Categories: ArquitecturaEstilo

Neomudéjar

El Neo-Mudéjar es un tipo de arquitectura de Renacimiento moro. En España, este movimiento arquitectónico surgió como un renacimiento del estilo mudéjar. Apareció a fines del siglo XIX en Madrid, y pronto se extendió a otras regiones del país. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso percibieron el arte mudéjar como un estilo español característico y exclusivo. Comenzaron a construir edificios utilizando algunas de las características del estilo antiguo, como arcos de herradura, mosaicos arabescos y el uso de ornamentaciones de ladrillo en forma abstracta para las fachadas.

En España, el estilo neo-mudéjar fue vindicado como un estilo nacional, porque se basaba en un estilo propiamente hispano. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso o Agustín Ortiz de Villajos vieron en el arte mudéjar algo exclusivamente español y comenzaron a diseñar edificios utilizando características del viejo estilo, incluyendo formas abstractas de ladrillo y arcos de herradura.

Sin embargo, lo que la historiografía ha considerado tradicionalmente como neomudéjar, en muchos casos son obras de estilo neoárabe, ya que utilizan elementos califales, almohades y nazaríes, siendo el único aspecto mudéjar el uso del ladrillo expuesto.

Con frecuencia se ha considerado a la plaza de toros de Madrid de Rodríguez Ayuso y Álvarez Capra de 1874 como el comienzo del neomudéjar, que sería seguido por otros arquitectos como Enrique María Repullés y Vargas, Joaquín Rucoba, Augusto Font Carreras, José Espelius Anduaga, Felipe Arbazuza o Aníbal González.

Historia
Los primeros ejemplos del estilo neomudéjar fueron la Plaza del Toros de Madrid (ahora demolida) construida en 1874 y la Escuela Aguirre, diseñada por Rodríguez Ayuso, y la Casa Vicens de Gaudí. El estilo se convirtió entonces en una referencia fuerte, casi “obligatoria” para la construcción de las corridas de toros en toda España y más allá de las fronteras, a Portugal y los países hispanoamericanos.

En Madrid se convirtió en uno de sus estilos más representativos, no solo para los edificios públicos, como las Escuelas Aguirre o la Plaza de Toros de Las Ventas, sino también para la vivienda. El uso de materiales baratos, principalmente de ladrillo para exteriores, lo convirtió en un estilo popular en los nuevos barrios.

El neomudéjar a menudo se combinaba con el neogótico por arquitectos como Francisco de Cubas, Antonio María Repullés y Vargas o Francisco Jareño. Después de la Exposición Iberoamericana de 1929 en Sevilla, apareció otra corriente de características neo-mudéjar: el regionalismo arquitectónico andaluz. La Plaza de España (Sevilla) o la sede del diario ABC (Madrid) son ejemplos de este nuevo estilo que combina la arquitectura tradicional andaluza con las características mudéjares.

Ejemplos

Iglesias
El estilo neomudéjar tuvo que competir con otros estilos también reivindicados como estilos nacionales, como el neogótico o el neorrománico, ambos preferidos por las autoridades eclesiásticas debido a la profusión con la que se utilizaron el románico y el gótico durante la Edad Media para el construcción de obras religiosas emblemáticas. Frente a estos estilos “cristianos”, el arabizo neomudéjar no fue la mayoría elegida por la Iglesia católica, aunque se construyeron algunas iglesias de este estilo en Madrid, como la Iglesia de Santa Cristina (1906), la Iglesia de San Matías. de Hortaleza (1877), la Iglesia de La Paloma (1912), de Álvarez Capra, o la Iglesia de San Fermín de los Navarros (1891) de Carlos Velasco y Eugenio Jiménez Correa.

Fuera de Madrid se encuentra la Iglesia de San José de Pinto, realizada en 1891; la reforma de la portada de la Catedral de Teruel, realizada en 1909, la iglesia de San Benito y Santo Domingo de Castilleja de Guzmán, construida en 1923, o la iglesia del pueblo de El Temple, en la provincia de Huesca, proyectada en 1947.

Cuadrados de toros
El primer ejemplo del estilo neomudéjar es la antigua plaza de toros de Goya en Madrid (que era donde ahora está el Palacio de Deportes), diseñada por Emilio Rodríguez Ayuso y Lorenzo Álvarez Capra. El estilo fue a partir de entonces casi obligatorio en las plazas de toros en toda España. Ejemplos notables son: la plaza de toros de La Malagueta, en Málaga, obra de Joaquín Rucoba de 1874; la de El Bibio, en Gijón, finalizada en 1888 según el diseño de Ignacio de Velasco; la Plaza de Zamora, diseñada por Martín Pastells y Papell; las plazas de Las Arenas y el Monumental de Barcelona, ​​obra de Ignasi Mas i Morell y Domènec Sugrañes i Gras; la plaza de toros de Granada (1928), del arquitecto Ángel Casas; la de Caudete, construida por Juan Arellano y Francisco Albalat Navajas en 1910; la actual Plaza de las Ventas en Madrid, considerada como el máximo exponente de las corridas de toros neomudéjar; o los de Cartagena, El Puerto de Santa María, Quintanar de la Orden, Oviedo, Santa Cruz de Tenerife, Almería, Almendralejo, Villanueva del Arzobispo, Villena, Teruel y Albacete. En Portugal destaca la Plaza de Toros Pequeño.

Estaciones de tren
El sector ferroviario absorbió la mayor parte de la inversión en infraestructura en España entre mediados del siglo XIX y la Guerra Civil. Entre las estaciones construidas en idioma neomudéjar destaca la estación de Toledo, diseñada por Narciso Clavería y completada en 1920. Otros ejemplos son la estación de Plaza de Armas en Sevilla (1901), la estación de Huelva-Término (1880), la estación de Aranjuez y la estación de Jerez de la Frontera.

En Aragón el neomudéjar tuvo un gran desarrollo, debido en parte a su propia tradición mudéjar, mostrando en Teruel algunas de sus máximas creaciones, como la Escalera de la Estación, obra del ingeniero José Torán de la Rad, de 1921.

Related Post

Edificios oficiales
Academia Militar General
Ayuntamiento de Jaén (1899)
Ayuntamiento de Illescas
Casa de Correos y Telégrafos (Málaga)
Oficina de correos de Zaragoza
Spas, casinos y teatros

La consolidación de la sociedad liberal-burguesa durante el siglo XIX llevó a la construcción de nuevos balnearios y la restauración de los existentes. Durante el período de la Restauración hubo una expansión en las áreas dominadas por la nueva burguesía, principalmente en Cataluña, Cantabria y el País Vasco, lo que llevó a la construcción de hoteles gandes asociados con los spas. De los muchos que se construyeron, utilizaron la estética neomudéjar: el Gran Spa Vichy Catalán de Caldas de Malavella, de Cayetano Buigas (1898); las Termas Orientales de la Barceloneta, de Augusto Font Carreras; el Balneario de San Lucas, en Mula (1903); y el Balneario de Lanjarón (1928).

Los casinos también vivieron una edad de oro con el establecimiento del estado liberal-burgués, siendo el punto de encuentro de la aristocracia y la burguesía de la época. El Casino Gaditano, el antiguo Casino de Toledo, el Casino de Teruel y la Granja de Torrehermosa son neomudéjares.

Entre los teatros destacan el Gran Teatro Falla de Cádiz, obra de Adolfo Morales de los Ríos y los madrileños Teatro Alhambra, ya desaparecido, y Teatro María Guerrero, ambos obra de Agustín Ortiz de Villajos y de inspiración granadina, más neoárabes que neomudéjar .

Suerte
El crecimiento de Madrid y la llegada del ferrocarril hicieron que el sur de la ciudad se convirtiera en una zona de expansión y distrito industrial, albergando muelles de carga, apartaderos, fábricas, almacenes y otras instalaciones manufactureras e industriales, muchas de las cuales se levantarían en estilo neomudéjar , como la Cervecería El Águila (1912), la obra de Eugenio Jiménez Correa, la antigua Fábrica de Galletas PACISA atribuida a Luis Martínez Díaz, el Matadero de Madrid de Luis Bellido, las nuevas instalaciones de la Real Fábrica de Tapices de José Segundo de Lema o la antigua sucursal de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad en Madrid por Fernando Arbós y Tremantí, que hoy alberga el centro cultural de la casa iluminada.

También en Madrid se ubicó la difunta Gal Factory (1915), de Amos Salvador Carreras con una planta poligonal irregular de nueve lados. Fuera de Madrid, la desaparecida Azucarera de Marcilla (1899) en Navarra se destaca; La Ceramo de Benicalap (1889), de Josep Ros i Surió; la fábrica de harina de San José de Toledo; y la fábrica de cigarros de Cádiz, un edificio irregular con techo de cerámica vidriada, convertido ahora en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Cádiz.

Un ejemplo único es el complejo arquitectónico llamado Presa El Salto de El Carpio.

Alojamiento
El Neomudéjar se convirtió inmediatamente en un estilo muy popular en la aldea de los nuevos barrios de Madrid, a veces se manifiesta en su aspecto más básico y modesto, otros con un despliegue de medios compositivos mucho más elaborados, como es el caso del trabajo burgués de la vivienda colectiva del Marqués de Cubas o Francisco Jareño. El material principal, el ladrillo, no era caro y tampoco lo era el trabajo, que reproducía los modelos de una vivienda a otra. Gran parte de este patrimonio, sin protección, ha sido demolido por la presión inmobiliaria ya que muchos de ellos son viviendas humildes de una o dos alturas. Sin embargo, hay muchos ejemplos notables en los barrios de las afueras de Madrid y dispersos por toda la provincia.

También vale la pena mencionar el patio neomudéjar, más concretamente neo-Nazari, de la casa solariega de la familia Peche, ubicada en la localidad de Fregenal de la Sierra (Badajoz).

Otros ejemplos
Desde Madrid podemos mencionar, entre ellos, la torre del Canal de Isabel II en la calle Santa Engracia, y las escuelas Aguirre en el lado norte del Parque del Retiro. En Toledo, la Escuela de Artes Industriales de Arturo Mélida, que conserva su fachada original inspirada en el Toledo Mudéjar.

En Andalucía destacan el Gran Teatro de la Falla de Cádiz, el Pabellón mudéjar del Parque de María Luisa de Sevilla (que alberga el Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla) y algunas bodegas de Jerez de la Frontera

Otros edificios importantes son el Palacio de Laredo en Alcalá de Henares o el auditorio de la Universidad de Barcelona.

Share