Gestión de residuos

La gestión de residuos o la eliminación de residuos son todas las actividades y acciones necesarias para gestionar los residuos desde su inicio hasta su eliminación final. Esto incluye, entre otras cosas, la recolección, el transporte, el tratamiento y la eliminación de desechos junto con el monitoreo y la regulación. También abarca el marco legal y normativo que se relaciona con la gestión de residuos y abarca la orientación sobre el reciclaje.

Los desechos pueden tomar cualquier forma que sea sólida, líquida o gaseosa y cada uno tiene diferentes métodos de eliminación y manejo. La gestión de desechos normalmente trata con todos los tipos de desechos, ya sea que se haya creado en formas que sean industriales, biológicas, domésticas y en casos especiales donde pueda representar una amenaza para la salud humana. Se produce debido a la actividad humana, como cuando las fábricas extraen y procesan materias primas. La gestión de residuos está destinada a reducir los efectos adversos de los residuos en la salud, el medio ambiente o la estética.

Las prácticas de gestión de residuos no son uniformes entre los países (países desarrollados y en desarrollo); regiones (zonas urbanas y rurales), y sectores (residenciales e industriales).

Una gran parte de las prácticas de gestión de residuos se relacionan con los residuos sólidos municipales (RSU), que es la mayor parte de los residuos que se generan por la actividad doméstica, industrial y comercial.

Tipos de residuos
Por origen, se pueden distinguir los siguientes tipos de residuos:

A. Residuos municipales y asimilables que son residuos generados en áreas urbanas y rurales. Se agrupan en:

A1 – Residuos domésticos de hogares, tiendas, hoteles, restaurantes, instituciones públicas.
A2 – Residuos viales específicos de las calles (papel, plástico, hojas, polvo).
A3 – Residuos de construcción y demolición derivados de trabajos de construcción y modernización y mantenimiento de calles.
A4 – Lodos de la ciudad resultantes de aguas residuales y plantas de tratamiento de aguas residuales domésticas.

B. Residuos sanitarios procedentes de hospitales, dispensarios y consultorios médicos.

C. Residuos de producción derivados de los procesos tecnológicos, industriales o agrícolas.

C1 Residuos industriales, que las normas europeas clasifican en:
Clase 1 Residuos industriales peligrosos pero no tóxicos, por ejemplo, amianto.
Clase 2 Residuos industriales no peligrosos y no tóxicos.
Clase 3 Residuos inertes, p. Ej. De construcción.
Clase 4 Residuos tóxicos, por ejemplo, médicos, radioactivos.
Clase 5 Residuos industriales producidos en grandes cantidades, por ejemplo, cenizas producidas por centrales eléctricas de carbón.
C2 Residuos agrozootécnicos de la agricultura y, en particular, zootécnicos.
C3 Residuos especiales, categoría de explosivos y sustancias radiactivas.

Principios de gestión de residuos.

Jerarquía de residuos
La jerarquía de residuos se refiere a la reducción, reutilización y reciclaje de las “3 R”, que clasifica las estrategias de gestión de residuos según su conveniencia en términos de minimización de residuos. La jerarquía de residuos es la piedra angular de la mayoría de las estrategias de minimización de residuos. El objetivo de la jerarquía de residuos es extraer los máximos beneficios prácticos de los productos y generar la cantidad mínima de residuos finales; Ver: recuperación de recursos. La jerarquía de residuos se representa como una pirámide porque la premisa básica es que las políticas deben promover medidas para evitar la generación de residuos. El siguiente paso o acción preferida es buscar usos alternativos para los residuos que se han generado, es decir, para su reutilización. El siguiente es el reciclaje que incluye el compostaje. Siguiendo este paso está la recuperación de material y el desperdicio de energía. La acción final es la eliminación, en vertederos o mediante incineración sin recuperación de energía. Este último paso es el último recurso para los residuos que no se han evitado, desviado o recuperado. [Página necesaria] La jerarquía de residuos representa la progresión de un producto o material a través de las etapas secuenciales de la pirámide de gestión de residuos. La jerarquía representa las últimas partes del ciclo de vida de cada producto. [Página necesaria]

Ciclo de vida de un producto.
El ciclo de vida comienza con el diseño, luego continúa a través de la fabricación, distribución y uso primario, y luego sigue las etapas de la jerarquía de residuos para reducir, reutilizar y reciclar. Cada etapa del ciclo de vida ofrece oportunidades para la intervención de políticas, para repensar la necesidad del producto, para rediseñar para minimizar el potencial de desperdicio, para extender su uso. [Página necesaria] El análisis del ciclo de vida del producto es una forma de optimizar el uso de Los limitados recursos del mundo al evitar la generación innecesaria de residuos.

Eficiencia de recursos
La eficiencia de los recursos refleja la comprensión de que el crecimiento económico mundial y el desarrollo no pueden mantenerse en los patrones actuales de producción y consumo. A nivel mundial, la humanidad extrae más recursos para producir bienes de los que el planeta puede reponer. [Página necesaria] La eficiencia de los recursos es la reducción del impacto ambiental de la producción y el consumo de estos bienes, desde la extracción final de la materia prima hasta el último uso y la eliminación. Este proceso de eficiencia de recursos puede abordar la sostenibilidad.

Principio de quien contamina paga
El principio de quien contamina paga obliga a la parte contaminante a pagar por el impacto en el medio ambiente. Con respecto a la gestión de desechos, esto generalmente se refiere al requisito de que un generador de desechos pague por la eliminación adecuada del material no recuperable.

Historia
A lo largo de la mayor parte de la historia, la cantidad de desechos generados por los humanos fue insignificante debido a la baja densidad de población y los bajos niveles sociales de explotación de los recursos naturales. Los desechos comunes producidos durante los tiempos pre-modernos fueron principalmente cenizas y desechos humanos biodegradables, que fueron devueltos al suelo a nivel local, con un impacto ambiental mínimo. Las herramientas hechas de madera o metal fueron generalmente reutilizadas o pasadas de generación en generación.

Sin embargo, algunas civilizaciones parecen haber sido más despilfarradoras en su producción de residuos que otras. En particular, los mayas de América Central tenían un ritual mensual fijo, en el que las personas de la aldea se reunían y quemaban la basura en grandes basureros.

Era moderna
Tras el inicio de la industrialización y el crecimiento urbano sostenido de los grandes centros de población en Inglaterra, la acumulación de residuos en las ciudades causó un rápido deterioro en los niveles de saneamiento y la calidad general de la vida urbana. Las calles se llenaron de basura debido a la falta de regulaciones de eliminación de residuos. Los pedidos para el establecimiento de una autoridad municipal con poderes de eliminación de residuos se produjeron ya en 1751, cuando Corbyn Morris en Londres propuso que “… como la preservación de la salud de las personas es de gran importancia, se propone que la limpieza de esta ciudad, debe someterse a una gestión pública uniforme, y toda la suciedad debe ser transmitida por el Támesis a la distancia adecuada en el país “.

Sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XIX, impulsado por los brotes de cólera cada vez más devastadores y el surgimiento de un debate sobre salud pública, que surgió la primera legislación sobre el tema. De gran influencia en este nuevo enfoque fue el informe La condición sanitaria de la población trabajadora en 1842 del reformador social, Edwin Chadwick, en el que defendía la importancia de contar con instalaciones adecuadas de eliminación y gestión de desechos para mejorar la salud y el bienestar de la población de la ciudad. .

En el Reino Unido, la Ley de eliminación de molestias y prevención de enfermedades de 1846 comenzó lo que iba a ser un proceso en constante evolución de la provisión de la gestión regulada de residuos en Londres. La Junta Metropolitana de Obras fue la primera autoridad de la ciudad que centralizó la regulación de saneamiento para la ciudad en rápida expansión y la Ley de Salud Pública de 1875 hizo obligatorio que todos los hogares depositaran sus desechos semanales en “recipientes móviles: para su eliminación: el primer concepto para un polvo -compartimiento.

El dramático aumento de los residuos para su eliminación llevó a la creación de las primeras plantas de incineración, o, como se llamaban, “destructores”. En 1874, el primer incinerador fue construido en Nottingham por Manlove, Alliott & Co. Ltd. para el diseño de Alfred Fryer. Sin embargo, estos se encontraron con la oposición debido a las grandes cantidades de cenizas que producían y que flotaban sobre las áreas vecinas.

Sistemas municipales similares de eliminación de residuos surgieron a finales del siglo XX en otras grandes ciudades de Europa y América del Norte. En 1895, la ciudad de Nueva York se convirtió en la primera ciudad de EE. UU. Con gestión de basura del sector público.

Los primeros camiones de eliminación de basura eran simplemente camiones de volteo de cuerpo abierto tirados por un equipo de caballos. Se motorizaron en la primera parte del siglo XX y los primeros camiones con carrocería cerrada para eliminar olores con un mecanismo de palanca de descarga se introdujeron en la década de 1920 en Gran Bretaña. Estos pronto se equiparon con ‘mecanismos de tolva’ donde el scooper se cargó al nivel del piso y luego se elevó mecánicamente para depositar los desechos en el camión. El Garwood Load Packer fue el primer camión en 1938 en incorporar un compactador hidráulico.

Manejo de residuos y transporte.
Los métodos de recolección de residuos varían ampliamente entre los diferentes países y regiones. Los servicios de recolección de residuos domésticos a menudo son proporcionados por las autoridades del gobierno local o por empresas privadas para residuos industriales y comerciales. Algunas áreas, especialmente las de los países menos desarrollados, no tienen sistemas formales de recolección de residuos.

Prácticas de manejo de residuos
La recolección en el lado de la acera es el método más común de eliminación en la mayoría de los países europeos, Canadá, Nueva Zelanda y muchas otras partes del mundo desarrollado en el que los desechos se recogen a intervalos regulares en camiones especializados. Esto se asocia a menudo con la segregación de residuos del lado de la acera. En las zonas rurales, es posible que sea necesario llevar los desechos a una estación de transferencia. Los residuos recogidos se transportan a una instalación de eliminación adecuada. En algunas áreas, se utiliza la recolección de vacío en la que los desechos se transportan desde el hogar o las instalaciones comerciales mediante vacío a lo largo de tubos de diámetro pequeño. Los sistemas están en uso en Europa y América del Norte.

En algunas jurisdicciones, los residuos no segregados se recolectan en la acera o en las estaciones de transferencia de residuos y luego se clasifican en materiales reciclables y residuos inutilizables. Dichos sistemas son capaces de clasificar grandes volúmenes de desechos sólidos, recuperar materiales reciclables y convertir el resto en biogás y acondicionador de suelos. En San Francisco, el gobierno local estableció su Ordenanza de reciclaje y compostaje obligatorios en apoyo de su objetivo de “Cero desperdicios para 2020”, que exige que todos los habitantes de la ciudad mantengan los materiales reciclables y compostables fuera del relleno sanitario. Las tres corrientes se recolectan con el sistema de contenedores “Fantastic 3” en el borde de la acera (azul para los materiales reciclables, verde para los composites y negro para los materiales destinados a vertederos) proporcionados a residentes y negocios, y el servicio del único transportista de basura de San Francisco, Recology. El sistema “Pay-As-You-Throw” de la ciudad cobra a los clientes por el volumen de materiales destinados a vertederos, lo que proporciona un incentivo financiero para separar los materiales reciclables y los materiales de composición de otros descartes. El Programa de Residuos Cero del Departamento de Medio Ambiente de la Ciudad ha llevado a la Ciudad a lograr un desvío del 80%, la tasa de desviación más alta en Norteamérica. Otras empresas, como Waste Industries, utilizan una variedad de colores para distinguir entre la basura y los botes de reciclaje.

