Korean Stone Art Museum, Seúl, Corea del Sur

El Museo de Arte de Piedra Coreano fue inaugurado en Seongbuk-dong, un hermoso distrito rodeado por la Montaña Bugaksan y la Muralla de la Ciudad de Seúl para introducir la belleza estética y los valores culturales significativos de las viejas esculturas de piedra coreanas.

El museo, que consta de seis salas de exposiciones, incluyendo un jardín de exposiciones al aire libre, es un lugar donde la tradición y el modernismo se unen en armonía.

Para introducir la belleza estética y los valores culturales significativos de las viejas esculturas de piedra coreanas, se inauguró el Museo Coreano de Arte de Piedra en Seongbuk-dong, una ciudad rodeada por la Montaña Bugaksan y la Muralla de la Ciudad de Seúl. Las pinturas están reunidas aquí en el Museo de Arte de Piedra Coreano, un lugar donde el pasado y el presente de Corea coexisten armoniosamente. Nuestra misión es proporcionar una interpretación moderna de la filosofía y sabiduría de nuestros antepasados ​​encarnados en estos artefactos, y crear un museo orientado a la participación.

Durante muchos siglos, las esculturas de piedra en Corea han retratado los valores del pueblo coreano y su deseo que trasciende el tiempo y el espacio. En un intento sincero de descubrir y sacar a la luz los valores culturales y la belleza estética de estas esculturas de piedra, la Fundación Coreana de Arte de Piedra estableció el Museo Coreano de Arte de Piedra en Seongbuk-dong, un hermoso distrito rodeado por la Montaña Bugaksan y el histórico Muro de la Ciudad de Seúl .

Como dice el refrán, “Cada bloque de piedra tiene una estatua dentro de ella, y le toca al escultor para descubrirla.” Fue hace unos 40 años cuando me presentaron por primera vez al asombroso mundo del arte de piedra. Me fascinó el poder y la naturaleza simple de las esculturas de piedra coreanas, así que empecé a recoger estos innumerables tesoros dispersos por todo el mundo.

Aunque estas esculturas de piedra todavía tienen que ser consideradas como activos culturales representativos de Corea, el hecho de que abrazan las alegrías y los dolores del pueblo coreano no puede pasar desapercibido. Por lo tanto, es una de las misiones del Museo Coreano de Arte de Piedra para revelar y arrojar luz sobre el significado cultural de estas esculturas de piedra y redescubrir otro aspecto de la hermosa sensibilidad estética de Corea.

Artefactos de piedra antigua, bordados tradicionales y pinturas coreanas modernas están reunidos aquí en el Museo Coreano de Arte de Piedra, un lugar donde el pasado y el presente de Corea conviven armoniosamente. Nuestra misión es proporcionar una interpretación moderna de la filosofía y sabiduría de nuestros antepasados ​​encarnados en estos artefactos, y crear un museo orientado a la participación.

Artefactos de piedra antigua, bordados tradicionales y pinturas coreanas modernas están reunidos aquí en el Museo Coreano de Arte de Piedra, un lugar donde el pasado y el presente de Corea conviven armoniosamente.

El Museo de Arte de Piedra de Corea se esfuerza por trascender la visión tradicional estrecha de considerar las esculturas de piedra como meros artefactos decorativos en templos budistas o en tumbas e introduce una perspectiva moderna que se centra en la sabiduría de nuestros antepasados ​​y su filosofía de vida.

Museo de Arte de Piedra coreana anticipa comunicación activa con el público. A través de varias exposiciones y programas de participación, los visitantes podrán experimentar estas piedras preciosas que soportan los deseos y deseos más profundos de nuestros ancestros. Nuestro objetivo es convertirnos en un museo abierto que cumpla la función de fomentar los intercambios académicos entre personas interesadas en el arte de piedra y que contribuya al desarrollo y enriquecimiento de nuestra cultura. Su continuo interés y apoyo ayudará a KOSA a cumplir sus misiones con éxito.

Exposiciones:

Guardianes de tumbas que cruzaron el mar a Corea:
Muninseok es una escultura de piedra en forma humana hecha para proteger las tumbas contra espíritus malignos, junto con otras esculturas de piedra en forma de animal. Desafortunadamente, un gran número de Muninseok fueron sacados de contrabando a Japón durante el período colonial japonés. El presidente de la corporación Sejoong, Chun Shin-Il, aspiraba a traer de vuelta a Corea estos bienes culturales perdidos desde hacía mucho tiempo, que estaban dispersos por todo el mundo y recuperar el orgullo nacional de Corea.

En 2000, después de oír hablar sobre el Sr. Kusaka Mamoru, ciudadano japonés que poseía centenares de antiguas esculturas de piedra coreanas, el Presidente Chun realizó numerosas visitas a Japón para persuadir al Sr. Kusaka Mamoru de ceder los activos perdidos coreanos.

En 2001, la tenacidad del Presidente Chun logró el retorno de más de setenta preciosas esculturas de piedra coreanas a Corea. Las esculturas devueltas atestiguan el poder y la dignidad de las artes de piedra coreanas.

Junto con Janggunseok y otras esculturas de piedra en forma de animal, Muninseok se hicieron para proteger las tumbas contra los espíritus malignos. Muninseok son retratados como llevando sombreros oficiales y sosteniendo un Hol, un objeto sostenido por courtiers cuando se dirigían al rey.

Una colina de oraciones que acomodan muchos deseos:
Dongja es un asistente de niños, mientras que Dongjaseok es una figura de piedra de dongja. Encontradas en y alrededor de Seúl, estas esculturas fueron colocadas ante las tumbas de altos funcionarios del gobierno o miembros de la familia real, excepto para reyes y reinas, durante los siglos XVI-XVIII. Usando ropas lisas y peinados de doble nudo, se colocan obediente y sumisamente frente a las tumbas, dando una apariencia de vitalidad a la solemne atmósfera del cementerio. Dongja se consideró para servir a varios dioses en el taoísmo, el Buda en el budismo, y los ocupantes de las tumbas en el confucianismo. Por lo tanto, la forma y el papel de dongja varían de guardián grave a guardián de pueblo dependiendo de la religión.

Guardianes del Pueblo con Caras del Pueblo Coreano:
La gente en el pasado creía que Beoksu, de pie a la entrada de un pueblo o al final de una calle, los protegía de espíritus malignos y enfermedades. Desde Beoksu se pensaba que poseen superpotencias que pueden traer buena fortuna y prevenir problemas, la gente rezó a Beoksu con la esperanza de hacer realidad sus deseos.
 
Aunque Beoksu expulsó a los malos espíritus, no tenían una mirada de miedo. Por otra parte, no había un estándar establecido para la cara de Beoksu. Las diversas formas de sus caras candidas y humorísticas reflejaban lo simple y sinceramente la gente común y corriente. Historias y fábulas de Beoksu se mezclan con los sentimientos del pueblo coreano con el tiempo, creando no sólo un esplendor artístico único, sino también criaturas que nos permiten tener una conversación con el pasado.

El amor de la madre expresado en puntos devotos:
El trabajo de bordado ha sido durante mucho tiempo una manera para las mujeres coreanas de expresar su intrincada sensibilidad artística y cultivar la belleza en su vida cotidiana. Como el bordado era una habilidad básica que la mujer coreana tenía que aprender, la habilidad se transmitía naturalmente de madre a hija. Mientras tejían y cosían, las mujeres oraban por la felicidad de sus familias.

El bordado era ampliamente utilizado en todas las clases de sociedad coreana de la familia real y la aristocracia a los plebeyos. Así, la historia del bordado juega un papel importante en la comprensión del estilo de vida de las mujeres coreanas en el pasado, y el bordado es el fruto de la cultura femenina tradicional.

Tags: