Nacionalcatolicismo

El nacionalcatolicismo fue parte de la identidad ideológica del franquismo, el sistema político con el que el dictador Francisco Franco gobernó España entre 1936 y 1975. Su manifestación más visible fue la hegemonía que la Iglesia católica tenía en todos los aspectos de lo público y privado vida. Como símbolo de las divisiones ideológicas dentro del franquismo, puede compararse con el sindicalismo nacional (nacionalsindicalismo), un componente esencial de la ideología y la práctica política de los falangistas.

Católicos, Familia del Régimen
La creación del término es posiblemente peyorativa, en comparación con el régimen de Franco con el nacionalsocialismo alemán que fue su aliado. Como lectura de una división interna dentro de las llamadas familias del régimen franquista, se puede comparar con el sindicalismo nacional, un componente esencial de la ideología y la práctica política del falangismo, y que fue la familia la que en el régimen expresaron una oposición más fuerte a la familia católica, de más tradición dentro de la derecha española, luego renombrados tecnócratas. La capacidad de Franco para buscar apoyo sucesivamente en una u otra familia, compartiendo responsabilidades entre ellos, es una de las claves que lo mantuvo en el poder.

El cambio de expectativas sobre el resultado de la Segunda Guerra Mundial fue trascendental porque Franco decidió abandonar la retórica fascista de los falangistas y decididamente apuesta por la retórica católica, más aceptable para los aliados occidentales. La homologación internacional de la ideología nacionalcatólica se hizo de la manera que Hugh Trevor-Roper definió como el fascismo clerical, y es el último y más exitoso. La homologación con la Democracia Cristiana es imposible, cuyos signos de identidad en la posguerra europea fueron el europeísmo y el antifascismo (aparte de lo que compartiría, como el anticomunismo y el apego a los valores religiosos).

Fondo
Ya en el siglo XIX, las ideas de un catolicismo nacional, según los principios del Syllabus Errorum de Pious IX, inspiraron la política religiosa, educativa y científica de Isabel II de España, fan incondicional de este Papa reaccionario que rechazó la modernidad. Las ideas de este Syllabus de 1864 volvieron a reunir el concordato de 1954.

Desde antes de la Guerra Civil Española quedó claro que uno de los focos de tensión durante la Segunda República Española fue la división entre las dos Españas de la que habló Antonio Machado. Sin asumir prioridades, la lucha de clases y el nacionalismo (centrífugas en Cataluña y País Vasco y centrípetas en la derecha española) serían dos de estas líneas divisorias, pero la tercera era el enfrentamiento entre la Iglesia Católica de un lado y, por otro lado. la intelectualidad republicana y lo que las masas podrían decir (muy poco articulado entre ellos). El romanticismo tenía precedentes muy antiguos, al menos hasta la convulsión de 1835, en el medio de la Primera Guerra Carlista. A partir de ese momento, el clero, al perder su riqueza territorial a través del proceso de confiscación, hereda el papel de obispos expiatorios que hasta entonces tenían los judíos en la historia de España; no para toda la población, sino para las masas urbanas y los campesinos no propietarios sometidos a la descristianización y para los elites burgueses. Se encontró una válvula de escape para el descontento popular que la desplazó a un objetivo desprotegido y lejos de donde está el poder económico real. .

La recuperación de cargos de la Iglesia comenzó cuando con más o menos fortuna se separa de los carlins, se acuerda el de 1851 bajo Isabel II y el neocatholic en el sistema político de la restauración a través del Partido Conservador de Cánovas del Castillo. La purificación de la conspiración más liberal de la Universidad que se vio obligada a fundar la Institución Libre de Enseñanza para ejercer su libertad de cátedra, indica en qué estado se encontraba el panorama intelectual: radicalizado entre ultracatólicos (Marcelino Menéndez y Pelayo) y librepensadores ( Francisco Giner de los Ríos). Desde finales del siglo XIX, la doctrina social de la Iglesia se aplica de manera desigual, lo que busca enmarcar a los trabajadores católicos y los pequeños propietarios rurales para contener el progreso de los sindicatos y los partidos de clase.

Ya en el siglo XX, un periodismo católico activo (Ángel Herrera Oria, El Debate) puso un poderoso medio de comunicación al servicio de su mensaje. En 1935 aparece Ya, el periódico de Catholic Publishing House, que muestra de su cabeza la impaciencia de este poderoso movimiento. Será el periódico católico durante todo el régimen de Franco. La derecha se aprovechó con la capacidad anticlerical de la Segunda República española: tanto política soberana como secular (disolución de la Compañía de Jesús, educación secular), como casos de violencia clerical (incendios, profanaciones, ataques contra religiosos); para sacar a la mayoría de los católicos del apoyo a la República. Se interpretó que la mayoría relativa de CEDA en las elecciones de 1933, que las mujeres votaron por primera vez, tuvo que ver con eso.

La gran mayoría del Frente Popular en las elecciones generales españolas de 1936 y el resurgimiento de la violencia, que se intensificó extraordinariamente con el estallido del levantamiento militar, dieron un empuje definitivo porque la mayoría de los católicos de toda España (con el notable excepción de Guipúzcoa y Vizcaya) apoyaría a los insurrectos. Los asesinatos de clérigos (la mayoría de los obispos entre ellos) y la destrucción más o menos espontánea de edificios y todo tipo de arte religioso proporcionaron argumentos e imágenes que fueron de gran valor para el lado nacional. Símbolo de todo esto, el disparo del Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que reinó en el centro geográfico de España. Miles de soldados nacionales llevaron en sus corazones un sello que decía: ¡Alto a la bala, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo! Fue una pelea de vida o muerte. Muchos de los obispos supervivientes pueden ver sus armas levantadas en saludo falangista, para mostrar su apoyo a Franco. Uno de los más activos es el Cardenal Gomá, editor de un texto definitivo: la Carta Colectiva del Episcopado español. El levantamiento nacional se había convertido en una Cruzada, y Franco, hombre providencial, en el nuevo Don Pelayo.

Los católicos, familia del régimen
El origen del término no está claro, ya sea como una expresión peyorativa o como una defensa de la restauración religiosa, y que no tuvo un uso literario extendido hasta la década de 1960, para referirse a las características que marcaron mucho más el período anterior de el régimen franquista más que el posterior, en el que moderaron. Fuera lo que fuese, en ambos casos implicaba dos analogías obvias: hacia el exterior, la comparación del régimen franquista con el nacionalsocialismo alemán que fue su aliado durante la Guerra Civil española y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial; hacia el interior, como una lectura de una división interna dentro de las llamadas familias franquistas, se comparó con el sindicalismo nacional, componente esencial de la ideología y práctica política del falangismo, y esa fue la familia que dentro del régimen manifestó una oposición más fuerte a la familia católica, más tradición dentro de la derecha española, luego renombrada como tecnócratas, especialmente las del Opus Dei. La capacidad de Franco para mantenerse a sí mismo sucesivamente en una u otra familia, compartir responsabilidades entre ellos, es una de las claves que lo mantuvo en el poder.

El cambio de expectativas sobre el resultado de la Segunda Guerra Mundial fue crucial para que Franco decidiera abandonar la retórica fascista de los falangistas y apostar decididamente por la retórica católica, más aceptable para los aliados occidentales.

La homologación internacional de la ideología nacional-católica tiene que hacerse con lo que Hugh Trevor-Roper ha definido como fascismo clerical, siendo el último y el más exitoso de estos. La homologación con la democracia cristiana es imposible, cuyos signos de identidad en la era europea de posguerra fueron el europeísmo y el antifascismo (aparte de los que compartiría, como el anticomunismo y el apego a los valores religiosos). Hoy los principios doctrinales del Catolicismo Nacional están representados en el número 2105 del Catecismo actual de la Iglesia Católica.

Por el Imperio hacia Dios
Con tales consignas, el duro período de la posguerra de veinte años pasó -hasta 1959- que Franco ganaba constantemente el reconocimiento internacional, con el apoyo inestimable del Vaticano, que en 1953 obtuvo un Concordato extremadamente favorable. El católico es la religión oficial, con los otros relegados a la esfera privada. El estado pone al clero en nómina y otorga a la Iglesia una gran exención de impuestos. Se les proporciona manos prácticamente gratuitas en la educación, que se convierte en una imagen invertida de la escuela laica de la República (ver El florido pensil). Los docentes, una figura equivalente en la represión del lado nacional de los cuidados en el lado rojo, habían sufrido una difícil depuración después de la guerra por parte de la Comisión de Cultura y Educación del Consejo Técnico del Estado presidido por el católico José Mª Pemán. A cambio, Franco hereda de la Monarquía Católica el derecho de presentación de obispos y la costumbre de entrar al palio inferior en los templos. En las monedas aparece su efigie rodeada por la expresión: Caudillo de España por la Gracia de Dios. Se erigieron templos característicos, sirviendo como ejemplo la Basílica del Valle de los Caídos (tumba de Franco), la Basílica de la Macarena en Sevilla, que fue la tumba de Queipo de Llano, o el Monumento al Sagrado Corazón de San Juan de Aznalfarache en Sevilla que fue monumento funerario del Cardenal Segura y sus familiares, y muchos otros en toda España.

Las instituciones y las personas cercanas a la familia católica (por ejemplo, el Banco Popular) u Opus Dei experimentan un éxito social y económico sin precedentes. Al igual que con los partidos que apoyaron el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 (parte de CEDA, Tradicionalismo, JONS, Falange Española) se formó el Movimiento Nacional (con los acrónimos FET y JONS), la unificación de los grupos católicos de La Segunda República (Asociación Nacional Católica de Propagandistas) fue buscada en Acción Católica, que será ampliamente superada en influencia en los años cincuenta por el Opus Dei, una prelatura personal controvertida fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer. La sociedad se vuelve a centralizar de forma gradual o enérgica. Miles de niños y jóvenes que no han sido bautizados en años anteriores, lo estarán ahora, ya que para diversos procedimientos administrativos, se requiere un certificado de bautizo. Los acuerdos civiles casados ​​se declaran inválidos y los divorcios. Es el momento de las vocaciones tardías o tempranas (mil sacerdotes anuales entre 1954 y 1956), celebraciones eternas y castas, seriales de radio y censura moral en películas y libros. Que Gilda vestir un guante bailando era un escándalo de proporciones apocalípticas. Es un buen reflejo del ensayo de Carmen Martín Gaite, uso amoroso de la posguerra española (1987).

Sin embargo, en el triunfo la debilidad está escondida. En la España cerrada de la posguerra, la pureza de la fe y las costumbres podrían mantenerse firmemente. El mismo acuerdo dio el gatillo para la apertura del régimen en el extranjero, que comenzó en 1953 con la firma de acuerdos con los Estados Unidos. Los tecnócratas del Opus Dei en el poder modernizan la economía, lo que lleva a la corrupción de las costumbres y la moralidad tradicional. Algunos consideran el Congreso Eucarístico de Barcelona de 1952 como el momento culminante del espíritu nacionalcatólico.

El aggiornamento
Desde el Concilio Vaticano II, la iglesia católica se aleja del régimen de Franco. Obispos como Vicent Enrique y Tarancón ejecutan un proceso que terminará con una cárcel especial llena de sacerdotes opositores al régimen y un obispo nacionalista vasco (Antonio Añoveros Ataún) prácticamente declarado persona no agradecida. Los cambios sociales experimentados durante los cuarenta años del régimen de Franco habían empujado una vez más a muchos fieles de las iglesias y habían despejado los seminarios. Los movimientos cristianos básicos, ideológicamente cercanos a la teología de la liberación, que comenzaron a ser formulados en América Latina por sacerdotes locales y otros de España, mostraron oposición al régimen no menos radical que los de los partidos de izquierda ilegales, y al igual que los sindicatos verticales fueron utilizado por las Comisiones de los Trabajadores. Organizaron las actividades de muchos oponentes. La Acción Católica (HOAC, JOC, JEC …), el Movimiento Scout Católico y otros movimientos cristianos se habían separado de los puestos oficiales del Movimiento Nacional, especialmente en Cataluña. De sus miembros, muchos de los cuadros de los sindicatos (CCOO, USO, UGT …) y organizaciones políticas de oposición (PSUC, Bandera Roja, FOC, MSC, UDC …). Sin embargo, todavía había grupos ultracatólicos, con la presencia de obispos como Guerra Campos, que pueden incluirse en el llamado búnker con la Federación de Excombatientes y la parte más inmovilista del Movimiento Nacional, que intenta prevenir una transición a la democracia a la muerte de Franco.

Algunos, como las Guerrillas de Cristo Rey, recurrieron a la violencia contra las manifestaciones de la oposición e incluso atacaron las librerías que utilizaron la tímida apertura para eludir la censura.

Democracia
El nuevo acuerdo (firmado antes de la constitución y la constitucionalidad debatida) y la constitución de 1978, definen a España como un estado aconfesional y reconocen a la Iglesia Católica como una institución con la cual el estado debe tener una relación especial, especialmente en cuestiones educativas. Más allá de los reproches de la parte más conservadora del clero, que denunció que la palabra Dios no figuraba en el texto, la Constitución marca otro punto de inflexión en la relación entre la Iglesia y el Estado. A partir de este momento, y bajo gobiernos de diferente signo, la institución de la Iglesia comienza a funcionar como un lobby muy influyente que tiene como objetivo frenar los cambios legislativos (divorcio, aborto, anticonceptivos, matrimonio homosexual, ley de identidad de género) o alentarlos (conciertos educativos) .

Las actitudes más conservadoras de los obispos activos durante el período del pontificado de Juan Pablo II, como el cardenal Antonio María Rouco Varela, que hegemoniza la Conferencia Episcopal Española (CEE), explican una intensificación de la presión de la Iglesia sobre el gobierno, ya sea Era del Partido Popular como si fuera del PSOE. Las leyes de enseñanza y el papel del sujeto de la religión, y la defensa de la concepción católica de la familia, son los temas más sensibles que fomentaron macro-manifestaciones en los años 2005 y 2006. Menos asuntos religiosos, como el debate territorial y el negociaciones del gobierno de Zapatero. Con ETA no se han alejado de esto. También fue un asunto espinoso el financiamiento, que provisionalmente, pero sin ningún gobierno que proponga suspenderlo, depende de una asignación impositiva extraída del IRPF del IRPF y que los contribuyentes pueden marcar en su declaración. Nunca es suficiente para cubrir las necesidades de la Iglesia y debe complementarse con otros fondos estatales.

Catolicismo nacional en otros países
En la Francia de la década de 1920, la Federación Nacional Católica de Édouard Castelnau ya había avanzado un modelo similar. 6 Aunque alcanzó el millón de miembros en 1925, tuvo una corta vida y en la práctica nunca alcanzó una importancia real; en 1930 prácticamente había desaparecido.

Durante las décadas de 1930 y 1940, el movimiento Ustaš croata de Ante Pavelić exhibió una ideología similar, aunque ha recibido otras denominaciones, como “catolicismo político” y “croato católico”. Otros países de Europa Central y Oriental tuvieron otros movimientos de inspiración similar en Franco que combinan el catolicismo con el nacionalismo, como fue el caso en Austria, Polonia, Lituania y Eslovaquia.

En Argentina, su principal medio de propaganda fue la Revista Cabildo, actualmente dirigida por Antonio Caponnetto, con una marcada línea editorial xenófoba y antisemita. El dictador José Félix Uriburu, Pedro Eugenio Aramburu fueron identificados como nacionalcatolicos.

En otros casos, se usa como justificación para cometer delitos o usurpar el poder de la “Ley Divina”, como lo ejemplifica la dictadura de Pedro Eugenio Aramburú, que utilizó como justificación de su poder en las “Connotaciones providenciales” que poseía. , para justificar la usurpación de poder a través de un golpe de estado, mientras que Francisco Franco, como Aramburu, creía que era un enviado de Dios en la tierra y recibió el título de “Caudillo de España por la gracia de Dios”.