Arte megalítico

El arte megalítico se refiere al uso de piedras grandes como un medio artístico. Aunque algunos artistas y escultores modernos hacen uso de piedras grandes en su trabajo, el término se usa más generalmente para describir el arte tallado en megalitos en la Europa prehistórica.

El arte megalítico se encuentra en muchos lugares de Europa occidental, aunque las principales concentraciones se encuentran en Malta, Irlanda, Bretaña e Iberia. El arte megalítico comenzó en el Neolítico y continuó en la Edad de Bronce. Aunque muchos tipos de monumentos recibieron esta forma de arte, la mayoría está tallada en tumbas de paso neolítico. El arte megalítico tiende a ser altamente abstracto y contiene relativamente pocas representaciones de objetos reales reconocibles. El arte megalítico es a menudo similar al arte rupestre prehistórico y contiene muchos motivos similares, como la “marca de la copa y el anillo”, aunque las dos formas de tallado en roca también tienen grandes diferencias estilísticas. El significado del arte megalítico es objeto de mucho debate.

La meteorización y el vandalismo han afectado a muchos ejemplos del arte y poco de eso permanece a día.

Proceso de construcción
El proceso de construcción de un megalito comenzó en la cantera donde se extrajeron los grandes bloques de piedra. Desde allí fueron transportados en troncos y ramas al lugar elegido para la erección del monumento. En este lugar, los bloques verticales se dejaron caer en un agujero estrecho previamente excavado y luego se ajustaron hasta que quedaron verticales, después de lo cual se llenó el agujero para fijarlos firmemente. En el caso de los menhires, el proceso se terminó, pero para la erección de un dolmen, se continuó la tarea más difícil, consistente en colocar el bloque o bloques horizontales. Para ello, se realizaron terraplenes a ambos lados de los ortostatos, hasta alcanzar la misma altura que estos. A través de estos terraplenes, el bloque horizontal fue transportado hasta que fue colocado correctamente, después de lo cual fue cubierto con tierra, dando lugar al túmulo. Esta hipótesis de construcción ha sido probada en la práctica por varios equipos de investigación, incluido el de JP Mohen, quien en 1979 construyó un dolmen en Francia con doscientos hombres y cuya losa superior tenía un peso de 32 toneladas.

Los estudios realizados en Wessex, en el sur de Inglaterra, mostraron que la construcción de la fase final de Stonehenge requería unos 30 millones de horas de trabajo, realizadas por una fuerza laboral de toda la región. Para el gran montículo de Silbury Hill, en la misma región, tomó 18 millones de horas y se levantó en solo dos años, según su excavadora. Cada uno de los henges menores de Wessex supuso del orden de un millón de horas de trabajo, o lo que sería lo mismo, 300 personas trabajando un año entero.

Desarrollo
Aunque inicialmente se pensaba que los monumentos más simples eran necesariamente más antiguos y que ganaban en complejidad con el tiempo, ahora se sabe que no siempre fue así: en Gran Bretaña se construyeron desde el 5º milenio antes de Cristo. C. grandes conjuntos megalíticos, mientras que en el segundo milenio a. C. se hicieron más pequeños.

Los megalitos más antiguos, los de Carrowmore, en Sligo, Irlanda, se han fechado en 5400-4700 AC. C. y son anteriores a cualquier vestigio de agricultura conocido en la región. Están relacionados con los concheros cazadores-recolectores y algunos de los entierros tienen evidencia de falta de carne, cremación, sacrificios rituales y canibalismo.

El período más extenso de construcciones megalíticas se ubica en el suroeste ibérico, donde abarca aproximadamente desde el 4800 a. C. a 1300 a. C., incluidos los períodos entre el Neolítico y la Edad de Bronce, aunque Hacia el 3800 a. C. Los megalitos se erigieron en Bretaña y en el oeste de Francia, mientras que entre 3500 y 3000 aC. C. este fenómeno se extendió a prácticamente todas las poblaciones de la vertiente atlántica europea, hasta entonces sin vínculos culturales comunes. Algunas personas piensan que la pesca en alta mar, particularmente la del bacalao, podría servir como medio de transmisión.

Desde finales del quinto milenio y durante todo el IV milenio a. En Córcega, se habilitó la hipogea colectiva con antecámara y varias cámaras decoradas con imágenes relacionadas con el culto al toro. Desde el 3100 a. C., se observan en el foco portugués y en su entorno importantes innovaciones en la construcción funeraria: cuevas artificiales y tholoi. Desde el 3100 a. C. y hasta 2200 a. C. Las poblaciones fortificadas se desarrollaron en el suroeste y sureste de Iberia, formando las primeras y únicas sociedades complejas involucradas en el fenómeno megalítico: las culturas de Vila Nova (estuario del Tajo) y Los Millares (Almería). También hay un aumento notable en el comercio exterior, importando ámbar de Escandinavia, así como cáscara de huevo de marfil y avestruz de África. Es en este período que la aparición del fenómeno megalítico también comienza a verse en áreas que no pueden considerarse estrictamente atlánticas, tanto en Europa central como en el Mediterráneo occidental.

Durante el IV milenio a. C. Se construyeron plataformas ceremoniales circulares rodeadas de postes de madera y con fosos concéntricos internos en Gran Bretaña, que desde el 3000 a. C. estaban siendo reemplazados por los complejos círculos de ortostatos conocidos como henges.

El despliegue del complejo cultural en forma de campana desde Vila Nova hacia 2900 a. C., confirma las culturas del sur de la península ibérica como focos megalíticos aún en pleno desarrollo en ese momento.

Tipologías
Sus tipos básicos son el menhir y el dolmen, pero su agrupación, la combinación de ambos o su mayor complejidad, dan lugar a una tipología más variada en la que encontramos alineaciones (como Carnac, en Francia), cromlech (como Stonehenge, en Inglaterra) y dólmenes de corredor y cámara, abundantes en Andalucía como es el caso de Valencina (Matarrubilla, La Pastora, Ontiveros, Montelirio), Trigueros (Soto) o Antequera (Menga, Viera y El Romeral).

La palabra menhir proviene del bretón, una lengua en la que significa “piedra larga” (de hombres o maen = piedra y hir = long). Consiste en un solo megalito (monolito) conducido verticalmente en el suelo y no se le puede asignar un uso claramente funerario. A veces se agrupan en filas, dando lugar a una alineación como la de Carnac; También se pueden presentar formando círculos formando una tecnología, cuyos ejemplos más sofisticados son los henges de Inglaterra. También existe el tipo de estatua-menhir, con toda una serie de características, siendo una representación antropomórfica esculpida y / o grabada en un menhir.

Más complejo que el menhir es el dolmen, un término también derivado del bretón que significa “mesa de piedra” (de dol = table y men = stone). El dolmen está formado por dos o más ortostatos sobre los cuales descansa una losa colocada horizontalmente. En España son abundantes, destacando entre otros los de Dombate (Galicia), Sakulo (Navarra), Laguardia y Eguilaz (Álava), Tella (Aragón), Pedra Gentil (Cataluña) y Tapias (Extremadura).

Una variedad más compleja de este último tipo es el corredor y cámara dolmen, que consiste en un corredor o galería que conduce a una o dos cámaras. Tanto el corredor como la cámara pueden presentar un plano regular o irregular; el corredor regular conduce a una cámara regular, bien diferenciada, en una circular (como en el caso de El Romeral) o cuadrada (Viera), que también puede ser cubierta no por megalitos sino por una falsa bóveda, como ocurre en Los Millares ( Almería). A veces, una cámara secundaria y más pequeña aparece ubicada en el mismo eje longitudinal del edificio y se comunica con la principal por otro corredor corto (El Romeral). En los planos irregulares no hay una separación clara entre el corredor y la cámara, lo que parece una mera ampliación del corredor; a diferencia de los regulares, su cubierta está adintelada y está formada por grandes megalitos (Menga). En todos los casos, este tipo de edificios estaban cubiertos por un montículo de tierra de varios metros de diámetro, como colinas artificiales, que les dan la apariencia de una cueva, razón por la cual, a veces y popularmente, se les llama “cuevas”, como ocurre en Antequera.

Interpretaciones
El fenómeno megalítico solo puede explicarse en el contexto de los profundos cambios producidos como resultado de la progresiva neolitización de Europa occidental. Estos cambios, económicos y sociales, fueron el resultado de la transición de economías depredadoras, basadas en la caza y la recolección, a otros productores, basados ​​en la agricultura y la ganadería. Por lo tanto, las poblaciones afectadas comenzaron a considerar la tierra en la que vivían y de la cual se alimentaron como propias. La acumulación de excedentes y la necesidad de una organización más grande llevaron al surgimiento de sociedades (o tribus) segmentarias, y más tarde, la primera sede. Estas sociedades (más complejas que las bandas paleolíticas) eran, bajo la tutela de los chamanes (que tenían el poder espiritual y simbólico), responsables de la construcción de tales obras.

