Turismo Arquitectura Gaudí en Barcelona, ​​España

Antoni Gaudí (1852-1926), el arquitecto que dio a conocer la ciudad de Barcelona en el mundo. El recorrido temático recorrido por la Arquitectura de Gaudí presentará su obra y mostrará cómo Gaudí rompió con la tradición para proponer una nueva forma de entender la arquitectura, tanto en cuanto a la aplicación de la geometría, la concepción del espacio y los procedimientos constructivos, como el uso de materiales , formas y colores con los que dotó a sus obras de expresividad.

A lo largo de su historia, Barcelona ha sido una ciudad abierta y acogedora. Gracias al empuje económico y al progreso social, entre finales del siglo XIX y principios del XX se produjo un dinámico proceso de modernización que afectó al urbanismo y a todas las expresiones artísticas. El estilo de la época se denominó Modernismo, coincidiendo con la formulación europea del Art Nouveau y tan profundamente arraigado en todos los ámbitos de la sociedad, que rápidamente se convirtió en uno de los estilos más representativos. Por eso Barcelona es una de las capitales mundiales del Modernismo.

Gaudí, aunque coincidió con la época modernista, desarrolló un lenguaje diferenciado, completamente inédito y sumamente personal. Se han hecho muchas interpretaciones de la obra de Gaudí. Algunos lo consideran de tradición y otros, de vanguardia. Algunos describen a Gaudí como un gran artista y otros como un gran técnico. Algunos lo definen como un transgresor y algunos defienden su misticismo. Todos, sin embargo, están de acuerdo en que sus edificios son asombrosos, diferentes y, por lo tanto, difíciles de clasificar.

Biografía
Antoni Gaudí i Cornet fue un arquitecto modernista catalán que ha sido reconocido internacionalmente como uno de los genios más relevantes de su disciplina.

Gaudí se trasladó a estudiar arquitectura en la ciudad de Barcelona, ​​donde sus primeras obras estuvieron influenciadas por diversos estilos, como el neogótico, el mudéjar y el barroco, hasta la explosión del modernismo, en el que logró implementar su propio estilo, con la la aplicación de sus estudios sobre la naturaleza y las formas reguladas de la geometría, el uso de todas las artes aplicadas para la decoración de sus edificios y la recuperación para la ornamentación del antiguo mosaico transformado por él en trencadís, convertido en una nueva técnica.

Su aporte a la arquitectura es único y está considerado uno de los máximos exponentes del modernismo. Desde niño, Gaudí fue un atento observador de la naturaleza, cuyas formas, colores y geometría lo atraían. A pesar de tener grandes edificios, de los que cada vez se hacen más monografías, lo que le ha dado más fama en todo el mundo es, sin duda, el templo de la Sagrada Familia, una obra aún en construcción cuya popularidad sigue creciendo a medida que sube, así como la admiración que despierta.

Antoni Gaudí es el único arquitecto que tiene 8 obras declaradas Patrimonio de la Humanidad, entre ellas la Sagrada Familia, el monumento más visitado de Cataluña, y la Casa Batlló y La Pedrera. Con una gran capacidad imaginativa, Gaudí proyectó mentalmente la mayoría de sus obras. De hecho, rara vez hizo planos detallados, sino que los recreó en modelos tridimensionales.

Estilo arquitectónico
La influencia del mudéjar es evidente en las primeras obras de Gaudí; la casa Vicens y los interiores del palacio Güell son completamente moriscos. Un poco más tarde, sorprende el mudéjar ya hispánico que se observa en el convento de las Teresianes, con ritmos lineales y elementos de color en la cerámica.

En sus estudios diseñó complementos arquitectónicos artesanales, incluso se encargó de su realización, gracias al conocimiento que adquirió sobre esta obra en el taller de calderería de su padre, que posteriormente, ya en Barcelona, ​​amplió asistiendo a los talleres de carpintería de Eudald Puntí y Llorenç Matamala, escultor y modelo. Todo influyó en su arquitectura, ya que supo dar un sello personal al conjunto de sus edificios; así, están diseñados por Gaudí, muebles, marcos de arcos y puertas interiores y exteriores de madera o hierro, rejas, chinches, tiradores, cerraduras, etc.

La síntesis arquitectónica debe estar ligada a la geometría y la mecánica, a las leyes y formas del equilibrio; La investigación de Gaudí a partir de la década de 1880 se inició con la construcción de la casa de Eusebi Güell y el estudio de las fuerzas del entendimiento en arcos y bóvedas. Los arcos parabólicos de ladrillo melindro o tablero le permitían realizar techos sin viga, como en Bellesguard, o el desván de La Pedrera.

Estudia estilos históricos junto con la naturaleza, acumulando ideas y efectos para sus creaciones. Se consideraba un gran admirador del arte griego y seguidor del arte mediterráneo, pero buscando el sentido más íntimo y con el espíritu lleno de sus sentimientos religiosos; es en la arquitectura gótica donde encuentra la mayor relación con Dios. Durante muchos años buscó en sus proyectos el mecanismo estructural del sistema de pilares y bóvedas; la construcción de la iglesia de Colònia Güell, el proyecto en una combinación de embudos o curvas de equilibrio, de estructuras rodeadas por el sistema de cálculo, como en el famoso modelo estereostático de cordón y bolsitas de pellets.

La arquitectura de Gaudí tiene algún contacto con el barroco al lograr la percepción de los sentidos con el juego de formas geométricas. Como en el Barroco, se aprecian las formas complejas y solo con la contemplación de la obra se descubre su dinámica; esto se plasma en el templo de la Sagrada Familia, en el que hay una gran fusión entre escultura y arquitectura a la manera barroca. Antoni Gaudí tiene una visión corporal de su arquitectura; por ello, curva los muros para conseguir una mayor plasticidad, idealizando todo lo que aprecia en la naturaleza, y llegando a las últimas estructuras de su obra de madurez, como la Sagrada Familia, ya con líneas de gran riqueza y atrevida fantasía, pero siempre con formas no agresivas.

La iluminación fue parte de la investigación de Gaudí, que realiza mediante la geometría de la ley fijada a las vidrieras y con la colocación de las columnas entre sí; así, cuando se filtra la luz, se orienta en direcciones de 45 ° con respecto al espectador, y se obtiene la visión del relieve y la armonía en todas las formas. En las bóvedas que cubren las naves utiliza curvaturas como el hiperboloide y el paraboloide hiperbólico; esto, junto con las columnas inclinadas, produce la impresión de un santuario misteriosamente iluminado.

Los cuatro tipos de superficies reguladas: el hiperboloide, el helicoide, el paraboloide hiperbólico y el conoide, fueron utilizados por el arquitecto en sus estructuras en las bóvedas, techos, muros y pilares.

Trencadís
Una particularidad en los acabados para el revestimiento final de paredes o suelos de las obras de Gaudí fue el uso del trencadís, que se consigue con fragmentos de cerámica vidriada procedente de piezas de desecho de la fábrica Pujol i Bausis, ubicada en Esplugues. del Llobregat, roto para formar nuevos dibujos o colores; Gaudí, junto con su colaborador Josep Maria Jujol, fue el primero en utilizarlo principalmente durante el modernismo, y consiguió convertirlo en un signo característico de este movimiento artístico.

La técnica se utilizó por primera vez para el picador a la entrada de la finca Güell en la Avinguda de Pedralbes, donde la arquitectura sinuosa obligaba a romper los azulejos donde no podía haberlos enteros. Destaca el banco de la gran plaza del Parc Güell con estructura de hormigón y revestido de múltiples colores con la técnica del trencadís.

Catalanismo
Durante la adolescencia de Antoni Gaudí, la manifestación de la catalanidad fue muy frecuente, entre otras, con el senderismo y la recuperación del patrimonio artístico. Junto a sus compañeros de bachillerato Eduard Toda y Josep Ribera, durante unas vacaciones de verano, de entre 15 y 17 años, decidieron hacer un proyecto de restauración del monasterio de Poblet, entonces en ruinas; se conservan un dibujo de Gaudí y una memoria de sus compañeros. Cada uno de ellos tenía una misión en la reconstrucción: Gaudí el espesor de la obra, para construir muros y cubiertas; Toda haría el inventario de la biblioteca y Ribera investigaría la historia de Poblet; incluso idearon una forma de conseguir ayuda económica, montando una tienda de souvenirs donde se pudiera vender el libro que se publicaría sobre el monasterio, realizado por Ribera. Ese septiembre, los tres amigos se separaron. Eduard Toda y Güell editaron Poblet. Datos y notas, en 1870.

Fue miembro de la Associació Catalanista d’Excursions Científiques entre 1879 y 1889 y colaboró ​​con la Associació d’Excursions Catalana que se fusionó con la anterior para formar el Centre Excursionista de Catalunya. Gaudí hizo varias excursiones; entre estos, en Granollers, donde redactó un informe para la restauración de la iglesia de Sant Esteve; su amigo Eusebi Güell también pertenecía a esta asociación desde 1880. Otra excursión con la asociación se realizó en 1883 en Banyuls de la Marenda, Perpignan y Elna, donde se tomó una fotografía con Verdaguer y Guimerà y se publicó en la ilustración catalana.

Los símbolos de la bandera de las cuatro barras aparecen en muchas de sus obras:
En el Palau Güell, en la parte central de la planta baja entre las dos puertas de entrada, se puede ver el escudo de Cataluña encargado por Gaudí a Joan Oñós, realizado en una medida de dos metros de altura, de hierro forjado, con forma helicoidal. formas, y para representar los colores que hace en malla de una franja continua.
A la entrada de Bellesguard, el escudo de piedra con las cuatro barras con dos fechas: 1409, de la boda de Martí I l’Humà con Margarida de Prades y la segunda fecha de 1909, al final de las obras de Bellesguard.
En la columna de la torre de Bellesguard, la bandera de Cataluña está formada con franjas helicoidales.
En las escaleras del Parc Güell, el escudo aparece en la entrada junto con la cabeza de una serpiente.
En el Primer Misterio de la Gloria del Rosario Monumental de Montserrat se encuentra un escudo realizado con la técnica del trencadís.

Modernismo
La vida profesional de Gaudí se caracterizó por no dejar de investigar las estructuras mecánicas de construcción. Al principio, Gaudí se inspiró en las artes orientales (India, Persia, Japón) a través del estudio de los teóricos arquitectónicos historicistas, como Walter Pater, John Ruskin y William Morris. La influencia del movimiento oriental se puede ver en obras como el Capricho, el Palacio Güell, los Pabellones Güell y la Casa Vicens. Más tarde se adhirió al movimiento neogótico que estaba de moda en ese momento, siguiendo las ideas del arquitecto francés Eugène Viollet-le-Duc. Esta influencia se refleja en el Colegio Teresiano, el Palacio Episcopal de Astorga, la Casa Botines y la casa Bellesguard, así como en la cripta y el ábside de la Sagrada Familia. Finalmente, Gaudí se embarcó en una fase más personal,

Durante su etapa de estudiante, Gaudí pudo estudiar una colección de fotografías de arte egipcio, indio, persa, maya, chino y japonés propiedad de la Escuela de Arquitectura. La colección también incluyó monumentos moriscos en España, que dejaron una profunda huella en él y sirvieron de inspiración en muchas de sus obras. También estudió el libro Planos, alzados, secciones y detalles de la Alhambra de Owen Jones, que tomó prestado de la biblioteca de la Escuela. Tomó diversas soluciones estructurales y ornamentales del arte nazarí y mudéjar, que utilizó con variaciones y libertad estilística en sus obras. Cabe destacar que Gaudí observó del arte islámico su incertidumbre espacial, su concepto de estructuras con espacio ilimitado; su sensación de secuencia, fragmentada con huecos y tabiques,

Sin duda, el estilo que más le influyó fue el neogótico, promovido en la segunda mitad del siglo XIX por las obras teóricas de Eugène Viollet-le-Duc. El arquitecto francés pidió estudiar los estilos del pasado y adaptarlos de manera racional, teniendo en cuenta tanto la estructura como el diseño. Sin embargo, para Gaudí el estilo gótico era “imperfecto”, porque a pesar de la eficacia de algunas de sus soluciones estructurales era un arte que aún no se había “perfeccionado”. En sus propias palabras: el arte gótico es imperfecto, solo medio resuelto; es un estilo creado por las brújulas, una repetición industrial formulista. Su estabilidad depende del sostenimiento constante de los contrafuertes: es un cuerpo defectuoso sostenido con muletas. (…

Tras estas primeras influencias, Gaudí avanzó hacia el Modernismo, luego en su apogeo. El modernismo en sus primeras etapas se inspiró en la arquitectura histórica. Sus practicantes vieron su regreso al pasado como una respuesta a las formas industriales impuestas por los avances tecnológicos de la Revolución Industrial. El uso de estos estilos más antiguos representó una regeneración moral que permitió a la burguesía identificarse con valores que consideraba sus raíces culturales. La Renaixença (renacimiento), el renacimiento de la cultura catalana que comenzó en la segunda mitad del siglo XIX, trajo más formas góticas al estilo “nacional” catalán que pretendía combinar el nacionalismo y el cosmopolitismo y, al mismo tiempo, integrarse en la modernización europea. movimiento.

Algunas características esenciales del Modernismo fueron: un lenguaje anticlásico heredado del Romanticismo con tendencia al lirismo y la subjetividad; la decidida conexión de la arquitectura con las artes aplicadas y el trabajo artístico que producía un estilo abiertamente ornamental; el uso de nuevos materiales de los que surgió un lenguaje constructivo mixto, rico en contrastes, que buscaba un efecto plástico para el conjunto; un fuerte optimismo y fe en el progreso que produjo un arte enfático que reflejaba el clima de prosperidad de la época, sobre todo de la estética de la burguesía.

Arte religioso
La fuerte formación religiosa que Gaudí demostró a lo largo de su vida comenzó con la acogida por parte de su madre, quien le transmitió el amor a la naturaleza y a Dios “la fe en el creador de estas maravillas”. Se sabe que su asistencia a la misa diaria ha sido constante durante toda su vida.

Su religiosidad también incluye su arquitectura civil, en la que utilizó símbolos como la cruz de Gaudin de cuatro brazos, constante en su obra; así, se puede ver que la primera vez que lo utilizó como simple veleta fue en el palacio Güell, en la casa Batlló, en uno de los pabellones del parque Güell, en el colegio Teresianes y en la casa Bellesguard. Su devoción mariana es evidente en las numerosas inscripciones del templo de la Sagrada Familia; los de carácter mariano se pueden ver en el friso del Ángelus de la casa de Milán, en la parte superior de la fachada, y otros están en los azulejos de Valencia hechos específicamente para el gran banco del Parc Güell. En la puerta de Bellesguard, ejecutada en hierro forjado, está la inscripción: “Dios te salve, María, sin pecado fue concebida”.

En octubre de 1913, durante el I Congreso de Arte Cristiano de Cataluña, formó parte de la comisión, en la que su amigo el obispo Josep Torras i Bages pronunció el discurso de apertura. Fue miembro de la Liga Espiritual de la Virgen de Montserrat, fundada por Torras i Bages, y participó en el Primer Congreso Litúrgico de Montserrat en 1915.

En el dibujo de 1878 de un relicario conservado en el Museo de Reus, junto a una imagen de la Virgen, hay una inscripción del “Ave María” y “Sanctus, Sanctus, Sanctus”. El uso de esta invocación ya lo ha hecho abundantemente Gaudí en el proyecto de la puerta de un cementerio (1875), se repite en un altar de Alella (1883), en las torres y en la cripta de la Sagrada Familia, como así como en el oratorio de Bocabella (1885).

En los bordes de los caminos del Parc Güell, hay grandes bolas de piedra en un número de 150, que corresponden a las denes del rosario, como invitando a los caminantes a su oración.

Gracias a su gran mecenas Eusebi Güell, contactó con grupos eclesiásticos de ideas renovadoras, que le ayudaron con sus convicciones religiosas. El encargo para la construcción del templo de la Sagrada Familia fue su gran obra, en la que puso además de su valor arquitectónico todas sus inquietudes religiosas: Los asuntos religiosos requieren el uso de todos los medios en su más alto grado. El templo debe inspirar el sentimiento de divinidad con sus infinitas cualidades e infinitos atributos.

Durante la visita del nuncio del Papa Benedicto XV a la Sagrada Familia en 1915, el futuro cardenal Francesco Ragonesi le dijo que era poeta, y el arquitecto respondió: «Y quién no lo sentiría, en el al lado de la iglesia. Gaudí tenía un profundo sentimiento religioso cristiano que le hizo dedicarse en la última parte de su vida exclusivamente a la construcción del templo de la Sagrada Familia.

Debido a su gran fervor católico, realizó un ayuno cuaresmal en 1894, llevado a tal punto que puso en peligro su propia vida, y en el que tuvo que intervenir Torras i Bages para persuadirlo de que los ‘abandonó.

Beatificación
Actualmente se encuentra en proceso de ser beatificado por la Iglesia Católica. La Asociación para la Beatificación de Antoni Gaudí solicitó autorización junto con la solicitud del arzobispo de Barcelona Ricard Maria Carles para iniciar el proceso de beatificación, que fue autorizado por el Vaticano en 2000. En 2003, todos los documentos de la obra realizados Hasta ese año en el proceso diocesano de Barcelona se presentaron al cardenal José Saraiva Martins, en el Vaticano. En junio de 2003 se abrió el proceso canónico en la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. Desde 2003, la diócesis de Barcelona lo ha considerado un servidor de Dios por sus virtudes cristianas.

En 2010, el Rev. Lluís Bonet i Armengol, rector de la parroquia de la Sagrada Familia y vicepostulador de la causa de beatificación, expresó su deseo de que en 2016 Gaudí pase de siervo de Dios a venerable. Ese mismo año, el cardenal Sistach afirmó que el 2026 es una fecha realista para la beatificación, que coincidiría con el centenario de la muerte de Gaudí y la posible finalización del templo de la Sagrada Familia.

Nuevo lenguaje arquitectónico
A Gaudí se le suele considerar el gran maestro del modernismo catalán, pero sus obras van más allá de cualquier estilo o clasificación. Son obras imaginativas que encuentran su principal inspiración en la geometría y las formas de la naturaleza. Gaudí estudió a fondo las formas geométricas orgánicas y anárquicas de la naturaleza, buscando una forma de dar expresión a estas formas en la arquitectura. Algunas de sus mayores inspiraciones proceden de las visitas a la montaña de Montserrat, las cuevas de Mallorca, las cuevas del salitre de Collbató, el peñasco de Fra Guerau en la Sierra de Prades detrás de Reus, la montaña de Pareis en el norte de Mallorca y Sant Miquel del Fai. en Bigues i Riells.

Formas geométricas
Este estudio de la naturaleza se tradujo en su uso de formas geométricas regladas como el paraboloide hiperbólico, el hiperboloide, el helicoide y el cono, que reflejan las formas que Gaudí encontró en la naturaleza. Las superficies regladas son formas generadas por una línea recta conocida como generatriz, ya que se mueve sobre una o varias líneas conocidas como directrices. Gaudí encontró abundantes ejemplos de ellos en la naturaleza, por ejemplo en juncos, juncos y huesos; solía decir que no hay mejor estructura que el tronco de un árbol o un esqueleto humano. Estas formas son a la vez funcionales y estéticas, y Gaudí descubrió cómo adaptar el lenguaje de la naturaleza a las formas estructurales de la arquitectura. Solía ​​equiparar la forma helicoidal con el movimiento y el hiperboloide con la luz.

Otro elemento muy utilizado por Gaudí fue el arco de catenaria. Había estudiado geometría a fondo cuando era joven, estudiando numerosos artículos sobre ingeniería, campo que elogiaba las virtudes de la curva catenaria como elemento mecánico, que en ese momento, sin embargo, solo se usaba en la construcción de puentes colgantes. Gaudí fue el primero en utilizar este elemento en la arquitectura común. Los arcos de catenaria en obras como la Casa Milà, el Colegio Teresiano, la cripta de la Colònia Güell y la Sagrada Família permitieron a Gaudí añadir un elemento de gran resistencia a sus estructuras, dado que la catenaria distribuye uniformemente el peso que lleva habitualmente, siendo afectado sólo mediante fuerzas tangenciales que se cancelan automáticamente.

Gaudí evolucionó del plano a la geometría espacial, a la geometría reglada. Estas formas constructivas son muy adecuadas para el uso de materiales baratos como el ladrillo. Gaudí utilizó con frecuencia el ladrillo colocado con mortero en capas sucesivas, como en la bóveda catalana tradicional, utilizando el ladrillo colocado plano en lugar de de lado. Esta búsqueda de nuevas soluciones estructurales culminó entre 1910 y 1920, cuando explotó su investigación y experiencia en su obra maestra, la Sagrada Família. Gaudí concibe el interior de la iglesia como si fuera un bosque, con un conjunto de columnas arbóreas divididas en varias ramas para sostener una estructura de bóvedas hiperboloides entrelazadas.

Inclinó las columnas para que pudieran resistir mejor la presión perpendicular en su sección. También les dio una forma helicoidal de doble giro (giro a la derecha y giro a la izquierda), como en las ramas y troncos de los árboles. Esto creó una estructura que ahora se conoce como fractal. Junto a una modulación del espacio que lo divide en módulos pequeños, independientes y autoportantes, crea una estructura que soporta perfectamente las fuerzas mecánicas de tracción sin necesidad de contrafuertes, como exige el estilo neogótico. Gaudí consiguió así una solución racional, estructurada y perfectamente lógica, creando al mismo tiempo un nuevo estilo arquitectónico original, sencillo, práctico y estético.

Superando al gótico
Esta nueva técnica constructiva permitió a Gaudí conseguir su mayor objetivo arquitectónico; para perfeccionar e ir más allá del estilo gótico. Las bóvedas hiperboloides tienen su centro donde las bóvedas góticas tenían su clave, y el hiperboloide permite un hueco en este espacio para dejar entrar la luz natural. En la intersección entre bóvedas, donde las bóvedas góticas tienen nervaduras, el hiperboloide permite también huecos, que Gaudí empleó para dar la impresión de un cielo estrellado.

Gaudí complementó esta visión orgánica de la arquitectura con una visión espacial única que le permitió concebir sus diseños en tres dimensiones, a diferencia del diseño plano de la arquitectura tradicional. Solía ​​decir que había adquirido este sentido espacial de niño al mirar los dibujos que su padre hacía de las calderas y alambiques que producía. Por esta concepción espacial, Gaudí siempre prefirió trabajar con moldes y maquetas o incluso improvisar in situ a medida que avanzaba la obra. Reacio a trazar planos, sólo en raras ocasiones esbozó sus obras; de hecho, sólo cuando lo requerían las autoridades.

Otra de las innovaciones de Gaudí en el ámbito técnico fue el uso de una maqueta para el cálculo de estructuras: para la iglesia de la Colònia Güell, construyó una maqueta a escala 1:10 con una altura de 4 metros (13 pies) en un cobertizo junto a el edificio. Allí, instaló un modelo que tenía cuerdas con pequeñas bolsas llenas de perdigones colgando de ellas. En una mesa de dibujo que estaba pegada al techo dibujó el piso de la iglesia, y colgó las cuerdas (para las catenarias) con la escopeta (para el peso) de los puntos de apoyo del edificio: columnas, intersección de paredes. Estos pesos produjeron una curva de catenaria tanto en los arcos como en las bóvedas. En ese momento, tomó una fotografía que, al invertirse, mostraba la estructura de columnas y arcos que buscaba Gaudí. Luego, Gaudí pintó sobre estas fotografías con gouache o pastel.

La posición de Gaudí en la historia de la arquitectura es la de un genio creativo que, inspirado en la naturaleza, desarrolló un estilo propio que alcanzó la perfección técnica y el valor estético, y llevó la marca de su carácter. Las innovaciones estructurales de Gaudí fueron en cierta medida el resultado de su viaje por varios estilos, desde el dórico al barroco pasando por el gótico, su principal inspiración. Se podría decir que estos estilos culminaron en su obra, que los reinterpretó y perfeccionó. Gaudí pasó por el historicismo y el eclecticismo de su generación sin conectar con otros movimientos arquitectónicos del siglo XX que, con sus postulados racionalistas, derivados de la escuela Bauhaus, representaron una evolución antitética a la iniciada por Gaudí,

Entre otros factores que llevaron al descuido inicial de la obra del arquitecto catalán fue que, a pesar de tener numerosos asistentes y ayudantes, Gaudí no creó ninguna escuela propia y nunca enseñó, ni dejó documentos escritos. Algunos de sus subordinados adoptaron sus innovaciones, sobre todo Francesc Berenguer y Josep Maria Jujol; otros, como Cèsar Martinell, Francesc Folguera y Josep Francesc Ràfols se graduaron hacia el Noucentisme, dejando la estela del maestro.

Pese a ello, se percibe cierta influencia en algunos arquitectos que o bien formaron parte del movimiento modernista o se apartaron de él y que no habían tenido contacto directo con él, como Josep Maria Pericas (Casa Alòs, Ripoll), Bernardí Martorell ( Cementerio de Olius) y Lluís Muncunill (Masia Freixa, Terrassa). Sin embargo, Gaudí dejó una profunda huella en la arquitectura del siglo XX: maestros como Le Corbusier se declararon admiradores, y las obras de otros arquitectos como Pier Luigi Nervi, Friedensreich Hundertwasser, Oscar Niemeyer, Félix Candela, Eduardo Torroja o Santiago Calatrava se inspiraron en Gaudí. . Frei Otto utilizó las formas de Gaudí en la construcción del Estadio Olímpico de Múnich. En Japón, la obra de Kenji Imai da testimonio de la influencia de Gaudí,

Diseño y artesanía
Durante su época de estudiante, Gaudí asistió a talleres de artesanía, como los impartidos por Eudald Puntí, Llorenç Matamala y Joan Oñós, donde aprendió los aspectos básicos de las técnicas relacionadas con la arquitectura, como escultura, carpintería, herrería, vidrieras, cerámica, yeso. modelado, etc. También absorbió los nuevos desarrollos tecnológicos, integrando en su técnica el uso del hierro y el hormigón armado en la construcción. Gaudí adoptó una visión amplia de la arquitectura como un diseño multifuncional, en el que cada detalle de un arreglo debe ser armoniosa y bien proporcionado. Este conocimiento le permitió diseñar proyectos arquitectónicos, incluyendo todos los elementos de sus obras, desde el mobiliario hasta la iluminación y la herrería.

Gaudí también fue un innovador en el ámbito de la artesanía, concibiendo nuevas soluciones técnicas y decorativas con sus materiales, por ejemplo su forma de diseñar mosaicos cerámicos hechos de piezas de desecho (“trencadís”) en combinaciones originales e imaginativas. Para la restauración de la Catedral de Mallorca inventó una nueva técnica para producir vidrieras, que consistía en yuxtaponer tres cristales de colores primarios, y en ocasiones uno neutro, variando el grosor del vidrio para graduar la intensidad de la luz.

Fue así como diseñó personalmente muchas de las esculturas de la Sagrada Familia. Estudiaría a fondo la anatomía de la figura, concentrándose en los gestos. Para ello, estudió el esqueleto humano y en ocasiones utilizó maniquíes hechos de alambre para probar la postura adecuada de la figura que estaba a punto de esculpir. En un segundo paso, fotografió a sus modelos, utilizando un sistema de espejos que proporciona múltiples perspectivas. Luego hizo moldes de yeso de las figuras, tanto de personas como de animales (en una ocasión hizo que un burro se pusiera de pie para que no se moviera). Modificó las proporciones de estos moldes para obtener la apariencia deseada de la figura, dependiendo de su lugar en la iglesia (cuanto más arriba, más grande sería). Finalmente, esculpió las figuras en piedra.

Espacios urbanos y paisajismo
Gaudí también practicó el paisajismo, a menudo en entornos urbanos. Su objetivo era situar sus obras en el entorno natural y arquitectónico más apropiado estudiando a fondo la ubicación de sus construcciones y tratando de integrarlas naturalmente en ese entorno. Para ello, solía utilizar el material más habitual en el entorno cercano, como la pizarra de Bellesguard y el granito gris del Bierzo en el Palacio Episcopal de Astorga. Muchos de sus proyectos fueron jardines, como el Parque Güell y los Jardines de Can Artigas, o jardines incorporados, como en la Casa Vicens o los Pabellones Güell. El enfoque armonioso de Gaudí sobre el paisajismo se ejemplifica en el Primer Misterio de la Gloria del Rosario en Montserrat,

Interiores
Igualmente, Gaudí destacó como decorador de interiores, decorando personalmente la mayoría de sus edificios, desde el mobiliario hasta el más mínimo detalle. En cada caso supo aplicar las particularidades estilísticas, personalizando la decoración según el gusto del propietario, el estilo predominante del arreglo o su lugar en el entorno, ya sea urbano o natural, secular o religioso. Muchas de sus obras estaban relacionadas con el mobiliario litúrgico. Desde el diseño de un escritorio para su despacho al inicio de su carrera hasta el mobiliario diseñado para el Palacio de Sobrellano de Comillas, diseñó todo el mobiliario de las casas Vicens, Calvet, Batlló y Milà, del Palacio Güell y la Torre Bellesguard, y el mobiliario litúrgico de la Sagrada Família. Es de destacar que Gaudí estudió algo de ergonomía para adaptar su mobiliario a la anatomía humana.

Otro aspecto es la distribución inteligente del espacio, siempre con el objetivo de crear un ambiente interior confortable, íntimo. Para ello, Gaudí dividiría el espacio en secciones, adaptadas a su uso específico, mediante muros bajos, falsos techos, puertas correderas y armarios murales. Además de cuidar cada detalle de todos los elementos estructurales y ornamentales, se aseguró de que sus construcciones tuvieran buena iluminación y ventilación. Para ello, estudió la orientación de cada proyecto con respecto a los puntos cardinales, así como el clima local y su ubicación en su entorno. En ese momento, había una demanda creciente de más confort doméstico, con agua corriente y gas y el uso de luz eléctrica, todo lo cual Gaudí incorporó con maestría. Para la Sagrada Família, por ejemplo,

La iluminación también le sirvió a Gaudí para la organización del espacio, que requirió de un cuidadoso estudio del gradiente de intensidad de la luz para adaptarse adecuadamente a cada entorno específico. Lo logró con diferentes elementos como lucernarios, ventanas, contraventanas y persianas; un caso destacable es la gradación de color utilizada en el atrio de la Casa Batlló para conseguir una distribución uniforme de la luz en todo el interior. También tendía a construir casas orientadas al sur para maximizar la luz solar.

Patrimonio de la Humanidad
La UNESCO declara Patrimonio de 1984 y 2005 Algunas de las obras de Antoni Gaudí: el Parc Güell, el Palau Güell, la Casa Milá, la fachada del Nacimiento y Cripta de la Sagrada Familia, Casa Vicens y Casa Batlló en la ciudad de Barcelona —junto con la cripta de la Colònia Güell, en Santa Coloma de Cervelló.

La declaración de Patrimonio Mundial de estas obras de Gaudí significa reconocer su excepcional valor universal. Esto fue razonado por la UNESCO:
La obra de Antoni Gaudí representa una contribución creativa excepcional y destacada al desarrollo de la arquitectura y la tecnología de la construcción en el momento de la transición del siglo XIX al XX.
La obra de Gaudí muestra un importante intercambio de valores estrechamente relacionados con la cultura y las corrientes artísticas de su época, representadas en el modernismo de Cataluña. Ha influido en muchas de las formas y técnicas que fueron relevantes para el desarrollo de la construcción moderna en el siglo XX.
La obra de Gaudí representa una serie de ejemplos destacados del tipo de construcción de la arquitectura de principios del siglo XX, tanto residencial como pública, para cuyo desarrollo realizó una importante y creativa aportación.

La obra de Gaudí en Barcelona
La obra de Gaudí suele catalogarse como modernista, y pertenece a este movimiento por su afán de renovación sin romper con la tradición, su búsqueda de la modernidad, el sentido ornamental aplicado a las obras y el carácter multidisciplinar de sus emprendimientos, donde la artesanía juega un papel central. papel. A ello, Gaudí añade una dosis de barroco, adopta los avances técnicos y sigue utilizando el lenguaje arquitectónico tradicional. Junto a su inspiración de la naturaleza y el toque original de sus obras, esta amalgama da a sus obras su carácter personal y único en la historia de la arquitectura.

Cronológicamente, es difícil establecer pautas que ilustren fielmente la evolución del estilo de Gaudí. Si bien pasó de su enfoque inicialmente historicista para sumergirse de lleno en el movimiento modernista que tan vigorosamente surgió en el último tercio del siglo XIX en Cataluña, antes de alcanzar finalmente su estilo personal y orgánico, este proceso no consta de etapas claramente definidas. con límites obvios: más bien, en cada etapa hay reflejos de todos los anteriores, a medida que los asimila y los supera gradualmente. Entre las mejores descripciones de la obra de Gaudí se encuentra su discípulo y biógrafo Joan Bergós, según criterios plásticos y estructurales. Bergós establece cinco períodos en las producciones de Gaudí: período preliminar, mudéjar-morisco (arte morisco / mudéjar), gótico emulado,

Casa Vicens
La Casa Vicens es un edificio modernista y primer proyecto importante que el arquitecto Antoni Gaudí comenzó a construir en 1883. Ubicado en la calle Carolinas, número 20-26, en el distrito de Gràcia de la ciudad de Barcelona. Es una obra declarada Bien Cultural de Interés Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Casa señorial de jardines de volúmenes complejos, Gaudí combina la piedra, el ladrillo y ve en Valencia una amplia gama de azulejos en colores diferentes, donde la influencia del orientalismo enraizado en el Islam es clara.

Las vallas de hierro forjado están directamente inspiradas en la naturaleza y, en particular, en la palmera (una palmera típica del Mediterráneo occidental). Las barandillas y rejas también son de hierro forjado y preludio de motivos decorativos modernistas. La marquetería de las celosías del jardín, el propio jardín, van desde soluciones de acabados interiores arabizantes, de tipo mediterráneo o de cercanía a la naturaleza. En el interior, el principal elemento decorativo es la madera tallada y policromada, que junto con el mobiliario ya produce un conjunto de carácter fantástico.

En 1883, Manuel Vicens i Montaner encargó a Gaudí la construcción de una residencia de verano. En febrero de 1883, Manuel Vicens solicitó al Ayuntamiento de Vila de Gràcia la autorización para construir una casa de veraneo en la calle Sant Gervasi 26 (actualmente calle Carolines 20-26). Un mes antes había solicitado permiso para demoler la casa que había heredado de su madre, Rosa Montaner, dado su mal estado de conservación. Aunque el señor Manuel Vicens es todavía un personaje bastante desconocido, en su testamento se menciona su profesión: corredor de bolsa y cambio, lo que desmentiría su presunto vínculo con la cerámica y se vería reforzado por el inventario de 1885 de la fábrica de cerámica Pujol i Bausis que se conserva en el Archivo Municipal de Esplugues de Llobregat, donde está documentado el deudor de don Manuel Vicens i Montaner, de Gràcia, de 1.440 pesetas.

La Casa Vicens fue diseñada por Antoni Gaudí en 1878 y construida entre 1883 y 1885 como casa de veraneo en Gràcia es el primer intento de Gaudí de encontrar un nuevo estilo y escapar del historicismo arquitectónico y el eclecticismo. predominante. En Casa Vicens, Gaudí anticipa de forma puramente intuitiva toda una serie de categorías formales y constructivas que ayudarán a prepararse para la irrupción del modernismo. Está estructurado en cuatro niveles, correspondientes a un sótano para la bodega, dos pisos para la casa y un ático para el servicio. Gaudí unió el edificio a la mitad de un convento vecino, obteniendo así un gran y espacioso jardín. Para el otro lado del jardín, diseñó una fuente monumental de ladrillo visto, formada por un arco parabólico encima del cual había un pasaje entre columnas. El agua se almacenó en dos tanques colocados en la parte superior de cada pilar final de la fuente. En 1946 fue demolido para la venta de esta parte del terreno.

Related Post

Gaudí se encuentra en su primera etapa, en la que utiliza un lenguaje arquitectónico de gran sencillez constructiva, con predominio de la recta sobre la curva. Quiere romper con la influencia del historicismo y reconoce la herencia mudéjar aprovechando la actividad empresarial de los propietarios y utilizando intensamente la cerámica. Se inspiró en elementos vegetales del solar para diseñar algunas de las piezas de decoración más significativas, como una hoja de palmera para la reja de hierro forjado o un clavel para decorar la cerámica de la fachada. Estamos en el cambio de una era que antecede inminentemente al modernismo. Es hora de que Domenech i Montaner para la editorial Montaner i Simon, con uso total y masivo del ladrillo, y el castillo de los tres Dragones (Restaurante de la Exposición de 1888), con estructura de hierro y vidrio,

Esta casa tenía un manantial de agua mineral, muy querido por el vecindario por los poderes curativos que la gente le daba. El barrio la conocía por “agua de la fuente de Santa Rita”. Esta casa tiene características similares y fechas bastante coincidentes con el “Capricho de Comillas” (Santander), también obra de Gaudí.

En 1925, el arquitecto Joan Baptista Serra llevó a cabo una ampliación del edificio a imagen de lo que había hecho Gaudí, reduciendo notablemente su jardín. Por estas obras ganó el premio del Concurso Anual de Edificación Artística de 1927, otorgado por el Ayuntamiento de Barcelona. El 27 de marzo de 2014 MoraBanc compró la casa Vicens y finalmente abrió sus puertas como casa-museo el 16 de noviembre de 2017.

Pabellones Güell
Los Pabellones Güell son una serie de edificios del barrio de Pedralbes, en Barcelona, ​​diseñados por el arquitecto modernista catalán Antoni Gaudí, construidos entre 1884 y 1887. Gaudí fue un encargo de su gran mecenas, el Conde Eusebi Güell. Había conocido la obra de Gaudí en la Exposición Universal de París de 1878, cuando inició una larga amistad y un gran número de encargos como el Palau Güell, los Pabellones Güell de Pedralbes, el Parc Güell y la Cripta de la Colònia Güell de Santa Coloma. de Cervelló.

Güell tenía una finca en Les Corts de Sarrià, unión de dos solares conocidos como Can Feliu y Can Cuyàs de la Riera. El arquitecto Joan Martorell i Montells, uno de los maestros de Gaudí, había construido un pequeño palacio con aire caribeño, casi donde se encuentra ahora el Palacio Real de Pedralbes. La casa se conocía como Torre Satalia, nombre que le dio monseñor Cinto Verdaguer, amigo de la familia. Gaudí recibió el encargo de reformar la casa y construir un muro de valla y postes de portería.

Gaudí realizó un proyecto de aire oriental, que en ocasiones recuerda al arte mudéjar. Realizó el muro de mampostería con varias puertas, destacando la principal con una reja de hierro en forma de dragón, con ojos de cristal; esta figura representaría a Ladó, el dragón guardián del Huerto de las Hespérides, derrotado por Hércules en su undécima obra – episodio narrado por Jacint Verdaguer en su poema L’Atlàntida, dedicado a Antonio López y López, primer marqués de Comillas, quien fue el suegro de Eusebi Güell, donde podemos percibir el posible origen de la figura de entrada a los pabellones-. Sobre el dragón hay un naranjo hecho de antimonio, también en alusión a las Hespérides. La forma del dragón corresponde a la posición de las estrellas en la constelación de la Serpiente, en la que se convirtió Ladó como castigo por robar las naranjas.

Las otras tres puertas de acceso a la finca perdieron funcionalidad con la apertura de la Avinguda Diagonal: una de ellas sigue estando frente al cementerio de Les Corts, aunque su reja de hierro fue trasladada a la Casa Museu Gaudí del Parc Güell; otro fue restaurado en 1982 por la Universidad de Barcelona y actualmente se encuentra entre las facultades de Ciencias de la Tierra y Biología; y el tercero fue demolido cuando se construyó la Facultad de Farmacia, pero reconstruido en 1957 junto a este edificio.

Los pabellones se componen de cuadras, caballerizas y porterías: las caballerizas son de base rectangular, cubiertas con bóveda divisoria en forma de catenaria; el picador es de base cuadrada, con una cúpula de perfil hiperboloidal, rematada por una patilla; el portón consta de tres edificios pequeños, el central de planta poligonal y cúpula hiperbólica, y dos más pequeños de planta cúbica. Los tres están rematados por abanicos en forma de chimeneas, recubiertos de cerámica. La obra está realizada en ladrillo visto en varias tonalidades entre rojo y amarillo, y recubierto de cristal de colores; en algunos tramos también utilizó bloques prefabricados de cemento.

Gaudí también fue parcialmente responsable del diseño de los jardines de la finca, construyó dos fuentes y una pérgola, y plantó varios tipos de plantas mediterráneas (pinos, eucaliptos, palmeras, cipreses y magnolias). La Fuente de Hércules se conserva junto al Palacio Real de Pedralbes, restaurado en 1983; contiene un busto del héroe mitológico griego, sobre un montón con el escudo de Cataluña y un cañón en forma de dragón chino. En 1969 los Pabellones Güell fueron declarados Monumento Histórico-Artístico Nacional. Los Pabellones albergan actualmente la Cátedra Real Gaudí, perteneciente a la Universitat Politècnica de Catalunya, y en sus terrenos se encuentra el Jardín Botánico de la Facultad de Biología.

Templo expirante de la Sagrada Familia
El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, comúnmente conocido como la Sagrada Familia, es una basílica católica ubicada en la ciudad de Barcelona. Es uno de los ejemplos más conocidos del modernismo catalán y un edificio único en el mundo, que se ha convertido en un símbolo de la ciudad. Obra inacabada del arquitecto catalán Antoni Gaudí, es el barrio de la Sagrada Familia, en el distrito del Eixample de la ciudad. La Sagrada Familia es testimonio de la plenitud artística de Gaudí: allí trabajó la mayor parte de su carrera profesional; pero especialmente en los últimos años, cuando alcanzó la culminación de su estilo naturalista, con una síntesis de todas las soluciones y estilos probados hasta el momento. Gaudí logró una perfecta armonía en la interrelación entre los elementos estructurales y ornamentales,

A partir de 1915, Gaudí se dedicó casi en exclusiva a la Sagrada Familia, obra que supone la síntesis de toda su evolución arquitectónica, ya que aplicó todos sus hallazgos vividos previamente a la cripta de la Colònia Güell. Tras la creación de la cripta y el ábside, todavía de estilo neogótico, Gaudí concibe el resto del templo en un estilo orgánico, imitando las formas de la naturaleza, donde abundan las formas geométricas reguladas. El interior parece un bosque, con un conjunto de columnas de árboles inclinadas y en forma de hélice, lo que crea una estructura que es simple y duradera. Durante la vida de Antoni Gaudí (1852-1926), solo se completaron la cripta, el ábside y, parcialmente, la fachada del Nacimiento, de la que solo se completó la torre de Sant Bernabé.

En este templo, el arquitecto concibió un meticuloso simbolismo dentro de un poema místico con gran audacia constructiva formal, como en su forma de concebir la estructura con el arco parabólico – también llamado funicular de fuerzas -, combinando el tratamiento de la escultura naturalista con la abstracción de la torres. Es el monumento más visitado de España, por delante de la Alhambra o el Museo del Prado, con 3,7 millones de visitantes en 2015. La obra de Gaudí, es decir, la cripta, el ábside y la fachada de la Natividad, fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Sitio por la UNESCO en 2005.

El concepto de templo expiatorio significa que su construcción se realiza en base a donaciones, lo que ha significado que en ocasiones las obras hayan tenido que pararse. Sin embargo, desde la década de 1990, la afluencia de visitantes y el gran renombre mundial han cambiado la situación económica y las obras han dado un fuerte empujón, hasta la pandemia del Covid-19. La Sagrada Familia fue declarada basílica menor, por el Papa Benedicto XVI el 7 de noviembre de 2010. Aunque no es una catedral, varias fuentes la han llamado Catedral de Europa, debido al carácter universal que Gaudí quiso darle.

Palau Güell
El Palau Güell es un edificio proyectado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo representante del modernismo catalán, entre 1886 y 1890. El palacio está ubicado en la calle Nou de la Rambla nº. 3-5 de Barcelona, ​​en el Raval. El empresario y mecenas barcelonés Eusebi Güell encargó a su amigo Gaudí la construcción de su residencia familiar, que sería también un punto de encuentro de la burguesía de la época. Es la primera gran obra que Eusebi Güell encomendó a Gaudí y destaca por cómo el arquitecto concibió el espacio y la luz. Esta obra pertenece al período orientalista de Gaudí (1883-1888), período en el que el arquitecto realizó una serie de obras inspiradas en el arte del Cercano y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el Arte islámico hispano principalmente arte morisco y morisco.

El edificio se estructura en varias plantas funcionalmente diferenciadas, con una entrada en forma de arco catenario de impresionantes dimensiones y una distribución de las estancias alrededor del hall central, eje principal y columna vertebral del edificio. Hay veinte chimeneas en el techo que, lejos de tratarse como simples chimeneas, Gaudí las concibió como esculturas. Con ello, inició una forma de diseñar las chimeneas que desarrollaría en sus trabajos posteriores, hasta conseguir unos resultados espectaculares en la Casa Milà.

Gaudí contó para su construcción con la colaboración del arquitecto de su taller Francesc Berenguer, el maestro herrero Joan Oñós, la ebanistería de Antoni Oliva y Eudald Puntí, la decoración, vidrieras y mobiliario de Francesc Vidal y Jevellí y la pintura de Aleix Clapés i Puig. El Palacio fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO por su excepcional valor universal en 1984.

El Palau Güell se levanta sobre una parcela de planta casi rectangular, de 18 x 22 metros, con un edificio anexo en el suroeste, de 6 x 20 m. La estructura se basa en los muros de las fachadas, de piedra natural, así como en los tabiques, de ladrillo, además de pilares de ladrillo en el sótano y de piedra en las demás plantas. La pared divisoria del lado este era originalmente una fachada vista, hasta que fue revocada y pintada con un fresco de Aleix Clapés que representa a Hércules en busca de las Hespérides, inspirado en el poema L’Atlàntida de Jacint Verdaguer, ahora desaparecido. El edificio consta de un total de siete pisos entre sótano para cuadras, planta baja con hall de entrada, portería, garaje y varias áreas de servicio, entrepiso para el área administrativa, piso noble para el área social, segundo piso para el área privada (dormitorios, baños),

La característica básica del edificio es la riqueza de espacios, con recorridos fluidos y una independencia en la distribución de cada planta que producen la apariencia de un volumen construido bastante grande para la limitada superficie del lote. El diseño general sigue las líneas de sus creaciones de esa época, marcadas por el estilo oriental aplicado al diseño de sus obras. Este palacio culmina un período de predominio de formas de inspiración árabe, bizantina o mudéjar, con obras como la Casa Vicens, los Pabellones Güell y El Capricho de Comillas (Cantabria). Gaudí aplica un estilo de transición con elementos compositivos góticos con soluciones que recuerdan a ciertos palacios venecianos.

Gaudí diseñó cuidadosamente tanto el exterior como el interior del palacio, con una suntuosa decoración de estilo mudéjar, donde destacan los techos con artesonado de madera y hierro. Gaudí también estudió de forma eficaz todas las soluciones técnicas y estructurales del edificio, cuidando hasta el último detalle aspectos como la iluminación, la ventilación o el aislamiento acústico del exterior. Analizado desde un aspecto estrictamente constructivo, el Palau Güell representa uno de los puntos más complejos de la producción de Gaudí, donde confluyen muchos de los recursos geométricos y constructivos que el arquitecto utilizará en el futuro. Como si Gaudí hubiera querido experimentar, se encuentran elementos completamente nuevos probando procedimientos constructivos más adecuados para cada caso.

El delicado modelado de las superficies de transición entre los arcos parabólicos y las columnas de mármol de la sala principal anticipa claramente el tratamiento plástico de algunas de sus obras posteriores como la casa de Milán y, en particular, el trabajo con superficies torcidas de las bóvedas del Colònia Güell y la Sagrada Família. El tipo de tratamiento y generación formal de las cúpulas y chimeneas de la cubierta del palacio tienen, al mismo tiempo, un claro antecedente en la casa Vicens y en la finca Güell, pero se proyectará aún con más fuerza en el Milà y Batlló casas, alcanzando su máxima expresión plástica en las formas del Parc Güell.

Colegio de los Teresianos
El Colegio de las Teresianas es un colegio de la calle de Ganduxer en el casco antiguo de Sant Gervasi de Cassoles, y actualmente en el distrito de Tres Torres del distrito de Sarrià – Sant Gervasi de Barcelona. El colegio imparte todos los cursos de educación reglada segundo ciclo de educación infantil hasta el bachillerato. Solía ​​ser una escuela solo para niñas, pero a finales del siglo XX era mixta. Tiene un concierto con la Generalitat de Catalunya para impartir la educación obligatoria. Es una obra declarada Bien Cultural de Interés Nacional. La escuela teresiana es un edificio rectangular alargado con un eje de comunicación longitudinal, formado por arcos parabólicos, y cuatro pisos de altura (planta baja y tres pisos), realizado principalmente en piedra y ladrillo visto.

En las esquinas de la fachada hay pináculos de ladrillo con una columna helicoidal que culmina en la cruz de cuatro brazos, típica de la obra de Gaudí, y con escudos de cerámica con varios símbolos definitorios de la orden teresiana: el monte Carmelo coronado. por la cruz, el corazón de la Virgen coronado de espinas y el de santa Teresa atravesado por una flecha. Casi todas las aberturas tienen una forma cercana al arco parabólico. En la planta baja forman una galería de arcos en hilera. En el primer y segundo piso, los arcos están inscritos en un rectángulo. En la planta superior, una sucesión de arcos (vanos reales alternados con arcos ciegos) forman un gran friso que corona el conjunto, que se superpone con la barandilla del techo que se combina con una especie de almenas de forma triangular y pináculos con cruces de cuatro brazos en las esquinas.

En uno de los lados largos se encuentra un pequeño porche cercano a la plaza, que se eleva dos plantas más formando miradores, encerrados por celosías de ladrillo con pequeños círculos de cerámica de colores. La puerta de entrada de este pórtico, formada por un arco parabólico, tiene una reja de hierro forjado, que está en línea con la puerta dragón de los pabellones Güell, aunque su diseño es más sencillo.

El escudo de armas de la orden aparece en varios lugares. En cambio, prácticamente no hay elementos ornamentales, sino soluciones constructivas. En el interior, hay un corredor que es famoso por la sucesión de arcos parabólicos que contiene. Estos elegantes arcos de líneas no son meramente decorativos, sino que tienen la función de sostener el techo y el piso superior. Gaudí utilizó el arco parabólico como elemento constructivo ideal, capaz de soportar grandes pesos mediante perfiles delgados. El edificio teresiano se convierte así en una de las obras más coherentes de Gaudí, en la que el interior y el exterior forman una unidad.

Gaudí construyó el edificio del convento y colegio de las Teresianas con un pequeño presupuesto, lo que unido a la austeridad de la orden religiosa determinó que la obra no tuviera demasiadas pretensiones aparentes; De esta forma, la sencillez de las estructuras internas se refleja en el exterior, que no está decorado con ningún tipo de policromía. El encargo fue de Enric d’Ossó para albergar un colegio y convento de la Congregación de las Monjas Teresianas (Compañía de Santa Teresa de Jesús), que él mismo había fundado. Se concibió para sustituir el edificio que hasta entonces habían vivido las religiosas en la c / Sant Elies, 4, del entonces municipio independiente de Sant Gervasi de Cassoles. La casa fue ocupada en 1886 y funcionó como internado, noviciado y sede provincial en alquiler.

La construcción se inició en 1887 bajo la dirección del arquitecto Joan Baptista Pons i Trabal, pero en 1888 Ossó encargó el proyecto a Gaudí, quien ya había adquirido una gran reputación como arquitecto y como persona devota, razón por la que se decantó por Ossó. Las obras duraron desde 1888 hasta 1889.

Del proyecto inicial de Pons y Trabal solo se habían realizado las fundaciones. Gaudí cumplió la voluntad de la orden de reflejar la austeridad en el edificio, en cumplimiento del voto de pobreza; siguiendo las instrucciones de las monjas, diseñó un edificio sobrio, de ladrillo por fuera y con algunos elementos de ladrillo por dentro. Usando el argumento de que el ladrillo no era caro y que no había mucha diferencia en los costos al colocar las piezas de una forma u otra, estaba creando elementos decorativos donde era posible, tanto en el exterior como en el interior. El interior. También incorporó rejas de hierro forjado, uno de sus materiales favoritos, en la fachada, y la coronó con un conjunto de almenas que sugieren un castillo, una posible alusión al. En 1908, Gaudí diseñó una capilla que no se pudo construir por desavenencias con el superior del convento; el actual, de estilo neogótico, es obra de Gabriel Borrell i Cardona.

Casa Calvet
La Casa Calvet es un edificio diseñado por Antoni Gaudi, uno de los arquitectos más representativos del modernismo catalán. Se encuentra en Carrer de Casp, 48, en el Eixample de Barcelona, ​​y data de 1899. El edificio fue realizado para la familia de Pere Màrtir Calvet i Carbonell, un fabricante textil de Sant Genís de Vilassar casado con Juliana Pintó i Roldós y fue utilizado tanto para el negocio, para el cual se destinó la planta baja y el sótano., como para la vivienda, ubicada en los pisos superiores. Pere Màrtir Calvet falleció en Barcelona el 21 de febrero de 1894 a los 51 años y su mujer e hijos Eduard, Pere y Elisa Calvet i Pintó llevan a cabo el proyecto. Está catalogado como Bien Cultural de Interés Nacional. Casa Calvet es considerada la obra más conservadora del arquitecto. Según los expertos, la explicación radica en que,

De hecho, la simetría, el equilibrio y el orden que caracterizan a la Casa Calvet no son habituales en la obra de Gaudí. Sin embargo, se pueden ver elementos modernistas, como los dos frontones curvilíneos al final de la fachada, el balcón con galería acristalada y losas que sobresalen sobre la entrada o la forma de los otros balcones. Las columnas que flanquean la entrada recuerdan a los carretes de hilo y constituyen una alusión al negocio textil de la familia Calvet. Como elemento curioso también hay que destacar, en la parte superior de la fachada, los bustos de los tres santos patrones de Vilassar de Dalt, donde estaban los Calvets: Sant Pere Màrtir (en honor al padre del propietario), Sant Genís d’Arle , el notario y San Genio de Roma el actor. Fue el primer edificio premiado por el Ayuntamiento en el Concurso Anual de Edificación Artística (1899).

Puerta y valla de la Finca Miralles
La puerta y valla de la finca Miralles es una obra de Antoni Gaudí declarada bien cultural de interés nacional. Es el único que queda de la casa de Hermenegild Miralles. Es una obra de Barcelona declarada Bien Cultural de Interés Nacional. El portal y valla de Can Miralles, obra menor de Gaudí, es un muro de perfil ondulado, de base más ancha y estrechándose en la parte superior. Coronando este muro, hay un elemento continuo a lo largo de todo el muro que acentúa la forma serpenteante del conjunto. En la parte superior de la pared hay una rejilla de malla de alambre con picos en la parte superior. Está centrado por la puerta principal y su arco también es irregular. Junto a la puerta principal, hay una más pequeña, que conserva la rejilla de hierro original.

Estas puertas están cubiertas por un techo, a modo de marquesina, a dos aguas. Los azulejos están hechos de fibrocemento, aunque originalmente eran de cartón piedra y fueron realizados por Hermenegild Miralles en una de sus fábricas. Este techo está tensado con elementos de metal trenzado y coronado por una cruz de Gaudin de cuatro palas con un sinuoso perfil de hierro forjado. Este techo es una reproducción del original, retirado en 1965 y reconstruido en una restauración en 1977-1978. En la puerta principal se encuentra una escultura de bronce a tamaño natural de Gaudí, realizada en 1999 por el escultor Joaquim Camps, año en el que se realizó la última restauración. Actualmente, el tramo de muro conservado se encuentra en buen estado, aunque originalmente tenía 36 metros de largo.

La valla y puerta de entrada de Can Miralles, situada en el paseo que abrió el Conde de Güell para llegar a la Puerta del Dragón de la finca de Pedralbes, fue construida por Gaudí a principios de siglo. Fue un encargo de Hermenegild Miralles con el objetivo de realizar una valla que rodeara toda su finca. Salvada de la demolición, la valla fue restaurada en 1977-78, con la restauración de la marquesina que protege el acceso, que había desaparecido, y la retirada de la reja del gran portal, que no era el original.

Parque Güell
El Park Güell es un gran jardín con elementos arquitectónicos ubicado en la parte alta de Barcelona, ​​en las faldas del cerro Carmel con vistas al mar, no lejos del Tibidabo. Fue diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán, construido entre 1900 y 1914 e inaugurado como parque público en 1926. Tiene una superficie de 17,18 hectáreas (0,1718 km²), lo que la convierte en una de las mayores obras arquitectónicas obras en el sur de Europa .. En 1984 la UNESCO declaró el Parque Güell Patrimonio de la Humanidad. El diseño del parque muestra claramente la mano de un arquitecto, y el estilo peculiar de Gaudí se nota en cualquier elemento, por pequeño que sea. Hay formas onduladas, similares a los ríos de lava, y pasarelas cubiertas de columnas que tienen forma de árboles o estalactitas. Muchas de las superficies están cubiertas de trencadís, piezas de cerámica o vidrio en forma de mosaicos de colores. Por su ubicación en el centro de la ciudad y a gran altura, este parque es un remanso de paz que contrasta con el ruido y el frenesí de la capital catalana.

Antoni Gaudí tenía en mente las ciudades jardín inglesas e insistió en lograr una perfecta integración de sus obras en la naturaleza. Prueba de ello son las columnas realizadas con piedras de tamaños y formas muy variables, que sugieren troncos de árboles, estalactitas y cuevas naturales. Los ángulos rectos no aparecen en ninguna parte: las columnas están inclinadas como palmeras. El punto central del parque lo forma una inmensa plaza, cuyo borde hace las veces de banco y se ondula como una serpiente de ciento cincuenta metros de largo. Este banco también está revestido de trencadís realizado con pequeñas piezas de cerámica y vidrio y es obra de Josep Maria Jujol, colaborador de Gaudí.

La plaza está parcialmente sostenida por el Salón de las Cien Columnas, compuesto por ochenta y seis columnas que se asemejan a estalagmitas gigantes en una cueva. En el techo, entre las columnas hay decoraciones circulares donde no se construyeron las columnas que inicialmente se planificaron (tenían que ser cien). A este lugar llega la escalera de la entrada principal del parque, con escalones dispuestos simétricamente en torno a la escultura de una salamandra que se ha convertido en el emblema del jardín. Representa la salamandra alquímica, que simboliza el elemento fuego.

En la entrada principal del parque se encuentran dos edificios de puro estilo Gaudí, con techos suaves y curvos, extraños apéndices y motivos geométricos. Lo que queda a la derecha es la Casa del Guarda, concebida y diseñada por Gaudí como vivienda del portero del Park Güell. Los trabajos de forja son obra de Badia, hermanos. La Casa del Guarda es uno de los pocos ejemplos de casa modesta construida por Gaudí. Fue construido entre 1901 y 1903 respondiendo a los principios de utilidad y sencillez interior, sin sacrificar, no obstante, una gran riqueza formal y visual. A lo largo del tiempo, la casa ha tenido diferentes usos y ha sido objeto de diversas restauraciones para acoger el actual proyecto museístico del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA). La exposición “Güell, Gaudí y Barcelona. Expresión de un ideal urbano ”que explica la Casa del Guarda,

Casa Batlló
La Casa Batlló es un edificio proyectado por el arquitecto Antoni Gaudi, máximo representante del modernismo catalán, entre 1904 y 1907, está situado en el número 43 del Passeig de Gràcia de Barcelona, ​​la amplia avenida que atraviesa el barrio modernista del Eixample. Fue un encargo de Josep Batlló i Casanovas, empresario textil vinculado por matrimonio a la familia Godó. Su parte más conocida es la fachada, considerada una de las obras más creativas y originales del arquitecto; combina piedra, hierro forjado, vidrios rotos y cerámica policromada.

Gaudí contó para su construcción con la colaboración de los arquitectos Josep Maria Jujol y Joan Rubió i Bellver para la realización de la fachada, con los artesanos de la fragua Germans Badia, los carpinteros Casas y Bardés, el ceramista Sebastià Ribó y Josep Pelegrí (manchado fabricante de vidrio).

Más allá de las distintas interpretaciones de áreas o detalles concretos de esta obra, Casa Batlló, dentro de la línea naturalista del autor, se inspira en el medio marino. La variedad de sus colores y especies componen la tesis con un predominio destacado del azul del mar y el ocre de las rocas, un azul que aparece ligado a la decoración cerámica, la fachada, el vestíbulo o los patios interiores. Según el historiador Juan José Lahuerta, “el interior de la casa se convierte en un lugar de reunión para el hombre que se enfrenta a las multitudes de la ciudad y lucha en un mundo competitivo, una especie de cueva submarina donde reunirse, donde encontrar un espacio íntimo, como muestra la obra de Julio Verne (muy popular en su momento y fallecido en 1905 coincidiendo con la construcción del edificio), el héroe, el hombre moderno y conquistador tiene dos realidades: un exterior, cósmico, sin límites y un íntimo donde se acumula en la cueva, en el vientre materno de la tierra; naturaleza, razón e historia convergen en esta obra. ”

El edificio en su conjunto está inspirado en un entorno marino, un enigma submarino. La mirada naturalista del autor explica esta tesis con un dominio destacado del azul del mar y el ocre de las rocas. Un azul que aparece vinculado a la decoración cerámica, que comienza con suaves tonos azules en el vestíbulo que conectan, internamente, con los patios cambiantes de intensidad y, externamente, con el mar de la fachada. La escalera principal se ubica en una cueva submarina que conduce a un piso noble que se configura como el gran refugio submarino, como una pecera desde la que se nos observa u observa, como un submarinoque nos permite aislarnos y protegernos. Un interior en el que las formas redondeadas de puertas y ventanas evocan las compuertas interiores de un barco y donde las tallas de las puertas de roble presentan una muestra de serpientes marinas,

La conexión naturalista del edificio con un ser vivo lleva a Gaudí a utilizar símiles en función del trabajo mecánico realizado. Sobre soportes largos utiliza formas que recuerdan al húmero o al fémur; las bases y capiteles de los pilares recuerdan a las vértebras; las balaustradas de los balcones del primer piso son falanges y las rejas convexas y turgentes, hechas de pasamanos de hierro que protegen los ojos de los balcones de hierro, recuerdan a nervaduras. A falta de documentación directa de Gaudí, el significado de las formas y colores de la fachada ha tenido varias interpretaciones, todas ellas bastante plausibles. El parecido de los balcones de los balcones con máscaras de fiesta invita a ver deslizamientos de confeti en la policromía de la fachada.

