Salas en Ala Oeste, Museo Teatro alla Scala

Nacido de la compra de la prestigiosa colección de recuerdos teatrales del anticuario Jules Sambon, el Museo ha conservado a lo largo de los años las huellas del paso de artistas inmortales, grandes compositores y directores. Para todos ellos, La Scala era un hogar.

El “Ridotto dei Palchi” es la primera sala visible, una vez que ingresa al Museo. Aquí puede encontrar bustos de mármol y bronce de los principales compositores y directores del período posterior a Verdi, desde Toscanini hasta Puccini. El majestuoso salón adornado con columnas de mármol a menudo se utiliza para exposiciones, conferencias y talleres.

La primera habitación:
Piermarini y Paisiello

El edificio del museo nos recibe y la música nos abruma. La primera sala alberga un óleo sobre lienzo llamado “Instrumentos musicales” de Evaristo Baschenis de Bérgamo. Baschenis era famoso por sus bodegones que representaban instrumentos musicales en lugar de la fruta o el juego habitual. Hay cinco instrumentos: un laúd, una guitarra, un violín y un arco, una mandola y una espineta. Se coloca un libro en la guitarra: The Island, o fabulosas aventuras de Maiolino Bisaccioni, impreso en Venecia en 1648. Esta es una de las pinturas más preciosas de nuestra colección y adquirida deliberadamente en 1912 por Ettore Modigliani, uno de los fundadores de Museo y el director de la Pinacoteca di Brera.

La ventana de instrumentos musicales antiguos originales ha sido arreglada por Pier Luigi Pizzi. Junto a la pared está el arpa Erard, un virginal pintado por Honofrio Guaracino (1667), así como fortepianos austeros, incluido uno de Mathias Sommer que perteneció a Verdi.

El busto de bronce de Giuseppe Verdi se realizó con motivo del centenario de su muerte. Es una réplica, con variaciones, de un original en terracota ahora en Villa Verdi, ejecutado en 1872-73, cuando Verdi estaba en Nápoles para llevar a cabo los ensayos y la ejecución de Don Carlo y Aida en el Teatro San Carlo. Sobre el busto de Verdi, una pintura del artista austríaco Martin Knoller, retrata al arquitecto de La Scala, Giuseppe Piermarini, sosteniendo una de las herramientas de su oficio: la brújula. En su día (1775-1779), Piermarini estuvo muy activo en Milán: trabajó en el Palacio Real Ducal y en el patio del Palacio Brera; diseñó el Teatro alla Scala; construyó lo que luego se conoció como el Teatro Lírico, el Palacio Belgioioso y la Villa Reale en Monza. Al diseñar el nuevo teatro,

Y, sin embargo, no a todos les gustó la fachada de La Scala. Pietro Verri escribió en una carta: “La fachada del nuevo teatro es muy hermosa en papel y me sorprendió cuando la vi antes de que comenzara la construcción, pero ahora casi lo siento”. Pero, solo unos años más tarde, en 1816, Stendhal escribió: “Llego exhausto a las siete de la tarde. Corro a La Scala. Mi viaje estaba justificado” Continúa describiendo la belleza de la arquitectura, la cortinas deslumbrantes y el espectáculo en el escenario donde no solo “los disfraces, sino incluso las caras y los gestos hablan de los países en los que tiene lugar la acción. Lo vi toda esta noche”. Nació la leyenda de La Scala.

Representado mientras estaba sentado frente a su instrumento, Giovanni Paisiello (1740-1816) fue uno de los primeros compositores en actuar en La Scala, trabajó durante años en San Petersburgo y fue el compositor favorito de Napoleón.

Este retrato del compositor de 1791 es de la famosa pintora Marie Louise Elisabeth Vigée Lebrun. La partitura lleva la inscripción: “Rond. Di piano / Cuando llegue mi amada / Música del signor Giovanni Paisiello”. Esta es una referencia a un aria de Nina, o sia la pazza per amore, muy conocida en ese momento.

La misma sala alberga una espineta rectangular, con la siguiente inscripción grabada en la nota más baja: “[Hono] frio Guaracino fecit 1667”. La pintura, que representa a Judith mostrando la cabeza de Holofernes a los judíos, está firmada “AS 1669”

Angelo Monticelli (1778-1837) dibuja un boceto en temple sobre lienzo de la segunda cortina de La Scala. Fue creado para reemplazar el primero, que fue obra de Donnino Riccardi y estaba completamente agotado. El tema es mitológico y presenta a Apolo y las Musas.

Obras de arte

Giovanni Francesco Antegnati, espineta pentagonal
Honofrio Guaracino, espineta rectangular
Steinway & Sons, piano perteneció al compositor Franz Liszt

La segunda sala:
la Comedia del Arte

La segunda sala está dedicada a la Commedia dell’Arte, que es la forma popular de teatro de máscaras que se estableció en Italia entre los siglos XVI y XVIII. En ese momento, los actores improvisaron y mezclaron la actuación con acrobacias y canto.

Dos vitrinas en la pared albergan una admirable colección de finas porcelanas de China cuya historia está estrechamente vinculada a La Scala.

En Europa, la producción de porcelana comenzó en 1710 en Sajonia en imitación de las mercancías importadas de China y Japón por varias compañías de las Indias Orientales. Casi todas las piezas en exhibición provienen de la colección Sambon. El tema principal de inspiración es la Commedia dell’Arte, con máscaras, grupos de actuación o músicos representados con detalles de instrumentos raros o máscaras de baile.

Durante el Renacimiento, un género destinado a revolucionar el entretenimiento de personas poderosas y comunes llegó a las plazas italianas: la Commedia dell’Arte. Esto sacó su fuerza de la fisicalidad de los actores, de su habilidad multifacética para bailar, actuar y cantar.

Las obras del grabador Jacques Callot nos hacen revivir esta atmósfera grotesca e irreverente. En la sala 2 puedes admirar algunas reproducciones pictóricas de sus grabados, así como cerámicas y porcelanas que representan a Arlequín y otras máscaras famosas.

Obras de arte

Hurdy-gurdy, jugador de serpiente, bailarín, Frankenthal
Pareja de arlequines bailando, Chelsea
Anónimo, Lucía y Trastullo, escena de la Comedia del Arte
Anónimo, Capitán Babbeo y Cucuba, escena de la Commedia dell’Arte

La tercera sala:
las divas belcanto.

La tercera sala del museo es la sala belcanto de principios del siglo XIX. En las paredes están los retratos de la primedonne que cantó en la época dorada de Milán y de La Scala.

Entre las dos ventanas cuelga un retrato de Isabella Cobran, la primera esposa de Rossini, con quien se casó en 1822; Giovanni Simone Mayr la representa en el papel principal de “Saffo”. En la pared opuesta está Maria Malibran, quien murió prematuramente por una caída de un caballo; aquí, ella es representada como “Desdemona” en el Otello de Rossini.

Entre los compositores retratados en la colección del Museo, el siciliano Vincenzo Bellini se representa en un retrato anónimo. Debe su reconocimiento europeo a Milán a pesar de que su ópera más famosa, Norma, fue abucheada en La Scala durante una protesta causada por rivalidades artísticas.

En el centro de la luneta está el piano de Franz Liszt. El compositor húngaro recibió este instrumento como regalo de Steinway & Sons. En una carta que escribió a los creadores en 1883, expresó su entusiasmo: “una obra maestra gloriosa en poder, sonoridad, calidad de canto y efectos armónicos perfectos”. Luego le dieron el piano a su nieta, Daniela von Bülow, quien lo llevó a Villa Cargnacco en el lago de Garda.

Cuando el estado italiano se apoderó de la villa y se la presentó a Gabriele D’Annunzio con el nuevo nombre de Vittoriale, el instrumento fue con ella. Solo después de una larga disputa legal y la muerte de D’Annunzio, Daniela von Bülow recuperó la posesión del piano. Lo presentó al museo donde todavía está en exhibición, luciendo espléndido después de su reciente restauración.

La sala 3, también llamada sala Esedra, es el empíreo de belcanto. De las pinturas en las paredes aparecen las primeras mujeres de la temporada de La Scala del siglo XIX. Envueltas en trajes clásicos de heroína, Giuditta Pasta, Isabella Colbran, Maria Malibran miran al visitante: rígidas o soñadoras, sombrías o sensuales.

A su lado encontramos a los compositores Rossini, Bellini, Donizetti, así como a los grandes protagonistas masculinos del canto, como Nicola Tacchinardi, inmortalizados por Antonio Canova.

Obras de arte

Antonio Canova, busto de Nicola Tacchinardi
Vincenzo Camuccini, retrato de Gioachino Rossini
Luigi Pedrazzi, retrato de Maria Malibran
Jean-François Millet, retrato de Vincenzo Bellini
Heinrich Schmidt, retrato de Isabella Angela Colbran
Gioacchino Serangeli, retrato de Giuditta Pasta
Anónimo, retrato de Giuseppina Ronzi de Begnis
Anónimo, retrato de Domenico Barbaja

El cuarto cuarto:
Verdi y la Scala en el siglo XIX

En la cuarta sala del Museo, hay pinturas de artistas del siglo XIX, todas relacionadas con La Scala. En el centro está la famosa obra de Angelo Inganni con el teatro iluminado por el sol que da a una calle estrecha. De hecho, se pintó en 1852 y la plaza frente a La Scala solo se presentó en 1858 cuando se demolieron las modestas casas abarrotadas alrededor del Teatro. Inicialmente llamada “Piazza del Teatro”, con el tiempo se convirtió en “Piazza della Scala”.

La pintura de Inganni muestra, más que cualquier otra La Scala, como fue visto por los grandes compositores de ópera del siglo XIX: Rossini, Donizetti (otro retrato de él cuelga en la quinta habitación), Bellini y un joven Verdi. La pintura, donada al museo por Lorenzo Lorenzetti, es en realidad la segunda versión de una anterior, exhibida en Brera en 1851, que posteriormente se perdió.

El muro de la derecha está dedicado por completo a Verdi. Un retrato del compositor pintado por Achille Scalese se combina con uno de Giuseppina Strepponi; Bartolomeo Merelli, también retratado aquí, fue el empresario que le ofreció a Verdi el libreto de Nabucco y le dio la oportunidad de presentarlo en La Scala. Merelli tomó todas las precauciones para evitar una posible falla en tener repercusiones en su negocio.

Por lo tanto, el escenario fue reciclado de producciones anteriores y, sobre todo, que la ópera fue la última que se realizó durante el Carnaval. Sin embargo, la ópera fue un éxito inmediato, extraordinario e incuestionable, aunque el pensamiento crítico más reciente dice que un significado especial pretendido vinculado al Risorgimento es completamente falso.

La vitrina central contiene joyas y accesorios de escena, así como algunos regalos principescos, como la espada de vestir de Napoleón, entregada a Giuditta Pasta en París en 1823. El cantante fue, por supuesto, el inmortal protagonista de Tancredi y el puntaje autografiado de esta ópera es conservado en la bóveda del museo.

La larga carrera de Giuseppe Verdi comenzó en el Teatro alla Scala. Aquí hizo su debut con Oberto, conde de San Bonifacio, en 1839. También reveló su grandeza compositiva al mundo con Nabucco, desde 1842.

La relación entre Verdi y La Scala está atestiguada por los numerosos retratos presentes en el museo, en particular en la sala 4. Entre estos destaca el severo Verdi retratado por Achille Scalese. A ambos lados, las grandes figuras femeninas que han estado a su lado: Margherita Barezzi y Giuseppina Strepponi.

Obras de arte

Achille Scalese, retrato de Giuseppe Verdi
Anónimo, retrato de Bartolomeo Merelli
Anónimo, retrato de Giuseppina Strepponi
Federico Gariboldi, Retrato de Teresa Stolz
Versión para coro de pensamiento en solitario de Nabucco, autógrafo

Museo Teatro alla Scala
El museo está ubicado entre via Filodrammatici y Piazza della Scala, en un ala lateral del edificio histórico diseñado por Giuseppe Piermarini.

La construcción actual, que data de 1831, fue diseñada por Giacomo Tazzini y reemplazó al llamado “Casino dei Nobili”, construido según el diseño de Piermarini al mismo tiempo que La Scala. Este complejo todavía se conoce hoy como “Casino Ricordi”. De hecho, la famosa editorial de música estuvo ubicada aquí durante muchos años.

El primer núcleo del museo se estableció en 1911 con la compra en una subasta parisina de la colección privada del anticuario parisino Giulio Sambon, un gran fanático del teatro. La compra fue posible gracias a una suscripción pública y una asignación gubernamental. La tarifa de suscripción era de 5.000 liras en ese momento, una cifra considerable, que actualmente se acerca a los 15.000 euros. La colección tenía la intención de documentar la historia del espectáculo desde la antigüedad hasta la modernidad, inicialmente sin una relación con la actividad específica del Teatro alla Scala. El museo fue inaugurado oficialmente el 8 de marzo de 1913.

En los años siguientes se agregaron muchas donaciones y adquisiciones al núcleo inicial de la colección. Durante la Segunda Guerra Mundial, las colecciones fueron trasladadas a lugares seguros para su custodia y al final de la guerra, después de la reconstrucción, el museo fue reorganizado por Fernanda Wittgens. El área de exhibición del museo consta de catorce salas y exhibe bustos de mármol y retratos de numerosos compositores, directores y artistas del campo musical europeo de los últimos dos siglos, instrumentos musicales antiguos. Algunas pinturas representan el Teatro alla Scala.