Museo del Libro Frederic Marès, Biblioteca de Cataluña

En esta magnífica sala, llamada Via Crucis y que data de finales del siglo XVII, hay una selección de casi 2,000 documentos (manuscritos, pergaminos, grabados, grabados y bases de libros) del escultor Frederic Marès i Deulovol (1893-1991) donado a la Biblioteca de Cataluña.

Ubicado en el mismo edificio que la Biblioteca de Cataluña, alberga una valiosa colección bibliográfica de gran interés patrimonial, que fue donada a la institución por el artista y coleccionista Frederic Marès (1893-1991).

Los documentos expuestos cubren una gama de piezas que comienza con un pergamino del siglo XI, con un relieve carolingio de plata en relieve (probablemente de los siglos IX o X), adornado con un camuflaje romano que data del siglo III. Los documentos se distribuyen en vitrinas que contienen pergaminos, manuscritos, impresos (siglos XV-XVIII), grabados y bases de libros (siglos XV-XX).

La colección es un viaje interesante a través de la larga historia del libro. Consiste en más de 1,500 documentos (algunos con más de mil años de historia) en varios tipos. Por un lado, contiene un conjunto de 114 piezas entre códices, manuscritos, fragmentos de pergamino y papel (entre los siglos XII y XX). Por otro lado, 136 rollos documentales del s. XI, además de 483 impresiones, 848 impresas (entre las cuales hay cien incunables) y 106 enlaces sueltos. El Museo del Libro Frederic Marès ocupa la sala de Via Crucis, presidido por un retablo gótico de Ramon Llull.

La mesa gótica está presidida por el beato Ramon Llull, también dada por Frederic Marès. En las paredes circundantes, se pueden ver las efigies de personalidades del pensamiento y las letras catalanas, esculpidas por el propio Marès.

Biografía
Deulovol Frederic Marès (Portbou, 18 de septiembre de 1893 – Barcelona, ​​16 de agosto de 1991) fue un escultor y coleccionista catalán. modificar modificar

Sus trabajos
El 25 de noviembre de 2018, se inauguró la nueva presentación del museo de la Biblioteca de Estudio Frederic Marès como parte de los eventos que conmemoran el 70 aniversario de la inauguración del Museo Frederic Marès.

La nueva presentación del museo ha llevado a la renovación del discurso del museo, proporcionando contenido informativo sobre el espacio, el personaje y las obras en exhibición, así como los muebles de exhibición y el reemplazo de la antigua iluminación con lámparas LED. La nueva presentación quería mantener la misma atmósfera de calidez, tal como había sido diseñada por Frederic Marès, y la singularidad del espacio.

El discurso de la presentación del nuevo museo ha sido explicar, a través de seis áreas temáticas, la carrera de Frederic Marès, como escultor:

Figuras y Retratos
Son ejemplos claros de la influencia de Auguste Rodin en la obra de Frederic Marès, la escultura Rodio, el Retrato de Jaume Pahissa, en términos de la fusión de la cabeza en el bloque de mármol y el tratamiento del cabello, o el hombre desnudo. También la influencia del movimiento novecentista está presente a lo largo de los años 1900 a 1910 y la segunda década del siglo XX en obras como el relieve Maternitat (Mater amabilis), tamizado por el tamiz renacentista, en las esculturas Tres tres o Joventut-Ritme. y en retratos como el de Josep Maria Bassols, de Lluís Folch i Torres, del niño Josep Marès o incluso en el busto de la mujer con un manto, que muestran personajes de rasgos bien formados y no sin cierta idealización. Una de las obras más representativas del estilo de madurez de Frederic Marès es Bust femenino (Serenity), tipología que no tendrá continuidad más allá del año 1936. Después de la Guerra Civil española, Marès no volvió a trabajar nuevos modelos de escultura de libre creación, es decir, de pequeño formato, no sujeto a pedido.

Escultura pública

Escultura conmemorativa
La fama de Marès como escultor está vinculada a su dedicación a la escultura monumental. Desde el comienzo de su carrera artística ha mostrado un interés preferencial en este aspecto escultórico, siendo sus primeros proyectos públicos de escultura el monumento conmemorativo dedicado al Canon Rodó en la plaza del mismo nombre en el distrito de Sant Martí, y el escenógrafo Francesc Soler i Rovirosa, en la Gran Vía, o el monumento a Francesc Layret, en la Plaza de Goya. Poco antes del comienzo de la Guerra Civil, en 1935, se hizo cargo en honor de Apel • les Mestres en la calle de la Piedad, en la calle del Bisbe.

Después de la guerra, Marès retuvo el prestigio de su producción conmemorativa y comenzó a recibir nuevas órdenes, como la estatua del monumento a “la Victoria” encargada por el Ayuntamiento de Barcelona, ​​para la cual recicló un proyecto de antes de la guerra dedicado a la república. Sin embargo, lo más significativo es que expandió su actividad a otras ciudades del país y en el extranjero. Sus obras son el monumento a Alfons Sala, conde de Egara, en Terrassa; el monumento de Alfonso III a Maó; los dedicados a Josep Maria Quadrado y Joan Benejam en Ciutadella; el monumento del baterista del Bruc; el dedicado a Joan Maragall a Montserrat; la de Francisco de Goya en Zaragoza; la de Damià Campeny en Mataró; el del doctor conde de Arruga en Madrid; el dedicado a Lluís Vives en Elche; la de Jaume I y Ramon Muntaner en Figueres; la de Minerva en Tossa de Mar; la de Alexandre de Riquer en Calaf; y finalmente, los monumentos de Segundo Ruiz Belvis y José Salvador Brau en Puerto Rico.

Escultura aplicada a la arquitectura / escultura decorativa urbana
Además de estas obras conmemorativas, algunas de las producciones más destacadas de Marès están en el área de la escultura decorativa urbana, como las esculturas de Barcelona y Emporion, que adornan la Plaza de Catalunya, o la escultura aplicada a la arquitectura como fachada del edificio de La Unión y el Fénix del Paseo de Graciaor como decoración, interior y exterior, del Banco de Vizcaya en la Plaza de Catalunya, todos ellos en Barcelona. Una de las últimas comisiones antes de la Guerra Civil fue la imagen del Sagrado Corazón de Jesús coronando el Templo del Tibidabo. De los años 1940 y 1950, se destacan algunas decoraciones de bancos como el Banco de Crédito en la Plaza de Catalunya y los del Banco Hispano Americano y el Banco de Vizcaya, ambos en el Paseo de Gracia. En Madrid realizó el friso para la fachada del edificio del Banco Zaragozano. El único proyecto de escultura decorativa urbana en el que Marès participó durante el período 1939-1991 corresponde a un grupo ornamental de ciervos, en los Jardines de Jaume Vicens Vives, que la inmobiliaria Colonial le encargó en la promoción de un conjunto de casas,

Restauración y recreación
Después de la Guerra Civil, la extensa y extensa producción de posguerra de Marès se centró en tres áreas: la restauración de monumentos, obras conmemorativas oficiales y escultura religiosa. En el campo de la restauración de monumentos, cabe destacar la recreación de las tumbas reales de la iglesia del monasterio de Poblet, iniciadas en 1944, pero también otras restauraciones de estatuas conmemorativas, como las dedicadas al pintor Viladomat y al almirante Roger de Llúria, en el Paseo de Lluís Companys, o la hípica de Ramón Berenguer el Gran en la plaza del mismo nombre en Barcelona. También reprodujo las estatuas destruidas durante la guerra del monumento a Joan Güell i Ferrer (1945), del monumento a Antonio López y López (1944) y la Fuente de Santa Eulalia en la Plaza del Pedró (1951). Una de las principales consecuencias artísticas de la intervención de Marès en la reconstrucción de los panteones reales de Poblet es la aparición de una nueva tipología en su producción: la dedicada a las estatuas mentirosas de los reyes, como la posterior puesta en servicio de la tumba del Rey. Martí, también para Poblet, las estatuas mentirosas de James II y James III de la Catedral de Palma, la estatua mentirosa de James I para Montpellier y la de Sanç de Mallorca de la Catedral de Perpignan.

Arte funerario
La obra funeraria de Frederic Marès ha tenido éxito desde el comienzo de su carrera artística. El escultor tenía buenos amigos entre la burguesía, algunos de los cuales había sido desde que estaba en el taller del escultor Arnau, y para ellos adaptó su producción al ámbito doméstico de la devoción privada. Como resultado, la decoración de nichos y panteones funerarios con relieves relacionados con la muerte de Cristo, así como la ejecución de relieves de la Virgen y el Niño, altares y cruces de altar, se convirtieron en uno de los aspectos más destacados de su producción. Conservan decoraciones para panteones realizadas por Marès en Mataró, El Masnou, Sitges, Figueres, Valls y Barcelona, ​​realizadas principalmente en colaboración con arquitectos.

Escultura religiosa
Los efectos de la Guerra Civil hacen que sea necesario reconstruir gran parte del patrimonio religioso dañado durante la guerra, y la Iglesia se convierte en el principal cliente de los artistas. Marès se convierte en un prolífico escultor de imágenes religiosas, especializado en imágenes de marededées, santos y santos. Destacan las imágenes realizadas por la basílica de Santa María del Mar, la iglesia de Sant Pere de Figueres o la abadía de Montserrat, entre otras distribuidas por toda Cataluña. Dentro de la escultura religiosa cabe destacar, como conjunto escultórico, el que ejecutó para la reconstrucción de la iglesia de Sant Esteve de Parets del Vallès, que le permitió desplegar un extenso programa iconográfico en el retablo del retablo, los tímpanos, frisos y capiteles de las portadas y otros elementos artísticos.

Medallas
La carrera artística de Marès tuvo lugar dentro de los límites de la escultura figurativa tradicional que se aprendió en la Escuela Superior de Artes e Industrias y Bellas Artes de Barcelona y en el taller Eusebi Arnau, donde aprendió no solo el arte del escultor, sino también una cierta concepción de escultura, heredera de la tradición del siglo XIX y que favoreció la conmemoración, ornamentales, funerarias y el medalismo.

Después de la Guerra Civil española, las comisiones para medallas conmemorativas, especialmente por parte del Ayuntamiento de Barcelona y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, aumentaron significativamente, lo que resultó en un extenso catálogo en su producción.

Colección Frederic Marès
Marès, además de ser escultor, desde temprana edad sintió pasión por el coleccionismo. En París, ya en 1913, descubrió el mundo de los anticuarios y subastadores, y adquirió las primeras colecciones. Poco a poco los enriqueció y los recogió en su taller de escultura y en casa, hasta que en 1944 la Asociación de Amigos de los Museos de Cataluña organizó una exposición con una selección de su colección en el Archivo Histórico. de la ciudad, e hizo público el deseo de donarlo a Barcelona.

Como escultor, estaba particularmente interesado en esta disciplina, coleccionando una gran colección, especialmente de escultura hispana de los siglos XI al XIX, principalmente religiosa y en talla policromada, excepcional porque permite reconstruir su historia a través de las diversas escuelas y artistas. y talleres. Además, fiel a la tradición del siglo XIX, también coleccionó algunas colecciones de suntuosas artes: muebles, orfebrería, ropa …-.

La mayor parte de la colección de esculturas fue adquirida por Frederic Marès en el comercio de antigüedades español, principalmente a anticuarios en Barcelona, ​​Madrid, Valladolid y el norte de la Península. Las circunstancias socioeconómicas de España desde la década de 1940 hasta finales de la década de 1960, el abandono del mundo rural y las necesidades económicas de algunas diócesis llevaron a la venta de su patrimonio artístico, una venta que en ese momento era legal, – realizada con el autorización de las autoridades eclesiásticas, y favoreció que una gran cantidad de obras de carácter religioso, entre las que abundaban las esculturas, se encontrara en el mercado de anticuarios.

Durante más de ochenta años ha recogido no solo una gran cantidad de objetos de arte, sino también una gran y diversa colección de objetos, más de 50,000, esencialmente del siglo XIX, una gran colección de colecciones de repollo, que dan testimonio de la vida. y costumbres del pasado: muñecas, relojes, abanicos, pipas, naipes, daguerrotipos, frascos de farmacia, cromos, tintas, cordones y bordados, menús …

A partir de esta diversidad de objetos, las puntas y algunos bordados ayudaron a fundar el Museo Marès de Punta d ‘Arenys de Mar el 13 de marzo de 1983. Esta colección comenzó con una visita a Madrid en 1914: la exposición de lencería y encaje español de Siglos XVI al XIX, organizado por el Marqués de Valverde.

Biblioteca de cataluña
La Biblioteca de Catalunya es una institución catalana cuya misión principal es formar la Bibliografía Catalana con la adquisición de las colecciones bibliográficas impresas en Cataluña.

Fue creado en 1907 como una biblioteca del Institut d’Estudis Catalans. Fue abierto al público en 1914, en los días de la Mancomunitat de Catalunya en su sede en el Palau de la Generalitat. Su actual director es Eugènia Serra. En 1931 ocupó una gran parte de los edificios del antiguo Hospital de la Santa Creu de Barcelona, ​​todo del siglo XV, propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. La Biblioteca actualmente ocupa una superficie total de 8.820 m², tiene un fondo de aproximadamente tres millones de copias, y aparte de la sede tiene otras instalaciones externas, en la propia Barcelona y en Hospitalet de Llobregat. En 1981, la Biblioteca de Cataluña se convirtió en una biblioteca nacional de Cataluña, de conformidad con la Ley de Bibliotecas aprobada por el Parlamento, y como tal asumió la recepción, conservación y difusión del Depósito Legal de Cataluña. Recibe fondos de Enric Prat de la Riba, Marià Aguiló, Jacint Verdaguer, Isidre Bonsoms, Joaquim Furnó, Eduard Toda, entre otros.

Actualmente tiene 1,500 metros lineales de estanterías de libre acceso, con 20,000 volúmenes, y 49,000 metros más de almacenamiento, y alrededor de 3 millones de documentos.