Virtud

La virtud es excelencia moral. Una virtud es un rasgo o cualidad que se considera moralmente bueno y, por lo tanto, se valora como fundamento de principio y buen ser moral. Las virtudes personales son características valoradas como promotoras de la grandeza colectiva e individual. En otras palabras, es un comportamiento que muestra altos estándares morales. Hacer lo correcto y evitar lo que está mal. Lo contrario de la virtud es el vicio.

Las cuatro virtudes cardinales clásicas en el cristianismo son la templanza, la prudencia, el coraje y la justicia. El cristianismo deriva las tres virtudes teologales de la fe, la esperanza y el amor (caridad) de 1 Corintios. Juntos forman las siete virtudes. Los cuatro brahmavihara (“Estados divinos”) del budismo pueden considerarse virtudes en el sentido europeo. Según el libro de Nitobe Inazō Bushido: El alma de Japón, el código japonés de Bushidō se caracteriza por ocho virtudes principales, que incluyen la honestidad, el coraje heroico y la rectitud.

Antiguo Egipto
Durante la civilización egipcia, Maat o Ma’at (que se cree que se pronunció * [muʔ.ʕat]), también deletreado māt o mayet, era el concepto egipcio antiguo de verdad, equilibrio, orden, ley, moralidad y justicia. Maat también fue personificada como una diosa que regula las estrellas, las estaciones y las acciones de los mortales y las deidades. Las deidades establecen el orden del universo del caos en el momento de la creación. Su contraparte (ideológica) era Isfet, quien simbolizaba el caos, las mentiras y la injusticia.

Antigüedad grecorromana

Virtud platónica
Las cuatro virtudes cardinales clásicas son:

templanza: σωφροσύνη (sōphrosynē)
prudencia: φρόνησις (phronēsis)
coraje: ἀνδρεία (andreia)
justicia: δικαιοσύνη (dikaiosynē)

Esta enumeración se remonta a la filosofía griega y fue listada por Platón además de la piedad: ὁσιότης (hosiotēs), con la excepción de que la sabiduría reemplazó a la prudencia como virtud. Algunos estudiosos consideran cualquiera de las cuatro combinaciones de virtudes anteriores como mutuamente reducibles y, por lo tanto, no cardinales.

No está claro si las virtudes múltiples fueron de construcción posterior, y si Platón se suscribió a una visión unificada de las virtudes. En Protágoras y Meno, por ejemplo, afirma que las virtudes separadas no pueden existir independientemente y ofrece como evidencia las contradicciones de actuar con sabiduría, pero de manera injusta; o actuar con valentía (fortaleza), pero sin sabiduría.

Virtud aristotélica
En su obra Ética a Nicómaco, Aristóteles definió una virtud como un punto entre una deficiencia y un exceso de un rasgo. El punto de mayor virtud no está en el medio exacto, sino en un medio dorado a veces más cerca de un extremo que del otro. Sin embargo, la acción virtuosa no es simplemente la “media” (matemáticamente hablando) entre dos extremos opuestos. Como dice Aristóteles en la Ética a Nicómaco: “en los momentos correctos, sobre las cosas correctas, hacia las personas correctas, para el fin correcto y de la manera correcta, es la condición intermedia y mejor, y esto es propio de la virtud”. Esto no es simplemente dividir la diferencia entre dos extremos. Por ejemplo, la generosidad es una virtud entre los dos extremos de la avaricia y el despilfarro. Otros ejemplos incluyen: coraje entre cobardía y necedad, y confianza entre autodesprecio y vanidad. En el sentido de Aristóteles, la virtud es excelencia en ser humano.

Prudencia y virtud
Séneca, el estoico romano, dijo que la prudencia perfecta es indistinguible de la virtud perfecta. Por lo tanto, al considerar todas las consecuencias, una persona prudente actuaría de la misma manera que una persona virtuosa. Platón expresó el mismo razonamiento en Protágoras, cuando escribió que las personas solo actúan de una manera que perciben les traerá el máximo bien. Es la falta de sabiduría lo que resulta en una mala elección en lugar de una prudente. De esta manera, la sabiduría es la parte central de la virtud. Platón se dio cuenta de que debido a que la virtud era sinónimo de sabiduría, podía enseñarse, una posibilidad que antes había descartado. Luego agregó “creencia correcta” como una alternativa al conocimiento, proponiendo que el conocimiento es meramente una creencia correcta que ha sido pensada y “atada”.

Virtudes romanas
El término “virtud” en sí se deriva del latín “virtus” (la personificación de la cual era la deidad Virtus), y tenía connotaciones de “virilidad”, “honor”, dignidad de respeto deferente y deber cívico como ciudadano. y soldado Esta virtud fue una de las muchas virtudes que se esperaba que los romanos de buen carácter ejemplifiquen y transmitan de generación en generación, como parte del Mos Maiorum; tradiciones ancestrales que definieron “romanismo”. Los romanos distinguieron entre las esferas de la vida privada y pública, y por lo tanto, las virtudes también se dividieron entre los que se consideran en el ámbito de la vida familiar privada (como vivían y enseñaban las paterfamilias), y los que se esperaban de un ciudadano romano honrado.

La mayoría de los conceptos romanos de la virtud también se personificaron como una deidad numinosa. Las principales virtudes romanas, tanto públicas como privadas, fueron:

Abundantia: “Abundancia, abundancia” El ideal de que haya suficiente comida y prosperidad para todos los segmentos de la sociedad. Una virtud pública.
Auctoritas – “autoridad espiritual” – el sentido de la posición social de uno, construido a través de la experiencia, Pietas e Industria. Esto se consideró esencial para la capacidad de un magistrado de hacer cumplir la ley y el orden.
Comitas – “humor” – facilidad de trato, cortesía, apertura y amabilidad.
Constantia – “perseverancia” – resistencia militar, así como resistencia mental y física general ante las dificultades.
Clementia – “misericordia” – suavidad y gentileza, y la capacidad de dejar de lado las transgresiones anteriores.
Dignitas – “dignidad” – un sentido de autoestima,
Disciplina – “disciplina” – considerada esencial para la excelencia militar; también connota adhesión al sistema legal y el respeto de los deberes de ciudadanía.
Fides – “buena fe” – confianza mutua y tratos recíprocos tanto en el gobierno como en el comercio (asuntos públicos), una violación significó consecuencias legales y religiosas.
Firmitas – “tenacidad” – fuerza de la mente, y la capacidad de apegarse al propósito de uno sin vacilar.
Frugalitas – “frugalidad” – economía y simplicidad en el estilo de vida, queremos lo que debemos tener y no lo que necesitamos, independientemente de las posesiones materiales, la autoridad o los deseos que uno tiene, un individuo siempre tiene un grado de honor.
Gravitas – “gravedad” – un sentido de la importancia del asunto en cuestión; responsabilidad y ser sincero.
Honestas – “respetabilidad” – la imagen y el honor que uno presenta como un miembro respetable de la sociedad.
Humanitas – “humanidad” – refinamiento, civilización, aprendizaje y, en general, ser cultivado.
Industria – “laboriosidad” – trabajo duro.
Innocencia – “desinteresada” – caridad romana, siempre da sin esperar reconocimiento, siempre da sin esperar ganancia personal, la incorruptibilidad es aversión a colocar todo el poder e influencia del cargo público para aumentar la ganancia personal para disfrutar nuestra vida personal o pública y privar a nuestra comunidad de su salud, dignidad y nuestro sentido de moralidad,
Laetitia – “Alegría, alegría” – La celebración de acción de gracias, a menudo de la resolución de crisis, una virtud pública.
Nobilitas – “Nobleza” – Hombre de buena apariencia, merecedor de honor, rango social muy estimado y, o nobleza de nacimiento, una virtud pública.
Justitia – “justicia” – sentido de valor moral para una acción; personificado por la diosa Iustitia, la contraparte romana del griego Themis.
Pietas – “obediencia” – más que piedad religiosa; Un respeto por el orden natural: social, político y religioso. Incluye ideas de patriotismo, cumplimiento de la obligación piadosa con los dioses y honrar a otros seres humanos, especialmente en términos de la relación de patrón y cliente, considerada esencial para una sociedad ordenada.
Prudentia – “prudencia” – previsión, sabiduría y discreción personal.
Salubritas – “sanidad” – salud general y limpieza, personificada en la deidad Salus.
Severitas – “severidad” – autocontrol, considerado directamente vinculado a la virtud de la gravedad.
Veritas – “veracidad” – honestidad en el trato con los demás, personificada por la diosa Veritas. Veritas, siendo la madre de Virtus, fue considerada la raíz de toda virtud; una persona que vivía una vida honesta debía ser virtuosa.
Virtus – “virilidad” – valor, excelencia, coraje, carácter y valor. ‘Vir’ es latín para “hombre”.

Las siete virtudes celestiales
En 410 EC, Aurelius Prudentius Clemens enumeró siete “virtudes celestiales” en su libro Psychomachia (Battle of Souls), que es una historia alegórica de conflicto entre vicios y virtudes. Las virtudes representadas fueron:

castidad
templanza
caridad
diligencia
paciencia
amabilidad
humildad.

Virtudes caballerescas en la Europa medieval
En el siglo VIII, con motivo de su coronación como Emperador del Sacro Imperio Romano, Carlomagno publicó una lista de virtudes caballerescas:

Aman a Dios,
amor al prójimo
dar limosna a los pobres
extraños Entertain
visitar a los enfermos
Ten piedad de prisioneros
hacer el mal a nadie, ni el consentimiento para tal el
perdonar como esperáis ser perdonados
Canjear el cautivo
Ayuda a los oprimidos
defender la causa de la viuda y el huérfano
Da un juicio justo
No consientas a ningún mal
Persevera sin ira
Evita el exceso en comer y beber
Sé humilde y amable
Sirve a tu señor señor fielmente
No robes
No te perjures, ni dejes que otros lo hagan La
envidia, el odio y la violencia separan a los hombres del mundo. reino de Dios
Defiende la Iglesia y promueve su causa.

Tradiciones religiosas
Fe Bahá’í
En la Fe Bahá’í, las virtudes son cualidades espirituales directas que posee el alma humana, heredadas del mundo de Dios. El desarrollo y la manifestación de estas virtudes es el tema de las palabras ocultas de Bahá’u’lláh y se discuten en gran detalle como los fundamentos de una sociedad divinamente inspirada por ‘Abdu’l-Bahá en textos como El secreto de lo divino. Civilización.

Budismo La
práctica budista como se describe en el Noble Óctuple Sendero puede considerarse como una lista progresiva de virtudes.

Vista correcta: darse cuenta de las cuatro nobles verdades (samyag-vyāyāma, sammā-vāyāma).
Atención plena correcta: capacidad mental de ver las cosas tal como son con conciencia clara (samyak-smṛti, sammā-sati).
Concentración correcta: mentalidad sana de un solo punto (samyak-samādhi, sammā-samādhi).

Los cuatro brahmavihara del budismo (“Estados Divinos”) pueden considerarse más propiamente como virtudes en el sentido europeo. Son:

Metta / Maitri: bondad amorosa hacia todos; la esperanza de que una persona esté bien; La bondad amorosa es el deseo de que todos los seres sintientes, sin excepción, sean felices.
Karuṇā: compasión; la esperanza de que disminuyan los sufrimientos de una persona; La compasión es el deseo de que todos los seres sintientes estén libres del sufrimiento.
Mudita: alegría altruista en los logros de una persona, uno mismo u otro; La alegría comprensiva es la actitud sana de regocijarse en la felicidad y las virtudes de todos los seres sintientes.
Upekkha / Upeksha: ecuanimidad, o aprender a aceptar tanto la pérdida como la ganancia, la alabanza y la culpa, el éxito y el fracaso con el desapego, por igual, para uno mismo y para los demás. La ecuanimidad significa no distinguir entre amigos, enemigos o extraños, sino considerar a todos los seres conscientes como iguales. Es un estado mental tranquilo y de mente clara, que no está dominado por delirios, embotamiento mental o agitación.

También están las Paramitas (“perfecciones”), que son la culminación de haber adquirido ciertas virtudes. En el Buddhavamsa canónico del Budismo Theravada hay Diez Perfecciones (dasa pāramiyo). En el budismo Mahayana, el Sutra del loto (Saddharmapundarika), hay Seis Perfecciones; mientras que en el Sutra de las Diez Etapas (Dasabhumika), se enumeran cuatro Paramitas más.

Cristianismo
En el cristianismo, las tres virtudes teologales son fe, esperanza y amor, una lista que proviene de 1 Corintios 13:13 (νυνὶ δὲ μένει πίστις pistis (fe), ἐλπίς elpis (esperanza), ἀγάπη agape (amor), τὰ τρία ταῦτ • μείζων δὲ τούτων ἡ ἀγάπη). El mismo capítulo describe el amor como el más grande de los tres, y define el amor como “paciente, amable, no envidioso, jactancioso, arrogante o grosero”. (La virtud cristiana del amor a veces se llama caridad y otras veces la palabra griega ágape se usa para contrastar el amor de Dios y el amor de la humanidad de otros tipos de amor, como la amistad o el afecto físico).

Los eruditos cristianos con frecuencia agregan las cuatro virtudes cardinales griegas (prudencia, justicia, templanza y coraje) a las virtudes teologales para dar las siete virtudes; Por ejemplo, estos siete son los que se describen en el Catecismo de la Iglesia Católica, secciones 1803-1829.

La Biblia menciona virtudes adicionales, como en el “Fruto del Espíritu Santo”, que se encuentra en Gálatas 5: 22-23: “Por el contrario, el fruto del Espíritu es amor benevolente: alegría, paz, paciencia, amabilidad, benevolencia, fidelidad, gentileza y autocontrol. No hay absolutamente ninguna ley contra tal cosa “.

Los períodos medieval y renacentista vieron una serie de modelos de pecado que enumeraban los siete pecados capitales y las virtudes opuestas a cada uno.

(Pecado) latín Virtud (Latín)
Orgullo Superbia Humildad Humilitas
Envidia Invidia Amabilidad Benevolentia
Glotonería Gula Templanza Temperancia
Lujuria Luxuria Castidad Castitas
Ira Ira Paciencia Paciente
Codicia Avaritia Caridad Caritas
Perezoso Acedia Diligencia Industria

La
“Virtud” del taoísmo , traducida del chino de (德), es también un concepto importante en la filosofía china, particularmente el taoísmo. De (chino: 德; pinyin: dé; Wade – Giles: te) originalmente significaba “virtud” normativa en el sentido de “carácter personal; fuerza interior; integridad”, pero cambió semánticamente a “virtud; bondad; moralidad” moral. Obsérvese el paralelo semántico de la virtud inglesa, con un significado arcaico de “potencia interna; poder divino” (como en “en virtud de”) y uno moderno de “excelencia moral; bondad”.

En los primeros períodos del confucianismo, las manifestaciones morales de la “virtud” incluyen ren (“humanidad”), xiao (“piedad filial”) y li (“comportamiento apropiado, realización de rituales”). La noción de ren, según Simon Leys, significa “humanidad” y “bondad”. Ren originalmente tenía el significado arcaico en el libro confuciano de poemas de “virilidad”, pero progresivamente adquirió matices de significado ético. Algunos estudiosos consideran las virtudes identificadas en el confucianismo temprano como filosofía no teísta.

El concepto taoísta de De, en comparación con el confucianismo, es más sutil y pertenece a la “virtud” o habilidad que un individuo realiza al seguir el Dao (“el Camino”). Un valor normativo importante en gran parte del pensamiento chino es que el estado social de uno debe ser el resultado de la cantidad de virtud que uno demuestra, en lugar del nacimiento. En las Analectas, Confucio explica lo siguiente: “El que ejerce el gobierno por medio de su virtud puede ser comparado con la estrella polar norte, que mantiene su lugar y todas las estrellas giran hacia ella”. En períodos posteriores, particularmente del período de la dinastía Tang, el confucianismo, tal como se practicaba, absorbió y fusionó sus propios conceptos de virtudes con los del taoísmo y el budismo.

La
virtud del hinduismo es un concepto muy debatido y en evolución en las antiguas escrituras del hinduismo. La esencia, la necesidad y el valor de la virtud se explican en la filosofía hindú como algo que no se puede imponer, sino algo que cada individuo realiza y voluntariamente cumple. Por ejemplo, Apastamba lo explicó así: “la virtud y el vicio no dicen: ¡aquí estamos!; Ni los Dioses, Gandharvas ni los antepasados ​​pueden convencernos – esto es correcto, esto es incorrecto; la virtud es un concepto evasivo, es exige una reflexión cuidadosa y sostenida por parte de cada hombre y mujer antes de que pueda formar parte de la vida de uno.

Las virtudes conducen al punya (sánscrito: पुण्य, vida santa) en la literatura hindú; mientras que los vicios conducen a pap (sánscrito: पाप, pecado). A veces, la palabra punya se usa indistintamente con la virtud.

Las virtudes que constituyen una vida dharmica, que es una vida moral, ética y virtuosa, evolucionan en vedas y upanishads. Con el tiempo, los antiguos eruditos hindúes conceptualizaron y agregaron nuevas virtudes, algunas reemplazadas y otras fusionadas. Por ejemplo, Manusamhita enumeró inicialmente diez virtudes necesarias para que un ser humano viva una vida dharmica: Dhriti (coraje), Kshama (perdón), Dama (templanza), Asteya (No codicia / No robar), Saucha (pureza interior) , Indriyani-graha (control de los sentidos), dhi (prudencia reflexiva), vidya (sabiduría), satyam (veracidad), akrodha (libertad de la ira). En versos posteriores, esta lista se redujo a cinco virtudes por el mismo erudito, al fusionar y crear un concepto más amplio. La lista más corta de virtudes se convirtió en: Ahimsa (No violencia), Dama (autocontrol), Asteya (No codicia / No robar), Saucha (pureza interior),

El Bhagavad Gita, considerado uno de los epítomes de la discusión histórica hindú sobre las virtudes y un debate alegórico sobre lo que está bien y lo que está mal, argumenta que algunas virtudes no siempre son necesariamente absolutas, sino a veces relacionales; Por ejemplo, explica que una virtud como Ahimsa debe ser reexaminada cuando uno se enfrenta a la guerra o la violencia por la agresividad, la inmadurez o la ignorancia de los demás.

islam
En el Islam, se cree que el Corán es la palabra literal de Dios y la descripción definitiva de la virtud, mientras que Mahoma se considera un ejemplo ideal de virtud en forma humana. La base de la comprensión islámica de la virtud fue la comprensión e interpretación del Corán y las prácticas de Mahoma. Su significado siempre ha estado en el contexto de la sumisión activa a Dios realizada por la comunidad al unísono. La fuerza motriz es la noción de que los creyentes deben “ordenar lo que es virtuoso y prohibir lo que es vicioso” (al-amr bi-l-maʿrūf wa-n-nahy ʿani-l-munkar) en todas las esferas de la vida (Corán 3: 110). Otro factor clave es la creencia de que a la humanidad se le ha otorgado la facultad de discernir la voluntad de Dios y cumplirla. Esta facultad más crucial implica reflexionar sobre el significado de la existencia. Por lo tanto, independientemente de su entorno, se cree que los humanos tienen la responsabilidad moral de someterse a la voluntad de Dios. La predicación de Mahoma produjo un “cambio radical en los valores morales basado en las sanciones de la nueva religión y la religión actual, y el temor a Dios y al Juicio Final”. Más tarde, los eruditos musulmanes ampliaron la ética religiosa de las Escrituras con inmenso detalle.

En el Hadith (tradiciones islámicas), An-Nawwas bin Sam’an informa:

El Profeta Muhammad dijo: “La virtud es buena manera, y el pecado es lo que crea dudas y no te gusta que la gente lo sepa”.
– Sahih Muslim, 32: 6195, Sahih Muslim, 32: 6196

Wabisah bin Ma’bad informó:

“Fui al Mensajero de Dios y él me preguntó:“ ¿Has venido a preguntar acerca de la virtud? ”, Le respondí afirmativamente. Luego dijo: “Pregúntale a tu corazón al respecto. La virtud es lo que contenta el alma y consuela el corazón, y el pecado es lo que causa dudas y perturba el corazón, incluso si la gente lo declara lícito y le da veredictos sobre tales asuntos una y otra vez. ”
– Ahmad y Ad-Darmi

La virtud, como se ve en oposición al pecado, se denomina thawāb (mérito espiritual o recompensa) pero hay otros términos islámicos para describir la virtud, como faḍl (“generosidad”), taqwa (“piedad”) y ṣalāḥ (“justicia”). Para los musulmanes, el cumplimiento de los derechos de los demás se valora como un elemento fundamental del Islam. Según las creencias musulmanas, Dios perdonará los pecados individuales, pero el mal trato de las personas y la injusticia con los demás solo serán perdonados por ellos y no por Dios.

Jainismo
En el jainismo, el logro de la iluminación es posible solo si el buscador posee ciertas virtudes. Se supone que todos los jainistas deben tomar los cinco votos de ahimsa (no violencia), satya (veracidad), asteya (no robar), aparigraha (no apego) y brahmacharya (celibato) antes de convertirse en monje. Estos votos son establecidos por los Tirthankaras. Otras virtudes que se supone que deben seguir tanto los monjes como los laicos incluyen el perdón, la humildad, la moderación y la franqueza. Estos votos ayudan al buscador a escapar de las ataduras kármicas, escapando así del ciclo de nacimiento y muerte para alcanzar la liberación.

Judaísmo
Amar a Dios y obedecer sus leyes, en particular los Diez Mandamientos, son fundamentales para las concepciones judías de la virtud. La sabiduría se personifica en los primeros ocho capítulos del Libro de Proverbios y no solo es la fuente de la virtud, sino que se representa como la primera y mejor creación de Dios (Proverbios 8: 12-31).

Una articulación clásica de la Regla de Oro provino del rabino Hillel el Viejo del siglo primero. Reconocido en la tradición judía como sabio y erudito, está asociado con el desarrollo de la Mishná y el Talmud y, como tal, una de las figuras más importantes de la historia judía. Cuando se le pidió un resumen de la religión judía en los términos más concisos, Hillel respondió (según se dice, parado sobre una pierna): “Lo que es odioso para ti, no lo hagas a tu prójimo. Esa es toda la Torá. El resto es comentario “ve y aprende”.

La virtud del samurai
En Hagakure, Yamamoto Tsunetomo resume sus puntos de vista sobre la “virtud” en los cuatro votos que hace a diario:

Nunca ser superado en el camino del samurai o bushido.
Para ser de buen uso para el maestro.
Para ser filial con mis padres.
Para manifestar una gran compasión y actuar por el bien del hombre.

Yamamoto continúa diciendo:

Si uno dedica estos cuatro votos a los dioses y Budas todas las mañanas, tendrá la fuerza de dos hombres y nunca retrocederá. Uno debe avanzar hacia adelante como el gusano de pulgada, poco a poco. Los dioses y los Budas también comenzaron con un voto.

El código de Bushidō se caracteriza por siete virtudes:

Rectitud (義, gi)
Valor (勇, yuu)
Benevolencia (仁, jin)
Respeto (礼, rei)
Honestidad (誠, sei)
Honor (誉, yo)
Lealtad (忠, chuu)

Otros que a veces se agregan a estos:

Piedad filial (孝, kō)
Sabiduría (智, chi)
Cuidado de los ancianos (悌, tei)

Opiniones de los filósofos

Valluvar
Mientras que las escrituras religiosas generalmente consideran el dharma o aṟam (el término tamil para la virtud) como una virtud divina, Valluvar lo describe como una forma de vida en lugar de una observancia espiritual, una forma de vida armoniosa que conduce a la felicidad universal. Por esta razón, Valluvar mantiene a ṟam como la piedra angular a lo largo de la escritura de la literatura de Kural. Valluvar consideraba la justicia como una faceta o producto de aram. Mientras que los filósofos griegos antiguos como Platón, Aristóteles y sus descendientes opinaron que la justicia no se puede definir y que era un misterio divino, Valluvar sugirió positivamente que no se requiere un origen divino para definir el concepto de justicia. En palabras de VR Nedunchezhiyan, la justicia según Valluvar “habita en las mentes de aquellos que tienen conocimiento del estándar de lo correcto y lo incorrecto;

René Descartes
Para el filósofo racionalista René Descartes, la virtud consiste en el razonamiento correcto que debe guiar nuestras acciones. Los hombres deben buscar el bien soberano que Descartes, siguiendo a Zenón, identifica con la virtud, ya que esto produce una bendición o placer sólido. Para Epicuro, el bien soberano era el placer, y Descartes dice que, de hecho, esto no está en contradicción con la enseñanza de Zenón, porque la virtud produce un placer espiritual, que es mejor que el placer corporal. Con respecto a la opinión de Aristóteles de que la felicidad depende de los bienes de la fortuna, Descartes no niega que estos bienes contribuyan a la felicidad, pero señala que están en gran proporción fuera del propio control, mientras que la mente está bajo el control total.

Immanuel Kant
Immanuel Kant, en sus Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime, expresa la verdadera virtud como diferente de lo que comúnmente se conoce sobre este rasgo moral. En opinión de Kant, ser de buen corazón, benevolente y comprensivo no se considera una verdadera virtud. El único aspecto que hace que un ser humano sea realmente virtuoso es comportarse de acuerdo con los principios morales. Kant presenta un ejemplo para más aclaraciones; supongamos que te encuentras con una persona necesitada en la calle; Si su simpatía lo lleva a ayudar a esa persona, su respuesta no ilustra su virtud. En este ejemplo, dado que no puede permitirse ayudar a todos los necesitados, se ha comportado injustamente y está fuera del dominio de los principios y la verdadera virtud. Kant aplica el enfoque de cuatro temperamentos para distinguir a las personas verdaderamente virtuosas. Según Kant,

Friedrich Nietzsche
La visión de la virtud de Friedrich Nietzsche se basa en la idea de un orden de rango entre las personas. Para Nietzsche, las virtudes de los fuertes son vistas como vicios por los débiles y esclavos, por lo tanto, la ética de las virtudes de Nietzsche se basa en su distinción entre la moral del maestro y la moral del esclavo. Nietzsche promueve las virtudes de aquellos a quienes llama “hombres superiores”, personas como Goethe y Beethoven. Las virtudes que elogia en ellos son sus poderes creativos (“los hombres de gran creatividad” – “los hombres realmente grandes según mi entendimiento” (WP 957)). Según Nietzsche, estos tipos superiores son solitarios, persiguen un “proyecto unificador”, se veneran a sí mismos y son saludables y afirman la vida. Debido a que mezclarse con la manada forma una base, el tipo superior “se esfuerza instintivamente por una ciudadela y un secreto donde se salva de la multitud, la mayoría, la gran mayoría … “(BGE 26). El “tipo superior” también “busca instintivamente grandes responsabilidades” (WP 944) en forma de una “idea organizadora” para su vida, que los impulsa a un trabajo artístico y creativo y les da salud y fortaleza psicológica. El hecho de que los tipos superiores sean “saludables” para Nietzsche no se refiere tanto a la salud física como a la resistencia psicológica y la fortaleza. Finalmente, un tipo Superior afirma la vida porque está dispuesto a aceptar el retorno eterno de su vida y afirmar esto para siempre e incondicionalmente. lo que los impulsa al trabajo artístico y creativo y les da salud y fortaleza psicológica. El hecho de que los tipos superiores sean “saludables” para Nietzsche no se refiere tanto a la salud física como a la resistencia psicológica y la fortaleza. Finalmente, un tipo Superior afirma la vida porque está dispuesto a aceptar el retorno eterno de su vida y afirmar esto para siempre e incondicionalmente. lo que los impulsa al trabajo artístico y creativo y les da salud y fortaleza psicológica. El hecho de que los tipos superiores sean “saludables” para Nietzsche no se refiere tanto a la salud física como a la resistencia psicológica y la fortaleza. Finalmente, un tipo Superior afirma la vida porque está dispuesto a aceptar el retorno eterno de su vida y afirmar esto para siempre e incondicionalmente.

En la última sección de Más allá del bien y del mal, Nietzsche describe sus pensamientos sobre las nobles virtudes y coloca la soledad como una de las más altas virtudes:

Y para mantener el control sobre tus cuatro virtudes: coraje, perspicacia, simpatía, soledad. Porque la soledad es una virtud para nosotros, ya que es una inclinación sublime y un impulso a la limpieza que muestra que el contacto entre las personas (“sociedad”) inevitablemente hace que las cosas sean impuras. En algún lugar, en algún momento, cada comunidad hace a las personas: “base” (BGE §284)

Nietzsche también ve la veracidad como una virtud:

Honestidad genuina, asumiendo que esta es nuestra virtud y no podemos deshacernos de ella, liberamos espíritus, bueno, entonces querremos trabajar en ello con todo el amor y la malicia a nuestra disposición y no cansarnos de “perfeccionarnos” nuestra virtud, la única que nos queda: ¡que su gloria descanse como un resplandor de burla azul y dorado por la noche sobre esta cultura envejecida y su seriedad aburrida y triste! (Más allá del bien y del mal, §227)

Benjamin Franklin
Estas son las virtudes que Benjamin Franklin usó para desarrollar lo que llamó “perfección moral”. Tenía una lista de verificación en un cuaderno para medir cada día cómo estuvo a la altura de sus virtudes.

Se dieron a conocer a través de la autobiografía de Benjamin Franklin.

Templanza: no comas hasta aburrirse. Beber no a la altura.
Silencio: no hable sino lo que puede beneficiar a otros oa usted mismo. Evite la conversación trivial.
Orden: deja que todas tus cosas tengan sus lugares. Deje que cada parte de su negocio tenga su tiempo.
Resolución: Resuelva realizar lo que debe. Realiza sin falta lo que resuelves.
Frugalidad: no haga ningún gasto sino hacer el bien a los demás oa usted mismo; es decir, no desperdiciar nada.
Industria: no pierda tiempo. Estar siempre empleado en algo útil. Cortar todas las acciones innecesarias.
Sinceridad: no use engaños hirientes. Piensa inocentemente y con justicia; y, si hablas, habla en consecuencia.
Justicia: Incorrecto, haciendo Lesiones u omitiendo los Beneficios que son su Deber.
Moderación: Evita los extremos. Prefiere las lesiones resentidas tanto como creas que se merecen.
Limpieza: no tolerar impurezas en el cuerpo, la ropa o la habitación.
Tranquilidad: No te molestes en Trifles, o en Accidentes comunes o inevitables.
Castidad: rara vez se usa Venery pero para salud o descendencia; Nunca a la opacidad, la debilidad o la lesión de la paz o la reputación propia o ajena.
Humildad: imita a Jesús y a Sócrates.

Vistas contemporáneas

Virtudes como emociones
Marc Jackson en su libro Emotion and Psyche propone un nuevo desarrollo de las virtudes. Identifica las virtudes como lo que él llama las buenas emociones “El primer grupo que consiste en amor, bondad, alegría, fe, asombro y lástima es bueno” Estas virtudes difieren de las versiones anteriores de las virtudes porque no son rasgos de carácter expresados ​​por la acción pero emociones que deben sentirse y desarrollarse sintiendo que no actúan.

En objetivismo
Ayn Rand sostuvo que su moral, la moral de la razón, contenía un solo axioma: la existencia existe y una sola opción: vivir. Todos los valores y virtudes proceden de estos. Para vivir, el hombre debe tener tres valores fundamentales que uno desarrolla y logra en la vida: razón, propósito y autoestima. Un valor es “aquello que uno actúa para ganar y / o mantener … y la virtud es el acto por el cual uno gana y / o lo mantiene”. La principal virtud en la ética objetivista es la racionalidad, que como Rand quiso decir es “el reconocimiento y la aceptación de la razón como la única fuente de conocimiento, el único juez de valores y la única guía de acción”. Estos valores se logran mediante acciones apasionadas y consistentes y las virtudes son las políticas para lograr esos valores fundamentales. Ayn Rand describe siete virtudes: racionalidad, productividad, orgullo, independencia, integridad, honestidad y justicia. Los primeros tres representan las tres virtudes principales que corresponden a los tres valores fundamentales, mientras que los cuatro finales se derivan de la virtud de la racionalidad. Ella afirma que la virtud no es un fin en sí misma, que la virtud no es su propia recompensa ni forraje sacrificial por la recompensa del mal, que la vida es la recompensa de la virtud y la felicidad es el objetivo y la recompensa de la vida. El hombre tiene una única opción básica: pensar o no, y ese es el indicador de su virtud. La perfección moral es una racionalidad no descubierta, no el grado de su inteligencia, sino el uso pleno e implacable de su mente, no el alcance de su conocimiento, sino la aceptación de la razón como un absoluto. Los primeros tres representan las tres virtudes principales que corresponden a los tres valores fundamentales, mientras que los cuatro finales se derivan de la virtud de la racionalidad. Ella afirma que la virtud no es un fin en sí misma, que la virtud no es su propia recompensa ni forraje sacrificial por la recompensa del mal, que la vida es la recompensa de la virtud y la felicidad es el objetivo y la recompensa de la vida. El hombre tiene una única opción básica: pensar o no, y ese es el indicador de su virtud. La perfección moral es una racionalidad no descubierta, no el grado de su inteligencia, sino el uso pleno e implacable de su mente, no el alcance de su conocimiento, sino la aceptación de la razón como un absoluto. Los primeros tres representan las tres virtudes principales que corresponden a los tres valores fundamentales, mientras que los cuatro finales se derivan de la virtud de la racionalidad. Ella afirma que la virtud no es un fin en sí misma, que la virtud no es su propia recompensa ni forraje sacrificial por la recompensa del mal, que la vida es la recompensa de la virtud y la felicidad es el objetivo y la recompensa de la vida. El hombre tiene una única opción básica: pensar o no, y ese es el indicador de su virtud. La perfección moral es una racionalidad no descubierta, no el grado de su inteligencia, sino el uso pleno e implacable de su mente, no el alcance de su conocimiento, sino la aceptación de la razón como un absoluto. que la virtud no es su propia recompensa ni forraje sacrificial por la recompensa del mal, que la vida es la recompensa de la virtud y la felicidad es la meta y la recompensa de la vida. El hombre tiene una única opción básica: pensar o no, y ese es el indicador de su virtud. La perfección moral es una racionalidad no descubierta, no el grado de su inteligencia, sino el uso pleno e implacable de su mente, no el alcance de su conocimiento, sino la aceptación de la razón como un absoluto. que la virtud no es su propia recompensa ni forraje sacrificial por la recompensa del mal, que la vida es la recompensa de la virtud y la felicidad es la meta y la recompensa de la vida. El hombre tiene una única opción básica: pensar o no, y ese es el indicador de su virtud. La perfección moral es una racionalidad no descubierta, no el grado de su inteligencia, sino el uso pleno e implacable de su mente, no el alcance de su conocimiento, sino la aceptación de la razón como un absoluto.

En psicologia moderna
Christopher Peterson y Martin Seligman, dos investigadores líderes en psicología positiva, reconocen la deficiencia inherente a la tendencia de la psicología a enfocarse en la disfunción en lugar de en lo que hace a una personalidad sana y estable, y se propusieron desarrollar una lista de “Fortalezas y virtudes del carácter”. Después de tres años de estudio, se identificaron 24 rasgos (clasificados en seis amplias áreas de virtud), que tienen “una sorprendente cantidad de similitud entre culturas e indican fuertemente una convergencia histórica y transcultural”. Estas seis categorías de virtud son coraje, justicia, humanidad, templanza, trascendencia y sabiduría. Algunos psicólogos sugieren que estas virtudes se agrupan adecuadamente en menos categorías; por ejemplo, los mismos 24 rasgos se han agrupado en simplemente: Fortalezas cognitivas, Fortalezas de templanza,

El vicio como opuesto
El opuesto de una virtud es un vicio. El vicio es una práctica habitual y repetida de irregularidades. Una forma de organizar los vicios es la corrupción de las virtudes.

Como señaló Aristóteles, sin embargo, las virtudes pueden tener varios opuestos. Las virtudes pueden considerarse la media entre dos extremos, como lo dicta la máxima latina en medio stat virtus: en el centro se encuentra la virtud. Por ejemplo, tanto la cobardía como la precipitación son opuestos de coraje; Contrariamente a la prudencia, hay tanto precaución excesiva como precaución insuficiente; Los opuestos del orgullo (una virtud) son la humildad indebida y la vanidad excesiva. Una virtud más “moderna”, la tolerancia, puede considerarse la media entre los dos extremos de la mente estrecha por un lado y la aceptación excesiva por el otro. Por lo tanto, los vicios pueden identificarse como los opuestos de las virtudes, pero con la advertencia de que cada virtud podría tener muchos opuestos diferentes, todos distintos entre sí.