reflexión urbana”, una exposición permanente que reflexiona sobre el fenómeno urbano en la Ciudad de México, a través de un recorrido por ocho salas de exposiciones que utilizan textos, objetos, obras de arte y tecnología para describir las diferentes facetas de la ciudad, desde su historia, concepción filosófica, problemas, sostenibilidad, arquitectura, urbanismo, fiestas y movimientos sociales en la planta baja del recinto.

Share