Manejo forestal sostenible

La gestión forestal sostenible es la gestión de los bosques de acuerdo con los principios del desarrollo sostenible. La gestión forestal sostenible debe mantener el equilibrio entre los tres pilares principales: ecológico, económico y sociocultural. El logro exitoso de la gestión forestal sostenible proporcionará beneficios integrales para todos, desde la protección de los medios de vida locales hasta la protección de la biodiversidad y los ecosistemas proporcionados por los bosques, la reducción de la pobreza rural y la mitigación de algunos de los efectos del cambio climático.

Los “Principios Forestales” adoptados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED) en Río de Janeiro en 1992 capturaron la comprensión internacional general de la gestión forestal sostenible en ese momento. Desde entonces, se han desarrollado varios conjuntos de criterios e indicadores para evaluar el logro de la OFS a nivel mundial, regional, nacional y de unidad de gestión. Estos fueron todos los intentos de codificar y proporcionar una evaluación independiente del grado en que los objetivos más amplios de la ordenación forestal sostenible se están logrando en la práctica. En 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Instrumento no vinculante legalmente sobre todo tipo de bosques. El instrumento fue el primero de su tipo y reflejó el fuerte compromiso internacional para promover la implementación de la gestión forestal sostenible a través de un nuevo enfoque que reúna a todos los interesados.

Definición
La Conferencia Ministerial sobre la Protección de los Bosques en Europa (FOREST EUROPE) desarrolló una definición de MFS, que desde entonces ha sido adoptada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Define la gestión forestal sostenible como:

La administración y el uso de los bosques y las tierras forestales de una manera, y a un ritmo, que mantiene su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial para cumplir, ahora y en el futuro, las funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, en a nivel local, nacional y global, y eso no causa daños a otros ecosistemas.

En términos más simples, el concepto puede describirse como el logro de un equilibrio: el equilibrio entre las demandas crecientes de la sociedad por productos y beneficios forestales y la preservación de la salud y la diversidad de los bosques. Este equilibrio es fundamental para la supervivencia de los bosques y para la prosperidad de las comunidades dependientes de los bosques.

Para los gestores forestales, gestionar de forma sostenible un tramo forestal particular significa determinar, de manera tangible, cómo usarlo hoy para garantizar beneficios similares, salud y productividad en el futuro. Los gestores forestales deben evaluar e integrar una amplia gama de factores a veces conflictivos (valores comerciales y no comerciales, consideraciones ambientales, necesidades de la comunidad, incluso impacto global) para producir planes forestales sólidos. En la mayoría de los casos, los administradores forestales desarrollan sus planes forestales en consulta con los ciudadanos, empresas, organizaciones y otras partes interesadas en y alrededor del tracto forestal que se está manejando. Las herramientas y la visualización han evolucionado recientemente para mejorar las prácticas de gestión.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, a petición de los Estados miembros, desarrolló y lanzó la Caja de herramientas de gestión forestal sostenible en 2014, una colección en línea de herramientas, mejores prácticas y ejemplos de su aplicación para ayudar a los países a implementar la gestión forestal sostenible.

Debido a que los bosques y las sociedades están en constante cambio, el resultado deseado de la ordenación forestal sostenible no es fijo. Lo que constituye un bosque manejado de manera sostenible cambiará con el tiempo a medida que los valores que posee el público cambien.

En 2004, el Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB) (ECOSOC, 2004) identificó siete elementos temáticos comunes a los llamados sistemas de manejo forestal sostenible:

Extensión de los recursos forestales;
Diversidad biológica;
Sanidad y vitalidad forestal;
Funciones productivas de los recursos forestales;
Funciones de Protección de los Recursos Forestales;
Funciones socioeconómicas;
Marcos jurídicos, políticos e institucionales.

Criterios e indicadores
Los criterios e indicadores son herramientas que se pueden usar para conceptualizar, evaluar e implementar la gestión forestal sostenible. Los criterios definen y caracterizan los elementos esenciales, así como un conjunto de condiciones o procesos, mediante los cuales se puede evaluar la gestión forestal sostenible. Los indicadores medidos periódicamente revelan la dirección del cambio con respecto a cada criterio.

Los criterios e indicadores de la gestión forestal sostenible se utilizan ampliamente y muchos países producen informes nacionales que evalúan su progreso hacia la gestión forestal sostenible. Existen nueve iniciativas internacionales y regionales de criterios e indicadores, que en conjunto involucran a más de 150 países. Tres de las iniciativas más avanzadas son las del Grupo de Trabajo sobre Criterios e Indicadores para la Conservación y el Manejo Sostenible de Bosques Templados y Boreales (también llamado Proceso de Montreal), Forest Europe y la Organización Internacional de Maderas Tropicales. Los países que son miembros de la misma iniciativa generalmente acuerdan producir informes al mismo tiempo y usar los mismos indicadores. Dentro de los países, a nivel de unidad de manejo, los esfuerzos también se han dirigido al desarrollo de criterios e indicadores a nivel local de manejo forestal sostenible. El Centro para la Investigación Forestal Internacional, la Red Internacional de Bosques Modelo e investigadores de la Universidad de British Columbia han desarrollado una serie de herramientas y técnicas para ayudar a las comunidades dependientes de los bosques a desarrollar sus propios criterios e indicadores a nivel local. Los criterios e indicadores también forman la base de los programas de certificación forestal de terceros, como los estándares de manejo forestal sostenible de la Canadian Standards Association y el estándar de iniciativa forestal sostenible.

Parece haber un creciente consenso internacional sobre los elementos clave de la ordenación forestal sostenible. Han surgido siete áreas temáticas comunes de manejo forestal sostenible basadas en los criterios de las nueve iniciativas regionales e internacionales en curso de criterios e indicadores. Las siete áreas temáticas son:

Extensión de los recursos forestales.
Diversidad biológica
Salud y vitalidad de los bosques.
Funciones productivas y recursos forestales.
Funciones protectoras de los recursos forestales.
Funciones socioeconomicas
Marco legal, político e institucional.

Este consenso sobre áreas (o criterios) temáticas comunes proporciona efectivamente una definición común e implícita de manejo forestal sostenible. La comunidad forestal internacional reconoció las siete áreas temáticas en el cuarto período de sesiones del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques y en el 16º período de sesiones del Comité Forestal. Desde entonces, estas áreas temáticas se han consagrado en el Instrumento de unión no legal en todos los tipos de bosques como marco de referencia para la gestión forestal sostenible para ayudar a lograr el propósito del instrumento.

El 5 de enero de 2012, el Proceso de Montreal, Forest Europe, la Organización Internacional de Maderas Tropicales y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, reconociendo las siete áreas temáticas, respaldaron una declaración conjunta de colaboración para mejorar la recopilación de datos mundiales relacionados con los bosques y Informar y evitar la proliferación de requisitos de monitoreo y las cargas de información asociadas.

Enfoque ecosistémico
El Enfoque por Ecosistemas ha sido destacado en la agenda del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) desde 1995. La definición del Enfoque por Ecosistemas del CDB y un conjunto de principios para su aplicación se desarrollaron en una reunión de expertos en Malawi en 1995, conocida como Principios de Malawi. La definición, 12 principios y 5 puntos de “orientación operativa” fueron adoptados por la quinta Conferencia de las Partes (COP5) en 2000. La definición del CDB es la siguiente:

El enfoque por ecosistemas es una estrategia para la gestión integrada de la tierra, el agua y los recursos vivos que promueve la conservación y el uso sostenible de manera equitativa. La aplicación del enfoque por ecosistemas ayudará a alcanzar un equilibrio de los tres objetivos del Convenio. Un enfoque por ecosistemas se basa en la aplicación de metodologías científicas apropiadas centradas en los niveles de organización biológica, que abarca las estructuras, procesos, funciones e interacciones esenciales entre los organismos y su entorno. Reconoce que los humanos, con su diversidad cultural, son un componente integral de muchos ecosistemas.

Las partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica reconocieron que la gestión forestal sostenible en 2004 (Decisión VII / 11 de la COP7) es un medio concreto para aplicar el Enfoque de Ecosistemas a los ecosistemas forestales. Los dos conceptos, la gestión forestal sostenible y el enfoque por ecosistemas, apuntan a promover prácticas de conservación y gestión que sean sostenibles desde el punto de vista ambiental, social y económico, y que generen y mantengan beneficios para las generaciones presentes y futuras. En Europa, la MCPFE y el Consejo para la Estrategia Paneuropea de Diversidad Biológica y del Paisaje (PEBLDS) reconocieron conjuntamente la gestión sostenible de los bosques para ser coherentes con el Enfoque por Ecosistemas en 2006.

No existe una definición acordada del enfoque por ecosistemas en el CDB 33, pero la descripción y un conjunto de principios para su aplicación se desarrollaron en una reunión de expertos en Malawi en 1998, conocida como nombre de “Principios de Malawi”. La descripción, cinco puntos de gestión operativa, fue adoptada por la quinta Conferencia de las Partes en 2000. La descripción del CDB es la siguiente:

El enfoque por ecosistemas es una estrategia integrada de gestión de la tierra, el agua y los recursos vivos que promueve la conservación y el uso sostenible de manera equitativa. Por lo tanto, la aplicación de dicho enfoque ayudará a equilibrar los tres objetivos del Convenio: conservación, uso sostenible y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la explotación de los recursos genéticos.

El enfoque por ecosistemas se basa en la aplicación de métodos científicos apropiados a los diversos niveles de organización biológica, que incluyen los procesos, funciones e interacciones esenciales entre los organismos y su entorno. Reconoce que los seres humanos, con su diversidad cultural, son una parte integral de los ecosistemas.

El énfasis en la estructura, los procesos, las funciones y las interacciones está en línea con la definición del ecosistema, que se encuentra en el artículo del Convenio que dice lo siguiente:

“Ecosistema” se refiere a un complejo dinámico de comunidades de plantas, animales y microorganismos y su entorno no vivo que, a través de su interacción, forma una unidad funcional.

Esta definición no menciona una unidad particular o escala espacial, contrariamente a la definición de “hábitat” de la Convención. Por lo tanto, el término “ecosistema” no se corresponde necesariamente con los términos “bioma” o “zona ecológica”, pero puede referirse a cualquier unidad funcional en cualquier escala. De hecho, es el problema a considerar el que debe determinar la escala de análisis y acción. Podría ser, por ejemplo, un pedazo de tierra cultivable, un estanque, un bosque, un bioma o toda la biosfera.

El enfoque por ecosistemas requiere una gestión que pueda adaptarse a la naturaleza compleja y dinámica de los ecosistemas y al conocimiento y comprensión insuficientes de su funcionamiento. Los ecosistemas a menudo siguen procesos no lineales, y a menudo hay una brecha entre estos procesos y la apariencia de sus consecuencias. Esto da lugar a discontinuidades, que generan sorpresa e incertidumbre. La administración debe poder adaptarse para abordar estas incertidumbres y aceptar, en cierta medida, el aprendizaje en el trabajo o aprovechar los resultados de la investigación. Puede ser necesario tomar ciertas medidas incluso cuando la relación de causa y efecto no se ha establecido científicamente.
El enfoque por ecosistemas, que no excluye otros métodos de manejo y conservación como las reservas de biosfera, áreas protegidas y programas de conservación para una especie dada, así como otros enfoques utilizados en el marco de las políticas y la legislación nacionales, podrían integrar todos estos enfoques y Otros métodos para enfrentar situaciones complejas. No existe una forma única de aplicar el enfoque por ecosistemas, ya que depende de las condiciones locales, provinciales, nacionales, regionales o globales. De hecho, el enfoque por ecosistemas podría utilizarse de diversas maneras como marco para lograr concretamente el logro de los objetivos del Convenio.

Las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica reconocieron la gestión sostenible de los bosques en 2004 (decisión VII / 11 de la 7ª Conferencia de las Partes 36) como una forma práctica de aplicar el enfoque de ecosistemas a los ecosistemas forestales.

El enfoque ecosistémico de la biodiversidad forestal puede describirse como una estrategia de manejo forestal integrado que promueve la conservación equitativa y el uso sostenible. Los seres humanos, en su diversidad cultural, son una parte integral del ecosistema forestal. El enfoque por ecosistemas requiere una gestión adecuada para abordar la naturaleza dinámica y compleja del ecosistema forestal y la falta de conocimiento o la plena comprensión de su funcionamiento.

Por lo tanto, el ecosistema forestal debe gestionarse por sus valores intrínsecos y por los beneficios que aporta a los seres humanos de manera justa y equitativa. Los gerentes deben considerar los efectos actuales y potenciales de sus actividades para evitar efectos desconocidos e impredecibles en su funcionamiento y, por lo tanto, en su valor. El ecosistema forestal también debe ser comprendido y manejado en un contexto económico. En particular, los costos y beneficios del ecosistema forestal deben ser internalizados en la medida de lo posible. Además, se deben reducir las distorsiones del mercado que socavan la diversidad biológica forestal y se deben aplicar incentivos que promuevan la biodiversidad y el manejo sostenible.

En conclusión, el manejo del ecosistema forestal debe hacerse dentro de los límites de su dinámica. Por lo tanto, la conservación de su estructura y funcionamiento debe ser la prioridad. Es la necesidad de preservar todos sus valores, incluidos los bienes y servicios que los bosques entregan a los seres humanos.

Gobernanza forestal
Aunque la mayoría de los bosques continúan siendo propiedad formal del gobierno, la efectividad de la gobernanza forestal es cada vez más independiente de la propiedad formal. Desde la ideología neoliberal en la década de 1980 y la emanación de los desafíos del cambio climático, ha surgido la evidencia de que el estado no está manejando los recursos ambientales de manera efectiva. Bajo los regímenes neoliberales en los países en desarrollo, el papel del estado ha disminuido y las fuerzas del mercado han asumido cada vez más el papel socioeconómico dominante. Aunque las críticas de las políticas neoliberales han sostenido que las fuerzas del mercado no solo son inapropiadas para sostener el medio ambiente, sino que de hecho son una causa importante de destrucción ambiental. La tragedia de los comunes de Hardin (1968) ha demostrado que no se puede dejar que la gente haga lo que quiera con la tierra o los recursos ambientales. Por lo tanto, la descentralización de la gestión ofrece una solución alternativa a la gobernanza forestal.

El cambio de las responsabilidades de gestión de recursos naturales de los gobiernos centrales a los estatales y locales, donde esto ocurre, suele ser parte de un proceso de descentralización más amplio. Según Rondinelli y Cheema (1983), existen cuatro opciones de descentralización distintas: estas son: (i) Privatización: la transferencia de autoridad del gobierno central a sectores no gubernamentales, también conocida como prestación de servicios basados ​​en el mercado, (ii) Delegación – autoridad local designada centralmente, (iii) Devolución – transferencia de poder a autoridad localmente aceptable y (iv) desconcentración – la redistribución de la autoridad del gobierno central a delegaciones de campo del gobierno central. La clave principal para una descentralización efectiva es una mayor participación amplia en la toma de decisiones público-locales. En 2000, el informe del Banco Mundial revela que el gobierno local conoce las necesidades y los deseos de sus electores mejor que el gobierno nacional, mientras que al mismo tiempo, es más fácil responsabilizar a los líderes locales. Del estudio de los bosques tropicales de África occidental, se argumenta que las autoridades representativas o con rendición de cuentas con poderes discrecionales significativos son el elemento institucional básico de la descentralización que debe conducir a la eficiencia, el desarrollo y la equidad. Esto colabora con el informe del Banco Mundial en 2000 que dice que la descentralización debería mejorar la asignación de recursos, la eficiencia, la responsabilidad y la equidad “al vincular más estrechamente el costo y el beneficio de los servicios locales”.

Muchas razones apuntan a la promoción de la descentralización de los bosques. (i) Los proyectos de desarrollo rural integrado a menudo fracasan porque son proyectos de arriba hacia abajo que no tuvieron en cuenta las necesidades y los deseos de la población local. (ii) El gobierno nacional a veces tiene autoridad legal sobre vastas áreas forestales que no pueden controlar, por lo tanto, muchos proyectos de áreas protegidas dan como resultado una mayor pérdida de biodiversidad y un mayor conflicto social. Dentro de la esfera de la gestión forestal, como estado anterior, la opción más efectiva de descentralización es la “devolución”: la transferencia de poder a una autoridad local responsable. Sin embargo, la aprehensión sobre los gobiernos locales no es infundada. A menudo carecen de recursos, pueden estar atendidos por personas con bajo nivel educativo y, a veces, son capturados por las élites locales que promueven la relación clientela en lugar de la participación democrática. Enters y Anderson (1999) señalan que el resultado de proyectos basados ​​en la comunidad destinados a revertir los problemas de los enfoques centrales del pasado para la conservación y el desarrollo también han sido desalentadores.

En términos generales, el objetivo de la conservación de los bosques no se ha cumplido históricamente cuando, en contraste con los cambios en el uso de la tierra; Impulsado por la demanda de alimentos, combustible y beneficio. Es necesario reconocer y abogar por una mejor gobernanza forestal con mayor fuerza dada la importancia de los bosques para satisfacer las necesidades humanas básicas en el futuro y para mantener el ecosistema y la biodiversidad, así como para abordar la mitigación del cambio climático y la meta de adaptación. Dicha promoción debe ir acompañada de incentivos financieros para el gobierno de los países en desarrollo y una mayor función de gobierno para el gobierno local, la sociedad civil, el sector privado y las ONG en nombre de las “comunidades”.

Fondos Forestales Nacionales
El desarrollo de los Fondos Forestales Nacionales es una forma de abordar el tema del financiamiento del manejo forestal sostenible. Los fondos forestales nacionales (NFF) son mecanismos de financiamiento específicos administrados por instituciones públicas diseñadas para apoyar la conservación y el uso sostenible de los recursos forestales. A partir de 2014, hay 70 NFF que operan a nivel mundial.

Recursos genéticos forestales
El uso apropiado y la conservación a largo plazo de los recursos genéticos forestales (RGF) forman parte de la ordenación forestal sostenible. En particular cuando se trata de la adaptación de los bosques y la gestión forestal al cambio climático. La diversidad genética garantiza que los árboles forestales puedan sobrevivir, adaptarse y evolucionar en condiciones ambientales cambiantes. La diversidad genética en los bosques también contribuye a la vitalidad de los árboles y a la resistencia frente a plagas y enfermedades. Además, la FGR tiene un papel crucial en el mantenimiento de la diversidad biológica forestal tanto a nivel de especies como de ecosistema.

La selección cuidadosa del material vegetal con énfasis en obtener una alta diversidad genética en lugar de apuntar a producir una masa uniforme de árboles, es esencial para el uso sostenible de FGR. Teniendo en cuenta la procedencia también es crucial. Por ejemplo, en relación con el cambio climático, el material local puede no tener la diversidad genética o la plasticidad fenotípica para garantizar un buen desempeño en condiciones cambiantes. Una población diferente de más lejos, que puede haber experimentado una selección en condiciones más parecidas a las previstas para el sitio a reforestar, podría representar una fuente de semillas más adecuada.

Bosques urbanos y periurbanos.
Los bosques urbanos o periurbanos plantean problemas particulares, por ejemplo, relacionados con: su accesibilidad, la coexistencia de diferentes funciones y servicios del ecosistema que no sean la producción de madera de interés comercial, un debilitamiento por exceso de hacinamiento, etc. Estos bosques requieren precauciones y métodos de manejo. adecuado a sus especificidades.

Proceso de dar un título
Las crecientes preocupaciones ambientales y la demanda de los consumidores por un comercio más socialmente responsable han permitido que la certificación forestal independiente surja en la década de 1990 como una herramienta creíble para comunicar el desempeño social y ambiental de las operaciones forestales.

Hay muchas partes interesadas (activas o potenciales) involucradas en la certificación, incluidos contratistas forestales, inversionistas, ecologistas o ecologistas, cazadores, empresas que venden o consumen grandes cantidades de madera y papel, ‘contratación pública ética o “compra verde” y todos los consumidores de madera.

Propósito de la Certificación
Una nueva demanda social y económica de certificación forestal ha llevado al surgimiento de organizaciones independientes que han producido estándares de buena gestión forestal. También surgieron organismos de auditoría independientes que certificaron las operaciones de registro que cumplen con estas normas. Por ejemplo, para la certificación PEFC en Francia, los controles de los propietarios de los bosques son llevados a cabo por las Entidades Regionales (RE), que están certificadas por certificadores privados sobre la base de las normas ISO. Estos certificadores están supervisados ​​por el Comité de Acreditación de Francia (COFRAC), establecido en 1994 y designado como el único organismo nacional de acreditación por el Decreto de diciembre de 2008.
.
El objetivo de esta certificación es proporcionar garantías de buen manejo forestal, de acuerdo con las definiciones que varían según los estándares utilizados, y garantizar que la madera y los productos de la madera (papel, cartón, etc.) provengan de bosques gestionados de manera responsable.

Normas de certificación
Este aumento en la certificación ha llevado a la aparición de diferentes sistemas en todo el mundo.
El resultado es que no existe un estándar global comúnmente aceptado, y cada sistema utiliza un enfoque diferente para definir, evaluar y monitorear los estándares de manejo forestal sostenible.

La certificación forestal por parte de organizaciones independientes es una herramienta importante para aquellos que buscan asegurar que el papel y los productos de madera que compran provengan de bosques que estén bien manejados y operados legalmente. La integración de certificaciones independientes en la obtención de prácticas de productos forestales puede ser crítica para las políticas forestales que incluyen factores como la protección de recursos forestales sensibles, la selección cuidadosa de materiales y el uso eficiente de los productos.

Los estándares más utilizados son:

Asociación Canadiense de Estándares (CSA);
Consejo de Administración Forestal (FSC);
Programa de Reconocimiento de Certificación Forestal (PEFC).
Iniciativa Forestal Sostenible (SFI);

El área de bosques certificados está aumentando rápidamente. En diciembre de 2005, había 2.420 000 km2 de bosques certificados de acuerdo con el estándar 39, FSC o SFI, incluidos 1.19 millones de km2 en Canadá 40. En 2009, el 8% de los bosques del mundo está certificado, el 80% de los cuales, según el PEFC Estándares (de los cuales SFI es ahora parte).

Ubicación de los bosques certificados.
La certificación se ha promovido después de Río para mejorar la gestión forestal en todo el mundo, pero hasta la fecha la mayoría de los bosques certificados se encuentran en Europa y América del Norte. Una barrera importante para muchos administradores forestales en los países en desarrollo es la falta de capacidad para financiar o practicar auditorías de certificación o para mantener los estándares de certificación.

En 2009, el FSC aún estaba subdesarrollado en Francia, donde los forestales preferían PEFC, es decir, 6 millones de hectáreas certificadas por PEFC a finales de 2010. Así, en marzo de 2009, menos de 20 000 hectáreas de bosque fueron certificadas por FSC, es decir, menos de 0.1% de áreas certificadas por el FSC en la Unión Europea.
En comparación, las áreas forestales con certificación FSC en Suecia alcanzan 9,7 millones de hectáreas (casi 500 veces más que el área con certificación FSC en Francia en 2009), casi 7 millones en Polonia, 1,6 millones en Francia. Reino Unido. En relación con su área forestal (especialmente en madera dura), Francia está al final del paquete, pero por delante de Chipre, Malta, Austria, Luxemburgo y Bélgica.

Certificacion independiente
La creciente conciencia ambiental y la demanda de los consumidores por empresas más socialmente responsables ayudaron a que la certificación forestal de terceros surgiera en la década de 1990 como una herramienta confiable para comunicar el desempeño ambiental y social de las operaciones forestales.

Hay muchos usuarios potenciales de la certificación, incluidos: administradores forestales, científicos, responsables de políticas, inversionistas, defensores del medio ambiente, consumidores de madera y papel, e individuos.

Con la certificación forestal de terceros, una organización independiente desarrolla estándares de buena gestión forestal, y los auditores independientes emiten certificados para las operaciones forestales que cumplen con esos estándares. La certificación forestal verifica que los bosques están bien administrados, según lo define una norma particular, y la certificación de cadena de custodia rastrea los productos de madera y papel desde el bosque certificado hasta el punto de venta.

Este aumento de la certificación condujo a la aparición de varios sistemas diferentes en todo el mundo. Como resultado, no existe un único estándar de manejo forestal aceptado en todo el mundo, y cada sistema adopta un enfoque algo diferente en la definición de estándares para el manejo forestal sostenible.

En su Revisión anual del mercado de productos forestales 2009–2010, la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas / Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación declaró: “A lo largo de los años, muchos de los problemas que dividieron previamente los sistemas (de certificación) se han vuelto mucho menos distintos. Los sistemas de certificación más grandes Ahora generalmente tienen los mismos requisitos programáticos estructurales “.

La certificación forestal de terceros es una herramienta importante para aquellos que buscan asegurar que el papel y los productos de madera que compran y usen provienen de bosques que están bien manejados y se cosechan legalmente. La incorporación de la certificación de terceros en las prácticas de adquisición de productos forestales puede ser una pieza central para políticas integrales de madera y papel que incluyen factores como la protección de valores forestales sensibles, la selección cuidadosa de materiales y el uso eficiente de los productos.

Existen más de cincuenta estándares de certificación en todo el mundo, que abordan la diversidad de tipos de bosques y tenencias. A nivel mundial, los dos programas de certificación paraguas más grandes son:

Programa para la aprobación de la certificación forestal (PEFC)
Consejo de Administración Forestal (FSC)

El área de bosque certificado a nivel mundial está creciendo lentamente. PEFC es el sistema de certificación forestal más grande del mundo, con más de dos tercios del área certificada global total certificada para sus Puntos de referencia de sostenibilidad.

En América del Norte, hay tres estándares de certificación respaldados por PEFC: la Iniciativa Forestal Sostenible, el Estándar de Manejo Forestal Sostenible de la Canadian Standards Association y el Sistema Americano de Granjas de Árboles. El FSC tiene cinco estándares en Norteamérica, uno en los Estados Unidos y cuatro en Canadá.

Si bien la certificación pretende ser una herramienta para mejorar las prácticas de manejo forestal en todo el mundo, hasta la fecha la mayoría de las operaciones forestales certificadas se encuentran en Europa y América del Norte. Una barrera importante para muchos administradores forestales en los países en desarrollo es que carecen de la capacidad para someterse a una auditoría de certificación y mantener las operaciones de acuerdo con un estándar de certificación.

Futuro
El bosque del siglo XXI podría manejarse de manera muy diferente, confiando cada vez más en nuevas herramientas relevantes para la evaluación ambiental y podría facilitar el manejo (pero también potencialmente la sobreexplotación de especies valiosas), que:

imágenes aéreas (incluyendo infrarrojos);
las imágenes satelitales, por ejemplo, proporcionadas por MODIS, para predecir mejor el riesgo de muerte de los árboles (MODIS de 250 m 16 por día);
la geolocalización de especies valiosas o futuras;
Tecnología LIDAR aerotransportada para estudiar la topografía y la estructura de la vegetación con datos registrados como una nube de puntos 3D. Esta tecnología hace posible, por ejemplo, identificar los recursos energéticos de la madera en los bosques de montaña.
el SIG;
La tecnología Field-Map combina imágenes aéreas y mediciones de campo. El mapa de campo se usa a menudo para mapear “estaciones forestales”, árboles y posiblemente para trazabilidad de la madera. Si la cadena de custodia no se rompe, gracias a las coordenadas asociadas con cada árbol antes del sacrificio, un cliente final puede visualizar teóricamente el origen de la madera de un mueble, o un objeto en “madera rastreable”.

Algunos autores estiman que, dada la inercia de los ciclos forestales, la complejidad del bosque y la falta de conocimiento sobre la ecología forestal, actualmente es imposible utilizar la taxonomía de indicadores para rastrear de forma creíble la “sostenibilidad” o “sostenibilidad” de la gestión forestal. Por lo tanto, sugieren utilizar o usar indicadores bastante precisos que sean bastante fáciles de medir, como la complejidad estructural del bosque, la fragmentación del bosque, su naturalidad (autoctona) y su heterogeneidad estructural, que dicen que son buenas “pistas”. »De su biodiversidad, si se utilizan desde los niveles más locales (intraparcellar) hasta los niveles de paisaje.

Este enfoque también permitiría el manejo adaptativo, incluidas las medidas de “restauración pasiva” (a través de la restauración de una red de islas de senescencia caracterizada por el “cese de las intervenciones forestales, se debe considerar cuando se desean los atributos de una etapa de crecimiento (…) dentro de un tiempo razonable “.

Límites
La gestión sostenible se basa en la gestión forestal sostenible (SFM). Parece existir un consenso de que un bosque bajo manejo sostenible y manejo sostenible es mejor para preservar la biodiversidad que un área sujeta a tala o conversión agrícola, pero existen otras opciones, incluida la llamada gestión de la naturaleza (Prosilva tipo) basado en una cosecha muy selectiva de madera de alto valor que podría ser más propicia para la regeneración forestal y la biodiversidad en general que las cosechas repetidas y de alta intensidad que se encuentran en situaciones de manejo forestal sostenible.

Comparado con lo que sucede en un bosque natural, el ADF implica una perturbación profunda del ecosistema (fragmentación, accesibilidad, alteración y, en ocasiones, un cambio artificial de las especies y poblaciones) y, por lo tanto, cambios significativos en los hábitats naturales y los ecosistemas de servicios, que algunos autores asocian con ” una serie de impactos negativos significativos en la biodiversidad “.

El ADF, aún basado en la creación de caminos, puede agravar la amenaza de la caza furtiva, la conversión a tierras de cultivo al facilitar el acceso a las afueras y los corazones de los bosques y en las zonas tropicales, incluso si se lleva a cabo con cuidado, la matanza aumenta la intensidad y Frecuencia de incendios forestales. Así, según Niesten & al. “No está claro que el ADF sea capaz de garantizar un nivel satisfactorio de mantenimiento de la biodiversidad, incluso si resulta ser financieramente viable”.

La demanda de madera certificada bajo ciertos criterios de manejo sostenible se enfoca principalmente en América del Norte y Europa, y poca en China y los trópicos para sus propias necesidades.Pero la superficie del bosque tropical se encuentra en constante declive mundial desde más que.

El desarrollo sostenible certificado sería a priori más atractivo si la madera certificada se comprara a un precio más alto del propietario u operador. Los consumidores a veces pagan un precio más alto por la madera certificada, pero la diferencia para el silvicultor puede ser mínima o no reembolsar los esfuerzos que ha realizado, el incentivo financiero para cambiar las prácticas de manejo puede ser insuficiente según varios autores, especialmente por precios