Modelos financieros
En la mayoría de los países desarrollados, la eliminación de desechos domésticos se financia con un impuesto nacional o local que puede estar relacionado con el ingreso o el valor de las propiedades. La eliminación de desechos comerciales e industriales generalmente se cobra como un servicio comercial, a menudo como un cargo integrado que incluye los costos de eliminación. Esta práctica puede alentar a los contratistas de eliminación a optar por la opción de eliminación más barata, como un relleno sanitario, en lugar de la mejor solución ambiental, como la reutilización y el reciclaje.

En algunas áreas, como Taipei, el gobierno de la ciudad carga a sus hogares e industrias por el volumen de basura que producen. Los residuos son recogidos por el ayuntamiento solo si se colocan en bolsas de basura emitidas por el gobierno. Esta política ha reducido con éxito la cantidad de residuos que la ciudad produce y ha aumentado la tasa de reciclaje.

Marruecos también ha visto beneficios al implementar un sistema de relleno sanitario de $ 300 millones. Si bien puede parecer una inversión costosa, el gobierno del país predice que les ha ahorrado otros $ 440 millones en daños o las consecuencias de no disponer adecuadamente de los residuos.

Métodos de eliminación

Vertedero
Un sitio de relleno sanitario (también conocido como punta, vertedero, basurero, vertedero de basura o vertedero e históricamente como un basurero) es un sitio para la eliminación de materiales de desecho mediante enterramiento. Es la forma más antigua de tratamiento de residuos (aunque la parte de entierro es moderna; históricamente, los residuos se dejaron en pilas o se lanzaron a los pozos). Históricamente, los vertederos han sido el método más común de eliminación organizada de residuos y lo siguen siendo en muchos lugares del mundo.

Algunos vertederos también se utilizan para fines de gestión de residuos, como el almacenamiento temporal, la consolidación y la transferencia, o el procesamiento de material de desecho (clasificación, tratamiento o reciclaje). A menos que se estabilicen, estas áreas pueden experimentar fuertes sacudidas o licuefacción del suelo durante un gran terremoto.

Incineración
La incineración es un método de eliminación en el que los desechos orgánicos sólidos se someten a la combustión para convertirlos en residuos y productos gaseosos. Este método es útil para la eliminación de residuos sólidos municipales y residuos sólidos del tratamiento de aguas residuales. Este proceso reduce los volúmenes de desechos sólidos en un 80 a 95 por ciento. La incineración y otros sistemas de tratamiento de residuos a alta temperatura se describen a veces como “tratamiento térmico”. Los incineradores convierten los materiales de desecho en calor, gas, vapor y cenizas.

La incineración se lleva a cabo en pequeña escala por individuos y en gran escala por la industria. Se utiliza para eliminar residuos sólidos, líquidos y gaseosos. Se reconoce como un método práctico para deshacerse de ciertos materiales de desechos peligrosos (como los desechos médicos biológicos). La incineración es un método controvertido de eliminación de desechos, debido a problemas como la emisión de contaminantes gaseosos.

La incineración es común en países como Japón, donde la tierra es más escasa, ya que las instalaciones generalmente no requieren tanto espacio como los rellenos sanitarios. Los residuos en energía (WtE) o energía de residuos (EfW) son términos generales para las instalaciones que queman residuos en un horno o caldera para generar calor, vapor o electricidad. La combustión en un incinerador no siempre es perfecta y ha habido preocupaciones sobre los contaminantes en las emisiones gaseosas de las pilas de incineradores. La preocupación particular se ha centrado en algunos compuestos orgánicos muy persistentes, como las dioxinas, los furanos y los HAP, que pueden crearse y pueden tener graves consecuencias ambientales.

Reciclaje
El reciclaje es una práctica de recuperación de recursos que se refiere a la recolección y reutilización de materiales de desecho, como los contenedores de bebidas vacíos. Los materiales a partir de los cuales se fabrican los artículos pueden ser reprocesados ​​en nuevos productos. El material para reciclaje se puede recolectar por separado de los desechos generales utilizando contenedores y vehículos de recolección dedicados, un procedimiento llamado recolección en el lado de la basura. En algunas comunidades, el propietario de los residuos debe separar los materiales en diferentes contenedores (por ejemplo, para papel, plásticos, metales) antes de su recolección. En otras comunidades, todos los materiales reciclables se colocan en una única papelera para su recolección, y la clasificación se realiza más tarde en una instalación central. Este último método se conoce como “reciclaje de flujo único”.

Los productos de consumo reciclados más comunes incluyen aluminio como latas de bebidas, cobre como el alambre, acero de alimentos y aerosoles, muebles o equipo de acero viejo, neumáticos de goma, botellas de polietileno y PET, botellas y frascos de vidrio, cartones de cartón, periódicos, revistas. y papel ligero, y cajas de cartón corrugado.

PVC, LDPE, PP y PS (ver código de identificación de resina) también son reciclables. Estos artículos generalmente se componen de un solo tipo de material, lo que los hace relativamente fáciles de reciclar en nuevos productos. El reciclaje de productos complejos (como computadoras y equipos electrónicos) es más difícil, debido al desmantelamiento y la separación adicionales requeridos.

El tipo de material aceptado para el reciclaje varía según la ciudad y el país. Cada ciudad y país tiene diferentes programas de reciclaje que pueden manejar los distintos tipos de materiales reciclables. Sin embargo, una cierta variación en la aceptación se refleja en el valor de reventa del material una vez que se vuelve a procesar. En julio de 2017, el gobierno chino anunció una prohibición de importación de 24 categorías de materiales reciclables y residuos sólidos, incluidos plásticos, textiles y papel mezclado, lo que tuvo un impacto tremendo en los países desarrollados a nivel mundial, que exportaron directa o indirectamente a China.

Recuperación de material
Para un reciclaje exitoso, se requiere la clasificación de acuerdo con la calidad del material, la clasificación que comienza con la recolección selectiva. También pueden ser separados en instalaciones de clasificación de residuos.

Materiales ordinarios que pueden ser recuperados aluminio de dosis de cerveza, acero en envases de alimentos y sprays, polietileno de alta densidad (polietileno de alta densidad inglés – HDPE) y el empaque de tereftalato de polietileno (tereftalato de polietileno inglés -PET), botellas y frascos, Papel de diarios y revistas, la caja de cartón en el embalaje. Los plásticos pueden recuperarse cloruro de asvinilo (cloruro de polivinilo inglés – PVC), polietileno de baja densidad (polietileno de baja densidad inglés – LDPE), polipropileno (PP) y poliestireno (PS), aunque actualmente no se recolectan. Los productos fabricados con estos materiales son típicamente homogéneos, ya que contienen un componente, lo que facilita el reciclaje. En comparación, el reciclaje de equipos eléctricos y electrónicos es más difícil y requiere tecnologías para separar los diversos materiales que los componen.

En los almacenes, la recuperación comienza con la clasificación de los materiales. Para residuos mixtos, la primera operación es la trituración, que se opera en molinos con martillos, trituradoras, trituradoras, escofinas. A esto le sigue la clasificación dimensional en el espacio del tambor, pantallas vibratorias, separadores balísticos, clasificación densimétrica en ciclones, clasificación magnética de materiales ferrosos, clasificación óptica (para vidrio) y, posiblemente, clasificación manual. Seguimiento de las operaciones de purificación. Los residuos clasificados y purificados se envasan en prensas, listos para su entrega al cliente.

Si los residuos mezclados contienen componentes biológicos, se pueden procesar biológicamente, pero se deben separar en la medida de lo posible otros materiales recuperables.

En Rumania, la recuperación la llevan a cabo varias empresas especializadas en el tratamiento de residuos para el reciclaje.

Procesamiento biologico
Los desechos orgánicos, tales como restos de plantas, restos de comida y papel, pueden ser aprovechados mediante el compostaje, que implica un proceso de descomposición de la materia orgánica. El resultado es el compost, un excelente fertilizante agrícola. El compostaje produce biogás con un alto contenido de metano, que puede usarse como tal, por ejemplo, en cocinas o en centrales termoeléctricas. Al compostar en instalaciones dispuestas se acelera el proceso natural de descomposición de la materia orgánica.

El compostaje se puede hacer tanto en pequeñas plantas individuales en hogares como en grandes plantas industriales (por ejemplo, plantas de tratamiento de aguas residuales). Se puede realizar tanto por fermentación aeróbica como por anaeróbica.

Otra fuente de biogás son los lodos municipales, resultantes de plantas de tratamiento de aguas residuales o plantas de tratamiento de aguas residuales industriales.

El material combustible se puede obtener procesando tanto los procesos biológicos como los de pirólisis y gasificación a la presión alta en la atmósfera baja en oxígeno. Los métodos avanzados (gasificación por arco de plasma) pueden producir gas de síntesis (sintasa) con una mejor composición, compuesta de monóxido de carbono e hidrógeno.

Recuperación de energía
Los residuos de los que se puede recuperar la energía son madera (residuos de madera de cultivos, procesamiento de madera y residuos de demolición), depósitos de gas y biogás. La madera tiene un valor calorífico de 14-17 MJ / kg y el gas de vertedero y el biogás tienen una composición y un valor calorífico similares de 20-25 MJ de potencia / m³ N. Como resultado, pueden quemarse en aparatos domésticos o en calderas para La producción de calor o, mediante turbinas, la corriente eléctrica.

Reutilizar

Reprocesamiento biologico
Los materiales recuperables que son de naturaleza orgánica, como material vegetal, restos de alimentos y productos de papel, pueden recuperarse a través de procesos de compostaje y digestión para descomponer la materia orgánica. El material orgánico resultante se recicla luego como mantillo o compost para fines agrícolas o de paisajismo. Además, el gas residual del proceso (como el metano) se puede capturar y usar para generar electricidad y calor (CHP / cogeneración) maximizando las eficiencias. La intención del procesamiento biológico en la gestión de residuos es controlar y acelerar el proceso natural de descomposición de la materia orgánica. (Ver recuperación de recursos).

Recuperación de energía
La recuperación de energía a partir de desechos es la conversión de materiales de desecho no reciclables en calor, electricidad o combustible utilizables a través de una variedad de procesos, que incluyen combustión, gasificación, pirolización, digestión anaeróbica y recuperación de gases de vertederos. Este proceso a menudo se llama desperdicio de energía. La recuperación de energía a partir de residuos forma parte de la jerarquía de gestión de residuos no peligrosos. El uso de la recuperación de energía para convertir los materiales de desecho no reciclables en electricidad y calor, genera una fuente de energía renovable y puede reducir las emisiones de carbono al compensar la necesidad de energía proveniente de fuentes fósiles, así como a reducir la generación de metano de los rellenos sanitarios. A nivel mundial, los residuos en energía representan el 16% de la gestión de residuos.

El contenido de energía de los productos de desecho se puede aprovechar directamente usándolos como combustible de combustión directa, o indirectamente procesándolos en otro tipo de combustible. El tratamiento térmico abarca desde el uso de residuos como fuente de combustible para cocinar o calentar y el uso de gas combustible (ver más arriba), hasta el combustible para calderas para generar vapor y electricidad en una turbina. La pirólisis y la gasificación son dos formas relacionadas de tratamiento térmico donde los materiales de desecho se calientan a altas temperaturas con disponibilidad limitada de oxígeno. El proceso usualmente ocurre en un recipiente sellado a alta presión. La pirólisis de los residuos sólidos convierte el material en productos sólidos, líquidos y gaseosos. El líquido y el gas pueden quemarse para producir energía o refinarse para obtener otros productos químicos (refinería química). El residuo sólido (carbón) se puede refinar aún más en productos como el carbón activado. La gasificación y la avanzada gasificación por arco de plasma se utilizan para convertir los materiales orgánicos directamente en un gas sintético (gas de síntesis) compuesto de monóxido de carbono e hidrógeno. El gas se quema para producir electricidad y vapor. Una alternativa a la pirólisis es la descomposición supercrítica en agua a alta temperatura y presión (oxidación monofásica hidrotermal).

Pirolisis
La pirólisis se usa a menudo para convertir muchos tipos de residuos domésticos e industriales en un combustible recuperado. Los diferentes tipos de entrada de residuos (como residuos de plantas, residuos de alimentos, neumáticos) colocados en el proceso de pirólisis pueden generar una alternativa a los combustibles fósiles. La pirólisis es un proceso de descomposición termoquímica de materiales orgánicos por calor en ausencia de cantidades estequiométricas de oxígeno; La descomposición produce diversos gases de hidrocarburos. Durante la pirólisis, las moléculas del objeto vibran a altas frecuencias en la medida en que las moléculas comienzan a descomponerse. La velocidad de pirólisis aumenta con la temperatura. En aplicaciones industriales, las temperaturas están por encima de 430 ° C (800 ° F). La pirólisis lenta produce gases y carbón sólido. La pirólisis es una promesa para la conversión de biomasa residual en combustible líquido útil. La pirólisis de residuos de madera y plásticos puede potencialmente producir combustible. Los sólidos que quedan de la pirólisis contienen metales, vidrio, arena y coque de pirólisis que no se convierten en gas. En comparación con el proceso de incineración, ciertos tipos de procesos de pirólisis liberan subproductos menos dañinos que contienen metales alcalinos, azufre y cloro. Sin embargo, la pirólisis de algunos residuos produce gases que afectan el medio ambiente, como el HCl y el SO2.

Recuperación de recursos
La recuperación de recursos es el desvío sistemático de desechos, que fue destinado a la eliminación, para un próximo uso específico. Es el procesamiento de materiales reciclables para extraer o recuperar materiales y recursos, o para convertirlos en energía. Estas actividades se realizan en una instalación de recuperación de recursos. La recuperación de recursos no solo es importante para el medio ambiente, sino que también es rentable. Disminuye la cantidad de residuos para su eliminación, ahorra espacio en los vertederos y conserva los recursos naturales.

La recuperación de recursos (a diferencia de la gestión de residuos) utiliza ACV (análisis del ciclo de vida) para ofrecer alternativas a la gestión de residuos. Para los MSW mixtos (residuos sólidos municipales), varios estudios amplios han indicado que la administración, la separación de fuentes y la recolección seguidas de la reutilización y el reciclaje de la fracción no orgánica y la producción de energía y compost / fertilizante del material orgánico a través de digestión anaeróbica es la camino favorecido.

Como ejemplo de cómo el reciclaje de recursos puede ser beneficioso, muchos artículos desechados contienen metales que pueden reciclarse para generar ganancias, como los componentes de las placas de circuitos. Las virutas de madera en paletas y otros materiales de embalaje se pueden reciclar para obtener productos útiles para la horticultura. Los chips reciclados pueden cubrir caminos, pasarelas o superficies de arena.

Sustentabilidad
La gestión de residuos es un componente clave en la capacidad de una empresa para mantener la acreditación ISO14001. La norma alienta a las empresas a mejorar su eficiencia ambiental cada año al eliminar el desperdicio a través de las prácticas de recuperación de recursos. Una forma de hacerlo es mediante la adopción de prácticas de recuperación de recursos como el reciclaje de materiales como vidrio, restos de alimentos, papel y cartón, botellas de plástico y metal. Los materiales reciclados a menudo se pueden vender a la industria de la construcción. Muchas corrientes de desechos inorgánicos pueden usarse para producir materiales para la construcción. El hormigón y los ladrillos se pueden reciclar como grava artificial. Este tema estuvo en la agenda de la conferencia internacional WASCON en España en junio de 2015 y en la conferencia internacional sobre urbanismo verde, celebrada en Italia del 12 al 14 de octubre de 2016.

Gestión de residuos líquidos.

Lodos de aguas residuales
El lodo de las aguas residuales se produce mediante procesos de tratamiento de aguas residuales. Debido a la rápida urbanización, ha habido un aumento en las aguas residuales municipales que resulta de 0.1 a 30.8 kg de aguas residuales por población equivalente por año (kg / pe / año). Las prácticas comunes de eliminación de lodos de depuradora son la incineración, el compostaje y los vertederos.

Métodos de evitación y reducción.
Un método importante de gestión de residuos es la prevención de la creación de material de desecho, también conocido como reducción de desechos. Los métodos para evitar el consumo incluyen la reutilización de productos de segunda mano, la reparación de artículos rotos en lugar de comprar productos nuevos, el diseño de productos para recargar o reutilizar (como el algodón en lugar de bolsas de plástico), alentar a los consumidores a evitar el uso de productos desechables (como los cubiertos desechables). ), retirando cualquier resto de comida / líquido de las latas y envases, y diseñando productos que usen menos material para lograr el mismo propósito (por ejemplo, aligerar las latas de bebidas).

Movimiento internacional de residuos
Si bien el transporte de residuos dentro de un país determinado está sujeto a las regulaciones nacionales, el movimiento transfronterizo de residuos a menudo está sujeto a tratados internacionales. Una gran preocupación para muchos países del mundo ha sido el desperdicio peligroso. El Convenio de Basilea, ratificado por 172 países, desprecia el movimiento de desechos peligrosos de países desarrollados a países menos desarrollados. Las disposiciones del Convenio de Basilea se han integrado en el reglamento de la UE sobre transporte de residuos. Los desechos radiactivos, aunque se consideran peligrosos, no están bajo la jurisdicción del Convenio de Basilea.

Beneficios
El desperdicio no es algo que se deba desechar o eliminar sin tener en cuenta el uso futuro. Puede ser un recurso valioso si se aborda correctamente, a través de políticas y prácticas. Con prácticas racionales y consistentes de manejo de desechos, existe la oportunidad de obtener una variedad de beneficios. Esos beneficios incluyen:

Económico: la mejora de la eficiencia económica a través de los recursos, el tratamiento y la eliminación de los recursos, y la creación de mercados para el reciclaje puede conducir a prácticas eficientes en la producción y el consumo de productos y materiales, lo que hace que se recuperen materiales valiosos para su reutilización y el potencial para nuevos puestos de trabajo y nuevos oportunidades de negocio.
Social: al reducir los impactos adversos en la salud mediante prácticas adecuadas de gestión de desechos, las consecuencias resultantes son comunidades cívicas más atractivas. Las mejores ventajas sociales pueden llevar a nuevas fuentes de empleo y sacar a las comunidades de la pobreza, especialmente en algunos de los países y ciudades más pobres en desarrollo.
Ambiental: la reducción o eliminación de los impactos adversos en el medio ambiente mediante la reducción, la reutilización y el reciclaje, y la minimización de la extracción de recursos puede mejorar la calidad del aire y el agua y ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
Equidad intergeneracional: el seguimiento de las prácticas de gestión de residuos puede proporcionar a las generaciones posteriores una economía más sólida, una sociedad más justa e inclusiva y un entorno más limpio. [Página necesaria]

Desafíos en los países en desarrollo.
Las áreas con economías en desarrollo a menudo experimentan agotados servicios de recolección de residuos y vertederos no controlados e inadecuadamente administrados. Los problemas están empeorando. [Página requerida] Los problemas con la gobernabilidad complican la situación. La gestión de residuos en estos países y ciudades es un desafío continuo debido a la debilidad de las instituciones, la falta de recursos crónicos y la rápida urbanización. [Página necesaria] Todos estos desafíos, junto con la falta de comprensión de los diferentes factores que contribuyen a la jerarquía de la gestión de residuos , afectan el tratamiento de los residuos. [cita completa requerida]

Tecnologías
Tradicionalmente, la industria de la gestión de residuos ha adoptado las últimas tecnologías, como las etiquetas RFID (identificación por radiofrecuencia), GPS y paquetes de software integrados que permiten recopilar datos de mejor calidad sin el uso de la estimación o la entrada manual de datos.

Revistas científicas
Las revistas científicas relacionadas en esta área incluyen:

Economía Ambiental y de Recursos
Monitoreo y Evaluación Ambiental
Revista de Política y Gestión de Evaluación Ambiental
Revista de Economía y Gestión Ambiental