A través del encaje, Museo Balenciaga.

El encaje, un tejido de larga tradición y asociado con las clases más poderosas hasta su mecanización, sirve como ejemplo para mostrar cómo la creatividad de Balenciaga y la tecnología industrial se pueden aliar para elogiar nuevas aplicaciones y siluetas.

Con Balenciaga, el encaje puede ser ornamental o estructural, se puede utilizar desde la mañana hasta la noche. Puede caer con su propio peso de bordados y adornos o puede “levitar” gracias a la inclusión de innovaciones ingeniosas. Puede resaltar el dibujo o establecer claramente el vacío de transparencia. Puede ser teñido del famoso negro del modisto, o desplegarse en toda la paleta de colores. Puedes colonizar el vestido o ser la base de nuevos y originales accesorios.

Cristóbal Balenciaga logra con el encaje, como con ninguna otra tela, conjurar los tres elementos: cuerpo, aire y tela.

El modisto, como vemos en la exposición del discurso de la exposición en tres salas y en el que exhiben más de setenta piezas de ropa, muestras de tejidos, imágenes, documentación y recursos didácticos, reinterpreta este material tradicional, recapturando para él un lugar El honor en el contexto de la moda contemporánea.

Museo Cristóbal Balenciaga
El Museo Balenciaga es una institución pública dedicada a estudiar y mantener viva la memoria del diseñador de moda Cristóbal Balenciaga. Se encuentra en su ciudad natal, Guetaria (Guipúzcoa) y se inauguró en junio de 2011.

Cristóbal Balenciaga Museoa abrió sus puertas el 7 de junio de 2011 en la ciudad de Getaria (España), convirtiéndose en el primer gran museo de su tipo dedicado exclusivamente a un modisto. Creada bajo la tutela de la Fundación Cristóbal Balenciaga, su misión es difundir y resaltar la importancia de la figura y el trabajo de este brillante diseñador en la creación artística en general y en el mundo de la moda y la alta costura en particular.

El Museo alberga una de las colecciones de creaciones más relevantes de Cristóbal Balenciaga a nivel internacional, tanto por el número como por la calidad de los artículos incluidos y por el tiempo que cubren.

En los espacios del Museo, además de exhibir, en rotación, una selección representativa de sus colecciones, hay exposiciones temporales vinculadas a la moda y actividades educativas y de ocio.

Historia
En 1994 se creó la Fundación Balenciaga, cuyo principal proyecto era abrir un museo en el lugar de nacimiento del famoso diseñador. Para ello, se eligió el Palacio de Aldamar, un edificio del siglo XIX cuyos dueños habían apoyado al joven Balenciaga. Adjunto a la mansión, se erigiría un edificio con una línea moderna, con vidrio como material principal.

El museo debía inaugurarse a principios de 2003, pero su preparación se vio afectada por varias irregularidades. Según varias fuentes, el nuevo edificio había sido diseñado por un arquitecto cubano que no tenía homologación para trabajar en España; Además, las salas de exposición eran inadecuadas para las prendas, ya que la luz intensa que entraba por las ventanas amenazaba con deteriorar los tejidos. Por otro lado, una revisión de los fondos reveló la desaparición de algunas piezas de Balenciaga, como bufandas de seda, que aparentemente se habían regalado a personas ajenas al museo.

El Ministerio de Cultura decidió retirar los subsidios en 2005. Dos años más tarde, se decidió desbloquear esta situación cuando vieron que los hechos estaban siendo aclarados. El nuevo edificio fue adaptado museológicamente para garantizar la conservación de las prendas expuestas. En cualquier caso, la cantidad del repertorio expuesto se reduce a 90 piezas, que se rotarán para evitar una incidencia prolongada de la luz.

El 7 de junio de 2011, muchas personalidades se acercaron a la ciudad guipuzcoana, incluyendo a Su Majestad la Reina Sofía, la veterana diseñadora Givenchy, diseñadoras españolas de varias generaciones y damas vestían diseños de Balenciaga, como Carmen Martínez-Bordiú.

El primer director del museo fue Javier González de Durana, relevado en 2014 por Miren Vives Almandoz, y el vicepresidente es Sonsoles Diez de Rivera (hija de Sonsoles de Icaza).

Colección
Tiene un fondo de más de 1200 prendas y accesorios diseñados por el artista. Se exponen de forma rotativa, tanto por razones de espacio como porque los materiales son frágiles y se deteriorarían en una exposición continua.

Gran parte de la colección ha sido recogida gracias a donaciones y préstamos. Rachel L. Mellon, esposa del magnate bancario estadounidense Paul Mellon y quien era un cliente destacado de Balenciaga, donó unas 300 piezas. En 2017 el museo dedica una exposición temporal a este donante. Hubert de Givenchy, discípulo del maestro de Guetaria, y herederos de antiguos clientes como Sonsoles de Icaza o Grace Kelly han entregado otras prendas en depósito.

La Colección del Museo Cristóbal Balenciaga está relacionada con la carrera profesional y el perfil personal de Cristóbal Balenciaga, el famoso diseñador de Getaria, que dominó la alta costura del siglo XX.

El Museo tiene la tarea de conservar y aumentar estas colecciones, a la vez que las hace más accesibles y abiertas.

Al explorar esta sección, obtendrá un mejor conocimiento del modisto, de las colecciones que conforman el patrimonio del Museo y de nuestro trabajo en relación con ellos.

Distribuidas por tipo, las colecciones incluyen:

Traje balenciaga (1912-1971)
El museo cuenta con una colección de ropa diseñada por Cristóbal Balenciaga y producida, principalmente, en sus Maisons en París, San Sebastián, Madrid y Barcelona. Entre ellos destacan:
Colección Gobierno Vasco
Colección Rachel L. Mellon
Accesorios balenciaga (1940-1968).
Bufandas, joyas, guantes, medias, perfumes y tocados vendidos con el nombre de la marca Balenciaga y que completan el look propuesto por Balenciaga. En estos casos, solo el tocado se produciría en los talleres de la Maison.
Documentación y objetos personales de Cristóbal Balenciaga (1899-1972).
Fotografías, letras y objetos pertenecientes a Cristóbal Balenciaga conforman esta colección de más de 1000 artículos.
Documentos de trabajo de la EISA y Balenciaga Maisons.
Facturas, invitaciones, registros de ventas, etc.
Balenciaga de patrones y herramientas del oficio.
Revistas de moda historica
Destacan especialmente las colecciones Pedro Esteban y Hubert de Givenchy.
Colección de estudio
Réplicas físicas y material audiovisual realizado para facilitar la investigación y el estudio.
Recopilación inmaterial de testimonios de trabajadores de la casa Balenciaga.

La colección que conforma las colecciones se registra, cataloga, maneja, procesa y almacena de acuerdo con los estrictos criterios y protocolos establecidos por el Departamento de Conservación y Restauración del Museo.