La interpretación de Lluís Permanyer apunta a una visión menos profana y más épica que las anteriores, y sitúa el simbolismo en torno a la lucha de San Jorge contra el dragón, representante del mal, cuya columna vertebral forma el perfil superior de la fachada. edificio principal. La torre sería la lanza que se clava al dragón, el edificio; una lanza coronada por una cruz que simboliza el estandarte de San Jorge y con las iniciales de la Sagrada Familia inscritas, símbolo inequívoco del triunfo de la religiosidad y el bien. Las escamas azules de la espalda del dragón se vuelven rojas, manchadas de sangre, en el lado izquierdo de la torre. En esta interpretación, los balcones son fragmentos de calaveras y los pilares de las ventanas del piso principal son los huesos de las víctimas del dragón.

El conjunto de ventanas en el piso principal perfila la imagen de un murciélago con las alas abiertas. Se trata de un animal vinculado al simbolismo catalán medieval popularizado por el rey Jaime el Conquistador que, según la leyenda basada en el Libro de los Hechos, le recordaba a un murciélago que impidió una derrota de la Corona de Aragón al borde de Burriana y permitió la conquista. de Valencia.

Sin embargo, el origen más probable de este animal como símbolo radica en el vibrio de la Cumbre Real de Pedro el Ceremonioso. La vibria era un dragón que solía coronar los escudos de algunas importantes ciudades mediterráneas, como Palma, Valencia y Barcelona. A partir del siglo XVII, la imagen del viburnum comenzó a transformarse, identificándose con un murciélago cuya forma finalmente tomó. Esta progresiva transformación en heráldica se impuso de lleno durante el siglo XIX, arrinconando casi por completo la vibria. En ese momento, con el ímpetu del Renacimiento, la imagen del murciélago fue ampliamente difundida por el movimiento modernista, apareciendo en las portadas de revistas como Lo Gay Saber y Revista de Catalunya. En el escudo de armas de Barcelona, ​​el murciélago apareció a principios del siglo XIX y permaneció hasta bien entrado el siglo XX. Así, el murciélago como evolución del dragón alado se relaciona hagiográficamente con la figura de San Jorge.

En la planta principal muchas formas te transportan a un mundo fantástico, como inspirado en mitos o libros de aventuras y expediciones tan de moda a finales del siglo XIX. Algunos de los animales representados o las formas interiores del piso noble parecen estar tomados de las ilustraciones de Alphonse de Neuville en la edición de 1870 de la novela Veinte mil leguas de viaje submarino de Jules Verne. El “ojo de dragón” que forma la pequeña ventana triangular está inspirado en la Roca Foradada de la montaña de Montserrat. Gaudí, aparte de su sentimiento religioso, conocía bien la montaña donde realizó el Primer Misterio de Gloria del Rosario Monumental de Montserrat. La forma del techo del comedor del piso noble tiene la forma de un chapoteo con las gotas que genera a partir de las cuales se generan las ondas expansivas de la creación.

La Casa Batlló es una vanitas que se exhibe en el paseo más lujoso de Barcelona y que recuerda, a través del lujo desbordante de la burguesía, la fugacidad de todas las cosas y su muerte. Por otro lado, la muerte es el inicio de la transformación, de la eterna metamorfosis como el perpetuum móvil representado por el remolino donde el tiempo devora la materia y la materia siempre regresa en el caos. Formas espirales como nebulosas asociadas con la generación del universo, su creación. La forma más destacada se encuentra en el techo del salón del piso noble, pero también se puede ver en algunos tímpanos de puertas interiores.

La escalera principal es claramente la columna vertebral de un animal prehistórico dentro de su cueva. De las articulaciones de las columnas en forma de hueso en el exterior de la galería del piso noble brotan plantas carnosas. Gaudí alude a la constante regeneración de la creación. Gaudí diseñó para la casa Batlló el panot Gaudí, un pavimento hidráulico realizado por Escofet, de piezas hexagonales de color azul y motivos marinos que tenían que estar en el suelo del dormitorio Batlló para terminar de crear una atmósfera marinera, pero al final fue no utilizado. Se representan un alga del género Sargassum, una amonita y un equinodermo. Aunque lo pagó en Batlló, Gaudí lo recuperó y lo colocó en la casa Milà. Con el tiempo, el panot de Gaudíha se convirtió en seña de identidad y es el pavimento de las aceras del Passeig de Gràcia. Había sido diseñado en cera gris por Joan Bertran,

Casa de Milán
La Casa Milá, también conocida como “La Pedrera” es un edificio modernista ubicado en el Paseo de Gracia de Barcelona, ​​en la esquina de la calle Provenza. Fue la última obra civil diseñada por Antoni Gaudí y fue construida entre 1906 y 1912.

Fue un encargo del empresario Pere Milà i Camps y su esposa Roser Segimon i Artells, natural de Reus y viuda del adinerado indio Josep Guardiola i Grau. En su momento fue muy controvertido por las atrevidas formas onduladas de la fachada de piedra y el hierro forjado retorcido que decora sus balcones y ventanas, diseñado en gran parte por Josep Maria Jujol, quien también diseñó algunos de los cielos de yeso.

Arquitectónicamente, se considera una obra innovadora ya que cuenta con una estructura de columnas y pisos libres de muros de carga. De la misma forma, la fachada, íntegramente de piedra, es autoportante, es decir, no debe soportar cargas de las plantas. Otro elemento innovador fue la construcción del garaje subterráneo.

El año 1984 fue declarado Patrimonio Cultural por la UNESCO por su destacado valor universal. Desde 2013 es la sede de la Fundació Catalunya La Pedrera, que gestiona las distintas exposiciones y actividades que allí se desarrollan y las visitas al edificio.

El edificio tiene 1.323 m² construidos por planta en una parcela de 1.620 m². Gaudí inició los primeros bocetos en su taller de la Sagrada Familia, donde concibió la casa como una curva constante, tanto en el exterior como en el interior, incorporando múltiples soluciones de geometría regulada, así como elementos de carácter naturalista.

Casa Milà es el resultado de dos edificios que se estructuran en torno a dos patios que iluminan los nueve niveles: sótano, planta baja, entreplanta, planta principal (o noble), cuatro plantas superiores y un ático. El sótano estaba destinado a garaje, la planta principal era la residencia de los señores milaneses, un piso de 1.323 m², y el resto se distribuyó en 20 viviendas en alquiler. La planta resultante tiene una forma asimétrica de “8” debido a la diferente forma y tamaño de los patios. El ático, que albergaba las lavanderías y tendederos, forma un espacio aislante del edificio y al mismo tiempo determina los diferentes niveles de la cubierta.

Una de las partes más destacadas es el techo, coronado por campanas o salidas de escaleras, ventiladores y chimeneas. Todos estos elementos, construidos con ladrillo plano revestido de cal, mármol roto o vidrio, tienen una función arquitectónica específica y, sin embargo, se convierten en verdaderas esculturas integradas en el edificio.

Casa Milà es un organismo único, donde la forma exterior tiene una continuidad en el interior. De los pisos hay que destacar los techos de escayola con relieves de gran dinamismo, el trabajo de la madera de las puertas, las ventanas y el mobiliario (lamentablemente hoy desaparecido), así como el diseño del pavimento hidráulico y diferentes ornamentales. elementos.

La escalera estaba destinada al servicio, ya que el acceso a las viviendas era por ascensor excepto en la planta principal, donde Gaudí añadió una escalera de particular configuración.

Escuelas de la Sagrada Familia
Las escuelas de la Sagrada Família es un edificio construido en 1909 por el arquitecto modernista catalán Antoni Gaudí, ubicado en los terrenos del templo expiatorio de la Sagrada Família.

Fue un encargo de la Asociación de Devotos de San José, que preside Josep Maria Bocabella, promotor del templo de la Sagrada Familia. Gaudí construyó en el terreno destinado a la fachada del Gloria, que se esperaba que estuviera libre durante bastante tiempo; se trataba de un pequeño edificio destinado a la escuela de los hijos de los trabajadores que trabajaban en la Sagrada Familia. La docencia estuvo a cargo de la profesora y amiga de Gaudí, Magin Espina Pujol, la foto está en la escuela actual. El edificio tiene una planta rectangular de 10 × 20 metros, y constaba de tres aulas, un vestíbulo y una capilla, con baños en un cuerpo agregado al edificio. La construcción fue realizada en ladrillo, en tres capas superpuestas, siguiendo la técnica tradicional catalana. Tanto las paredes como el techo tienen forma ondulada, lo que le da a la estructura una sensación de ligereza pero al mismo tiempo una gran resistencia. Afuera, definió tres áreas para las aulas en su área.

Las escuelas sufrieron graves daños durante la Guerra Civil española, por lo que el edificio fue desmantelado en bloques y posteriormente reconstruido. Domènec Sugrañes i Gras se encargó de la restauración en 1940 con escasos fondos, por lo que sufrió un derrumbe y fue necesaria una nueva intervención en 1943, de Francesc de Paula Quintana i Vidal. En 2002, el edificio de la escuela se trasladó al exterior del templo, en la esquina de las calles Sardenya y Mallorca.

Las escuelas de la Sagrada Familia han sido un ejemplo de genialidad constructiva y han servido de inspiración a muchos arquitectos, por su sencillez, resistencia, originalidad de volumen, funcionalidad y pureza geométrica. Sus formas onduladas han sido aplicadas por arquitectos como Le Corbusier, Pier Luigi Nervi, Félix Candela y Santiago Calatrava.

Share
Tags: Spain