Silvia, Cauca, Colombia

Silvia es una localidad y municipio del departamento del Cauca, Colombia, municipio colombiano ubicado en el departamento del Cauca. Está ubicado en un valle interandino (2620 metros sobre el nivel del mar) en la cordillera central de Colombia. La población de Silvia se estima en 35.000 habitantes. Las principales actividades económicas son la ganadería tradicional, la agricultura y el turismo.

A menudo es visitado como una escapada de fin de semana por los residentes de Cali, que tiene un clima mucho más cálido. Hay muchas panaderías y restaurantes económicos en la ciudad, la mayoría a medio kilómetro de la gran plaza pública. En la última década, los grandes árboles que antes crecían en la plaza fueron removidos por los daños que estaban causando sus raíces y la plaza fue renovada para incluir más asientos y replantada con una mayor variedad de vegetación.

La zona está poblada por muchas personas de ascendencia guambiana, que mantienen sus formas de vida tradicionales en los alrededores de Silvia. Silvia es Está conformada por seis resguardos indígenas: Ambaló, Guambía, Kisgo, Pitayó, Quichaya y Tumburao. La cabecera municipal está ubicada entre el río Piendamó y la Quebrada Manchay, a una distancia de 59 kilómetros de Popayán, la capital del departamento.

Silvia está ubicada en el noreste del Departamento del Cauca, suroeste de Colombia, entre 2º47’37 » y 2º31’24 » de latitud norte y entre 76º10’40 » y 76º31’05 ”de longitud oeste del meridiano de Greenwich. , en el flanco occidental de la cordillera central. La cabecera municipal se ubica entre el río Piendamó y el arroyo Manchay en los 02º36’50 «norte y 76º22’58» al oeste, a 2.600 metros de altitud. Se encuentra a 59 km de Popayán. Su superficie es de 662,4 km.

Historia
Está ubicado en un terreno cedido el 23 de octubre de 1562 a Francisco Belalcazar, hijo del conquistador Sebastián de Belalcazar, y fue conservado por sus descendientes hasta el 31 de julio de 1581, cuando lo vendieron a José Antonio Concha. La villa se fundó a tres kilómetros de donde se ubica actualmente la cabecera municipal, en un lugar llamado Las Tapias, y Juan de Tuesta y Salazar construyó un fuerte militar. En tiempos del gobernador Antonio Nieto (1798), se produjo el traslado definitivo al lugar donde se encuentra hoy, alrededor del templo parroquial. Entonces tenía 400 habitantes.

La población de Silvia no siempre estuvo en el mismo lugar donde se encuentra hoy; Se ha encontrado en al menos tres lugares diferentes. Cuenta la constante tradición que el primer emplazamiento del pueblo fue el paraje denominado «Las Tapias», a más o menos a tres kilómetros del actual pueblo donde se fundó. Este pueblo primitivo fue destruido por los feroces Paeces cuyas frecuentes invasiones y depredaciones aterrorizaron a los habitantes de la ciudad de Popayán. El segundo sitio que ocupó fue el lugar denominado «Buchitolo», donde hoy se ubica el barrio de Boyacá. Se menciona en ese preciso lugar donde se encontraba la iglesia de paja, la casa del sacerdote, la plaza, etc.

Se dice que el origen de Silvia data del año 1562-1563, y que fue el lugar llamado «Las Tapias», donde originalmente existió. Y en el año 1.589 se produjo el traslado al lugar denominado «Buchitolo», donde permaneció unos 200 años. En 1806 se llevó a cabo el traslado definitivo de la población al lugar que hoy ocupa, con el fin de obligar al mayor número de indios a vivir en el pueblo, para lo cual las autoridades construyeron suficientes casas para albergarlos. El lugar elegido para el traslado fue el estrecho valle formado por el río Piendamó y el arroyo Manchay, de apreciable longitud en la margen del río.

En 1808, Lino Hurtado fue elegido primer alcalde de la localidad y hacia 1838 se cambió el nombre indígena por el actual, Silvia. Inicialmente el pueblo se llamó GUAMBÍA, desde el año 1838 se llamó Silvia. En el libro octavo de bautismos de 1838 en adelante, página 126, se encuentra esta anotación del cura Manuel José Gálvez “A partir de ahora se resolverán los rubros con el nombre de la parroquia de Silvia, por decreto del Supremo Poder Ejecutivo. Donde le da este nombre a la parroquia, se extingue el Guambía ”. La nota anterior está entre dos elementos: la primera está fechada el 15 de julio de 1838 y la última está fechada el 31 de julio del mismo año.

Al parecer era una derivación de la selva, que en latín se escribe silva. También se dice que esas tierras de Silvia son las mismas que le fueron otorgadas a Don Francisco de Belalcázar el 23 de octubre de 1562. Es decir, que en esa fecha la zona se llamaba Silvia. En el expediente EL CAJRNERO hay un expediente marcado con el No. 121 de octubre de 1841 donde se habla del barranco de Silvia, que es el barranco conocido hoy como Manchay o del Molino, y esto sugiere la posibilidad de que este barranco tuviera tal nombre desde tiempos antiguos. Los terrenos que formaban parte de la finca “Gran Chimán”, hoy conocida como: Santiago, La Clara, Agua Blanca, Chimán y Ambachico; Antiguamente se llamaban “Tierras de Silvia” y el río conocido como Piendamó, se llamaba río Silvia, seguramente porque limitaba las “Tierras de Silvia”. También se explica como una derivación de Silva,

En 1969 el escudo, la bandera y el himno fueron elegidos por el ayuntamiento.

Ambiente
Silvia es un pueblo tradicional ubicado en el departamento de Cauca junto a la Carretera Panamericana entre Popayán y Cali. Pueblo sencillo y típico, Silvia tiene una gran iglesia y una plaza principal que cobra vida los martes con su famoso y auténtico mercado de los indios guambianos. El pueblo también se destaca por sus panaderías y restaurantes económicos.

El mercado de los martes es el mercado más importante de los indios guambianos que viven en Silvia y sus alrededores. La plaza principal se llena de chivas colombianas tradicionales que llevan a los aldeanos periféricos y sus productos a la plaza principal de Silvia.

Por la mañana a Silvia cuando su bullicioso mercado está en su punto más animado y brinda la experiencia más auténtica para el visitante. El mercado de ninguna manera está orientado a los turistas y vende frutas y verduras junto con hilados hechos a mano. Los fines de semana, Silvia es un destino de escapada popular para los residentes de Cali que vienen a este pequeño pueblo para escapar del calor de Cali.

Flora:
El Municipio de Silvia alberga una gran diversidad de especies, entre ellas se encuentran: La Acacia, Arbol Loco, Ciprés, Copec, Guarango, Mano De Oso, Palo Moco, Roble, Jigua, Nogal, Aliso, Pepo, Sindayo, Canelo, Cedro, Cobre, Cupe, Chaquiro, Majúa, Naranjuelo, Pino Páramo, Eucalipto, Pino Patula, Cera Laurel, Arrayán, Lechero, Salvia Negra, Pílele, Carrizo, Manzano y Chilco, entre muchos otros, cuyos usos van desde la combustión, protección y construcción, incluso medicinales.

Fauna:
El territorio destaca por la existencia de especies andinas como: El águila real, el tapir, el oso de anteojos, el puma, tigrillo, la guagua, el gran cusumbo o solino, el pequeño cusumbo, el venado, el cóndor, los conejos. , Torcazas y Colibríes, entre otras especies.

Recursos hídricos:
El Municipio de Silvia es productor de agua, posee una riqueza hídrica representada en cinco subcuencas hidrográficas: río Cofre, río Piendamó, río Ovejas, río Palo, río Pisno. Lagunas como Ñimbe, Piendamó, Cresta de Gallo, Las Juntas, Kizgó, Palacé, La Sangre, La Horqueta, Peñas Blancas, Abejorro, Los Cueros, La Marquesa y Michambe, la mayoría de ellas ubicadas en los páramos de Delicias y Moras.

Ambiente social:
Según proyecciones de población del DANE, el Municipio de Silvia en 2015 tenía una población de 32.159, de los cuales 4.289 viven en áreas urbanas y 27.870 en áreas rurales. El 79,55% de la población corresponde a las etnias Misak / Guambiana y Nasa / Páez, las cuales se distribuyen en seis resguardos indígenas: Ambaló, Kizgó, Quichaya, Tumburao, Pitayó, Guambia y el Ayuntamiento de La Gaitana; En cuanto a la población mestiza y campesina representada en un 20,45%, se ubica en el área urbana, y en las zonas campesinas de Usenda y Santa Lucía.

Ambiente economico:
Las actividades económicas que se desarrollan en el Municipio son principalmente: agricultura y ganadería con piscicultura, ganadería de doble propósito y la intervención de cultivos de: hortalizas, frutas, tubérculos, fique, café y flores. El turismo es otra actividad importante que aporta a la economía del Municipio con un notable incremento en algunas temporadas del año.

Los indios guambianos
Aproximadamente 20.000 indígenas guambianos aún viven en Colombia, la mayoría de ellos viven a poca distancia de Silvia. El nombre de los indios guambianos proviene de una bolsa llamada guambia, una bolsa tradicional utilizada por las mujeres guambianas para llevar suministros de tejido. Las mujeres guambianas son reconocidas por su habilidad para tejer y sus tejidos son una fuente principal de ingresos para la comunidad.

Los guambianos aún viven una vida muy tradicional, especialmente su vestimenta tradicional. Hombres y mujeres visten ruanas finamente tejidas, un tipo de poncho colombiano. Las hembras se complementan con chaquiras, collares y pulseras hechas con pequeñas cuentas de colores.

Los guambianos son autosuficientes y cultivan todos sus productos en las laderas locales en terrazas. El mercado es un día comercial vital para la comunidad, ya que los productos básicos se pueden vender y cambiar por otros productos básicos.

Turismo
Sumérjase en el mundo real de los indios guambianos que aún viven su vida tradicional en el sur de Colombia. El viaje de un día a Silvia incluye algunos de los paisajes más hermosos de Colombia con valles, ríos y lagos andinos de un verde profundo.

Llegamos por la mañana para asegurarnos de llegar al mercado cuando está más animado y colorido. Pasamos las primeras horas en Silvia para brindarle la oportunidad de experimentar verdaderamente el único mercado indígena auténtico en Colombia. Por la tarde su recorrido visita Guambia, otro pueblo típico de los indios guambianos donde podemos visitar el cementerio y el centro comunitario.

Aventúrese en las laderas que rodean la ciudad y se encontrará inmerso en una tierra rica en cultura guambiana pero desprovista de multitudes.

Plaza
La plaza es un agradable espacio abierto con árboles altos y muchos lugares para sentarse y relajarse. Una iglesia se encuentra a un lado mientras que hay algunas tiendas, restaurantes y el ayuntamiento de Silvia rodeando los otros lados.

La Iglesia
Había muchos guambianos en la plaza sentados y charlando. Marisol pidió tener una foto con uno de ellos. Por lo general, no les gustan demasiado las fotos, pero si lo preguntas amablemente, es posible que te permitan tomar una.

Colina de Belén
A 10 minutos a pie de la plaza en el camino a la izquierda de la iglesia hay una pequeña colina con otra iglesia en la cima. Este es el Cerro Belén (La Colina de Belén). Desde allí, puede obtener impresionantes vistas de 360 ​​grados de la ciudad y el campo con casi todos los tonos de verde imaginables.

Lago El Chimán
Cuesta abajo del pueblo hay un pequeño río con un sendero al lado. Si sigue el camino de la derecha hay un puente con un camino que conduce a un pequeño lago, el lago El Chimán (Lago El Chimán). Los lugareños pescaban y caminaban alrededor del lago, algunos con caballos. No estaba limpio, pero el telón de fondo era precioso.

Tags: