Historia de la moda occidental de 1830

La moda de la década de 1830, con influencias occidentales y occidentales, se caracteriza por un énfasis en la amplitud, inicialmente en el hombro y más tarde en las caderas, en contraste con las siluetas más estrechas que habían predominado entre 1800-1820.

El traje de las mujeres presentaba mangas más grandes que las que se usaban en cualquier período anterior o posterior, que iban acompañadas de elaborados peinados y sombreros grandes.

Los últimos meses de la década de 1830 vieron la proliferación de una nueva tecnología revolucionaria: la fotografía. Por lo tanto, la incipiente industria del retrato fotográfico ha preservado para la historia algunas pocas, pero invaluables, primeras imágenes de seres humanos, y por lo tanto también ha conservado nuestro primer vistazo a la “moda en acción” y su impacto en la vida cotidiana y la sociedad como todo.

Tendencias generales
La tendencia prevaleciente del romanticismo desde la década de 1820 hasta mediados de la década de 1840, con su énfasis en la emoción fuerte como fuente de experiencia estética y su reconocimiento de lo pintoresco, se reflejó en la moda como en otras artes. Los artículos de vestimenta histórica como gorgueras de cuello, ferronnières (diademas enjoyadas usadas en la frente) y mangas basadas en estilos de períodos anteriores fueron populares.

Las innovaciones en la impresión de rollos en textiles introdujeron nuevas telas de vestir. Los colores ricos como el rojo pavo de la década de 1820 todavía se encontraban, pero las delicadas impresiones florales sobre fondos claros eran cada vez más populares. Una impresión más precisa eliminó la necesidad de contornos oscuros en los diseños impresos, y aparecieron nuevos tintes verdes en patrones de hierbas, helechos y flores inusuales. Las combinaciones de flores y rayas estaban de moda.

En Francia, bajo el reinado de Louis-Philippe (1830-1848), la moda está mejorando. Hasta 1835, la silueta femenina evoluciona poco: los hombros desnudos por el escote del barco cubierto con una gran lencería de cuello, dijo canezous, una especie de peregrino bordado de gasa cuyos lados se pasan por debajo del cinturón muy ancho. Las mangas de la pierna (que estaba muy ajustada) se hinchan hasta el codo y se estrechan en el antebrazo. Las faldas se comen gracias a una enagua llamada crinolina y ahora cubren el zapato. El peinado se simplifica: el nudo de Apolo se reemplaza por un moño trenzado y bandas planas cubren las orejas. Los enormes sombreros desaparecen para dar cabida a las pequeñas capuchas que prefiguran la de la próxima década.

La tendencia historisante de las artes decorativas, aparecidas desde el Primer Imperio, y en particular la influencia Luis XV de los años 1830, comienzan a modificar la silueta femenina. La falda derecha comienza a hincharse, y esto desde 1825. Para alcanzar la circunferencia deseada, las mujeres superponen las enaguas. En 1830, César-Louis Oudinot-Lutel inventó un tejido de algodón o lino reforzado por un marco de crin. Utilizado en la fabricación de enaguas, el textil puede soportar la silueta de la corola, y se llama crinolina. Durante la década de 1840, la falda ganó progresivamente en volumen y peso: “Desde 1841 hasta 1846, nos recogimos envolviéndose alrededor de las caderas con un refuerzo acolchado que, añadiendo a las faldas, daba una apariencia de campana al vestido usado en De hecho, las mujeres superponen las enaguas, que pueden alcanzar el número de siete.

En general, tanto la moda masculina como la femenina mostraron ancho en el hombro por encima de una cintura pequeña. Los abrigos de los hombres estaban acolchados en los hombros y en el pecho, mientras que los hombros de las mujeres tenían mangas enormes.

Las modas de las mujeres
Visión de conjunto
En la década de 1830, los estilos de moda de las mujeres de moda tenían mangas distintivas de “pierna de cordero” o “gigot”, por encima de faldas cónicas llenas grandes, idealmente con una cintura estrecha y baja entre (lograda mediante corsé). El volumen de las prendas de las mujeres tanto por encima como por debajo de la cintura tenía como objetivo hacer que la cintura pareciera más pequeña de lo que era: este fue el repudio final de las últimas influencias estéticas persistentes de la silueta del Imperio de c. 1795-1825. Las telas pesadas y duras, como los brocados, volvieron a su estilo, y muchos vestidos del siglo XVIII se bajaron de los áticos y se cortaron en prendas nuevas. La combinación de hombros y mangas inclinados que eran muy grandes en la mayor parte del brazo (pero que se estrecha hasta un pequeño manguito en la muñeca) es bastante distintiva de los vestidos de día de la década de 1830.

Pelerines, tippets, o coberturas de encaje sobre los hombros, eran populares (uno de varios dispositivos, junto con las mangas de la parte superior del brazo y escotes anchos, para enfatizar los hombros y su ancho).

Vestidos
La figura femenina de moda, con sus hombros inclinados, busto redondeado, cintura estrecha y caderas llenas, se enfatizó de diversas maneras con el corte y el ajuste de los vestidos. Hacia 1835, la cintura pequeña se acentuó con un cinturón ancho (una moda que continúa en la década de 1820). Más tarde, la cintura y el diafragma no tenían cinturón, pero se cerraron cerca del cuerpo, y el corpiño comenzó a estrecharse hasta un pequeño punto en la cintura delantera. El corsé moderno ahora tenía coágulos para ahuecar individualmente los senos, y el corpiño se diseñó para enfatizar esta forma.

Los vestidos de noche tenían escotes muy anchos y mangas cortas e hinchadas que llegaban al codo desde un hombro caído y se usaban con guantes de longitud media. El ancho en el hombro a menudo se enfatizaba con paneles de tela recogidos o plisados ​​dispuestos horizontalmente sobre el busto y alrededor de los hombros.

Los vestidos de la mañana generalmente tenían escotes altos, y el ancho del hombro se enfatizaba con tippets o cuellos anchos que descansaban en las mangas del gigot. Los vestidos de la tarde de verano pueden tener escotes amplios y bajos, similares a los vestidos de noche, pero con mangas largas. Las faldas se plisaron en la pretina del corpiño y se sostuvieron con enaguas almidonadas de lino o algodón.

Alrededor de 1835, la longitud de la falda a la moda para las mujeres de clase media y alta cayó desde la altura del tobillo hasta el suelo.

Peinados y sombrerería
A principios de la década de 1830, el cabello se partió en el centro y se vistió con elaborados rizos, lazos y nudos que se extendían a ambos lados y hacia arriba desde la coronilla de la cabeza. Las trenzas estaban de moda, y también se enrollaban en una oreja y se recogían en un moño.

Los bonetes con anchos bordes semicirculares enmarcaban la cara para el desgaste de la calle, y estaban profusamente decorados con adornos, cintas y plumas.

Las mujeres casadas usaban una gorra de lino o de algodón para la ropa de diario, adornada con encajes, cintas y adornos, y atada debajo de la barbilla. La gorra se usaba solo en el interior y debajo del capó para usar en la calle.

Para la noche, se usaron adornos para el cabello, incluidos peines, cintas, flores y joyas; otras opciones incluyen boinas y turbantes.

Ropa interior
La ropa interior de las mujeres consistía en una camisa de lino hasta la rodilla con mangas rectas, hasta el codo. Los corsés comprimían la cintura y las faldas se mantenían en forma mediante capas de enaguas almidonadas, rígidas con pliegues y cordones. Las mangas completas fueron soportadas por plumpers de manga llenos.

Ropa de calle
Los hábitos de montar consistían en una chaqueta de cuello alto y cintura estrecha, con el hombro caído a la moda y mangas enormes, gastadas sobre una camisa de cuello alto o camisola, con una enagua o falda a juego. Se usaron sombreros altos con velos.

Los chales se usaron con vestidos de noche de manga corta a principios de la década, pero no fueron adecuados para las mangas anchas de mediados de la década de 1830.

Los mantos de cuerpo entero se usaron alrededor de 1836, cuando los mantos se hicieron más cortos. Un mantelete o mantón era una prenda de vestir con forma de cruz entre un chal y un manto, con puntas colgando al frente. El burnous era un manto de tres cuartos con una capucha, llamado así por la prenda similar de Arabia. El paletote era largo hasta la rodilla, con tres collares y aberturas para los brazos, y el pardessus era un saco de media longitud o tres cuartos con cintura y mangas definidas.

Para la noche, voluminosos mantos de terciopelo o satén, con ribetes de piel o forros de pieles en climas fríos, se llevaban con el traje de noche.

Calzado
Las zapatillas bajas con punta cuadrada estaban hechas de tela o cuero para el día y de satén para la ropa de noche. Botas bajas con inserciones elásticas aparecieron en esta década.

Galería de estilo

1-1833

2-1836-40

3-1831

4-1832

5-1830s

1.1833 Fashion Plate: vestido de noche (izquierda) y dos vestidos de mañana. La dama de la derecha usa un fichu-pelerine (tippet).
2. Hacia fines de la década de 1830, la plenitud se movía desde la parte superior hacia la parte inferior de las mangas. Este vestido de la mañana de 1836-40 presenta fruncido en las mangas superiores ajustadas; Victoria and Albert Museum.
3.Jane Digby usa su cabello con rizos en sacacorchos a los lados. La parte posterior de su cabello está trenzada y clavada en su cabeza, 1831.
4. Este retrato muestra los paneles plisados ​​de tela que recortan la bata alrededor del busto y los hombros, y el método de reunir plenitud en las mangas grandes. 1832.
5. Plumpers mangas, corsé, camisa y enaguas de la década de 1830, Museo de Arte del Condado de Los Angeles.

Moda de hombres
Visión de conjunto
En este momento, las placas de moda de los hombres continúan mostrando una silueta ideal con hombros anchos y una cintura estrecha y ceñida.

Abrigos y chalecos
Las casacas (en redingotes franceses) reemplazaban cada vez más los abrigos de cola por el uso informal durante el día. Tenían la longitud de la pantorrilla, y podrían ser de doble botonadura. El énfasis del hombro cayó más bajo en el brazo; los hombros estaban inclinados y las cabezas de las mangas hinchadas se encogían gradualmente y luego desaparecían. Los chalecos o chalecos eran de una o dos pechugas, con chal enrollado o (más tarde) cuellos con muescas, y extremadamente ajustados a través de la cintura. Los chalecos a veces se usaban dos a la vez, en colores contrastantes. Muchos hombres usaban corsés o prendas tipo corsé para dibujar en la cintura. Los abrigos más modernos tenían hombros y cofres acolchados, una característica que desapareció después de aproximadamente 1837.

Pantalones
Los pantalones de cuerpo entero comenzaron a tener el moderno cierre frontal, reemplazando el anterior frente de caída. Las nalgas seguían siendo un requisito para las funciones formales en la corte británica (como lo serían a lo largo de todo el siglo). Las correas seguían siendo usadas para montar a caballo y otras actividades campestres, especialmente en Gran Bretaña, con botas altas y ajustadas.

Ropa de calle
Los mantos se usaban con ropa de noche. Abrigos con mangas anchas fueron usados ​​con ropa de día; estos a menudo se llamaban abrigos grandes.

Sombreros y peinados
Las coronas de los sombreros altos tenían menos curvas que en el período anterior. El cabello generalmente se separó a un lado. El pelo rizado y las patillas permanecieron de moda, junto con los bigotes.

Galería de estilo

1-1837

2-1837
3 – 1830
4 – 1838
5 – 1832

1.Un grupo de artistas daneses en Roma, 1837. Los abrigos, los pantalones con frente de vuelo (algunos con correas debajo del empeine), los sombreros altos y las corbatas oscuras son características de este período.
2. La silueta de la moda masculina de 1837 muestra hombros anchos y una cintura estrecha y ceñida.
La placa de moda 3.1830 muestra la cintura pequeña y alta que era el ideal de la moda francesa en la década de 1830. Chaqueta de vestir (izquierda) y abrigo de mañana (derecha).
4.Zoo propietario Edward Cross viste un chaleco rojo y negro estampado con pantalones marrones y un frac negro, corbata y sombrero de copa, 1838.
5.Frederik Sødring luce un chaleco de brocado con un alto cuello de chal de terciopelo negro. La aleta delantera de sus pantalones de frente de otoño se puede ver claramente en este retrato de 1832. Tenga en cuenta la conicidad del chaleco hacia la cintura apretada.

Moda infantil
En este período, los niños pequeños usaban túnicas con bandas sobre los pantalones, a veces con una camisa de cuello redondo debajo. En la década de 1830, el traje esqueleto había pasado de moda. Los niños mayores usaban chaquetas cortas y pantalones con camisas de cuello redondo.

Las chicas usaban versiones simplificadas de la moda femenina.

Chico español, 1830
Chico alemán, 1830
Niño y niña austríaca, 1834
Francia, 1834
Alemania, 1837