Categories: VidaGente

Violencia y pasión de las bellas de Ned Nedellec de 9eme Concept

A través de sus obras Ned sacia fantasías, fantasías, caprichos, escapadas, excentricidades, cuentos, que nos da de una manera espectacular. De una manera romántica o trivial, le gustan todas sus modelos que celebra como Musas, Madonna o Madeleine, Mary o Maryline, dueña o esclava …

Frente a estos dibujos, pinturas, grabados con altos grados de entusiasmo los amantes del arte se deslumbran con las formas rebotadas que tocan los límites de la modestia y exhiben en blanco y negro maquillaje, rimelle y lápiz de labios. Ned en sus sorprendentes retratos al borde del escándalo recuerda a Kubrick de “Eyes Wide Shut” ya su vez propone un viaje psicológico y artístico en busca de nuestra identidad, nuestros deseos más secretos, nuestras fantasías más sulfurosas.

El preciso diseño como tatuaje acentúa la sutileza de las escenas exhibicionistas. Los encantos de estas bellas muchachas también constituyen un universo con múltiples niveles de lectura: la belleza plástica y cuasi académica de las poses, el fetichismo de los accesorios femeninos, la perfección del diseño del vestido, el equilibrio de las luces, la calidad formal de las composiciones decorativas. De hecho, lo que las pinturas de Ned no son sólo retratos de chicas, son relaciones entre líneas, materiales y distancias y en esto su inspiración también es arquitectónica con un perfeccionismo que le da a sus pinturas una riqueza visual y narrativa. Hay algo en él acerca del profanador que toma un malicioso placer en transgredir la propiedad de los lugares, las personas y los valores, poniéndolos al servicio de su fantasía. Algunas de las obras de Ned (quizás las más violentas) apuntan a traer a la luz este espíritu de perversidad, ese amor del mal por el mal que es sensible en la naturaleza de cada uno de nosotros en grados variables, y que Edgar Poe así definido en “El gato negro”: “¿Quién no ha cometido una acción loca o vil cien veces por la única razón que él sabía que tenía que abstenerse de ella? ¿No tenemos una inclinación perpetua, a pesar de nuestro juicio, para violar lo que es la ley, sólo porque sabemos que es la ley? ”

Ned entonces pone sus mandorles, sus ornamentos, sus ornamentos contemporáneos. Los protagonistas escapan a su destino como prisioneros, esclavos, para tomar una dimensión de nobles guerreros o visionarios iluminados. El entrelazado de llamas, arabescos y frisos vegetales les da un halo, una diadema, un halo, toda una heráldica original formada por inusuales escudos de armas y escudos de armas. A través de su pluma, el artista impone una fusión de motivos, banderas, estandartes, orificios, sellos que ya no son prerrogativas de una sola clase social, sino que traen nobleza y aristocracia a bellas incógnitas. Esta galería de retratos es similar a las obras de una sala de estado de un gran castillo o un libro de pergaminos iluminados. Con él, la pintura de los amores constituye una moderna Temporada en el Infierno, donde las mujeres fatales con las pulposas formas de Betty Page, las vestales, las heroínas agonizantes a la locura, las ninfas manchadas con el café de la madrugada dibujan. Todos ellos sufren sin quejarse el “ojo-violación” del artista, bajo el ojo asombrado por el terror de los espectadores satisfechos.

Related Post

Hoy, Ned aspira a un trabajo más abstracto, combinando la heráldica y la geometría energética.

La pauta de Ned, la esencia de su rasgo, es una línea tribal. Ligado a sus orígenes bretonos y al arte celta. Con el tiempo ya medida que avanzaba, esta línea se transformó para canalizar todo tipo de formas primitivas y así unirse a los fundamentos de la línea universal.

Las composiciones del artista se integran inconscientemente en una red de parcelas reguladoras. Conoce estos planos geométricos, estos códigos de proporción divina, el simbolismo esotérico que son objeto de una búsqueda permanente en su obra. Trayendo las fuerzas terrestres de eco de las fuerzas telúricas a través de pentáculos modernos, el artista transforma su lado oscuro en capas de luz. Se libera de un mal antiguo, nodoso y complejo, para volar a una libertad salvadora.

Al colocar medallones en polígonos tridimensionales, los dibujos en volúmenes cobran vida, se despliegan en el espacio y ofrecen otra perspectiva de visión. Hay un flujo positivo generado por las raíces de intrincados laberintos o laberintos complejos que dibujan los poderes del suelo, lo concentran en el medallón y luego lo proyectan por los puntos del triángulo. Un nuevo catalizador de flujos creativos, para difundir la buena energía como un prisma social conectado al cristal terrestre ya la rejilla magnética.

Share