Museo de las Confluencias, Lyon, Francia.

El Musée des Confluences es un museo de historia natural, antropología, sociedades y civilizaciones ubicado en Lyon en Auvergne-Rhône-Alpes. Heredero del Museo de Historia Natural Guimet de Lyon, está ubicado en un edificio de estilo deconstructivista del estudio de arquitectura Coop Himmelb (l) au de 2014, en el distrito de La Confluence, en el extremo sur de la península de Lyon, en la confluencia del Ródano y el Saona (2º distrito de Lyon).

El museo tiene un legado de más de 2,2 millones de objetos reunidos gradualmente en una historia de medio milenio del siglo XVII al XXI. Es la Tierra desde el principio, y la humanidad en su historia y geografía lo que cuestiona el Musée des Confluences. A partir de sus colecciones, combina las investigaciones más recientes en todos los campos de la ciencia y la tecnología, la arqueología y la etnología, la museografía y la mediación del conocimiento. Con el desafío de llegar al mayor número posible de personas, el museo invita a todas las disciplinas a despertar la curiosidad, el cuestionamiento, el placer de comprender y el deseo de saber.

Se hace cargo de las colecciones y pretende completar su colección mediante adquisiciones. Es objeto de depósitos y préstamos de museos y diversas instituciones (museos de arte y cultura, jardines botánicos, fundaciones, congregaciones religiosas, etc.) para sus espacios expositivos temporales y permanentes. El museo tiene una actividad orientada a la escenografía (colaboración con salas de espectáculos musicales y teatros) y comenzó la de editor de libros (novelas en torno a algunos objetos famosos de su colección en colaboración con autores de textos literarios o dibujos y fotografías).

Concepto
El proyecto declarado es el de la pedagogía lúdica y artística, “las confluencias del saber”, a la par que señal arquitectónica para la puerta de la ciudad. Se asocia al cruce de los dos ríos y se integra en un conjunto urbano con puentes. El jardín de la “confluencia” conecta los paseos establecidos a orillas del Saona con los del Ródano en la nueva forma de urbanismo de la ciudad ecosistema. Este museo está gestionado por la aglomeración que se ha convertido en la metrópoli de Lyon con una estructura departamental.

Más allá de una ubicación geográfica que lo define, el Musée des Confluences -que acertadamente lleva su nombre- es una filosofía de encuentro, un gusto por el intercambio, una inteligencia de perspectivas cruzadas.

Este proyecto dinámico, basado en cuestiones, problemas y desafíos contemporáneos, no tiene precedentes en el mundo múltiple de los museos europeos de hoy. Su razón de ser y su ambición es cuestionar el “largo plazo” solo capaz de comprender la complejidad del mundo y asegurar su misión fundamental de difundir el conocimiento.

Para ello, el departamento de Ródano ha optado por una creación arquitectónica, fuerte, original, en relación y eco del proyecto intelectual y conceptual del museo. Ubicado en la confluencia del Ródano y el Saona, el edificio proyectado por la agencia austriaca CoopHimmelb (l) at se articula entre Cristal y Nuage, entre lo mineral y lo aéreo. Una arquitectura excepcional -y extremadamente funcional- que se hace eco de la modernidad del proyecto, su carácter original, la expansión de su campo de investigación y la variedad en el tiempo y el espacio de sus colecciones.

Historia
El museo incluye colecciones de ciencias naturales, antropología y ciencias de la tierra del Musée d’histoire naturelle – Guimet. Estas colecciones se complementarán con exposiciones de artes y oficios.

Las cuatro exposiciones principales se denominan “Orígenes: historias del mundo”, “Especies: la red de la vida”, “Sociedades: teatro humano” y “Eternidades: visiones del más allá”. La primera exposición trata sobre cuestiones de origen, tanto la teoría del Big Bang, la historia del universo, como el nacimiento de la vida y la evolución especialmente de los humanos. La segunda exposición, “Especies”, explora los vínculos entre humanos y animales y la evolución de diferentes especies. La tercera exposición, “sociedades”, trata sobre las sociedades humanas y cómo los seres humanos construyen comunidades. Y finalmente, “Eternidades” trata sobre el significado de la vida, la muerte inevitable de los humanos y cómo se ha abordado esa cuestión en diferentes sociedades.

El museo tiene 44 m (144 pies) de altura, 150 m (492 pies) de largo y 83 m (272 pies) de ancho. El área total será de 22.000 m² (238.000 pies cuadrados), 6.500 de los cuales se dedicarán a exposiciones, tres veces más que el espacio de exposición del museo. Se dispondrá de nueve exposiciones simultáneas (4 permanentes + 5 temporales), además de cuatro espacios de descubrimiento y dos auditorios. El coste de construcción se presupuesta en 153 millones de euros, pero ahora se prevé que el controvertido coste final se acerque a casi 300 millones de euros.

Arquitectura
En 2003, se emitió un primer permiso de construcción para el museo. En mayo de 2005, la bolera que se encontraba en los terrenos del museo fue destruida. Pero los promotores descubrieron un poco tarde que el solar aluvial era inestable y propenso a inundarse, y estaba situado demasiado cerca de la autopista A7: las obras de refuerzo costaron 6 millones de euros y un primer retraso.

Las obras se iniciaron el 10 de octubre de 2006 y fueron realizadas por la empresa Bec Frère, filial del grupo Fayat. Muy rápidamente, surgen desacuerdos entre los diferentes actores involucrados, es decir, la empresa Bec Frère, el estudio de arquitectura Coop Himmelb (l) au y la Société d’Équipement du Rhône et de Lyon (SERL), responsable de la gestión del proyecto. Como resultado de estos desacuerdos, el sitio se cerró durante 7 meses en 2007.

A mediados de 2008, el sitio se paralizó, la empresa Bec Frère se retiró del proyecto, mediante una terminación amistosa, el 4 de diciembre de 2008. Bec Frère es compensado por los costos incurridos por un monto de 5 millones de euros. Devuelve 8 millones de euros sobre el anticipo de 14 millones, que recibió para llevar a cabo el proyecto.

En 2009, se lanzó un llamado a licitación basado en nuevas especificaciones, que no recibió ninguna oferta. Se lanza una nueva convocatoria de licitación justo después del cierre de la primera. Entre 16 y 18 empresas responden a esto, dos de ellas preseleccionadas Vinci y Léon Grosse, lo que les da tiempo adicional para responder a la convocatoria de licitaciones. Finalmente, Vinci hizo una oferta de 117,89 millones de euros y Léon Grosse una oferta de 99,5 millones de euros.

La obra del Musée des Confluences fue finalmente confiada a Vinci en enero de 2010. Las empresas especializadas SMB y Renaudat Center Constructions realizan los estudios, la producción y el montaje de la estructura metálica revisada en su estructura mediante la modificación de la forma del Sala de recepción y su pasarela. El trabajo se reanudó en abril de 2010 para una apertura el 20 de diciembre de 2014.

El museo fue finalmente inaugurado el 20 de diciembre de 2014, ante la notable ausencia del Presidente de la República, el Primer Ministro o el Ministro de Cultura.

Coop Himmelb (l) au
Diseñado por la agencia austriaca Coop Himmelb (l) en el Wolf D. Prix & Partner, la arquitectura sugiere la infinita diversidad de conocimientos y la pluralidad de vocaciones de un espacio mixto, un lugar de descubrimiento, maravilla, intercambio de conocimientos dedicado a todos los públicos. .

Reconocida en todo el mundo por sus edificios con arquitectura deconstruida, las obras de la agencia incluyen el museo BMW Welt (Munich, Alemania), el museo de arte Akron (Ohio, Estados Unidos), la House of Music II (Alborg, Dinamarca) o la sede de el Banco Central Europeo (Frankfurt, Alemania). Este es su primer logro en Francia.

El lugar simbólico de implantación requería un fuerte gesto arquitectónico, de ahí la idea de CoopHimmelb (l) au de responder al proyecto cultural del museo mediante la combinación de tres unidades arquitectónicas: el Cristal, la Nube y la Base.

El cristal
Le Cristal, con una superficie de 1.900 m², es el espacio destinado a la entrada del público y al movimiento de visitantes. Bajo sus 33 metros de techo acristalado, es el lugar de encuentros e intercambios, lo que da acceso a la Nube. Un tour de force arquitectónico, el Pozo de Gravedad sirve como soporte central para soportar las estructuras metálicas y estabiliza el Cristal.

La nube
Le Nuage, con una superficie de 10.900 m2, está formado por una estructura metálica y un revestimiento de acero inoxidable. Compuesto por cuatro niveles, alberga todas las salas de exposición:

Nivel 1 Exposiciones temporales.
Nivel 2 Exposiciones y talleres permanentes.
Nivel 3 Administración y espacios privados.
Nivel 4 Terraza y Mostrador Gourmet.
El jardín

Pedestal
La base de hormigón, con una superficie de 8.700 m², es la parte sobre la que descansan el Cristal y la Nube. Catorce postes y tres pilares principales soportan las 6000 toneladas de la Nube. Diseñado en dos niveles semisubterráneos, incluye los dos auditorios, la recepción de grupos, espacios privatizables así como las reservas y espacios técnicos del museo.

El jardín
El jardín público ofrece un acceso único a la confluencia de los ríos Ródano y Saona. Alterna áreas de descanso, vegetación y caminata.

El fresco
Instalada en el paso elevado de Quai Perrache, esta obra monumental de los artistas de la Reunión Kid Kréol & Boogie se inspira en las tradiciones malgaches. Esta es una comisión del Musée des Confluences et de la Métropole de Lyon, que resuena con la edición 2019 de Peinture fraîche – festival internacional de arte callejero en Lyon.

Las colecciones
Con más de 2,2 millones de objetos, las colecciones del Musée des Confluences se encuentran entre las más ricas de Francia. Algunos de ellos son reconocidos mundialmente, como las momias de animales o los fósiles de Cerin.

Estas colecciones se organizan en torno a 3 disciplinas principales: ciencias naturales, ciencias humanas y ciencias y técnicas.

Ciencias Naturales
Este es el corazón de las colecciones y uno de los museos más antiguos, desde su origen en el gabinete de curiosidades de los hermanos Monconys y Pestalozzi de los siglos XVII y XVIII. Desafortunadamente, estos primeros conjuntos no se han conservado a lo largo del tiempo debido a conmociones revolucionarias y movimientos sucesivos, pero el gabinete de historia natural que resultó de ellos dio lugar gradualmente al museo de historia natural de Lyon (1772-2007), cuyas colecciones de ciencias naturales crecieron considerablemente desde la década de 1830. Son testigos del nacimiento de la vida en la Tierra, de los complejos mecanismos de evolución de los seres vivos, pero también de la biodiversidad: a partir de este último punto, evidentemente, estas colecciones juegan un papel histórico creciente en cuanto a especies extintas o en peligro de extinción.

Ciencias de la Tierra
Reúnen diferentes conjuntos:
paleontología: vertebrados, invertebrados y plantas fósiles resultantes de campañas de excavación, donaciones y adquisiciones. Esta colección es consultada frecuentemente por científicos de todo el mundo, ya que contiene decenas de miles de ejemplares, entre los que se encuentran más de mil tipos o figuras que son la referencia mundial de la especie. Además, el Museo de Historia Natural de Lyon ha adquirido una sólida reputación en el campo de las excavaciones paleontológicas dirigidas por el curador de ciencias de la Tierra, Michel Philippe, particularmente en las cuevas. Esto explica en parte la abundancia, diversidad y calidad de los fósiles de sitios ahora famosos como La Grive-Saint-Alban (Isère), Saint-Vallier (Drôme), La Fage y Jaurens (Corrèze),
petrología y mineralogía: este último grupo constituye, según los especialistas, una de las mayores colecciones públicas de minerales y gemas existentes en Francia. Incluso se considera una de las mejores colecciones europeas, con dos series de renombre internacional: azuritas y fluoritas.
Menos de lo esperado, las ciencias de la tierra también incluyen la osteología y la antropología física, ya que las dos últimas secciones son consultadas principalmente por los paleontólogos con el fin de hacer comparaciones entre las formas fósiles y las actuales. El material osteológico consiste en cráneos y esqueletos completos pero sin montar de la mayoría de los vertebrados que viven actualmente en la naturaleza. Las colecciones de antropología, que fueron recopiladas en gran parte a finales del siglo XIX, incluyen interesantes series de cráneos prehistóricos y arqueológicos, cuyos cráneos modernos proceden de los cinco continentes.

Ciencias de la vida
Incluyen dos grandes conjuntos, cuyo enriquecimiento y estudio le deben mucho a Joël Clary, comisario (1979-2014), y su equipo:
zoología de vertebrados: mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. Las colecciones de mamíferos y aves están representadas principalmente por numerosos ejemplares disecados (montados o en pieles), a excepción de las colecciones de murciélagos conservados en alcohol. Cubren la fauna del mundo. Podemos notar la presencia de ejemplares pertenecientes a especies hoy extintas: couagga, tilacino, huias, paloma migratoria, etc. Los de reptiles, anfibios y peces, por el contrario, se conservan mayoritariamente en líquido, en frascos llenos de alcohol. También se refieren a la fauna mundial, pero son particularmente ricos en material del sudeste asiático, Oriente Medio y México.
zoología de invertebrados: insectos, moluscos, crustáceos, etc. Esta sección es bastante dispar y las colecciones, mantenidas en su mayoría secas, son en general bastante antiguas, salvo las colecciones de insectos adquiridas principalmente a partir de los años setenta. Los dos grupos más grandes están formados por entomología (los insectos, alrededor de 1 millón de especímenes) y malacología (moluscos en forma de conchas, alrededor de 490.000 especímenes). Series de Esponjas, Coelenterados, Equinodermos, Crustáceos y Briozoos completan la colección de Invertebrados. Recientemente, se han agregado una serie de muestras de conchas conservadas en alcohol de muestras contemporáneas tomadas de los ríos de la región.

Ciencias Humanas
Las colecciones de Humanidades han crecido desde el siglo XIX y constan de dos categorías principales:
arqueología regional, nacional, europea e internacional, incluida una sección notable en egiptología
etnología extraeuropea (África, Oriente Próximo y Medio, Asia, Oceanía, América, Ártico y Círculo Polar) y un poco de etnología europea.
La prueba de 2014 permitió contar con mayor precisión el número de elementos conservados, que ascendieron a 54.100, de los cuales 25.900 para arqueología y 28.200 para etnología.

Estas colecciones provienen históricamente de cuatro instituciones:
El museo de historia natural de Lyon (1772-2007): los objetos de las ciencias humanas proceden en parte de la sección de etnografía creada en 1879 en el Palais Saint-Pierre (actual Museo de Bellas Artes de Lyon). En Lyon, como en otras ciudades, los museos son el origen de muchas colecciones históricas de etnología. La colección ha crecido considerablemente a finales del siglo XIX bajo la dirección de Louis Lortet y Ernest Chantre. Ha seguido expandiéndose desde entonces.
El museo Guimet de Lyon (1879-1883, 1913-1978): las colecciones se reunieron entre 1879 y 1968, antes de fusionarse en 1978 con las del museo de historia natural de Lyon. Incluyen todas las obras propias del Musée Guimet de Lyon, así como las de los depósitos del Musée Guimet de París (hoy Musée national des arts asian-Guimet) entre 1913 y los años treinta.
El Museo Colonial de Lyon (1927-1968): las colecciones proceden de objetos expuestos durante la exposición colonial en Marsella en 1922. Se amplían durante el período de apertura de la institución e incluyen muebles, fotografías y pinturas centradas en el norte de África y el Cerca del este.
La Obra de la Propagación de la Fe: la colección fue depositada en 1979 por los Pontificios Misioneros. Este notable conjunto de unas 3000 piezas está realizado en el suelo en el segundo cuarto del siglo XIX por misioneros en contacto directo con la población local. Algunas piezas se encuentran entre las más antiguas conservadas por el museo en el campo de la etnología.
Históricamente, las primeras piezas ingresaron a la colección en la década de 1870. A lo largo de los años, las colecciones se enriquecieron principalmente con donaciones, luego con compras motivadas por genuinas políticas de adquisición de las distintas instituciones museísticas que conviven. En los años 1970-1980, el museo de historia natural de Lyon desarrolló activamente colecciones de ciencias humanas. Con el nuevo proyecto científico y cultural del museo, las colecciones experimentaron un nuevo período de expansión en la década de 2000 gracias a numerosas compras y donaciones de particulares: este es por ejemplo el caso de las colecciones inuit y aborígenes, creadas bajo el impulso de Michel. Côté, director entre 1999 y 2011.

Ciencia y Tecnología
Antes de 2005, el museo de historia natural de Lyon no guardaba ningún objeto científico y técnico, aparte de las herramientas de laboratorio utilizadas por el personal, los investigadores o incluso los donantes. Los temas abordados en las exposiciones permanentes del Musée des Confluences, que reúnen ciencia y sociedad, hacen imprescindible la creación de un nuevo conjunto. Se desarrolla según criterios predefinidos:
Responder a los temas de las exposiciones, Orígenes, Especies y Sociedades desarrollando las ciencias de la astronomía y la medición del tiempo, las herramientas del naturalista, la medicina y las biotecnologías, la innovación técnica e industrial;
Favorecer los objetos que interactúan con otras colecciones del museo: relojes japoneses y chinos vinculados a las colecciones de Asia, microscopios vinculados a la entomalgia y la mineralogía, etc.
Muestre que la ciencia y la tecnología no son dominio exclusivo de Occidente;
Muestre colecciones locales existentes a través de asociaciones.

El conjunto más destacable es, sin duda, la colección Giordano compuesta por 116 microscopios simples, adquiridos en 2009 en Estados Unidos. Otros instrumentos también pueden mencionarse los objetos insignia del Observatorio de Lyon (telescopio meridiano, cuadrante), relojes japoneses del siglo XVIII, un conjunto de radiología de principios del siglo XX (archivo HCL) o un acelerador de partículas de la década de 1950 (depósito de Universcience ). Varios conjuntos de objetos técnicos permiten acercarse a la historia de las técnicas, la innovación industrial o incluso el diseño: se trata de utensilios culinarios, el conservatorio del grupo SEB, objetos de telecomunicaciones de la Colección Histórica Orange, un automóvil y un motor de la Fundación Berliet y un Fermentador Frenkel donado por Merial.

La colección sigue siendo muy modesta en comparación con sus predecesoras: ahora tiene 212 objetos, 69 de los cuales son depósitos y préstamos de otras instituciones que han acordado ayudarnos a construir una colección ex nihilo. Sin embargo, despierta una verdadera curiosidad entre el público, que no siempre tiene la oportunidad de conocer tales objetos. También motiva a particulares y laboratorios a enriquecerlo con donaciones (microscopios modernos, escáneres PET, etc.) y proyectos de depósito.

Related Post

Historial de la colección
Para muchos, el Musée des Confluences puede parecer una creación reciente sin pasado. Sin embargo, el proyecto científico y cultural del museo se basa en una colección de alrededor de 2,2 millones de objetos, enriquecida durante varios siglos por donaciones, adquisiciones, excavaciones e incluso depósitos. La paleontología, mineralogía, malacología, entomología, etnología, egiptología, arqueología e incluso ciencias y técnicas constituyen sus riquezas, que se distinguen por su escala, su diversidad y para algunos su rareza.

Las colecciones del museo se dividen en tres áreas principales: ciencias naturales, ciencias humanas y ciencias y técnicas. Interactúan en las salas de exposición permanente en una presentación renovada y escenografías originales.

Gabinetes de curiosidades en el museo de historia natural de Lyon
Los siglos XVII y XVIII vieron el auge del espíritu científico y la curiosidad enciclopédica en la época de la Ilustración. Por tanto, no es de extrañar ver florecer en toda Europa gabinetes de curiosidades que, según los casos, reúnen un verdadero compendio del mundo de la época o una colección especializada (instrumentos físicos, teatros de máquinas, etc.). En Lyon conviven en el siglo XVII quince firmas, una de las más famosas es la del hijo de los comerciantes Mariscal Peter Lyon Monconys, Balthasar de Monconys y Gaspard Liergues.

Gaspard, que también se convierte en preboste de los comerciantes, está en el origen en 1623 de la colección, que Balthasar enriquece en los viajes entre 1628 y 1664 (España, Portugal, Provenza, Italia, Egipto, Anatolia, Inglaterra, Países Bajos, Alemania, Hungría) . La colección incluye minerales, peluches, medallas, libros y otras curiosidades, que se guardan en su casa en la esquina de la rue de la Bombarde en Vieux Lyon. A su muerte en 1660, el gabinete de Gaspard fue transferido a Balthasar, quien a su vez murió en 1665. El gabinete fue luego transferido a Gaspard II, hijo de Balthasar, quien murió en 1682: su viuda Marie de Quinson heredó su propiedad.

En 1700, la práctica fue vendida por los herederos de Monconys a Jérôme-Jean Pestalozzi, médico del Hôtel-Dieu, quien la enriqueció con obras de medicina y ciencias naturales, acompañadas de objetos relacionados con su práctica profesional. A su muerte en 1742, el gabinete pasó a su hijo Antoine Joseph. En 1763, Pierre Adamoli legó a la Academia su biblioteca (hoy en la biblioteca municipal de Part-Dieu), su medalla y “su pequeña colección de historia natural en conchas, piedras de árboles, petrificación, congelación y minerales de diferentes géneros”, con la condición que estos conjuntos se pongan a disposición del público. En 1772, la colección Monconys-Pestalozzi se vendió por una renta vitalicia a la ciudad de Lyon, que la confió a la Académie des Sciences, Belles-lettres et Arts de Lyon: este gabinete de historia natural, que se unió a la colección de objetos de Adamoli, abierta al público en 1777 en el Hôtel de Ville de Lyon. Es el antepasado del museo de historia natural de Lyon.

La revolución de 1789 provocó el cierre del gabinete al público, que quedó desatendido entre 1793 y 1796: muchas piezas luego desaparecieron. En 1795, las Escuelas Centrales se crearon en Francia para reemplazar los antiguos colegios y universidades del Antiguo Régimen, con la obligación de agregar un gabinete de historia natural y un jardín botánico: la Escuela Central de Lyon se creó el 19 de septiembre de 1796. Jean- Emmanuel Gilibert puso a disposición de la Escuela su gabinete compuesto por insectos y una colección muy fina de plantas, mientras que el Ayuntamiento de Lyon le asignó el gabinete de historia natural de las colecciones de Monconys. Pestallozi y Adamoli.

El Jardin des Plantes fue creado por Gilibert en 1796 en el Clos de l ‘Abbaye de la Déserte (ahora Place Sathonay) y se convirtió en el curador del gabinete y del Jardín Botánico. En 1798, el gabinete Imbert-Colomès, heredado del naturalista Soubry, fue adscrito al gabinete de la Ecole Centrale: este último fue abolido en 1803. Ese mismo año, el gabinete de La Tourette, secretario perpetuo de la Academia de Lyon, se une al gabinete existente: incluye muchas petrificaciones y minerales, tierras, piedras y conchas.

En 1808, la práctica se trasladó del Palais Saint-Pierre al Convento del Desierto, junto al Jardín Botánico. A la muerte de Gilibert en 1814, la firma queda desatendida y vuelve a sufrir pérdidas muy importantes: el gabinete de curiosidades del siglo XVII enriquecido al siglo XVIII, solo las medallas y los libros han sobrevivido de alguna manera. En 1816, Jacques Philippe Mouton-Fontenille se convirtió en director del gabinete de historia natural de Lyon y del jardín botánico y vendió parte de sus colecciones a la ciudad de Lyon. Entre 1818 y 1826, la oficina fue nuevamente trasladada al Palais Saint-Pierre donde las colecciones fueron destruidas por estar mal conservadas. Bajo el liderazgo del alcalde Gabriel Prunelle, se llevaron a cabo las obras de acondicionamiento de una nueva galería zoológica, inaugurada en 1837. Geoffroy Saint-Hilaire, visitando Lyon en 1827,

Aprovechando el auge de los naturalistas a principios del siglo XIX, la firma se convierte en museo y conoce entre 1830 y 1909 un desarrollo considerable de sus colecciones bajo la dirección de Claude Jourdan (1832-1869) y Louis Lortet (1870-1909) , profesor de la Facultad de Medicina, profesor de la Facultad de Ciencias y decano de la Facultad de Medicina. Las actividades de excavación y las publicaciones científicas del museo contribuyen a su fama mucho más allá de Lyon. Gracias a Louis Lortet y al subdirector Ernest Chantre, el museo se enriquece en particular con colecciones arqueológicas, etnográficas y antropológicas y un notable conjunto de momias de animales.

Este período es también el del espíritu misionero, en el origen de colecciones que luego se sumarán a las del museo.

El museo Guimet en Lyon
Paralelamente, el industrial Émile Guimet realizó una misión en Oriente en 1876 durante la cual reunió colecciones sobre religiones en India, China y Japón. A su regreso en 1879, creó en Lyon un museo de religiones asiáticas, enriquecido con una biblioteca y enseñanza especializada en idiomas. El edificio construido por Jules Chatron se encuentra en 28, boulevard des Belges (luego boulevard du Nord), frente al Parc de la Tête d’Or.

Desafortunadamente, el público y los científicos no están allí: la lejanía geográfica del museo en lo que entonces es un distrito completamente nuevo contribuye en parte, mientras que la historia de las religiones asiáticas lucha por interesar a la comunidad científica local. Esta escasa asistencia al museo llevó a Émile Guimet a poner a la venta el edificio y en 1883 trasladar sus colecciones a París en el actual Museo Nacional de Arte Asiático – Guimet. El edificio de Lyon, gestionado por particulares y luego por la Société frigorifique de Lyon, sufrió importantes transformaciones: ahora ofrece un restaurante-brasserie, salas de deportes y música, un teatro e incluso una gran pista de hielo. en lo que ahora se llama el Palacio de Hielo (1901-1909).

El edificio Guimet, un lugar para 4 museos
En 1909, la ciudad de Lyon compró el edificio para transferir allí las colecciones del museo de historia natural, que desde los años 1820-1830 apenas conviven con las de Bellas Artes del Palais Saint-Pierre, actual museo de bellas artes. Arte. -Arts de Lyon place des Terreaux. Tony Blein transforma la antigua pista de patinaje en una gran sala con galerías en el piso superior para acomodar grandes esqueletos, mamíferos disecados, todos los demás especímenes, arqueología y egiptología.

Al mismo tiempo, el alcalde de Lyon Édouard Herriot convenció a Émile Guimet de revivir el museo Guimet de Lyon depositando cerca de 3.000 objetos del museo Guimet de París: Emile Guimet aceptó y enriqueció este depósito donando cientos de objetos de sus colecciones personales. También se hizo cargo del segundo museo Guimet en Lyon hasta su muerte en 1918. El establecimiento fue inaugurado el 25 de mayo de 1913, luego parece nuevamente el 14 de junio de 1914 con el museo de historia natural de Lyon.

Una institución 3 e pronto convivirá en el mismo edificio con las dos existentes: en 1922 se creó efectivamente el Museo del País de Ultramar y Francés, que reúne objetos y muebles expuestos en la Exposición Nacional Colonial de Marsella este mismo año. Este nuevo museo fue inaugurado en 1927 con el nombre de Museo Colonial, con colecciones dispares que enriquecen el patrimonio de Lyon.

Un museo efímero de la resistencia vio finalmente la luz el 8 de mayo de 1967 en una sala cedida por el museo: es el contorno de una colección fundada por ex combatientes de la resistencia después del 20º aniversario de la Liberación. Compuesto principalmente por fotografías, es el esquema de lo que se convertirá el 15 de octubre de 1992 en el Centro de Historia de la Resistencia y la Deportación (CHRD) de Lyon, ubicado en la avenida Berthelot en el antiguo centro de la Gestapo.

En 1968, cuando su curador Benoît Fayolle se fue, el museo Guimet y el museo colonial cerraron al público. Tras una tasación, las colecciones del museo Guimet se comparten entre el museo galo-romano, el museo de Bellas Artes y el museo. Las colecciones de Guimet que permanecen en el museo se fusionaron en 1978 con las de ciencias naturales, y el museo tomó el nombre de Museo Guimet de Historia Natural (1978-1991).

En 1979, la Pontificia Obra Misionera depositó en el Museo de Historia Natural de Lyon las colecciones de la Obra para la Propagación de la Fe, fundada en 1822 por Pauline Jaricot. De hecho, las actividades misioneras llevaron a los padres a reunir colecciones antiguas y excepcionales de América, África, Oriente Próximo, Asia y Oceanía.

Del museo al Musée des Confluences
En 1991, el funcionamiento del museo fue confiado al departamento de Ródano y la institución tomó el nombre de museo de historia natural de Lyon. Bajo la dirección de Louis David (1963-1999), las actividades se intensificaron considerablemente: se llevaron a cabo numerosas campañas de excavación, que contribuyeron a la investigación y la reputación del museo en todo el mundo. Las publicaciones científicas informan sobre las numerosas actividades y generan muchos intercambios. El edificio se rehabilita progresivamente: la gran sala, muy dañada por la granizada de 1955 que había provocado el cierre del museo durante 7 años, ha sido renovada varias veces (1967, 1995), con una escenografía más aireada. Se propusieron e inauguraron nuevos espacios, como la galería de protección de la naturaleza en 1970, la sección de Egiptología en 1977,

Desde la década de 1990, Louis David y el departamento de Rhône han planeado desarrollar el museo: las reservas ya no pueden albergar nuevas colecciones, las condiciones de conservación no siempre son satisfactorias, los investigadores no tienen un lugar dedicado y la configuración de las instalaciones no Permitir rediseñar completamente la ruta permanente y las exposiciones temporales. De estas observaciones nace la redefinición del proyecto cultural y científico de la institución.

Este es el papel confiado a Michel Côté, director del museo entre diciembre de 1999 y mayo de 2010. De 2001 a 2003, tres proyectos paralelos coexistieron en el polo de ciencias y sociedades del departamento de Ródano: el museo de las culturas del mundo debía presentar la etnología colecciones en el renovado edificio Guimet, mientras que el Musée des Confluences estaría dedicado a las ciencias naturales y colecciones de ciencia y tecnología en el nuevo edificio Confluent; El parque Lacroix-Laval proporcionaría un lugar para explorar los vínculos entre el arte y la naturaleza. Por razones de costo y estrategia, los dos proyectos se fusionan para fundar el Musée des Confluences, lo que permite profundizar el diálogo entre las colecciones en torno a temas (los orígenes del Universo, las relaciones humano-animal, en la sociedad,

La ubicación del futuro museo es objeto de discusiones que, en última instancia, conducen a la elección de la Pointe du Confluent, como parte de la futura renovación de todo el sur de la Península. En 2001, un concurso internacional de arquitectura puso a concurso a 7 equipos: el jurado compuesto por 18 personas eligió a la agencia austriaca Coop Himmel (b) lau. El proyecto está dirigido por el departamento de Rhône y el presidente del consejo general de Rhône, Michel Mercier.

El marco de nubes y cristales por Blaise Adilon En 2002, el Centro para la Conservación y el Estudio de Colecciones (CCEC) recibió colecciones de ciencias naturales en excelentes condiciones de conservación y finalmente ofreció a los investigadores una bienvenida de alta calidad. Ese mismo año, la gran sala se cerró al público y en julio de 2007, el edificio Guimet cerró en su totalidad para preparar mejor la restauración y la presentación de los 3.600 objetos seleccionados para las exposiciones permanentes del Musée des Confluences. También se trata de preparar la reubicación de las colecciones de humanidades y de seguir escribiendo las exposiciones permanentes.

Al mismo tiempo, Michel Côté pone en marcha una ambiciosa política de adquisiciones para dar una mejor respuesta a los temas abordados: Se incorporan al museo colecciones aborígenes e inuit, así como objetos científicos y técnicos. El museo también recibe donaciones de coleccionistas privados, especialmente en entomología y etnografía extraeuropea. Las exposiciones “extramuros” y las exposiciones itinerantes informan periódicamente sobre las actividades del museo durante este período de cierre: Bizarre ces Animaux y Un objet, un livre recorren el departamento, mientras que Observer presenta, por ejemplo, las ciencias y técnicas en el CCI de Lyon. en 2010. El museo desvela sus reservas, presentado en 2010-2011 en el Museo Gallo-Romano de Fourvière, es la última exposición de prefiguraciones que da una idea de lo que veremos en el Musée des Confluences.

Cuando se fue al Musée de la civilization du Québec en 2010, Michel Côté fue reemplazado por Bruno Jacomy (2010-2011) y luego por Hélène Lafont-Couturier, directora de los museos galo-romanos y del Musée des Confluences (09 / 2011- 03/2012) entonces director del único Musée des Confluences. El objetivo primordial es entonces continuar todas las operaciones emprendidas para abrir el Musée des Confluences a finales de 2014. Este período también corresponde a los trastornos institucionales y territoriales: el museo se convierte en un establecimiento público de cooperación cultural (EPCC-IC) 1 de julio de 2014 y pasó en el departamento de Ródano en la ciudad de Lyon el 1 de enero de 2015.

Queda por escribir la historia del museo al final de un período excepcional de cierre y obras: esto implica, en particular, retomar una política de enriquecimiento de las colecciones, en conjunto con el comité científico y la junta directiva. del establecimiento público, sino también con la metrópoli de Lyon y la DRAC Rhône-Alpes.

El Centro de Conservación y Estudio de Colecciones
Hoy, el Musée des Confluences son dos lugares complementarios: el nuevo edificio Confluent, incluidas las salas de exposiciones y todo el equipamiento accesible al público, y el Centro de conservación y estudio de colecciones (CCEC) ubicado en el distrito 7 de Lyon.

El CCEC, un primer paso para el Musée des Confluences
En 1991, cuando la dirección del museo de historia natural de Lyon se trasladó de la ciudad de Lyon al departamento de Ródano, el director Louis David alertó a las autoridades sobre las condiciones de conservación existentes: el aumento de colecciones debido a la influencia del museo. ha casi saturado las reservas existentes. Algunos de ellos, particularmente en el sótano del edificio, tienen altos niveles de humedad que conducen a la formación de moho. El techo de cristal del gran salón ya sufrió una granizada en 1955, lo que provocó el cierre del museo durante 7 años: sigue siendo un punto de debilidad. Finalmente, la configuración irrazonable del local dificulta la acogida de investigadores y por tanto el estudio de las colecciones.

El proyecto Musée des Confluences, iniciado en 2000, incluyó desde un principio la necesidad de una nueva ubicación para superar estas dificultades: se trataba del CCEC, ubicado en una antigua central telefónica de los años 30 que luego se utilizaba como local técnico para los servicios del departamento. . Un edificio deliberadamente discreto, sin embargo, se distingue por su techo hecho del casco de un barco volcado, bastante raro en el paisaje de Lyon. Hasta finales de 2014 comparte el local con parte de la biblioteca de la universidad Lyon 3, que desde el incendio del edificio de los muelles en 1999 acoge a los estudiantes en las dos primeras plantas.

Su promoción, gestionada por Gilles Pacaud, comprende las plantas del nivel 2 al nivel 5, más un garaje en la planta baja y un pequeño trastero en la 1ª planta: la superficie total alcanza los 3215 m², la mitad de los cuales son para almacenamiento. Dado que las superficies disponibles no permiten almacenar todas las colecciones, solo las ciencias naturales se trasladaron en 2002 y tuvieron lugar en el nuevo edificio. La programación de la segunda fase, que debería permitir albergar otras colecciones (grandes piezas de etnología, arqueología, egiptología, ciencias y técnicas) en los 2 primeros niveles lanzados por la biblioteca, acaba de ser asumida por Metrópolis. de Lyon como parte del programa de inversión plurianual (PPI) para el período 2015-2020.

Desde su inauguración en 2002, el Centro de Conservación y Estudio de Colecciones se ha consolidado como una instalación modelo, cuya doble vocación es preservar y difundir el conocimiento. Tres condiciones principales guiaron su implementación: el cumplimiento de los estándares internacionales para la conservación preventiva; la preocupación por crear una verdadera herramienta de trabajo para los investigadores franceses y extranjeros, así como para los diseñadores de exposiciones; cumplimiento de las normas de seguridad y salud de bienes y personas.

La doble vocación de conservación e investigación de la CCEC derivó, en el programa de desarrollo de la edificación, por una organización topográfica de los locales claramente identificados según su uso. Así, el 2º piso está dedicado a las oficinas y la vida del personal, la investigación inicial y la documentación de la hostelería. Los tres niveles superiores se dedican a la conservación y estudio de las colecciones según su temática: el 3º piso está asignado a la entomología, las conchas y aves disecadas, el 4º mamíferos naturalizados a las colecciones de osteología y alcohol, el 5º finalmente a la paleontología. , en mineralogía-petrología y una parte de las ciencias y técnicas. Cada una de estas plataformas se ha dividido para cumplir con diferentes restricciones climáticas, funcionales y de seguridad.

Espacios bien definidos
Para cada área, el espacio se distribuye según tres funciones:
Conservación en sí, con trasteros equipados con mobiliario compacto, adaptado a la cantidad de material a guardar;
Consulta de ejemplares y muestras en salas contiguas y comunicación con las propias reservas;
Talleres de preparación, separados de las reservas y adscritos a los distintos tratamientos físicos o químicos a realizar en los equipos.
El CCEC también alberga una sala de cuarentena y desinfestación: los objetos que ingresan o regresan en préstamo, así como las nuevas adquisiciones sensibles a ataques biológicos, de hecho, no llegan directamente a las reservas, donde corren el riesgo de contaminar otras colecciones. Con el fin de limitar los riesgos por manipulación de productos químicos, el tratamiento preventivo o curativo de las colecciones se realiza por frío, mediante congeladores y una cámara frigorífica de gran capacidad: este tratamiento permite erradicar insectos, larvas y huevos de especies.

También es posible realizar pequeñas restauraciones y fundiciones en un taller bien equipado y eficiente. Los moldes responden a varias necesidades: enviar una reproducción fiel a un investigador que no puede venir al lugar, realizar un duplicado de seguridad de determinadas piezas únicas y finalmente permitir que se toquen las réplicas durante los talleres de mediación o visitas.

Acceso público
El CCEC no ofrece aperturas al público en general ni visitas guiadas sistemáticas, pero no es inaccesible por todo eso: la recepción es previa solicitud de lunes a viernes, dependiendo de la disponibilidad de cada uno. Por razones obvias de seguridad, el acceso a las reservas solo está permitido al personal de conservación e investigadores acompañados.

Share
Tags: France