Museo en el Colegio San Ignacio de Loyola Biscaynes, Ciudad de México, México

El patrimonio artístico e histórico protegido por el Museo de Bizkaia se ha formado a partir de varios momentos históricos. Algunas piezas provienen de la Hermandad suprimida de Nuestra Señora de Aránzazu, otras fueron traídas de las escuelas femeninas desaparecidas de San Miguel de Belén y Nuestra Señora de la Caridad, que se sumaron a las obras que ya estaban en el Colegio de Biscaynes.

La riqueza del patrimonio que reúne al Museo de Biscaynes ha llamado la atención de curadores especializados que han incluido piezas de nuestra colección en diversas exposiciones en México en el Museo Franz Mayer, el Museo Nacional de Antropología, el Museo MODO, el Museo Amparo, y el Museo de Historia de México, por mencionar solo algunos.

Capilla
Cuenta con cinco retablos dorados, patrocinados por distinguidos personajes y familias novohispanas, atribuidos al taller de José Joaquín de Sáyagos. Estas obras están dedicadas a San Ignacio, la Virgen de Aranzazu, la Virgen de los Dolores, la Virgen de Loreto y la Virgen de Guadalupe, respectivamente.

Pintura
La colección pictórica está compuesta por obras de pintores virreinales reconocidos como Miguel Cabrera, José de Ibarra, Cristóbal de Villalpando y Juan Correa. Tenemos obras del siglo XIX ejecutadas por Santiago Rebull y algunas virtuosas colegialas.

Escultura
Nuestra colección escultórica reúne imágenes devocionales talladas en madera con guisos extraordinarios, así como ropa, además de dos Cristos en la cruz de marfil.

Textil
La colección textil reúne más de 1.200 obras, entre ellas bolsitas, bordados de diversos temas creados con materiales finos: tejidos e hilos de seda, encajes, borlas, hilos y láminas metálicas de oro y plata, así como perlas naturales.

Colección científica
Contamos con muestras, instrumentos de laboratorio y diversos dispositivos para experimentación científica correspondientes a los siglos XIX y XX, con los que se les enseñó a las colegialas electricidad, física, óptica, química, entre otras.

Muebles y objetos
Protegemos una importante colección de cubiertos, muebles para el hogar y la escuela, así como materiales didácticos de diferentes temporalidades.

Colegio San Ignacio de Loyola Biscaynes
El Colegio de San Ignacio de Loyola Vizcaínas es una institución educativa sin fines de lucro que se estableció a mediados del siglo XVIII en un edificio barroco que ocupa una manzana entera en el centro histórico de la Ciudad de México. La escuela ha mantenido la mayor parte de su misión y organización y es la única institución que opera continuamente en la era colonial en México. Originalmente se estableció para la educación de niñas y viudas huérfanas, pero ahora es mixta. Ofrece educación desde el jardín de infantes hasta la escuela secundaria superior (preparatoria, que significa “escuela preparatoria”). El edificio generalmente no está abierto a los turistas, pero se puede alquilar para eventos sociales, como la boda de Shallalom.

La escuela
El Colegio es una institución privada sin fines de lucro dedicada a la educación. Es una escuela mixta con personal laico, que brinda educación desde el jardín de infantes hasta la escuela preparatoria. Fue fundado en el siglo XVIII en el edificio que aún ocupa en el sur del centro histórico de la Ciudad de México. La escuela es la única institución educativa de la era colonial que ha continuado sus operaciones sin cierres desde su fundación. Todavía beneficia a los necesitados con becas y aún se rige por un “patronato”, que es el sucesor de una línea que se remonta a los fundadores originales.

Dos de las alumnas más notables de la escuela son Josefa Ortiz de Domínguez, quien fue protagonista durante la Guerra de Independencia de México y Sara García, conocida como la “abuelita (abuela)” del cine mexicano. Dos de los principales costos de mantener la escuela son las becas y la necesidad de preservar la estructura barroca del siglo XVIII. La ubicación de la escuela todavía es bastante pobre, lo que dificulta la rehabilitación y conservación del edificio. Los esfuerzos de conservación son continuos. Por ejemplo, recientemente se enviaron tres figuras de Cristo de la escuela a la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía para que los estudiantes las restauraran allí. La escuela está afiliada a INAH.

Como es una institución privada, generalmente no se permite el ingreso de turistas. Uno de los principales medios por los cuales la institución recibe ingresos aparte de las donaciones es el alquiler del edificio en sí para eventos sociales. El edificio se puede alquilar para bodas, presentaciones de libros y graduaciones. Algunas de las personas famosas que se han casado aquí incluyen a Lucero y Manuel Mijares, Ninfal Salina, la hija de Ricardo Salinas Pliego, la hija de Carlos Slim y Bernardo Sepúlveda Amor, María Inés Guerra y Gustavo Guzmán Favela. El edificio también se ha utilizado para albergar dignatarios extranjeros como el rey de España. En enero de 2009, se alquiló para un concierto benéfico ofrecido por los músicos Elton John y James Blunt, como parte de una gira latinoamericana. El escenario se instaló en el centro del patio principal. El patio principal puede albergar a 1.200 personas con otras 350 en la capilla. El costo promedio de alquilar el edificio es de unos 350,000 pesos. En general, estos son alquileres de fin de semana, ya que la escuela todavía da clases de lunes a viernes. Se requieren reservaciones con seis a ocho meses de anticipación.

El edificio
El edificio ocupa una manzana entera bordeada por las calles Las Vizcaínas, Manuel Aldaco y San Ignacio con la Plaza de Vizcaínas al sur. A lo largo de los lados este, oeste y sur, el nivel del suelo era una serie de compartimentos que se abrían a la calle pero no al interior. Estos compartimentos se alquilaron como viviendas y como centros comerciales. Estos fueron planeados para cumplir dos funciones. Primero proporcionaron ingresos de alquiler a la escuela y también ofrecieron una barrera en este nivel entre las calles concurridas y las niñas y mujeres dentro. El edificio fue diseñado de esta manera porque en ese momento el aislamiento se consideraba una parte integral de la formación de las mujeres. Sin embargo, casi todos estos compartimentos ahora están cerrados.

El edificio ha tenido problemas con el hundimiento desde que fue construido, debido al suelo pobre en el que fue construido y a los eventos naturales como inundaciones y terremotos. La extracción de agua subterránea bajo la Ciudad de México ha acelerado el proceso. El daño causado al edificio con el tiempo se ve mejor en las olas que ahora se forman en las vigas de piedra en la calle Aldaco, junto con los graffiti en las paredes cubiertas de tezontle. Sin embargo, sigue siendo la estructura barroca mejor conservada de la ciudad.

La fachada del edificio es un barroco sobrio. Las diferentes secciones del edificio están divididas por pilastras que están coronadas por pináculos. Las cuatro fachadas del edificio están cubiertas de piedra tezontle con arenisca blanca grisácea como acentos. En un momento, estos acentos fueron pintados de colores brillantes, pero se perdieron con el tiempo. Hay tres portales, uno central y dos laterales. Uno de los portales laterales tiene el viejo escudo de armas de México y una imagen de la primera santa del Nuevo Mundo, Rosa de Lima. El otro portal lateral tiene el escudo de armas español y una imagen de la Virgen de Aránzazu. El portal principal fue una adición un poco más tarde cuando el arquitecto Lorenzo Rodríguez fue contratado en 1771 para crearlo y algunas otras modificaciones. Este portal parte del barroco más sobrio del resto del edificio a algo un poco más elaborado. Está flanqueado por dos pilastras muy poco comunes. Uno de los nichos en el segundo cuerpo lleva una imagen de Ignacio de Loyola. Los otros dos nichos del portal principal contienen imágenes de San Luis Gonzaga y Estanislao de Koski. Estas estatuas fueron hechas por alguien llamado Don Ignacio con Pedro Alyala y José de Olivera encargado de pintarlos. Aunque no es evidente, las ventanas en los pisos superior e inferior difieren significativamente, con las de la planta baja son rectangulares y las de arriba son octogonales. Están armonizados por las elaboradas molduras que enmarcan cada uno. Muchas de las ventanas tienen barandas de hierro.

En el interior, una imponente escalera conduce a una capilla dentro de un gran patio rodeado de arcos. Hay once patios interiores, que todavía tienen sus azulejos originales. Además de las numerosas aulas y oficinas, hay algunas otras características. Los archivos históricos mantienen los registros de la escuela desde el principio y también tiene su propio museo. Los cuartos de los capellanes están ubicados en una propiedad que no se incluyó con la concesión original de tierras en el siglo XVIII. Sin ella, la propiedad no era exactamente rectangular. La construcción se suspendió temporalmente para negociar un acuerdo con el propietario de la casa en el momento de adquirir el terreno.

Sin embargo, el aspecto más impresionante del interior es la capilla. Esta capilla está en el elaborado estilo churrigueresco con columnas piramidales truncadas invertidas con cinco retablos dorados y un área de coro que tiene uno de los pocos órganos sobrevivientes del siglo XVIII en el país. La capilla era estrictamente privada y estaba lujosamente amueblada, comenzando con una puerta de entrada muy elaborada. Los cinco retablos fueron creados por José Joaquín de Sáyagos a fines del siglo XVIII, siendo los más destacados los dedicados a Nuestra Señora de Loreto y San José. Uno de los retablos está rodeado de ángeles voladores. Sáyagos también esculpió la imagen de la Virgen de Guadalupe para una de las puertas interiores de la capilla. Lorenzo Rodríguez creó el arco del coro inferior con su barandilla instalada por modestia. Una de las mejores esculturas de la escuela fue la imagen de la Virgen del Coro “Virgen del Coro”, tanto por su calidad como por su ornamentación con joyas. Esta estatua fue vendida, con permiso del presidente de México en 1904, a un joyero llamado La Esmeralda. El dinero de esa venta se utilizó para construir una enfermería en 1905.

Historia
Según la leyenda, tres vascos se encontraron con algunas niñas que jugaban en un montón de estiércol y usaban lenguaje grosero. Después de castigar a los niños, los hombres decidieron que las niñas no tenían la culpa sino la sociedad por no proporcionar una educación. Decidieron fundar una escuela de niñas. Los nombres de estos vascos están en las calles circundantes, Ambrosio de Meave, Francisco de Echeveste y José de Aldaco.

Hasta la fundación de la escuela no existía una escuela para niñas hasta el nivel preparatorio. La educación de las niñas se limitaba principalmente a la lectura, la escritura y la fabricación de artesanías, sin escolarización formal. El establecimiento de esta escuela se considera uno de los primeros pasos hacia la igualdad educativa entre los sexos en México. La escuela fue fundada por una hermandad de vascos que vivían en México durante el período colonial. Esta hermandad se llamaba Nuestra Señora de Aránzazu y estaba formada por vascos pertenecientes a la Real Sociedad de Bascongada y la mayoría provenía de clérigos, mercaderes y nobles, provenientes de las provincias españolas de Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra. La hermandad se asoció con el monasterio de San Francisco, sin embargo, mantuvieron una gran independencia de los frailes. En 1732, la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu decidió fundar una escuela para proteger y educar a las niñas y viudas huérfanas. El proyecto fue apoyado por toda la hermandad, pero tres miembros lideraron a Francisco de Echeveste, Manuel de Aldaco y Ambrosio de Meave. El proyecto fue fuertemente apoyado por la comunidad vasca en México fuera de la hermandad.

Originalmente, la hermandad pidió una gran tierra donde se encuentra hoy la Avenida Juárez, pero eso fue denegado. En cambio, se les ofreció el área que solía ser el mercado (tianguis) para el barrio de San Juan, pero que desde entonces se había convertido en un basurero. El área se consideró en ese momento como de clase muy baja. A pesar de esto y del hecho de que el área necesitaba un drenaje importante, el sitio fue aceptado. El proyecto fue iniciado por Pedro Bueno Bazori, pero murió mucho antes de que se terminara el proyecto. Arquitectos posteriores fueron Miguel José de Quiera y Miguel de Rivera. El proyecto se inició formalmente el 31 de julio de 1734, el día de la fiesta del santo patrón vasco, Ignacio de Loyola, cuando el virrey Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta colocó la primera piedra. Si bien se inició en esta fecha, la patrona de la escuela fue la Virgen de Aránzazu, una aparición de María en el territorio vasco. Cuando se colocó la piedra, se enterró una caja con monedas de oro y plata y una placa plateada. Se desconoce el paradero de estos artículos. El edificio costó 2 millones de pesos y se completó en la década de 1750.

El nombre actual de Las Vizcainas College proviene del hecho de que fue diseñado para proporcionar refugio a viudas y niñas pobres, preferiblemente de origen vasco o al menos español. No ser un convento y no exigir que las niñas hicieran votos lo convirtió en una institución adelantada a su tiempo y la inauguración se retrasó. La Corona española dudó en otorgar las aprobaciones finales y no lo hizo hasta que fue aprobada por el Papa Clemente XIII y la ascensión de Carlos III al trono. Esa aprobación final llegó en 1767.

Originalmente el nombre de la escuela era el Real Colegio de San Ignacio de Loyola. Si bien los estudiantes eran considerados seculares, su educación se basó en principios católicos, incluida la instrucción moral y religiosa. Después de la Independencia, el nombre dejó caer la palabra “Real” (real) a favor de Nacional (nacional). Las Leyes de Reforma cambiaron el nombre de la escuela al Colegio de la Paz Vizcaínas. En 1998, la institución retomó el nombre del santo y ahora se llama formalmente Colegio de San Ignacio de Loyola Vizcaínas.

Desde 1767 hasta 1861, la institución funcionó bajo sus mandatos y organización originales. De 1861 a 1912, ganó el favor del gobierno pero perdió autonomía, especialmente en la designación de miembros de la Junta Directiva. Con las Leyes de Reforma, la escuela dejó de ofrecer misa en su capilla que estuvo semi abandonada por algún tiempo. Los cuartos del capellán funcionaron por un corto tiempo como una escuela asociada con la Secretaría de Educación Pública. Sin embargo, esta área se modificó de tal manera que representaba un riesgo para la integridad del resto del edificio. El daño fue tal que el gobierno abandonó esta parte del edificio que no se pudo utilizar por algún tiempo debido al hundimiento del piso. A partir de 1912, la escuela ha recuperado su independencia. A partir de 1878, la universidad se modernizó para centrarse en la preparación técnica y profesional. En la década de 1990, esta parte del edificio abandonado por el gobierno fue restaurado para devolverlo a su estado original, en la medida de lo posible. Luego, el área se convirtió en un museo para mostrar la colección de artículos religiosos, registros históricos y más de la escuela. Al mismo tiempo, la capilla y sus anexos fueron restaurados.

Durante la historia de la escuela, México ha visto la Guerra de la Independencia, la Guerra Mexicano-Americana, la Guerra de Reforma, la Intervención Francesa y la Revolución Mexicana con la escuela abierta todo el tiempo.

Tags: