El Museo Napoleónico de Roma es un museo histórico dedicado a las reliquias napoleónicas, principalmente derivadas de la colección del conde Giuseppe Primoli, donada a la ciudad de Roma en 1927.

Historia
Giuseppe Primoli (1851-1927) era hijo de Carlotta Bonaparte y, por lo tanto, descendía de la familia Bonaparte: Carlotta Bonaparte (1832-1901) era, de hecho, la hija de Carlo Luciano Buonaparte, príncipe de Canino (1803-1857) y de Zénaïde Bonaparte (1801-1854), entre ellos primos como hijos de dos de los hermanos de Napoleón I, respectivamente Luciano Bonaparte (1775-1840) y Giuseppe Bonaparte (1768-1844). En 1848 se casó con Pietro Primoli, conde de Foglia (1820-1883).

Su colección incluía obras de arte y recuerdos familiares, y había sido concebida más como un relato de la historia familiar privada que como una colección de recuerdos históricos. Junto con la colección, la donación se refería a la planta baja del edificio familiar, que sigue siendo el museo.

Posteriormente, después de la caída del Imperio, casi toda la familia Bonaparte solicitó asilo al papa Pío VII y se instaló en Roma: la madre de Napoleón, Letizia Ramolino, en el Palazzo Rinuccini, sus hermanos Luigi y Girolamo en el Palazzo Mancini Salviati y Palazzo. Nuñez respectivamente, y su hermana Pauline en su villa en Nomentana.

Pero el verdadero fundador de la “rama romana” de los Bonapartes, de quien descendió el conde Primoli, fue el hermano “rebelde” del emperador Luciano, quien, en 1804, en abierta oposición a Napoleón, se mudó a Roma.

La madre del conde Primoli, Carlotta Bonaparte, nació del matrimonio de uno de los hijos de Luciano, Carlo Luciano, con su prima Zenaide, la hija de Joseph Bonaparte. Carlotta se casó con el conde Pietro Primoli en 1848 e, inmediatamente después de la proclamación del Segundo Imperio, se mudó, con su familia, a la corte de Napoleón III. El conde Giuseppe Primoli fue educado en París, incluso después de la caída del Imperio, en los salones literarios de su Matilde Bonaparte y Giulia Bonaparte, la Marchesa de Roccagiovine.

Un hombre culto, apasionado por los libros y un talentoso fotógrafo, Giuseppe Primoli vivió entre Roma y París, y estuvo estrechamente relacionado con los círculos literarios y artísticos de ambas ciudades. Era, por lo tanto, una interesante figura intelectual y coleccionista que, a través de importantes regalos familiares y adquisiciones conocedoras en los mercados de antigüedades, pudo ofrecer a la ciudad de Roma este elegante ejemplo de museo-casa.

El Museo
El sistema de museos administrado por el Ayuntamiento de Roma comprende un grupo extremadamente diverso de museos y sitios arqueológicos de indudable valor artístico e histórico.

Además del Musei Capitolini, el museo público más antiguo del mundo, el sistema también abarca el Museo dell’Ara Pacis, diseñado por Richard Meier y sede de varias exposiciones importantes. otros incluyen Mercati di Traiano, con el Museo dei Fori Imperiali, y el Museo di Roma a Palazzo Braschi.

El sistema se enriquece aún más con varias gemas “ocultas”: pequeños museos con colecciones preciadas como el Museo Napoleónico, el Museo di Scultura Antica Giovanni Barracco, el Museo Carlo Bilotti, el Museo Pietro Canonica, el Museo delle Mura y otros más, todos esperando ser descubierto

Numerosos eventos y exposiciones temporales ayudan a hacer que el Sistema de Museos Municipales sea único entre otras redes de museos en Italia, proporcionando un flujo constante de iniciativas que siempre son originales y garantizadas para atraer a todas las secciones del público.

El edificio
El Palazzo Primoli había sido construido en el siglo XVI y había sido propiedad de la familia Gottifredi hasta finales del siglo XVIII, cuando pasó a la familia Filonardi. Fue comprado por el conde Luigi Primoli, el padre de Pietro, entre 1820 y 1828. Giuseppe Primoli en 1901 decidió una reorganización radical, que fue necesaria después de la construcción de las orillas del Tíber y el puente Umberto I, al que llegó Nicola Zanardelli. El proyecto fue confiado al arquitecto Raffaele Ojetti: con las obras continuadas hasta 1911, la fachada anterior fue demolida, reemplazada por una logia, el edificio se levantó y se creó una nueva entrada monumental a través de Zanardelli.

El Palacio alberga la Fundación Primoli, siempre creada por Giuseppe Primoli, y la Biblioteca Primoli, que alberga alrededor de 30,000 volúmenes. También alberga el Museo Mario Praz, una sección separada de la Galería Nacional de Arte Moderno.

La antigua fachada de la Piazza dell’Orso fue demolida y se agregó una nueva área con logias de esquina al edificio, mientras que se creó una nueva entrada monumental en la Via Zanardelli; La altura del edificio se elevó y se le dio una nueva fachada en la Piazza di Ponte Umberto. Las obras terminaron en 1911.

La planta baja, que junto con la colección napoleónica, fue donada por Giuseppe Primoli a la Municipalidad de Roma en 1927, conserva los techos decimoctavos con sus vigas pintadas en muchas habitaciones, mientras que los frisos corren a lo largo de las paredes de las habitaciones VIII, IX. , X, datan de las primeras décadas de 1800, cuando el palacio ya era propiedad de Primoli. Los frisos en las salas III y V datan del matrimonio de Pietro Primoli con Carlotta Bonaparte en 1848, como lo demuestran el “león desenfrenado” de la familia Primoli y el “águila” de los Bonapartes.

La mayólica napolitana de principios del siglo XIX, colocada en los pisos de las habitaciones III, IV, V, IX y X, proviene del demolido Palazzo Porcari-Senni en la Via Aracoeli; La entrada a la sala III, que data de finales de la década de 1700, fue recuperada de la demolición de la Capilla del Hospital de Pío VI en el S. Spirito Borgo.

El Palazzo es también el hogar de la Fundación Primoli, creada por el propio Primoli, y la Biblioteca Primoli, que está compuesta por más de treinta mil volúmenes de literatura, historia y arte.

Desde el 1 de junio de 1995, el Museo Mario Praz, que está conectado con la Galería Nacional de Arte Moderno, se encuentra en el tercer piso. Es una casa museo, en la que se encuentra una miríada de muebles, pinturas, dibujos, terracotas, bronces, miniaturas y trabajos de plata, que datan de finales del siglo XVIII y la primera mitad del XIX, que fueron recolectados por Mario Praz (1896-1982), un anglófilo y crítico de arte.

La presencia de ambas instituciones en el mismo edificio lo convierte en un lugar de gran interés para el estudio del arte, la literatura y la historia del siglo XIX.

Colección
Las colecciones del museo se dividen en tres secciones distintas, relacionadas con:

El período napoleónico real, atestiguado por grandes lienzos y bustos de los principales artistas de la época, que retratan a numerosos exponentes de la familia imperial en poses cortesanas y convencionales;
El llamado período “romano”, desde la caída de Napoleón I hasta el surgimiento de Napoleón III;
El período del segundo imperio, con pinturas, esculturas, grabados, muebles, objetos, todos referibles a la época.
El diseño actual del museo, resultado de la reciente restauración de las salas, generalmente refleja las indicaciones dejadas por Giuseppe Primoli. Las habitaciones conservan los techos del siglo XVIII con vigas pintadas en algunas habitaciones, mientras que los frisos que corren a lo largo de las paredes de las habitaciones VIII, IX, X se remontan a las primeras décadas del siglo XIX, cuando el palacio ya había pasado a ser propietario. de los Primoli. Los frisos de las salas III y V, como lo indica el “león rampante” del Primoli y el “águila” del Bonaparte, son posteriores al matrimonio de Pietro Primoli con Carlotta Bonaparte.

Salas de exposiciones

Salas 1 y 2
El primer imperio

Las dos primeras habitaciones, divididas solo por una balaustrada de mármol, forman un área única dedicada al esplendor del Primer Imperio (1804-1814). Aquí se recogen los grandes lienzos que representan a numerosos miembros de las familias imperiales en poses nobles y convencionales. Junto a estos retratos oficiales, comisionados por Napoleón después de su consagración como emperador, se muestran los retratos privados, que, a través de las ceras de Giambattista Santarelli, miniaturas de esmalte, cameos de Nicolò Morelli y cajas de tabaco, dan un retrato más íntimo de la familia Bonaparte. historia.

Estos objetos elegantes, en particular los bombones y cajas de rapé, a menudo fueron utilizados por Napoleón como burdeos para sus compañeros y dignatarios de la corte. El salón decorado en damasco rojo por Jacob, que provenía del estudio de Napoleón el Primer Cónsul en Saint-Cloud, es un interesante ejemplo del austero estilo francés en el período preimperial. Incluye una silla pommier (llamada así por su creador) con brazos asimétricos para permitir que se acerque a la chimenea.

En una de las dos cajas de pared se muestra un grupo de trabajos de porcelana fina; Particularmente interesante es el conjunto de 24 placas, que proviene del fabricante francés más importante de principios del siglo XIX (Nast, Swebach, Schöelcher).

Las consolas del Primer Imperio en la sala II, como el reloj de péndulo de Urania, formaban parte del mobiliario del Hotel Chabrillan, mientras que las dos copias de candelabros colgadas sobre ellos son algunos de ellos numerosos objetos que se encargaron en Francia para proporcionar adornos para el Palazzo Quirinale en anticipación de la visita de Napoleón a Roma en 1812, que en realidad nunca tuvo lugar.

El nivel de refinamiento que alcanzaron las artes aplicadas bajo el Primer Imperio se ejemplifica en las dos necesidades de viaje que se muestran en los estuches: auténticas obras maestras del ebanista Jean-Baptiste Biennais y Maire, en las que la elegancia y la comodidad se integran armoniosamente.

Obras de arte
Joseph Chabord (Chambéry 1786- París 1848), Napoleón en el campamento de Wagram, 1810
Robert Lefèvre (Bayeux 1756 – París 1830), La emperatriz Josephine, 1805 ca.
Daniele Saint, estanco de oro con miniaturas de Zenaide y Carlotta, 1809-1819
Estanco de ágata negra y dorada con monedas de César, Pompeyo y Augusto, 1803
Pierre-Philippe Thomire, par de candelabros de cinco brazos con bacanal y tirso
François Gérard, Elisa Bonaparte Baciocchi con su hija Napoleona Elisa
Marc Schoelcher, plato con bodegones

Sala 3
El segundo imperio

En esta sala, dedicada al Segundo Imperio (1852-1870), se exhiben pinturas, esculturas, grabados, muebles y otros objetos del período de la historia francesa en la que predominaba Napoleón III. Ejemplifican el gran fermento de la producción artística que tuvo lugar bajo el lema tranquilizador “El imperio es la paz”.

Además de los dos retratos oficiales de la pareja imperial, creados por Franz-Xavier Winterhalter, se muestran varias impresiones que ilustran momentos importantes en la política de los acontecimientos diplomáticos y económicos que el Emperador deseaba. Otras obras son memoriales de los acontecimientos que rodearon al Príncipe Imperial Napoleón Eugenio, el único hijo de Napoleón III y Eugenia: los bustos de Jean-Baptiste Carpeaux, la estatuilla de cera de Emmanuel Frémiet que lo muestra con el uniforme del Baterista de la Guardia, el última fotografía de él, como oficial del ejército inglés, antes de su partida a Sudáfrica y la acuarela de Orlando Norio que documenta su funeral en Chislehurst, un pueblo no lejos de Londra.

En el caso ovalado se conservan, así como varios medallones conmemorativos, un par de retratos en miniatura, que muestran a la Reina Victoria y Napoleón III, la daga en bronce dorado y madreperla, que fue regalada en 1830 por los hermanos Braccini, nativos de Spoleto. , a Napoleón Luigi, el hermano del futuro emperador, y un grupo de portavasos, un elemento esencial de la indumentaria femenina para los grandes bailes de la corte. El sofá y los sillones que decoran la habitación provienen de una residencia parisina perteneciente a Matilde Bonaparte.

Obras de arte
Franz Xaver Winterhalter, emperatriz Eugenia, ca. 1852
Franz Xaver Winterhalter, emperador Napoleón III, ca. 1852
Jean Baptiste Carpeaux, Napoleón Eugene con el perro negro, 1865

Sala 4
El rey de roma

Esta pequeña sala, dedicada al hijo de Napoleón y María Luisa de Austria, se abrió en 1934, tras la adquisición de una colección de reliquias y autógrafos relacionados con Anton Prokesch-Osten, tutor y amigo del joven Bonaparte. La habitación y los objetos que contiene conservan un carácter íntimo, que refleja la corta y algo oculta existencia del hijo de Napoleón. Al nacer le dieron el título de Rey de Roma, una ciudad sobre la que nunca reinó. Se vio obligado a abandonar París en 1815, creció en la corte de Viena y fue confiado a varias instituciones, mientras su madre estaba ocupada gobernando los ducados de Parma y Guastalla. Murió cuando tenía solo 21 años, el 22 de julio de 1832, bajo el título del duque de Reichstadt.

Un grupo de dibujos alegóricos de Bartolomeo Pinelli y Pierre-Paul Prud’hon, colgados en la pared derecha de la habitación, celebran el nacimiento del Rey de Roma, mientras que, en la pared izquierda, una gran acuarela muestra un centro de mesa planeado para El matrimonio de Napoleón y María Luisa.

En uno de los casos, se muestra un juego de cartas conocido como Jeu de l’Hombre por su origen español. Es particularmente precioso porque las piezas son de fina fabricación china, hechas de nácar. El juego fue entregado a Napoleón cuando estaba en el exilio en St. Helen, por el noble inglés Mountstuart Elphinstone, y debería haber sido heredado por su hijo, sin embargo, su muerte prematura lo dejó en manos de Prokesch.

Obras de arte
Pierre Paul Prud’hon (attr.), El rey de Roma, 1811

Sala 5
La república romana

Related Post

En 1796, el ejército francés dirigido por el joven general Napoleón Bonaparte, recién salido de brillantes victorias en Piamonte y Lombardía, invadió las legaciones de Rávena, Ferrara y Bolonia. El Papa Pío VI se vio obligado inmediatamente a firmar el Armisticio de Bolonia, ratificado al año siguiente por la Paz de Tolentino, que lo obligó a entregar 100 obras de arte y 100 libros de manuscritos de la Biblioteca del Vaticano.

El 28 de diciembre de 1797, el asesinato del general Duphot durante un levantamiento popular antifrancés le dio al Directorio la oportunidad de comenzar una ocupación militar de Roma. El 9 de febrero de 1798, el ejército francés entró triunfante a la ciudad en la Piazza del Popolo; el 15 se declaró la República de Roma. La experiencia jacobina fue breve, pero involucró una intensa propaganda, que se expresó de manera más llamativa en festivales republicanos. Para el segundo aniversario de la República se organizaron numerosas ceremonias públicas, que reutilizaron y reelaboraron modelos y temas que se probaron durante la Revolución Francesa. Varias impresiones en exhibición en la sala dan una descripción precisa de los escenarios enormes y efímeros creados para estas celebraciones republicanas.

Obras de arte
Joseph-Charles Marin – Jean Jérôme Baugean, salida del tercer convoy de estatuas y monumentos de arte italianos para Francia, 1797
Jean Duplessi-Bertaux y Robert Delaunay, Proclamación de la República romana en la Plaza del Capitolio, 1798

Sala 6
Pauline Bonaparte

Esta sala, dedicada a Pauline Bonaparte Borghese, se concentra especialmente en su estancia en Roma desde 1816 hasta 1825 en la Villa Paolina. La villa se encuentra entre las Murallas Aurelianas, Via Piave y Via XX Settembre, y desde 1950 la Embajada de Francia en la Santa Sede se alojó allí. Pauline lo compró en 1816, encantado por su situación y la elegancia de su diseño. Las acuarelas en exhibición muestran su elegancia, que se extiende hasta el interior, que fue decorada por la propia Pauline en un gusto puramente francés.

Muchos de los objetos en la habitación provienen de la Villa Paolina: el inodoro hecho por el orfebre Martin-Guillaume Biennais, el espejo portátil en el que se puede ver la sustitución del monograma de Pauline con el de su sobrina Carlotta (para quien la villa era izquierda), el cuaderno de gastos relacionados con el funcionamiento de la casa. El lirón en caoba, es similar al sofá en el que Pauline posó para la famosa estatua de Canova, que la mostró vestida como Venus Vincitrice (Roma, Galería Borghese). El molde de yeso del pecho de la princesa y el modelo de su cabeza provienen de la obra maestra de Canova.

Obras de arte
Jodocus Sebastiaen van den Abeele Una sala de estar en Villa Paolina en Roma con la princesa Zenaide, sus hijos y su hermana Charlotte
Giovanni Riveruzzi (activo en Roma entre la segunda y tercera década del siglo XIX), Villa Paolina al lado de Porta Pia, 1828 ca.
François Joseph Kinson (1771-1839), Paolina Bonaparte, 1808

Sala 7
El reino de Nápoles

En estas habitaciones se exhiben objetos relacionados con Joseph y Caroline Bonaparte, el hermano y la hermana de Napoleón, que se sostuvieron en el trono del Reino de Nápoles, uno tras otro. Napoleón inicialmente le dio el trono a su hermano mayor, el sumiso José, quien reinó allí desde 1806 hasta 1808. Durante este período, Jean-Baptiste Wicar, entonces Director de la Academia de Bellas Artes de las ciudades napolitanas, creó retratos de José, su esposa Giulia Clary y sus dos hijos Zenaide y Carlotta.

Después de que José se convirtió en rey de España, el trono de Nápoles pasó a Caroline Bonaparte y su esposo Gioacchino Murat. Su gobierno se caracterizó por un deseo de distanciarse de las directivas imperiales y adquirir autonomía política. En 1815, con la caída del Imperio y la restauración de los Boubons, Murat fue asesinado mientras intentaba reconquistar sus territorios. Caroline, sin embargo, huyó a Trieste; Es a partir de este período que los volúmenes, conservados en la elegante estantería y personalizados con el sello “La comtesse de Lipona”, un título que tomó después del final de la era napoleónica.

Varias de las joyas de Caroline se muestran en el estuche (otras están en los estuches de la pared en la habitación I). Las piezas “sentimentales” incluyen el alfiler con la miniatura de Jean-Baptiste Augustin rodeado por una serie de piedras duras, cuyas iniciales forman la palabra recuerdo.

Obras de arte
Giuseppe Cammarano (1766-1850), Reina Carolina, 1813
Demi-parure (collar, aretes y broche) con escenas de la vida popular.
Francesco De Caro, Jarrón con retrato de Gioacchino Murat, 1809-1812

Sala 8
Napoleón

Napoleón Bonaparte representó a lo largo de su vida, en el período del ascenso, el pico de la fama y el poder, pero también en los años de decadencia y después de la muerte, una figura central en la imaginación colectiva francesa y europea. La sala tiene un enfoque didáctico y quiere reconstruir su historia y leyenda “a través de imágenes”.

“No es la precisión de las líneas, un guisante en la nariz, lo que hace la semejanza. Es el carácter de la fisionomía, aquí está el anime, que debe pintarse”. Entonces Napoleón respondió al artista Jacques-Louis David, según el biógrafo Étienne-Jean Delécluze, cuando le pidió que posara para el famoso retrato “Napoleón en el Paso de San Bernardo” (del cual se conserva un grabado grabado en esta sala) . Napoleón nunca posó para nadie más. Sin embargo, su imagen es universalmente conocida. En la sala, una selección de obras representativas de la evolución de la iconografía de Napoleón desde su juventud hasta la caída del Imperio.

El gran candelabro presente, comprado en el mercado de antigüedades, es probablemente de fabricación rusa y se refiere a los años del Primer Imperio.

Obras de arte
Napoleón entrega el Código de Leyes a la Diosa Roma
Antonio Giberti y Giuseppe Longhi (de Jacques-Louis David)
Escena alegórica con la caída de Napoleón.

Sala 9
Zenaide y Carlotta

Esta habitación está decorada con frescos, traídos a la luz y restaurados en los últimos tiempos, que dan testimonio del gusto neogótico, que estuvo particularmente de moda alrededor de 1830-40. Estos años fueron fundamentales para los acontecimientos de la vida de Zenaide y Carlotta, hijas de Joseph Bonaparte, a quien está dedicada la sala.

Se pueden ver motivos neogóticos en muchas de las obras expuestas, como los retratos de las dos hermanas creadas por la propia Carlotta. Carlotta se dedicó con pasión a la pintura, y a veces obtuvo buenos resultados, particularmente cuando trabajaba con acuarela: su retrato de su abuela Letizia, hecho en 1835, es un ejemplo de esto

Su esposo, Napoleón Luigi, también estaba muy apegado a la pintura: se muestran varias de sus obras. Tanto Napoleón Luigi como Carlotta, cuyas vidas estuvieron completamente involucradas en el ambiente inquieto y romántico, murieron jóvenes: él en 1831, después de una enfermedad contraída mientras participaba en ejercicios con la sociedad secreta de los Carbonari, y ella en 1839, mientras daba a luz. a un hijo, concebido durante una historia de amor secreta y desafortunada.

Obras de arte
Jacques-Louis David, Zenaide y Charlotte Bonaparte, 1821
Léopold Robert, Carlotta Bonaparte, ca. 1831
Carlotta Bonaparte, autorretrato, 1834

Sala 10
Luciano Bonaparte

Durante los años de la Dirección y el Consulado, Luciano Bonaparte, hermano de Napoleón, había asumido importantes roles políticos, primero como Presidente del Consejo de los Quinientos, luego como Ministro del Interior y Embajador de Francia en Madrid. Tuvo un papel decisivo en el golpe de estado del “18 Brumaio” (8 de noviembre de 1799), con el que Napoleón fue proclamado Primer Cónsul.

La relación entre los dos hermanos, que ya había sido comprometida por razones políticas, Luciano, que era un republicano convencido, no aprobaba el movimiento de Napoleón hacia el autoritarismo, se deterioró definitivamente después del matrimonio de Luciano, después de la muerte de su primera esposa, Christine Boyer. Alexandrine de Bleschamp.

La pareja se instala en Roma en 1804, como invitados de su tío, el cardenal Fesch; Posteriormente, Luciano adquirió el Palazzo Nuñez en la Via Bocca di Leone y la villa “La Ruffinella” en Frascati. Un dibujo de Charles de Chatillon que muestra a Luciano en la terraza de la Villa Mondragone y lee atentamente, rodeado de su numerosa familia y su séquito de escritores y artistas. Sin embargo, su residencia preferida, desde 1806 en adelante, fue el castillo de Musignano en Canino, cerca de Viterbo. Fue allí donde, junto con su esposa, se dedicó a las excavaciones y al estudio de la arqueología, lo que lo llevó a publicar, en 1829, su Catálogo de antigüedades etruscas elegidas encontradas en las excavaciones del Príncipe Canino.

Obras de arte
François Xavier Fabre, Luciano Bonaparte, 1808
François Xavier Fabre, Alexandrine de Bleschamp, 1808

Sala 11
Carlo Luciano y Zenaide Bonaparte

Esta sala está dominada por el enorme retrato de Carlotta Bonaparte, la hija mayor de Luciano, creada por Jean-Baptiste Wicar. “Lolotte” se viste como un trabajador agrícola y se muestra en un contexto de las propiedades de Canino. La pintura proviene de la colección de una de las hijas de Plácido Gabrielli, quien a su vez se había casado en 1856 en las Tullerías, una Bonaparte, Augusta, la hija de Carlo Luciano y Zenaide.

Efectivamente, la sala está dedicada a la rama romana de la familia Bonaparte, que deriva principalmente de los matrimonios de los hijos de esta última pareja con varios miembros de la comunidad romana (del Gallo di Roccagiovine, Primoli, Campello, Gabrielli).

En las pequeñas estanterías, decoradas con las crestas de un cardenal, que perteneció a uno de los hijos de Carlo Luciano y Zenaide, el cardenal Luigi Luciano, se conservan varios volúmenes de la biblioteca de Napoleón en Santa Elena. Muchas obras de la colección del cardenal, de las cuales se exhibe un retrato de Guglielmo de Sanctis, fueron adquiridas por el conde Giuseppe Primoli y hoy se conservan en este museo.

En el centro de la sala se encuentra la mesa de trabajo de Zenaide, un mueble verdaderamente multifuncional: en el interior, se divide en múltiples compartimentos, que contienen herramientas para pintar, dibujar, bordar y varios juegos de la sociedad.

Obras de arte
Jean Baptiste Wicar, Carlotta Bonaparte en vestido campesino de Canino, ca. 1815
Charles de Chatillon, Zenaide y Carlo Luciano Bonaparte, 1823

Sala 12
Giuseppe Primoli y Matilde Bonaparte

Esta sala está dedicada al “propietario”, Giuseppe Primoli, a quien el Museo Napoleónico de Roma debe su existencia. En el dibujo de Jean-Alexandre Coraboeuf se le muestra el papel de un hombre culto, un coleccionista elegante y un bibliófilo apasionado. Giuseppe promovió un intercambio cultural cercano entre Francia e Italia, haciendo uso de la red de relaciones que había tejido en su juventud en el París del Segundo Imperio.

En parte, le debía esta viva actitud intelectual a Matilde Bonaparte Demidoff, conocida en ese período en París como “Notre Dame des Arts”, ya que ella había abierto su salotto-taller en la Rue des Courcelles a los mejores escritores y artistas de la época. : sus invitados habituales incluyeron, entre otros, Flaubert, Dumas, los hermanos Goncourt, Maupassant y Ernest Hébert. Por lo tanto, una de las paredes está dedicada a los amigos de Giuseppe: entre los diversos retratos se pueden encontrar tres bocetos de Hébert, durante mucho tiempo director de la Villa Medici, y varias acuarelas de la misma Matilde.

Los sillones y el diván provienen de los muebles del gabinete verde de Augusta Bonaparte en el Palazzo Gabrielli (hoy Palazzo Taverna).

Obras de arte
Jean Alexandre Coraboeuf, Giuseppe Primoli, 1920 ca.

Biblioteca
La biblioteca del Museo Napoleónico tiene alrededor de 3000 títulos, entre el fondo antiguo y el moderno, y recoge principalmente volúmenes de temas históricos e histórico-artísticos relacionados con el período comprendido entre el Primer y el Segundo Imperio.

Share
Tags: ItalyN