Exposición Pablo Serrano, Museo Pablo Serrano

La exposición Pablo Serrano, retratado retratista, levanta una doble mirada alrededor del escultor de Crivillén, tomando el género del retrato como el eje central desde el cual se observa al escultor, pero también al hombre. La exposición ha sido comisariada por el centro con fondos propios y el préstamo de tres piezas pertenecientes a colecciones privadas: la Interpretación del Retrato de José Camón Aznar, de la Fundación Ibercaja; un retrato fotográfico de Pablo Serrano prestado por la Fundación Alberto Schommer y un autorretrato de Pablo Serrano, de la colección Serrano Spadoni.

La exposición comienza presentándonos a la vida artística y personal del retratista Pablo Serrano. A lo largo de la galería acristalada (piso 01), hay un total de 18 retratos, pertenecientes a una de sus series más personales y la única en la que trabajó a lo largo de su carrera: Interpretaciones de retratos. Personalidades famosas a nivel nacional e internacional: los principales científicos, empresarios e intelectuales que ocuparon el contexto cultural de la segunda mitad del siglo XX y que influyeron en la proyección profesional, artística y personal del escultor.

Biografía
Pablo Serrano Aguilar, (8 de marzo de 1908, Crivillén, Teruel – 26 de noviembre de 1985, Madrid) fue un escultor abstracto español. Es considerado uno de los artistas españoles más importantes del siglo XX.

Estudió escultura primero en Zaragoza y luego en Barcelona, ​​hasta su partida en 1929, a Argentina. Entre este país y la ciudad de Montevideo (Uruguay) pasará 25 años haciendo esculturas, entre las cuales podemos destacar su serie Los toros, logrando una pureza de formas comparable a la de Constantin Brancusi. En este período comenzó su amistad con los artistas Lucio Fontana y Joaquín Torres García conociendo de primera mano las vanguardias europeas.

En los años 1944, 1951 y 1954 obtuvo el Primer Premio Nacional del Salón de Bellas Artes de Montevideo, siendo ya el escultor más reconocido en Uruguay y un referente en América del Sur, donde actualmente se pueden ver esculturas públicas de Serrano en países como Argentina, Uruguay, Chile, Puerto Rico o México. Regresó a España justo después de obtener el Gran Premio en la Bienal de Montevideo de 1955, obteniendo el mismo año el Gran Premio de Escultura en la Bienal Hispanoamericana de Barcelona. Fundó el Grupo El Paso en 1957 con artistas como Antonio Saura, Manolo Millares, Rafael Canogar o Jeanne French. El Paso se convierte en el movimiento de vanguardia que introduce el arte abstracto en la península, revitalizando el mundo del arte español de la posguerra.

Crea numerosas esculturas. En 1957 expuso individualmente en el Ateneo de Madrid las obras expresionistas Interpretaciones del retrato en el que capturó magistralmente lo que Serrano mismo llamó “rostro metafísico” y en abstracto encontró Hierros y soldados reinventando la tradición de falsificación que Julio González comenzó. Más tarde comienza su serie Quemando el objeto usando el fuego como destrucción y al mismo tiempo creando un nuevo orden; Estas experiencias innovadoras y radicales sobre volumen vacío en relación con las teorías de Martin Heidegger se llevarán a cabo en ciudades como Milán, Berlín o en el MoMA de Nueva York. También muy valorados por los críticos son Rhythms in Space, esculturas móviles que gravitan con gran elegancia, casi completamente desprovistas de volumen. Expone en los principales museos de Europa y América, convirtiéndose en uno de los artistas más influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

Su fama consolidada le permite ser seleccionado para participar en la exposición New Spanish Painting and Sculpture, con un itinerario de dos años entre el MoMA en Nueva York y otros museos norteamericanos como el de Washington, Chicago o New Hampshire. En 1961 recibió el Premio Julio González en el Salón de Mayo de Barcelona y un año después presentó 23 obras bajo el título Bóvedas para el Hombre en el Pabellón de España de la XXXI Bienal de Venecia, logrando un gran éxito crítico. En 1964 realizó la serie Los fajaditos, seres amordazados y anulados, una metáfora en respuesta a la campaña franquista de 25 años de paz y relacionada con los artefactos de su amigo Manolo Millares.

Expuso sus Hombres con puerta en 1967 en el Museo Guggenheim de Nueva York. En 1973, el Museo Español de Arte Contemporáneo, ahora el Museo Nacional del Centro de Arte Reina Sofía, le dedicó una exposición antológica, y en el mismo año, Pablo Serrano expuso en el Museo Nacional de Arte Moderno de la Villa de París, la ciudad. en el que poseía un estudio que anteriormente había pertenecido al también escultor Alberto Giacometti. A finales de ese año, participó en la Primera Exposición Internacional de Escultura en la calle de Santa Cruz de Tenerife con la obra Homenaje a las Islas Canarias.

En septiembre de 1975 expuso en la Sala Gaudí Barcelona, ​​quien colocó su obra en las famosas Ramblas de Barcelona, ​​y que hoy, el reconocido Gaudifond Arte, posee parte de su obra. Expuso su serie El pan en la Galería Darthea Speyer en París en 1979, el mismo año en que Joaquín Soler Serrano lo entrevistó en su programa A fondo en TVE. Un año después, una exposición antológica está dedicada a él en la Fundación Gulbenkian en Lisboa, en la que Serrano realiza un evento con un objeto La quema de la noche. En 1982 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes por el significado universal de su trabajo. Ese mismo año expuso en Moscú y en el Museo del Hermitage en Leningrado, siendo el único artista español al que hasta ahora se ha dedicado una exposición individual en ese museo.

En los meses de septiembre, octubre y noviembre del año 1985, exhibió su serie Divertimentos con Picasso, la guitarra y el cubismo en el Museo Guggenheim de Nueva York. Murió en Madrid, cediendo parte de sus obras al Museo Pablo Serrano de Zaragoza, que se encarga de investigar, exhibir y difundir el legado del artista. Sus herederos Pablo B. Serrano (hijo) y Valeria Serrano Spadoni (nieta) confirman esta donación. Después de su muerte, el interés por su figura aumenta e innumerables exhibiciones de su trabajo continúan teniendo lugar en ciudades como Estrasburgo, Roma, Buenos Aires, Brasilia, Santiago de Chile, Rabat, Valencia, Madrid, Barcelona … Al mismo tiempo , el catálogo se está preparando debido a su obra escultórica que está programada para su publicación en 2014.

Sus obras son propiedad del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), el Museo Hermitage en San Petersburgo, el Museo Guggenheim en Nueva York, el Centro Georges Pompidou en París, el Museo de Arte Contemporáneo de la Villa de París, el Fundación Gulbenkian en Lisboa, el Museo Middelheim en Amberes, la colección de Arte Gaudifond, los Museos Vaticanos, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, etc.

Exposición (primer piso y segundo piso)
La primera parte es (Pl 01), por lo tanto, dedicada a la modelización de algunos de los contemporáneos que el escultor redefinió en la privacidad de su taller a partir de la reinterpretación. Al examinarlos, los retratos mismos pueden decirnos cómo Pablo Serrano observó, aprendió y se materializó con yeso, no solo la presencia física del retratado, sino también su “rostro metafísico”, como afirmó el propio artista.

Siempre me ha interesado la interpretación del retrato. Porque en cada hombre hay una cara física y una metafísica. Estoy interesado en todo ser humano en esto, sus dos espacios: los que viven y habitan. Lo miro Lo aprendo. Cuando ya lo conozco, lo interpreto. Ya no necesito su presencia física. Más bien, me dificulta.

La segunda parte de la exposición (Entreplanta 01) se enmarca bajo el título, retratado Pablo Serrano, que describe la iniciativa del artista para proyectar su imagen pública después de los primeros éxitos generados a su llegada a España y su presencia cada vez más notable en las publicaciones de la revista. tiempo y entrevistas. Este recorrido de exhibición revela al visitante, a través de la fotografía, cómo fueron vistos e inmortalizados en informes comisionados por el propio Serrano, algunos de los fotógrafos más importantes de la época: Juan Dolcet, Nicolás Müller, Núñez Larraz, Ibáñez o Henry Ries, pero también Proyectos de creación artística, como es el caso de Alberto Schommer.

Todas estas imágenes son un testimonio de la relación de Serrano con su trabajo en diferentes entornos, que no solo muestran la dimensión profesional, sino también la más humana a lo largo de su vida en común con la artista Juana Francés. A partir de la creación fotográfica de la época, se presenta un repertorio de escenas muy heterogéneo que recuerda la figura del artista Pablo Serrano y conforma un conjunto fotográfico con valor artístico e interés documental.

La exposición cierra aludiendo al autorretrato de Pablo Serrano. A partir de una selección de autorretratos, se pregunta al visitante cómo se miraba Pablo Serrano y descubrimos algunas curiosidades como la de que Serrano se sentía identificado física e intelectualmente con la figura de Unamuno.

En 2017, el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos (IAACC) renovó la exposición permanente del escultor Pablo Serrano. El museo incorporó nuevas obras en la exposición permanente y reorganizó el discurso de la exposición destacando las series más destacadas del creador con el objetivo de ofrecer una visión más global de toda su carrera.

La exposición permanente presenta la evolución artística de la obra de Serrano desde su regreso a España a mediados de la década de 1950. Comienza con obras figurativas o el Retrato de Joseph Howard, para continuar con obras de su serie Hierros, pasando por la serie Quema del objeto y Drama del objeto, Ritmos en el espacio, Hombres con puertas, Unidades Yunta y Diversiones con Picasso. , la guitarra y el cubismo; todos ellos ordenados cronológicamente.

Una de las series fundamentales de la década de 1960 es Bóvedas para el hombre, estructuras grupales cóncavas e irregulares, de las cuales 23 fueron presentadas en la XXXI Exposición Bienal Internacional de Venecia en 1962. Esta serie representa el compromiso definitivo que el escultor sintió con el hombre y su existencia: la bóveda como protección del individuo y concebida como el útero materno, que nos protege del mundo exterior.

El trabajo de Pablo Serrano nunca dejó de evolucionar a lo largo de su carrera artística, ya que su intención siempre giraba en torno al reflejo de la idea, el objeto y el proceso creativo. La escultura y el dibujo encarnaban su filosofía de vida, siempre expresando sus preocupaciones por el individuo, utilizando la escultura como un transmisor constante de ideas a través de las cuales lograr la comunicación y mostrar emociones.

Museo Pablo Serrano
El Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos (IAACC), conocido popularmente como Museo Pablo Serrano, es un centro dedicado al arte moderno y actual, que tiene como repertorio fundador una gran colección de obras del escultor aragonés Pablo Serrano (1908 – 1985). Además, gracias a la colección privada Circa XX (adjunta en 2013) tiene ejemplos de artistas españoles y extranjeros de todo el siglo XX, desde Emil Nolde, Pablo Picasso y Calder hasta Warhol, Jean Tinguely y Anthony Caro.

Se encuentra en el Paseo María Agustín, 20 en Zaragoza, España. El museo está ubicado en los antiguos talleres de artesanía del hospicio provincial, conocido como Hogar Pignatelli, que fueron rehabilitados por el arquitecto aragonés José Manuel Pérez Latorre para adaptarlos a su nueva función de museo.

La necesidad de aumentar los espacios del IAACC Pablo Serrano, para la conservación de sus colecciones y la organización de exposiciones y otras actividades, promovió la expansión del edificio en 2005. El proyecto arquitectónico fue redactado por José Manuel Pérez Latorre y en 2007 el Se adjudicaron obras de construcción a Obrascón Huarte Laín. La expansión triplicó el espacio útil, que pasó de 2.500 m² a más de 7.000 m² en la actualidad, de los cuales 3.000 m² son para espacios de exhibición. El 23 de marzo de 2011, se inauguró el nuevo Museo como el Instituto Aragonés de Arte Contemporáneo.

En el interior, una amplia muestra de la obra de Pablo Serrano se exhibe al público. Esculturas informales de la década de 1950 se destacan en la exposición permanente de su obra. El museo también cuenta con un importante conjunto de obras de la esposa de Pablo Serrano, Juana Francés, así como una colección de arte gráfico contemporáneo y una selección de pintura recientemente agregada por Santiago Lagunas.