Fuertes de Loreto y Guadalupe, Puebla, México

Los fuertes de Loreto y Guadalupe son algunos edificios militares antiguos que se encuentran en la ciudad de Puebla. Originalmente eran capillas construidas en la cima de una colina Acueyametepec, que fueron reconstituidas a principios del siglo XIX como fortificaciones con fines militares. Sirvieron como escenario principal tanto en la batalla como en el Asedio de Puebla, durante la Segunda Intervención francesa en México. Declarados patrimonio histórico de México, actualmente albergan museos de sitios por los que el Fuerte de San Loreto y Guadalupe se hicieron famosos.

Las ermitas
Los fuertes se encuentran en el área noreste de Puebla, en una colina conocida como Acueyametepec durante la era prehispánica. En el siglo XVI, los frailes franciscanos construyeron una ermita en el lado este de la colina; Más tarde, ese edificio se expandió a un templo bajo la dedicación de San Cristóbal, que finalmente quedó bajo el control de los padres Betlemitas, razón por la cual el área se conocía como Cerro de Belén. En la cara oeste se erigió otro templo, al que se le asignó la dedicación de la Virgen de Loreto, mientras que el templo original se dedicó a la Virgen de Guadalupe.

Uso militar
En 1816, el alcalde español Ciriaco del Llano ordenó la construcción de muros de piedra con revestimientos de cal alrededor de los templos, con el objetivo de convertirlos en posiciones militares para evitar ataques a Puebla por parte de grupos insurgentes. Las ermitas se utilizaron a partir de entonces como revistas en polvo. En el caso de Loreto, debido al estado de la ermita, fue necesario reparar las paredes, las rampas y el edificio central. En Guadalupe, la ermita fue demolida y se hicieron partes subterráneas para una bóveda y una cisterna.

Entre las fortalezas hay una separación de 928 metros en línea recta. No son grandes debido a las características del terreno. En el caso de Loreto, tiene bastiones circulares y no tiene foso, mientras que Guadalupe solo tiene dos pequeños bastiones y un relieve que cubría la entrada.

Las luchas por Puebla
Debido a su importancia estratégica, durante la intervención francesa los fuertes sirvieron como cuartel general del Ejército del Este y punto central de las batallas que se libraron en Puebla. Debido a su ubicación y las defensas que se concentraban a su alrededor, los fuertes representaban la «puerta» de México: si caían, la rendición de Puebla era inevitable y con ello se abría el paso libre a la Ciudad de México. Es por eso que las fuerzas francesas los atacaron en primer lugar durante la batalla del 5 de mayo de 1862, y al año siguiente, fortalecidos y con un contingente mucho más grande, los sometieron a un bombardeo despiadado hasta que quedaron en ruinas.

La batalla de Puebla fue un combate que se libró el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de la República Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y el Segundo Imperio francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una importante victoria para los mexicanos ya que con fuerzas consideradas inferiores lograron derrotar a uno de los ejércitos más experimentados y respetados de su tiempo. A pesar de su éxito, la batalla no impidió la invasión del país, solo la retrasó, sin embargo, sería la primera batalla de una guerra que México finalmente ganaría. Los franceses volverían al año siguiente,

Finalmente, debido a la incapacidad de consolidar un imperio y después de perder 11,000 hombres debido a la actividad guerrillera que nunca dejó de existir, 1 los franceses se retiraron incondicionalmente del país en 1867.

Batalla de puebla
La Batalla de Puebla fue una batalla que se libró el 5 de mayo en 1862 cerca de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de la República Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y el Segundo Imperio, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez, durante la Segunda intervención francesa en México, cuyo resultado fue una victoria importante para los mexicanos ya que con fuerzas consideradas inferiores lograron derrotar a uno de los ejércitos más experimentados.

A pesar de su éxito, la batalla no impidió la invasión del país, aunque sería la primera batalla en una guerra que México eventualmente ganaría. Los franceses regresarían al año siguiente, con el cual se libró una segunda batalla en Puebla en la que 35,000 franceses se enfrentaron a 29,000 mexicanos (una defensa que duró 62 días) y lograron avanzar a la Ciudad de México, lo que permitió el establecimiento del Segundo Imperio Mexicano. Finalmente, después de perder a 11,000 hombres debido a la actividad guerrillera que nunca dejó de existir, los franceses se retiraron incondicionalmente del país en 1867 al mando del emperador Napoleón III ante la amenaza de Prusia en Europa y la amenaza estadounidense de invadirlo si No se retiró de México.

Con la excepción del Grito de Dolores, la conmemoración de la Batalla de Puebla es la fecha más importante en el calendario cívico mexicano, ya que es una de las pocas victorias contra un ejército extranjero invasor. Simbólicamente, representa el logro de una gran compañía por parte de los mexicanos, que se puede lograr si se olvidan las divisiones y se superan las deficiencias, como lo demuestra el hecho de que se logró la victoria, con coraje y dedicación, a pesar de que todo estaba en contra: numérico y material inferioridad, moral disminuida por la tragedia de Chalchicomula y la simpatía de algunos sectores de las élites y la clase política hacia los invasores.

El 5 de mayo es una fecha entrañable para los mexicanos; Se celebra en las principales ciudades del país con desfiles y festivales. Ese día se llevan a cabo celebraciones en todo el país a jóvenes que sirven al Servicio Militar Nacional.

Sitios históricos
En 1930, los fuertes y el área que rodea la colina fueron declarados propiedad de la nación al servicio del pueblo, y se construyó un Museo de la Guerra en Loreto. En 1962, para conmemorar el centenario de la batalla, se amplió el museo y se reparó el área del parque. Actualmente, en el Área Histórica de Los Fuertes también hay un Museo Regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Auditorio de la Reforma y la Casa Puebla. Además, por un lado está el Centro de Exposiciones de Puebla y un monumento donde descansan los restos de Ignacio Zaragoza y su esposa Rafaela Padilla.

La artillería:
Cañones de 24, españoles, en carruajes de plaza y costa: 2 de bronce y 0 de hierro.
Cañones de 24, ingleses, en vagones: 3 de bronce y 0 de hierro.
Cañones de 12 en vagones cuadrados: o bronce y 3 de hierro.
Cañones de 8 cañones, batalla: 2 de bronce y 0 de hierro.
Cañones de 4 cañones lisos en batalla: 2 de bronce y 0 de hierro.
Cañones de á 4, americanos, forrados *: 1 bronce y 0 hierro.
Obús de 15 c / m: 1 de bronce y 0 de hierro.
Obús de 12 c / m: 2 de bronce y 0 de hierro.
Morteros de 20 c / m: 2 de bronce y 0 de hierro.

Total de 18 piezas de artillería; 15 de bronce y 3 de hierro.
Algún tiempo después, este cañón fue enviado como regalo a París por el mariscal Forey al Príncipe.

Museo
La importancia de este Fuerte como tal y en particular como Museo radica en el hecho de que, como Fuerte, en sus alrededores y dentro de él, varios eventos históricos importantes han tenido lugar para México, tanto en los siglos XIX como XX, desde la independencia a la revolución, pasando por los enfrentamientos entre conservadores y liberales, antes y durante la Guerra de Reforma y la intervención francesa.

Como museo, ha conservado durante casi ochenta años el patrimonio nacional, relacionado con las luchas a las que nos referimos en el párrafo anterior.

Historia del museo
El Museo del Fuerte de Loreto tiene su origen en el Museo de Historia del Guerrero, fundado en 1936 por un grupo de ciudadanos de Puebla preocupados por la conservación del patrimonio, encabezado por los Sres. Carlos y Ángel Paz y Puente, dejando a este último como responsable . En marzo de 1955, el gobierno del estado de Puebla estaba a cargo de su administración y en 1962 pasó a manos del INAH, a partir de entonces llamado Museo de No Intervención, hasta este año de 2012 cuando cambió su nombre.

La colección que se exhibe actualmente en el museo es básicamente la que reunieron los Sres. Paz y Puente para crear el Museo de Historia del Guerrero, enriquecida con algunas otras piezas de diferente origen. Otras piezas en exhibición son préstamos temporales de varios museos, incluidos el Museo Nacional de Historia, el Museo Regional de Querétaro, el Museo de Santa Mónica en Puebla, etc.

Propiedad
El fuerte de Loreto tiene una extensión de unos mil quinientos metros cuadrados. Se compone de un edificio dividido en tres partes: la capilla, la casa del capellán y los cuarteles militares. Alrededor de este edificio hay una explanada y a su alrededor hay cuatro bastiones o bastiones circulares. El Fuerte de Loreto a su vez está rodeado por un foso que lo rodea por completo.

Temas
Este museo consta de un solo piso y la exposición permanente se divide en siete salas, comenzando con la dedicada a la capilla de la Virgen de Loreto. Continúa con una ruta que tiene como eje central el papel desempeñado por el Fuerte de Loreto en las diferentes luchas armadas que ocurrieron en México, desde la Independencia hasta la Restauración de la República, sin descuidar la representación de la arquitectura militar y algunas características de la vida cotidiana. La vida en nuestro país en ciertos períodos del siglo XIX.

A lo largo de la exposición encontrará retratos de héroes y eventos, planes, maniquíes con uniformes, alegorías de soberanía nacional, armas y cañones, así como otros elementos representativos de la historia del lugar. También se muestran tres videos con información adicional.

Tags: