Segunda moda de estilo imperio de mujeres de 1860

La moda femenina en la década de 1860 se caracteriza por la moda de las mujeres con una falda extremadamente completa, que depende de las crinolinas y los aros, y la aparición de “modas alternativas” bajo la influencia del movimiento del Vestido Artístico.

Después de 1860, la ropa de moda se vuelve más accesible para más personas: hay grandes almacenes, donde puedes comprar ropa lista para usar, o la puedes hacer tú mismo con una máquina de coser y un patrón. Las mujeres de élite van a una casa de alta costura. El diseñador de moda Charles Frederick Worth hace de la profesión de sastrería una industria internacional.

Alrededor de 1865, la falda de la mujer se aplana en el frente; el espacio se mueve hacia atrás y termina en un arrastre. El vestido tiene mangas elegantes y es de cuello alto, y está en una sola pieza (línea princesa) o en dos partes, las deux-pièces. La tela de la falda se pliega más y más en las caderas y se lleva sobre rollos o cojines,

La cortina comienza su regreso en los vestidos, pero también a través de capas, chales y otros peregrinos.
Las mangas se aplanan en invierno pero permanecen anchas durante el verano.
Las botas barnizadas están cada vez más presentes.
Los sombreros se están expandiendo y las joyas son cada vez más importantes.
Los accesorios esenciales son la bufanda y el estilo de turbante largo y a menudo decorado.
El pelaje es corto, ajustado y redondeado en el frente.
Alrededor de 1865, la moda de los arañazos y dicho tocado a la antigua consisten en una trenza en diadema en la parte delantera y un moño detrás.
También es la apariencia de los vestidos reales con falda y corpiño cosidos: la falda a menudo tiene un tren ligero y el corpiño es simple con los bascos cortados en el punto.

Segundo estilo imperio

1860 – 1866: crinolina proyectada
Es en este momento que la crinolina alcanza su escala más grande. Se aplana en el frente y el volumen se proyecta hacia atrás, formando la falda, en 1864, un tren característico de esta silueta.La decoración de los conjuntos se centra en los riñones. Después de 1862, las mujeres se ponen sus vestidos sencillos grandes chales de Talma o capas en encaje mecánico negro o blanco, llamado encaje de Chantilly. Tenían o no flecos a su alrededor.

vestido de princesa
Esta copa responde, después de 1858, a una necesidad de purificación de formas.

“Pequeño traje”
Con el fin de remediar la inconveniencia de los vestidos durante las excursiones, las costureras idearon soluciones para remediarlos. Luego recordamos los vestidos enrollados del Barry, que sacaba de la cintura dos botones conectados a un sistema de cuerdas que pasaban por anillos cosidos alrededor del perímetro interior de la falda, para subir más o menos regularmente. Este traje, ideal para explorar la ciudad, no fue aceptado para visitas privadas o en lugares que requieren un baño muy elegante. De hecho, subiendo por la parte inferior de la falda, la mujer expone una enagua elegante, negra o roja, medias a juego o contrastantes y tacones muy provocativos.Considerado un disfraz de bailarines, solo se introdujo en bailes de disfraces, para disgusto de las damas Pourtalès y Metternich. Resort de vacaciones indispensable, invade la costa de Normandía (Fécamp, Dieppe, Deauville), playas donde Eugene Boudin tuvo la oportunidad de retratar algunos vestidos elegantes enrollados. La emperatriz Eugenie adopta este atuendo práctico para hacer patines de hielo o escalar el hielo marino en 1861. Ya en 1862, los amplios abrigos hechos de lana o muselina, y haciendo juego con las faldas, estaban hechos de lienzos y recortados con adornos. Los disfraces pequeños son finalmente representativos del gusto español de la corte imperial. Tenga en cuenta que Eugenia de Montijo, símbolo de la moda del Segundo Imperio, es de España. Todos estos retroussis anuncian la llamada moda china o Watteau nacida alrededor de 1868. Termina en el puf y luego en el giro. Podemos ver en este pequeño vestido, seda o lana, el precursor del sastre nacido después de 1880.

1867-1870: modo cónico
Alrededor de este año, la crinolina se desinfla y se vuelve cónica. La pérdida de volumen en la parte superior está relacionada con el hecho de que los círculos de metal se concentran en la parte inferior de la falda. Aparecen piezas híbridas, especialmente las crinolinas con turno. A los pocos círculos conservados en la parte inferior se agregan, detrás, pequeños círculos concentrados hasta las nalgas. También está la adición, en 1869, de crinolinette, crin fijada en la espalda. La crinolina todavía se usa a principios de los años setenta. Su forma más estrecha reduce en gran medida la circunferencia, que podría alcanzar los cuatro metros. La circunferencia se reduce a la mitad entre 1862 y 1870. Por lo tanto, no hay una clara ruptura entre la moda del Segundo Imperio y la Tercera República, como pudo haber sido en la Revolución.

1- 1862
2- 1863
3- 1865
4- 1864
5-1860s

1.Emperador Frederick III de Alemania y su familia, 1862, Royal Collection
2.Julia Louise Bosville Lady Middleton, 1863
3. La gran duquesa Olga Nicholaevna de Rusia, más tarde reina Olga de Württemberg (1822-1892), 1865
4.Charlotte of BelgiumEmpress of Mexico, 1864
5.Alexandra de Dinamarca, Princesa de Gales, más tarde reina de Inglaterra

Colores
Los tintes de Mauveine Aniline (primeros tintes químicos) fueron descubiertos en 1856 y rápidamente se convirtieron en colores de moda. Los primeros fueron malva y violeta brillante. En 1860, dos tintes de anilina rosa brillante de moda fueron nombrados después de batallas en la lucha por la independencia de Italia: magenta, el nombre de la ciudad italiana de Magenta, Lombardía, y el solferino similar, el nombre de Solferino. Magenta fue popularizada en Inglaterra por la Duquesa de Sutherland después de que los tejedores de seda de Spitalfields la llamaron.

Vestidos
A principios de la década de 1860, las faldas habían alcanzado su ancho máximo. Después de 1862, la silueta de la crinolina cambió y en lugar de ser acampanada, ahora era más plana en la parte delantera y se proyectaba más hacia atrás. Esta gran área fue ocupada en gran parte por todo tipo de decoración. Puffs y tiras podrían cubrir gran parte de la falda. Podrían haber tantos volantes que el material de la falda no era visible. El encaje volvió a ser popular y se usó en todo el vestido.Cualquier parte del vestido también puede estar bordado en plata u oro. Esta construcción masiva de un vestido requiere un forro de gasa para endurecerlo, así como varias enaguas almidonadas.Incluso las prendas en que las mujeres montaban caballos recibían este tipo de adornos.

Los vestidos de día presentaban mangas anchas de pagoda que se llevaban sobre los manguitos inferiores o los engagementantes. Los escotes altos con encaje o collares con tatuajes o camisones completaron el aspecto recatado durante el día.

Los vestidos de noche tenían escotes bajos y mangas cortas, y se usaban con guantes cortos o manguitos sin punta de ganchillo. Las voluminosas faldas estaban sostenidas por aros, enaguas y crinolinas. El uso de aros no fue tan común hasta 1856, antes de apoyar las faldas con capas de enaguas almidonadas. Vestidos Bouffant con grandes crinolinas probablemente fueron reservados para ocasiones especiales.

Las faldas se ensamblaron ahora de paneles perfilados, ya que al juntar una longitud recta de tela no se podía proporcionar el ancho requerido en el dobladillo sin un volumen no deseado en la cintura; esto deletreó el final de la breve moda para las telas de vestir estampadas en la frontera.

Las sedas pesadas en colores sólidos se pusieron de moda tanto para el día como para la noche, y una falda se puede hacer con dos corpiños, uno de manga larga y cuello alto para la tarde y uno de manga corta y cuello bajo para la noche. Los corpiños eran a menudo triangulares, y presentaban un frente de dos piezas con un cierre y una construcción trasera de tres piezas.

A medida que avanzaba la década, las mangas se estrecharon, y los aros circulares de la década de 1850 disminuyeron de tamaño en la parte delantera y lateral y aumentaron en la parte posterior.Las faldas superpuestas superpuestas revelaban enaguas a juego o contrastantes, una apariencia que llegaría a su máxima expresión en las próximas dos décadas con el auge del bullicio. Las cinturas aumentaron brevemente a finales de la década.

Las modas se adoptaron más lentamente en Estados Unidos que en Europa. No era raro que las placas de moda aparecieran en las revistas femeninas americanas un año o más después de su aparición en París o Londres.

Los abrigos largos no eran prácticos con las faldas muy llenas, y las prendas exteriores comunes eran chales cuadrados doblados en diagonal para formar un triángulo y chaquetas ajustadas o no ajustadas para cadera o hasta la rodilla.

También se usaron capas de tres cuartos de largo (con o sin mangas).

Para caminar, las chaquetas se acompañaban de faldas hasta el suelo que se podían enrollar o dibujar mediante cintas sobre una enagua más corta.

Ropa interior
A medida que las faldas se volvían más angostas y planas al frente, se hacía más hincapié en la cintura y las caderas. Por lo tanto, se usó un corsé para ayudar a moldear el cuerpo a la forma deseada. Esto se logró haciendo los corsés más largos que antes, y construyéndolos a partir de piezas de tela con formas separadas. Para aumentar la rigidez, se reforzaron con muchas tiras de ballena, cordones o piezas de cuero. Además de hacer que los corsés sean más estrechos, esta estructura pesada ayudó a evitar que suban o que se arruguen en la cintura. Steam-molding también ayudó a crear un contorno curvilíneo. Desarrollado por Edwin Izod a fines de la década de 1860, el procedimiento consistió en colocar un corsé, mojado con almidón, en una forma de torso de cobre calentado con vapor hasta que se secara en forma. Mientras que el cordón apretado siguió siendo un tema muy debatido entre moralistas y médicos, la mayoría de las descripciones extremas provenían de fantasías sexuales masculinas.

La crinolina o enaguas en forma de aros había crecido hasta sus dimensiones máximas en 1860. Como las faldas enormes comenzaron a caer de favor, alrededor de 1864, la forma de la crinolina comenzó a cambiar. En lugar de tener forma de cúpula, el frente y los costados comenzaron a contraerse, dejando volumen solo en la parte posterior. La jaula “americana”, una enagua en forma de hoyo, parcialmente cubierta de tela, venía en colores brillantes gracias a los nuevos tintes de anilina. Esto fue seguido por un híbrido del bullicio y crinolina a veces llamado “crinolette”. La estructura de la jaula todavía estaba unida alrededor de la cintura y se extendía hasta el suelo, pero solo se extendía por la parte posterior de las piernas del usuario. La crinolette fue rápidamente reemplazada por el verdadero alboroto, que fue suficiente para sostener la cortina y el tren en la parte posterior de la falda. Debajo del corsé, se usó una camisa. Una camisa es típicamente de manga corta y hasta la rodilla hecha de lino o algodón. La camisa y las medias usadas estaban destinadas a absorber el sudor y proteger la ropa exterior. Debido a las muchas capas de vestimenta, las mujeres de la elite sureña tomaban siestas cortas para descansar de usar su vestido grande y escapar del duro calor del sur y los constreñidos corsés de ballenas.

Influencias militares y políticas
La camisa Garibaldi o “chaqueta Garibaldi” fue popularizada por la Emperatriz Eugenia de Francia en 1860. Estas prendas de lana de color rojo brillante presentaban bordados negros o trenzas y detalles militares. Tras la visita del revolucionario italiano Giuseppe Garibaldi a Inglaterra en 1863, la camisa se puso de moda. En América, los primeros años de la Guerra Civil también vieron una mayor popularidad de los estilos influenciados por los militares, como las chaquetas Zouave. Estos nuevos estilos fueron usados ​​sobre una cintura (blusa) o chemisette y una falda con un cinturón en la cintura natural. La moda femenina en general estuvo muy influenciada por la Reina Victoria de Inglaterra.

El auge de la alta costura
El inglés Charles Frederick Worth había establecido su primera casa de moda en París en 1858. Fue el primer modisto, una modista considerada artista, y su capacidad para dictar el diseño en la década de 1860 condujo al dominio de la alta costura parisina durante los siguientes cien años. .

Vestido artístico
Los seguidores de la Hermandad Prerrafaelita y otros reformadores artísticos se opusieron a las confecciones elaboradamente recortadas de la alta costura, con su énfasis en los corsés y los aros rígidos, a la vez feos y deshonestos. Una “anti-moda” para la vestimenta artística se extendió en la década de 1860 en círculos literarios y artísticos, y siguió siendo una corriente oculta durante el resto del siglo. El estilo se caracterizó por influencias “medievales” como las mangas juliette, los colores suaves de los tintes vegetales, las faldas estrechas y la ornamentación simple con bordado a mano. El material utilizado en la élite sudamericana fue seda, terciopelo, muselina y césped fino.

Peinados y sombrerería
El pelo se usaba dividido en el medio y se alisaba, ondulaba o poofed sobre las orejas, luego se trenzaba o “daba vuelta” y se pegaba en un rollo o moño bajo en la parte posterior del cuello. Tal estilo se mantuvo generalmente mediante el uso de aceites para el cabello y pomadas.

El cabello con estilo a menudo se limitaba más a las redecillas decorativas, especialmente a las mujeres más jóvenes. Estas redecillas para el cabello a menudo estaban hechas de material muy fino para que coincida con el color natural del cabello del usuario, pero ocasionalmente versiones más elaboradas estaban hechas de delgadas tiras de terciopelo o chenille (a veces decoradas con cuentas). Ya sea simple o resplandeciente, muchas redecillas estaban bordeadas con bordes de cinta que servirían para adornar la corona de la cabeza del usuario.

Los bonetes de moda para usar al aire libre tenían pequeños bordes que revelaban la cara. Los capós anteriores de la década tenían bordes más bajos. Sin embargo, a mediados de siglo, los Bonnet Bonnet, que presentaban brillos cada vez más altos y adornos más elaborados, se convirtieron en la moda. Los bonetes fueron hechos específicamente para personalizar un vestido.Otras variantes menos comunes, como el Marie Stuart Bonnet, con su ala en forma de corazón, y el bonete Fanchon, con su ala corta y su cortina trasera, hicieron apariciones en el ámbito de los sombreros de moda.

Los bonetes pueden estar hechos de una variedad de materiales. Los bonetes formados con bucarán y alambre y cubiertos con tela de moda fueron muy populares. Durante las estaciones más cálidas, también se veían sombreros hechos de paja, crin tejida o redes recogidas. Los materiales más pesados, como el terciopelo, eran preferidos para los sombreros de invierno, aunque las capuchas de invierno acolchadas eran mucho más prácticas y cálidas.

Los adornos variaron según los estilos cambiantes y los caprichos del usuario individual, pero la mayoría de los sombreros del período siguieron algunas reglas generales con respecto a la forma.Las filas de redes recogidas que recubren el borde fueron un cambio de moda de la década anterior, y una cortina decorativa (también conocida como “bavolet”) apareció en la mayoría de los sombreros para sombrear el cuello del usuario y acomodarse a los peinados bajos. Otro estándar de los bonetes de 1860 es el bonete. A menudo había dos juegos, un par delgado de “corbatas de utilidad” para tomar la tensión de atar el bonete, y otro conjunto de anchos lazos de seda u otro material elegante. Estos ricos lazos fueron atados debajo de la barbilla en un arco o se soltaron para mostrar la bella letra o el material.

Los gorros pasaron de moda a lo largo de la década a favor de sombreros pequeños.

Galería de estilos 1860-1864

1 – 1860
2 – principios de 1860
3 – 1861
4 – 1862
5 – 1862
6 – 1862
7 – 1864
8 – 1864

1.Los vestidos de noche de alrededor de 1860 con faldas llenas de crinolinas
2. Vestidos de fiesta de principios de la década de 1860.
3. La mujer italiana viste una chaqueta gris a rayas con mangas pagodas vuelta hacia atrás recortadas en tela contrastante y una falda a juego. Las mangas de su blusa o engageantes están llenas sobre sus antebrazos, 1861.
4.1862 Retrato de Jenny Lind la representa con un vestido de noche blanco con un ancho collar de encaje. Su cabello está dividido en el centro, enrollado o “doblado” a los lados, y decorado con flores.
5. Plato de moda vienesa, que muestra el atuendo masculino y femenino.
6. Vestido artístico tiene líneas románticas, vagamente medievales con un tren ligero, y se usa sin un corsé o aros. Esta joven se lleva el pelo suelto. 1862.
Chaqueta 7.Zouave en rojo brillante con flecos de bolas y el ajuste de la trenza es la longitud de la cintura y el corte en el frente, 1864.
8. La plancha de moda de 1864 muestra la chaqueta de estilo trenzado de estilo Zouave con una blusa, falda y cinturón ancho. La dama de la derecha lleva un abrigo de terciopelo hasta la rodilla.

Galería de estilo 1865-1866

1 – 1865
2 – 1865
3 – 1865
4 – 1865
5 – 1865
6 – 1865
7 – 1866

1.Emilia Włodkowska viste un vestido de noche de raso de color bronce con bandas de adorno en la falda, 1865.
2. La Emperatriz Elisabeth en traje de noche, 1865. La falda tiene una capa superior de tela transparente llamada ilusión y es notablemente más abundante en la parte posterior que en el frente, el primer indicio de los estilos que prevalecerán en la próxima década.
3.Clara Barton lleva un peinado americano típico de 1865-66.
4. La condesa Karoly usa su cabello en una redecilla o redecilla. Su sombrero está inclinado hacia adelante sobre su frente, y está adornado con plumas de avestruz, 1865.
5.Ellinor Guthrie viste un vestido de raso negro adornado con passementerie, 1865.
El vestido de mañana del tafetán de seda del tiro 6.Spanish (cambiable) se arregla con el satén de seda y el encaje hecho a máquina, c. 1865.
7.Emilie Menzel usa su cabello en redecilla. Su vestido de mañana tiene una cintura puntiaguda y mangas largas ligeramente hinchadas, 1866.

Galería de estilos 1867-1869

1 – 1867
2 – mayo de 1868
3 – Finales de 1860
4 – 1869
5 – 1869
6 – 1862-70

1.Los hábitos de viaje de 1867 cuentan con chaquetas cortas y hasta la cadera y enaguas posteriores para montar de lado.
2. Modas de mayo de 1868. Diseños de París para mayo de 1868. Relativamente discreto, pero mostrando detalles en desarrollo.
3.Margherita de Saboya-Génova usa un traje al aire libre que consiste en una chaqueta suelta y una falda a juego. La falda está diseñada para caminar fácilmente sobre una falda hasta el tobillo o enagua y aros. Ella usa un sombrero tipo bombín envuelto en una bufanda o velo. Última mitad de la década de 1860
4. Las modas de 1869 muestran una cintura alta y una falda elíptica. Los estilos drapeados sugieren una enaguas o enaguas separadas. Las chaquetas son hasta la rodilla.
5. Las modas de The Englishwoman’s Domestic Magazine, 1869, muestran los comienzos del bullicio: las faldas de cintura alta se recortan sobre las enaguas. Los sombreros se usan con la punta inclinada hacia adelante sobre la frente, y los guantes cortos se usan con mangas largas y apretadas.
6. Foto de crinolina jaula bulliciosa (1862-70) y corsé de busto dividido (1865-75)