Este proceso se puede observar cuando se realiza una lectura sociológica de los entierros: los entierros colectivos sin diferenciaciones claras se interpretan como pertenecientes a sociedades segmentarias más o menos igualitarias y dirigidos por hombres grandes (hombres grandes en inglés) mientras que los que registran agrupaciones y bienes graves desigual se correspondería con sociedades jerárquicas dirigidas por un jefe.

Los monumentos megalíticos han sido interpretados como centros simbólicos y / o rituales de las poblaciones de su entorno, de los cuales hay muy pocos datos: unas pocas cabañas dispersas de madera o piedra, acumulaciones de pedernal, hoyos y hogares, son las evidencias encontradas. La excepción es la interesante ciudad de Skara Brae, en las Islas Orcadas (Escocia). También se han encontrado en el norte y noroeste de Europa ciertos recintos delimitados por fosos sucesivos, terraplenes y empalizadas, llamados campos atrincherados, recintos en el sur de Gran Bretaña, que funcionarían, posiblemente, como espacios rituales complementarios de los megalitos.

Con el tiempo, el análisis de este fenómeno ha variado según las teorías prevalecientes en cada era:

Interpretación migratoria, mayoritaria durante el siglo XIX: estableció que un solo grupo de inmigrantes era responsable de la construcción de todos los megalitos.

Difusionista: matizó a principios del siglo XX al anterior al atribuir a la influencia de los mercaderes del Mediterráneo oriental la difusión en el oeste de la ideología asociada al megalitismo.
Procesal – funcionalista: cuando se demostró que los megalitos occidentales eran más antiguos que muchos orientales, se buscó una explicación de cómo se produjo este desarrollo local a través del análisis de los procesos y sus funciones socioeconómicas.
Neomarxista: explica el uso del ritual megalítico como un camuflaje de la posición de poder de unos pocos dentro del grupo.
Postprocesual: enfatiza los aspectos simbólicos dentro de un contexto social específico.
Las diferentes interpretaciones de sus funciones ideológicas giran en torno a su uso como elementos de equilibrio social, delimitación territorial, prestigio y / o poder de la comunidad, remarcando la identificación de sus constructores con la tierra en que fueron enterrados sus antepasados, lo que les daría la oportunidad. derecho a trabajarlo. Con el fortalecimiento de la sede y la consecuente jerarquía social, que coincide con el auge de la metalurgia, fue cambiando a un modelo en el que el individuo prevaleció sobre el colectivo: los megalitos dieron paso a los enterramientos individuales.

El megalitismo es el trabajo de los pueblos que aún no conocen las técnicas de escritura o de arquitectura avanzada, como las que comenzaron a practicar las civilizaciones contemporáneas de Mesopotamia o Egipto. No olvide que muchos monumentos megalíticos son posteriores a la construcción de zigurats mesopotámicos o las grandes pirámides egipcias.

Cronología
Epipaleolítico
Las excavaciones realizadas en algunos monumentos británicos, irlandeses, escandinavos y franceses han revelado la existencia de actividades rituales en ellos desde el período epipaleolítico, y aumentan su edad de uso en siglos e incluso milenios, aunque estos datos están sujetos a controversia:

Alrededor del 8000 aC: construcciones de madera en el sitio de Stonehenge (Inglaterra).
Aproximadamente 5400 aC: Posibles fechas de inicio para Carrowmore (Irlanda).

Neolítico
Alrededor del 5000 aC: construcciones en Évora (Portugal). A partir del neolítico atlántico.
Alrededor del 4800 aC: construcciones en Bretaña y Poitou (Francia).
Alrededor del 4000 aC: generalización de construcciones con ejemplos en Carnac (Bretaña), centro y sur de Francia, Córcega, España, Portugal, Inglaterra y Gales.
Alrededor del 3700 aC: construcciones en diferentes partes de Irlanda.
Alrededor del 3600 aC: en Inglaterra y Malta (Ggantija).
Alrededor del 3500 aC: España, también al suroeste de Irlanda, norte de Francia, Cerdeña, Sicilia, Malta, Bélgica y Alemania.
Alrededor del 3400 aC: en Irlanda, Holanda, Alemania, Dinamarca y Suecia.

Calcolítico
Alrededor del 3200 aC: Templo megalítico de Hagar Qim (Malta).
Alrededor del 3.000 aC: construcciones en Los Millares (España), Francia, Sicilia, Bélgica, las Islas Orcadas (Escocia), así como los primeros círculos (henges) en Inglaterra.
Alrededor del 2800 aC: un pico en Dinamarca y la construcción del círculo de Stonehenge.
Alrededor del 2500 aC: clímax del megalitismo vinculado al campanario de la Península Ibérica, Alemania y las Islas Británicas, con la construcción de cientos de pequeños círculos de piedra en esta última. Con la campana, pasó al norte de Europa y del neolítico central al calcolítico (la edad del cobre).
Sobre el año 2000 aC: Islas Baleares.

Edad de bronce
Alrededor del año 2000 aC: construcciones en Bretaña, Cerdeña, Italia y Escocia. El calcolítico da paso a la edad de bronce en el oeste y norte de Europa.
Alrededor del 1800 aC: en Italia.
Alrededor del 1500 aC: a Portugal.
Alrededor del año 1400 aC: Entierro de una niña egtved en Dinamarca; El cuerpo está muy bien conservado.

Arqueoastronomia
Algunos autores postulan que existe una conexión astronómica en muchos monumentos megalíticos. Consideran que Stonehenge podría ser un observatorio y que su disposición (y la de muchos otros depósitos) está orientada de acuerdo con los ciclos celestes. Pero, en algunas construcciones, como en la tumba irlandesa de Newgrange, parece existir una participación astronómica, los críticos de la arqueoastronomía alegan que estos ejemplos no deberían extrapolarse sin evidencia a otras construcciones. La relación con la posición de las estrellas también se ha estudiado en detalle en el caso de las tablas de Menorca, aunque se trata de construcciones megalíticas posteriores, correspondientes a la edad del hierro.

Es cierto que las sociedades prehistóricas poseían conocimientos astronómicos relacionados con los ciclos de siembra y cosecha, y que estos podrían haberse reflejado en la construcción de megalitos. Esto no significa, sin embargo, que utilizaron estos monumentos para una observación sistemática del cielo, en el sentido moderno de observación.

Manifestaciones artísticas asociadas al megalitismo.

Aunque las piedras que forman los megalitos suelen estar mal trabajadas, en algunos casos su superficie tiene grabados o relieves. Estas manifestaciones artísticas se encuentran en varios lugares de Europa occidental, aunque las concentraciones más grandes se encuentran en Malta, Irlanda, Gran Bretaña y la Península Ibérica. El arte megalítico comenzó en el período neolítico y continuó hasta la Edad de Bronce. Aunque muchos tipos de monumentos recibieron esta forma de arte, la mayoría de ellos están tallados en dólmenes de corredor y estatuas-menhires neolíticos. En los dólmenes, el arte megalítico tiende a ser muy abstracto y contiene relativamente pocas representaciones de objetos reales reconocibles, pero en las estatuas-menhires quiere representar rasgos anatómicos y ropa, y esto es más específico. El arte megalítico es a menudo similar al arte rupestre prehistórico y contiene muchos motivos similares, como cuencos y círculos, aunque las dos formas de grabados rupestres también tienen grandes diferencias de estilo. El significado del arte megalítico está sujeto a mucho debate.

Megalitismo en asia
Anatolia
En varios sitios en el este de Turquía (especialmente en Göbekli Tepe, pero también en Nevali Çori y Nahal Hemar), se han descubierto complejos ceremoniales mayores que datan del décimo milenio aC (9500 aC), de modo que datan de las fases más iniciales de Neolítico. Su característica principal es que las grandes estructuras circulares están formadas por docenas de megalitos que rodean grabados con forma de T. Aunque serían las estructuras de los ortostatos más antiguos conocidos hasta ahora, no está claro que una de las tradiciones megalíticas europeas se haya derivado de ellas. En Göbekli Tepe, se han excavado cuatro círculos de piedra de un número estimado de 20; Uno de estos círculos llega a medir 30 metros de un lado a otro. Los pilares de piedra muestran relieves de jabalíes, zorros, leones, aves, serpientes y escorpiones.

Aunque sus excavadores siempre lo han considerado el lugar de culto más antiguo del mundo, recientemente se ha planteado la teoría de que podría ser un complejo residencial que contenga elementos ceremoniales.

medio este
Se han encontrado dólmenes y menhires en grandes áreas del Cercano Oriente: desde la actual Alepo hasta el norte de Siria, hasta el sur de Yemen, a través de Líbano, Israel, Palestina, Jordania y Arabia Saudita. También se encuentran en la Isla Charag (Irán) o en el norte de Irak, y la mayor concentración de dólmenes se encuentra en ambas orillas de la depresión formada por el Valle del Jordán, con un claro predominio en el lado este. Esto ocurre principalmente en los Altos del Golán, Hauran y Jordania, que probablemente tienen la mayor concentración de dólmenes en el Cercano Oriente. En Arabia Saudita, sin embargo, solo se han identificado unos pocos dólmenes, la mayoría de ellos en el Hijaz. Los megalitos parecen resurgir en Yemen en pequeñas cantidades, y esto podría indicar la continuación de una tradición vinculada a la de Somalia y Etiopía.

Lejano Oriente
Existen entierros megalíticos en el noreste y sureste de Asia, con las principales concentraciones en la península de Corea. También hay en Liaoning, Shandong y Zhejiang (China), la costa este de Taiwán, Kyūshū y Shikoku (Japón), la provincia de Dong Nai en Vietnam, así como en áreas de India y Pakistán. Ciertas tradiciones megalíticas todavía se practican en las islas de Sumba y Nias, en Indonesia.

En la India, los megalitos pueden datarse desde el segundo milenio hasta la mitad del siglo I aC (2000-500 aC). En Mongolia, las llamadas piedras de ciervo se datan entre finales del segundo milenio aC y comienzos del siglo I aC. Los dólmenes de Corea datan del primer milenio antes de Cristo y los de Japón entre los siglos séptimo y segundo antes de Cristo.

Estilo del norte
Las tradiciones megalíticas del noreste de Asia tienen sus orígenes en el norte de China, especialmente en la cuenca del río Liao. La costumbre de construir enterramientos megalíticos se extendió rápidamente desde esta área a la península de Corea, donde la estructura de los megalitos es diferente geográfica y cronológicamente. Las más antiguas están denominadas de estilo o mesa del norte, debido a que muestran una cámara funeraria característica elevada en el suelo y formada por losas de parches pesados ​​que crean una cista rectangular. Una piedra excesiva colocada en las losas corona la cámara funeraria, lo que le da el aspecto de una mesa. Estas construcciones datan de la primera parte del período cerámico de Mumun (1500-850 aC) y se distribuyen, con pocas excepciones, al norte del río Han. Algunos megalitos de estilo septentrional en el noreste de China contienen pulgones como las dagas de bronce de Liaoning, que motivaron a algunos arqueólogos a interpretar estos entierros como tumbas de cabezas o individuos prominentes (grandes hombres). De todos modos, ya sea como resultado de robos de tumbas o de conductas mortuorias deliberadas, la mayoría de los megalitos del norte no contienen berenjenas.

Estilo sureño
Los entierros de estilo sureño se distribuyen por todo el sur de la península coreana. Se cree que la mayoría de ellos datan de la última parte del período inicial de Mumun o del medio de Mumun. La escala megalítica del estilo del sur es típicamente más pequeña que la del norte. El área de entierro del sur consiste en una cámara subterránea hecha en el mismo terreno o cubierta con losas delgadas. Una piedra sólida colocada en el área funeraria está apoyada por pequeñas rocas oscilantes. La mayoría de los megalitos coreanos son de este tipo, y algunos arqueólogos estiman que podría haber entre 15,000 y 100,000.

Al igual que los del norte, los megalitos del sur contienen pocos o ningún artefacto. Sin embargo, en un pequeño número de estos aparecen pulidos cerámicos rojizos pulidos, dagas de bronce, clavijas de piedra pulida y adornos de jade. Los entierros del sur a menudo forman grupos, dispersos en líneas paralelas a la dirección de los arroyos. Estas necrópolis contienen entierros que se unen mediante plataformas de piedra baja hechas con piedras grandes. En estas plataformas, se han encontrado grietas de crails cepillados rojizos y madera carbonizada, lo que ha llevado a los arqueólogos que a veces se utilizaban para celebrar ceremonias y rituales. Las losas de la cubierta de muchos megalitos del sur han cortado marcas en forma de gafas, y algunos muestran representaciones humanas y dagas.

Estilo de losa abrigada
Estos megalitos se distinguen de otros debido a la presencia de un pozo de enterramiento, que a veces alcanza 4 m de profundidad, cubierto por grandes piedras. Se colocó una gran cubierta en el pozo funerario sin los ortostatos que lo sostuvieron. Esta tipología es la más monumental de la península coreana y se distribuye principalmente por su costa sur. Parece que la mayoría data del período más reciente de Mumun (700-550 aC), y algunos pueden pertenecer a la primera parte del Mumun final. Un ejemplo encontrado cerca de Changwon, en una pequeña necrópolis de Deokcheon-in, es el Entierro No. 1, que contiene una losa rectangular sólida y una plataforma de tierra.

Tradiciones megalíticas actuales en Indonesia.
El archipiélago indonesio es el hogar de las tradiciones megalíticas austriacas, pasadas y presentes. Estas tradiciones de la época contemporánea se pueden encontrar en la isla aislada de Nias (frente a la costa occidental del norte de Sumatra), entre los Batak del mismo norte de Sumatra, en la isla de Sumba de la provincia de Nusatenggara y entre los Toraja del interior. de merlas del sur. Estas tradiciones permanecieron aisladas y no perturbadas hasta bien entrado el siglo XIX.

En Nias, había estatuas de piedra, bancos de piedra para cabezas de piedra y mesas para llevar a cabo la justicia. Los megalitos eran necesarios para las conmemoraciones funerarias de las jerarquías, para que pudieran reunirse con sus antepasados ​​piadosos en el más allá. La erección de un megalito fue el preludio de una fiesta ritual.

En toda Indonesia, se pueden encontrar diferentes depósitos y estructuras megalíticas: se han descubierto menhires, dólmenes, tablas de piedra, estatuas ancestrales y pirámides escalonadas, localmente llamadas Punden Berundak, en varios lugares en Java, Sumatra, Celébres y las islas más pequeñas de la sonda. .

Las pirámides de Punden y sus menhires se pueden ver en Pagguyangan Cisolok y Gunung Padang en Java occidental, y Gunung Padang es el megalito más grande del sudeste asiático. En la misma provincia, el sitio de Cipari reúne monolitos, terrazas de piedra y sarcófagos. Se cree que la pirámide de Punden es el precedente y el diseño básico de la estructura posterior de los templos hindúes y budistas de Java que se construyeron después de la adopción de estas religiones por la población: la estupa de Borobudur del siglo VIII o el templo Candi Sukuh del siglo XV presenta la estructura piramidal escalonada.

El Parque Nacional Lore Lindu en el centro de Sulawesi alberga los restos de megalitos antiguos, estatuas y piedras antiguas, en su mayoría ubicadas en los valles de Bada kiss y napus.

Mahdia Gonds de Maharashtra, India
Un estudio de 2002 menciona las prácticas megalíticas actuales entre los Mahdia Gonds de Tehsil Bhamragad, en el distrito de Gadchiroli en Maharashtra, India.

Megalitismo en africa
En la región sur de Etiopía, todavía existe la mayor concentración de megalitos en el continente africano. Algunas de estas tumbas o dólmenes pueden ser de gran antigüedad, ya que según algunos autores se remontan al X milenio antes de Cristo. La mayoría, por otro lado, son mucho más recientes, desde el milenio de nuestra era, y cuentan con miles (se ha estimado en 10,000) en Shewa y Sidamo. Otra de las regiones con mayor presencia de megalitos es la de Soddo, al sur de Addis Abeba, donde se han descubierto unos 160 sitios arqueológicos hasta la fecha, como Tiya, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En la región malinesa de Niafunké, el sitio de Tundidaro comprende más de ciento cincuenta piedras colocadas. Construcciones similares protegen algunas tumbas en países como Níger, Togo y Chad. En Senegal y Gambia, los cuatro grupos principales de círculos megalíticos que se ubican entre Gambia, en el sur, y Saloum, en el norte, han sido clasificados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad (2006); Entre los cuatro se suman 93 círculos y unos 1.000 megalitos, y se han fechado entre el siglo III aC y el siglo XIV al XVI. En la población de Bouar, en la República Centroafricana, hay megalitos que datan del siglo VI aC.

En Nabta Playa, en el desierto de Nubia (al sur del actual Egipto y 100 km al oeste de Abu Simbel), desde el décimo milenio a. C., comenzó a formarse un gran lago. Hacia el quinto milenio a. C., los habitantes de Nabta Playa construyeron un supuesto dispositivo astronómico que, según algunos investigadores, es el más antiguo del mundo, mil años antes de Stonehenge, aunque de dimensiones muy inferiores. Algunos investigadores creen que podría ser un calendario prehistórico que indicara con precisión el verano del solsticio. Los hallazgos muestran que la región solía estar ocupada solo estacionalmente, probablemente en el verano, cuando el agua del lago se usaría para beber los rebaños. También hay cinco alineaciones megalíticas que se extienden desde un conjunto de piedras centrales.

Megalitismo en Oceanía

Melanesia
Son megalitos en muchas partes de Melania, especialmente en la provincia de Milne Bay, Papua Nueva Guinea, Fiji y Vanuatu. Pero hasta ahora, se han realizado pocas excavaciones y, por lo tanto, hay poca información sobre estas estructuras. En la tumba megalítica de Otuyam, a Kiriwina (Islas Trobriand), se les ha otorgado aproximadamente 2,000 años de antigüedad, lo que indicaría, aunque hay muy pocos megalitos fechados, que estas tradiciones son una costumbre antigua en la región. Estas construcciones se han utilizado para celebrar diferentes rituales, por ejemplo, funerarios, sacrificiales o fértiles. Cerca de algunos megalitos, hay lugares adecuados para realizar bailes. En ciertos lugares de Melanesia, estos rituales continúan celebrándose en los mismos lugares sagrados, ya que las creencias siguen vivas, lo que ha sido uno de los motivos de la parálisis de muchas excavaciones.

Arte megalítico
Si la función principal de la arquitectura megalítica probablemente no sea directamente artística, el megalito es a veces el medio de arte preferido de su tiempo. Por ejemplo, los ortostatos de los dólmenes se pueden decorar con grabados muy complejos cuyo simbolismo se nos escapa; también pueden haber sido tallados y presentar una forma antropomórfica, asemejándose a estatuas prehistóricas reales, algunas de las cuales son sexuales (figuración de senos) y tienen filas de collares. De manera similar, las estatuas-menhirs son megalitos cuyos grabados, a veces muy evolucionados y numerosos, son testigos de la actividad artística de los hombres de la prehistoria, el arte asociado con lo sagrado. Sin embargo, estos datos a menudo se distorsionan porque el arte grabado es más raro en los menhires que en las tumbas, debido a la formación de ampollas de los granitos que hace desaparecer el número de parcelas. La alteración de las representaciones pintadas es aún más importante, hasta el punto de que la tradición historiográfica ha negado durante mucho tiempo la existencia del arte pictórico neolítico, aunque está bien documentado en el arte megalítico ibérico cuya pintura se ejecuta esencialmente en rojo ocre. Las nuevas metodologías específicas para detectar motivos pictóricos revelan que este arte pictórico simbólico, pero también decorativo, está más desarrollado de lo que pensaban los arqueólogos, incluso en las regiones menos amobladas de las arquitecturas megalíticas.

El corpus de signos grabados incluye patrones en zigzag (o serpentiformes) que pueden evocar cortinas, serpientes (teoría de la ofiolatría querida por William Stukeley y Maudet de Penhouet), u ondas de olas de cresta aguda; los motivos corniformes más a menudo interpretados como reducciones de bucranes; las unidades scutiformes; signos zoomorfos o antropomorfos; las nalgas y los crosserons; los ejes ajustados arcos y flechas; cartuchos; los pozos Los aros anidados.

Megalitismo contemporáneo
El megalismo no ha desaparecido por completo. Si los bantúes de la provincia de Ogoja, en el sureste de Nigeria, ya no alzan al fálico Akwanshi durante cien años como el Kelabit de Sarawak, contra el malgache de la meseta de Imerina, los konsos de Etiopía y el Toraja de Sulawesi o los habitantes de Sumba en Indonesia. Aún hoy en día son megalitos para honrar a sus muertos y valorar el rango de familia o clan. Esto requiere, como hace varios miles de años, enormes costos físicos y económicos, pero también el espíritu de cooperación que fortalece la unidad de los grupos étnicos que aún practican el megalitismo.