Gastronomía y Cocina de Barcelona, ​​España

La cocina del Barcelonès trata sobre los alimentos y bebidas típicos de la gastronomía de esta región y su capital, Barcelona. Incluye la gastronomía de su capital: Barcelona. La provincia cuenta con una variada geografía montañosa así como una de las costas más pobladas de la Península Ibérica, así como la provincia con mayor densidad de población de Cataluña. La zona rural tiene una cocina tradicional, mientras que en la zona urbana se encuentran diversas cocinas extranjeras como la cocina del Magreb, China y África debido a la inmigración que ha recibido la provincia a lo largo del siglo XX.

El Barcelonès es la comarca más densamente poblada de Cataluña y es casi en su totalidad urbana, dejando a un lado las montañas que la separaban del Vallès. Por otro lado, es la región mejor conectada con la tasa más alta de población nacida en el extranjero. Todo ello hace que no se puedan aplicar los hábitos alimentarios típicos del campo y el campo, y la mezcla de culturas propia de cualquier capital hace muy difícil hablar de una cocina barcelonesa unificada. Así que hablemos de dos cocinas: la primera, una mezcla de elementos culinarios del resto de los países catalanes o que en cualquier caso también están presentes en gran parte de las comarcas catalanas; y el segundo, de origen no catalán y asimilado a través de los restaurantes, supermercados y panaderías de la comarca bajo la influencia de la inmigración.

En cuanto a la restauración, cabe destacar que Barcelona tiene una gran cantidad de restaurantes, pastelerías, bares, tabernas y más, lo que sugiere que gran parte de la gastronomía mundial se puede encontrar en la ciudad. En el Raval y otros barrios, hay establecimientos dedicados a proporcionar comida de origen extranjero, habitualmente para las distintas comunidades étnicas del exterior: magrebíes, chinos, africanos, etc. Sin embargo, estas influencias no han popularizado ninguna comida, especialmente entre los barceloneses de la nivel habitual, con la posible excepción de xauarma; ninguno ha logrado entrar a la cocina de la casa. En cambio, varios platos como la tortilla de patata o el gazpacho, de supuesto origen castellano, se pueden encontrar en las casas de Barcelona, ​​sobre todo donde la familia tiene un familiar. La lasaña Los canelones de carne o espinacas y diversas formas de pasta italiana también se pueden encontrar en casa. Otras cocinas con presencia destacada en el restaurante son la vasca (pintxos), la cocina española (tapas), la francesa, la italiana y la griega.

En cuanto a los contactos culinarios con las comarcas vecinas, podríamos hablar del marisco y la fresa del Maresme, la leche del Vallès Oriental, la cuajada del Bages, el vino del Penedès, el cava de Anoia y el embutido de Osona. Por otro lado, la cocina de toda el área metropolitana de Barcelona, ​​incluido el Baix Llobregat, sigue en gran medida el patrón descrito anteriormente, es decir, una cocina urbana y posmoderna que ofrece casi toda la cocina catalana más tradicional y amplia que forma parte de las cocinas de la mundo.

Historia
Entre las muchas reseñas históricas de la provincia, cabe destacar que es en Barcelona donde se imprime el primer libro de cocina de España. Fue escrito aproximadamente en 1477 por Ruperto de Nola.

Un recetario anónimo titulado La cuinera catalana escrito en 1835 describe platos y preparaciones tradicionales de la cocina catalana. De esta época cabe destacar la aparición en la ciudad Condal de restaurantes, ya centenarios, como el 7 Portes y Los Caracoles.

Además, Barcelona es una ciudad con mayor número y variedad de restaurantes, ya que también es la ciudad más grande. Cuenta con una gran variedad de restaurantes que son muy diferentes según los gustos y presupuestos de los comensales.

Ciudad gastronómica
Barcelona tiene una gran oferta de restaurantes, muy variada y para todos los gustos y presupuestos. Además, la capital catalana es cuna de algunos de los cocineros más premiados del mundo, como Ferran Adrià, Carme Ruscalleda y Sergi Arola.

Pocas ciudades en el mundo como Barcelona pueden garantizar una experiencia gastronómica de primer nivel. Su oferta es un buen ejemplo de las maravillas de la cocina mediterránea de Cataluña, combinando mar y montaña, carnes y pescados. Pero en lugar de quedarse dormido en los laureles de la tradición, la gastronomía de Barcelona ha evolucionado y, con sus innovaciones, se ha convertido en una de las mejores tarjetas de presentación de la ciudad al mundo.

Barcelona ejemplifica la tradición y la riqueza gastronómica de un país que, durante muchos siglos, ha sido tierra de paso y ha estado impregnado de la carga cultural de diversas civilizaciones. Un recorrido por la ciudad le permite descubrir constantemente nuevos lugares que representan cocinas de todo el mundo. No hay duda: para los amantes de la gastronomía, Barcelona es un verdadero paraíso.

Cultura de la comida
Salir a comer es, con diferencia, la primera actividad de ocio de los barceloneses y, para comprobarlo, no hay más que pasear por las calles de la ciudad para apreciar la gran cantidad de establecimientos dedicados a la restauración. Muchos de estos lugares también tienen terraza, ya los barceloneses les encanta comer al aire libre. Cuando hace buen tiempo, las terrazas de la ciudad son perfectas para cenar o cenar al aire libre. Puedes empezar el día desayunando en una de las muchas plazas con terrazas del barrio de Gràcia, Les Corts o Sant Andreu. Al mediodía, puedes almorzar en un establecimiento de la Barceloneta o El Born mientras disfrutas de la brisa del mar. Por la noche, podrás disfrutar de una cena al aire libre inmerso en la multiculturalidad de la Rambla del Raval. En las mejores terrazas de Barcelona, ​​las mesas se acaban de inmediato,

Las otras terrazas de mayor éxito son las de los hoteles, que se han convertido en uno de los grandes atractivos de la ciudad durante el verano. Desde lo alto, como una réplica de los tejados neoyorquinos, o en interiores bien cuidados, las terrazas de los hoteles siguen viviendo su particular auge, en parte gracias a la ley antitabaco, que ya se ha convertido en un atractivo para la tranquilidad veraniega. cuando el calor se intensifica. La temporada de terrazas del hotel comienza a finales de mayo o principios de junio con la llamada Terrace Week, un evento llamado “Hotel View”. Cada año participan una cincuentena de establecimientos que organizan en sus azoteas magia, moda, literatura, conciertos y espectáculos de cine al aire libre. Es una excelente manera de disfrutar de las mejores vistas de la ciudad mientras degusta varios platos.

Hábitos alimenticios
Según Josep Pla en Lo que comimos, en la ciudad la comida que sufre una mayor transformación es el desayuno. Gracias al horario laboral, el desayuno se ha reducido a un café y poco más. Por otro lado, se queja de que la cena es demasiado tarde. En cualquier caso, tradicionalmente en Barcelona la hora más típica para cenar son las nueve. A pesar de las diversas culturas gastronómicas presentes, los horarios de apertura de los restaurantes y bares garantizan una cierta aceptación de esta época.

Otra costumbre típica de las familias barcelonesas es tomar “vermú” o “platillos” antes de la comida, que es un bocadillo de fiambres, nueces, quesos, sardinas, anchoas o cualquier degustación para abrir el apetito. El almuerzo se toma alrededor de las dos, en casa si es posible, y cerca del trabajo si no.

El menú más típico, y el más humilde, en el pasado era el guiso todos los días y el arroz con pescado los domingos. En Navidad se diseñó para hacer un cuenco grande y un pollo al horno.

Durante las fiestas de Gràcia, en la procesión de los Reyes Magos y por Sant Medir, se suelen repartir por las calles caramelos montados a caballo. En La Castanyada (Todos los Santos), es común comer castañas, panellets y beber mistela. El pastel de carnaval se come en el carnaval. Durante la Cuaresma, se comen las típicas donas ventosas o rellenos de crema. En Semana Santa, el mono es común. Se comen pasteles para San Juan. Mientras tanto, para Sant Esteve, existe una cierta costumbre de comer canelones.

Cocina catalana
La cocina catalana está llena de platos característicos que todavía se preparan y sirven en muchos restaurantes tradicionales. Platos que se pueden degustar en establecimientos de gran tradición e incluso en masías urbanas que nos transportan a otros tiempos. La receta básica de Barcelona se compone de platos como el popular pan con tomate, con o sin jamón; las verduras asadas, una ensalada de pimientos, berenjenas y otras verduras asadas es un verdadero clásico; el adoquín, otro plato imprescindible que consiste en una ensalada de bacalao con frijoles blancos; y si queremos algo más contundente, deberíamos apostar por el guiso, sopa de verduras, fideos espesos y arroz, hervidos con frijoles blancos o carne de olla.

Entre las carnes, hay predilección por el cerdo: existen más de quince variedades de embutidos, pero el más conocido es el chorizo, el plato estrella del embutido con frijoles. En cuanto a la repostería, son famosas las cremas catalanas o los panellets, pasteles elaborados con almendras molidas, piñones, coco y cacao que se preparan especialmente en noviembre.

Hay muchos restaurantes en los que probar estos platos tradicionales. Un buen ejemplo de esta cocina son Ca l’Isidre, inaugurado en 1970, o Casa Leopoldo, inaugurado en 1929. Ambos establecimientos están ubicados en el barrio del Raval. Otro buen lugar para probar este tipo de cocina es en una antigua masía, típica construcción rural de Cataluña reconvertida en restaurante. En Barcelona hay algunos espectaculares con más de mil años de historia, como Can Cortada o Can Travi Nou, ambos ubicados en el distrito de Horta-Guinardó.

Cocina de autor
La llamada cocina de autor, también conocida como alta cocina, cocina creativa o cocina de vanguardia, ha dado, desde hace algunos años, una proyección internacional a la cocina catalana. Nombres de cocineros internacionales, como Ferran Adrià o los hermanos Roca, están estrechamente ligados a algunos de los mejores restaurantes de la ciudad. Quizás el mejor ejemplo de esta proyección sea Ferran Adrià. El reconocido chef estuvo durante muchos años a cargo de El Bulli, considerado cinco veces el mejor restaurante del mundo. Cerró sus puertas en 2011 y pronto reabrirá bajo un nuevo concepto de laboratorio.

Adrià ha situado la cocina catalana en un planeta diferente, y es la causa, directa o indirecta, de la aparición de un buen grupo de jóvenes cocineros, muchos de ellos instalados en restaurantes de Barcelona, ​​como el Abacus o Arola, en el Arts Hotel . Entre esta nueva generación de cocineros se encuentra su hermano, Albert Adrià, responsable de establecimientos punteros como Tickets, 41 0 o Pakta. Otros chefs destacados con restaurante en la capital catalana son Jordi Cruz, Sergi Arola, Raül Balam, Paco Pérez y Martín Berasategui.

Con todos estos nombres, Barcelona sigue estando a la vanguardia de las vanguardias gastronómicas internacionales. Y entre la amplia oferta de restaurantes de calidad de la ciudad destacan 23: entre los que tienen el honor de haber recibido una o dos estrellas Michelin, está el Roca Moo, la apuesta barcelonesa de los hermanos Roca, responsables de El Celler de Can Roca, un restaurante en Girona que también ha encabezado la lista de los mejores del mundo.

Los siguientes son los elementos más destacados de la gastronomía de esta región:

Paneles
El panellet es una pequeña bola de mazapán o turrón blando recubierto de pasta y adornado con piñones, chocolate, cereza u otro elemento dulce. Son muy coloridos y son consumidos por la Castanyada (Todos los Santos).

Arroz y suquet
Los arroces con pescado y guiso de pescado son platos típicos de nuestra cocina y representan una cocina basada en el mar que lo baña todo en Barcelona. Por tanto, no es de extrañar que todos los platos con marisco y pescado estén muy presentes, incluso los de origen no catalán, como el pulpo a la gallega.

Anguilas
Las anguilas del Llobregat son una especialidad de la comarca y especialmente de los pueblos del río.

Pensilvania
Entre los distintos panes que se ofrecen en la capital, destaca uno de origen muy local, “el arlequín”, elaborado únicamente en el barrio de Gràcia, y el pan de Sant Jordi, un pan de fiesta con las cuatro barras del escudo catalán ..

Ingredientes
Existe una gran variedad de ingredientes que van desde el interior montañoso de la provincia, hasta los productos costeros del mar. Esta abundancia se refleja en preparaciones culinarias tradicionales que combinan productos de interior con los del mar. Este concepto se resume en una vajilla denominada el mar i muntanya (mar y montaña). Entre las salsas más populares de la provincia se encuentra el alioli (involucrado en tapas como el popular pincholi), su variante levantina como mahonesa al suelo y en algunos casos bajo la influencia de la cocción tarraconense la salvitxada (como el romesco).

Vegetales y frutas
Los arroces más populares son el arroz parellada (arròs Parellada, típico de la ciudad de Barcelona). Entre los productos de trigo se encuentran las cocas, siendo las más populares el recapte, la coca de Montserrat, etc. Entre la elaboración de pan hay especialidades como el pan de campo. Entre los productos de trigo, uno de los más característicos de la provincia es el Pa amb tomàquet (pan con tomate), que se prepara untando el tomate sobre el pan, luego se le añade aceite de oliva y sal.

Entre las verduras se pueden encontrar diversas ensaladas (llamadas esqueixadas), la escalivada, etc.

Pastelería
La repostería de la provincia cuenta con diversas preparaciones, algunas de ellas relacionadas con los santos, siendo famosas el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, los tradicionales panellets, pequeños dulces elaborados con mazapán y turrón, elaborados de varios sabores como chocolate, café, Los panellets son muy populares durante la celebración de Castanyada. Las mascotas de la monja (cuya traducción es pedos de monja), también llamadas paciencias de San Blas, son muy populares en la ciudad de Barcelona, ​​el Mató de Pedralbes, el xuixo, una especie de sartén de fruta rellena de nata. También son populares las tortells, las tartas hechas con bizcocho, las ensaimadas, el “braç cremat” que es una especie de roly-poly. Desde que se introdujo el azúcar en Cataluña en la Edad Media, ha habido confiterías y pastelerías en Barcelona que han marcado un gusto en el público:

Hay pastelerías históricas en todos los distritos de la ciudad, y muchas de ellas tienen un salón o cafetería para degustar los productos que elaboran en el lugar. Entre las más antiguas, hay dos con una historia ligada: La Colmena en la calle Gran de Gràcia, abierta desde 1835 en la carretera que subía al entonces pueblo independiente de Gràcia, y La Colmena en la Plaça de l ‘Àngel, en pleno corazón. del Barrio Gótico, y en funcionamiento desde 1849. Ambos tienen recetas únicas de caramelos, tartas y dulces artesanales que son difíciles de encontrar en otros establecimientos.

También hay pastelerías centenarias que siguen deleitando los paladares en otros barrios que siglos atrás habían sido pueblos independientes de Barcelona. Una de las más veteranas de la ciudad es la Pastisseria Mayol, que se inauguró en 1854 en la calle d’Horta en el barrio del mismo nombre, y en 1915 se trasladó al local que ocupa actualmente, en el número 59 de la misma calle. En el casco antiguo de Sarrià, la Pastisseria Foix lleva abierta desde 1886 y, además de ser un referente de la repostería en la ciudad y conservar la decoración modernista, destaca por ser un punto emblemático de la literatura catalana, como decían los fundadores. siendo los padres del poeta JV Foix, quien convirtió el establecimiento en un punto de encuentro de intelectuales a principios del siglo XX.

El barrio de Sants también cuenta con una pastelería centenaria, Casa Vives, fundada como panadería en 1895 y una de las tiendas más consolidadas de la emblemática Carrer de Sants. Pastisseria Escribà, abierta en la Rambla de Barcelona desde 1906, no solo es una de las tiendas modernistas más emblemáticas de la ciudad, sino que también es la cuna de un linaje de pasteleros de renombre internacional Cristian Escribà lidera la cuarta generación y es ‘Se le considera uno de los mejores pasteleros del mundo. Colaborador habitual de Ferran Adrià, desde su taller ubicado en la tienda-salón de la Gran Vía ha realizado sorprendentes creaciones de repostería que han cautivado al mundo. En el Eixample, la Pastisseria Mauri, inaugurada en 1929 en la esquina de Rambla de Catalunya y Provença,

Además de los establecimientos tradicionales, en Barcelona han surgido un gran número de nuevas pastelerías contemporáneas, lideradas por reconocidos pasteleros, que han convertido la artesanía en un arte y que están transformando el patrimonio de la tradición en creaciones innovadoras. Uno de los pioneros fue el Canal Pastisseria, en el barrio de Sant Gervasi, regentado por los hermanos Canal desde 1970 y con dulces convertidos en tentaciones que recuerdan a las joyas preciosas. Y en Flassaders Street en el barrio del Born, el Hofmann es la pastelería donde la prestigiosa chef Mai Hofmann hace realidad su gusto por lo dulce.

Chocolate
Una de las tradiciones más típicas de Barcelona es tomar un chocolate acompañado de melindros, churros crujientes, una ensaimada suave o un delicioso croissant. Las chocolaterías de Barcelona forman parte del patrimonio gastronómico y cultural de la ciudad, característico del buen vivir de sus habitantes. Entrar en una chocolatería de la ciudad significa a menudo descubrir lugares históricos de más de cincuenta años, que dan testimonio de la vida de los barceloneses. Y el vínculo entre Barcelona y el chocolate es significativo: el puerto de la capital catalana fue el primero en España donde se introdujo el cacao de la conquista de América, y a lo largo de los siglos este producto se popularizó. entre las clases populares y adineradas.

En el centro, escondido entre el Carrer de la Portaferrissa y la iglesia de El Pi, se encuentra el epicentro de la Barcelona chocolatera, Carrer de Petritxol. Entre las diversas galerías de arte presentes en esta pequeña calle, se encuentran las chocolaterías más reconocidas de Barcelona. Uno de los más característicos es la Finca La Pallaresa. Te será muy fácil encontrarlo por las colas de gente esperando los deliciosos bombones en la taza y, sobre todo, el suizo con nata acompañado de unos churros. Este lugar ofrece, desde 1947, diversas bebidas calientes y postres típicos de Cataluña.

Si quieres conocer una auténtica chocolatería, muy cerca de la Rambla, Viader es tu sitio. Esta finca fue fundada en 1904 y ha hecho felices a varias generaciones de barceloneses. Se dice que es el lugar donde se inventó el Cacaolat, un popular batido y cacao. Un poco alejado de esta zona, en la Ronda de Sant Pere, se encuentra la Granja La Catalana, un establecimiento fundado en 1948 donde también se puede tomar un aperitivo típico.

Si quieres degustar los mejores croissants, tienes que ir a la Pastisseria Escribà. Venden 50.000 unidades al año en solo dos tiendas. Los hacen normales y hacen chocolate negro y blanco. También encontrarás excelentes croissants y otros productos en las pastelerías Farga, repartidas por diferentes puntos de la ciudad, o en Foix de Sarrià, en el distrito de Sarrià – Sant Gervasi.

Coca
Hay una amplia oferta de tartas en el Barcelonès. Las más extendidas son la coca de recapte con arrangada o butifarra, la coca de crema y la coca de Sant Joan. Hay una llamada “fruta cristina”, que se parece a la hierba de San Juan pero la pasta no es fina sino cocida y ovalada. Suelen adoptar la forma típica de la Cataluña Central de un óvalo largo y fino, de unos 25 a 50 centímetros.

Otros dulces
Hay una profusión de dulces en las panaderías, muchas conocidas en gran parte de Cataluña Central. Destacan las tortillas, hechas de hojaldre o pasta de leona, en forma de aro y rellenas de crema que se suelen comprar los domingos por la mañana para los postres del almuerzo; así como, aunque menos, los palos, entendido como versión individual del tortell, o el Lyonnais, versión cóctel. Es muy típico de Barcelona, ​​como en muchos lugares de Cataluña, una tarta llamada “sara”, a base de pan de jengibre, mantequilla y almendras. Otro típico es el “brazo quemado”, un brazo gitano con crema quemada. La cuajada de Pedralbes es un postre barcelonés. Los padres de las monjas también son de Barcelona. Pastas saladas, gofres, bizcochos, tartas, formas de mazapán, ensaimadas mallorquinas -pero más pequeñas que las típicas de esta isla- y croissants, Bastones de hojaldre rellenos de chocolate o nata, flautas, vasos, muffins y buñuelos del Empordà completan la oferta. En las churrerías, además de los xujos de Girona, también hay una versión más grande de churro, relleno de crema catalana y cubierto de chocolate.

Otros platos tipicos
Arroz en cazuela
Arroz Parellada
El bacalao a la sartén, es decir, el bacalao cocido en una bandeja de horno con aceite de oliva es uno de los platos que más destaca de Josep Pla en Barcelona. Una variante de Barcelona es el bacalao gratinado con allioli, que no es más que un bacalao enlatado pero cubierto con allioli antes de hornear.
Salchichas
Escalivada
Escudella
Espinaca con pasas y piñones
Esqueixada
Fricandó
Pan con tomate

Bebidas

Vermut
A los barceloneses les gusta la costumbre de reunirse al mediodía y compartir charlas y tapas con los amigos con una copa de vermú en la mano. Cada vez son más los bares y bodegas que apuestan por hacer del aperitivo el mejor momento del día. La palabra vermut proviene de wermut (ausente en alemán) y se refiere a un vino dulce aromatizado que se comercializó por primera vez en Italia en el siglo XVIII. En Barcelona se suele tomar antes del mediodía los días festivos o fines de semana, junto con una tapa de aceitunas, marisco, patatas fritas o cualquier otro aperitivo. Si alguien sugiere “ir a hacer vermú”, probablemente se refiera al aperitivo en general. Esta frase incluye cerveza, vino, refresco, jugo o lo que sea, pero siempre antes de comer.

Hacer vermut era una costumbre muy catalana que se fue degradando y perdió su forma original hasta prácticamente desaparecer. El vermut solía comprarse a granel en bodegas tradicionales y beberse en ocasiones especiales. Sin embargo, en los últimos años se ha vuelto a poner de moda. Cada vez es más común ver a una pareja de ancianos bebiendo vermú en el mismo lugar que han hecho toda su vida, y en la mesa junto a un grupo de jóvenes haciendo lo mismo. Algunas bodegas, como Casa Mariol, en la Sagrada Família, han contribuido a que el vermut haya perdido su imagen rancia por el diseño “muy barcelonés” de la botella, o por haber introducido el vermut en el festival de música electrónica de Sònar.

Hoy en día, muchas tabernas apuestan por la tradición catalana de “hacer vermú”. Hay zonas de Barcelona donde encontrarás bodegas con historia, como Poble-sec, donde Quimet y Quimet, o El Born, con El Xampanyet. También hay zonas muy frecuentadas por el público local, como la calle de Blai, también en Poble-sec, o la calle de Parlament, en el distrito de Sant Antoni. Para disfrutar de un buen vermú acompañado de una tapa de marisco, el barrio de la Barceloneta es imprescindible;

Otras bebidas típicas:
Cava. Aunque no se produce en la región, su consumo está muy extendido en la capital.
El cava con zumo de naranja natural, muy frío, es un cóctel muy habitual en esta región.
Leche de pantera, un cóctel a base de leche condensada muy popular en el Barrio Gótico de Barcelona.
Chocolate caliente derretido, a menudo cubierto de crema batida y acompañado en el Barcelonès, típicamente con melindros o, a veces, con pan.
Leche con chocolate o batido de chocolate, muy fría en verano o caliente en invierno.

Bares y restaurantes históricos
Barcelona es una ciudad con una gran tradición culinaria. Hay muchos restaurantes antiguos e históricos, establecimientos donde, sin saberlo, las murallas consiguen contar parte de la historia de la ciudad. Las primeras casas de comida de la ciudad fueron inauguradas en el siglo XVIII por chefs italianos que importaron algunos platos y productos que pronto se fusionaron con los nativos para hacer una cocina puramente local. Pero ya en el siglo XIX llegó la moda de los cocineros franceses, que imponían en sus restaurantes una receta que hasta entonces la burguesía barcelonesa no conocía.

Según el Libro Guinness de los Récords, el restaurante más antiguo de Barcelona y el segundo más antiguo de España se encuentra en el Barrio Gótico, junto a la Rambla, cerca de la Plaça Reial y la Plaça de Sant Jaume. Se trata de la Fonda Can Culleretes, fundada en 1796. Otro lugar histórico es Els 4 Gats, fundada en 1897 en la calle de Montsió, también en el Barrio Gótico. Este legendario restaurante fue un lugar frecuentado por Dalí, Picasso y Hemingway a principios del siglo XX, y es un clásico con historia y tradición. También con mucha tradición y muchos años de vida, el restaurante 7 Portes, fundado en 1836, es otro de los clásicos de la ciudad. Sus muros esconden una larga historia arquitectónica y el encanto del pasado. Numerosos famosos han probado sus platos: escritores como Camilo José Cela o Federico García Lorca, o artistas como Dalí, Picasso o Miró.

Para conocer la idiosincrasia de la vida nocturna de Barcelona, ​​también es importante descubrir los bares históricos. Hay muchos en la ciudad, pero quizás los más notables sean el Marseille, el London Bar o la Admiral’s House. En Marsella, la bebida más popular es la absenta, elaborada localmente. La decoración centenaria le da cierto aire parisino. El London Bar abrió en 1910. Tiene una decoración modernista y todavía ofrece música en vivo. Casa Almirall es otro bar centenario que ha ido mejorando con el tiempo. Como todos los tiempos también tiene inspiración modernista, y la absenta es la bebida estrella.

Tours gastronómicos
Si se siente perdido en la variedad de opciones de comida que hay: catalán, vasco, español y más, puede ser útil hacer un recorrido gastronómico para orientarse rápidamente. Muchos operadores turísticos independientes organizan recorridos gastronómicos y enológicos en la ciudad.

Como ocurre con todas las ciudades que reciben a un gran número de turistas, la cocina de Barcelona es de calidad inconsistente, pero hay muchos restaurantes que sirven comida excelente a precios muy razonables, si sabe dónde buscar. Se aplican las reglas generales habituales: para ahorrar dinero y obtener una mejor comida, busque lugares fuera de los caminos habituales utilizados por otros viajeros y busque cafés y restaurantes que frecuentan los lugareños. En la práctica, esto generalmente implica buscar restaurantes en distritos residenciales lejos de las principales atracciones turísticas. Evite los restaurantes con revendedores al aire libre y tenga un conocimiento básico de las comidas tradicionales que se sirven en los restaurantes, así como de las bebidas locales. Una forma un poco astuta de comprobar la autenticidad de un lugar de un vistazo es tomar nota de cómo se escribe una determinada palabra: un tablero de menú que anuncia tapas,

Algunos distritos para visitar incluyen Gràcia, que es un centro de cocina catalana de calidad y asequible, tanto de las variedades tradicionales como más vanguardistas, y el Eixample, cuyos bulevares elegantes tienen restaurantes de lujo en abundancia dignos de su derroche. El barrio de pescadores de la Barceloneta (en Ciutat Vella) es un ejemplo de un barrio en el que vale la pena ser exigente: más cerca del paseo marítimo aburguesado, una gran cantidad de lugares estilo bar de playa de mojitos sirven tapas turísticas caras; para lo real, diríjase a las callejuelas, donde muchos bares tradicionales todavía están escondidos. En todos los casos, prepárate para “pasear” en busca del menú más atractivo; eso es lo que hacen los lugareños, después de todo.

Menús fijos: la mayoría de los restaurantes (y algunos bares) ofrecen un menú del día, lo que generalmente significa una comida de tres platos (un primer plato a menudo una ensalada o un plato a base de arroz o pasta, un segundo plato generalmente una carne o pescado, y bebida; más postre o café), 3 o 4 opciones por plato, por 12 a 20 €, según el restaurante. Las raciones pueden ser bastante generosas o más bien pequeñas. Durante la semana, algunos restaurantes elegantes ofrecen almuerzos especiales de 14:00 a 16:00. El viajero inteligente probará los lugares de moda por una fracción del precio durante el día. Si está buscando un lugar donde todos puedan elegir su propia comida, pregunte por restaurantes que sirvan platos combinados, que es lo más parecido a una comida estadounidense / del norte de Europa. No se permite fumar dentro de bares y restaurantes desde 2011, pero generalmente se permite en terrazas.

Platos: Puedes conseguir comida de cualquier parte del mundo en Barcelona, ​​pero asegúrate de probar algo de comida catalana. La selección de mariscos es siempre excelente, aunque no muchos de ellos son locales (esta parte del Mediterráneo está bastante bien pescada). Un placer para probar que ninguna guía de viajes menciona son los gofres que se venden en los puestos callejeros. Te tentarán con su delicioso olor y sabor.

Los restaurantes de tapas ahora están por toda la ciudad (aunque las tapas se originaron en Andalucía en el sur de España). Cada región española tiene sus tapas autóctonas; Las tapas de la firma ‘Cataluña’ son deliciosas. Algunos catalanes comen una comida de tres platos más al estilo francés (aperitivo, plato principal y postre) y es más probable que opten por una cerveza / vermú antes de la comida y algunos bocadillos (aceitunas, patatas fritas, etc.); otros van por una comida enteramente de tapas. Esta merienda antes de la comida se llama ‘fer el vermut’ o ‘hacer el vermut’. A medida que viaja a ciudades más pequeñas de Cataluña fuera de Barcelona, ​​es menos probable que encuentre tapas y es más probable que vea restaurantes que sirven comida tradicional catalana en tres platos.

Más allá de la comida catalana, no faltan los puestos de trigo duro o shawarma en Barcelona, ​​que ofrecen sabrosa carne de res o pollo y ensalada en pan plano tostado por unos 3,50 €. ¡Los giroscopios son deliciosos! También puede considerar la selección asiática, con muchos restaurantes chinos, japoneses e indios. Como en cualquier otro lugar, hay muchos restaurantes italianos, mientras que las ofertas latinoamericanas, particularmente argentinas y mexicanas, también están bien representadas.

Zonas para comer
Dependiendo de dónde se encuentre en la ciudad, puede haber abundancia de restaurantes o ninguno. Las siguientes áreas tienden a ser “centros” de restaurantes, con una gran variedad de restaurantes para elegir:

Barceloneta: Barrio popular entre los lugareños, donde se pueden degustar platos a base de pescado, como Paella (nombre que puede esconder muchos tipos de brebajes de arroz) o Arròs negre (Arroz negro), que toma su color porque está elaborado con calamares. tinta. La Barceloneta también es un buen lugar para tapear.
Sant Antoni es la nueva incorporación al panorama culinario de Barcelona donde se mezclan la cocina antigua y la de moda.
Eixample Esquerra (entre Gran Vía y Mallorca)
Barri Gòtic (especial para tapas)
“El Born” (junto al Barri Gòtic)

Alrededor de Plaça Catalunya hay decenas de restaurantes que sirven tapas. Hay que tener cuidado con las trampas para turistas ya que la zona está muy poblada de turistas.

Para comer con poco presupuesto puedes elegir “menú del migdia” en pequeños bares de la Avinguda del Parallel por 9-11 € por persona. Tenga en cuenta que a veces el menú y el personal solo están en español.

Los grandes cafés que bordean el Passeig de Gràcia y la Rambla Catalunya, justo al norte de Plaça Catalunya, ofrecen una variedad de tapas aceptables. Esta parte de la ciudad es bastante turística y un poco cara.

Comestibles
En varios supermercados puedes encontrar un amplio puesto con una gran selección de platos listos para comer. Puedes conseguir un almuerzo de dos platos por menos de 5 €.

Restaurantes
Comer y no Bombas (la ubicación es variable). Comparte comida vegana gratis.
Barras de jugos. Cada vez más la ciudad está poblada por bares que sirven comida orgánica / vegana y jugos prensados ​​en frío.
El Glop. Tres ubicaciones, en Eixample y Gràcia. Excelentes comidas catalanas de gama media. Permita unos 20 € por persona, aunque podría salir de allí por la mitad de eso si deja que el precio dicte su elección de platos.

Cafés
Pruebe un “café con hielo”, un espresso servido con un vaso de cubitos de hielo a un lado y cualquier “cafetería” local. Los cafés se encuentran en cada esquina de Barcelona, ​​y en estos días un movimiento consciente a favor del café de primera calidad está cambiando el escenario en la capital catalana con una nueva tendencia en cuanto a cafés se refiere.

Barras
Los chupitos se encuentran en varios lugares de la ciudad, incluido uno en la Barceloneta. Chupitos significa “shots” en español y ofrece cientos de tomas únicas que incluyen “Harry Potter” (una toma que chispea mientras se rocía canela), y “Monica Lewinsky” (una variedad de tomas en llamas) entre otras. Tanto un espectáculo como un lugar para tomar una copa, es una noche divertida.

Tags: