Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa, Cataluña, España

El Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa es un parque natural ubicado en la comarca de La Garrotxa. Es el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica. Tiene unos 40 conos volcánicos de entre 10.000 y 700.000 años de antigüedad, 10 cráteres, 23 conos bien conservados y más de 20 coladas de lava basáltica. La topografía, el suelo y el clima proporcionan una vegetación variada, a menudo exuberante, con encinas, robles y hayas. De excepcional valor paisajístico.

Tiene un clima muy húmedo, y debido a algún tipo de vegetación se podría representar como un clima atlántico. El tipo de árbol más abundante es la encina de monte. Cuenta con un área protegida de 15.000 ha, que incluye 11 municipios, 28 reservas naturales, y busca compatibilizar la conservación con el desarrollo económico, bajo protección como resultado de los impactos de la minería, el crecimiento urbano y los rellenos sanitarios descontrolados.

Los volcanes, de los cuales hay unos cuarenta dentro del parque, ya no están activos, y la última erupción (Croscat) ocurrió hace unos 11.000 años. Sin embargo, la región sigue siendo sísmicamente activa, y un gran terremoto en 1428 causó daños a edificios y veinte muertos en Barcelona, ​​90 kilómetros (56 millas) al sur. Los terremotos más recientes en 1901 y 1902 causaron temblores pero poco daño.

El parque tiene una superficie de 12.093,02 hectáreas, e incluye territorio de once municipios de la comarca de la Garrotxa. Las urbanizaciones de Olot, Santa Pau, Sant Joan les Fonts y Castellfollit de la Roca están completamente rodeadas por el parque. Incluyendo estas áreas urbanas, la población del parque es de más de 40.000 personas, y el desarrollo económico de la zona es uno de los objetivos de la gestión del parque, al tiempo que se intenta evitar los daños causados ​​por la explotación de canteras, la expansión urbana y la eliminación ilegal de residuos. Unas 980,86 ha del parque, incluidos los conos volcánicos mejor conservados, están totalmente protegidos como reservas naturales.

Geografía
El parque tiene una superficie de 15.309 ha (153,09 km²). De éstas, 1180,42 ha corresponden a las 28 reservas naturales parciales. Se han contabilizado casi 40 conos volcánicos, de tipo estromboliano y en buen estado, así como más de 20 coladas de lava basáltica. Los conos miden entre 10 y 60 m de altura y entre 300 y 500 m de diámetro. El terreno de la zona es de media montaña, desde los 200 m de altura de Castellfullit de la Roca hasta los 1.100 m de Puigsallança, el punto más alto de la sierra de Finestres.

La zona principal es el llano o llano de Olot y sus laderas. El campo de lava ocupa gran parte de la llanura, unos 25 km². El magma fluyó siguiendo el valle del río Fluviá y llegó a San Jaime de Llierca.

Otro sector importante es el valle tectónico del río Ter, al pie del escarpe de falla de las sierras del Corb y Finestres, donde se encuentran los volcanes más importantes (Santa Margarita y Croscat). En este caso, la lava siguió el valle por la ladera del río hasta el Molino Gibert, pasando por el municipio de El Sallent de Santa Pau.

También se puede afirmar la existencia de un tercer grupo, formado por una serie de volcanes ubicados en el arroyo Llémena y el arroyo Adri (arroyo es un término catalán para la cuenca o valle de un pequeño río).

El Croscat es el volcán más grande de la Península Ibérica, con una altura sobre el nivel del mar de 786 m, 160 m de altura, 600 m de largo y 350 m de ancho. También es el más joven, ya que su última erupción data de hace 11.000 años, en el Paleolítico Superior.

Hidrología y geología
Tipo de vulcanismo: vulcanismo intraplaca de tipo alcalino originado por magmas basálticos y basaníticos relacionados con el rift europeo. La edad está entre 5,000-7,000 años y 700,000 años.

Actividades eruptivas: las actividades que generan productos volcánicos en esta zona son:
a) Efusivo – flujos de lava,
b) Freatomagmático – interacción agua y magma – ondas y flujos piroclásticos – cráteres de explosión y
c) Estromboliano – conos de escoria – depósitos de caída.

Valores geológicos:
a) Volcanes (40 volcanes catalogados, con 10 cráteres de explosión freatomagmática (Can Tià, Garrinada, Santa Margarida, El Traiter, el Racó …) bien conservados y 23 conos de escoria producto de la actividad estromboliana bien conservados (Croscat, Montsacopa, Bisaroques , Rocanegra …),
b) Coladas de lava y morfologías asociadas (más de 20 coladas de lava, una de ellas es el lavado de bloques mejor conservado de la Península Ibérica (Fageda d ‘en Jordà)), 81 tossoles (colinas originadas por la interacción de humedales con corrientes) y lagos de presa volcánica rellenos de sedimentos transportados por ríos y arroyos (la Vall d’en Bas es el exponente más importante de este tipo de morfología de toda España)
c) Depósitos (todo un espectro de depósitos volcánicos se localiza en todo el parque, producto de erupciones estrombolianas y, sobre todo, erupciones freatomagmáticas, donde la diversidad de depósitos de esta naturaleza es una de las más ricas de Europa. Las lavas son un tipo interesante de depósitos) y
d) Afloramientos (50 afloramientos de interés que conservan e ilustran los depósitos y procesos volcánicos existentes en el parque (La Pomareda, Niveladoras Croscat, Niveladora Can Tià, Boscarró, acantilado de Castellfollit de la Roca …).

Paisaje
Además de los valores geológicos y biológicos, el paisaje fue el otro valor que justificó la declaración de espacio protegido en el parque. La ejemplar distribución de la tierra en cultivos, pastos, bosques y la ubicación de las viviendas rurales, fruto de un uso agrícola y forestal sensible, han conformado un paisaje ordenado, equilibrado y sereno en toda la zona volcánica.

Hábitats
En La Garrotxa existen 26 hábitats de interés comunitario – encinas, hayas, pinares, alisos, pedregales, ríos, etc. – con una superficie de unas 57.000 ha de las 73.500 que tiene La Garrotxa.

Flora y Vegetación
El paisaje vegetal de la zona volcánica se caracteriza por su diversidad. Las características fisiográficas de la zona, especialmente el clima y el sustrato, determinan una transición entre un paisaje vegetal mediterráneo, submediterráneo y centroeuropeo de carácter atlántico.

La flora representada en este espacio es sumamente rica, por su situación e historia biogeográfica, tanto cuantitativamente (se han identificado unas 1.125 especies de plantas superiores) como cualitativamente (hay varias plantas muy raras en toda la flora catalana), con un claro predominio de especies mediterráneas y centroeuropeas. Casi el 65% del parque natural está ocupado por formaciones forestales, especialmente encinas, robles y hayas, pero también bosques mixtos y alisos.

El otro elemento que caracteriza el paisaje vegetal del parque son los cultivos, dispuestos en forma de mosaico y bien adaptados a los condicionamientos fisiográficos del terreno. Muchos de los cráteres y también la mayoría de los flujos se habían cultivado y allí se habían desarrollado suelos ricos, las llamadas tierras marrones. En la actualidad, los cultivos ocupan una cuarta parte de la superficie, con predominio de los cereales forrajeros y forrajeros debido a la especialización bovina que se da en el sector ganadero.

De acuerdo con las recomendaciones del documento Parques para la Vida (UICN, 1994), se están realizando varios estudios de seguimiento en el parque: por un lado, para apoyar el trabajo de los administradores, pero también para facilitar datos para mayores estudios a escala.

Fauna
La fauna del parque natural también se caracteriza por su diversidad, que se explica por los diferentes ambientes que allí se encuentran, y cuenta con especies de gran interés, especialmente en lo que respecta a los invertebrados.

En el Catálogo de vertebrados de la Zona Volcánica de La Garrotxa / 2017 (Minuàrtia, 2018), se afirma que se han citado un total de 310 especies diferentes de vertebrados, de las cuales 54 corresponden a mamíferos, 212 a aves, 14 a anfibios , 18 para reptiles y 12 para peces. Y también se han detectado 17 especies exóticas.

En cuanto a los invertebrados, existen algunas especies raras, pero hay que tener en cuenta que el grado de conocimiento de este grupo aún es muy bajo, y los últimos datos que tenemos son los incluidos en el Catálogo de Vida Silvestre del Parque (Nebot, 1995): 164 invertebrados no artrópodos, 20 artrópodos que no son insectos y 1.083 insectos.

De acuerdo con las recomendaciones del documento Parques para la Vida (UICN, 1994), se están realizando varios estudios de seguimiento en el parque: por un lado, para apoyar el trabajo de los administradores, pero también para facilitar datos para mayores estudios a escala.

Parque Natural
El crecimiento urbano e industrial que experimentó la región durante la década de los setenta provocó una serie de graves agresiones que amenazaron seriamente el conjunto de sus valores naturales. Así se empezó a movilizar a diferentes sectores de la sociedad, movilización que culminó en 1976 con la creación de la activa Comisión de Promoción para la Protección de la Zona Volcánica y la celebración, un año después, del Clausura de la Campaña para la Salvaguardia de la Naturaleza. Patrimonio de los Países Catalanes, organizado por el Congreso de Cultura Catalana. Finalmente, el Parlamento de Cataluña aprobó por unanimidad la Ley 2/1982, de 3 de marzo, de protección de la zona volcánica de La Garrotxa, que declaró la zona volcánica de La Garrotxa Paraje Natural de Interés Nacional, con el objetivo de atender a la conservación de su flora,

Asimismo, declaró veinte reservas integrales de interés geobotánico, a fin de evitar cualquier acción que pudiera reportar la destrucción, deterioro, transformación o desfiguración de su geomorfología o flora (art. 2). El Decreto 71/1986, de 13 de febrero, por el que se aprueba la concreción topográfica de los límites del parque natural y de las reservas naturales de la zona volcánica de la Garrotxa, describe el perímetro exterior del parque y las parcelas y subparcelas. los catastros incluidos en las reservas naturales.

La Ley 12/1985, de espacios naturales de Cataluña, reclasificó el Parque Natural de Interés Nacional como parque natural y reservas integrales de interés geobotánico en reservas naturales (disposición final 1ª). La misma ley indica que el objetivo básico de los parques naturales es la protección de los valores naturales calificados para lograr su conservación de manera compatible con el uso ordenado de sus recursos y la actividad de sus habitantes (art. 25).

El objeto de las reservas naturales, en cambio, es la preservación integral del conjunto de ecosistemas naturales que contienen o de algunas de sus partes (art. 24). El primer Plan Especial de Protección del parque natural se aprobó en 1994 y el actual fue aprobado en 2010 mediante Acuerdo de Gobierno 161/2010 (DOGC 5735, 15/10/2010). El Plan Especial es el principal instrumento para la gestión del territorio del parque y el uso de sus recursos. Es la figura urbanística la que regula los usos permitidos en cada zona de acuerdo con las atribuciones que le confiere la Ley del suelo, y de este Plan se derivan los criterios y las líneas de actuación que es necesario desarrollar.

Cultura e historia
La Garrotxa tiene un espíritu emprendedor que se refleja en su cultura y tejido social, en sus tradiciones, y también en su economía y gastronomía.

En La Garrotxa existe una arraigada tradición con una dilatada experiencia de formación artística, relacionada con la centenaria industria de la imaginería religiosa. Este espíritu también se refleja en la sociedad de la Garrotxa, con una red asociativa con muchas entidades —en el parque natural hay más de 350 entidades socioculturales—, y donde las fiestas y tradiciones populares están bien arraigadas y son muy participativas. La industria y los servicios de la región están mayoritariamente a cargo de empresas locales con gran dinamismo. Muchos se han expandido más allá de los límites del condado. La gastronomía siempre ha sido un pilar de la comarca y se ha sabido aprovechar una despensa de calidad.

Todo esto hace que en el parque natural haya muchos lugares de interés para visitar: conos volcánicos como los volcanes Croscat, volcán Santa Margarida, volcán Montsacopa, volcán Sant Marc, volcán Traiter, volcán Racó, etc .; coladas de lava como las de Sant Joan les Fonts, las de Castellfollit de la Roca o las de Sant Feliu de Pallerols; bosques como el robledal de La Moixina y el bosque de Tosca, la Fageda d’en Jordà, los hayedos de La Salut; zonas rurales con masías y barrios como Batet de la Serra, Sant Miquel Sacot, etc .; cascos antiguos medievales como Santa Pau y Sant Feliu de Pallerols; Monumentos románicos como los de Sant Joan les Fonts, Santa Pau, el valle del Cuervo, etc .; los edificios modernistas de Olot, o museos como el Museo de la Garrotxa y el Museo de los Volcanes.

Entre otros, se encuentran los siguientes lugares de especial interés natural
La Fageda d’en Jordà
El volcán Croscat
El volcán de Santa Margarida
La meseta del Batet y el volcán Pujalós
El bosque de Tosca
El caudal basáltico de Castellfollit de la Roca
El río Fluvià
Los humedales de La Deu y La Moixina
Diferentes volcanes en Olot:
Montsacopa
Volcán Bisaroques
Volcán Garrinada
Volcán Montolivet

Presencia humana
En la Zona Volcánica de Garrocha siempre ha existido una población humana numerosa y constante, que no se corresponde con la imagen típica de un parque natural. El hombre ha transformado el paisaje de la zona al mismo tiempo que se ha adaptado a él. Un ejemplo son las garrotxes, cultivos en forma de terraza (muy útiles en una zona de escarpados relieves) que dieron nombre a toda la comarca. El 98% de la superficie del parque es propiedad privada. En su interior hay 11 municipios, entre ellos Olot, la capital de la comarca.

Las extracciones mineras de lapilli para la producción de cemento, el crecimiento urbano y los vertederos incontrolados de desechos han tenido un impacto en la ecología del Parque. Su administración busca compatibilizar la preservación del medio ambiente natural con el desarrollo económico.

Centro de documentación
El Centro de Documentación del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa es una biblioteca especializada del Parque que da acceso al conocimiento e información sobre el espacio donde se ubica y otras materias relacionadas con su gestión (áreas protegidas, ordenación territorial, hidrología , geología, suelos, fauna, flora y vegetación, bosques, agricultura y ganadería, educación ambiental, paisaje, patrimonio cultural e inmaterial, turismo sostenible, impacto ambiental …). Cuenta con una parte de su fondo virtual y otra de física ubicada en Can Jordà Santa Pau, y ofrece servicios personalizados para 3 tipos de usuarios: técnicos, investigadores o profesores, instituciones y empresas ambientalmente responsables y público en general.

Sus principales funciones son la gestión y tratamiento del fondo documental del parque y de la Red de Custodia del Territorio, la atención de consultas, la difusión y la participación en actividades relacionadas con la gestión de la información ambiental. Sus puntos fuertes son las consultas personalizadas, los sistemas de calidad, la virtualidad y la participación en redes, como la Red de Centros de Documentación de los Parques Naturales de Cataluña, la Red de Bibliotecas Especializadas de la Generalitat de Catalunya o la Red Española RECIDA de centros de información y documentación medioambiental .

Tags: