Contando la historia, Museo Nacional del Traje en Portugal

El Museo Nacional del Traje en Portugal está contando permanentemente a los visitantes sobre la historia del traje portugués desde el siglo XVIII hasta nuestros días, en el piso principal del palacio.

En el período barroco, el traje femenino estaba generalmente compuesto por tres piezas principales, el corpiño ajustado al busto, la falda y la protuberancia. Las mujeres se vistieron suntuosamente, con el encaje y los bucles en su ropa. Entre 1740 y 1770, en medio del período de Rocaille, apareció un vestido más suave, con un corpiño, una falda y el famoso “Plis Watteau”, formado por pliegues de tela que se soltaban en la parte posterior, sugiriendo un falso manto. A mediados de siglo, el vestido “francés” utilizado en las grandes ceremonias tenía amplios volúmenes laterales, un corpiño ceñido y una protuberancia abierta en la parte delantera, formando una abertura triangular que mostraba la falda.

La forma básica del traje masculino apareció en Francia a finales del siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV, y estaba compuesta por abrigo, chaleco y pantalones cortos. Este grupo permaneció en el período de Rocaille, aunque las chaquetas eran menos anchas y se presentaban ricamente bordadas. Los pantalones cortos eran ajustados y terminaban debajo de las rodillas. Los bordados formaron patrones florales y vegetales y se hicieron en las piezas de tela antes de que se hicieran los cortes de las chaquetas o de los chalecos.

Estilo barroco (1700 a 1789)
Durante el período barroco, la vestimenta femenina consistía principalmente en tres artículos: el corpiño ajustado, la falda y la falda. Grandes escotes, maquillaje y perfumes eran elementos esenciales de la seducción.

Estilos de Rocaille (1740 a 1770)
Entre 1740 y 1770, dentro del período llano de Rocaille, se presenta un vestido nuevo y flotante, compuesto por corpiño, falda y el conocido plis Watteau.

Estilo imperial (1796 a 1820)
Con la Revolución Francesa, que tuvo lugar en 1789, los ideales revolucionarios de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” combinados con el gusto por la antigüedad grecorromana transformaron radicalmente la ropa de las mujeres. En el atuendo de las mujeres, las mujeres abandonaron sus corsés y medias pequeñas, así como sus telas pesadas y ricas, sus vestidos eran rectos, hasta la cintura, y mangas cortas de globos acompañadas de guantes altos. Las faldas alcanzaron los tobillos y las colas se usaron sólo en la corte.

En la víspera de la Revolución, hubo un gran entusiasmo por las partes masculinas del traje inglés, tanto por la calidad de su vestido como por su aspecto funcional. Pero la gran noticia en esta ocasión fue la introducción de pantalones en el vestuario masculino, del traje de los hombres de la gente y de los marineros, los pantalones comienzan a usarse como un símbolo de la revolución, ya que los pantalones cortos son sinónimo del traje aristocrático.

Estilo romántico (1825 a 1865)
En el siglo XIX, en la era de la industrialización, surgieron rápidos avances tecnológicos en varias áreas de producción, en las que la industria de la moda no era ajena. En los años 50 el traje femenino alcanzó su máxima expresión con la introducción de la crinolina. Este marco interior daba un gran volumen simétrico a las faldas sin añadir peso. El corsé remodela el busto femenino. Las telas preferidas eran seda y muselina de algodón con patrones, flores, rayas y rayas. Los colores eran simples y discretos, predominantemente azules y verdes.

La moda masculina de 1850 mantuvo las tendencias de las décadas anteriores. Los abrigos de color negro o de tonos sobrios también se usaron con pantalones a los cuadrados. Para la noche llevaba un abrigo negro con pantalones y un chaleco de la misma tela, una camisa con un babero almidonado y un arco.

Romanticismo
La publicación de los poemas Camões (1825) y D. Branca (1826) por Almeida Garrett marcó el inicio del romanticismo en Portugal, que duraría 40 años.

Corset Y La Cintura
Las mujeres recuperaron el uso de corsés y la cintura volvió a su lugar natural, ya que la moda exigía delicadas cinturas.

La década de 1850
En la década de 1850 las faldas alcanzaron su máxima expresión con la introducción de la crinolina.

Hembras en el romanticismo
El ideal femenino del romanticismo elogió a las mujeres delicadas, frágiles y pálidas, consumidas por la melancolía. Las telas favoritas eran la seda y el muselín de algodón con hojas, flores, cuadros y rayas.

El estilo Belle Époque (1870 a 1914).
Las damas llevaban vestidos de dos piezas, compuestos de cuerpo y falda, que estaban hechos con telas pesadas y el corsé se mantuvo en boga. La falda era larga, acumulando cortinas, adornos, baratijas, lazos, arcos, pompones y flecos. Sin embargo, la silueta característica de este período fue dada por un interior voluminoso, llamado torneo, aplicado en la parte posterior de la falda.

En 1890, las mujeres vieron la aparición de los llamados corsés “sanos” que produjeron un rodamiento en forma de S ondulado. De esta manera se erigió el busto de la mujer y se destacó que se denominó “cofre de rollos”. Las largas faldas acampanadas usualmente tenían una pequeña cola. Los vestidos de día tenían una cintura alta y un babero o tul de encaje. Por la noche los vestidos tenían escotes anchos y los brazos estaban protegidos con guantes largos.

En el vestuario masculino, las levitas y los abrigos seguían siendo utilizados en la mayoría de las situaciones ceremonia con sombrero de copa. Para la vida cotidiana, los conjuntos de tres piezas (chaqueta, chaleco y pantalón) se usaron con un bombín.

Siglo 19
La segunda mitad del siglo XIX fue una época de gran eclecticismo, tanto en las artes como en la moda, con una clara influencia de los estilos de otros períodos. Las mujeres llevaban vestidos de dos piezas, con blusa y falda confeccionadas con tejidos pesados.

Vestido de mujer
El vestido de mujer con este marco fue puesto de moda por el modisto Charles Worth.

Marco voluminoso
Silhouette fue provisto por un marco interno voluminoso llamado torneo (bullicio) en la parte posterior de la falda.

Corsé y corpiño
El corsé debajo del corpiño se mantuvo de moda. La falda era larga, con una gran variedad de cortinas, pasamanería, baratijas, cintas, lazos, pompones y flecos.

Corsés de salud
En 1890, las mujeres presenciaron el surgimiento de los llamados corsés de salud, que formaron una silueta ondulada en “S”.

Pecho De Tórtola
El busto de las mujeres fue elevado y enfatizado de tal manera que fue llamado “pecho de tórtola”. Las faldas largas sugerían campanas y usualmente exhibían un pequeño tren.

Museo Nacional del Traje en Portugal
El Museo Nacional del Camino y la Moda se encuentra en el Palacio de Monteiro-Mor, en Lisboa, Portugal. Cuenta con una colección de 33.000 artículos, que incluye principalmente trajes masculinos y femeninos de los siglos XVIII y XIX.

El museo está ubicado en una vasta propiedad adquirida por el Estado portugués en 1975. Esta propiedad, una antigua granja de recreación del siglo XVIII, cuenta con una extensa área verde abierta al público y conocida como el Parque Botánico Monteiro-Mor, y su La sede se insta en un edificio del siglo XVIII, el Palacio Angeja-Palmela.

Su propósito es establecer una estrategia para la investigación, conservación y exhibición pública de trajes y textiles. Además, tiene una política de salvaguardar y promover el Parque Botánico Monteiro-Mor y apoyar este patrimonio entre la comunidad.

Colecciones
Las colecciones de la institución incluyen colecciones de ropa civil (mujeres, hombres y niños, nacionales e internacionales) y sus accesorios, fragmentos de telas y piezas de bragal, materiales y equipos que atestiguan los procesos de producción textil, de vestuario y accesorios.

Las primeras ofertas de piezas datan de 1974 en los registros del Museo Nacional del Traje, todos ellos de particulares. La colección pública que integró su colección provino del Museo Nacional de los Coches que, desde 1904, reunió una importante colección de trajes de la Casa Real.