Museo Chácara do Céu, Río de Janeiro, Brasil

El Museo de Chácara do Céu es un museo de arte ubicado en el barrio de Santa Teresa, en la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil. Se integra, junto con el Museo Weir, los Museos Castro Maya.

Historia
La sede del museo es una de las antiguas residencias del empresario, conocido desde 1876 como Chácara do Céu, en el barrio de Santa Teresa. Castro Maya heredó la casa en 1936. El edificio fue demolido en 1954 y en su lugar el arquitecto Wladimir Alves de Souza diseñó una residencia con características modernistas integradas con los hermosos jardines que permiten una magnífica vista de la ciudad de Río de Janeiro y la Bahía de Guanabara. . Hoy, además de las exposiciones temporales y de larga duración, el museo mantiene dos salas originalmente amuebladas y ambientadas, a fin de preservar el carácter de la residencia del lugar.

El Museo Chácara do Céu exhibe colecciones de arte de diferentes épocas y de diferentes orígenes, libros raros, muebles y artes decorativas, distribuidos en una casa de tres pisos. La casa en Santa Teresa, conocida desde 1876 como Chácara do Céu, fue heredada por Castro Maya en 1936.

Fue demolido en 1954 y en su lugar, el arquitecto Wladimir Alves de Souza diseñó una residencia con características modernas integradas en los jardines que permiten una magnífica vista de la ciudad de Río de Janeiro y la Bahía de Guanabara. Hoy, además de las exposiciones temporales y de larga duración, el museo mantiene dos salas originalmente amuebladas y decoradas, para preservar el carácter de la residencia del lugar.

El museo se origina en la colección privada del empresario y mecenas Raymundo Ottoni de Castro Maya (1894 – 1968), en parte heredado de su padre, en parte adquirido por él mismo. Raymundo Castro Maya organizó, en 1963, una fundación para administrar sus activos. El museo Chácara do Céu fue creado en 1972. En 1983, la fundación se extinguió y la finca, reorganizada bajo el nombre de Museos Castro Maya, fue absorbida por el Instituto Nacional del Patrimonio Histórico y Artístico.

Filosofía
El museo está en línea con la filosofía de trabajo establecida por su fundador, publicitando su colección en exposiciones curadas, proyectos continuos como los Amigos da Gravura, ediciones especiales de obras de artes gráficas y haciendo intercambios culturales entre diferentes instituciones, como la Reunión de Coleccionistas. proyecto, que expone colecciones privadas raramente accesibles al público.

Además de estos proyectos eminentemente artísticos, hay otros de carácter editorial y biográfico, preservando la memoria de Castro Maya, quien también era un bibliófilo. La museografía utilizada respeta algunos entornos en la forma en que se usaban cuando la casa era una residencia. .

Raymundo Ottoni de Castro Maya (París, 1894 – Río de Janeiro, 1968) fue un empresario brasileño, activo en actividades industriales (fabricación de aceites vegetales para uso doméstico e industrial) y en actividades comerciales (venta al por mayor de telas), que se destacaron anteriormente todo como un gran coleccionista de arte, formando una gran colección, que luego se convertiría en objeto de la Fundación Castro Maya, que los mantiene en exhibición permanente en el Museo Chácara do Céu y el Museo Açude, ambos abiertos al público en su entonces residencias, en Santa Teresa y Alto da Boa Vista, respectivamente, en la ciudad de Río de Janeiro.

Fue su actividad como coleccionista y hombre de las artes, lo que le permitió a Brasil coleccionar una rara colección de obras de alta representación artística.

Entre las numerosas iniciativas en el campo cultural, Castro Maya: creó la Sociedad de los Cien Bibliófilos de Brasil, en 1943, llenando una brecha cultural existente, promoviendo la edición de 23 libros; creó la Sociedad de Amigos del Grabado, en 1952, contribuyendo a difundir el gusto por el grabado, como expresión artística; Fue uno de los fundadores del Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, en 1948, del cual fue su primer presidente; coordinó el comité organizador del IV Centenario de la ciudad de Río de Janeiro en 1964/1965; desempeñó funciones importantes en la Cámara Nacional del Patrimonio Histórico y Artístico del Consejo Federal de Cultura, a la que fue nombrado en 1967; libros editados por Debret (Viaje pintoresco e histórico a Brasil, 1954) y Gilberto Ferrez (La ciudad muy leal y heroica de São Sebastião do Rio de Janeiro, 1965); publicó su libro, sobre el bosque de Tijuca, en 1967.

Y finalmente, creó su mayor legado para la gente de Río de Janeiro: la Fundación Raymundo Ottoni de Castro Maya, registrada en 1963, que abrió al público 22 mil piezas adquiridas y recolectadas durante toda su vida, y finalmente se exhibió en el Museu do Açude en 1964 y en el Museu da Chácara do Céu en 1972, este último ya después de su muerte.

Colección
La colección Castro Maya tiene un perfil ecléctico basado en múltiples intereses. Los aproximadamente 17,000 artículos cubren las artes plásticas, así como las artes aplicadas, las artes decorativas y las colecciones de libros. Las artes plásticas suman un total de 3.500 piezas, divididas en colecciones de arte oriental, brasileña, arte brasileño moderno, arte popular brasileño y arte europeo de los siglos XIX y XX, así como algunos ejemplos de piezas clásicas y obras del siglo XVII. y siglos XVIII.

La moda para coleccionar asociada con el siglo XIX inspiró la acumulación de los primeros artículos en la colección Castro Maya. En este período predominaron los objetos de las artes decorativas, principalmente orientales, adquiridos en Francia o en viajes al este.

La preocupación del modernismo brasileño con un proyecto de identidad nacional que abarcó los temas de arte, historia y patrimonio, que se ejemplificó en la dicotomía de la tradición y la modernidad, despertó el interés de la élite brasileña en recopilar imágenes y registros del pasado de la nación. . Condujo a un gran interés en la colección de Braziliana. Naturalmente, se convirtió en una misión para la colección de Castro Maya recolectar Braziliana, reuniendo su pasado y su individualidad.

La colección del museo se divide en sectores:

Arte europeo, con pinturas, dibujos y grabados de maestros europeos del tamaño de Matisse, Modigliani, Degas, Seurat y Miró;
Arte brasileño, centrado en la producción brasileña moderna, con nombres como Guignard, Di Cavalcanti, Iberê Camargo, Antonio Bandeira, Eliseu Visconti y Portinari;
Colección Brasiliana, con mapas antiguos, pinturas y otras ilustraciones del paisaje y los tipos humanos en el Brasil del siglo XIX, muchas de ellas realizadas por artistas itinerantes como Rugendas, Chamberlain y Taunay, que destacan más de 500 originales de Jean-Baptiste Debret, adquiridos en París.
La Biblioteca Castro Maya tiene alrededor de ocho mil volúmenes entre libros de arte, literatura brasileña y europea, así como algunas publicaciones importantes de los primeros viajeros del siglo XIX: Maria Graham, Maximilian von Wied-Neuwied, Henry Chamberlain, William Gore Ouseley y Victor Fronda.

Exposición

Hall de entrada
Recepción, tienda y parte de la colección de arte brasileño.

Segunda planta
Diseñado para el arte europeo, parte de la colección de arte oriental, muebles, piezas decorativas, libros raros y exposiciones temporales. En este piso se encuentran los dos ambientes originales de la antigua residencia: la Biblioteca y el Comedor. En el primero, existe la colección bibliográfica de obras raras, que se puede consultar con cita previa. También hay copias de la colección europea de arte moderno. El comedor, por otro lado, muestra objetos de diferentes épocas y orígenes y alude al personaje del anfitrión de Castro Maya. El Winter Garden es la principal sala de exposiciones temporales del Museo Chácara do Céu.

Tercer piso
En la sala se exhiben lienzos de la colección Brasiliana junto con el conjunto de muebles brasileños. La antigua habitación de huéspedes alberga la otra parte de la colección de arte brasileña, incluida una selección de la popular colección de arte.

Las antiguas instalaciones personales de Castro Maya son las otras salas de exposiciones temporales, que reciben principalmente las obras de los artistas del proyecto Os Amigos da Gravura (vestuarios y dormitorios) y están destinadas principalmente a obras de arte en papel, con énfasis en el pantalla que muestra selecciones de acuarelas de Jean-Baptiste Debret y la serie de dibujos “Don Quijote”, de Candido Portinari.

Destacar

Araña de luces (1751 – 1800)
por Desconocido
La pieza perteneció originalmente a una iglesia barroca en Minas Gerais y fue adquirida por Castro Maya en Congonhas en la primera mitad del siglo XX.

Paisaje brasileño (ca. 1637-1669)
por Frans Post
Confirmando su interés en construir una colección con gran énfasis en obras de arte relacionadas con la historia del país, Castro Maya adquirió este lienzo en 1950. Es parte de un conjunto de obras producidas por el artista flamenco Franz Post, quien fue miembro de la delegación de Maurice de Nassau que llegó al país en 1637. Son las primeras imágenes de las tierras del Nuevo Mundo pintadas por europeos por observación directa.

En esta imagen, el pintor retrata una plantación de azúcar en el noreste en pleno flujo de procesamiento de caña de azúcar y producción de azúcar, así como la vegetación tropical que tanto cautivó la mirada europea.

Café (ca.1818)
por Jean Baptiste Debret
La colección de Braziliana de Castro Maya fue considerada la colección privada más importante en Brasil en la década de 1950, destacando más de 500 obras originales de Jean-Baptiste Debret.

Quema de Judas (1823)
por Jean Baptiste Debret
Durante el siglo XIX, fueron artistas extranjeros quienes grabaron imágenes de Brasil. La Europa romántica albergaba un gran interés en territorios distantes cargados de exotismo y buscaba ansiosamente el conocimiento de entornos y sociedades tan diferentes de los suyos.

Mujer negra tatuada vendiendo anacardos (1827)
por Jean Baptiste Debret
El retrato de Brasil compuesto por Debret entre 1816-1831 permaneció en el extranjero durante aproximadamente un siglo hasta que Castro Maya repatrió estas obras desde Francia a principios de la década de 1940.

Vista de la colina de Gloria, playa e iglesia (ca. 1817)
por Nicolas Antoine Taunay
Dos pinturas al óleo de Nicolas Antoine Taunay, uno de los principales pintores que participaron en la Misión Artística Francesa que llegó a Brasil en 1816, fueron adquiridas por el padre de Castro Maya en subastas parisinas en 1892. Más tarde, Castro Maya duplicó este número con la compra de pinturas. perteneciente a Djalma da Fonseca Hermes. En 1953, las obras se exhibieron en la II Bienal de São Paulo en una sala dedicada al paisaje brasileño hasta 1900, a la que la colección Castro Maya contribuyó con 11 obras.

La granja de Saint-Simeon (1856)
por Eugène Boudin
El trabajo fue adquirido por Castro Maya en 1923 en una exposición de arte francés en Río de Janeiro y marca el comienzo de su actividad como coleccionista de arte. En este momento, en su primera adquisición, Castro Maya muestra afinidad con los parámetros de selección que guiaron la formación de la colección de su padre. Tiende a las pinturas de artistas contemporáneos, exhibidas en las habitaciones y con un tema predominantemente realista, aunque ligeramente idealizado, pero que garantiza un patrón de narración y legibilidad sin incurrir en la ruptura estética articulada por el impresionismo.

Los acantilados de Etretat (1869)
por Gustave Courbet
El perfil de la colección Castro Maya se deriva, en gran medida, de la aspiración de crear un panorama de la evolución de los movimientos artísticos modernos, con un horizonte internacional, desde Constantin Guys hasta la abstracción, a través del impresionismo, el cubismo y otras escuelas. Mientras tanto, el hijo de un coleccionista, Raymundo, heredó la vocación de su padre, así como una serie de pinturas de paisajes franceses de mediados del siglo XIX. Las obras más importantes de destacados miembros de la escuela Barbizon, como Theodore Rousseau y Félix Ziem, o la Escuela Realista de Courbet, se vendieron en subastas o galerías de arte de París entre 1890-1920.

Retrato de mujer (1918)
por Jean Metzinger
En la década de 1940, la pintura pertenecía a la colección Marques Rebello y, como tal, apareció en la exposición Pintura Europea Contemporánea organizada por Castro Maya para inaugurar las actividades del Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, del cual fue fundador y presidente hasta 1952. En 1961, Castro Maya tuvo la oportunidad de agregarlo a su colección a través de una compra realizada en la galería de arte Barcinsky en Río de Janeiro. Al participar en las primeras etapas del cubismo, Metzinger escribió el tratado Du Cubisme en 1912, en colaboración con Albert Gleizes, que propuso una base teórica para el movimiento.

Marino (1896)
por João Batista Castagneto
Uno de los artistas brasileños asociados con la pintura de la academia que están incluidos en la colección Castro Maya, se puede decir que todos son pintores que presentaron innovaciones formales y temáticas en relación con los estándares canónicos de la época.

El lienzo Castagneto, por su tratamiento estético, recuerda directamente una pintura de transición al arte moderno, más preocupado por los problemas de coloración, luminosidad y la expresión personal del artista.

Cochecito de bebé (ca.1911-1916)
por Eliseu d’Angelo Visconti
Visconti fue tradicionalmente “leído” en ese momento como un impresionista nacional y, por lo tanto, un predecesor directo del modernismo.

Los novios (1937)
por Guignard
La pintura, que anteriormente pertenecía a la colección Correa de Araújo, ejemplifica, en cierta medida, algunas de las ideas postuladas por el modernismo brasileño y su ambicioso proyecto para representar la vida nacional y afirmar los rasgos específicos de nuestra cultura.

Tiene un lenguaje formal más moderno que presenta los elementos que construyen un retrato de la nacionalidad, con énfasis en la cultura popular en la figura de la pareja de los estratos más bajos de la sociedad y en la sala decorada con colores brillantes, la bandera y los símbolos brasileños. de la religión popular

Niño con trompo (1947)
por Candido Portinari
Castro Maya fue mecenas y amigo de artistas brasileños de su tiempo, especialmente Candido Portinari, con quien desarrolló muchos proyectos desde la década de 1940 hasta la muerte del artista. Esta relación de veinte años dio como resultado la acumulación de 168 obras originales, incluidas pinturas, dibujos, grabados e ilustraciones de libros, lo que hace de esta una de las mayores colecciones públicas de la obra del pintor.

Estación de radio PRA 8 (ca. 1950)
por Mestre Vitalino
A partir de 1950, las piezas de ceramistas y pinturas del noreste de artistas populares y emergentes se convierten en parte de la colección Castro Maya, siendo la primera adquisición un lote de figuras de Vitalino. Castro Maya marcó su participación en el proceso de reconocimiento y aclamación que el arte popular o regional recibiría de las élites intelectuales.

La gran ciudad (1957)
por Antônio Bandeira
En la década de 1950, la colección Castro Maya comenzó a confiar en obras no figurativas. Todos están alineados con las corrientes informales de abstracción, caracterizadas por la expresión de la subjetividad del artista y, en general, por el lirismo o la emoción, en oposición a los aspectos constructivos, en los que las obras se distinguen por formas geométricas.

Conservación
El Museo Chácara do Céu, debido a que fue construido para ser una residencia, tiene numerosas deficiencias en relación con las necesidades específicas inherentes a las actividades de un museo. Como resultado, existen espacios físicos con una alta tasa de ocupación, sin perjuicio de la seguridad, el manejo y la conservación de las colecciones y el servicio al público. Ante esta realidad, es necesario construir un anexo que, además de cumplir con los objetivos mencionados anteriormente, también brinde un acceso nuevo y más cómodo al Museo, permitiendo la entrada de visitantes en transporte público, a través de un plano inclinado eso llevará hasta el nivel pilotis, el acceso principal a la casa, sin tener que recorrer un largo camino en una pendiente que actualmente requieren los peatones para acceder al Museo Chácara do Céu.

La primera etapa del trabajo, que comenzó en 2009, con el apoyo del BNDES y los recursos de la Ley Federal de Incentivos a la Cultura, fue suficiente para fundaciones y cortinas arrojadas. La segunda etapa, que comenzó en julio de 2014, con fondos de PETROBRAS, se completó en abril de 2015 e incluyó la estructura y la superestructura de hormigón. La tercera etapa consistió en la estructura / subestación y el lecho del plano inclinado, con recursos del Fondo Nacional de Cultura – FNC. Después del final de la cuarta etapa del trabajo, en progreso, finalmente tendremos un nuevo acceso peatonal al Museo Chácara do Céu, con la inauguración del plano inclinado, gracias a la contribución de IBRAM / MinC.

Tags: