Industria azucarera de Filipinas

En 2005, Filipinas es el noveno productor de azúcar más grande del mundo y el segundo mayor productor de azúcar entre los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), después de Tailandia, según la Organización de Alimentos y Agricultura. Al menos diecisiete provincias de Filipinas han cultivado caña de azúcar, de las cuales dos en la Región de la Isla Negros representan la mitad de la producción total de la nación. A partir del año de cosecha 2009-2010, 29 ingenios azucareros están operativos divididos de la siguiente manera: trece molinos en Negros, seis molinos en Luzón, cuatro molinos en Panay, tres molinos en Visayas Oriental y tres molinos en Mindanao.

La caña de azúcar no es un cultivo sensible y se puede cultivar en casi todos los tipos de suelo, desde lodos arenosos a arcillosos y desde suelos volcánicos ácidos hasta depósitos sedimentarios calcáreos. El período de cosecha es de octubre a diciembre y finaliza en mayo.

En 2015, la Comisión Nacional para la Cultura y las Artes de Filipinas anunció que incluirán los Sitios Centrales Industriales Azucareros de Filipinas y propiedades relacionadas a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Historia
La historia de la industria azucarera en las Filipinas es anterior a la colonización prehispánica. Los primeros comerciantes árabes trajeron de las estacas de Célebes caña de azúcar y los plantaron en Mindanao. Más tarde, el azúcar se envió al norte y se sembró en Visayas y Luzón. En 1521, a comienzos de la era española en Filipinas, el cultivo de la caña de azúcar ya era extenso en muchas islas, particularmente en Visayas.

Sin embargo, la crianza de caña de azúcar solo se convirtió en una industria después de 1856 cuando Nicholas Loney, un vicecónsul británico, fue enviado a Iloilo City y convenció a la casa estadounidense de Russell y Sturgis (también conocida como Russell & Co.) de abrir una sucursal en Iloilo para el propósito de dar préstamos de cultivos a los plantadores de azúcar. Loney a través de su empresa, Loney and Kee Company, facilitó el rápido desarrollo de la industria azucarera mediante la importación de esquejes de azúcar de Sumatra y maquinaria de Inglaterra y Escocia a Iloilo, que los plantadores de azúcar pueden comprar en préstamos a plazos fáciles. Loney también construyó veleros llamados lorchas, modelados según Brixham Trawlers of Downshire, utilizados para la pesca de altura en el canal inglés, en Buenavista, isla Guimaras, para transportar azúcar desde Negros. Al imaginar la prosperidad de la industria azucarera en Visayas en un futuro cercano, Loney inició el desarrollo de la industria en Negros y ofreció términos liberales a pocos plantadores Negrense similares a los que le había dado a los productores de caña de azúcar Ilonggo. En consecuencia, algunas familias prominentes de plantadores de caña de azúcar de Iloilo como Ledesma, Lacson, Hilado, Cosculluela, Pérez, Álvarez, Sotamayor y Escanilla se mudaron a Negros en 1857 debido a su prometedor desarrollo de la industria azucarera. El azúcar crudo que el producto principal de la isla de Visayas se exportó a los Estados Unidos, Inglaterra y Australia. El azúcar de grano cristalino era el producto de Manila, que se exportaba principalmente a España.

El principal producto de exportación agrícola de Filipinas (fines de los años 1700 y 70)
El azúcar se convirtió en la exportación agrícola más importante de Filipinas entre finales del siglo XVIII y mediados de la década de 1970 básicamente por dos razones: 1) divisas obtenidas y 2) fue la base de la acumulación de riqueza de alguna élite filipina en ese momento. Para asegurar el continuo crecimiento y desarrollo de la industria azucarera bajo el gobierno de la Commonwealth, la Administración Filipina del Azúcar (PSA) se estableció en 1937 para supervisar la industria.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Administración de cuotas de azúcar (SQA, por sus siglas en inglés) reemplazó a PSA en 1951 vis-à-vis con Philippine Sugar Institute (PHILSUGIN), una agencia de investigación. Durante las décadas de 1950 y 1960, más del 20 por ciento de las exportaciones filipinas provenían de la industria azucarera. Se redujo en los años 70 y se hundió aún más en la primera mitad de los años 80 a aproximadamente el 7 por ciento. Fue durante este período cuando el gobierno reconoció la existencia de crisis en la industria. Uno de los factores que contribuyó al empeoramiento de la situación de la industria durante ese tiempo fue el mercado deprimido del azúcar.

En 1974, hubo una escalada dramática en el precio mundial que alcanzó un máximo de alrededor de US $ 0,67 por libra de azúcar. En los siguientes dos años consecutivos, los precios mundiales del azúcar cayeron a menos de US $ 0,10 y permanecen en esa situación durante algunos años hasta que se mueva hacia arriba antes de que termine la década. Durante los primeros años ochenta, los precios mundiales del azúcar volvieron a caer, con US $ 0,03 por libra como el más bajo. Los precios se recuperaron a US $ 0,14 centavos por libra y luego cayeron nuevamente entre US $ 0,08 a US $ 0,09 por libra a principios de la década de 1990.

Libre comercio con los EE. UU. Y el sistema de cuotas
La transferencia de Filipinas como colonia del régimen español a la ocupación estadounidense no fue fácil debido a la fuerte resistencia de los líderes filipinos como Emilio Aguinaldo y Gregorio del Pilar. Poco después de la muerte de Del Pilar en la Batalla de Tirad Pass y la toma de Aguinaldo en Palanan, Isabela, Filipinas quedó completamente bajo el dominio estadounidense. Los estadounidenses, a diferencia de sus predecesores, proporcionaron libertad parcial a los filipinos al preparar a los últimos para lograr la independencia y ejecutar su propio gobierno a través de una forma de Estado de la Commonwealth.

La resistencia inicial se convirtió en una cooperación de mercado que emanó de la confianza y la buena voluntad de los filipinos hacia los colonizadores estadounidenses y viceversa. La colonización de Filipinas por los Estados Unidos protegió al país de las vicisitudes de los precios mundiales del azúcar debido a su libre acceso a un mercado protegido y subsidiado de los Estados Unidos, que comenzó en 1913, cuando los Estados Unidos establecieron el libre comercio con su colonia filipina.

Estados Unidos trató a Filipinas como uno de sus estados americanos que resultó en la protección estatal del mercado azucarero filipino. Veintiún años después, en 1934, Estados Unidos promulgó un sistema de cuotas sobre el azúcar que se mantuvo vigente hasta principios de los años setenta. En 1965, la Ley del Azúcar de los Estados Unidos fue enmendada para proporcionar los siguientes términos en el sistema de Cuotas:

Una cuota básica de 1,050,000 toneladas cortas más 10.86% de cualquier consumo de los Estados Unidos aumentará de 9.7 millones a 10.4 millones de toneladas o una cuota básica total de 1.126,000 toneladas cortas para las Filipinas;
El 47,22% de los déficits de los productores nacionales de los EE. UU. Y otros proveedores de países extranjeros que se estima conservadoramente en alrededor de 200,000 toneladas, se asignarán a Filipinas;
El estímulo, si no es un requisito, para que Filipinas mantenga en reserva el equivalente al 15% de sus cuotas estadounidenses o aproximadamente 180,000 toneladas;
La tarifa de recaptura de la prima y un sistema trimestral de asignación durante el primer semestre de cada año calendario.
A pesar de las restricciones en el comercio del azúcar, las exportaciones de azúcar filipino a los EE. UU. Se mantuvieron en una posición relativamente privilegiada, especialmente durante los años setenta. Las cuotas filipinas para los EE. UU. Oscilaron entre el 25 y el 30 por ciento, una tasa que es más alta que otros proveedores de azúcar como la República Dominicana, México y Brasil.

Declinación temprana
Filipinas exportó azúcar en el mercado mundial, generalmente a lugares no restringidos, después de que la ley de cuotas de azúcar de los Estados Unidos llegara a su expiración en 1974. En consecuencia, los envíos de azúcar a los Estados Unidos disminuyeron durante este período. Los Estados Unidos renovaron un sistema de cuotas para la importación de azúcar el 5 de mayo de 1982. Sin embargo, las asignaciones de azúcar se basaban en la participación de un país en el comercio del azúcar con los Estados Unidos en 1975-1981, los períodos en que disminuyeron las exportaciones de azúcar filipino. durante este período, las asignaciones de azúcar filipino fueron solo 13.5 por ciento aproximadamente la mitad en comparación con sus asignaciones a principios de los años setenta.

Los esfuerzos para aumentar las asignaciones al 25 por ciento fracasaron. La imposición de un nuevo sistema de cuotas para el azúcar compuesto por una notable caída del 40 por ciento en las importaciones totales de azúcar de los Estados Unidos a mediados de los años ochenta provocó una gran pérdida de ventas a Filipinas. El efecto negativo se sintió mucho en la isla de Negros, donde la industria azucarera es directamente responsable del 25 por ciento del empleo de los trabajadores agrícolas locales.

Monopolización del gobierno (1970)
Durante los años 70, el ex presidente Ferdinand Edralin Marcos y sus asesores económicos consideraron que la declinación de la industria azucarera se debe a las omisiones dominantes del mercado. Por lo tanto, para rescatar a la industria, la coordinación central fue crucial. Luego, la administración de Marcos siguió el argumento difusionista de que, para estimular el desarrollo del mercado de la industria azucarera, el gobierno debería reemplazar el mercado.

En respuesta al descenso vertiginoso de los precios del azúcar, el ex presidente Marcos ordenó el establecimiento de la Comisión Filipina del Azúcar (PHILSUCOM) en 1976 en virtud del Decreto Presidencial Nº 388 y modificado por los Decretos Presidenciales Nos. 775 y 1192. PHILSUCOM asumió las funciones de SQA y PHILSUGIN. Dicha Comisión recibió el poder exclusivo de comprar y vender azúcar, fijar los precios pagados a los plantadores y molineros, y comprar compañías relacionadas con la industria azucarera. En mayo de 1978, se estableció Republic Republic Bank para proporcionar financiamiento adecuado y oportuno a la industria azucarera.

Para minimizar el impacto de las fluctuaciones de los precios mundiales del azúcar durante esos períodos, PHILSUCOM estableció una política de precios protectores y firmó contratos por cuatro años para vender el 50 por ciento del azúcar exportado a un precio promedio de US $ 23,5 centavos por libra, aunque el los precios mundiales prevalecientes estaban por encima de 30 centavos por libra. Lo que sucedió después fue la monopolización gubernamental de la industria azucarera.

La sustitución del gobierno en el papel del mercado aparentemente no resultó favorable para la industria sino que empeoró la declinación de la industria. PHILSUCOM y su subsidiaria comercial, National Sugar Trading Corporation (NASUTRA), estaban contaminadas con controversias. De acuerdo con los hallazgos de un estudio realizado por un grupo de economistas de la Universidad de Filipinas (UP), durante los períodos comprendidos entre 1974 y 1983, las pérdidas de los productores de azúcar alcanzaron un valor estimado entre 11 mil millones de pesos y 14 mil millones de pesos.

Establecimiento de la Administración Reguladora del Azúcar (SRA)
Después de la revolución de 1986, que derrocó al ex dictador, la presidenta Corazón Cojuangco Aquino nombró inmediatamente al Sr. Fred J. Elizalde como Oficial Encargado (OIC) de las instituciones que regularán la industria azucarera, ya que la administración estuvo técnicamente revolucionaria en ese momento forma de gobierno. El 28 de mayo de 1986, la Orden Ejecutiva No. 18 fue emitida por Malacañang que estableció la actual Administración Reguladora del Azúcar. SRA tiene el mandato de llevar a cabo las siguientes funciones:

Instituir un sistema ordenado en la producción de caña de azúcar para la producción estable, suficiente y equilibrada de azúcar para el consumo local, la exportación y la reserva estratégica;
Establecer y mantener una relación equilibrada entre producción y requerimiento de azúcar y condiciones de comercialización que aseguren precios estabilizados a un nivel razonablemente rentable para el productor y justo para los consumidores;
Promover la comercialización efectiva del azúcar y sus productos en los mercados nacionales y extranjeros para que los que se dedican a la industria azucarera se basen en la viabilidad económica;
Llevar a cabo los estudios pertinentes que sean necesarios en la formulación de políticas y en la planificación e implementación de los programas de acción requeridos para alcanzar los propósitos y objetivos establecidos en la Orden Ejecutiva No. 18.
La industria azucarera y la economía filipina
La industria del azúcar proporciona una contribución socioeconómica sustancial a Filipinas. Esto incluye, entre otros, el empleo, el producto interno bruto (PIB), las inversiones, la mejora social, la investigación y el desarrollo (I + D) y el desarrollo energético.

Related Post

Empleo
Se estima que a partir de 2012, la industria proporciona empleo directo a 700,000 trabajadores de la caña de azúcar distribuidos en 19 provincias productoras de azúcar.

Producto interno bruto (PIB)
Sobre una base anual, la producción de azúcar contribuye con aproximadamente 69,7 mil millones de pesos al PBI nacional con la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para la venta de azúcar refinada alcanzando más de 1,992 millones de pesos anuales. El azúcar se produce principalmente en toda la región de la isla de Negros, así como en Luzón central, Visayas occidental y algunas partes de Mindanao. A partir del año de cosecha 2007-2008, la provincia de Negros Occidental representó el 54% de la producción de azúcar y representó 18 mil millones de pesos del PIB de Negros.

Inversiones
Solo en 1998, las inversiones en la industria azucarera ascendieron a 20 mil millones de pesos, según la Junta de Inversiones. Estas inversiones están aseguradas, financiadas y financiadas por el sector privado, sin costo ni seguridad por parte del gobierno.

Mejora social
La industria azucarera tiene un componente social que beneficia a los trabajadores de la caña de azúcar. A través del Fondo de Mejora Social (SAF), se impone un derecho de retención sobre el volumen de azúcar producido. Este fondo es llevado a hombros por plantadores de azúcar y molineros y recaudado por la Oficina de Trabajadores Rurales. Los beneficios para los trabajadores de la caña de azúcar bajo el gravamen incluyen bonificación en efectivo, beneficio por muerte, beneficio por maternidad, subsidio educativo y proyectos de medios de subsistencia.

Investigación y desarrollo (I + D)
La industria del azúcar financia sus propios programas de investigación, desarrollo y extensión a través de la Fundación del Instituto Filipino de Investigación del Azúcar, Inc. (PHILSURIN) con el objetivo de desarrollar variedades de caña de alto rendimiento. El gobierno filipino, a través de SRA, proporciona los esfuerzos de extensión en asociaciones con los Consejos de Desarrollo Mill District (MDDC). PHILSURIN asiste a esta iniciativa mediante la contratación de los coordinadores de Mill District y el apoyo financiero a muchos programas del MDDC.

Desarrollo Energético
La industria azucarera se encuentra ahora a la vanguardia de las fuentes de energía alternativas y renovables que incluyen el biocombustible a través de la producción de bioetanol y las actividades de cogeneración.

Subsectores
La industria azucarera tiene dos subsectores principales: el subsector agrícola y el subsector de la molienda.

Subsector agrícola
Hay al menos 11 regiones / 19 provincias que producen caña de azúcar en la nación. Un rango de 360,000 a 390,000 hectáreas se dedica a la producción de caña de azúcar. Las áreas más grandes de caña de azúcar se encuentran en la región de la isla de Negros, que representa el 51% de las áreas plantadas de caña de azúcar. Esto es seguido por Mindanao, que representa el 20%; Luzón en un 17%; Panay por 07%; y Visayas Oriental por 04%. Se estima que a partir de 2012, la industria proporciona empleo directo a 700,000 trabajadores de la caña de azúcar distribuidos en 19 provincias productoras de azúcar.

Subsector de fresado
A partir del año de cosecha 2012-2013, 29 molinos están operativos divididos de la siguiente manera: 13 molinos en Negros, 6 molinos en Luzón, 4 molinos en Panay, 3 molinos en Visayas Oriental y 3 molinos en Mindanao.

Negros (13 mills)

Aidsisa
Bais-Ursumco
CAB -Bais
Biscom
Dacongcogon
Primeros granjeros
Hawaiano-Filipinas
La Carlota
Lopez
Ragasa FC
Sagay
Sonedco
Tolong (Teves)
Victorias

Luzón (6 mills)
Cagayan Sugar Mill Company (Piat, Cagayan)
Cristales integrados de Sweet Crystals (Pampanga)
Central Azucarera de Tarlac (Tarlac)
Batangas Sugar Central Incorporated (Balayan, Batangas)
Central Azucarera Don Pedro (Nasugbu, Batangas)
Ingenio Peñafrancia (Peñafrancia, Camarines Sur)

Panay (4 mills)

Passi
Santos Lopez
Monómero
Capiz Sugar Central, Inc. (Presidente Roxas, Capiz)
Visayas orientales (3 molinos)

Bogo-Medellín
Durano
Kananga Sugar Mill (Ormoc, Leyte)
Mindanao (4 mills)

Bukidnon Sugar Company
Crystal (Maramag, Bukidnon)
Davao Sugar Central Company (Hagonoy, Davao del Sur)
Cotabato Sugar Central Company (Matalam, Cotabato del Norte)

Sugar Alliance of the Philippines
Sugar Alliance of the Philippines es una asociación industrial sin fines de lucro de la industria azucarera de Filipinas. Es el mayor grupo de plantadores de azúcar y molineros en Filipinas. Bloomberg dice que la alianza «trabaja para promover mejores relaciones entre los plantadores de azúcar y los molineros, abordar los problemas de la industria y otros asuntos relacionados con la industria azucarera». Su sede se encuentra en Makati City, Metro Manila, Filipinas.

La organización Sugar Anti-Contrabandista es parte de la alianza.

Los miembros de la alianza incluyen la Federación Nacional de Plantadores de Caña de Azúcar, el Unifed, la Fed de Panay y Confed.

La Philippine Sugar Millers Association es una organización separada.

Share