El Centro de Cultura Carmen de San Cristóbal en Las Casas, Chiapas, México.

El Carmen de San Cristóbal en Las Casas, anteriormente sirvió como puerta de entrada a la Ciudad Real, y hoy ha sido adoptado como su símbolo de identidad. Es un anexo del templo del Carmen. Su función inicial era servir de campanario a la iglesia. Una brecha en su parte inferior quizás dio acceso al convento, o sirvió como pasaje entre dos partes de la ciudad; Su imagen se ha convertido en una parte importante de la ciudad.

En el convento de la Encarnación de monjas concepcionistas, el único convento para religiosos en Ciudad Real, construido en 1597, se impartió instrucción sobre las artes femeninas de la época. Su construcción fue autorizada por Felipe II por Cédula Real el 30 de noviembre de 1595

Se considera «el edificio colonial más llamativo de la ciudad» y «uno de los monumentos más notables y únicos del Nuevo Mundo».

Historia
Erigido en 1677 al más puro estilo mudéjar en la época colonial, perteneció al Convento de La Encarnación. Este edificio anteriormente sirvió como puerta de entrada a la Ciudad Real, y hoy ha sido adoptado como su símbolo de identidad.

Es un anexo del Templo del Carmen, su función inicial era servir de campanario a la Iglesia. Un vano en su parte central superior daba acceso al convento.

Arquitectura
Esta construcción, única en México, se considera parte de la colección mudéjar de Chiapas debido a su planta cuadrada de proporciones masivas, sus aplicaciones ornamentales en mortero y la bóveda de madera octogonal con una estrella de ocho puntas, que recuerda la cantería del arte islámico.

A principios de 1677, José Antonio de Torres, administrador del Convento, solicitó permiso al Ayuntamiento de Ciudad Real para construir un campanario, alegando que el convento necesitaba una torre para sus campanas; para hacerlo, necesitaba que estuviera en la calle en Paso Real, que va desde la plaza del pueblo hasta la meta de ese convento.

Las monjas del convento de la Encarnación decidieron recaudar fondos para la construcción del campanario del convento, pero el único lugar donde se podía construir ese edificio era el Paso Real. Esta importante calle va desde el convento de la Encarnación hasta la plaza del pueblo, por lo que el administrador del convento solicitó permiso al Ayuntamiento de San Cristóbal de las Casas para construir el campanario en la calle principal. Después de varias negociaciones, el Ayuntamiento accedió a la solicitud con la única condición de que el Paso Real no se obstruya.

Las monjas hicieron tal inversión, porque la torre sirvió como acceso a los edificios del convento al otro lado de la calle, para que las monjas pudieran ir de un lado a otro sin romper el voto final. La torre sirvió como acceso de la iglesia al ex convento y como coro de la iglesia, en el segundo piso.

Así se construyó el Arco del Carmen. El colosal edificio tenía tres pisos: en la parte superior estaba el campanario. El piso del medio sirvió como corredor para que las monjas cruzaran de un lado a otro a los edificios del convento, sin romper el voto final. En la planta baja, el famoso arco se construyó en la calle principal, para que la gente pudiera seguir cruzando sin obstruir su paso.

A las dificultades sufridas durante su construcción: la escasez de mano de obra y recursos se añadieron daños por inundaciones y terremotos. Renovado entre 1753 y 1766, desde 1869 se establecieron en el sitio el hospital, el manicomio, la escuela de niñas y talleres de artes y manualidades, el Instituto de Ciencias y Artes, los cuarteles y un templo masónico. Cuando las monjas concepcionistas abandonaron la ciudad, terminó la adoración del Ministerio de Encarnación, prevaleció la de Nuestra Señora del Carmen.

En la parte inferior, el Arco principal sirvió como la Puerta de la Ciudad. En el segundo nivel, las monjas podían acceder al templo del convento bajando el coro y servía como campanario al templo del convento. Su campanario, la torre de El Carmen, es un signo distintivo de la ciudad.

Leyenda
El Arco del Carmen simboliza la puerta de la aventura. Cualquiera que cruzara debajo de él se quedaría para siempre en San Cristóbal de las Casas. La leyenda dice que cualquier viajero que pase por la puerta de Ciudad Real se quedará allí para siempre. La magia que poseía la puerta era muy poderosa. El majestuoso monumento atrajo a todos los viajeros que estaban dando vueltas, haciendo que se enamoraran de su hermosa arquitectura y colores brillantes.

Con el paso del tiempo, el Arco del Carmen, ubicado en el límite de San Cristóbal de las Casas, se convirtió en un punto de referencia para todas las personas que pasaban. En pocos años, este edificio característico se convirtió en la entrada principal y la puerta de la Ciudad Real.

Hoy el monumento está protegido y ya no se puede pasar por debajo.

Templo del Carmen
La construcción original de este templo data del siglo XVI. Es casas de la Capilla del Carmen; Esta capilla es la que causó el nuevo nombre, que se le otorgó a principios del siglo XX; Originalmente fue bajo la dedicación de San Sebastián Mártir, a quien se dedicó el templo en 1578; Más tarde se cambió al Misterio de Ubilla, cuando fue elegido por la iglesia monje para el consejo eclesiástico, con la aprobación de la «justicia y regimiento» de Ciudad Real.

Entre 1753 y 1766, cuando por iniciativa del obispo Moctezuma se emprendió una renovación y reconstrucción completas del convento, algunas obras también deben haberse llevado a cabo en el templo, ya que la cubierta del brazo del crucero tiene la fecha de 1764 inscrita. Se considera que en ese momento se construyó la Capilla del Carmen.

En la mañana del 23 de marzo de 1993, un corto circuito en la librería al lado del templo provocó un incendio que se extendió a la Iglesia y destruyó su interior, perdiendo los artesonados, retablos, pinturas, esculturas y piezas de oro, plata y bronce. . obras de arte invaluables; Entre ellos, se destaca una escultura anónima del siglo XVI, que representa a San Sebastián, considerado el desnudo anatómico más perfecto de América Latina.

Del antiguo complejo del convento de La Encarnación, lo único que queda actualmente es el templo de doble puerta, la torre y la plaza del Carmen.

Símbolo
No solo era simbólico, sino funcional, ya que el Arco del Carmen permitía a las monjas del convento tener muchas libertades. Les permitió cruzar el Paso Real para llegar a las dependencias del convento sin tener que romper su voto final. Con el tiempo, fue reconocido como «el edificio virreinal más llamativo de la ciudad» gracias a su belleza mudéjar.

Además, el Arco del Carmen fue considerado uno de los monumentos más notables del Nuevo Mundo, en ese momento. Ahora esta puerta, campanario y acceso al convento se ha convertido en una de las postales de San Cristóbal de las Casas. Es una parada imperdible en su viaje cuando visita el más mágico de los pueblos mágicos de México.

Restauracion
En 1980 se restauró el antiguo convento de La Encarnación, hoy casa de la cultura. El claustro está ubicado en una plaza, exento del templo. La fachada principal es sobria. En su interior conserva su fiesta arquitectónica original.

Este edificio representa el último vestigio del Convento de la Encarnación de Ciudad Real, actualmente restaurado por FONATUR, desde que se celebró aquí la cumbre mundial del turismo. Actualmente podemos disfrutar del claustro, con su patio central, y el centro de convenciones se encuentra en la parte de atrás. Dentro de sus espacios también cuenta con un jardín epitite y talleres para niños y ancianos.

Tags: